China y Japón disputan Islas Diaoyu


 
– China realiza demostración de fuerza en zona de litigio con Japón
 
– China realiza ejercicios navales en medio de disputa por islas con Japón
 
– Seis guardacostas de Taiwán en aguas territoriales niponas (Tokio)
 
– Japón envía al viceministro de Exteriores a China para suavizar la tensión territorial
 
– Islas Senkaku: ricas en recursos energéticos y resentimientos patrióticos
 
La UE insta a China y a Japón a buscar una solución pacífica a su conflicto

– Compañías japonesas suspenden sus operaciones en China por las protestas

– La muerte sorpresiva del embajador japonés

– Japón colaborará con EEUU para evitar el deterioro de su relación con China

– Recrudecen protestas contra Japón en China por archipiélago en disputa

– China reclamará ante las Naciones Unidas su soberanía sobre las islas Diaoyu

———————————————————————————————-

China realiza demostración de fuerza en zona de litigio con Japón

Fuente: AFP

China realizaba este viernes maniobras navales en una zona de elevada tensión con Japón debido a un litigio por la soberanía de una islas deshabitadas.

Una flotilla de 11 navíos, incluyendo varios de combate, además de aviones y helicópteros, fueron enviados a las aguas de esa zona, en el más fuerte gesto realizado hasta ahora por el gigante asiático en la áspera disputa que afectó seriamente sus relaciones con el vecino japonés.

Los ejercicios navales tienen previsto apenas un día de duración y fueron anunciados en un artículo publicado por la agencia Nueva China (Xinhua) y repetido en el sitio web del ministerio chino de Defensa.

La red estatal de televisión China Central Televisión (CCTV) mostró imágenes de navíos de combate y helicópteros preparándose para las maniobras militares.

Sin embargo, las informaciones no dejaban perfectamente en que región del mar de la China Oriental se realizaban las maniobras. En ese mar están localizadas las islas a las que China llama Diaoyu y Japón denomina Senkaku. El archipiélago está bajo administración japonesa pero China reclama su soberanía.

El conflicto bilateral con el pequeño archipiélago se profundizó el mes pasado después que el gobierno de Japón formalizó la nacionalización de las islas, desatando una oleada de protestas antijaponesas en China y hasta el cierre de fábricas de empresas nipona.

Desde entonces, China ha tomado diversas iniciativas que dejaron en evidencia el congelamiento de las relaciones bilaterales, como la negativa china de enviar funcionarios de alto nivel a una conferencia económica global a Japón este mes.

Al ser consultado el viernes sobre las maniobras militares, un funcionario de la cancillería china responsabilizó a Japón por la escalada de tensión en la zona.

“La agudización en la disputa sobre las islas Diaoyu entre China y Japón ha sido causada enteramente por el acto ilegal japonés de comprar las islas” a una familia que decía ser propietaria del archipiélago, dijo el portavoz chino Hong Lei

“La determinación del gobierno chino de resguardar la soberanía del territorio nacional es inquebrantable”, añadió.

China ya había enviado naves de vigilancia marítima y barcos de patrulla a las aguas próximas a las islas.

El martes, una flotilla naval china pasó muy próximas de otro conjunto de pequeñas islas internacionalmente consideradas japonesas.

El domingo, en respuesta, la marina japonesa marcó su 60º aniversario con ejercicios navales de los que participaron 40 navíos al las aguas jurisdiccionales al sur de Tokyo.

Los ejercicios chinos de este viernes incluyen navíos de la agencia de patrullaje marítimo, de acuerdo con las informaciones, que sin embargo no ofrecen detalles específicos sobre las naves participantes.

“El objetivo principal de los ejercicios es fortalecer la capacidad de resguardar la soberanía territorial y los intereses marítimos”, dijo Shean Hao, un contralmirante de la marina China, de acuerdo con el sitio web de la radio estatal china.

En tanto, el secretario de la jefatura de gabinete en Japón, Osamu Fujimura, dijo a la prensa que el gobierno de Tokyo tenía pocos detalles sobre las operaciones.

“Preferimos no hacer comentarios, pero continuaremos monitoreando los movimientos chinos”, dijo.

En China, los sumamente populares microblogs saludaron calurosamente los ejercicios navales.

“Sugiero que vayan hasta las islas Diaoyu para ejercicios de muchas armas: es nuestro propio territorio”, dijo uno de los usuarios de la red Weibo, la versión china de Twitter.

Otro usuario comentó: “Estoy muy entusiasmado. Es el surgimiento del poderío militar chino”.

Durante toda la semana, versiones que circularon en la prensa indicaban que Japón y Estados Unidos consideraban la posibilidad de realizar ejercicios militares conjuntos, incluyendo una simulación de la operación de retomar unas islas remotas en poder de fuerzas extranjeras.

Estos ejercicios utilizarían una isla deshabitada en Okinawa, reportó la prensa japonesa mencionando fuentes anónimas.

———————————————————————————————

China realiza ejercicios navales en medio de disputa por islas con Japón

Buques de la Armada, de la administración pesquera y de vigilancia marítima de la potencia continental efectúan maniobras en el Mar de la China Oriental.

Fuente: El Mercurio

Un buque de guerra chino captado por aviones japoneses, en uno de los patrullajes realizados mientras sigue la tensión entre ambos países.

BEIJING.- Buques de la Armada China, junto a embarcaciones de la administración de recursos pesqueros y de la agencia de vigilancia marítima, efectúan ejercicios en el Mar de la China Oriental, mientras se mantiene la tensión entre ese país y Japón por la posesión de un diminuto archipiélago.

Las maniobras incluyen 11 barcos de la Flota del Mar de China Oriental y ocho aviones, según indicó la agencia oficial Xinhua este viernes.

Durante los ejercicios, los buques de vigilancia pesquera y marítima efectuarán recorridos de patrulla con el respaldo de las naves de guerra, “y se testearán planes de contingencia”, precisa Xinhua.

Entre las naves desplegadas en la zona se cuenta la fragata tipo 054A “Shou Zhan”, una de las más modernas de la Armada del Ejército Popular de Liberación de China, dotada con diseño antirradar y misiles antibuque y antisubmarinos, además de un helicóptero.

El navío había participado hace dos años en patrullajes contra la piratería frente a las costas de Somalia, en África junto a buques de otros países.

“Acoso” a buques

La agencia oficial china recalcó que barcos de la administración pesquera y de vigilancia marítima chinos han sido “acosados” por naves extranjeras mientras realizan sus misiones.

La denuncia se relaciona con los roces navales con Japón en torno a las islas Diaoyu/Senkaku, disputadas por ambas naciones asiáticas.

El martes pasado, aviones militares japoneses habían detectado siete barcos de guerra chinos en las cercanías del casi deshabitado archipiélago. En esa oportunidad, autoridades chinas afirmaron que los buques realizaban misiones rutinarias de entrenamiento.

Las Diaoyu/Senkaku, que tienen una superficie total de apenas 7 km2, tienen importancia estratégica y económica y están rodeadas de significativos recursos pesqueros. También son el hogar de especies endémicas amenazadas de extinción.

El diferendo sobre su posesión, que también involucra a Taiwán, ha provocado varios incidentes y enfrió notoriamente las relaciones entre Japón y China, tanto diplomáticas como económicas.

———————————————————————————————–

Seis guardacostas de Taiwán en aguas territoriales niponas (Tokio)

(AFP)  //

TOKIO — Seis barcos guardacostas taiwaneses, acompañados por decenas de barcos pesqueros, entraron este martes en las aguas territoriales japonesas frente a las islas que reivindican Taiwán y China, anunciaron los guardacostas japoneses.

“Decenas de barcos pesqueros entraron en nuestras aguas, acompañados por seis barcos guardacostas taiwaneses”, dijo a la AFP un portavoz de los guardacostas japoneses.

Algunos de los guardacostas taiwaneses llevan tropas de élite armadas.

Según un responsable de los guardacostas japoneses, citado por la agencia Jiji, los barcos pesqueros llevan banderas y pancartas, una de las cuales proclama: “Juramos defender las Diaoyutai”, el nombre taiwanés de las islas Senkaku.

“Al parecer nos están pescando”, agregó el funcionario nipón.

Estas naves forman parte de la flotilla compuesta por una cincuentena de barcos pesqueros, escoltados por naves guardacostas, que partieron de la isla de Taiwán el lunes para afirmar la soberanía taiwanesa sobre el archipiélago de las islas Senkaku.

Cuando llegaron cerca de las aguas territoriales japonesas, los guardacostas japoneses advirtieron a los barcos taiwaneses que no debían ir más allá.

Un guardacostas taiwanés respondió por radio: “Estas son aguas de la República de China (nombre oficial de Taiwán, ndlr), y estamos aquí por derecho propio”.

El límite de las territoriales está a 22 km frente a las islas.

Este grupo de islas deshabitadas, situadas a 200 km al noreste de Taiwán y a 400 km al oeste de Okinawa (sur de Japón) es la causa del fuerte aumento de tensión entre Japón, que las controla, y China y Taiwán, que las reclaman.

Además de los guardacostas japoneses y de diversas naves de Taiwán, cinco barcos chinos se hallan navegando en la zona, en el límite de las aguas territoriales niponas.

Cuatro barcos de vigilancia marítima y un buque de la administración pesquera china navegaban cerca hacia las 7H00 locales (22H00 GMT del lunes), precisaron los servicios de guardacostas japoneses.

Lunes, dos barcos chinos de vigilancia marítima navegaron durante siete horas en aguas territoriales japonesas cerca de Uotsurijima, la mayor de las cinco islas del archipiélago. Dos naves de la administración pesquera china también entraron brevemente en estas aguas.

Además de su innegable valor estratégico, estas islas podría contener hidrocarburos en sus fondos marino.

La tensión aumentó drásticamente a comienzos de septiembre, cuando el gobierno japonés compró tres de ellas con su propietario privado japonés. Pekín decidió de inmediato enviar barcos al pequeño archipiélago, mientras se lanzaba una semana de manifestaciones antijaponesas, a veces violentas, en toda China.

Estos manifestaciones reunieron decenas de miles de personas en decenas de ciudades, entre ellas Pekín, hasta mediados de septiembre, lo que obligó a los grandes grupos japoneses, en particular a los fabricantes de automóviles, a detener su producción, total o parcialmente, a principios de la semana pasada.

Las autoridades chinas finalmente pusieron término a estas protestas callejeras, pero manteniéndose en su línea en cuanto al fondo de la controversia territorial.

China decidido el domingo “postergar” una ceremonia que debía marcar el 40 aniversario de la normalización de las relaciones entre China y Japón, inicialmente prevista para el 27 de septiembre.

En un intento de reducir la tensión, Japón envió el lunes en Pekín a su viceministro de Relaciones Exteriores, Chikao Kawai.

—————————————————————————————————————————————————

Japón envía al viceministro de Exteriores a China para suavizar la tensión territorial

(EFE)  //

Tokio, 24 sep (EFE).- Japón y China mantendrán contactos esta semana para intentar frenar la escalada de tensión por las islas Senkaku/Diaoyu, foco de una disputa territorial que hoy desató nuevas protestas de Tokio por la entrada de tres patrulleras chinas en aguas del pequeño archipiélago.

El viceministro japonés de Exteriores, Chikao Kawai, viajará este lunes a Pekín para reunirse mañana con su homólogo chino, Zhang Zhijun, en un intento de relajar las tirantes relaciones bilaterales, informó a Efe una portavoz de la cancillería en Tokio.

El viaje de Kawai, que en principio será de apenas 24 horas, tendrá lugar después de que medios chinos anunciaran ayer el envío a Japón de una delegación diplomática, aunque por ahora las autoridades niponas “no tienen confirmación” de ese viaje, aseguró la portavoz.

El propio Kawai fue hoy el encargado de transmitir por teléfono una protesta al embajador chino en Japón, Cheng Yonghua, por la “intrusión territorial” de varias patrulleras chinas en aguas de las islas en disputa.

Tres barcos chinos de vigilancia entraron a primera hora de hoy en las aguas que rodean las Senkaku/Diaoyu y permanecieron allí durante varias horas antes de alejarse, según fuentes de la Guardia Costera nipona citadas por la agencia Kyodo.

Se trata de la tercera ocasión en que patrulleras chinas entran en aguas que Japón considera suyas desde el pasado 11 de septiembre, cuando el Gobierno de Tokio adquirió el territorio de tres de las conflictivas islas de manos de su propietario nipón.

Ello desató protestas diplomáticas de China y Taiwán -que también reclama el archipiélago- y reavivó el sentimiento antijaponés en China, con una ola de manifestaciones y agresiones contra establecimientos del país vecino.

En medio de la tensión, Pekín anunció ayer su decisión de aplazar hasta nueva orden la ceremonia para conmemorar el 40 aniversario de la normalización de las relaciones diplomáticas con Japón, previstos para esta semana, algo que el Gobierno nipón consideró hoy “muy decepcionante”.

Japón, por su parte, todavía “no ha cerrado” la situación de las actividades que tenía inicialmente programadas para finales de esta semana con motivo de ese aniversario, detalló a Efe la portavoz de Exteriores.

Quien sí confirmó hoy el aplazamiento de su viaje a China fue una delegación de la Asociación Económica Japón-China, que tenía previsto enviar a una veintena de empresarios en el marco de la tradicional visita que realizan cada año a Pekín desde 1975.

Así, a la capital china viajarán solo el presidente de la Federación de Empresas de Japón, Hiromasa Yonekura, y el presidente honorario de Toyota Motor, Fujio Cho, para mantener encuentros a pequeña escala con oficiales chinos el próximo jueves.

En medio de este escenario, unos 75 pesqueros partieron hoy del puerto taiwanés de Suao hacia las islas de la discordia a fin de reivindicar sus derechos de pesca y la soberanía taiwanesa.

Se espera que los pesqueros, en los que también viaja un grupo de periodistas, se encuentren mañana a unas 20 millas náuticas (37 kilómetros) al suroeste del archipiélago y allí se dividan en grupos para rodearlo en señal de protesta, aunque sin llegar a desembarcar.

Los pescadores de Taiwán, que conocen estas islas como Tiaoyutai, temen que el hecho de que Japón las haya “nacionalizado” les impida faenar en aguas cercanas, algo que han hecho durante años.

Situado en el Mar de China Oriental, el conflictivo archipiélago está integrado por cinco islas principales y tres islotes menores con una superficie total de menos de 7 kilómetros cuadrados.

Deshabitado desde la II Guerra Mundial, la única construcción en el lugar es un faro vacío en la isla de Uotsuri (Diaoyu Dao para China), la mayor de las que lo integran.

A finales de 1960 los científicos apuntaron a que sus aguas podían albergar ricos recursos en gas y petróleo, lo que reavivó el interés de las tres partes en discordia por ese territorio.

—————————————————————————————————————————————————

Islas Senkaku: ricas en recursos energéticos y resentimientos patrióticos

Las protestas antijaponesas que desde hace semanas tienen lugar por las calles de las principales ciudades chinas han sido calificadas por la prensa japonesa como las de mayor envergadura y violencia desde que ambos países normalizaron sus relaciones en 1972. Tras la imagen de miles de manifestantes chinos lanzando objetos contra la embajada japonesa en Pekín, observamos una confluencia de acontecimientos que en los últimos días no han hecho más que empeorar unas, ya de por sí, tensas y complejas relaciones bilaterales.

El conflicto se desató el pasado día 8 cuando la Guardia Costera de Japón detuvo a un capitán chino cuyo navío se había adentrado en aguas de las Islas Senkaku, un puñado de islas y peñones deshabitados situados en el Mar de China Meridional y cuya soberanía es reclamada desde hace décadas por Pekín, Tokio y Taipéi. Al cabo de tres días, el gobierno centrista del Partido Democrático de Japón, presionado por grupos ultranacionalistas que amenazaban con comprar las islas a sus legítimos propietarios para realizar actividades “patrióticas”, hacía pública la decisión de adquirir las islas y nacionalizarlas. La medida, tomada con la intención de preservar el status quo y evitar una escalada de la violencia entre ambos países, ha provocado precisamente el efecto contrario en la sociedad china. Para aderezarlo, el pasado martes se conmemoraba el 81º aniversario de la invasión del norte de China por parte de la armada imperial japonesa, un período recordado con humillación en la memoria colectiva china.

Con todo, ante unas manifestaciones que los analistas han denunciado por haber sido, cuanto menos, manipuladas por el gobierno chino y provocadas por los grupos nacionalistas japoneses, muchos se preguntan cuál es el origen y cuáles son los intereses en juego para que un puñado de rocas enturbien las relaciones de los dos actores más poderosos del este asiático.

Por lo que se refiere a la génesis del conflicto, las islas Senkaku (llamadas Diaoyu por los chinos) fueron incorporadas como terra nullius a finales del siglo XIX a la Prefectura Okinawa y desde entonces el estado japonés ha ejercido la autoridad y control sobre las islas. Tras la Segunda Guerra Mundial, las Senkaku pasaron a ser administradas directamente por los estadounidenses, quienes ostentaron la soberanía del archipiélago de Okinawa. Sin embargo, justo antes de la devolución del archipiélago a las autoridades niponas, en 1968 un órgano de las Naciones Unidas publicó un informe que ponía al descubierto la existencia de importantes reservas de gas y petróleo alrededor de los islotes. Al cabo de pocos meses, tanto China como Taiwán reclamaron la jurisdicción territorial sobre las islas amparándose en el argumento que las islas habían pertenecido al imperio chino desde el siglo XIV.

Las islas se han convertido en un catalizador de los grupos más nacionalistas en ambas orillas

Desde entonces China y Japón se encuentran enzarzados en una disputa sobre la soberanía de unas islas que ambos consideran fundamentales para sus intereses geopolíticos. Además de los argumentos históricos sobre la soberanía de los islotes, existe un litigio sobre la delimitación de la Zona Económica Exclusiva, una franja marítima de 200 millas marinas sobre la cual los Estados tienen derechos especiales de explotación y de uso de recursos marítimos, eso es, gas, petróleo y pesca.

Sin embargo, aparte del enorme potencial económico que representan las Senkaku para dos superpotencias económicas ávidas de recursos, las islas se han convertido en un catalizador de los grupos más nacionalistas en ambas orillas. Por una parte, el gobierno chino inició en 1994 una serie de campañas para legitimar el poder del Partido Comunista basadas en el vertiginoso crecimiento económico y en un nacionalismo que implica, a la postre, una política exterior china cada vez más asertiva. En medio de la lucha de poder entre las diferentes facciones en el seno del Partido Comunista para situar al candidato que debe substituir al presidente Chino Hu Jintao, el conflicto de Senkaku es interpretado como el golpe de efecto que lleve al poder a la facción dominante. Por otra parte, los grupos nacionalistas japoneses, algunos con ramificaciones en el gobierno, han lanzado una serie de campañas de reivindicación patriótica y “normalización” de Japón como actor principal del sistema que en Pequín se percibe como la voluntad de Tokio de convertirse en una potencia hegemónica. Como colofón, con unos índices de popularidad por los suelos, y ante la posibilidad de adelantar las elecciones parlamentarias en los próximos meses, el primer ministro Yoshihiko Noda está utilizando el conflicto para lograr el apoyo de sus ciudadanos y remontar en unas encuestas que no le son favorables.

Ningún elemento indica que en los próximos meses se vaya a producir un conflicto armado entre ambos países

Finalmente, el choque entre los dos países por la cuestión de las Senkaku debe ser interpretado en su dimensión regional. Las islas no solamente son un elemento central e irrenunciable de la soberanía de ambos países, sino que son especialmente relevantes para los intereses geopolíticos de los Estados Unidos en la región de Asia Pacífico. Ante la posibilidad de un conflicto entre Japón y China, la alianza de seguridad entre Tokio y Washington se antoja como fundamental para la seguridad de ambos países. Para Japón el paraguas nuclear norteamericano es la mejor seguridad para su territorio; para Estados Unidos, Japón, cuyo país alberga una de las más importantes bases militares en Asia Pacífico, continua siendo la pieza fundamental en la que se basa su estrategia de seguridad en la zona.

Sin embargo, a pesar de la contundencia de las declaraciones, la escenificación del conflicto ha seguido estos días unos patrones de comportamiento similares a los anteriores altercados por las islas. Por lo general, grupos ultranacionalistas japoneses inician actividades controvertidas en las islas Senkaku que generan ira e indignación en la sociedad china. Tras un vaivén de declaraciones entre ambos gobiernos, en Pekín y en Tokio se producen manifestaciones de diferentes intensidades pero en las que sus ciudadanos muestran su sentimiento patriótico. Finalmente, y ante el miedo que dichas protestas produzcan un efecto bola de nieve, ambos gobiernos tratan de minimizar el daño ocasionado en las relaciones chino-japonesas y apelan a sus excelentes relaciones comerciales, poniendo fin momentáneamente al litigio. En efecto, ningún elemento indica que en los próximos meses se vaya a producir un conflicto armado entre ambos países. Después de todo, la enorme interdependencia y complementariedad entre dos economías que se necesitan una de la otra para preservar su prosperidad es la mejor garantía para que Japón y China estén obligadas a entenderse.

—————————————————————————————————————————————————

La UE insta a China y a Japón a buscar una solución pacífica a su conflicto

(INT) CONFLICTO | > AREA: Política
25-09-2012  EFE

La UE ha instado hoy a los Gobiernos chino y nipón a tomar medidas para “calmar” las tensiones diplomáticas creadas en torno a su conflicto territorial por la soberanía de las islas Diaoyu/Senkaku y a buscar una solución “pacífica y cooperativa” acorde a la ley internacional.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, que participa en los debates de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, ha expresado en nombre de la UE en un comunicado difundido en Bruselas su preocupación por las tensiones diplomáticas por las islas entre Tokio y Pekín.

“La UE está siguiendo con preocupación los acontecimientos en áreas marítimas del Este de Asia. La UE insta a todas las partes afectadas a buscar una solución pacífica y cooperativa acorde a la ley internacional, en particular a la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, y a clarificar la base de sus reivindicaciones”, ha indicado Ashton.

Asimismo, “la UE urge a todas las partes a dar pasos para calmar la situación” en una región en la que los Veintisiete tienen “intereses importantes”, ha agregado.

Las fuertes tensiones diplomáticas entre China y el vecino Japón se han desatado a raíz de que Tokio adquiriera a un empresario privado tres islas del archipiélago Diaoyu/Senkaku, controlado de facto por la administración nipona pero que Pekín reclama desde hace décadas.

Las islas están a unos 250 kilómetros de la costa de China continental y a 200 al oeste del archipiélago japonés de Okinawa, y se sospecha que junto a sus aguas hay ricos yacimientos de petróleo y gas.

El desencuentro entre ambos países ha llevado a Pekín a posponer la celebración por el 40 aniversario de la normalización de las relaciones diplomáticas con Tokio, prevista para el próximo sábado.

—————————————————————————————————————————————————

Compañías japonesas suspenden sus operaciones en China por las protestas

(AFP) //

PEKÍN — Empresas japonesas como Panosonic suspendieron las operaciones en sus fábricas en China como consecuencia de las masivas manifestaciones antiniponas de los últimos días debido a la disputa por unas islas del mar de China Oriental, informaron este lunes las compañías y la prensa.

Panasonic dijo que cesaba su actividad en la fábrica de Qingdao, en el noreste de China, “de momento” después de un incendio.

El gigante de la electrónica también habría suspendido temporalmente otras dos fábricas pero la compañía no pudo confirmar en un primer momento. La empresa de máquinas de fotos y de impresoras Canon suspendió tres de sus cuatro principales fábricas el lunes y el martes para garantizar la seguridad de sus empleados, indicó un portavoz a Dow Jones Newswires.

En los últimos día tuvieron lugar en China grandes manifestaciones antijaponesas, algunas de ellas violentas, por la disputada territorial de un pequeño archipiélago que China llama Diaiyu y Japón Senkaku. Ambos países las reivindican pero están controladas por Tokio.

La disputa se intensificó la semana pasada cuando el gobierno japonés anunció la compra de las tres islas, y su consecuente nacionalización, y China respondió enviando navíos de guerra para patrullar la zona. Muchas empresas niponas invierten en el país vecino y el comercio bilateral alcanzó los 342.900 millones de dólares el año pasado, según cifras chinas.

China es el mayor socio comercial de Japón y el cese de actividades en las fábricas coincide con la advertencia realizada por la prensa oficial del Partido Comunista chino en el poder de que Japón podría sufrir durante dos décadas si Pekín decidiera imponer sanciones a raíz de la disputa territorial.

————————————————————————————————————————————————–

La muerte sorpresiva del embajador japonés

Se especula que el estrés del conflicto está detrás del fallecimiento de Shinichi Nishimiya en Tokio, tras ser hallado inconsciente en las calles de la capital japonesa

//

Shinichi Nishimiya. / AFP

//

// La sorpresiva muerte del nuevo embajador de Japón en China, que debía asumir el cargo en octubre, ha desatado la especulación en su país, donde algunos la han ligado a la reciente escalada de tensión entre Pekín y Tokio, provocada por las disputas territoriales por un grupo de islas en el mar de China oriental.

Shinichi Nishimiya, de 60 años, falleció el domingo en un hospital de Tokio, tres días después de ser ingresado tras haber sido hallado inconsciente en las calles de la capital japonesa, según confirmó el ministerio de Asuntos Exteriores. El Gobierno japonés se ha apresurado a atajar cualquier especulación y ha asegurado que el fallecimiento del diplomático no tiene nada que ver con ningún accidente ni con ninguna manifestación antijaponesa en China y que los médicos están investigando las causas de la muerte.

Nishiyima, que fue designado oficialmente el martes de la semana pasada, fue trasladado el jueves a un hospital después de sentirse enfermo en una calle cerca de su casa, en el distrito de Shibuya.

El diplomático debía sustituir a Uichiro Niwa cuando las relaciones entre los dos países atraviesan uno de los momentos más complicados de las últimas décadas. Algunos medios japonenses achacaron el síncope del embajador a la tensión que acarrea la responsabilidad de gestionar los lazos con China en un momento como el actual.

Cientos de manifestantes se congregaron el domingo ante la embajada de Japón en Pekín, arrojaron botellas y cantaron eslóganes antijaponeses. El día anterior, los alborotadores intentaron entrar en el edificio. Las protestas han tenido lugar en decenas de ciudades chinas.

Niwa provocó las críticas en algunos círculos en su país cuando advirtió que los planes del gobernador de Tokio de comprar las islas en disputa, que están controladas por Japón, podrían provocar una crisis con China y poner en peligro las relaciones económicas mutuas. Finalmente, fue el Gobierno japonés quien la semana pasada adquirió tres de las islas, nacionalizándolas de hecho, ante el enojo de Pekín.

————————————————————————————————————————————————–

Japón colaborará con EEUU para evitar el deterioro de su relación con China

(EFE)//

Tokio, 17 sep (EFE).- Estados Unidos y Japón acordaron hoy colaborar para prevenir un mayor deterioro de las tensas relaciones diplomáticas de Tokio y Pekín, recrudecidas por la disputa territorial que mantienen, informó hoy la agencia Kyodo.

Ahora, lo más importante es evitar “malentendidos y conclusiones equivocadas” entre ambas potencias, aseguró el canciller nipón, Koichiro Gemba, tras reunirse con el secretario estadounidense de Defensa, Leon Panetta, de visita oficial a Tokio.

Por su parte, Panetta indicó que en el conflicto que mantienen ambos países EEUU no tomará partido por ninguna de las dos partes y espera que se resuelva de manera pacífica ya que “es extremadamente importante que ambas partes usen los medios diplomáticos para una resolución constructiva”.

La colaboración entre EEUU y Japón irá encaminada a prevenir que las tensiones dañen seriamente la relación entre chinos y japoneses, primeras potencias económicas de Asia.

Además, tras su encuentro con Panetta, Gemba manifestó que tras los últimos acontecimientos, es el momento de potenciar la comunicación con China y no de incrementar la tensión.

La reunión se produce después de que el fin de semana miles de personas se manifestaran en decenas de ciudades chinas con proclamas antijaponesas por la disputa que mantienen sobre la soberanía del pequeño archipiélago de las islas Senkaku, conocidas como Diaoyu en China.

Las protestas se tornaron violentas en algunas ciudades como Pekín, donde la policía tuvo que acordonar la embajada nipona, mientras que también se registraron ataques contra modelos de coches japoneses, se asaltaron algunos negocios y prendieron fuego a banderas, informaron medios locales.

La escalada de protestas se produjo después de que el viernes entraran varias patrulleras chinas en aguas de las islas, administradas por Japón y cuya soberanía reclama Pekín.

Por su parte, el martes, Japón anunció la compra, por unos 20,5 millones de euros, a su propietario privado de tres islas del deshabitado archipiélago, que cuenta con una superficie de unos 7 kilómetros cuadrados, situados a 150 kilómetros al noreste de Taiwán y a 200 al oeste de la isla nipona de Okinawa (sur).

Al margen de la tensión entre China y Japón, Panetta se reunió también con su homólogo japonés, Satoshi Morimoto, para tratar diversos asuntos bilaterales como el polémico despliegue por parte de EEUU de aviones militares Osprey en las bases militares estadounidenses en provincia de Okinawa, informó Kyodo.

A pesar de que en su reunión celebrada en Washington a primeros de agosto EEUU garantizó que son seguros y que no realizarán vuelos hasta que el Gobierno nipón despeje las dudas sobre su seguridad, Japón sigue preocupado después de que aviones de este tipo hayan estado implicados en recientes accidentes en Marruecos y Florida.

Tras su visita a Japón, Panetta proseguirá su viaje a China, donde se reunirá con su homólogo, Liang Guanglie, y donde podría tratar de suavizar las tensiones entre Pekín y Tokio al margen de profundizar en diversos acuerdos militares.

—————————————————————————————————————————————————

Recrudecen protestas contra Japón en China por archipiélago en disputa

En algunas ciudades chinas han existido ataques contra empresas y autos nipones.

por María Belén Miranda
//

Las tensiones bilaterales entre China y Japón a causa del disputado archipiélago de Senkaku (para los nipones) o Diaoyu (para los chinos), ubicado entre los dos países, se encuentran en su momento más álgido. Ayer, por segundo día consecutivo, cientos de chinos se congregaron afuera de la embajada japonesa en Beijing para protestar en contra de las acciones del gobierno nipón, que anunció el martes que había comprado los derechos de propiedad de tres islas del territorio a su dueño privado. Además, ayer hubo manifestaciones en ciudades como Shenzhen, Shanghai y Guangzhou.

Desde el viernes, día en que China envió seis barcos de vigilancia a las aguas que rodean el territorio en protesta por el anuncio nipón, ciudadanos chinos han realizado manifestaciones contra Japón en más de 50 ciudades chinas. Así, El primer ministro japonés, Yoshihido Noda, pidió ayer a Beijing, “garantizar la seguridad de sus ciudadanos e intereses económicos” en el país.

De acuerdo con el diario estadounidense The New York Times, Japón afirma que la medida de comprar las islas fue un movimiento “para evitar que los nacionalistas utilizaran” el territorio. Sin embargo, Beijing vio la maniobra como “un paso para solidificar el control japonés” sobre el archipiélago.

En la ciudad de Qingdao, ubicada en la provincia de Shandong, 10 fábricas japonesas -la sede de Panasonic y un concesionario de Toyota, entre otros- fueron víctimas de vandalismo e incendios, según reportó el diario japonés Yomiuri Shimbun. La embajada nipona en Beijing fue uno de los focos principales de los manifestantes, quienes arrojaron botellas de plástico y huevos al edificio. Además, los restaurantes y negocios japoneses aledaños a la sede diplomática fueron cerrados. Según consigna la agencia Efe, todos ellos tenían “banderas chinas y carteles” que defendían la soberanía china sobre las islas. Por su parte, en Japón se registraron el sábado algunas protestas antichinas, aunque con menor intensidad.

En momentos en los que China atraviesa por un “cambio generacional en el poder”, donde el vicepresidente del país, Xi Jinping asumirá como el sucesor del Presidente, Hu Jintao, en los próximos meses, algunos analistas citados por el diario estadounidense The New York Times ven “una relación” entre las protestas y las “tensiones que rodearon” la “desaparición” de la escena pública durante dos semanas de Xi Jinping, quien reapareció el sábado en una universidad.

Según ese diario, los analistas ven que la respuesta de China de enviar barcos a la zona fue para elevar la tensión. Una razón de ello, señala ese medio, podría ser el deseo de prevenir que Xi tome el completo control del país a fin de año. Una fuente vinculada al liderazgo chino citada por The New York Times señala que el actual líder del país, Hu Jintao, está preocupado por el hecho de que su base política se debilite con el liderazgo de Xi y que ello lo habría llevado a tratar de mantener el control de los militares, tal como lo hizo Jiang Zemin, quien dejó el poder en 2002, pero mantuvo el control sobre las FF.AA. por dos años más.

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, llegó ayer a Tokio y advirtió que un malentendido en la disputa China-Japón “podría provocar un conflicto”.

—————————————————————————————————————————————————

China reclamará ante las Naciones Unidas su soberanía sobre las islas Diaoyu

Japón también anunció que llevaría la disputa a la Asamblea General de la ONU, luego de la tensión siplomática entre ambos países.

por EFE – 17/09/2012 –

China presentará ante la ONU una “propuesta parcial” para reclamar su soberanía sobre el archipiélago Diaoyu (llamado Senkaku por Japón), foco de un conflicto diplomático después de que el Ejecutivo nipón comprara tres de sus islotes, informó el lunes el diario “China Daily”.

Según indicó el periódico oficial, Beijin llevará el caso al máximo organismo internacional -pese a que habitualmente prefiere resolver con negociación bilateral sus conflictos territoriales- en respuesta a medidas similares por parte de Japón, que también anunció que llevaría la disputa a la Asamblea General de la ONU.

La medida se anuncia tras un fin de semana de graves protestas antijaponesas en varias ciudades chinas, que incluyó ataques contra la Embajada nipona en Beijin, fábricas y establecimientos con inversión del país vecino.

En una de las protestas, en la ciudad de Shenzhen (vecina a Hong Kong) la Policía golpeó a un fotógrafo, Felix Wong, del diario hongkonés “South China Morning Post”, informó este lunes el propio periódico.

Debido a la violencia registrada en algunas de las protestas, la prensa estatal china se mostró unánime en pedir mayor prudencia a la población a la hora de manifestarse.

Bajo el titular “la prudencia es necesaria para la expresión del patriotismo”, la agencia oficial Xinhua divulgó una información en la que insta a la población a “ser racionales y obedecer las leyes del país” al defender la soberanía de las islas y expresar su “normal” rechazo a las acciones del Gobierno japonés.

El oficialista diario “Global Times” se mostró aún más contundente frente a los ataques de los manifestantes en su editorial de hoy: “La violencia no es nunca una solución apropiada”.

“Beijin está pidiendo a la gente que exprese sus quejas de una manera legal y razonable”, destacó el “China Daily”.

Situadas a 150 kilómetros al noreste de Taiwán y a 200 al oeste del archipiélago japonés de Okinawa, las islas Diaoyu/Senkaku, cuyas aguas podrían contar con grandes recursos marinos y energéticos, han sido motivo de disputa entre China, Japón y la isla taiwanesa durante décadas.

El conflicto se ha reabierto en las pasadas semanas, por la compra a principios de este mes de tres de sus islas por parte del Gobierno nipón (a empresarios japoneses privados).

Durante las negociaciones previas a la compra, en agosto, un grupo de activistas chinos desembarcó en las islas con banderas de su país, posteriormente fueron detenidos y deportados por las autoridades japonesas, y días más tarde nacionalistas nipones también llevaron a cabo su particular “desembarco”.

El Gobierno de China asegura que Japón -administrador de facto de las Diaoyu/Senkaku- se apropió ilegalmente de las islas durante la guerra chino-japonesa de 1894-95, y que “su argumento de que son parte de su territorio es totalmente insostenible”.

Los islotes están deshabitados y suman un territorio de apenas 7 kilómetros cuadrados, pero los ricos recursos pesqueros de sus aguas adyacentes y la posibilidad de que haya yacimientos de crudo y gas natural en ellas las convierte en una de las zonas más conflictivas de Asia Oriental.

—————————————————————————————————————————————————

Japón compra el terreno de las islas disputadas y eleva de nuevo la tensión con China

(EFE)//

Tokio/Pekín, 11 sep (EFE).- Japón compró hoy el terreno de tres islas del archipiélago que se disputa con China, a lo que Pekín respondió con el envío de dos patrulleras en un nuevo peldaño de la reciente escalada de tensión diplomática entre ambos países.

El Gobierno japonés firmó hoy en Tokio el contrato de adquisición del terreno de manos de su propietario nipón, un antiguo terrateniente de 70 años de la provincia meridional de Okinawa, que percibirá a cambio unos 2.050 millones de yenes (unos 20,5 millones de euros).

Ello motivó la respuesta casi inmediata de Pekín, que daba a conocer que dos patrulleras del Servicio de Guardacostas se encontraban ya en las aguas cercanas a las islas para “afirmar la soberanía” china.

El Servicio de Guardacostas chino “ha establecido un plan de acción para garantizar la soberanía” y tomará medidas de acuerdo con el desarrollo de la situación, indicó la agencia de noticias oficial china, Xinhua.

La iniciativa japonesa motivó hoy manifestaciones en varias ciudades chinas, donde se desarrollaron protestas frente a sedes diplomáticas niponas.

Poco antes de hacer pública la compra, la Cancillería nipona había anunciado el viaje hoy de su director general para Asia Pacífico a China a fin de “intercambiar opiniones” en relación al cambio de titularidad de las tres islas deshabitadas.

El enviado, Shinsuke Sugiyama, ya se encuentra en Pekín manteniendo reuniones con altos funcionarios del Gobierno, según confirmó hoy en una rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hong Lei, aunque no especificó con quiénes.

Como en días pasados, Hong se limitó a remarcar que las Diaoyu son “parte inherente” del territorio chino y urgió a Japón a que “dé un paso atrás” y vuelva a la mesa de negociaciones, petición que aseguró será transmitida formalmente a Sugiyama.

Aunque el Gobierno chino ha pronunciado en varias ocasiones que tomará las “medidas necesarias” para defender la soberanía del archipiélago, Hong eludió responder si eso incluiría la posibilidad de emprender una ofensiva militar, tal y como contempla hoy el “PLA Daily” (el diario del Ejército de Liberación Popular chino).

En referencia a las peticiones de algunos ciudadanos de tomar las Diaoyu, ese periódico advirtió a Japón de que “no debe jugar con fuego”.

Pero otros medios chinos recordaron que este año se cumple el 40 aniversario de la normalización de las relaciones entre China y Japón, por lo que a ninguna de las partes le interesaría dinamitar la cordial relación que han mantenido hasta ahora.

En tono igualmente conciliador, el ministro japonés de Asuntos Exteriores, Koichiro Gemba, aseguró tras la compra que “este último desarrollo no debería alterar el progreso estable de los lazos bilaterales entre Japón y China. Nos encargaremos de que la comunicación sea buena”.

El Gobierno de Noda había anunciado en julio su intención de comprar las islas con el argumento de potenciar la seguridad de la navegación en torno a sus aguas y de administrarlas de manera más “estable y tranquila”.

Lo hizo, eso sí, después de que el polémico gobernador de Tokio, Shintaro Ishihara, un halcón conocido por sus controvertidas declaraciones sobre Pekín y la comunidad china residente en Japón, anunciara tres meses antes su propio plan para comprar estas islas.

El archipiélago de la disputa lo conforman las tres islas adquiridas por Japón, junto con otras dos también deshabitadas y tres peñones, un territorio de unos siete kilómetros cuadrados conocido como Senkaku por Japón, Diaoyu por China y Tiaoyutai por Taiwán, que también lo reclama como suyo.

Aunque Japón dice que tomó el control del archipiélago en la década de 1890, el régimen comunista alega que China descubrió y bautizó por primera vez las islas, por lo que son parte de su territorio desde la antigüedad.

La disputa territorial sobre estos islotes, administrados formalmente por la provincia de Okinawa y que se cree cuentan con importantes recursos naturales, se ha recrudecido aún más desde agosto, cuando activistas chinos y nipones realizaron desembarcos no autorizados en el archipiélago.

Hasta ahora, las tres islas cuyo terreno ha comprado el Gobierno nipón eran arrendadas a su dueño con fondos públicos.

—————————————————————————————————————————————————–

China envía dos patrulleras cerca de las islas en disputa con Japón

Por Sebastien Blanc (AFP) //

PEKÍN — China envió dos patrulleras para navegar cerca de unos islotes en disputa con Japón que se han convertido en fuente de tensión en el mar de China Oriental, informaron este martes fuentes oficiales en Pekín.

Las dos embarcaciones navegaban cerca de las islas Diaoyu -llamadas Senkaku por los japoneses- y “actuarán en función del desarrollo de la situación”, señaló la agencia Nueva China (Xinhua). El Gobierno japonés anunció el lunes que había comprado algunas de esas islas a una familia japonesa a las que consideraba propietarias del lugar.

La respuesta de Pekín no se hizo esperar. El primer ministro chino, Wen Jiabao, advirtió de que su país no cedería “nunca un centímetro cuadrado” de esas islas. Se trata de tierras deshabitadas, pero situadas en una zona con ricas reservas pesqueras y posibles recursos minerales y de hidrocarburos en sus fondos marinos.

Las Diaoyu/Senkaku se hallan cerca de Taiwán (China nacionalista, considerada por China como una provincia rebelde), cuyas autoridades también expresaron su “enérgica protesta” por la compra del miniarchipiélago por parte del Estado japonés.

“El acto unilateral e ilegal de Japón no podrá cuestionar el hecho de que las islas Diaoyu pertenecen a la República de China (nombre oficial de Taiwán)”, declaró el ministro taiwanés de Relaciones Exteriores, Timothy Yang. Este grupo de islas fue el centro de una controversia en 2010 entre China y Japón, tras la colisión en sus aguas de un pesquero chino y de dos embarcaciones de los guardacostas japoneses.

El actual repunte de la tensión y de la fiebre nacionalista se produce en el marco de importantes delicados políticos en los dos países: Japón prepara elecciones legislativas anticipadas y el Partido Comunista Chino (en el poder) renovará su cúpula dirigente en su congreso de octubre. Varias ciudades chinas fueron el martes teatro de manifestaciones antiniponas, raramente espontáneas en este país. Los expertos declaran sin embargo que la situación derive en una escalada de tensión.

“A pesar de todo su nacionalismo, los chinos no están listos para una confrontación”, opinó Jonathan Holslag, especialista en temas chinos del Brussels Institute of Contemporary China Studies (BICCS). “La compra de las islas Diaoyu/Senkaku por el Gobierno japonés alivia a la mayoría de los dirigentes chinos. El envío de las patrulleras era casi inevitable, pero ahora al menos ya no existe el riesgo de que algún líder nacionalista japonés ocupe las islas”, agregó.

Los barcos enviados por China no pertenecen a la marina de guerra, sino a la Administración Oceánica Estatal (SOA), dependiente del Ministerio del Territorio y Recursos Naturales. El mar de China meridional también es teatro de litigios territoriales entre China, Vietnam, Brunei, Malasia, Filipinas y Taiwán.

————————————————————————————————————————————————–

Pueblo y gobierno chinos están unidos sobre Islas Diaoyu

Molesta por la llamada “compra” de Japón de algunas de las Islas Diaoyu, un territorio chino, la gente de varios sectores de la sociedad de China ha expresado su apoyo al gobierno chino en la introducción de contramedidas.

 

Lety Du

2012-09-12 /  agencia de xinhua

Molesta por la llamada “compra” de Japón de algunas de las Islas Diaoyu, un territorio chino, la gente de varios sectores de la sociedad de China ha expresado su apoyo al gobierno chino en la introducción de contramedidas.A pesar de las advertencias y de la oposición enérgicas expresadas por los máximos líderes chinos, el gobierno japonés firmó hoy un contrato con la familia Kurihara, que según Japón es la “propietaria privada” de las Islas Diaoyu.”Nuestra tolerancia no debe ser enfrentada con crueldad. Y debemos exigir enérgicamente las islas Diaoyu y no debemos permitir que ningún país ocupe por la fuerza nuestro territorio”, dijo un cibernauta de nombre “Dingxinran” en una publicación en línea.Algunas personas también publicaron un mapa japonés trazado por el ejército japonés en 1876 para demostrar que las Islas Diaoyu no pertenecen a Japón.”Como miembro de la nación china, apoyo firme e incondicionalmente la postura del gobierno chino y las contramedidas que tengan por objetivo salvaguardar la dignidad y la soberanía nacionales”, mencionó otro cibernauta.

El ministro chino de Relaciones Exteriores Yang Jiechi dijo el lunes que China exige a Japón que revoque de inmediato su decisión equivocada de “comprar” las islas Diaoyu y suspenda todas las acciones que debiliten la soberanía territorial de China.

De otra forma, la parte japonesa debe asumir todas las consecuencias, afirmó Yang.

La autoridad oceánica de China mejoró recientemente su supervisión de sus territorios marítimos más alejados, incluidas las Islas Diaoyu.

Gao Hong, experto en estudios de Japón en la Academia de Ciencias Sociales de China, dijo a Xinhua en una entrevista hoy que China puede usar todos los medios necesarios para vigilar las islas regularmente, realizar patrullajes y ofrecer protección a los pescadores.

————————————————————————————————————————————————-

Diario del Pueblo: ¿Cómo puede Japón “comprar” las Islas Diaoyu propiedad de China?

 12/09/2012

BEIJING, 11 sep (Xinhua) — El Diario del Pueblo, el órgano de difusión del Partido Comunista de China (PCCh), publicó hoy un comentario en el que protesta por la llamada “compra” por parte del gobierno de Japón de las Islas Diaoyu en el Mar Oriental de China.
La decisión oficial del gobierno japonés de “comprar” las Islas Diaoyu y sus islotes afiliados es una seria violación de la soberanía territorial de China y ha provocado fuertes protestas dell gobierno y del pueblo chinos, dice el artículo firmado por Guo Jiping.
El artículo presenta una larga lista de hechos históricos para probar que las Islas Diaoyu fueron encontradas, nominadas y utilizadas primero por los chinos, y que el gobierno de China ha administrado las islas durante un largo tiempo.
El artículo hace referencia a un mapa de defensa militar publicado en 1561 que incluye a las islas en su frontera, así como una crónica histórica del gobierno publicada en 1871 que identifica a las islas bajo la administración de Taiwan.
El artículo explica a través de una serie de eventos históricos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, que Japón ocupó ilegalmente las islas después de la Guerra China-Japón en 1895, pero que el gobierno de China reanudó su soberanía con base en la Declaración de El Cairo de 1943 y en la Proclamación Potsdam de 1945.
El artículo incluye recuentos detallados de cómo Estados Unidos y Japón decidieron ilegalmente el estatus de las islas en la década de los 50 del siglo XX sin la participación de China, propietaria de las islas.
El gobierno de China ha discutido el asunto de forma persiste y firme y ha protestado por las violaciones de Japón desde la década de los 70 del siglo XX, señala el artículo.
En meses recientes, el gobierno japonés ha realizado varias acciones relacionadas con el asunto de las Islas Diaoyu. Luego de sus intentos de poner nombre a varios islotes cercanos a las Islas Diaoyu, no solamente conspiró con el plan para “comprar” las islas por iniciativa de varios derechistas japoneses sino que también actuó para “comprar” las islas en nombre de una “nacionalización”, agrega el artículo.
El propósito verdadero de la “nacionalización” es consolidar el supuesto control de Japón sobre las islas y preparar el camino para la ocupación final, sostiene el artículo.
“No importa cómo explique y justifique el gobierno japonés el asunto, el hecho de que comerció algo propiedad de otros no será aceptado”, indica el artículo. “Cualquiera con sentido común lo hallará ridículo, ilegal y condenado al fracaso”.
Detrás de los intentos inapropiados del gobierno japonés, hay algunas personas que se han negado a reflexionar y a ver directamente los crímenes cometidos por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, añade.
Eso desafía el orden después de la Segunda Guerra Mundial en la región de Asia Pacífico establecido por tratados internacionales, como la Declaración de El Cairo y la Proclamación de Postdam, dice.
El artículo agrega que la acción del gobierno japonés niega la victoria de los esfuerzos internacionales contra el fascismo.
A partir de la forma en que el gobierno japonés ha enfrentado las disputas territoriales con los países vecinos, incluida China, Japón no ha mostrado ningún arrepentimiento sincero por las invasiones pasadas ni por el régimen colonial, lo que demuestra, por el contrario, un motivo claro de recuperar su “pérdida y prestigio” resultado de su derrota en la Segunda Guerra Mundial, provocando problemas con sus vecinos, agrega el artículo.
Este año se celebra el 40 aniversario de las relaciones diplomáticas bilaterales China-Japón. Hace cuatro décadas, los líderes de los dos países, con sabiduría y visión, superaron las grandes dificultades para reanudar las relaciones diplomáticas.
“En la actualidad, algunos políticos japoneses trabajan para sacudir las bases de las relaciones chino-japonesas, lo que contraviene la tendencia de la época y provoca indignación”.
Las relaciones chino-japonesas actuales se han logrado con dificultades y los lazos bilaterales sanos y estables son vitales para ambas naciones, explica.
“Queremos urgir al gobierno japonés a que analice la situación y detenga de inmediato todas las violaciones en las Islas Diaoyu”, dice el artículo. “La determinación del gobierno y del pueblo chinos de salvaguardar la soberanía es inquebrantable. Estamos decididos y somos capaces de proteger nuestra soberanía territorial. Cualquier intento de la parte japonesa respecto a las Islas Diaoyu fracasará”, concluye el artículo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: