Tras debate: China censura campaña en su contra en Estados Unidos


 
– Censura China campaña en su contra en Estados Unidos
 
– Chinos, los más atentos a la transición en EU
 
– China más allá de la retórica electoral de Estados Unidos

 ——————————————————————————————————————————————————————

Censura China campaña en su contra en Estados Unidos

Fuente: Prensa Latina

Beijing, 23 oct (PL) China advirtió hoy al presidente estadounidense, Barack Obama, y a su rival republicano, Mitt Romney, que la retórica contra este país asiático empleada por ambos en la presente campaña electoral es una manera arriesgada e inútil de conseguir votos.

“Quiera o no, el próximo presidente de Estados Unidos, demócrata o republicano, tendrá que bajar el tono de la dura retórica anti china empleada en la campaña electoral”, según un largo artículo publicado en el oficial Diario del Pueblo.

Además, cualquiera de los dos candidatos a la presidencia que llegue a triunfar en las elecciones del mes próximo “tendrá que lidiar con la esclerótica ineptitud de Estados Unidos hacia el inevitable crecimiento de China”, añade.

El artículo condena la manipulación en la presente campaña electoral estadounidense de un “mal fundado antagonismo hacia China en las aspiraciones de lograr ventajas políticas”.

“Si Washington continua viendo el crecimiento de China como una amenaza más que una oportunidad, es posible que las diferencias entre ambos caigan en una espiral sin control que no deje ilesa a ninguna de las dos partes en un rompimiento de sus relaciones”, subraya.

Hasta el momento, esta ha sido la respuesta pública más agria de las autoridades de Beijing a los juramentos hechos por Obama y Romney en su último debate público el pasado lunes de que obligarían a China a cumplir las leyes al perfilar las relaciones bilaterales.

Esas declaraciones de ambos candidatos a la presidencia de Estados Unidos están referidas a las disputas comerciales entre Washington y Beijing, las cuales han subido de tono en los últimos meses.

El artículo publicado en el Diario del Pueblo afirma que China siempre ha actuado de conformidad con las regulaciones de las instituciones internacionales, incluidas la Organización Mundial de Comercio, “pero que no está obligada a acatar las regulaciones diseñadas por un determinado país”.

“El hecho de los crecientes casos de disputas comerciales entre los dos países parece demostrar que Estados Unidos no está preparado a tratar con China como iguales”, agrega.

El artículo destaca que si bien Estados Unidos desea aprovecha la expansión económica de China para su beneficio, al mismo tiempo teme que el crecimiento de este país asiático pueda restringir sus tradicionales esferas de influencia, en especial en la región de Asia-Pacífico.

Las autoridades en Beijing se han mostrado preocupadas por el gradual crecimiento de la presencia militar de Estados Unidos en esta zona del mundo con particular apoyo en Japón, con el cual China mantiene una grave disputa por la soberanía de las islas Diaoyu.

———————————————————————————————————————————————————————-

Chinos, los más atentos a la transición en EU

Fuente: El Economista, Mèxico

Para los chinos, el ejercicio entre los candidatos de EU es una práctica que quisieran ver en su país. Foto: AP

Berlín. Los candidatos a la Presidencia de Estados Unidos hablaron de su país como la última superpotencia del mundo en su último debate, pero ayer, la reacción en el Medio Oriente sugiere un papel diferente para Estados Unidos: algo así como una idea de último momento.

El presidente Obama y su rival republicano Mitt Romney discutieron sobre el programa nuclear de Irán, su apoyo a Israel y la relación estadounidense con Egipto y Libia. Pero muchos ciudadanos de esos países se mantuvieron mucho más enfocados en los temas que todavía enfrentan, independientemente de quién ocupe la Casa Blanca en enero.

En Egipto, el martes la atención giraba en torno a una decisión judicial sobre el destino de su legislatura, que se disolvió en el verano. Líderes libios continuaron la disputa sobre los fundamentos de su gobierno. En Irán e Israel, se habló poco de un debate que apenas tocó los esfuerzos de paz entre israelíes y palestinos y las diferencias entre Obama y Romney para impedir que Irán obtenga armas nucleares.

“Muchos árabes han perdido la esperanza de que Estados Unidos haga un cambio fundamental en su política exterior en la región. EU es visto menos importante que la fortuna de la región”, sostuvo Shadi Hamid, director de investigación del Centro Brookings Doha.

Pero hubo una discusión hacia el final del debate acerca de la relación de Estados Unidos con China. Obama llamó a China “un adversario lo mismo que un socio potencial”. Romney prometió que “desde el primer día, voy a etiquetar a China como un manipulador de divisas”.

La mayoría de los usuarios de Internet chinos parecían despreocupados sobre la dura charla de los candidatos presidenciales.

En su lugar, ellos vieron el proceso del debate con admiración, como una especie de teatro democrático.

Comentaron principalmente acerca de la inteligencia de los candidatos, sus habilidades en la presentación de sus argumentos y quién hizo la mayoría de los chistes.

Muchos chinos expresaron que querían que un espectáculo similar ocurriera algún día en la China autoritaria.

——————————————————————————————————-

China más allá de la retórica electoral de Estados Unidos

Fuente: spanish.china.org.cn

El próximo presidente de Estados Unidos continuará buscando la ayuda de China, independientemente de cualquier fuerte retórica del discurso de campaña, mientras la economía estadounidense continúe de capa caída, afirmaron analistas.

Barack Obama y su contrincante Mitt Romney, lo pusieron de manifiesto en las similares políticas hacia China que plantearon en el último debate presidencial, celebrado en la noche del pasado lunes en la Florida.

El aspirante republicano, comúnmente definido como partidario de la mano dura hacia el país asiático, suavizó considerablemente su tono al afirmar que “China no tiene que ser un adversario”.

Aunque repitió su mantra de campaña de que “desde el primer denunciaría la manipulación de divisas que aplica China, Romney enfatizó también en que China “tiene intereses muy parecidos a los nuestros”, quiere “la economía para trabajar y que el mundo sea libre y abierto”.

“Podemos ser socios de China, no tenemos por qué ser adversarios. Podemos trabajar juntos, podemos colaborar, si ellos están dispuestos a ser responsables”, señaló.

Li Haidong, profesor del Instituto de Relaciones Internacionales de China de la Universidad de Asuntos Extranjeros, comentó que el tono de Romney hacia Beijing, el mayor acreedor de Estados Unidos, se ha suavizado.

Obama definió a China al mismo tiempo como un “adversario” y un “socio potencial”, explicando cómo él crearía un grupo especial de trabajo para hacer cumplir las regulaciones comerciales y recordó algunos de los éxitos de su administración en disputas comerciales con Beijing.

Cualquiera que sea la intención, hablar en duros términos sobre China ha sido una norma de los políticos de ambos partidos.

El debate sobre China se centró principalmente en los lazos económicos. Ambos candidatos usaron la cuestión china para hacer frente a los problemas internos de Estados Unidos, sin mencionar los derechos humanos.

Ruan Zongze, vicepresidente del Instituto de Estudios Internacionales de China, señaló que la economía es el tema principal de esta elección. Obama y Romney conocen bien la importancia de China para la recuperación de cualquier economía, pero tienden a etiquetar al país asiático como el chivo expiatorio de sus problemas a largo plazo, dijo Li y rechazó la afirmación del republicano de que China podría perder todo su potencial comercial en una guerra, sino que ambos países podrían verse afectados.

Kenneth Lieberthal, especialista en cuestiones chinas del Brookings Institution, afirmó que fue poco sorprendente escuchar a Romney sonando como Obama durante el debate. “Durante todo el debate, Romney intentó trasmitir que él es en realidad un moderado en política internacional y que estaba tratando ser presidente”.

Es una “declaración muy positiva” que el republicano diga que China podría ser un socio y no mencionara la creciente presencia militar de Estados Unidos en Asia, como hizo antes.

En lo fundamental, ambos comparten la misma visión de que Estados Unidos puede tener una relación productiva y económicamente favorable con China, pero Washington necesita poner su casa en orden antes de tratar con otros países, expresó Lieberthal.

Los dos candidatos quieren tener buenas relaciones con China, apuntó Niu Xinchun, vicepresidente del Instituto de Estudios Americanos del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China.

El debate fue analizado también en Sina Weibo, la mayor red social de China, donde Zhou Anli, editora de la edición digital de la revista de negocios BNET China, sostuvo que no es necesario prestar mucha atención a las palabras de los dos candidatos, y que lo importante es cómo muchas promesas se podrán cumplir después de la elección.

Una encuesta de la CNN reveló que el 48 por ciento de los estadounidenses cree que Obama ganó el debate contra un 40 por ciento que le concedió la victoria a Romney.

“Pienso que ambos lo hicieron bien esta noche, pero Obama estuvo mejor”, afirmó Bonnie Glaser, experto en seguridad asiática del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

“Los puntos de vista y las políticas de Romney sobre China, si es electo, no están claras. Él sigue insistiendo en calificar a China como un manipulador del valor de su moneda desde el primer día en el cargo, pero parece darse cuenta de la necesidad de mantener en general una relación de cooperación con China”.

Desde que el actual mandatario asumió el cargo, en enero de 2009, han tenido lugar un número sin precedentes de intercambios oficiales al más alto nivel entre los dos países, incluidos 12 encuentros sostenidos por los presidentes Hu Jintao y Barack Obama.

John Frisbie, presidente del Consejo de Negocios China-Estados Unidos, declaró que Washington debería concentrarse más en el compromiso con China que en la confrontación.

“Ambos candidatos presidenciales han dicho que ‘se pondrán duros’ con China, pero la realidad demuestra que el mejor camino para progresar es el compromiso absoluto y la acción legal, no la retórica política”, agregó.

Un reciente estudio realizado por el consejo revela que más del 90 por ciento de las compañías estadounidenses que han invertido en China lo han hecho fundamentalmente para abastecer ese mercado, no para externalizar su producción o exportar hacia Estados Unidos.

Desde el año 2000, las exportaciones estadounidenses a China se han incrementado un 542 por ciento, contra un 80 por ciento hacia el resto del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: