Hallan 49 cadáveres abandonados en una carretera en norte de México


(AFP)  //

MONTERREY, México — Los 49 cuerpos encontrados el domingo en una carretera aledaña a Monterrey, norte de México, fueron todos decapitados, desmembrados y los agresores les cortaron las manos para dificultar la identificación dactilar, informaron autoridades estatales.

“Se tienen contabilizados 49 cuerpos, de los cuales 43 son del sexo masculino y seis del sexo femenino”, dijo en conferencia de prensa Jorge Domené, vocero de Seguridad del estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey.

Los cuerpos, todos sin cabeza y mutilados de las cuatro extremidades, fueron abandonados en la madrugada en bolsas de plástico apiladas en una zona poco transitada de la carretera libre de Cadereyta, un municipio ubicado a 30 km de Monterrey, en el poblado de San Juan, a 180 kilómetros de la frontera con Estados Unidos.

El gobierno Federal, por su parte, “condenó con toda energía” la matanza y atribuyó estos hechos violentos a la disputa entre organizaciones criminales por el control de rutas y mercados delictivos.

Hay indicios de que la Federación del Pacífico, una organización criminal a cargo de Joaquín “El Chapo” Guzmán e Ismael “El Mayo” Zambada, así como el cártel Los Zetas, “han desatado, con apoyo de diversos criminales, episodios inhumanos e inadmisibles de violencia irracional en su disputa criminal”, dijo en comunicado la Fiscalía federal.

La respuesta gubernamental está fundada en la Estrategia Nacional de Seguridad, implementada con operativos conjuntos de militares, policías estatales y municipales, para llevar a estos criminales ante la justicia, añadió la Fiscalía.

“Pensamos que probablemente (las víctimas) son de otra entidad o pudieran ser migrantes, no descartamos ninguna posibilidad”, dijo de su lado Adrián de la Garza, procurador (fiscal) de Nuevo León.

El gobierno de El Salvador expresó “su más enérgica condena” a la masacre a través de una nota oficial difundida por su cancillería, en la que señaló que sigue con atención el caso y queda a la espera de “cualquier información que derive de las investigaciones”.

En 2010, 13 salvadoreños perecieron en una masacre de 72 personas cometida por el cártel Los Zetas en Tamaulipas, noreste de México. En la matanza también perecieron ciudadanos de Honduras, Guatemala, Ecuador y Brasil.

Sobre la masacre de este domingo, el fiscal de la Garza sostuvo que la hipótesis de que se trate de migrantes o personas de otra entidad deriva de que en los últimos días, las autoridades no tienen reportes de personas secuestradas o desaparecidas en la región donde ocurrieron los hechos.

De la Garza añadió que algunos de los cadáveres estaban desnudos y que les fueron cortadas las manos para dificultar la identificación mediante las huellas dactilares, por lo que los peritos forenses han empezado a extraer muestras de ADN.

En el lugar fue encontrado también un mensaje que indica que la masacre fue “autoría de Los Zetas”, una violenta organización criminal fundada por exmilitares desertores que opera principalmente en los estados del norte, noreste y este del país, precisó Domené.

La primeras pesquisas indican que algunas de las víctimas tenían hasta 48 horas de haber sido asesinadas y que no fueron ultimadas en el lugar donde se encontraron.

Las autoridades recibieron una llamada de emergencia en la madrugada y una patrulla tripulada por militares encontró a las víctimas tiradas en la carretera con tierra adherida a los cuerpos, lo que indica que fueron trasladadas en un camión y arrojadas en medio de la oscuridad, indicó De la Garza.

Este macabro hallazgo es “un reflejo de los actos que han ocurrido a lo largo del país, lo que ocurrió recientemente en Nuevo Laredo, hace unas semanas en Jalisco y hace algunos meses en Veracruz”, explicó Domené.

El hallazgo ocurre cuatro días después de que otros 18 cadáveres decapitados y mutilados fueran localizados en dos automóviles en una carretera cercana a Guadalajara (oeste), presuntamente como venganza de Los Zetas por 23 asesinatos ocurridos el viernes 4 de mayo en la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Más de 50.000 personas han muerto en México en los últimos cinco años a consecuencia de las disputas entre los cárteles del narcotráfico y la ofensiva militar lanzada por el gobierno, incluido un número indeterminado de víctimas ajenas al crimen organizado.

Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: