El Papa afirma que las dictaduras nazi y comunista fueron una «lluvia ácida» para el cristianismo


El Santo Padre ha reconocido con dolor que «la mayoría de la gente en esta tierra del centro de Alemania vive hoy lejos de la fe en Cristo y de la comunión con la Iglesia»

JUAN VICENTE BOO / ENVIADO ESPECIAL A ERFURT (ALEMANIA)
Día 24/09/2011
EFE

Benedicto XVI se ha despedido de la zona más descristianizada de Alemania denunciando que las sucesivas dictaduras nazi y comunista trajeron “el efecto de una lluvia ácida sobre la fe cristiana”. Unas quince mil personas han llenado el espacio disponible en la plaza mayor de Erfurt –la ciudad de Lutero- para la última misa con el Papa, quien se había reunido el día anterior con cincuenta mil personas en un santuario mariano de la zona de Eichsfeld, una isla católica en tierra luterana.

Su programa del viernes había incluido también un encuentro con víctimas de abuso sexual de menores cometido por sacerdotes y otro encuentro, a continuación, con personas que se ocupan de la ayuda a las víctimas y la prevención del problema.

El Papa ha afirmado en su homilía que la dictadura “negra” de los nazis y la “roja” de los comunistas han causado destrozos de gran envergadura, a los que se suman “muchos problemas duraderos difíciles de solucionar, sobre todo en el ámbito intelectual y religioso”. El Santo Padre ha reconocido con dolor que “la mayoría de la gente en esta tierra del centro de Alemania vive hoy lejos de la fe en Cristo y de la comunión con la Iglesia”. Efectivamente, buena parte del territorio de la antigua República Democrática Alemana es “tierra quemada” postcristiana, con una población atea o agnóstica en su gran mayoría.

Benedicto XVI ha citado en su homilía el ejemplo de personas extraordinariasen estos lugares como santa Isabel de Hungría, esposa del mandatario de Turingia, quien estableció en el siglo XIII los primeros hospitales gratuitos y atendió personalmente a los enfermos hasta su muerte prematura a los 24 años. También el de San Bonifacio, el misionero británico “Apóstol de Alemania”, que trajo la fe a estas tierras donde murió mártir junto con varios compañeros sepultados precisamente en la catedral de Erfurt.

La tercera jornada de la visita del Papa continuará esta tarde en Friburgo

En tono esperanzado, el Papa ha afirmado que “los santos, aunque sean pocos, cambian el mundo”, y manifestó confianza en que “la fe católica tenga futurotambién en la vida pública de Alemania”. Su llamada será como “la famosa campana de la catedral de Erfurt” que pesa 11 toneladas y es “la mayora campana medieval del mundo”. La campana “Gloriosa”, orgullo de la ciudad desde 1497, sonó para despedir a Benedicto XVI.

La tercera jornada del Papa en Alemania continúa por la tarde en Friburgo, capital del territorio católico de Baden-Württenbergdonde se reunirá con el ex – canciller federal Helmut Kohl, protagonista de la reunificación alemana, con los obispos ortodoxos, los seminaristas, los directivos del Comité Central de los Católicos Alemanes y, sobre todo, con los jóvenes para una vigilia nocturna de contenido similar a la celebrada en Cuatro Vientos durante la JMJ de Madrid el pasado mes de agosto. El viaje del Papa concluirá el domingo con una gran Misa en el aeropuerto cercano y varios encuentros con laicos asi como con los jueces del Tribunal Constitucional de Alemania.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: