Niña acusada de blasfemia en Pakistán fue detenida


– Detenido el imán que acusó de blasfemar a una niña cristiana en Pakistán

Familia de niña acusada de blasfemia pide cambiar la defensa

– Niña acusada de blasfemia en Pakistán fue detenida y permanece en cárcel de adultos

– ¿Puede una niña de 13 años con síndrome de Down profanar el Corán?

– El presidente paquistaní pide informe por detención de una joven por blasfemia

—————————————————————————————————

Detenido el imán que acusó de blasfemar a una niña cristiana en Pakistán

El religioso paquistaní introdujo en la cartera de la menor hojas del Corán quemadas

Islamabad 2 SEP 2012
//
Hafiz Khalid Chishti, el imán detenido hoy por falsear pruebas para inculpar a Rimsha. / FAROOQ NAEEM (AFP)

//

// El caso de la niña cristiana paquistaní encarcelada por blasfema tras quemar presuntamente hojas del Corán dio hoy un giro inesperado con la detención de un imán sospechoso de falsear pruebas contra la menor.

Según el canal de televisión local Geo, la detención se produjo a raíz de que un testigo, Maulvi Zubair, declarara el sábado que el imán Hafiz Mohammed Khalid Chishti Yadun, añadió hojas del libro sagrado musulmán a las que supuestamente había quemado la niña, Rimsha Masih.

Zubair dijo que observó la manipulación al estar presente cuando al imán le enseñaron en una mezquita las hojas cuya quema se atribuye a la niña, lo que condujo al encarcelamiento de la niña.

Yadun compareció hoy ante el tribunal de Islamabad que juzga la presunta blasfemia, que le decretó 14 días de prisión preventiva.

La detención y encarcelamiento del imán supone un punto de inflexión en el caso después de que el tribunal aplazara ayer hasta el lunes una posible decisión de liberar a Rimsha tras la petición de la familia de la menor de cambiar la defensa de la acusada.

Rimsha se encuentra encarcelada desde que el 18 de agosto salió a buscar papel para usar como combustible en su hogar y según testigos recogió por error escritos del Corán en un ejemplar del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

Desde entonces permanece en la prisión de Adiala, en Rawalpindi, al sur de Islamabad y la misma en la que hoy ha ingresado Yadun.

El caso ha disparado las protestas de grupos de derechos humanos locales y organizaciones religiosas musulmanas moderadas paquistaníes por lo irregular del asunto y los duros castigos estipulados en las leyes antiblasfemia vigentes en este país.

Esos grupos denuncian que las leyes antiblasfemia son con frecuencia utilizados para resolver rencillas y disputas de carácter personal y que la niña, de 14 años, padece además una deficiencia mental que le impide ser plenamente consciente de sus actos.

El encarcelamiento de Rimsha también ha desatado una oleada de críticas en el ámbito internacional, entre las que figuró la del Departamento de Estado de EEUU, una de cuyas portavoces, Victoria Nuland, calificó el incidente de ‘muy inquietante’.

Nuland pidió al Gobierno de Islamabad protección ‘no sólo para las minorías religiosas, sino también para sus mujeres y niñas’, y días después el presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, anunció la apertura de una investigación oficial sobre el asunto.

El caso ha elevado la tensión entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana en el suburbio de Mehrabadi, en la capital paquistaní, donde vive la menor y del que han huido un millar de familias cristianas por temor a represalias de radicales islámicos.

Cientos de esas familias acamparon esta semana en un parque cercano, y reclaman desde entonces al Gobierno paquistaní que les proporcione alojamiento y garantice su seguridad hasta que puedan regresar a sus hogares.

En Pakistán, país de abrumadora mayoría musulmana, viven algo más de 160 millones de personas de los que tres o cuatro millones son cristianas, y ambas comunidades mantienen una relación marcada históricamente por el recelo cuando no la hostilidad.

——————————————————————————————————————————————————-

Familia de niña acusada de blasfemia pide cambiar la defensa

Sábado, 1 de septiembre de 2012

Paquistaníes de la minoría cristiana gritan consignas durante una manifestación para pedir la liberación de Rimsha Masih, de cerca de 11 años y que lleva 10 días en prisión tras ser acusada de quemar escritos islámicos, en Faisalabad, Paquistán. (EFE)

Paquistaníes de la minoría cristiana gritan consignas durante una manifestación para pedir la liberación de Rimsha Masih, de cerca de 11 años y que lleva 10 días en prisión tras ser acusada de quemar escritos islámicos, en Faisalabad, Paquistán. (EFE)

ISLAMABAD (EFE).— El tribunal encargado del caso de la niña cristiana paquistaní encarcelada tras recoger por error unas hojas con versículos del Corán aplazó hoy hasta el lunes una posible decisión de liberarla, después de que la familia de la menor pidiera cambiar la defensa de la acusada.

Según explicó a Efe el presidente dela Liga Interconfesionalde Paquistán, Sajid Ishaq, cuya organización sigue de cerca el caso, el tribunal tomó esa medida en una vista que celebró el sábado por la mañana en ausencia de la menor, Rimsha Masih.

La familia de la niña acusa a la actual defensa de un actitud dilatoria y presentó durante la vista una petición para cambiarla y en favor de la libertad condicional de Rimsha.

La corte de Islamabad encargada del caso celebró la audiencia tras haber decidido el viernes ampliar por catorce días más la prisión preventiva de la niña.

Según diversas versiones, la menor salió el pasado 18 de agosto a buscar papel para usar como combustible en su hogar y recogió por error unos escritos con versos del Corán, concretamente del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

Desde entonces permanece encarcelada en la prisión de Adiala, en Rawalpindi, pese a las protestas de grupos de derechos humanos y organizaciones religiosas moderadas contra los duros castigos estipulados en las leyes anti-blasfemia.

El caso también ha elevado la tensión entre la mayoría musulmana y la minoría cristiana en el suburbio de Mehrabadi, en Islamabad, donde vive la chica y de la que han huido cientos de familias cristianas por temor a represalias de radicales islámicos.

——————————————————————————————————————————————————-

Niña acusada de blasfemia en Pakistán fue detenida y permanece en cárcel de adultos

La menor, que padecería de una enfermedad mental, quemó por error unos papeles que contenían versos del Corán.

// //

ISLAMABAD.- Las autoridades paquistaníes revelaron hoy que la niña cristiana paquistaní Rimsha Masih, acusada de blasfemia, se encuentra detenida en una cárcel ordinaria a pesar de su corta edad y de que al parecer sufre una discapacidad mental.

“Está en el módulo de prisión preventiva junto a las mujeres adultas y en principio seguirá allí hasta que los jueces se pronuncien sobre su caso”, dijo un funcionario de la prisión de Adiala -donde se encuentra la menor-, Arsalán Ahmed.

Según el diario local “Express Tribune”, la menor no ha podido recibir visitas ni de abogados ni de representantes de organizaciones de derechos humanos, que han denunciado la situación de Rimsha, cuya familia ha huido por miedo a represalias.

La niña se vio envuelta el viernes en un incidente aún por aclarar, pero que desembocó en acusaciones de blasfemia por parte de vecinos de la menor, que había salido a buscar combustible para quemar en su hogar y, al parecer, recogió por error unos papeles con versos del Corán.

Como suele ser habitual en casos de acusación, no solo la familia de la acusada sino otras familias cristianas de la zona han abandonado sus casas por el riesgo de que se produzcan ataques de turbas de integristas radicales, según diversas fuentes.

El residente de Pakistán, Asif Ali Zardari, tomó este fin de semana nota del caso y dijo, según su portavoz, que aunque no puede condonar una pena por blasfemia, nadie puede usar la ley para solucionar trifulcas personales.

La Comisión de Derechos Humanos de Pakistán cargó hoy con dureza contra el encarcelamiento de Rimsha y su presidenta, Zohra Yusuf, pidió protección para la menor y para su familia.

————————————————————————————————————————————————–

Las autoridades sospechan de una venganza personal

¿Puede una niña de 13 años con síndrome de Down profanar el Corán?

  • Encarcelada junto a presos comunes la paquistaní que habría ofendido al Islam

Islamabad | Efe

 martes 21/08/2012

Las autoridades paquistaníes revelaron hoy que la niña cristiana acusada de blasfemia el pasado viernes está detenida en una cárcel común mientras su familia ha tenido que huir por miedo a represalias de integristas musulmanes.

Rimsha Masih, de aproximadamente 13 años y al parecer con síndrome de Down, se encuentra interna en un módulo de prisión preventiva para adultos en la cárcel de Adiala, en la ciudad de Rawalpindi, vecina a Islamabad.

“De momento el tribunal no ha dicho nada sobre la denuncia que pesa sobre ella, así que permanecerá aquí hasta nueva orden“, dijo a Efe un funcionario del centro penitenciario, Arsalán Ahmed.

Rimsha fue acusada de blasfemia en un incidente aún por aclarar pero que presenta muchas similitudes con otros casos de presunta blasfemia en Pakistán, en el que no hay pruebas materiales y todo se basa en testimonios.

Según diversas versiones, la niña salió a buscar papel para usar como combustible en su hogar y recogió por error unos escritos con versos del Corán, concretamente del Qaida Nurani, un método para aprender a leer el libro sagrado musulmán.

“Nadie en su sano juicio quemaría un texto sagrado, y mucho menos un cristiano. Saben bien las consecuencias de un acto así“, afirmó a Efe la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, (HRCP), Zohra Yusuf.

“No es una niña, sino una ‘joven'”, argumentó sobre la detención de la menor un agente de Policía de una comisaría de Islamabad cercana al lugar de los hechos, Liaqat Alí, quien confirmó el encarcelamiento.

“No debería estar en ningún caso en prisión, es una menor y la legislación paquistaní prohíbe bajo cualquier circunstancia el encarcelamiento de menores de 16 años. Deberían protegerla tanto a ella como a su familia“, exigió Yusuf.

Son numerosos los casos de acusados de blasfemia en los que los acusados son agredidos y hasta asesinados por radicales en prisión o en los juzgados, que a menudo se inhiben y dilatan los procesos para evitar la ira de los integristas contra los miembros del tribunal.

El pasado mes de julio un hombre murió en el este del país linchado por una multitud que quemó su cuerpo tras asaltar la comisaría de Policía donde se hallaba detenido por un supuesto delito de blasfemia.

Los familiares de los acusados también suelen sufrir las represalias por el supuesto delito religioso, razón por la cual la familia de Rimsha ha huido de su domicilio en el suburbio capitalino de Mehrabadi, según recogen medios locales.

El agente Liaqat Alí afirmó que otras familias cristianas de la zona también han abandonado sus casas, extremo confirmado por Zohra Yusuf. Las acusaciones por blasfemia esconden en ocasiones venganzas personales por rencillas de vecinos o intereses espurios, como algunas organizaciones de derechos humanos sugieren en este caso.

Según Yusuf, hay fuentes que afirman que hay presiones sobre la comunidad cristiana de Mehrabadi para que abandone los terrenos que ocupan -muchas “colonias” cristianas se asientan de forma irregular en terrenos baldíos- para su posible aprovechamiento comercial.

Las reacciones por el caso de Rimsha no se hicieron esperar y han llegado hasta el presidente, Asif Alí Zardari, quien aseguró el sábado mediante un portavoz que nadie puede usar la ley contra la blasfemia para solucionar trifulcas personales.

La portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Victoria Nuland, calificó ayer el incidente como “muy inquietante” y pidió al Gobierno de Islamabad protección “no solo para las minorías religiosas, sino también para sus mujeres y niñas”.

Pakistán cuenta con unos 180 millones de habitantes, de los que cuatro o cinco millones son cristianos, según varias estimaciones.

————————————————————————————————————————————————–

El presidente paquistaní pide informe por detención de una joven por blasfemia

(AFP)  //

ISLAMABAD — El presidente paquistaní, Asif Alí Zardari, pidió este lunes explicaciones sobre la detención por blasfemia de una joven de 21 años con síndrome de Down, informaron los medios de comunicación paquistaníes.

La joven Rimsha fue detenida el jueves pasado en un barrio pobre de Islamabad por haber quemado, según la denuncia, páginas con versículos del Corán. Rimsha debe permanecer en detención provisional durante 14 días, hasta el 25 de agosto, y luego será juzgada por blasfemia.

Zardari “pidió al Ministerio del Interior que presente un informe sobre el caso”, indicaron los medios.

En Pakistán, donde la población es mayoritariamente musulmana, las personas condenadas por blasfemia se exponen a la pena de muerte.

“La joven tiene 16 años y es normal”, dijo por su parte a la AFP un policía, Zabhiulá Abasi, que aclaró que Rimsha era analfabeta pero, según un informe médico, no sufría de trastornos mentales. En cambio, un responsable de una organización que representa a las minorías paquistaníes, Tahir Naveed Chaudhry, dijo que Rimsha sufría síndrome de Down, una enfermedad genética.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: