Nuevos bombardeos entre los dos sudanes por yacimiento petrolero de Heglig


Por Abdelmoneim Abu Edris Ali (AFP)  //

HEGLIG, Sudán — La aviación sudanesa bombardeó nuevamente Bentiú, capital del estado sursudanés de Unidad, a 60 km al sur del fronterizo yacimiento petrolero de Heglig, donde las tropas sudanesas celebraron, en presencia del presidente Omar al Bashir, la reconquista de la zona.

“No se negocia con esa gente”, declaró Bashir refiriéndose al gobierno de Sudán del Sur.

“Con ellos, negociamos con fusiles y balas”, agregó el presidente sudanés.

Después de dos semanas de violentos combates, la región de Heglig estaba sembrada de cadáveres de soldados sursudaneses muertos en los combates que dañaron gravemente las instalaciones petroleras, que representan la mitad de la producción de Sudán.

Sudán anunció el viernes que había reconquistado Heglig, ocupada por el ejército sursudanés el 10 de abril pasado.

Los ex rebeldes sudistas del SPLN, en el poder en Sudán del Sur desde la independencia en julio pasado, tuvieron 1.200 bajas, dijo el comandante del ejército sudanés Kamal Maruf, en un discurso ante sus tropas.

Los combates también provocaron la huida de unos 5.000 habitantes de Heglig y de las ciudades vecinas, según un informe de las autoridades sudanesas citado por la ONU.

Al mismo tiempo, aviones sudaneses atacaron Bentiú, provocando la muerte de dos personas, según el periodista de la AFP que vio el cadáver de un niño carbonizado.

“Se trata de una grave escalada y una violación del territorio de Sudán del Sur”, declaró por su parte Mac Paul, director adjunto de los servicios secretos sursudaneses.

“Respondimos a los llamados a evacuar Heglig (…) pero igual nos siguen bombardeando”, agregó Mac Paul.

El bombardeo de Bentiú tuvo lugar después de la retirada de los sursudaneses de la región de Heglig, una zona fronteriza reivindicada por los dos sudanes pero ampliamente reconocida como sudanesa por la comunidad internacional.

Estados Unidos exhortó a Sudán a “cesar inmediatamente los bombardeos aéreos” y llamó a ambas partes a reanudar las discusiones.

Francia también condenó el bombardeo y exhortó a respetar a las poblaciones civiles.

Al cabo de una decena de días de ocupación y de combates, las tropas sudanesas encontraron las infraestructuras petroleras en muy mal estado.

Un depósito y ocho generadores fueron destruidos por incendios y el petróleo se desparramó por el sitio administrado por el consorcio mayoritariamente chino Greater Nile Petroleum Operating Compay (GNPOC), indicó el corresponsal de la AFP.

El cese de la producción petrolera en Heglig desde el 10 de abril debilitó aún más la economía sudanesa, en crisis desde la partición del país, que dejó tres cuartas partes de las reservas petroleras en Sudán del Sur.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: