La misión del PE pide a Paraguay evitar “escalada de tensión” con Mercosur


(INT) MULTILATERAL | > AREA: Política
18-07-2012 EFE

La misión del Parlamento Europeo (PE) instó hoy a Paraguay a evitar “una escalada de tensión” con sus vecinos del Mercosur y se congratuló de la voluntad de las nuevas autoridades de recibir observadores de la UE para las elecciones del 21 de abril de 2013.

El eurodiputado español Luis Yáñez-Barnuevo, que encabezó la delegación, destacó que los observadores se despliegan “varios meses antes” de los comicios y que su trabajo es “especialmente necesario” dadas las circunstancias de Paraguay.

Yáñez-Barnuevo leyó ante la prensa un comunicado que conmina a los paraguayos a que “colaboren” para que el periodo de transición hasta las elecciones “se desarrolle en un marco de paz social”, tras el proceso “expedito” que llevó a la destitución de Fernando Lugo.

“La delegación confía en que se puedan normalizar las relaciones de Paraguay con los países de su entorno”, destaca el comunicado, en alusión al aislamiento del país por la decisión de sus socios del Mercosur y la Unasur de suspenderlo temporalmente de ambos bloques.

Lugo perdió la Presidencia el 22 de junio pasado en un “juicio político” desencadenado por la muerte de 17 policías y campesinos en un tiroteo durante un desalojo de “sin tierras” en una hacienda de Curuguaty (nordeste) cuya propiedad se disputan un empresario y el Estado.

Le sucedió su vicepresidente, Federico Franco, con mandato hasta el 15 de agosto de 2013.

Los dos bloques regionales suspendieron a Paraguay por el “quiebre democrático” que percibieron en este cambio de poder.

“No somos jueces que tengamos que dictar un veredicto sobre lo que ha ocurrido y sigue ocurriendo” en Paraguay, cosa que “corresponde a los paraguayos”, declaró Yáñez-Barnuevo.

El eurodiputado aconsejó “diálogo y entendimiento” entre los propios paraguayos y con sus vecinos, aunque tomó nota de la “historia de incomprensión” y problemas que Paraguay, un país pequeño y mediterráneo, ha tenido con Brasil y Argentina.

Refiriéndose a la situación creada por la expropiación de las acciones de la española Repsol en YPF en Argentina, recomendó a Paraguay “no atacar tanto” ni “echar leña al fuego” de las tensiones con sus dos grandes vecinos, con los que está obligado a convivir.

Yáñez-Barnuevo sugirió que el Mercosur pudo precipitarse en su reacción a la crisis de Paraguay, tanto como los líderes paraguayos en su forma de solucionarla.

“Es verdad que se ha ido demasiado rápido en algunas cosas, y demasiado precipitadamente, en el interior como fuera de Paraguay”, dijo, para sugerir: “quizás sería bueno que repensáramos y reconsideraran muchos de los actores de este conflicto, qué es lo que van a hacer en el futuro”.

Una y otra vez, Yáñez-Barnuevo tuvo que insistir en que su delegación no toma partido, sino que su misión es elaborar un informe para que lo estudie en septiembre el PE, aunque se permitió alguna “ironía” como cuestionar si es que la “paz” que tanto destaca como logro el nuevo Gobierno no existía antes del 22 de junio.

Tras recordar que la UE no ha interrumpido su cooperación ni adoptado sanciones contra Paraguay, expresó su preocupación por el “daño” que la crisis paraguaya ha hecho a las negociaciones en marcha entre la Unión y el Mercosur.

La nueva ronda prevista para este mes en Brasil ha sido pospuesta en principio para septiembre, pero “no sabemos si se podrá celebrar o no, depende de cómo evolucione la situación”, dijo.

“Si se celebra, lo deseable es que estuviera Paraguay”, abundó.

La misión europea se reunió desde el pasado lunes con Franco, Lugo y representantes de los poderes del Estado, la Iglesia Católica, los partidos políticos, los gremios empresariales, el campesinado, la prensa y la sociedad civil.

Yáñez-Barnuevo dijo que habían notado “lo que pesa todavía la losa de los 35 años de dictadura de (Alfredo) Stroessner” en Paraguay, pese a las dos décadas transcurridas en democracia, así como la historia de agravios con los vecinos.

Aludió también al “problema endémico de la tenencia de la tierra, de las tierras mal habidas” durante la dictadura, para resaltar que “cualquier Gobierno tendrá que afrontarlo de manera decidida y seria”.

En este punto, sugirió una “investigación independiente”, quizás con apoyo de la OEA -como la que había prometido Lugo- para que se sepa “toda la verdad de lo ocurrido, los orígenes y causantes” de la tragedia de Curuguaty.

Otros miembros de la delegación expresaron individualmente opiniones críticas con lo sucedido, como el alemán Jürgen Klute, que abogó por suspender las ventajas comerciales de la UE a Paraguay, o la española Ana Miranda, que echó en falta “la falta de una propuesta política” del nuevo Gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: