Al menos 2.600 muertos en Siria desde el inicio de la represión, según la ONU


(AFP)

GINEBRA — Al menos 2.600 personas murieron en Siria desde el inicio de la represión de las manifestaciones contra el régimen a mediados de marzo, declaró este lunes la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Navi Pillay.

“Con relación a Siria, según fuentes confiables presentes en el terreno, la cifra de muertos desde el comienzo de la violencia a mediados de marzo alcanzó al menos 2.600”, dijo Pillay en la ciudad suiza de Ginebra, al abrir la 18ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

Sin embargo, una consejera del presidente sirio, Bashar al Asad, redujo a 1.400 el número de fallecidos. “Hubo 700 muertos en las filas del Ejército y de la policía, y 700 entre los rebeldes”, declaró Butheina Chaaban en una rueda de prensa este lunes en Moscú.

El 23 de agosto pasado, en una sesión extraordinaria del Consejo de Derechos Humanos, Pillay había comunicado un balance de 2.200 muertos. Pillay deploró en esa ocasión que las “fuerzas de seguridad sirias hicieran uso de una fuerza excesiva y utilizaran la artillería pesada” contra los manifestantes.

En un informe publicado en agosto, una misión de expertos mandatada por la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos (OACDH) de las Naciones Unidas estableció una lista de atrocidades cometidas por las fuerzas de seguridad sirias.

Esas atrocidades pueden ser calificadas de “crímenes de lesa humanidad” y denunciadas ante la Corte Penal Internacional (CPI), indicó la misión que no pudo ingresar a Siria pero obtuvo testimonios entre los sirios, incluidos militares desertores, refugiados en los países vecinos, salvo el Líbano.

En Moscú, el presidente ruso, Dmitri Medvedev, descartó la necesidad de “presiones suplementarias” sobre Siria, oponiéndose así a cualquier resolución del Consejo de Seguridad de la ONU para sancionar al régimen de Bashar al Asad. Al recibir en Moscú al primer ministro británico, David Cameron, el mandatario ruso dijo que una resolución de la ONU sobre Siria debe ser “firme, pero
equilibrada”, y sin sanciones “automáticas”.

Por su parte, Cameron insistió en más sanciones contra Siria y en la salida del poder de Al Asad. “No le vemos futuro al presidente Al Asad y a su régimen”, dijo. Siria registra desde el 15 de marzo pasado una revuelta popular sin precedentes contra el régimen de Al Asad, que ha sido violentamente reprimida. Rusia, aliado tradicional de Siria, se opone a que el Consejo de Seguridad de la
ONU adopte una resolución de condena del régimen sirio, oficialmente para evitar que se repita en territorio sirio lo que sucedió en Libia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: