Birmania: Más de cien muertos por choques entre musulmanes y budistas


 
– Más de 22 mil desplazados por el rebrote de violencia en Birmania
 
– Aumenta a 88 número de muertos por violencia comunitaria en Birmania
 
– Presidente birmano confirma la destrucción de una aldea musulmana en el paísá
 
– La ONU alerta sobre la violencia religiosa en Birmania, donde hay 112 muertos
 
– Al menos 56 muertos por violencia comunitaria en el oeste de Birmania
 
– Ban pide controlar brote de violencia entre budistas y musulmanes en Birmania
 
– Más de 60 muertos en choques entre budistas y minoría musulmana de Birmania
 
– Birmania: Más de cien muertos por choques entre musulmanes y budistas 

——————————————————————————————————-

Más de 22 mil desplazados por el rebrote de violencia en Birmania

Fuente: Univisión

Afecta la ola de violencia

Más de 20 mil desplazados en Birmania.

BIRMANIA – Más de 22 mil personas, casi todos componentes de la comunidad musulmana, se han visto obligados a dejar sus hogares tras el rebrote el pasado domingo de los enfrentamientos entre musulmanes y budistas en la región del oeste de Birmania, informó hoy Naciones Unidas
.
Según los datos aportados por el director de la ayuda humanitaria para Birmania de Naciones Unidas, Ashok Nigam, unas 22,587 personas se han visto desplazadas por la ola de violencia que azota el Estado Rakhine, también conocido como Arakan, de los cuales al menos 21,700 forman parte de la comunidad musulmana rohingya.
Miles de personas han abandonado sus casas en barca con dirección a la vecina Bangladesh y mientras otras han optado por dirigirse a los campos de refugiados instalados cerca de la capital de la provincia, Sittwe.

Creció la violencia

Desde que hace una semana la violencia entre ambas comunidades se encendiera de nuevo al menos 67 personas han perdido la vida y más de 4,600 casas han sido destruidas.

No obstante, el difícil acceso a la zona para los medios independientes y el férreo control de la información por parte de las autoridades hace que la cifra de víctimas mortales sea cambiante

La organización Human Rights Watch publicó ayer una fotografía satélite donde se apreciaba como el barrio musulmán de la ciudad de Kyaukpyu, en el estado Rakhine, era reducido a cenizas durante estos nuevos enfrentamientos, arrasando más de 800 viviendas

En un intento de evitar que se produzcan nuevos enfrentamientos entre la población musulmana y la budista, las autoridades mantienen el toque de queda en las aldeas de Mrauk U y Minbya, los dos lugares en los que comenzó la violencia que luego se extendió a otras localidades.

El Gobierno dio la orden hace dos días de enviar tropas de refuerzo a la región, en la que la ola de violencia que se desató el pasado 28 de mayo causó 88 muertos, la mayoría musulmanes de la etnia rohingya.

El detonante de aquella primera ola de violencia, durante la que también fueron destruidas 2,230 casas y unas 100,000 huyeron de las aldeas, fue el hallazgo del cadáver de una mujer budista violada y asesinada por tres musulmanes

Unos 800.000 musulmanes de la etnia rohingya habitan en Birmania, la mayoría en Rakhine, aunque las autoridades de este país de mayoría budista no les reconocen la ciudadanía y mantienen que proceden de la vecina Bangladesh.

Esta comunidad apátrida tampoco es reconocida en Bangladesh, donde unos 300,000 rohingya se encuentran hacinados en campos de refugiados.

——————————————————————————————————————————————————————-

Aumenta a 88 número de muertos por violencia comunitaria en Birmania

Al menos 88 personas han muerto durante  octubre a causa de la ola de violencia entre budistas y musulmanes en el oeste de Birmania, indicaron las autoridades este lunes.

Fuente: Prensa Libre

SITTWE.- Después de varias semanas de calma en el Estado Rajin -declarado en estado de emergencia desde que ocurrieron los primeros enfrentamientos en junio-, la violencia volvió a estallar el 21 de octubre entre budistas de la etnia rajin y musulmanes de la etnia rohingya.

Esta última minoría musulmana apátrida está considerada por la ONU como una de las más perseguidas del planeta.

Al menos 49 hombres y 39 mujeres murieron, indicó un responsable gubernamental, elevando así el balance de víctimas a casi 180 muertos desde junio. Grupos de defensa de los derechos humanos temen que ese balance, sin embargo, está sub-evaluado.

Durante el fin de semana en nuevos incidentes, cientos de habitaciones fueron incendiadas en Pauktaw, una de las comunas ya afectadas, pero no hubo víctimas, agregó el responsable.

——————————————————————————————————————————————————————-

Presidente birmano confirma la destrucción de una aldea musulmana en el país

Fuente: Hispan TV

El presidente de Myanmar (Birmania), Thein Sein, afirmó el sábado que la violencia sectaria y étnica, extendida en las regiones occidentales del país, ha cobrado la vida de decenas de personas de la minoría musulmana rohingya.

El Gobierno de Myanmar confirmó que el conflicto surgido entre los budistas y la minoría musulmana dejó arruinada a una aldea de los musulmanes en el oeste del país asiático.

Al respecto, el director de la oficina presidencial de Myanmar, Zaw Htay confesó que se registraron la destrucción de viviendas enteras en aldeas y partes de las ciudades del estado occidental de Rajine, cuyos residentes musulmanes son víctimas de crímenes ejecutados por los extremistas budistas.

Htay sostuvo que el Gobierno central enviará más policías y fuerzas militares a la zona en el caso de que sea necesario para poner fin al caos existente y recuperar la estabilidad.

Amnistía Internacional (AI) y el Observatorio de Derechos Humanos (HRW, por sus siglas en inglés) exhortaron el sábado al Gobierno birmano a encontrar una salida “inmediata” a este conflicto que está sacudiendo a la población musulmana rohingya.

El Observatorio de Derechos Humanos difundió unas fotografías de satélite en las que se aprecia la destrucción completa de un barrio de la ciudad de Kyaukpyu, donde residía la población de la etnia musulmana rohingya.

En las fotos se aprecia que han asolado más de 800 edificios y casas flotantes.

“A menos que las autoridades comiencen a abordar las causas profundas de esta violencia, solo es probable que este conflicto empeore”, ha destacado en un comunicado Phil Robertson, subdirector de la ONG para Asia.

Los enfrentamientos que comenzaron el pasado domingo en el país asiático entre los budistas y la minoría musulmana han provocado 67 muertos, 95 heridos y casi 3.000 hogares destruidos, según la información facilitada el viernes por la televisión estatal.

En los últimos dos años, gran cantidad de musulmanes de la etnia rohingya ha tratado de huir en barcos por la represión sistemática ejercida por el Gobierno de Myanmar.

De hecho, los musulmanes de Myanmar no son reconocidos como una minoría por el Gobierno central y carecen de derechos civiles, pues las autoridades alegan que los rohingyas no son nativos: se los considera inmigrantes ilegales a pesar de que han vivido durante generaciones en ese país.

El 89 % de los 60 millones de habitantes de Myanmar profesa el budismo, el 4 % sigue el Islam.
——————————————————————————————————————————————————————–

La ONU alerta sobre la violencia religiosa en Birmania, donde hay 112 muertos

Naciones Unidas advirtió este viernes que el rebrote de violencia sectaria amenaza las reformas que están teniendo lugar en el oeste de Birmania.

Fuente: BBC Mundo

Un portavoz del gobierno en el estado occidental de Rakhine dijo que más de un centenar de personas han muerto en la violencia esta semana entre los budistas locales y los rohingyas, grupo étnico musulmán.

Las autoridades han impuesto el toque de queda en al menos dos ciudades y han sido enviadas tropas de refuerzo.
Los enfrentamientos entre miembros de las comunidades musulmana y budista han provocado el incendio de más de 2.000 edificios, incluidos mezquitas y templos budistas.

La oficina del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, dijo que los ataques, las amenazas y la retórica extremista deben detenerse.
Dijo que si esto no se hace, los avances del gobierno para la apertura del país podrían verse comprometidos.

Miles de casas han sido quemadas y los informes dicen que los rohingyas han huido a campos ya superpoblados.
Los miembros de este grupo étnico no son reconocidos como ciudadanos por el gobierno birmano, que los describe como inmigrantes ilegales procedentes de la vecina Bangladesh.

———————————————————————————————————————————————————————-

Al menos 56 muertos por violencia comunitaria en el oeste de Birmania

La violencia entre budistas de la etnia rakhine y rohingyas, una minoría musulmana apátrida considerada por la ONU como una de las más perseguidas en el mundo, volvieron a estallar el domingo.

Fuente: La Tercera

La comunidad internacional expresó su fuerte  inquietud tras el nuevo estallido de violencia entre budistas y musulmanes en  el oeste de Birmania que dejó al menos 56 muertos y provocó una nueva ola de  desplazados.

Tras varias semanas de aparente tranquilidad en el Estado de Rakhine, la  violencia entre budistas de la etnia rakhine y rohingyas, una minoría musulmana  apátrida considerada por la ONU como una de las más perseguidas en el mundo,  volvieron a estallar el domingo.

Un portavoz del gobierno rakhine dio cuenta de al menos 56 muertos. “25  hombres y 31 mujeres murieron en cuatro comunas”, indicó el viernes a la AFP  Win Myaing, portavoz del gobierno, precisando que unas 2.000 viviendas fueron  incendiadas.

El balance podría ser aún más grave, según otro responsable que evocó,  pidiendo el anonimato, 67 muertos.

Al menos 75.000 personas, en su gran mayoría rohingyas, fueron desplazados  en la primera ola de violencia. Los últimos días son miles los que llegan cada  día a pie o en barco hacia los campamentos en los alrededores de Sittwe,  capital del Estado de Rakhine. Los campamentos están sobrepoblados y faltan  alimentos así como cuidados médicos para los desplazados.

La crisis ya es problemática para el presidente Thein Sein, que multiplicó  las reformas desde que accedió al poder en marzo de 2011. El ex general lanzó  negociaciones con las rebeliones étnicas, algunas de las cuales están en  conflicto con el poder de Naypyidaw desde la independencia en 1948.

Pero la violencia en el Estado de Rakhine es de otra naturaleza.

En ese Estado, uno de los más pobres del país, se oponen dos comunidades  para las que las tensiones existen desde hace décadas. Desde junio, cuando  comenzaron los enfrentamientos, 150 personas murieron, según las cifras  oficiales que muchas organizaciones estiman por debajo de la realidad.

Unos 800.000 rohingyas viven confinados en el Estado de Rakhine. Hablan un  dialecto similar al que se utiliza en la vecina Bangladesh.

No forman parte de grupos étnicos reconocidos por el régimen de Naypyidaw,  ni por muchos birmanos que los consideran la mayoría de las veces como  inmigrantes bangladesíes ilegales y no esconden su hostilidad hacia ellos.

Pero la comunidad internacional se inquieta por estos musulmanes apátridas,  rechazados por el mundo entero.

“El gobierno debe resolver las causas subyacentes de las tensiones y del  conflicto entre las comunidades budista y musulmana en esta región, incluso el  efecto de los prejuicios y las actitudes discriminatorias”, declaró en Nueva  York el relator especial de la ONU para los Derechos Humanos en Birmania, Tomas  Ojea Quintana.

El régimen de Naypyidaw debe investigar todas las acusaciones y “ocuparse  de la discriminación endémica hacia los rohingyas”, agregó antes de presentar  su informe a la Asamblea General de la ONU.

Estados Unidos instó “a las partes a actuar con moderación y poner fin de  inmediato a todos los ataques” y reclamó esfuerzos para “lograr la  reconciliación nacional en Birmania”.

El viernes, el diario oficial en inglés New Light of Myanmar publicó en  tapa un comunicado de Thein Sein en el que prometía reinstaurar la tranquilidad.

“La comunidad internacional observa el progreso en curso en Birmania con  interés”, subrayó. “Individuos y organizaciones proceden a manipular (…) se  tomarán medidas legales contra ellos”, añadió.

En este contexto las principales organizaciones musulmanas de Birmania  anularon las celebraciones del Aid al Adha, una de las principales fiestas del  islam que comenzaba este viernes.

Bangladesh, que en junio frenó varios barcos de refugiados rohingyas,  anunció por su lado que reforzará sus patrullas fronterizas para impedir la  llegada de más barcos.

———————————————————————————————————————————————————————

Ban pide controlar brote de violencia entre budistas y musulmanes en Birmania

Fuente: Yucatán, México

Naciones Unidas (EFE).— El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, urgió hoy a las autoridades birmanas a controlar el último rebrote de violencia sectaria entre budistas y musulmanes que ha dejado medio centenar de muertos en el oeste del país.

“El último rebrote de violencia en cinco localidades del estado Rakhine es profundamente preocupante”, afirmó el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, en un comunicado en el que pidió a las más altas autoridades que contengan los niveles de violencia sectaria.

El máximo responsable de la ONU advirtió que la “desconfianza” detectada entre las diferentes comunidades está siendo “explotada” por militantes y otros criminales “para causar muertes, destrucción material, desplazamientos y miedo, humillación y odio”.

“Los ataques de vigilantes, las amenazas dirigidas y la retórica extremista debe llegar a su fin. De lo contrario el tejido social podría resultar dañado de forma irreparable y ponerse en peligro las reformas y apertura en el país”, añadió el portavoz.

Por último, mostró la disposición de Naciones Unidas para hacer “todo lo que sea necesario” para contribuir a aliviar las tensiones sectarias que está viviendo el país y traer “tranquilidad y armonía” a la región.

Las autoridades birmanas elevaron hoy a cincuenta el número de muertos causados por el rebrote de la violencia sectaria en la región del oeste de Birmania (Myanmar), adonde han sido enviadas tropas de refuerzo.

Además, cerca de medio centenar de personas resultaron heridas y más de un millar de casas incendiadas en los disturbios registrados desde el domingo en varias aldeas del estado Rakhine, colindante con Bangladesh, dijo el jefe de comunicación del Gobierno, Myo Than.

En un intento de evitar que se produzcan nuevos enfrentamientos sectarios, las autoridades mantienen el toque de queda en las aldeas de Mrauk U y Minbya, origen de los actos violentos que luego se extendieron a otras localidades.

Unos 800.000 musulmanes de la etnia rohingya habitan en Birmania, la mayoría en Rakhine, aunque las autoridades de este país de mayoría budista no les reconocen la ciudadanía y mantienen que proceden de la vecina Bangladesh.

Birmania estuvo sometida a juntas militares desde 1962 hasta 2011, cuando el último régimen se disolvió de forma pacífica y traspasó el poder a un Gobierno civil afín que empezó un proceso de reformas de tinte democrático.

———————————————————————————————————————————————————————

Más de 60 muertos en choques entre budistas y minoría musulmana de Birmania

Fuente: AFP

Musulmanes Rohingyas en una escuela para desplazados internos en Sittwe, Birmania, el 11 de octubre de 2012 (AFP, christophe archambault)

SITTWE, Birmania — Más de 60 personas perdieron la vida en los enfrentamientos registrados esta semana entre budistas y una minoría musulmana del oeste de Birmania, ante la inquietud creciente de la comunidad internacional que teme por el proceso de reformas.

Tras varias semanas de aparente tranquilidad en el Estado de Rajin, la violencia entre budistas de la etnia rajin y rohingyas, una minoría musulmana considerada por la ONU como una de las más perseguidas en el mundo, volvieron a estallar desde el domingo.

Después de haber informado en un primer momento de 112 muertos, un portavoz del gobierno Rajin revisó el balance a la baja, a 64 muertos.

“Cometimos un error de cálculo”, explicó a la AFP Win Myaing. “El balance de muertos es de 34 hombres y 30 mujeres”.

“La mayoría de las personas murieron al ser atacados con cuchillos. Solo algunos murieron por bala”, precisó el portavoz, quien indicó que más de 70 personas resultaron heridas y unas 2.000 casas fueron incendiadas.

Al menos 75.000 personas, en su gran mayoría rohingyas, fueron desplazadas en la primera ola de violencia. Los últimos días son miles los que llegan a pie o en barco hacia los campamentos en los alrededores de Sittwe, capital del Estado de Rajin. Los campamentos están abarrotados y faltan alimentos así como cuidados médicos para los desplazados.

A unos 3.000 personas, que llegaron en decenas de barcos, se les impidió atracar el viernes en Sittwe, indicó un testigo a la AFP.

“Solicitaron ir a los campos de refugiados musulmanes, pero no se lo podemos permitir porque estamos inquietos ante posibles enfrentamientos con los que residen aquí”, confirmó Win Myaing, que precisó que ahora se encontraban frente a Sittwe, en una isla habitada por musulmanes y rajines.

La crisis ya es problemática para el presidente Thein Sein, que multiplicó las reformas desde que accedió al poder en marzo de 2011. El exgeneral lanzó negociaciones con las rebeliones étnicas, algunas de las cuales están en conflicto con el poder de Naypyidaw desde la independencia en 1948.

Pero la violencia en el Estado de Rajin es de otra naturaleza.

En uno de los Estados más pobres del país, desde hace décadas se oponen dos comunidades. Desde junio, cuando comenzaron los enfrentamientos, más de 200 personas murieron, según las cifras oficiales que muchas organizaciones estiman por debajo de la realidad.

Los 800.000 rohingyas viven confinados en el Estado de Rajin y no forman parte de grupos étnicos reconocidos por el régimen de Naypyidaw, ni por muchos birmanos que los consideran la mayoría de las veces como inmigrantes bangladesíes ilegales y no esconden su hostilidad hacia ellos.

Pero la comunidad internacional se inquieta por estos musulmanes apátridas y por el impacto que estos acontecimientos tengan en el proceso de apertura de Birmania.

“Los ataques de grupos de autodefensa, las amenazas dirigidas y la retórica extremista deben detenerse”, afirmó un portavoz del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en declaraciones transmitidas a Rangún.

“Si no se hace, la trama social podría damnificarse de forma irreparable y el proceso de reforma y apertura que actualmente realiza el gobierno es susceptible a estar en peligro”, agregó.

Estados Unidos instó “a las partes a actuar con moderación y poner fin de inmediato a todos los ataques” y reclamó esfuerzos para “lograr la reconciliación nacional en Birmania”.

El viernes, el diario oficial en inglés New Light of Myanmar publicó un comunicado de Thein Sein en el que prometía volver a instaurar la tranquilidad.

“La comunidad internacional observa el progreso en curso en Birmania con interés”, subrayó. “Individuos y organizaciones proceden a manipular (…) se tomarán medidas legales contra ellos”, añadió.

Por su parte, el parlamento birmano llamó a reforzar las medidas de seguridad.

Ahora que la estación de las lluvias termina, esta violencia hizo resurgir el fantasma del exilio masivo de los rohingyas, especialmente hacia Malasia, en un volumen mayor con respecto a años anteriores.

“Ya hemos constatado un aumento de la cantidad de barcos que parten”, señaló a la AFP Vivian Tan, portavoz de la Agencia para Refugiados de la ONU.

Por su parte, el país vecino de Bangladés anunció que reforzará sus patrullas fronterizas para asegurar que no puedan entrar en su territorio.

———————————————————————————————————————————————————————-

Birmania: Más de cien muertos por choques entre musulmanes y budistas

Muchos birmanos consideran a los miembros de la etnia musulmana rohingya como intrusos que pretenden robarles las tierras.

Fuente: RT

Al menos 112 personas han muerto y cerca de 2.000 edificios han quedadoo destruidos en el último estallido de violencia entre musulmanes y budistas registrado en Birmania occidental, donde se ha impuesto el toque de queda en al menos dos ciudades y han sido enviadas tropas de refuerzo.

Más de 70 personas han resultado heridas en los disturbios, entre ellas varios niños. Los edificios, incluidas mezquitas y templos budistas, fueron incendiados por miembros de las comunidades musulmana y budista, que han extendido el caos y la violencia.

Mientras miles de personas permanecen en campamentos de refugiados, EE.UU. ha pedido a las autoridades birmanas que tomen medidas inmediatas para atajar la violencia.

Por su parte, las Naciones Unidas también han hecho un llamamiento a la calma. “La ONU está profundamente preocupada por los informes sobre el resurgimiento de conflictos entre las comunidades que ha terminado en muertes y ha obligado a miles de personas, entre ellas mujeres y niños, a huir de sus hogares”, indicó en un comunicado Ashok Nigam,  Coordinador Residente y Humanitario de las Naciones Unidas en Birmania.

Ola de violencia

La primera ola de violencia, que se desató en mayo, causó la destrucción de más de 2.000 casas y el éxodo de 100.000 personas que huyeron de sus aldeas.El incidente fue causado por el hallazgo del cadáver de una mujer budista violada y asesinada por tres musulmanes.

La crisis en el oeste de Birmania se remonta a décadas atrás. Aunque unos 800.000 musulmanes de la etnia rohingya habitan en Birmania, las autoridades de este país -de mayoría budista- no les reconocen la ciudadanía. Muchos los consideran extranjeros intrusos venidos de la vecina Bangladesh para robar sus tierras.

Por otro lado, esta comunidad apátrida tampoco es reconocida en Bangladesh, donde unos 300.000 rohingya viven en campos de refugiados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: