OTAN en Afganistán


– Ataque suicida en el este de Afganistán deja al menos 20 personas muertas

– Bajas de militares estadounidenses en Afganistán llegan a 2 mil

– Un soldado de la OTAN muere en un ataque de policías o soldados afganos

– Tres soldados de la OTAN y al menos una decena de personas mueren en medio de ataque suicida en Afganistán

– Estados Unidos reconoce 2.000 bajas militares en la guerra de Afganistán

————————————————————————————————

Ataque suicida en el este de Afganistán deja al menos 20 personas muertas

El atentado fue reivindicado por el portavoz talibán Zabiulá Muyahid, quien declaró que el suicida terminó con las vidas de ocho soldados de la OTAN, seis afganos y un intérprete.

por Agencias – 01/10/2012 –

Al menos veinte personas, entre ellas tres soldados de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF), murieron y 61 más resultaron heridas en un ataque suicida talibán registrado hoy en el este afgano, según informaron a la agencia Efe distintas fuentes oficiales.

Según un comunicado del gobierno regional de Khost, en cuya capital homónima tuvo lugar el atentado, los muertos son diez civiles, seis policías, tres soldados de la misión de la OTAN y un intérprete de las tropas aliadas.

El portavoz afgano de Interior, Sediq Sediqui, afirmó que el ataque ocurrió cerca de un banco y aseguró que el objetivo del suicida era una patrulla conjunta del Ejército afgano y la ISAF.

Los heridos, entre quienes hay tres policías afganos, fueron inmediatamente trasladados a hospitales por las fuerzas armadas de Afganistán, explicó Sediqui.

De acuerdo con un portavoz de la organización militar internacional, Adam Wojack, el ataque fue perpetrado por un hombre que portaba un chaleco con material explosivo.

Wojack, que no hizo mención de víctimas civiles, confirmó a última hora de la mañana las muertes de los tres soldados y su intérprete, y añadió que serán las autoridades de los países de procedencia de los fallecidos quienes divulguen sus identidades.

El atentado fue reivindicado por el portavoz talibán Zabiulá Muyahid, quien declaró a Efe que el suicida terminó con las vidas de ocho soldados de la OTAN, seis afganos y un intérprete, aunque los insurgentes suelen exagerar el alcance de sus acciones.

Los insurgentes talibanes recurren con frecuencia a colocar bombas camineras o cometer ataques suicidas en su lucha por derrocar al Gobierno afgano y lograr la salida del territorio afgano de las tropas internacionales desplegadas en el país.

Según datos del portal independiente icasualties.org, en lo que va de año han muerto en Afganistán 347 soldados extranjeros, frente a los 566 registrados en todo el año 2011.

La invasión internacional del país puso fin al régimen talibán en el año 2001, pero en los últimos años los insurgentes se han reorganizado y han incrementado el alcance de sus acciones para volver a implantar un régimen fundamentalista islámico.

La mayoría de las víctimas del conflicto -varios miles al año- en este país, uno de los más pobres, violentos e inestables del mundo, son sin embargo civiles.

————————————————————————————————————————————————–

Bajas de militares estadounidenses en Afganistán llegan a 2 mil

La cifra se convirtió en un frí­o recordatorio de los peligros que aún quedan después de 11 años de un conflicto que ahora despierta poco interés de la opinión pública.

por AP – 01/10/2012 –
Afganas miran el paso de un soldado estadounidense en la zona de Senjaray / Reuters Afganas miran el paso de un soldado estadounidense en la zona de Senjaray / Reuters

El número de bajas militares estadounidenses en la guerra de Afganistán alcanzó el domingo la marca de 2.000 muertes, tras el fallecimiento de un soldado norteamericano en un intercambio de disparos con soldados afganos aliados.

La cifra se convirtió en un frí­o recordatorio de los peligros que aún quedan después de 11 años de un conflicto que ahora despierta poco interés de la opinión pública en Estados Unidos.

El número de muertes ha aumentado constantemente en los últimos meses por una serie de ataques por parte de soldados y policí­as afganos —que sobre el papel son aliados— contra las tropas estadounidenses y de la OTAN. Esto ha suscitado inquietantes cuestionamientos acerca de si los paí­ses de la coalición liderada por Estados Unidos en Afganistán conseguirán su objetivo de ayudar al gobierno en Kabul y sus fuerzas a valerse por sí­ mismos después de que la mayorí­a de las tropas extranjeras abandonen el paí­s en poco más de dos años.

“La cifra es modesta para los estándares históricos de las guerras, pero cada muerte es una tragedia y 11 años es demasiado tiempo”, dijo Michael O’Hanlon, miembro de la Brookings Institution en Washington. “Sin embargo, todo eso lo interioriza una opinión pública estadounidense que ha estado viendo esta campaña durante mucho tiempo. En este momento generan más interés periodí­stico los ataques internos y la sensación de desesperanza que transmiten a muchos”.

Soldados y policí­as afganos, o milicianos vestidos con sus uniformes, han asesinado a 52 soldados estadounidenses y de otros paí­ses de la OTAN en lo que va del año.

“Estoy muy, muy enojado al respecto, para ser honesto con ustedes”, dijo el máximo comandante de las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistán, el general John Allen, al programa “60 Minutes” de la cadena CBS en una entrevista que se transmitirí­a el domingo. “Resuena por todas partes en Estados Unidos. Ustedes saben que estamos dispuestos a sacrificar mucho por esta campaña, pero no estamos dispuestos a ser asesinados por ella”.

Los ataques internos son considerados una de las amenazas más graves a la estrategia de salida de Estados Unidos del paí­s. En su última encarnación, esa estrategia se ha concentrado en entrenar a las fuerzas afganas para que asuman la seguridad en todo el paí­s, lo que permitirí­a que la mayorí­a de las tropas extranjeras regresen a casa a finales de 2014.

————————————————————————————————————————————————–

Un soldado de la OTAN muere en un ataque de policías o soldados afganos

(AFP)  //

KABUL — Un soldado de la ISAF, la fuerza militar de la OTAN en Afganistán, murió al este del país en un presunto nuevo ataque de policías o soldados afganos, que también dejó víctimas en las filas del Ejército afgano, anunció este domingo la ISAF.

Un civil que trabajaba para la ISAF también murió en el incidente, precisó a la AFP un portavoz de la ISAF. Se denomina disparos “desde el interior” a los de los policías o soldados afganos contra sus colegas de la ISAF.

Las víctimas afganas fueron “el resultado de un combate” ocurrido en la noche del sábado, señaló el portavoz a la AFP, que no pudo confirmar si esos soldados afganos murieron a manos de algún atacante o si perecieron cuando las tropas de la ISAF se defendieron.

La OTAN estima que el 25% de los ataques venidos del interior de la alianza tienen que ver con la infiltración de insurgentes en las filas de las fuerzas afganas. El resto de pérdidas están relacionadas con las diferencias culturales o con el resentimiento entre personas. Si este fratricidio se confirma, 52 miembros de la ISAF han sido asesinados por la policía o por soldados afganos en 2012.

Estos ataques son devastadores para las fuerzas afganas y extranjeras, pues mellan la confianza entre los aliados. Estos incidentes son particularmente graves en momentos en que la gran mayoría de los 112.600 soldados extranjeros aún presentes en Afganistán deben volver a sus países antes de fines de 2014. La policía y el Ejército afganos, que se hallan en un momento crucial de su formación, se encargarán entonces de la seguridad de su país.

El comandante estadounidense en Afganistán, el general John Allen, dijo estar “enfurecido” por los ataques de soldados afganos contra tropas occidentales y que espera que los mismos continúen aún después de que la OTAN y EEUU terminen sus operaciónes de combate, en 2014.

“Para ser honesto, estoy enfurecido”, dijo Allen a la cadena CBS en declaraciones que serán emitidas este domingo. “Estamos dispuestos a sacrificar mucho por esta campaña, pero no estamos dispuesto a ser asesinados por ella”, puntualizó el comandante, según extractos de la entrevista divulgados por la cadena.No obstante, agregó que “la vasta mayoría de los afganos (…) están con nosotros en esto”.

————————————————————————————————————————————————–

Tres soldados de la OTAN y al menos una decena de personas mueren en medio de ataque suicida en Afganistán

Un talibán vestido como policía llegó hasta el centro de la provincia de Khost, donde un grupo de uniformados se encontraban patrullando.

por Agencias – 01/10/2012 –
© EFE

Tres soldados de la OTAN y al menos otras 10 personas, fallecieron en la localidad afgana de Khost, tras un ataque suicida en el centro de la ciudad.

Entre los otros muertos figuran seis civiles y un intérprete afgano, explicaron fuentes oficiales, mientras que el vocero talibán Zabiulá Muyahid, reivindicó el ataque.

Según un testigo, el atacante habría llegado hasta las cercanías de un banco de la ciudad a bordo de una motocicleta. El gobernador provincial, Abdul Jabar Nahimi, agregó la motocicleta estaba cargada de explosivos, y que al detonar hirió, al menos, a una treintena de personas, que fueron derivadas al hospital de las fuerzas armadas.

————————————————————————————————————————————————–

Estados Unidos reconoce 2.000 bajas militares en la guerra de Afganistán

Cinco muertos en un nuevo choque de soldados de EE UU y Afganistán

Los muertos en el bando aliado son un soldado y un contratista estadounidenses

  / Madrid /  Kabul 30 SEP 2012
//
Un soldado afgano dispara un lanzacohetes, junto a tres militares estadounidenses a cubierto, en Kandahar, en julio de 2010. / AP

//

// Un soldado de la OTAN y un contratista extranjero murieron el sábado en un “presunto ataque de un militar afgano” en la provincia de Wardak, el este de Afganistán, informó hoy en un comunicado la misión de la Alianza Atlántica en este país (ISAF, en sus siglas en inglés). En el texto se indica que el ataque tuvo lugar en el este de Afganistán, pero como es habitual en estos casos no se precisa la nacionalidad de las víctimas. La escueta nota colgada en la web de la ISAF informa también de la muerte de soldados del Ejército afgano, que el diario The New York Times cifra en tres.

El periódico neoyorquino informa también de que las bajas en el bando aliado se produjeron por el impacto de un mortero que, según la versión de los soldados estadounidenses, llegó desde un control de seguridad afgano. Tras el impacto del mortero, las fuerzas norteamericanas contraatacaron y causaron la muerte de varios efectivos afganos.

Fuentes oficiales estadounidenses citadas por la agencia Reuters aseguran que el militar fallecido es de nacionalidad estadounidense. Si así fuera, la cifra de muertos en las filas del Ejército estadounidense desplegado en la campaña militar de Afganistán alcanzaría los 2.000 desde octubre de 2001. Según la información del Times, el contratista también es norteamericano.

En el comunicado se agrega que la misión de la OTAN y las Fuerzas Armadas de Afganistán han emprendido una investigación para esclarecer las circunstancias del ataque. Más de medio centenar de soldados de la Alianza Atlántica han muerto este año en ataques perpetrados por militares afganos -“ataques internos”, según el lenguaje de la ISAF-, lo que ha inducido a la OTAN a restringir, y en ocasiones suspender, la instrucción y las operaciones con las fuerzas de seguridad locales.

Precisamente, Estados Unidos había anunciado recientemente la reanudación con normalidad de las patrullas conjuntas con los soldados afganos.

El incremento de ese tipo de ataques corre en paralelo con la retirada gradual de las tropas internacionales destacadas en Afganistán, en un proceso que debe concluir en 2014, cuando las fuerzas afganas asuman la seguridad en todo el país asiático.

—————————————————————————————————————————————————–

Fin de semana negro para la OTAN en Afganistán

Por Joris Fioriti y Emal Haidary (AFP)//

KABUL — El ataque de los talibanes contra la base de la OTAN en la que se encuentra el príncipe Enrique de Inglaterra y la muerte de seis militares extranjeros a manos de policías afganos marcan un fin de semana negro para la coalición.

Por otro lado, la ISAF, la fuerza armada de la OTAN en Afganistán, admitió ser responsable de un bombardeo en Laghman (este de Kabul), que dejó según ella “entre 5 y 8” víctimas civiles, cuando las autoridades locales hablan de “8 mujeres muertas” y entre 7 y 8 heridos, según las fuentes.

La coalición afirma haber matado a “un gran número de insurgentes” en este ataque aéreo, pero los habitantes del remoto distrito de Alingar aseguran que las víctimas civiles habían salido a recoger madera antes del amanecer. Decenas de ellas desfilaron este domingo a gritos de “Muerte a Estados Unidos, muerte a los judíos” ante el Gobierno provincial.

En la guerra de comunicación entre la ISAF y los rebeldes, estos últimos han ganado con diferencia la última batalla. Su ataque al acantonamiento provisional del tercer heredero en la línea de sucesión al trono británico, además de un golpe mediático, se ha transformado en un triunfo militar.

Este domingo, la ISAF informó de la destrucción de seis aviones de combate estadounidenses, “daños significativos” en otros dos aparatos, tres puestos de abastecimiento destruidos y seis hangares de aviones alcanzados.

El balance parece más bien consecuencia de un bombardeo que de un ataque desde tierra como fue el caso. En 10 años de conflicto en Afganistán, las fuerzas de la coalición jamás sufrieron semejantes pérdidas materiales, admitió una fuente de seguridad occidental.

El intenso ataque de más de cuatro horas con armas ligeras, obuses y cohetes, mató a dos estadounidenses e hirió a nueve efectivos de la coalición.

Según el último balance comunicado este domingo por la ISAF, 15 insurgentes “bien equipados, armados y que habían ensayado” el ataque, penetraron en la base, “vestidos con uniformes del ejército estadounidense” y “armados con fusiles automáticos, lanzacohetes y chalecos de kamikaze”.

Catorce murieron en el asalto y uno resultó herido, según la ISAF.

“Había coordinación, precisión. El asalto tenía un blanco, como haría un comando occidental. Ha sido un ataque del tipo del de las fuerzas especiales”, comenta otra fuente de seguridad.

La operación supone “un claro éxito” para los rebeldes, apunta esta fuente. “Han logrado destruir aviones en tierra en una de las bases más seguras del país”.

“En una guerrilla, los combatientes cambian siempre de táctica. Esta vez, los talibanes apuntaron a un gran campamento, en el que se encontraba el príncipe Enrique”, observa Waheed Mujdah, un antiguo jefe talibán reconvertido en analista.

“Eso les da mucho crédito. Muestran que pueden alcanzar su blanco si quieren, cuando quieren”, afirma.

Aunque la ISAF suele retratar a los talibanes como grupos de campesinos sin preparación, el ataque al campo de Bastion, “bien preparado”, muestra que sus combatientes no dan el asalto “a ciegas” sino que han “aprendido a conocer a su enemigo”, “a pasarse a la alta tecnología”, según Mujdah.

“Es una demostración de fuerza”, indica por su parte Ahmad Saeedi, otro analista, lograda a su juicio gracias a “complicidades en el interior de la base”.

Otra plaga para las fuerzas occidentales es la cantidad de “ataques desde el interior”, cometidos por policías y militares afganos contra los soldados de la OTAN, que dejaron seis víctimas entre las filas de la ISAF en menos de 12 horas.

El sábado, un supuesto policía mató a tiros a dos soldados británicos en la provincia de Helmand, y el domingo cuatro militares estadounidenses murieron a consecuencia de “disparos amigos”, mientras que otros dos resultaron heridos, uno de ellos gravemente. Uno de los asaltantes murió en el ataque.

En total, han muerto 51 miembros de la ISAF asesinados por policías o soldados afganos en 2012.

Los “ataques desde el interior”, un cuarto de los cuales realizados por talibanes infiltrados, según la ISAF, son devastadores para las fuerzas afganas y extranjeras porque pesan sobre la confianza de los aliados.

Estos incidentes son especialmente graves dado que la gran mayoría de los 112.600 soldados extranjeros todavía presentes en Afganistán volverán a casa de aquí a finales de 2014. La policía y el ejército afganos, en un momento clave de su formación, quedarán entonces a cargo de la seguridad de su país.

——————————————————————————————————————————————————

Mueren más de una docena de talibanes en un bombardeo de la OTAN en el este afgano

(EFE)  //

Kabul, 17 sep (EFE).- Más de una docena de supuestos insurgentes han muerto en un bombardeo de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) registrado en el este del país, según informó hoy en un comunicado la organización militar.

El bombardeo ocurrió este sábado en el distrito de Bar Kunar, de la provincia oriental de Kunar, limítrofe con Pakistán, y según la nota murieron “más de una docena de insurgentes armados, entre ellos varios líderes talibanes que operaban en la región”.

Una de las víctimas mortales es el supuesto insurgente que, ataviado con un uniforme del Ejército afgano, mató a un soldado de la misión de la OTAN en el este del país el pasado 11 de mayo, agregó la misión militar.

La ISAF precisó que ningún civil resultó herido, a diferencia del bombardeo registrado este domingo en la colindante provincia de Laghman, en el que según fuentes oficiales murieron ocho mujeres que estaban recolectando cacahuetes.

Cada año mueren en Afganistán varios miles de civiles víctimas del conflicto, la mayoría por acciones de los talibanes, pero las muertes achacables a las fuerzas de la OTAN han suscitado fuertes tensiones con las autoridades afganas.

A mediados de junio, el presidente afgano, Hamid Karzai, llegó a afirmar que los bombardeos de la OTAN en las áreas residenciales estaban “completamente prohibidos”, incluso en el caso de que las tropas extranjeras fueran objeto de ataque.

Las tropas de la OTAN están inmersas en pleno proceso de retirada del país, y tienen previsto concluirlo en el año 2014, pese a que los insurgentes talibanes han intensificado sus acciones bélicas en los últimos años.

——————————————————————————————————————————————————

Mueren ocho mujeres en bombardeo de la OTAN en el este de Afganistán

(EFE)  //

Kabul, 16 sep (EFE).- Ocho mujeres afganas murieron hoy y cinco más resultaron heridas en un bombardeo de la misión de la OTAN en Afganistán (ISAF) registrado en el este del país, según confirmó a Efe una fuente oficial.

“Las fuerzas de la OTAN las atacaron en la zona de Nuralam, del distrito de Alingar, situado en la provincia oriental de Laghman”, afirmó a Efe el portavoz provincial, Sarhadi Zuwak.

Según Zuwak, las mujeres se dirigían a un valle situado en el distrito para recoger cacahuetes para sus familias, y allí fue donde ocurrió el bombardeo.

El ataque fue confirmado por un portavoz de la OTAN, Hagen Messer, que reconoció que tuvo lugar esta mañana.

“Sabemos que en un posible bombardeo de la OTAN han muerto entre cinco y ocho civiles de Alingar -dijo a Efe Messer-. Enviamos nuestras condolencias a las familias y ya hemos abierto una investigación”.

Cada año mueren en Afganistán varios miles de civiles víctimas del conflicto, la mayoría por acciones de los talibanes, pero las muertes achacables a las fuerzas de la OTAN han suscitado fuertes tensiones con las autoridades afganas.

A mediados de junio, el presidente afgano, Hamid Karzai, llegó a afirmar que los bombardeos de la OTAN en las áreas residenciales estaban “completamente prohibidos”, incluso en el caso de que las tropas extranjeras fueran objeto de ataque.

Según la ONU, el año pasado perdieron la vida 3.021 civiles en sucesos violentos en el país asiático, la cifra más alta desde que el organismo multilateral empezara a contabilizar este tipo de datos hace cinco años.

Las tropas de la OTAN están inmersas en pleno proceso de retirada del país, y tienen previsto concluirlo en el año 2014, pese a que los insurgentes talibanes han intensificado sus acciones bélicas en los últimos años.

——————————————————————————————————————————————————-

El complejo y ambicioso ataque del Talibán contra Camp Bastion

Redacción BBC Mundo

Domingo, 16 de septiembre de 2012
Camp BastionEl Talibán destruyó seis aviones de combate en Camp Bastion.

Complejo y ambicioso. Así fue el ataque que el viernes por la noche el Talibán cometió contra una de las principales bases militares internacionales en Afganistán. La misión de la OTAN en Afganistán reconoció que perdió seis cazas en la ofensiva.

Fue un ataque “significativo”, reconoció a la BBC el Ministerio de Defensa británico, ya que los insurgentes nunca deberían haber llegado tan lejos.

Alrededor de 15 ellos lograron vulnerar el perímetro de Camp Bastion, una base de 52km2, con dos pistas de aterrizaje, un hospital y capacidad para albergar a 28.000 efectivos, en su mayoría británicos y estadounidenses.

Camp Bastion, ubicado en la conflictiva provincia de Helmand, está operativa desde 2006 y es también un centro logístico para la coalición internacional en el país: 600 aeronaves aterrizan y despegan de sus pistas cada día.

Está localizado en un área remota pero hasta allí llegaron, sin ser divisados, los insurgentes.

De acuerdo a la información divulgada por la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés), “seis cazas AV-8B Harrier quedaron destruidos y dos sufrieron daños significativos”.

Cuatro soldados mueren en “ataque interno”

La policía afgana dijo que cuatro soldados de la OTAN murieron a tiros por un miembro de las fuerzas de seguridad afganas. El incidente, en la sureña provincia de Zabul, es el segundo llamado “ataque interno” en 24 horas. El sábado, un hombre vestido con uniforme de policía local afgana mató a dos soldados británicos en Helmand. Por otra parte, en la provincia oriental de Ningarhar insurgentes y la policía intercambiaron disparos durante varias horas después de un ataque contra las oficinas del gobierno allí.

Tres puestos de carga de combustible también quedaron destruidos y seis hangares “sufrieron algunos daños”.

Se trató, reconoció la ISAF, de un ataque “bien coordinado”. Organizados en tres equipos, lograron vulnerar el perímetro de la base.

“Estaban bien equipados y entrenados. Vestían uniformes del Ejército de EE.UU. y estaban armados con rifles automáticos, lanzagranadas y chalecos explosivos”, afirmó la ISAF en su comunicado.

La misión aseguró que durante el ataque las tropas internacionales mataron a 14 insurgentes e hirieron a otro que se encuentra detenido.

Dos infantes de marina de Estados Unidos fallecieron y otras nueve personas –ocho militares y un contratista civil– resultaron heridas.

El Talibán dijo haber cometido el ataque en “venganza” por la película amateur estadounidense que ofende al Islam y que eligieron atentar contra Camp Bastion porque el príncipe Harry, tercero en la línea de sucesión de la corona británica, se encuentra allí en el marco de su despliegue en Afganistán.

“Lecciones que aprender”

Corresponsales de la BBC en Afganistán aseguran que Camp Bastion tiene una visibilidad excelente desde todas partes y está sumamente fortificada.

Grandes áreas de la base están protegidas por un muro de hormigón, de nueve metros de alto, que se extiende por casi 40km y está intercalado con torres de vigilancia con soldados e instrumentos de alta tecnología.

Las fuerzas de la coalición, explican los corresponsales, se preguntan cómo el Talibán fue capaz de dar este ataque por sorpresa.

Camp BastionCamp Bastion tiene capacidad para albercar casi 30.000 soldados.

Gunter Katz, vocero de la ISAF, le dijo a la BBC que había “lecciones que aprender de este ataque”.

Y otro portavoz, Adam Wojack, dijo que el ataque del viernes “era una señal para la coalición de que hay que prestar mucha atención al estado de ánimo, local e internacional”.

En marzo, un miembro de las fuerzas de la OTAN resultó herido cuando un intérprete afgano intentó realizar un ataque en una de las pistas de la base durante una visita del secretario de defensa de EE.UU., Leon Panetta.

Pero penetrar la valla perimetral no es algo común.

Sean Rayment, corresponsal de defensa del periódico británico Daily Telegraph, quien ha estado más de una docena de veces en Camp Bastion, escribió este domingo: “A pesar de estar en el centro de la provincia más peligrosa de Afganistán, siempre me sentí completamente seguro, sin duda de un ataque del Talibán, y honestamente creía que había más posibilidades de morir atropellado por un vehículo militar que asesinado por insurgentes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: