Miles de manifestantes en Siria piden que se arme a la oposición


(AFP)  //

DAMASCO — El ejército sirio disparó contra miles de personas que se manifestaron este viernes en todo el país para reclamar que el Ejército Sirio Libre (ESL) pueda recibir armas desde el extranjero, tras la caída del bastión rebelde de Baba Amr, en la ciudad de Homs (centro).

Al menos 47 personas murieron este viernes como consecuencia de la represión, incluyendo 10 en Baba Amr después de que las fuerzas del régimen ocuparon el jueves ese barrio, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

Este viernes por la mañana, siete camiones del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Roja Árabe Siria (CRAS) llegaron a Homs con alimentos, medicamentos, mantas y leche infantil, pero no fueron autorizados a entrar en Baba Amr, un barrio asediado por los bombardeos desde el pasado 4 de febrero, una situación que el presidente del CICR, Jakob Kellenberger, calificó de “inaceptable”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, exigió a Siria que deje ingresar la ayuda humanitaria.

“Pido que pongan inmediatamente fin a la violencia y autoricen el acceso humanitario”, declaró Ban Ki-moon a la prensa, calificando la situación en Siria de “inaceptable”.

El representante de Siria ante la ONU, Bashar Jaafari, respondió acusando a Ban Ki-moon de “difamar” a su país y de inclinarse “más hacia el incremento de las tensiones que a trabajar hacia una solución”.

La ciudad de Homs es uno de los principales focos de contestación en Siria, un país que vive desde marzo del año pasado una revuelta contra el régimen del presidente Bashar al Asad, cuya represión causó ya más de 7.500 muertos, según la ONU.

En el barrio de Baba Amr, donde el ejército retomó el control el jueves, seguía sin haber electricidad, ni comida, ni medios de comunicación, según los militantes.

Ejemplo de la intensidad de los bombardeos de las últimas semanas, la organización Human Right Watch (HRW) anunció este viernes haber analizado una foto realizada por satélite de Baba Amr tomada el 25 de febrero y haber contabilizado 950 cráteres en las calles y 640 edificios dañados.

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos llamó a las autoridades sirias a no tomar “represalias” en Baba Amr, después de haber recibido informaciones no confirmadas de 17 ejecuciones sumarias.

Los militantes contrarios al régimen habían llamado este viernes a manifestarse en todo el país para reclamar, tras la caída de Baba Amr, armas para el ESL.

Por su lado, el Consejo Nacional Sirio (CNS), principal instancia de la oposición, acaba de crear una oficina militar para organizar el abastecimiento en armas.

Frente a la parálisis de la comunidad internacional, el CNS dijo haber llamado a empresarios sirios y árabes a financiar las operaciones rebeldes. Países como Catar ya anunciaron su disposición a hacerlo.

Reunidos en la cumbre de Bruselas, los dirigentes de la Unión Europea (UE) advirtieron al régimen de Asad que los responsables de la sangrienta represión “tendrán que responder de sus actos”.

Una participación de la Corte Penal Internacional para sancionar la represión en Siria necesita del visto bueno del Consejo de Seguridad de la ONU, donde Damasco cuenta con el apoyo de Rusia y China.

Moscú, no obstante, comenzó a distanciarse de Damasco. “Las reformas propuestas (por el régimen sirio) deberían haberse aplicado hace ya mucho tiempo”, dijo este viernes el primer ministro y candidato a las presidenciales Vladimir Putin, quien negó que su país tenga “una relación particular con Siria”.

El presidente estadounidense, Barack Obama, auguró que los días de Asad están contados: “No es un asunto de si sucederá o no, sino de cuándo”, aseguró Obama en una entrevista a la revista The Atlantic.

La Casa Blanca calificó la violencia de Homs de “escandalosas” y “horribles”.

Por su parte, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció este viernes que su país cerrará la embajada de Damasco, antes de desplazarse al aeropuerto militar de Villacoublay (región parisina), donde recibió a los periodistas Edith Bouvier y William Daniels, quienes tras varios días atrapados en Baba Amr pudieron huir el jueves a Líbano.

Bouvier resultó gravemente herida en una pierna el pasado 22 de febrero, durante el bombardeo en el que fallecieron la reportera estadounidense Marie Colvin y el fotógrafo francés Rémi Ochlik. Los cadáveres de estos dos informaciones fueron identificados por la noche en Damasco antes de que sean repatriados a sus respectivos países.

La fiscalía de París anunció la apertura de una investigación por el asesinato de Ochlik y por intento de asesinato en el caso de Bouvier.

El fotógrafo británico Paul Conroy, evacuado esta semana de Siria, dijo en una entrevista al canal Sky News que lo vivido en Homs “no es una guerra, es una masacre, una masacre indiscriminada de hombres, mujeres y niños”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: