Gran conmoción en Colombia por el asesinato de un gobernador


• El presidente Uribe acusa a las FARC del crimen, el de mayor relevancia después de seis años

• El cuerpo del secuestrado Luis Francisco Cuéllar aparece degollado cerca del lugar donde residía

Varios soldados pasan, el martes, junto al vehículo calcinado de los secuestradores del gobernador Cuéllar Foto: efe

EL PERIÓDICO – BOGOTÁ: Apenas un día después de ser secuestrado por un grupo armado, el gobernador del departamento colombiano de Caquetá, Luis Francisco Cuéllar, fue asesinado por sus captores. El cadáver apareció el martes en un paraje rural cercano a la ciudad de Florencia, donde el rehén residía. «Fue degollado, miserablemente lo degollaron», dijo el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, en un mensaje por radio y televisión. El asesinato de Cuellar ha conmocionado a la sociedad colombiana.
Cuéllar, un ganadero de 69 años
–lo mataron el día de su cumpleaños–, se ha convertido en el primer alto cargo del Estado asesinado en los seis años de mandato de Uribe. A pesar de que ningún grupo se ha atribuido el crimen, el presidente colombiano señaló a los «narcoterroristas» de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), como responsables de la muerte.
El gobernador fue raptado de su domicilio de Florencia la noche del pasado lunes. En el asalto murió uno de los policías que custodiaba la casa. Los familiares de la víctima denunciaron ayer que Cuéllar no contaba con la protección adecuada para su cargo. Su hijo, Luis Fernando Cuéllar, dijo ayer que su padre disponía de solo tres policías, a pesar de que en el pasado ya había sido víctima de hasta cuatro secuestros, todos cometidos por las FARC.

RUMORES DE ATENTADO / Fernando Cuéllar dijo además que, los días previos al secuestro, uno de los escoltas transmitió a la familia una serie de rumores que apuntaban a un posible atentado contra el gobernador.
Desde el mismo momento del secuestro, Uribe, que se ha caracterizado por su política de mano dura contra la insurgencia, ordenó al Ejército y a la policía que pusieran en marcha una operación para rescatar a Cuéllar y el resto de rehénes que están en manos de las FARC, algunos desde hace más de una década.
Según dijo el presidente colombiano, el acecho y persecución al que fueron sometidos los secuestradores hizo que estos evitaran matar al rehén con armas de fuego para así dificultar ser localizados. El cuerpo sin vida del gobernador apareció en un paraje denominado Alto Brasil, a 562 kilómetros de Bogotá.
No lejos estaba el vehículo del secuestro, ya calcinado. El ministro de Defensa, Gabriel Silva, explicó que los captores habían colocado hasta nueve explosivos trampa junto al automóvil, que finalmente fueron desactivados.
Las autoridades mantienen el dispositivo de rastreo de la zona para capturar a los asesinos. En la operación participan comandos especiales del Ejército y de la policía con apoyo de aviones e helicópteros.

DURO GOLPE / El asesinato de Cuéllar supone un duro golpe para Uribe, fiel aliado de EEUU en la región. Antes del rapto, las FARC anunciaron que liberarían a dos militares que están en su poder, uno de ellos desde hace 12 años. En manos de los rebeldes hay 24 uniformados que desean canjearlos por medio millar de sus militantes encarcelados.
Amnistía Internacional condenó ayer enérgicamente el asesinato y pidió a las autoridades colombianas «garantías» de que los responsables «serán llevados ante la justicia». La ONU, por su lado, recordó que la toma de rehenes «constituye un crimen de guerra»

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: