Decenas de miles de coptos despiden al papa Shenuda III en la catedral de El Cairo


El cadáver permanece sentado en un trono, con una corona y vestido con túnica dorada en la catedral de San Marcos

PAULA ROSAS / CORRESPONSAL EN EL CAIRO
Día 18/03/2012
De luto, soportando colas kilométricas y avalanchas humanas, decenas de miles de cristianos egipcios visitan hoy la capilla ardiente del papa Shenuda III, patriarca de la Iglesia Ortodoxa copta, que murió el sábado a los 88 años. El velatorio se ha instalado en la catedral de San Marcos, en El Cairo, donde el próximo martes tendrá lugar su funeral.

Familias enteras con imágenes del Papa, flores y cruces, abarrotan las inmediaciones de la catedral desde la pasada noche para despedir al jefe de esta minoría religiosa en Egipto, cuyo cadáver es mostrado sentado en un trono y vestido con una corona y túnica dorada.

Todas las entradas y salidas de la catedral se encuentran completamente colapsadas debido a la abundancia de fieles, que tratan de entrar por todos los medios al templo para contemplar por última vez a Shenuda III, pero también debido a la más absoluta falta de organización, que se ha dejado en manos de Boy Scouts voluntarios de las iglesias de El Cairo, mientras que la policía simplemente ha acordonado las calles laterales a la catedral para frenar el tráfico.

Momento complicado para los cristianos

La muerte del hombre que lideró durante más de 40 años la Iglesia copta, una de la más antiguas del mundo, llega en un momento especialmente complicado para los cristianos egipcios, en pleno auge del islamismo político en el país. El padre Bojamios, el más anciano de los miembros del Consejo de Obispos de la Iglesia copta, liderará a los cristianos egipcios hasta que se designe a un nuevo papa, un proceso que puede llevar meses. Un cónclave de religiosos elegirá a tres candidatos, cuyos nombres se escribirán en tres papeletas y un niño será el encargado de escoger el papel que llevará el nombre del futuro papa copto.

Tras el funeral el próximo martes, Shenuda III será enterrado en el monasterio de Wadi Natrum, en el que a principios de los años 80 fue exiliado por orden del presidente Anuar Sadat, del que Shenuda había criticado su laxitud con el extremismo islamista, el mismo que finalmente acabó con la vida del mandatario en un atentado terrorista.

Shenuda III sufría varias enfermedades crónicas que en los últimos años le habían obligado a viajar con asiduidad a Estados Unidos para recibir tratamiento. «Fue un hombre sabio, que supo la importancia de potenciar las relaciones con las autoridades musulmanas en Egipto», explica, a las puertas de la catedral y entre lágrimas Hind, una joven que lleva cinco horas intentando entrar para despedirse del papa. «Con la ayuda de Dios, el nuevo papa será tan bueno como Shenuda y seguirá protegiendo a todos los coptos», asegura la mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: