Al Asad propone un “diálogo nacional”


– Al Asad propone un “diálogo nacional” en Siria para poner fin al conflicto

– Asad confía en su fuerza militar para seguir siendo inflexible en el conflicto

– Brahimi: la transición propuesta por Al Assad es “sectaria y “parcial”

– Brahimi se reúne el viernes con el “números dos” de Exteriores de Rusia y EE.UU.

– China urge a Siria a formar un gobierno de transición, tras oír el plan de Al Asad

– Ban cree que la propuesta de Asad “no contribuye” a solucionar el conflicto

——————————————————————————————————————————————–

Al Asad propone un “diálogo nacional” en Siria para poner fin al conflicto

(AFP)

DAMASCO — El presidente sirio Bashar al Asad pidió este domingo un “diálogo nacional” para poner fin al conflicto que sacude al país desde hace 21 meses, propuesta rechazada inmediatamente por la oposición, y añadió que no discutirá con aquellos que se levantaron en armas contra el régimen, durante un discurso transmitido por la televisión oficial.

En su primer discurso público en siete meses, el presidente sirio afirmó que el conflicto, que según la ONU causó más de 60.000 muertos, no enfrenta “al poder y a la oposición, sino a la patria y a sus enemigos, al pueblo y a sus asesinos”, agregando que algunos de ellos quieren la partición de Siria.

Al Asad, cuyo mandato termina en 2014, afirmó que los países occidentales “cerraron todas las puertas del diálogo” y rechazó la idea de dejar el poder, diciendo que cualquier transición debe realizarse “en conformidad con los términos de la Constitución”, en referencia a unas elecciones.

El sábado, el periódico libanés pro-sirio Al Akhbar, afirmó que Al Asad iba presentar un plan de salida de conflicto en el que estipula que puede ser candidato en las elecciones de 2014.

Al mismo tiempo que pedía un “diálogo nacional”, Asad lamentó no haber encontrado hasta ahora un “socio” para hallar una solución política al conflicto, haciendo alusión a la oposición que se niega a entablar negociaciones con Al Asad.

Sin embargo, el mandatario precisó que el diálogo se iniciaría únicamente bajo ciertas condiciones.

“Los países involucrados deben comprometerse a no seguir financiando las armas y los hombres armados deben detener toda operación terrorista. Entonces, nuestras fuerzas cesarán inmediatamente las operaciones militares, conservando el derecho a replicar”.

Inmediatamente después del discurso, la oposición siria rechazó la propuesta de diálogo nacional del presidente Bashar al Asad, rechazando cualquier iniciativa que prevea mantener al régimen en el poder.

“Dijimos durante la formación de la Coalición que queremos una solución política, pero el objetivo de los sirios es sacarlo (del país) y ya han perdido para esto a más de 60.000 mártires (…) no han hecho todos estos sacrificios para permitir que un régimen tiránico se mantenga en el poder”, declaró a la AFP el portavoz de la oposición, Walid al Bunni.

En reacción al discurso del presidente sirio, el ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, dijo en un mensaje difundido en su cuenta Twitter que “las promesas de reforma” de Bashar al Asad “no engañan a nadie, añadiendo que este discurso va “más allá de la hipocresía”.

Berlín lamentó que el discurso no expresa “ninguna concienciación nueva”, denuncia un “tono marcial” y espera que Asad se “comprometa finalmente a hacer cesar la violencia de sus tropas” antes de evocar “vagas disposiciones para un cese al fuego”.

En Washington, la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, afirmó que el plan de Asad está “desconectado de la realidad”. El discurso “es otros intento del régimen para aferrarse al poder y no hacer nada (…) para lograr una transición política”.

El presidente egipcio Mohamed Mursi, dijo a CNN que apoyaba el llamamiento del pueblo sirio a que se juzgue al presidente Assad por crímenes de guerra, al tiempo que predijo que el régimen gobernante en Damasco caería.

Encendidos aplausos

El presidente sirio hizo estas declaraciones en el escenario de la Casa de la Cultura y de las Artes, en el centro de Damasco, donde llegó bajo los aplausos de cientos de personas que gritaban “¡Por nuestra alma y por nuestra sangre, nosotros nos sacrificaremos por ti!”.

Detrás del presidente, que habló durante casi una hora, había una enorme bandera siria compuesta por numerosos rostros. Cuando Asad se despidió del público, decenas de personas se precipitaron para tratar de tocarlo.

Desde que en marzo de 2011 estalló una revuelta popular contra el poder que luego se transformó en guerra civil, el régimen de Damasco equipara a los rebeldes y opositores con “terroristas” armados y financiados por el extranjero, y denuncia “una conspiración” contra Siria.

El presidente sirio habló por última vez en público el 3 de junio, cuando se dirigió al parlamento en Damasco. En noviembre dio una entrevista a la televisión rusa en la que rechazó la idea del exilio, afirmando que “viviría y moriría” en Siria.

El discurso del presidente interviene en momentos en que los intercambios diplomáticos parecen intensificarse desde hace algunas semanas.

En diciembre pasado, durante su visita a Siria, el emisario internacional Lakhdar Brahimi había mencionado un plan, “basado en la declaración de Ginebra”, que preveía un alto el fuego, la formación de un gobierno y la organización de elecciones presidenciales o parlamentarias.

Además, varios encuentros tuvieron lugar entre Rusia, aliado del régimen de Damasco, y Estados Unidos, que piden la dimisión de Asad.

En el terreno continuaban los combates este domingo en los suburbios de Damasco, así como los bombardeos. Se registraron además enfrentamientos en diferentes partes del país, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) que estableció un balance provisorio de 78 muertos en toda Siria, de los cuales 36 civiles, 22 rebeldes y 20 soldados.

———————————————————————————————————————————————

Asad confía en su fuerza militar para seguir siendo inflexible en el conflicto

Por Sarah Benhaida (AFP)

BEIRUT — La confianza en su fuerza militar permite al presidente sirio, Bashar Al Asad, seguir siendo inflexible en el conflicto que ha dejado más de 60.000 muertos en el país y continuar desafiando a la comunidad internacional que reclama su salida, según el análisis de los expertos.

Para Fabrice Balanche, director del grupo de investigación y estudio del Mediterráneo y el Medio Oriente (Gremmo), el discurso de Asad difundido el domingo en la televisión oficial, ante un público entusiasta, es la prueba de que el presidente cree que la situación le es favorable.

“Es un momento apropiado para dar ánimos a sus partidarios porque su ejército ha conseguido recientemente varias victorias y porque se mantiene en el cargo”, a pesar de los pronósticos de su caída, explica este experto en geografía política siria.

Por su parte Thomas Pierret, profesor de la Universidad de Edimburgo, recuerda que Asad llevaba desde julio sin aparecer, cuando hubo varios eventos en su contra, como el asesinato de altos responsables del régimen, la marcha del primer ministro, la toma de la mitad de Alepo por los rebeldes o la pérdida del control en las fronteras con Turquía e Irak.

“Hoy la situación se ha estabilizado un poco. El régimen no ganará la guerra pero es consciente de que todavía será larga. Todo esto da un respiro a un régimen que está condenado a medio plazo, lo que explica el momento elegido para el discurso”, explica Pierret.

A pesar de ello la “retórica sigue siendo la misma” y en el fondo los argumentos de Asad no han cambiado, afirma Karim Bitar, director de investigación del Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas (Iris).

“Es un discurso de guerra: Asad es inflexible y totalmente reacio a la idea de un auténtico proceso de transición política”, recuerda Pierret.

El presidente sirio pidió “diálogo” el domingo ante más de mil partidarios reunidos en la opera de Damasco, aunque al mismo tiempo aseguró que no tenía ningún “socio” para llevarlo a cabo.

La táctica de Asad, según Fabrice Balanche, “consiste en afirmar que no es él quien rechaza el diálogo” sino la oposición la que se niega a tenerle como interlocutor.

Por primera vez, el líder sirio propuso el domingo una hoja de ruta que incluye la elaboración de un estatuto nacional sometido a referéndum, así como un nuevo Gobierno y un nuevo Parlamento salidos de las urnas.

Pero antes Bashar Al Asad exige que los “terroristas”, tal como llama a los rebeldes, detengan sus operaciones y sólo entonces el ejército sirio volverá a las casernas aunque “reservándose el derecho de replicar”.

“La ‘solución política’ que propone Asad es en realidad una solución militar con un proceso político que empieza después de su victoria”, afirma Volker Perthes, director del German Institute for International and Security Affairs de Berlín.

Además, según los analistas, el discurso iba dirigido ante todo a la comunidad internacional.

“Asad sabe que hay negociaciones en curso entre Rusia y Estados Unidos y espera que ese diálogo le dé un respiro y para poder mantenerse en el poder al menos hasta el final de su mandato, en 2014, a la espera de que estalle lo que él llama la ‘burbuja de la primavera árabe'”, analiza Karim Bitar.

Según Volker Perthes, Asad responde con un “no” las propuestas del emisario internacional Lakhdar Brahimi, que a finales de diciembre pidió la formación de un gobierno de transición con plenos poderes y unas elecciones.

Todos los expertos están de acuerdo en que la “solución política” del líder del régimen sirio, que la oposición rechaza frontalmente, se quedará en “papel mojado”

“Se ha derramado demasiada sangre como para que los rebeldes acepten. La propuesta de Asad está muy por debajo de lo que estarían dispuestos a aceptar los rebeldes, es demasiado poco y demasiado tarde”, asegura Bitar.

————————————————————————————————————————————————

“UNA REPETICIÓN DE LAS INICIATIVAS PREVIAS”

Brahimi: la transición propuesta por Al Assad es “sectaria y “parcial”

Lajdar Brahimi,  en en el campamento jordano de Zaatari

Foto: REUTERS

LONDRES, 9 Ene. (EUROPA PRESS) –

   El enviado especial de la ONU y la Liga Árabe a Siria, Lajdar Brahimi, ha asegurado este miércoles que el plan de “reconciliación” presentado el domingo en Damasco por el presidente sirio, Bashar al Assad, es una propuesta “sectaria” y “parcial”, en la misma línea que sus anteriores ofertas que fracasaron.

   “Me temo que lo que se ha hecho público se parece mucho a una repetición de las iniciativas previas que, obviamente, no han funcionado. No es realmente distinto y quizá sea más sectaria y parcial”, ha afirmado Brahimi, en declaraciones a la cadena británica BBC.

“Lo que hace falta ahora es resolver. Hay que reconocer que hay un problema, un problema muy, muy serio entre los sirios y que los sirios tienen que hablar entre ellos para resolverlo”, ha explicado el enviado especial de la ONU y la Liga Árabe. “En Siria, como en otros lugares, lo que la gente está reclamando es un cambio real, no un cambio cosmético”, ha subrayado.

Brahimi ha afirmado que los sirios creen que 40 años de la familia Al Assad en el poder es “demasiado tiempo”. “En Siria, en particular, creo que lo que el pueblo está diciendo es que una familia en el poder durante 40 años es demasiado tiempo. Por tanto, el cambio tiene que ser real. Creo que el presidente Al Assad debería asumir el liderazgo para responder a la aspiración del pueblo, en lugar de resistirse”, ha dicho.

Brahimi ha hecho hincapié en que el “tiempo de las reformas concedidas magnánimemente” desde el poder “ya ha pasado”. “El pueblo quiere tener la palabra sobre cómo son gobernados y quiere tener peso en su propio futuro”, ha concluido.

————————————————————————————————————————————————-

Brahimi se reúne el viernes con el “números dos” de Exteriores de Rusia y EE.UU.

(EFE)

Ginebra, 9 ene (EFE).- El representante especial conjunto para Siria, Lajdar Brahimi, se reunirá este viernes en la sede de la ONU de Ginebra con el viceministro ruso de Exteriores Mijaíl Bogdánov y el vicesecretario estadounidense de Estado, William Burns, para analizar la situación en Siria, se informó hoy.

“La reunión tiene como objetivo profundizar en sus conversaciones para llegar a una solución política a la crisis en Siria”, informó en un comunicado la directora del Servicio de Información de la ONU en Ginebra, Corinne Momal-Vanian.

La reunión llega en medio del recrudecimiento del conflicto en Siria, que, según los últimos datos de la ONU, ha costado la vida a al menos 60.000 personas desde marzo de 2011, y después de que el presidente sirio, Bachar Al Asad, descartara en un discurso cualquier posibilidad de entendimiento político con los grupos de oposición.

En su discurso, el primero desde agosto de 2012, Al Asad presentó un plan de tres fases para un acuerdo político en Siria, que fue rechazado por la oposición y por la comunidad internacional .

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, afirmó el lunes que la iniciativa, que tiene como eje principal la lucha contra “los grupos terroristas” -en referencia a los grupos armados de oposición-, “no contribuye” a lograr una solución al conflicto.

Según Ban, la propuesta de Asad no incluye “el elemento más importante” de la declaración de Ginebra de junio pasado, en la que se pedía una transición política y un gobierno de transición con participación de todos los grupos políticos del país.

El secretario general de la ONU reiteró su convencimiento de que “no hay una solución militar al conflicto de Siria” e insistió en la necesidad de que Brahimi continúe trabajando para lograr un acuerdo negociado que incluya la formación de un gobierno de transición y la celebración de elecciones libres supervisadas por Naciones Unidas.

———————————————————————————————————————————————–

China urge a Siria a formar un gobierno de transición, tras oír el plan de Al Asad

(EFE)

Pekín, 7 ene (EFE).- El Gobierno de China aseguró que “el diálogo político es la única salida” y urgió a Siria a que forme un gobierno de transición que represente tanto al régimen de Bachar al Asad como a la oposición, en respuesta al plan propuesto por el líder sirio para poner fin a 21 meses de sangriento conflicto.

El Gobierno y la oposición de Siria “han de resolver la cuestión basados en los principios establecidos en la Conferencia de Ginebra, formulando una ‘hoja de ruta’ mediante consultas y formando un cuerpo de gobierno provisional que represente a ambos”, señaló hoy en rueda de prensa el portavoz de Asuntos Exteriores Hong Lei.

La fuente oficial subrayó, como reacción al discurso pronunciado el domingo por Al Asad (el primero que el líder sirio pronuncia en seis meses) que tanto el Gobierno como la oposición del país árabe “deben considerar los intereses a largo plazo de su pueblo, declarando inmediatamente el alto el fuego y poniendo fin a la violencia”.

“Un acuerdo político es la única salida práctica a la crisis siria, y China mantiene una actitud positiva y abierta a cualquier plan de resolución que sea aceptable por todas las partes”, concluyó Hong.

Al Asad pronunció el domingo en Damasco un discurso en el que prometió seguir su “guerra contra el terrorismo” y lanzó una nueva propuesta política de tres fases para poner fin a casi dos años de conflicto que según la ONU ha costado más de 60.000 vidas.

El plan de tres fases de Asad exige el cese del suministro de armas y el apoyo financiero a los “terroristas” para que el Ejército sirio detenga sus operaciones y permita el regreso de los desplazados.

Al Asad se refirió también el acuerdo de Ginebra, alcanzado en junio pasado por los representantes de la comunidad internacional, aunque criticó su ambigüedad acerca de la transición que debe tener lugar en el país.

China, miembro permanente y con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, bloqueó en 2012 en tres ocasiones junto a Rusia resoluciones de la ONU contra el régimen de Al Asad, por considerar que podrían abrir la puerta a sanciones o intervenciones militares.

En cambio, ha manifestado su apoyo a la labor mediadora de la ONU y la Liga Árabe, tanto con el actual negociador de los dos organismos para ese conflicto, Lajdar Brahimi, como con su antecesor, Kofi Annan.

Responsables del Gobierno chino se reunieron en agosto del pasado año con una enviada especial del Gobierno sirio y, un mes después, con una delegación de un grupo de la oposición.

————————————————————————————————————————————————-

Ban cree que la propuesta de Asad “no contribuye” a solucionar el conflicto

(EFE)

Naciones Unidas, 7 ene (EFE).- El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, lamentó hoy que la iniciativa anunciada ayer por el presidente sirio, Bachar al Asad, “no contribuye” a lograr una solución al conflicto civil que sufre ese país.

La propuesta de Asad, anunciada ayer en un acto en Damasco, rechaza “el elemento más importante” de la declaración de Ginebra, de junio pasado, en la que se pedía una transición política y un gobierno de transición, señaló un comunicado del portavoz de la ONU.

Por ello, Ban considera “decepcionante” la declaración de Asad, puesto que lo que el pueblo sirio necesita son “soluciones reales” para poner fin a la guerra civil que sufre el país.

El secretario general reiteró su convencimiento de que “no hay una solución militar al conflicto de Siria”, por lo que insistió en que la ONU y su enviado especial, Lajdar Brahimi, continuarán trabajando para lograr un acuerdo negociado que incluya la formación de un gobierno de transición y la celebración de elecciones libres supervisadas por Naciones Unidas.

La “militarización de este conflicto no es deseable ni ayuda”, afirmó el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, durante una conferencia de prensa.

El presidente sirio se dirigió ayer a la nación por primera vez en medio año con un discurso en el que prometió seguir su “guerra contra el terrorismo” y lanzó una nueva propuesta política, rechazada tajantemente por la oposición.

En su plan de tres fases para alcanzar un acuerdo político en Siria, Al Asad exigió que, en primer lugar, cese el suministro de armas y el apoyo financiero a los “terroristas”, tras lo cual el Ejército sirio detendrá sus operaciones, para permitir el regreso de los desplazados.

Una vez alcanzado un mecanismo para aplicar el cese de la violencia, se convocará una conferencia global que abrirá la segunda fase de la hoja de ruta, en la que se prevé un diálogo nacional, la elaboración de una nueva Constitución y la formación de un amplio Gobierno de consenso.

Al menos 60.000 personas han perdido la vida en el conflicto sirio desde marzo de 2011 hasta noviembre de 2012, de acuerdo a los últimos datos de la ONU.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: