Bielorrusia ejecuta a los dos condenados por el atentado en el metro de Minsk


(INT) TERRORISMO | > AREA:

18-03-2012 EFE
  

Bielorrusia anunció hoy oficialmente, a través de la televisión, la ejecución de Vladislav Kovaliov y Dmitri Konoválov, condenados a pena de muerte por el atentado terrorista de hace un año en el metro de Minsk, lo que ha motivado la condena internacional.

Los dos hombres fueron sentenciados a muerte por el Tribunal Supremo de Bielorrusia por el atentado con bomba en el que murieron 15 personas y más de doscientas resultaron heridas, perpetrado en abril de 2011 en hora punta en el metro de Minsk.

Los terroristas habrían sido fusilados, el método de aplicación de la pena de muerte utilizado tradicionalmente en Bielorrusia.

El presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), Jean-Claude Mignon, condenó la ejecución y lamentó que las autoridades bielorrusas hayan “hecho oídos sordos a las numerosas llamadas de clemencia de la comunidad internacional”.

“Condeno esta ejecución con el mayor vigor. La pena de muerte es cruel e inútil; es una práctica bárbara que no tiene lugar en una sociedad civilizada”, declaró Mignon en un comunicado.

Alrededor de cuarenta personas se acercaron hoy de uno en uno y pancartas en mano a la embajada bielorrusa en Moscú, para así no faltar a la ley de mítines rusa que prohíbe manifestaciones públicas sin autorización previa, para expresar su repulsa por la ejecución y depositar flores en memoria de los ajusticiados.

En las pancartas se podía leer “Contra la pena de muerte” y “Los mataron por capricho de (el presidente Alexandr) Lukashenko”, según la agencia Interfax.

La veterana presidenta de la ONG rusa “Grupo de Helsinki de Moscú”, Ludmila Alexéyeva, calificó de “horror” el fusilamiento y puso en duda su autoría en el atentado terrorista en el metro de Minsk por el que fueron condenados.

“Existen dudas muy serias y fundadas de que fueran estas personas las que activaron la bomba”, dijo Alexéyeva a la agencia rusa Interfax.

La defensora de los derechos humanos recordó que Bielorrusia “es el único país de Europa donde se aplica la pena de muerte”, una medida de castigo que tampoco ha sido derogada en Rusia, aunque en ese país hay una moratoria que impide a los tribunales condenar a ésta a los criminales.

Alexéyeva dijo que la pena de muerte debe ser derogada en Bielorrusia, aunque aseguró que esto no sucederá mientras siga en el poder Lukashenko, considerado el último dictador de Europa.

“Ni un sólo tribunal puede estar seguro de que no comete un error. Cuántas personas han sido ejecutadas y luego se ha demostrado su inocencia”, lamentó la presidenta de la ONG rusa.

Alexéyeva subrayó que la aplicación de la pena de muerte no reduce los casos de asesinatos en los países donde se aplica.

“La estadística demuestra que la derogación de la pena de muerte no aumenta los crímenes graves. Al contrario, la existencia de la pena de muerte hace más crueles las costumbres y la psicología de la gente. El asesinato es asumido como algo normal. (Porqué) si puede el Estado por qué no puedo yo”, apuntó.

La activista concluyo: “El precio de la vida humana es muy inferior en los países donde existe la pena de muerte. El Estado no concede la vida. Como se suele decir la vida la da Dios. ¿Por qué entonces se arroga el derecho a quitarla?”.

La noticia sobre la ejecución de Kovaliov la hizo pública ayer la hermana del terrorista, que relató a los medios locales que su madre recibió la notificación sobre la ejecución de Kovaliov, remitida por las autoridades bielorrusas el pasado 16 de marzo.

Kovaliov, que nunca reconoció su implicación en el atentado, envió una petición de indulto a Lukashenko, pero éste declinó la solicitud del condenado.

Al dictar la pena el pasado 30 de noviembre, el juez precisó que se tuvo en cuenta el carácter sistemático de los crímenes cometidos por Konoválov, quien fue declarado culpable de otros dos atentados terroristas, además del ocurrido en el metro de la capital bielorrusa.

Con respecto a Kovaliov, el magistrado explicó que éste le proporcionó los explosivos a Konóvalov y le asistió en la fabricación de bombas cada vez más potentes.

El KGB bielorruso detuvo a ambos autores apenas 24 horas después del atentado.

Bielorrusia es el único país europeo que aún aplica la pena de muerte, motivo por el que nunca ha sido miembro del Consejo de Europa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: