La explosión de un coche bomba muestra que la violencia persiste en Siria


(AFP)  //

DAMASCO — La explosión de un coche bomba en Damasco, en cuyos suburbios se libraron combates entre militares y soldados desertores, mostró una vez más este martes que la presencia de observadores de la ONU en el país no consigue hacer respetar el alto el fuego decretado hace 12 días.

Un coche bomba explotó en el centro de Damasco, dejando tres heridos y causando daños materiales, según la televisión oficial siria, que acusó a “terroristas” de haber perpetrado este atentado.

También el martes, tuvieron lugar combates entre militares y desertores del Ejército Sirio Libre (ESL) en los suburbios de Damasco y se escucharon explosiones en Duma, a 13 kilómetros de la capital, donde murió un civil, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña. Por otra parte, el OSDH evaluó en 54 el número de civiles fallecidos violentamente el lunes en Siria.

Rebeldes y militantes opositores esperaban que la presencia en el país de los primeros observadores de la ONU impediría que se violara el alto el fuego, vigente desde el pasado 12 de abril, pero los actos de violencia prosiguen, mientras se espera el despliegue de 300 observadores la semana que viene.

El sábado en Nueva York, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas adoptó por unanimidad una resolución que autoriza el envío de estos 300 observadores para supervisar el alto el fuego en Siria, donde la violencia ha causado, en 13 meses de revuelta popular, 11.100 muertos, según el OSDH.

El plan del emisario internacional Kofi Annan también prevé el retiro de las tropas de las ciudades, la liberación de los detenidos y la autorización para el ingreso de trabajadores humanitarios y periodistas.

El pequeño equipo de observadores que ya se encuentra en Siria ha estado recorriendo el país. Algunos de ellos viajaron a Hama (centro), donde, según el OSDH, murieron 31 civiles el lunes.

Para una ONG con sede en El Cairo, la Liga Siria de Derechos Humanos, “las fuerzas armadas sirias bombardearon intensamente” el lunes dos barrios de Hama, “matando a 45 personas”, antes de ultimar a “nueve militantes que se habían entrevistado con los cascos azules”.

Este martes, un video muestra a por lo menos cuatro observadores, rodeados por militantes, “inspeccionando” uno de estos barrios de Hama. Otros observadores concurrieron este martes a Duma y Harasta, en los suburbios de Damasco, según la agencia oficial Sana y los opositores Comités Locales de Coordinación (LCC), que promueven la movilización contra el régimen de Bashar al Asad.

El secretario general de la ONU Ban Ki-moon volvió a juzgar necesario en la noche del lunes que las autoridades de Siria otorguen total libertad de movimiento a los observadores y que les suministren medios de transporte aéreo.

Por último, los servicios de seguridad detuvieron el martes al intelectual palestino Salameh Kaileh, según el abogado de Derechos Humanos Anuar Bunni. Kaileh, autor de libros políticos sobre temas como el marxismo o el nacionalismo árabe, permaneció preso durante más de ocho años en los años 90, durante el régimen de Hafez al Asad, padre del actual mandatario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: