El conflicto de Siria contagia a Líbano


– Líbano: Muere jeque sunita en violentos combates en Trípoli

– Un nuevo estallido de violencia en Líbano aviva el temor al contagio de la crisis siria

– Deterioro de la situación en Líbano dificulta asistencia a refugiados sirios

– El conflicto de Siria contagia a Líbano

————————————————————————————————–

Líbano: Muere jeque sunita en violentos combates en Trípoli

Viernes 24 agosto 2012

Jonathan Flores | Agencia AFP ·

Un joven jeque sunita murió este viernes en nuevos y violentos combates ligados al conflicto sirio entre dos barrios rivales de Trípoli, la gran ciudad del norte de Líbano, constató un corresponsal de la AFP.

El jeque de 28 años, Jaled el Baradei, pereció en estos enfrentamientos intensos que estallaron al amanecer tras un frágil alto el fuego, entre el barrio alauita de Jabal Mohsen y el sunita de Qobbé.

Los combates con armas automáticas y lanzacohetes provocaron importantes incendios en esos barrios, situados en el este de la gran ciudad portuaria, informó el corresponsal.

En total, los combates, entre hombre armados de Jabal Mohsen, partidarios del régimen sirio controlado por el clan alauita del presidente Bashar al Asad, y sus rivales en Bab el Tebaneh, barrio sunita, cercano al de Qobbé y hostil al poder de Damasco, han causado 11 muertos y 86 heridos desde el lunes.

—————————————————————————————————————————————————–

Un nuevo estallido de violencia en Líbano aviva el temor al contagio de la crisis siria

Un jeque suní muere por los disparos de un francotirador en la ciudad de Trípoli

Partidarios y adversarios del Gobierno sirio se enfrentan en el este de la ciudad

//

Combatientes suníes en Trípoli este viernes. / AFP

//

// La muerte de un jeque suní por los disparos de un francotirador en la ciudad libanesa de Trípoli en la madrugada de este viernes ha desatado nuevos choques entre las facciones partidarias y adversarias al Gobierno sirio de Bachar el Asad en la ciudad, según informan fuentes oficiales. Los enfrentamientos con granadas y armas ligeras en la localidad del norte de Líbano, donde la violencia ha causado ya la muerte de al menos 13 personas en los últimos cinco días, han avivado el temor al contagio de la guerra civil siria a Líbano. El estallido de violencia de este viernes puso fin a una breve tregua que el miércoles, después de tres días consecutivos de combates, parecía haber traído la calma a la ciudad portuaria del Mediterráneo.

La muerte de Jaled el Baradie, de 28 años, fue la chispa que encendió los recientes enfrentamientos entre los habitantes de un barrio suní, contrarios al Gobierno de El Asad, y los de un vecino distrito mayoritariamente alauí, la secta derivada del chiísmo a la que pertenece el presidente sirio. Líbano, que sufrió una cruenta guerra civil entre 1975 y 1990, vivió 30 años de hegemonía siria, que terminaron en 2005 con la retirada de las tropas de El Asad. El régimen sirio lleva 17 meses tratando de sofocar una rebelión que busca derrocarlo y que ha terminado por convertirse en una guerra civil.

La violencia en Líbano se extendió hasta las 8.30 de la mañana, hora local (7.30 en España peninsular), cuando los milicianos de ambos bandos se retiraron de la zona de los combates en el este de Trípoli. Cientos de soldados en vehículos militares y tanques fueron desplegados sobre la calle que marca la división entre los barrios. La vía, que tiene el oportuno nombre de Siria, suele ser el frente de combate entre los milicianos. Pero también resultaron heridos una periodista canadiense y otro libanés alcanzados por disparos en la refriega entre combatientes alauíes y suníes.

Según la Agencia Nacional de Noticias (ANN), varios negocios han sido quemados en Trípoli por hombres armados y enmascarados.

La mano de El Asad se evidencia en pequeños episodios violentos de las últimas semanas que pueden romper la frágil convivencia pacífica libanesa. Por ejemplo, la detención de un exministro libanés, aliado del régimen sirio, al que le habían encargado planear una campaña de atentados y asesinatos para sembrar el caos, o la oleada de secuestros de decenas de sirios contrarios al régimen la semana pasada por todo el país.

Algunos de los secuestros fueron perpetrados por un nuevo grupo armado chií autodenominado Mujtar al-Thaqfi, que pedía la liberación de un miembro de un clan chií del valle de la Bekaa, Al Meqdad, detenido en Siria por el Ejército Libre Sirio (ELS). La milicia chií de Hezbolá, considerada la fuerza militar más fuerte del país, aliada de Irán y de El Asad, se desvinculó de estas acciones.

La semana pasada, varios encapuchados bloquearon también la principal carretera de acceso al aeropuerto de Beirut en represalia por la muerte de unos peregrinos chiíes en Siria que resultó infundada. Instalaron barricadas y quemaron neumáticos.

El contagio de la violencia parece inevitable, y el país lo empieza a notar. Tras los secuestros, muchos Estados del Golfo pidieron a sus ciudadanos que abandonaran Líbano.

En el norte de Líbano, el trasiego de refugiados sirios, heridos de la guerra y combatientes del rebelde ELS, ha hecho que el Ejército libanés refuerce sus posiciones cerca de la frontera, en la zona de Wadi Jaled, al tiempo que intenta frenar la violencia que estalló el lunes en Trípoli, la segunda ciudad de Líbano, con 200.000 habitantes.

——————————————————————————————————————————————————

// Deterioro de la situación en Líbano dificulta asistencia a refugiados sirios

24 de agosto de 2012

Refugiados sirios

El deterioro de la situación de seguridad en el Líbano dificulta el trabajo de asistencia a los refugiados que huyen del conflicto en Siria, advirtió hoy el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

“Los choques entre barriadas rivales en Trípoli afectan al ritmo del registro de refugiados en nuestro nuevo centro en la ciudad”, manifestó el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, quien agregó que, no obstante, “las operaciones continúan”.

El centro de registro de Trípoli funciona, aunque con menos personal, ya que la mayoría de empleados de ACNUR viven en zonas afectadas por la violencia, lo que se ha traducido en una reducción del número de sirios que buscan refugio en el Líbano.

En el valle de la Bekaa, en el este del Líbano, este proceso de asistencia a los sirios que huyen de su país también se ha visto afectado por razones de seguridad, tras tener constancia de secuestros de sirios en la zona, dijo Edwards.

“Como medida de protección para los refugiados, evitamos grandes concentraciones de sirios en los puntos de registro y distribución en algunas áreas”, señaló el portavoz.

“Nos preocupa de manera especial los obstáculos a nuestros esfuerzos para identificar y rehabilitar refugios alternativos para el creciente número de sirios alojados en escuelas, a pocas fechas de que se reanude el curso escolar”, agregó Edwards.

Hasta la fecha, son 51.000 los sirios que se han registrado o han solicitado registro con ACNUR en el Líbano.

Turquía es el país en el que se registra un mayor flujo de refugiados, con más de 74.000 personas registradas por el Gobierno de Ankara hasta el pasado miércoles.

Los nuevos refugiados son alojados en escuelas de siete ciudades (Gaziantep, Kilis, Adana, Osmaniye y Kahramanmara, Adiyaman y Malatya) hasta que se termine la construcción de los centros de acogida, de manera que el 21 % de los refugiados sirios están actualmente en centro escolares del país.

El cálculo de ACNUR y del Gobierno turco es que para finales de septiembre los centros puedan acoger a 130.000 personas.

Las escuelas son también el lugar de acogida para quienes huyen a Irak, aunque la mayoría son realojados en el campamento de Al Qaem, que próximamente dispondrá de 230 tiendas de campaña.

“El número de sirios que entra en Irak se ha ralentizado en la última semana, aunque la población refugiada aumentó levemente en la región del Kurdistán”, explicó el portavoz de ACNUR, que cifró el número total de refugiados sirios en ese país en 15.898.

Por contra, en la frontera con Jordania se ha registrado un fuerte incremento de las llegadas de sirios, “con una cifra récord de 2.200 personas que cruzaron en la pasada noche y fueron recibidos en el campamento de Za’atri, en el norte del país”.

Este centro acoge en estos momentos a 14.500 refugiados, a lo que hay que sumar otras 61.000 personas que se han registrado con ACNUR o esperan ser registrados en las próximas fechas.

El Gobierno jordano cifra en unos 150.000 el número de sirios que han buscado refugio en ese país.

En total, el número de sirios que se han registrado con ACNUR como refugiados o han solicitado esa consideración es de 202.512.

———————————————————————————————————————————————————
// <![CDATA[
if (!document.body)
document.write("”)
// ]]>

El conflicto de Siria contagia a Líbano

Doce muertos y 75 heridos en la ciudad de Trípoli, donde combaten suníes y alauíes

Los secuestros sectarios y los cortes de carreteras van en aumento

La ONU expresa su alarma por la precaria situación en el país

//

Un edificio en llamas en el barrio suní de Bab el Tebane en Trípoli, al norte de Líbano. / REUTERS

//

// Tres días consecutivos de combates y al menos 17 muertos y 75 heridos en Trípoli, norte de Líbano, confirman que el régimen sirio de Bachar Al Asad está determinado a avivar la llama de la violencia sectaria en el país vecino, donde sus acólitos alauíes (rama del islam chií a la que pertenece el presidente sirio) combaten a destajo contra los combatientes suníes libaneses que apoyan la revolución en los barrios de Bab al Tabaneh y Jabal Moshen. “Era de esperar. Cuando Al Asad quiere, puede hacer estallar la violencia aquí en cualquier momento”, dice un importante empresario libanés cristiano que prefiere no dar su nombre, sentado en una animada terraza de Beirut del barrio de Gemayze.

A continuación, procede a rememorar la guerra que vivió de niño. “Aquí sufrimos tres décadas de hegemonía siria y estamos aún muy divididos entre los que apoyan y los que se oponen al régimen de Damasco. No queremos revivir la guerra civil, que duró 15 años, fue horrible”, afirma. El ejército ha pedido a todas las facciones políticas libanesas que no intervengan en los combates y el primer ministro, Najib Mikati, ha alertado de la “absurda batalla” que vive su ciudad natal. Mikati pidió a los ciudadanos de Trípoli que no permitan que les transformen en munición “de la guerra de otros”.

La mano de Al Asad se evidencia en pequeños episodios violentos de las últimas semanas que pueden romper la frágil convivencia pacífica libanesa. Por ejemplo, la detención de un exministro libanés, aliado del régimen sirio, al que le habían encargado planear una campaña de atentados y asesinatos para sembrar el caos, o la oleada de secuestros de decenas de sirios contrarios a El Asad la semana pasada por todo el país, algunos de ellos perpetrados por un nuevo grupo armado chií autodenominado Mujtar al-Thaqfi, que pedía la liberación de un miembro de un clan chií del valle de la Bekaa, Al Meqdad, detenido en Siria por el Ejército Libre Sirio (ELS). La milicia chií de Hezbolá, considerada la fuerza militar más fuerte del país, aliada de Irán y de El Asad, se desvinculó de estas acciones. La semana pasada, varios encapuchados bloquearon también la principal carretera de acceso al aeropuerto de Beirut en represalia por la muerte de unos peregrinos chiíes en Siria que resultó infundada. Instalaron barricadas y quemaron neumáticos.

El contagio de la violencia parece inevitable, y el país lo empieza a notar. Tras los secuestros, muchos Estados del Golfo pidieron a sus ciudadanos que abandonaran Líbano. “Beirut está prácticamente vacío por culpa de la guerra de Siria, que está haciendo mucho daño”, se queja un taxista musulmán suní de la capital que circula por el barrio musulmán de Hamra, “y es difícil ahora que los turistas vayan a ver las famosas ruinas de Balbeek”, importante cita con la historia en el valle de la Bekaa, en una región chií, “aunque no creo que estalle otra guerra ahora”, concluye mientras pasa junto a un tanque del Ejército instalado en el cruce donde murió en atentado el ex primer ministro libanés Rafik Hariri, antisirio y prooccidental, en 2005.

La justicia siria, que también entró ayer en escena, declaró a través del fiscal general de Damasco, Maruan al-Lauji, que tiene la intención de citar a declarar a una treintena de políticos libaneses a los que acusa de dar refugio, armas y financiación a los combatientes de la oposición siria en Líbano, como destaca en grandes titulares la prensa beirutí. En la lista de citaciones se encuentran, entre otros, el ex primer ministro Saad Hariri; el líder de las cristianas Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, y el jefe del Partido Progresista Socialista, el druso Walid Jumblat. “Tendrían que ser un Estado para poder citar a alguien”, dijo Geagea, “y no hay Estado en Siria hoy en día”, ha añadido refiriéndose al régimen de El Asad.

En el norte de Líbano, el trasiego de refugiados sirios, heridos de la guerra y combatientes del ELS ha hecho que el Ejército libanés refuerce sus posiciones cerca de la frontera, en la zona de Wadi Jaled, aunque ahora parece incapaz de frenar la violencia que estalló el lunes en Trípoli, la segunda ciudad de Líbano, con 200.000 habitantes. “Mi familia y yo hemos dejado nuestra casa en Bab al-Tabaneh. Desafortunadamente, esa zona será siempre un campo de batalla de las luchas políticas”, afirma el tripolitano Abu Jodr Sharbini a la agencia AFP.

Mientras las balas silban en el norte, los beirutíes siguen acudiendo a bañarse a las lujosas piscinas de los hoteles de la Corniche, ajenos al paso de un helicóptero del ejército a lo lejos sobrevolando el mar Mediterráneo, acallado por la música tecno, todos tratando de evitar la peligrosa mención del peliagudo tema sirio entre copas de champán y bikinis a la última moda. Este repunte de la violencia coincide con la campaña de secuestros de ciudadanos sirios lanzada por un clan chií libanés, los Mekdad, para conseguir la liberación de uno de sus miembros, supuestamente capturado en Siria por el rebelde Ejército Libre de Siria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: