Hollande gana la primera vuelta y es favorito para la presidencia de Francia


Por María Carmona y Álvaro Villalobos (AFP) //

PARÍS — El socialista François Hollande ganó el domingo la primera vuelta de la presidencial francesa y “confía” en su capacidad para desbancar al presidente saliente, Nicolas Sarkozy, a pesar de un resultado histórico de la extrema derecha, que podría pesar en la segunda vuelta.

Hollande y Sarkozy, ambos de 57 años, se enfrentarán el 6 de mayo en la segunda vuelta electoral, de importancia capital en Europa ante el actual contexto de crisis de la zona euro, pero la dinámica es favorable al socialista, que puede contar con la reserva de votos de los otros candidatos de izquierda y de los ecologistas.

El presidente saliente tendrá, por su lado, el desafío de atraer al centro y a la extrema derecha, que cosechó el mejor resultado de su historia.

Según los resultados definitivos del ministerio de Interior, el candidato socialista recabó un 28,63% de votos contra un 27,18% de Nicolas Sarkozy, que pierde su apuesta de ganar la primera vuelta para propiciar una nueva dinámica de aquí a la segunda vuelta.

La candidata de extrema derecha Marine Le Pen figura en tercera posición, con un 17,90%, seguida del representante de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon (11,10%) y el centrista François Bayrou (9,13%).

Ante una muchedumbre entusiasta de simpatizantes reunida en Tulle (sur), Hollande dijo que “está confiado” y se ve como “el mejor situado para ser el próximo presidente”. Presentó el resultado como una “sanción” a Sarkozy y reconoció el resultado histórico del Frente Nacional.

Según tres sondeos publicados el domingo por los institutos IPSOS, IFOP y Harris, Hollande se impondría holgadamente en la segunda vuelta con entre el 54 y el 54,5%, contra de un 45,5 a un 46% para el presidente saliente.

Sarkozy afirmó que también afronta la segunda vuelta “con confianza” y propuso tres debates antes del 6 de mayo “sobre cuestiones económicas y sociales, sobre cuestiones de sociedad y cuestiones internacionales”. Hollande rechazó de inmediato la idea y dijo que el único debate previsto tradicionalmente es suficiente.

El candidato socialista se pronunció a favor de “reorientar a Europa por el camino del crecimiento y el empleo”, tras prometer en la campaña que si es elegido, renegociará el tratado de austeridad fiscal aprobado por la casi totalidad de los países de la UE en marzo.

Hollande viajó en la noche del domingo de Tulle a París, donde daba los últimos toques a su profesión de fe para la segunda vuelta, que se imprimirá este lunes.

La otra sensación de esta elección, aunque haya quedado fuera de la contienda, fue Marine Le Pen, de 43 años, que logra el mejor resultado de la historia del ultraderechista Frente Nacional en unos comicios presidenciales.

“La batalla por Francia no ha hecho más que empezar”, declaró Le Pen tras conocerse el resultado. “Hemos hecho estallar el monopolio de los dos partidos de la banca, la finanza y las multinacionales”, añadió, y adelantó que el 1 de mayo, anunciará a cuál de los dos finalistas apoyará.

Los sendos sondeos Ipsos y Harris Interactive realizados en la noche del domingo muestran que entre el 44 y el 69% de sus electores puden votar a Sarkozy y de un 17 a un 18% a Hollande.

Históricamente, la extrema derecha nunca ha dado consignas de voto en la segunda vuelta de una elección presidencial.

Sarkozy afirmó este lunes que “hay que aportar una respuesta” a los electores del Frente Nacional. “Hay que respetar a los electores, nuestro deber es escucharlos. Hay ese voto de crisis que se ha duplicado de una elección a otra, es a ese voto de crisis que se debe aportar una respuesta”, dijo en unas declaraciones a la prensa ante su cuartel general de campaña en París.

El presidente y candidato pidió de nuevo a su adversario que acepte la organización de tres debates televisados antes de la segunda vuelta. Hollande había rechazado ya esa propuesta la víspera.

Nicolas Sarkozy anunció asimismo la organización el 1 de mayo de una gran manifestación que será la “fiesta del verdadero trabajo”. Esa manifestación, programada el mismo día que las tradicionales marchas sindicales con ocasión de la fiesta de los trabajadores, se realizará en París, según el equipo de Sarkozy.

En su editorial de este lunes, el diario Figaro, cercano a Sarkozy, hace un llamamiento directo a los electores de Marine Le Pen, “que pese al éxito de su candidata estarán huérfanos en la segunda vuelta”.

El candidato de la izquierda radical Jean-Luc Mélenchon, que quedó lejos del tercer puesto que ambicionaba, llamó inmediatamente a “derrotar a Sarkozy”, es decir, a votar por Hollande. “Nuestro pueblo está decidido a pasar página de los años Sarkozy”, dijo.

El centrista François Bayrou quedó quinto, muy por debajo del 10% y del 18,57% que obtuvo en 2007.

Muy por detrás, figura la ecologista Eva Joly (2,26%), que instó a votar por Hollande en la segunda vuelta. Los cuatro candidatos restantes quedaron muy por debajo del 2% de votos.

La participación fue de un 80%. Unos 44,5 millones de electores estaban convocados a las urnas.

El ganador de la segunda vuelta presidirá durante cinco años una de las principales potencias mundiales, miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, con un poder casi sin parangón en el mundo democrático.

En caso de ser elegido, Hollande sería el primer presidente francés de izquierda desde François Mitterrand (1981-1995).

La crisis -marcada por la explosión del déficit y la deuda y un desempleo del 10%- proyectó su sombra sobre la campaña, obligando a los candidatos a abordar la desindustrialización y a reclamar mayor proteccionismo europeo y el retorno al equilibrio de las cuentas.

Hollande, ex secretario del Partido Socialista de 1997 a 2008, fue designado en las primarias socialistas de 2011 y logró convertir la elección en un referéndum contra el quinquenio de Sarkozy, apodado el “hiperpresidente” por su activismo en todos los frentes.

Sarkozy, que batió récords de impopularidad, intentó eludir su balance económico y social y distanciarse de la imagen de “presidente de los ricos”, desarrollando una campaña muy de derechas, agresiva, basada en la seguridad y la inmigración.

En el plano económico, el rendimiento de las obligaciones a 10 años de Francia subía este lunes en la apertura de los mercados, marcando cierto nerviosismo de los inversores tras la primera vuelta de la elección presidencial. A las 08H10 (06H10 GMT), las obligaciones francesas a 10 años se negociaban al 3,102%, frente al 3,081% al cierre del viernes.

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: