Directora general del FMI: “Deuda se acerca a la de tiempos de guerra”


 
– Directora del FMI dice que las medidas de austeridad deben depender de cada economía
 
– FMI: EE.UU. puede caer en una nueva recesión

 – “Deuda se acerca a la de tiempos de guerra”

 
– Deuda de países ricos, en niveles no vistos en décadas: FMI
 
– El FMI recurre al miedo y administra el ajuste para recuperar su autoridad
 
– Alarmante informe del FMI sobre el riesgo país de España

 ———————————————————————————————————————————————————–

Directora del FMI dice que las medidas de austeridad deben depender de cada economía

El tema es un tópico que se analizará este jueves y viernes en la reunión de los 27 miembros de la zona para analizar la crisis financiera.

Fuente: El Mercurio

PARÍS.- El ritmo con el que países como Grecia y España reducen sus déficits presupuestarios con medidas de austeridad debe depender de sus condiciones económicas, dijo el martes la directora gerente del Fondo Monetario Internacional Christine Lagarde.

Aunque los países financieramente débiles deberían elevar sus impuestos y reducir sus gastos para mejorar las finanzas públicas, el ritmo de esas medidas quizá tenga que ser reconsiderado en algunos casos porque “las condiciones han cambiado”, especialmente ante la desaceleración de la economía global, apuntó Lagarde.

Las reducciones del déficit deben ser “compatibles con las circunstancias de cada país”, dijo la funcionaria ante reporteros en París de regreso a la reunión anual del FMI en Tokio.

Muchos gobiernos europeos, encabezados por Alemania, han insistido durante años en que los países con un exceso de deuda pública se centren en formas para reducirla, incluso si sus economías salen perjudicadas.

Empero, algunos economistas creen que el ritmo de las medidas de austeridad en países como España y Grecia es ahora contraproducente, al empeorar sus recesiones, que privan a los gobiernos de ingresos fiscales para reducir sus deudas.

El tema es un tópico candente en la Unión Europea, cuyos 27 miembros se reunirán el jueves y viernes para analizar la crisis financiera.

Ante las pruebas de que las reducciones del déficit presupuestario son cada vez más difíciles en algunos países, la canciller alemana Angela Merkel ablandó al parecer su posición sobre la austeridad. La semana pasada manifestó que aunque Grecia ha incumplido sus objetivos de reducir el déficit presupuestario — que prometió cumplir a cambio de un segundo plan de rescate — merece otra oportunidad.

—————————————————————————————————————————————————————-

FMI: EE.UU. puede caer en una nueva recesión

Fuente: RT

La directora del FMI, Christine Lagarde, ha acusado a EE.UU. y Europa de impedir la recuperación de la economía mundial, una imputación que los expertos consideran bien fundada. Según la funcionaria, la situación en ambos casos impide que se tomen las decisiones de inversión y contratación que ayudarían a crecer al mundo. Lagarde también alerta de la posibilidad de que Estados Unidos vuelva a caer en una recesión. Los expertos comparten su opinión.

“Las consecuencias son gravísimas, porque EE.UU. ya tiene el 100% de su PIB comprometido con una deuda pública y el país no puede funcionar sin hacer crecer su deuda”, comentó a RT Julio César Gambina, Presidente de la Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas. Además, la directora del FMI pidió dar más tiempo a España, Grecia y Portugal para corregir su déficit.

“En vez de concretar la reducción del déficit en un corto período de tiempo, a veces es mejor tener un poco más de tiempo, ya que muchos países problemáticos simultáneamente siguen el mismo conjunto de medidas para reducir el déficit presupuestario. Abogué por esta idea en relación a Portugal y España y ahora lo mismo propongo para Grecia”, comentó Lagarde.

El experto cree que los modelos actuales de capitalismo se agotaron y que llegó la hora de prestar atención a América Latina. “El mundo tiene que mirar más hacia América Latina y las nuevas experiencias laboratorio de políticas anticapitalistas que renuevan la discusión sobre el socialismo a escala mundial para pensar en los debates civilizatorios contemporáneos”, sostiene Gambina.

—————————————————————————————————–

“Deuda se acerca a la de tiempos de guerra”

La deuda pública acumulada por los países ricos se aproxima a niveles alcanzados en “tiempos de guerra”, estimó ayer la directora general del FMI Christine Lagarde, estimando que ese “obstáculo” solo podrá ser salvado tomando un “camino estrecho”.

Fuente: AFP

Christine Lagarde, directora del FMI.

TOKIO – “El mayor obstáculo —al crecimiento— será sin duda el inmenso legado de la deuda pública que alcanza ahora en promedio 110% —del producto interno bruto— en los países desarrollados, es decir casi en niveles de tiempos de guerra”, declaró Lagarde, en Tokio, frente a representantes de los 188 Estados miembros del Fondo, reunidos en su asamblea anual.

Según las previsiones del Fondo Monetario Internacional publicadas este año, la deuda pública en los países desarrollados superará 110% en 2012 y 113% en 2013. En Japón, la proporción se elevaría a 236.6% el año pasado.

Largarde opinó que abordar esa deuda con un crecimiento anémico será“increíblemente difícil” y que se necesita hallar “el buen ritmo” de reducción del déficit. “Es un camino estrecho y probablemente un camino largo, para el cual no existen atajos”, agregó.

——————————————————————————————————————————————————————

Deuda de países ricos, en niveles no vistos en décadas: FMI

Cuestiona ministro brasileño recorte del gasto público y el alza de impuestos a rajatabla.

Fuente: Vanguardia

La deuda pública de los países de la eurozona más Estados Unidos y Japón está en un nivel que no tiene precedente desde la Segunda Guerra Mundial, expuso Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional. Foto: Vanguardia/Especial

Tokio. La efectividad de las políticas de austeridad impuestas en los países avanzados para contener la crisis financiera y económica fue puesta en duda por representantes de naciones en desarrollo y de organismos internacionales, que aseguraron que los costos de la falta de resultados de esos programas está afectando a otras regiones.

“Las economías avanzadas no pueden contar con salir de la crisis a costa de los países en desarrollo”, aseguró aquí Guido Mantega, ministro de Finanzas de Brasil.

La deuda pública de los países de la eurozona más Estados Unidos y Japón está en un nivel que no tiene precedente desde la Segunda Guerra Mundial, expuso Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), al intervenir en una de las reuniones plenarias de la asamblea anual que ese organismo y el Banco Mundial realizan en esta capital. En conjunto, los gobiernos de esas naciones deben un monto equivalente a 110 por ciento del valor de su economía, dijo. En algunos casos, como el de Japón, los pasivos equivalen a 236 por ciento de su producto interno bruto (PIB). Y en todos los casos va en aumento.

Apremian poner fin al desempleo

La “primera prioridad” de los gobiernos y organismos internacionales es superar la crisis y restablecer el crecimiento, especialmente para poner fin al “flagelo del desempleo”, dijo Lagarde, al dirigirse a la asamblea anual. “Quizá el mayor obstáculo será el enorme legado de deuda pública, que actualmente representa en promedio casi el 110 por ciento del PIB en las economías avanzadas, el nivel más alto desde la Segunda Guerra Mundial”. Tal magnitud, abundó, deja a los gobiernos atados de manos cuando intenten construir la infraestructura del siglo XXI y cumplir al mismo tiempo las promesas sociales. Las necesidades de una población en rápido proceso de envejecimiento acrecentarán estas presiones. “La historia nos enseña una lección clara: reducir la deuda pública es una tarea increíblemente difícil si no hay crecimiento. Un alto endeudamiento, a su vez, hace más difícil lograr tal crecimiento”, aseguró.

Si la prioridad del FMI es que se restablezca el crecimiento, en esta reunión se ha hecho patente, precisamente, la duda sobre la estrategia impulsada para revertir la crisis en los países desarrollados, que ha disparado el desempleo a tasas mayores a 20 por ciento de la población activa en países como España y Grecia.

Los países desarrollados deben cambiar el foco de sus políticas de la reducción del déficit fiscal “y la devaluación interna” (basada en la reducción de los salarios para aumentar la competitividad de la economía) para restablecer el crecimiento porque es la única manera en que se puede evitar la recurrencia de una crisis financiera y fiscal, sostuvo en este mismo foro Supachai Panitchpakdi, secretario general de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

“Para que el mundo pueda romper el círculo vicioso de lento crecimiento económico, aumento del desempleo, reducción del crédito para las empresas, austeridad fiscal y fragilidad del sector financiero son necesarios esfuerzos internacionales más coherentes y coordinados”, expresó Helen Clarck, administradora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

El recorte del gasto público y el alza de impuestos, la austeridad a rajatabla para enfrentar la crisis –una posición defendida nuevamente aquí por el gobierno alemán– no está generando condiciones para superar la crisis de producción y empleo.

Economías avanzadas no pueden avanzar a costa de las emergentes

Lo expresó Guido Mantega, ministro de Finanzas de Brasil, al hablar en la reunión plenaria del Comité Financiero y Monetario Internacional del FMI. “Nadie niega la necesidad de una creíble consolidación fiscal (reducción del déficit público y de la deuda como proporción del PIB) en el mediano plazo. En el corto plazo, sin embargo, deben tomarse medidas fiscales para promover el crecimiento de la demanda agregada (consumo e inversión públicos y privados) y de la creación de empleo o al menos mitigar el impacto de la consolidación fiscal en la actividad económica y el empleo”, expuso.

Los países con economías avanzadas, que ahora mismo son el epicentro de la crisis, como lo definió el FMI, no pueden contar con salir de la crisis a “costa de los países con economías emergentes”, dijo Mantega. Los países industrializados “deben repensar sus estrategias macroeconómicas”, abundó. Los países en desarrollo “no pueden soportar pasivamente las consecuencias de las políticas de las naciones avanzadas expresadas a través de mayores y más volátiles flujos de capital y movimientos del tipo de cambio”, abundó.

China, la segunda economía del mundo y la mayor del mundo en desarrollo, se expresó en un sentido similar. “Las principales economías avanzadas necesitan realizar mayores esfuerzos para estabilizar sus economías y apoyar la recuperación, así como para contener los negativos efectos de contagio hacia otros países”, planteó Yi Gang, gobernador alterno de China ante el FMI (los jefes de la delegación de ese país no vinieron en señal de malestar por el diferendo de China con Japón por la soberanía sobre unas islas en el Mar de China)

“El camino que tenemos ante nosotros es angosto y largo”, describió Lagarde. “La inestabilidad económica y financiera actual de Europa sigue constituyendo una amenaza para el crecimiento y el empleo en los países en desarrollo”, apuntó este día Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

El Fondo propuso flexibilizar los plazos para que algunas naciones de Europa, en particular para España y Grecia, cumplan los objetivos de reducción del déficit, posibilidad rechazada por el gobierno alemán. En su participación en este foro, el ministro de finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, ha defendido la idea de su gobierno de que se siga adelante con los planes de ajuste económico para reducir el déficit fiscal de los países europeos en los plazos fijados por el gobierno comunitario. “Si estás escalando una montaña y retrocedes para tomar descanso, después será más difícil volver a subir”, dijo Schäuble

———————————————————————————————————————————————————————

El FMI recurre al miedo y administra el ajuste para recuperar su autoridad

Ratificó su política de austeridad pero, luego del sonoro fracaso, reconoció la necesidad de ofrecer más tiempo a los países en crisis. Bregó por la cooperación equiparando la situación con la pre-guerra. Cosentino difundió el “logro argentino”.

Por: Federico Schmalen

Fuente: Tiempo Argentino

Sorprendió Christine Lagarde directora del FMI cuando, durante las deliberaciones de la asamblea anual, realizada en Tokio, declaró que, si bien son necesarias “acciones urgentes en la UE”, sería oportuno “otorgar más tiempo para aplicar los ajustes a economías como la española, la portuguesa y la griega”. La ex ministra de Francia señaló que “a veces es mejor tener más tiempo para las políticas de austeridad y permitir la consolidación fiscal”.

Llamó la atención, sobre todo porque, el World Economic Outlook, documento que se difunde como base preparatoria de los debates ubicó en sus previsiones de crecimiento, a Grecia en el último lugar y, justo antes, colocada en el puesto 184, a España.
Al día siguiente, sin embargo, Lagarde exhortó sobre la necesidad de promover la cooperación internacional para hacer frente al “principal obstáculo para el crecimiento” que, aclaró, “es la deuda de los países desarrollados”. Según ella, los niveles promedio con relación al PBI se aproximan a aquellos de los “tiempos de guerra”. La señal entonces parece ser más clara: medir los ritmos del ajuste para no concluir en una catástrofe social, política y humanitaria.
ARGENTINA Y EL G-20. La delegación nacional fue encabezada por el secretario de Finanzas Adrián Cosentino. Más allá de las suspicacias luego de los cruces entre Cristina Fernández de Kirchner y Lagarde en la ONU, la ausencia del ministro de economía Hernán Lorenzino fue interpretada como un gesto frente al retraso en reconocer mayor participación a los emergentes en los organismos y la pérdida de protagonismo del G-20. La retirada de la delegación China, más allá del conflicto que mantiene con el anfitrión Japón, también fue una señal de incomodidad entre los emergentes.
Consultado por Tiempo, Roberto Frenkel, economista del Plan Fénix, recordó que “en ningún caso el G20 vino a sustituir al FMI. El G-20 fortaleció al Fondo. En 2009 decidió cuadriplicar la capacidad de préstamos del organismo y le dio nuevas funciones. El Fondo es un acuerdo internacional con compromisos. El G20 es un espacio de consensos. Lógicamente al no haber consenso deja de ser relevante”.
Con todo, la delegación argentina pudo dejar sentadas sus posiciones ya que Cosentino participó de un panel donde se explayó sobre el “logro argentino” que definió como un “excelente ejemplo de reestructuración de deuda de manera sustentable, con rebajas de pasivos para embarcarse en una estrategia sana de manejo de compromisos en el tiempo”.
Guillermo Wierzba, director CEFID-AR aseguró que “cuando Lagarde le saca tarjeta roja a la Argentina no es por  el cumplimiento con respecto a los índices. Ahí vislumbra la preocupación por el ejemplo que Argentina ofrece en políticas heterodoxas para el manejo de la macroeconomía que ellos no comparten y que, desde Europa y la izquierda griega y española, reivindican como exitosa por haber podido salir del endeudamiento con políticas expansivas. El índice es una excusa para disciplinar.”
Lagarde, sugestivamente, señaló que ya se han superado los umbrales para dar más capacidad de decisión a los países emergentes tal como se viene prometiendo desde 2010 y remató que, frente a la crisis, “Latinoamérica lo está haciendo bastante bien”. El diferendo sobre el precio de los alimentos y las políticas de tasa de interés bajas de los países centrales están afectando seriamente la valorización de monedas como el real brasileño que sufren procesos especulativos. Los países centrales buscarían que esa sea la vía para que, ahora, sean los emergentes quienes carguen el peso de la crisis. Para Frenkel “El flujo de capitales especulativos se puede detener con instrumentos adecuados de política cambiaria, monetario y los controles de capital, lo que no se puede modificar es la falta de cooperación internacional en temas financieros. Brasil mismo despliega instrumentos que antes no desplegaba.”
CRISIS Y GIRO. Las declaraciones de Lagarde se dan cuando Standard & Poor’s rebajó dos escalones la calificación de España afectando las previsiones en la solvencia de su sistema financiero. El país pasó de “aprobado alto” (BBB+) a “aprobado bajo” (BBB-), entendido en el mercado financiero como un nivel de “bono basura”.  Consultado sobre el supuesto giro del organismo, Wierzba, arriesgó que, “surgen de los análisis de los cuadros técnicos del FMI que son neoliberales. Puede estar indicando que ven un problema de ritmos y que la dureza de los ajustes no garantiza la continuidad del modelo”.
Para Arnaldo Bocco, ex director del BCRA, “lo que hay en los organismos multilaterales es una enorme confusión y una total ausencia de sintonía pese a que actúan sobre los mismos temas y problemas. Hoy tenemos una posición distinta en Merkel que evidentemente vio que la situación de Grecia ya es insostenible. Por eso Lagarde planteó que hay que darle dos años porque el ajuste está trayendo consecuencias muy graves.”
En el caso de Grecia, de hecho, la directora fijó en dos años la extensión del plazo para adecuarse a los objetivos de los planes de austeridad y dio un guiño al gobierno neoliberal de Samaras para que pueda aflojar el pie del acelerador del ajuste y, a la vez, beneficiarse con otro tramo de ayuda de unos 31 mil millones de euros que precisa para afrontar el 2013.
CÍRCULO VICIOSO. El documento del FMI, que enciende ciertas alarmas para los países emergentes, destaca que en España, que durante el próximo mes recibirá una misión técnica del organismo, “el déficit público no bajará del 3% hasta 2017 (el presupuesto oficial de Rajoy situaba ese objetivo en 2014) y revisó a la baja las previsiones para 2013 en la medida en que hace tan solo un año estimaba un crecimiento del1,8% y hoy plantea un retroceso del 1,6 por ciento. El presupuesto oficial proyecta una recesión de 0,5%. Para toda Europa, proyecta un estancamiento para 2013 en el marco de un crecimiento del 3,6% para todo el planeta.
Con todo, el organismo internacional asegura que lo que caracteriza al escenario internacional es la incertidumbre (un reconocimiento del fracaso sistemático de su propios pronósticos) y que restan cuatro puntos irresueltos por los gobiernos y organismos multilaterales que, indican, son: la reforma del sistema financiero; estrategias fiables para reducir la deuda; estrategias de crecimiento capaces de crear empleo y la corrección de desequilibrios fiscales.
José Viñals, consejero financiero del FMI, de hecho, planteó que la “agenda sigue incompleta” y que resulta necesario “restablecer la confianza y revertir la fuga de capitales”
En un artículo publicado el pasado jueves en The New York Times, el nobel de economía, Paul Krugman, ratificó que su visión de la crisis dista de la tradicional en la medida en que “es una crisis de la balanza de pagos que se ha interpretado erróneamente como una crisis fiscal y la pregunta clave es si la devaluación interna es realmente factible”.  Estados Unidos, por su parte, aportó la noticia del empeoramiento de su balanza comercial en un 4,1% que podría indicar un enfriamiento de la principal economía del mundo con impacto sobre la demanda internacional.
En paralelo con la Asamblea del FMI Angela Merkel también sorprendió con el aval y la adopción de medidas similares a las adoptadas durante la semana (“sorpresivamente” para los analistas europeos) de Mario Monti que redujo impuestos a los sectores con menores ingresos y disminuyó los aumentos del IVA en un punto, la mitad de lo pautado.
Para Wierzba, “la competitividad está sostenida sobre las políticas alemanas de control salarial que provocaron esta situación en Europa y que quieren terminar con el Estado de Bienestar. Pero hay una reacción popular interesante. El surgimiento de una izquierda en Grecia no es un dato menor.” remató.  «
—————————————————————————————————————————————————————–

Alarmante informe del FMI sobre el riesgo país de España

POR JUAN CARLOS ALGAÑARAZ

El Fondo teme que se dispare a un nivel insostenible y que la economía caiga un 3,3%.

Fuente: Clarín

Diálogo. El jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, y el presidente francés, François Hollande, ayer en París. /ap

El Fondo Monetario Internacional sorprendió de madrugada a España con un informe en el que pronostica que el país europeo más castigado por los mercados después de Grecia puede descalabrarse hasta que su riesgo país llegue al alarmante nivel de 750 puntos.

Ahora, el riesgo país –que mide la confianza de los países comparándolos a los bonos a diez años de Alemania– se acerca a los 500 puntos, lo que genera un interés a pagar por los bonos a diez años cercano al 6%. Si el propio gobierno de Mariano Rajoy reconoce que este “es un nivel insostenible”, pensar en los 750 puntos hace suponer una renta mucho más elevada.

Se puede pensar en un 7% o un 8%, lo que abriría paso a otra predicción catastrofista del FMI: que la economía puede llegar a una caída del 3,3% en 2013. Es la quiebra, una depresión pura y dura .

En realidad, el Fondo –que está presionando con entusiasmo para que España pida un rescate– con su pronóstico no hace sino producir una “profecía que se autocumple”, porque empuja a los mercados a estrangular aún más a España .

La única esperanza que les queda a los españoles es que el Fondo se equivoca frecuentemente en sus profecías, lo que aumenta las sospechas de que más que vaticinios son ataques a algunos países desobedientes.

El director de Asuntos Monetarios y Mercado de Capitales del FMI, José Viñals, señaló que el organismo “daría la bienvenida a una petición de rescate por parte de España”, que pondría en marcha el programa de compras del Banco Central Europeo.

Así, el FMI cierra filas con la Comisión Europea, que ha incrementado en las últimas semanas las presiones para que España solicite un rescate .

Hace semanas que el gobierno español y la oposición socialista insisten en que por ahora es mejor no pedirlo. Como lo demuestran Grecia y Portugal, la aplicación de las recetas neoliberales a las que obligan los rescates no consiguen sino romper la cohesión social, exacerbar los peligros de reacciones cada vez socialmente más violentas y hundir la economía.

Un día antes de este informe el FMI publicó sus previsiones de crecimiento para 2013. El puesto 184 –el penúltimo, antes de Grecia– es para España con una caída del 1,5% del PBI para este año, mientras que el gobierno español estima la cifra en 0,5%.

Más grave es el augurio del FMI de que España no cumplirá el objetivo central de la política de recortes y austeridad de Rajoy. Si esto ocurre, sería un fracaso estrepitoso del gobierno. Se trata del déficit fiscal que debía bajar al 6,3% este año, pero no lo logrará. Tampoco en 2013, porque el déficit que el gobierno busca estabilizar en el 4,5% del PBI se instalará en un 5,7%.

Rajoy desechó las previsiones del Fondo señalando que espera “que no se realicen” y que se cumplan en cambio las del gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: