Hollande anunció masivo plan de recortes


– Hollande anunció masivo plan de recortes por 30 mil millones de euros

– Hollande anuncia plan para recuperación de Francia en dos años

– Francia se halla en un círculo vicioso de estancamiento y rigor

– Francia espera a la letra pequeña del plan de austeridad de Hollande

———————————————————————————————–

Hollande anunció masivo plan de recortes por 30 mil millones de euros

Hollande fija un plazo de dos años 'para la recuperación de Francia'

El mandatario francés estimó que la economía crecerá sólo un 0,8 por ciento en 2013.

La iniciativa busca “recuperar al país” en un plazo de dos años, indicó.

EFE

El presidente de Francia, François Hollande, admitió que la crisis alcanza de lleno a su país tras constatar que éste crecerá solo un 0,8 por ciento el 2013, por lo que se verá obligado a aplicar recortes masivos de gastos con el objetivo de ahorrar al menos 30.000 millones de euros.

Estos recortes afectarán a todos los gastos públicos salvo en educación, seguridad y justicia, todo ello para frenar los efectos de la crisis, que tiene más de tres millones de franceses desempleados:  más del 10 por ciento de la población activa.

“Espero que lo hagamos mejor que el 0,8 por ciento, pero de todos modos trabajamos sobre esa estimación”, precisó el presidente.

El empleo es una de las inquietudes fundamentales de los ciudadanos franceses, según demuestran los últimos sondeos, que además reflejan una caída del apoyo del electorado al Gobierno.

El plan de Hollande es que el Estado aporte 10.000 millones de euros en base al ahorro, otros 10.000 millones deberán proceder de la contribución de los hogares franceses, mientras que los otros 10.000 millones vendrán de aportes suplementarias de las empresas francesas.

Impuestos sobre las mayores rentas

Además, el presidente aseguró que realizará una de las medidas principales de su campaña electoral: aumentar los impuestos sobre las mayores rentas que superen el millón de euros durante al menos dos años.

“La medida del 75 por ciento (de imposición máxima sobre las rentas superiores a esa cantidad) no está puesta en entredicho”, dijo el presidente, después de que en los últimos días circularan informaciones de prensa en las que se mencionaba una marcha atrás del Gobierno socialista en esta medida.

“Tengo como misión la recuperación del país. Voy a establecer una agenda de recuperación, en dos años, en el empleo y las cuentas públicas”, manifestó.

———————————————————————————————————————————————————

Hollande anuncia plan para recuperación de Francia en dos años

Por Deborah Pasmantier y Philippe Rater (AFP)  //

PARÍS — El presidente francés, François Hollande, cuya popularidad cae en los sondeos, rechazó este domingo las críticas sobre su inacción y anunció un plan destinado a recuperar en dos años la economía francesa, cuyo crecimiento será en 2012 “apenas superior a cero”.

“Sé a dónde voy”, aseguró Hollande en una entrevista en el canal de televisión privado TF1. “Mi rumbo es un quinquenio: no son cuatro meses, no es un mes, son cinco años”, añadió.

“No voy a hacer en cuatro meses lo que mis antecesores no hicieron en cinco o diez años”, comentó Hollande, y agregó que se consideraba “en situación de combate”.

“Voy a fijar una agenda de recuperación: dos años”, dijo Hollande. “Dos años para aplicar una política para el empleo, la competitividad, y a la vez sanear las cuentas públicas”, sostuvo.

Para el presidente francés el desafío de esta entrevista era convencer de que es el hombre del “cambio”, como sostuvo durante su campaña electoral, y no del “inmovilismo”, como le acusan la derecha y la prensa francesa, incluso de izquierda.

En un contexto en el que “el desempleo es elevado, la competitividad está degradada, los déficits son considerables, el endeudamiento histórico” el presidente Hollande pidió esfuerzos a los franceses.

El esfuerzo se traducirá por un alza de impuestos para 2013 con el objetivo de recaudar 20.000 millones de euros adicionales, tributados a partes iguales por los hogares y las empresas.

El presidente confirmó el recorte de 10.000 millones de euros en el gasto del Estado, a los que se sumarán los 6.000 millones de nuevos ingresos esperados en año próximo con las subidas de impuestos votadas durante el verano en el presupuesto rectificativo para 2012.

El objetivo en suma es llegar a cerrar el presupuesto 2013 con una reducción del déficit público a un 3% del PIB, contra 4,5% este año, y respetar así los compromisos europeos

Este aumento de los impuestos no tiene precedentes en los últimos 30 años en Francia.

El proyecto de presupuesto de 2013 se hará con una previsión de crecimiento “realista”, “sin duda del 0,8%”, explicó, y el Estado no gastará “un euro más en 2013 de lo que gastó en 2012”, prometió.

Hasta ahora el Gobierno preveía un crecimiento de 1,2%. La cifra que anunció el presidente este domingo, de 0,8%, “aunque espero que tengamos más”, se alinea con la pronosticada para Francia por el Fondo Monetario Internacional, pero sigue siendo superior al consenso de los economistas, que la ubican en un promedio de 0,5%.

Al mismo tiempo se fijó como objetivo “revertir la curva del desempleo en un año”.

Hay “preocupación” con tres millones de desempleados, pero “ya hay una batalla comenzada”, dijo citando un plan de empleo subvencionado que alcanzará en 2013 a unos 100.000 jóvenes sin cualificación.

François Hollande también ratificó su promesa emblemática de campaña de aplicar un impuesto excepcional de 75% a las fortunas de los contribuyentes que poseen un patrimonio superior a 1,3 millones de euros.

Con este impuesto, que afectaría a “2 a 3.000 personas” se trata de “dar ejemplo”, explicó.

El debate sobre esta medida resurgió el sábado luego de que se revelara que el dueño del imperio del lujo LVMH, el francés Bernard Arnault, primera fortuna de Europa y cuarta mundial, pidió en Bruselas la nacionalidad belga.

Arnault intentó frenar la polémica el domingo rechazando toda “interpretación política” y asegurando que pagará sus impuestos en Francia.

Pero, interrogado sobre el caso, Hollande comentó con severidad que “debería haber medido mejor lo que significa pedir otra nacionalidad, porque estamos orgullosos de ser franceses”.

Finalmente Hollande dijo haber escuchado a los seis franceses sobre diez que, según un sondeo del instituto BVA publicado este domingo, creen que “no profundiza suficientemente” en las reformas. El presidente resumió: “Me dicen: hay que acelerar. Acelero”.

Para reconquistar a la opinión pública, los analistas estiman que también debería convencer con su estilo de “presidente normal”, que contrasta con el del ex presidente conservador Nicolas Sarkozy, que por su ritmo desenfrenado durante su mandato se ganó el calificativo de “hiperpresidente”.

—————————————————————————————————————————————————–

Francia se halla en un círculo vicioso de estancamiento y rigor

Por Ursula Hyzy (AFP) //

PARÍS — La revisión a la baja de la previsión de crecimiento anunciada el domingo por el presidente francés, François Hollande, impone a su país suplementarios para reducir su déficit que, a su vez, van a frenar la actividad del país y aumentar el desempleo, estiman los economistas.

El proyecto presupuestario para 2013 será presentado a final de mes, y el jefe de Estado francés indicó en una entrevista al canal TF1 que se elaborará a partir de una previsión de crecimiento “realista”, “sin duda de 0,8%”, y no del 1,2% pronosticado hasta ahora.

Una actividad económica reducida acarreará mecánicamente una baja de los ingresos de las familias y de las empresas, y por tanto de la recaudación fiscal, por lo que los franceses deberán pagar más si Francia mantiene su compromiso de reducir drásticamente el déficit.

François Hollande anunció 20.000 millones de euros de nuevos aumentos de impuestos el año próximo, la mitad de la suma a cargo de los particulares y la otra, de las empresas, es decir un esfuerzo histórico para reducir el déficit público a 3% del Producto Interior Bruto (PIB), en comparación con el 4,5% de este año.

“Se tiene la impresión de que los Gobiernos europeos, y el Gobierno francés en particular, tienen tendencia a hacer previsiones de crecimiento y luego mirar cuánto falta para llegar a los objetivos de déficit presupuestario”, estima Jean-Christophe Caffet, economista de Natixis.

“Pero todos esos miles de millones que se ponen sobre la mesa tienen repercusiones sobre la actividad que, a su vez, generan déficits”, agrega el economista, recalcando que los socios económicos europeos de Francia, confrontados a la misma situación, no son de ayuda a través de las exportaciones.

Además de los 20.000 millones de euros de nuevos impuestos, el presidente francés confirmó 10.000 millones de recortes en los gastos del Estado. A ello se agregan 6.000 millones de nuevos ingresos el año próximo, procedentes de los aumentos de impuestos aprobados durante el verano en el presupuesto rectificado para 2012.

El presidente se dio un plazo de “dos años para aplicar a la vez una política de empleo, de competitividad y de recuperación de las cuentas públicas”.

“¿Es absolutamente necesario el objetivo de 3% del PIB? Mi respuesta es no, y siempre lo ha sido: el escalón para 2013 es tan alto que no puede subirse sin efectos muy negativos para la actividad, y por ende para el empleo, el desempleo”, estima Caffet.

“Y aquí es donde la situación se vuelve un tanto angustiante”, acota Eric Heyer, del Observatorio Francés de Coyunturas Económicas (OFCE), quien estima que el crecimiento no será de 0,8% en 2013, sino de 0,3% y el déficit alcanzará 3,5% a 3,6% del PIB.

“Si se quiere llegar verdaderamente a 3% a toda costa, va a hacer falta un nuevo plan de austeridad de entre 8.000 y 9.000 millones suplementarios”, augura. Y esos “miles de millones van a frenar el crecimiento”. “Se trata de un juego sin fin o cuyo fin será una recesión bastante fuerte en Francia y en Europa”, considera.

“El coste es exorbitante en términos de crecimiento, por tanto de destrucción de empleos, por consiguiente de aumento de la desocupación, por tanto de aumento de la pobreza”, agrega, afirmando empero que Francia no puede permitirse “ser el único país que no respete sus compromisos”.

En opinión de Jean-Paul Betbèze, economista del banco Crédit Agricole, el Gobierno ha reducido sus propios márgenes de libertad al prometer el mantenimiento del número de funcionarios públicos, y para éstos hay que esperarse “medidas sobre la evolución de los salarios”.

Pero los objetivos anunciados de reducción del déficit del Estado, de las colectividades locales y de la Seguridad Social, son intangibles, según él.

“Eso no se discute”, afirma. “Cuando se anuncia 3%, la credibilidad está ahí” y los extranjeros que poseen la mayor parte de la deuda de Francia podrían vender sus títulos en caso de que el país renunciara a sus promesas de disciplina fiscal, considera.

—————————————————————————————————————————————————-

Francia espera a la letra pequeña del plan de austeridad de Hollande

La Comisión Europea aplaude, la izquierda protesta y la prensa compara

la ‘Agenda 2014’ con las reformas del canciller Gerhard Schröder

François Hollande, antes de reunirse con el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, en el Palacio del Elíseo en París. / CHRISTOPHE KARABA (EFE)

//

// El plan de recortes, subida de impuestos y reformas que presentó el domingo por François Hollande ante nueve millones de telespectadores, y que de momento se valora en al menos 33.000 millones (de los cuales dos tercios saldrán de nuevas tasas y un tercio de la reducción del gasto), han sido recibidos hoy en Francia con un coro de críticas e ironías, pero también con algunos aplausos.

La Comisión Europa ha encabezado los elogios, y el portavoz económico ha saludado “el firme compromiso del Gobierno francés en materia presupuestaria y la confirmación de su atención a la reducción del déficit por debajo del 3% del PIB para el próximo año”.

En casa las cosas han sido menos halagüeñas. “Hollande presenta la cuenta, 30.000 millones de ajuste”, decía el popular Le Parisien. “20.000 millones: Hollande pasa su factura fiscal”, clamaba el conservador Le Figaro. “Hollande asume un shock presupuestario sin precedentes”, resumía Le Monde.

Los tres han coincidido en reprochar la “falta de concreción” de Hollande al enunciar las reformas, aunque el presidente afirmó que su tarea consiste “mostrar el camino” y emplazó a los agentes sociales a negociar para mejorar la competitividad, la flexibilidad del mercado laboral, los costes del trabajo y la financiación de la protección social.

Le Figaro ha fustigado al jefe del Estado por no detallar los capítulos de ahorro y porque el grueso del ajuste se obtenga con el conocido apetito impositivo de la izquierda: “Mientras los vecinos europeos hacen con urgencia dolorosas reformas estructurales, Hollande privilegia la fiscalidad como camino a la recuperación. ¿Recuperación nacional? Sería mejor decir recuperación fiscal”, afirma el diario en primera página.

Erik Izraelewicz, director de Le Monde, se mostraba menos cáustico pero tampoco satisfecho del todo. Considera que ahora Francia tiene “un objetivo, un capitán y un programa”, y que como Mitterrand, Hollande pide “tiempo al tiempo” para cumplir su Agenda 2014: reforma laboral, compromiso de invertir la curva del paro en un año, recuperación de las cuentas públicas y construcción de una sociedad más solidaria.

El director del vespertino piensa que “la hoja de ruta se inspira muy explícitamente en la famosa Agenda 2010 del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder, un programa de reformas impopulares del mercado de trabajo y la protección social diseñado para mejorar la competitividad”. Según Izraelewicz, “Hollande ha sido valiente en el plano presupuestario” al asumir la austeridad, pero “menos en lo referido a las reformas” porque hacen falta “cambios profundos”.

La derecha, incapaz de criticar unas mudanzas que Sarkozy promovió sin realizar, se ha expresado con una sola voz y afirma que los impuestos no pesarán solo sobre los más ricos, sino sobre todos los franceses. En realidad, el análisis del ajuste demuestra que el Gobierno busca recortar de forma progresiva. Hollande ha prometido que no tocará el IRPF en sus dos tramos más bajos, por lo que el aumento del impuesto sobre la renta afectará a 16 millones de declaraciones fiscales (las que más ingresan) sobre 36 millones de declarantes totales: según del sindicato Finazas Públicas Solidarias, 20 millones de declaraciones no cambiarán.

Los recortes, dijo el presidente, afectarán a todos los ministerios salvo Justicia, Educación e Interior, y la cosa parece ir en serio porque algunos ministros han empezado a tomar decisiones. La ministra de Cultura, Aurélie Filipetti, ha explicado a Le Monde que ha paralizado varios proyectos lanzados por el Gobierno Sarkozy por valor de 1.000 millones, entre otros la Casa de la Historia de Francia, el Museo de la Fotografía y la nueva sede para la Comédie Française en la Bastilla.

Algunos analistas se preguntan si Hollande es un verdadero socialdemócrata. Según Stéphane Rozès, presidente de CAP, “al decir que el Estado decidirá las reformas si los agentes sociales no se ponen de acuerdo, Hollande ha demostrado que, en Francia, la socialdemocracia sigue siendo un mito porque la política prevalece sobre la democracia social”.

Los extremos se han tocado. A la izquierda del PS, Jean-Luc Mélenchon ha afirmado que la agenda “no es realizable” ya que “retirar de la circulación 30.000 millones hará que el país entre en recesión, agravará el déficit y el paro, como ha sucedido en España, Portugal, Italia o Grecia, allá donde se aplica la política de austeridad”. Por su parte, la ultraderechista Marine Le Pen ha dicho que Francia ha entrado “en una espiral mortífera”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: