Desde Afganistán, Obama promete “un nuevo día” a los estadounidenses


Por Mandel Ngan (AFP) //

BASE AÉREA DE BAGRAM — Al menos seis muertos dejó un atentado suicida talibán con coche-bomba este miércoles en Kabul poco después de partir el presidente Barack Obama, en visita sorpresa a la capital afgana, que prometió a los estadounidenses “un nuevo día” después de una década de guerra.

El atentado se produjo en Jalalabad Road, donde se encuentran varias bases militares extranjeras, indicó a la AFP el jefe de la policía de Kabul, Mohammad Ayub Salangi, y apuntó contra el “Green Village”, una residencia para extranjeros sobre todo de organizaciones internacionales, entre ellas la Unión Europea y la ONU.

Una segunda explosión se produjo en las cercanías unos minutos después.

En un texto enviado a la AFP, un portavoz talibán declaró que “un abnegado combatiente cometió un atentado suicida con coche-bomba contra una base militar extranjera de Kabul, seguido de otros combatientes que entraron en la base”.

La Embajada de Estados Unidos, situada cerca de la oficina de la AFP, activó las sirenas de alarma e instó a su personal a “buscar refugio y alejarse de las ventanas”.

Estas explosiones, poco después de partir Obama, ilustran el auge de la actividad de los talibanes más de diez años después de la invasión de las fuerzas de la OTAN para echarlos del poder.

El pasado 15 de abril, los insurgentes lanzaron seis ataques coordinados a través del país, con un balance de 47 muertos, entre ellos 36 insurgentes.

Durante su visita de seis horas, la noche del martes al miércoles, un año exacto después de la eliminación de Osama bin Laden, Obama prometió “un nuevo día” a los estadounidenses, que han pagado un caro tributo, con 1.957 soldados muertos en Afganistán desde 2001, según la web icasualties.org que recopila las estadísticas de la ISAF.

También firmó un acuerdo estratégico con el presidente afgano Hamid Karzai, que marca las condiciones de una presencia de soldados estadounidenses en su país hasta 2024.

Dicho acuerdo no contempla bases militares permanentes en Afganistán, pero compromete a este país a dar “acceso y a permitir a las fuerzas estadounidenses actuar hasta 2014 y más allá.

Asimismo prevé la posibilidad de que las tropas de Estados Unidos permanezcan en Afganistán después de 2014 para entrenar a las fuerzas afganas y combatir (a los elementos) de Al Qaida restantes, según la Casa Blanca.

Según la misma fuente, “Estados Unidos designará a Afganistán aliado mayor no miembro de la OTAN”, un estatuto acordado a países como Japón, Jordania o Egipto, que “no compromete a Estados Unidos en cuanto a un número de soldados o a un nivel de financiación en el futuro”.

En su discurso en la base aérea de Bagram, difundido al anochecer del martes en la costa Este norteamericana por el cambio de hora, Obama afirmó que vencer a Al Qaida está “ahora a nuestro alcance” y reiteró su llamamiento a los talibanes para que participen en la reconciliación nacional.

Obama, candidato a la reelección, se dirigió sobre todo a sus compatriotas casi once años después de que Estados Unidos invadiera Afganistán tras el 11 de Septiembre, y derribara el régimen de los talibanes que había dado cobijo a Al Qaida y a su jefe Osama bin Laden.

“Reconozco que numerosos estadounidenses están hartos de la guerra (…) No dejaré en peligro a estadounidenses ni un solo día más de lo absolutamente necesario para nuestra seguridad nacional. Pero debemos poner fin a esta guerra de manera responsable”, expresó.

“Hemos evolucionado durante más de una década bajo los nubarrones de la guerra. Sin embargo aquí, en la oscuridad que precede al alba de Afganistán, distinguimos el resplandor de un nuevo día que soma por el horizonte”, afirmó Obama.

“Este periodo de guerra empezó en Afganistán, y aquí concluirá”, dijo también el presidente, que mencionó la necesidad de concentrarse en la situación económica en Estados Unidos.

Este viaje relámpago, tercera visita de Obama a Afganistán desde que llegó al poder en enero de 2009, se produce cuando la oposición republicana le acusa de utilizar con fines electorales la muerte de Bin Laden, el 2 de mayo de 2011, en una operación de los comandos estadounidenses en Pakistán.

Estados Unidos mantiene una fuerza de 87.000 soldados en Afganistán, el contingente más grande de la fuerza de la OTAN (ISAF) que posee un total de 130.000 militares.

A pesar de la resistencia talibán, la seguridad mejora en Afganistán, gracia sobre todo al asentamiento creciente de las fuerzas afganas, indicó el Pentágono en un informa publicado el martes. Pero los santuarios de los rebeldes en Pakistán y la corrupción siguen siendo un problema.

Obama, que ordenó el despliegue de 33.000 soldados adicionales en un intento por cambiar el rumbo de la guerra contra los insurgentes talibanes, se topa con una mayoría de la opinión pública favorable a una rápida retirada de tropas, prevista en diciembre de 2014.

Ante los soldados reunidos en Bagram, Obama reconoció que su misión va a estar marcada todavía por “la pena, dolores y dificultades”, pero existe “una luz al final del túnel gracias a los sacrificios que habéis hecho”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: