Sonda Voyager 1 está “en la puerta de salida” del Sistema Solar


1664620_620
 
– Voyager 1 entra a una nueva región del espacio profundo
 
– Sonda Voyager 1 está “en la puerta de salida” del Sistema Solar
 
– Voyager I, más allá del Sistema Solar 

——————————————————————————————————-

Voyager 1 entra a una nueva región del espacio profundo

Si bien todavía no ha salido de nuestro Sistema Solar, la Nasa ha anunciado que la nave se encuentra en la última etapa antes de entrar al espacio interestelar.

Fuente: La Tercera.

1664620_620

La nave Voyager 1 ha entrado a una nueva región que los expertos creen es el límite de nuestro Sistema Solar antes de ingresar al espacio interestelar.

Los científicos se refieren a esta nueva región como una “autopista magnética” para las partículas cargadas, debido a que las líneas del campo magnético del Sol están conectadas con las líneas del campo magnético interestelar. Esta conexión permite que las partículas cargadas con baja energía que se originan dentro de nuestra heliosfera salgan al espacio interestelar, y que las partículas con alta energía del espacio interestelar entren a nuestro Sistema Solar. Antes de entrar a la región, las partículas cargadas rebotan en todas direcciones, como si estuvieran atrapadas dentro de la heliósfera.

El equipo del Voyager cree que esta región se encuentra dentro de nuestro Sistema Solar pues la dirección de las líneas del campo magnético son las mismas. Los expertos predicen que estas líneas cambiarán cuando el Voyager llegue al espacio Interestelar.

“Aunque el Voyager 1 se encuentre todavía en el ambiente del Sol, ahora podemos ver también el ambiente del exterior, pues las partículas entran y salen de esta autopista magnética” señaló Edward Stone, científico del proyecto Voyager. “Creemos que estamos en el último paso en nuestro viaje hacia el espacio interestelar. Estimamos que llegaremos en un par de meses o en un par de años. Esta nueva región no es lo que esperábamos, pero aprendimos a esperar lo inesperado gracias al Voyager”.

Desde diciembre del 2004, cuando el Voyager 1 atravesó un espacio llamado“frente de choque de terminación”, la nave ha estado explorando la última capa de la heliosfera, un área en donde una corriente de partículas cargadas del Sol, conocido como viento solar, abruptamente desaceleró su velocidad supersónica y pasó a ser un ambiente turbulento. Este ambiente fue consistente por un período de cinco años y medio, para que luego la nave detectara una velocidad cero de viento solar.

La intensidad del campo magnético también comenzó a aumentar con el tiempo.

La información de los instrumentos de la nave que miden las partículas cargadas mostraron que la nave entró en la autopista magnénita el 28 de julio del 2012, para luego alejarse. La nave volvió a entrar nuevamente a la región el 25 de agosto y el ambiente ha sido estable desde entonces. De acuerdo a los datos arrojados por las naves el campo magnético se hacía más fuerte cada vez que el Voyager entraba en esta región de la autopista, sin embargo las líneas del campo magnético no cambiaron.

“Estamos en una región magnética que nunca habíamos visto antes, cerca de 10 veces más intensa que el frente de choque de terminación, pero la información del campo magnético no nos señala que hemos llegado al espacio interestelar”, explicó Leonard Burlaga, uno de los científicos parte del equipo del Voyager. “La información del campo magnético será la clave para poder identificar el momento en que crucemos el frente de choque de terminación”.

La información de las naves fue dada a conocer el día de hoy en la Conferencia Anual de la Unión de Geofísica de Estados Unidos.

El Voyager 1 y 2 fueron lanzados con 16 días de diferencia en 1977 con el objetivo de llegar al espacio más allá de nuestro Sistema Solar. Entre ambas naves han visitado Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. El Voyager 1 es uno de los objetos más distantes hecho por humanos, y se encuentra 18 mil millones de kilómetros del Sol. La señal del Voyager 1 se demora aproximadamente 17 horas en viajar a la Tierra.

El Voyager 2 se encuentra a 15 mil millones de kilómetros de nuestro Sol, y es la nave espacial que ha sido operada por mayor tiempo en la historia. Por ahora, los científicos no creen que el Voyager 2 haya alcanzado la autopista magnética.

———————————————————————————————————————————————————————-

Sonda Voyager 1 está “en la puerta de salida” del Sistema Solar

El aparato se encuentra en una suerte de “autopista magnética” de partículas. “Hay que prepararse a esperar lo inesperado” con esta nave, reconocen científicos.

Fuente: El Mercurio.

voyager_221525-L0x0

WASHINGTON.- La sonda estadounidense Voyager 1 se encontraría en la zona previa a su salida del sistema solar, para transformarse en el primer aparato de fabricación humana en recorrer el espacio interestelar, indicó este lunes la NASA.

La astronave automática ingresó en una nueva región de los confines del sistema solar que hace interfase con el espacio intersideral, señalan los instrumentos a bordo de la sonda, lanzada en 1977. Hoy se encuentra a 18.500 millones de kilómetros del Sol.

El artefacto se encuentra en una suerte de “autopista magnética” a través de la cual las partículas altamente cargadas de energía que provienen del espacio interestelar entran en el Sistema Solar, y las que tienen escasa energía provenientes de este último salen de él, según los científicos a cargo de la misión.

“Creemos que se trata de la última etapa del periplo de Voyager 1 antes de ingresar al espacio interestelar”, dijo Edward Stone, responsable del proyecto en el Instituto de Tecnología de California (Caltec), en Pasadena (California).

“Según nuestras estimaciones, Voyager 1 podría salir del sistema solar de aquí a dos meses o como máximo dos años”, señaló.

El especialista reconoció que el equipo no esperaba que el aparato pasara por una etapa de este tipo antes de su lanzamiento.

“Con Voyager hay que prepararse a esperar lo inesperado“, destacó Stone.

Las dos sondas Voyager lanzadas en 1977, con un mes de intervalo, se encuentran aún en buen estado de funcionamiento. Voyager 2 está actualmente a 15.000 millones de kilómetros del sol.

El programa de exploración Voyager tenía por objetivo el estudio de los planetas exteriores al sistema solar. Voyager 1 y 2 sobrevolaron Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y 48 de sus lunas.

Los datos recogidos por los nueve instrumentos a bordo de cada una de las sondas han hecho de esta misión la más fructuosa de las misiones científicas de exploración del sistema solar de la histora espacial.

Ambas Voyager revelaron numerosos detalles de los anillos de Saturno y permitieron descubrir los anillos de Júpiter.

También transmitieron las primeras imágenes precisas de los anillos de Urano y Neptuno, descubrieron 33 nuevas lunas y revelaron la actividad volcánica de Io y la extraña estructura de dos lunas de Júpiter.

———————————————————————————————————————————————————————

Voyager I, más allá del Sistema Solar

El futuro, aunque suene extraño, comenzó hace varios años, en 1977.

Fuente: La Información.

La Voyager 1 llegará al sistema solar más cercano en poco más de 40.000 años. Archivo particular

La Voyager 1 llegará al sistema solar más cercano en poco más de 40.000 años. Archivo particular

Ese año, el mismo en que las pantallas de cine de todo el mundo explotaron con la primera cinta de La guerra de las galaxias, dio inicio la misión espacial más ambiciosa hasta entonces; tan ambiciosa, de hecho, que continúa 35 años después.

La idea era aprovechar la peculiar alineación de los cuerpos celestes en el Sistema Solar para lanzar dos sondas en un recorrido planetario que las llevara a acercarse como nada antes de ellas a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Las naves gemelas recibieron el apropiado nombre de ‘viajeros’ y así comenzó la odisea de la Voyager 1 y la Voyager 2.

Imagíneselo por un momento: un aparato metálico de 700 kilos, provisto de una antena parabólica y un brazo metálico que soporta varias cámaras, avanzando hacia la inmensidad del espacio a unos vertiginosos 17 kilómetros por segundo.

A 18.500 millones de kilómetros del Sol, toma 16 horas para que su señal llegue a las antenas de la Nasa. Ambas sondas siguen enviando información cada día y se espera que sigan operativas, y en contacto con la Tierra hasta el 2025.

La Voyager 1 ya cumplió la misión para la que fue construida. Durante su paso cerca de Júpiter, en 1979, tomó casi 20.000 fotografías que retrataron como nunca antes la turbulenta atmósfera del gigante de nuestro vecindario planetario.

Al acercarse a Io, una de sus lunas, obtuvo las primeras pruebas de actividad volcánica por fuera de nuestro planeta. Un año más tarde descifró los misterios de los anillos de Saturno y detectó trazas de una atmósfera. La Nasa decidió cambiar su ruta para acercarla más a esa luna y por eso la Voyager 1 nunca ‘visitó’ a Neptuno o Urano, algo que sí hizo la Voyager 2.

Pero lo mejor podría estar por venir. Porque si hasta ahora la Voyager 1 ha sido un emisario interplanetario, los datos de la Nasa sugieren que podría convertirse muy pronto en el primer viajero interestelar de la humanidad.

La nave se halla en estos momentos en la ‘heliopausa’, la zona en la que los vientos solares chocan con el gas interestelar. En palabras simples, esto significa que se aproxima a lo que los astrónomos consideran el límite del sistema solar.

Predecir en qué momento la Voyager 1 cruzará esa barrera es muy difícil, y los científicos de la Nasa solo aventuran que podría pasar en el próximo año.

En contraste, saber cuando suceda será facilísimo porque ocurrirá a la par con un aumento súbito en los rayos de energía cósmica provenientes del exterior del Sistema Solar o una caída en los niveles de radiación solar.

Si cualquiera de estas cosas se da -y hay señales que indican que podrían pasar en cualquier momento- la Voyager 1 se habrá convertido en el primer objeto fabricado por el hombre en entrar al espacio interestelar (literalmente, el espacio entre las estrellas) y podría suministrar valiosísima información sobre el espacio.

Pero parte integral de la leyenda de la Voyager 1 no radica en la información que envía a la Tierra, sino en la que lleva consigo. A bordo de la sonda (así como a bordo de la Voyager 2) viaja un disco de oro. Allí, además de saludos de buena voluntad en 55 idiomas, viajan piezas musicales de Bach, Beethoven y Stravinsky, así como un tema de rock and roll.

A la manera de un mensaje en una botella, el disco va dirigido a cualquier forma de vida inteligente que pudiera encontrarlo. Pero eso no será pronto, porque la Voyager 1 llegará al sistema solar más cercano en poco más de 40.000 años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: