Netanyahu gana las elecciones en Israel pero su partido pierde escaños en favor del centro


Los resultados electorales en Israel abren la puerta a múltiples coaliciones
 
– Netanyahu gana por la mínima las elecciones en Israel
 
– Netanyahu ganó las elecciones en Israel
 
– Netanyahu gana las elecciones en Israel pero su partido pierde escaños en favor del centro
 
– La confusa elección en Israel
  
– Elecciones en Israel: Partido de Netanyahu obtiene la primera mayoría
 
– Israel. Elecciones. Yair Lapid: “Desde esta noche llevamos una responsabilidad muy grande sobre nuestros hombros”
 
 – Elecciones en Israel arrojan empate entre la derecha y la centro-izquierda 
 
– Los resultados electorales en Israel abren la puerta a múltiples coaliciones
 
———————————————————————————————————————-

Netanyahu gana por la mínima las elecciones en Israel

La coalición de Netanyahu obtiene 31 escaños con el 99% de votos escrutados. Los partidos de centroizquierda logran importantes avances que dificultarían la coalición.

Fuente: ABC, España.

Pulse para ver el video

La coalición que preside el primer ministro, Benjamín Netanyahu, ganó hoy las elecciones legislativas en Israel con 31 escaños, mientras que el partido Yesh Atid consiguió una sorprendente segunda posición con 19, según los datos de la Comisión Electoral con el 99,5% escrutado.

Los resultados reflejan una paridad por bloques ideológicos, 60 escaños para el de la derecha y los ortodoxos y 60 para los partidos de centro izquierda y árabes, lo que complicará a Netanyahu las negociaciones para consolidar una coalición parlamentaria que apoye su gobierno, informó la edición electrónica del diario Yediot Aharonot.

ElPartido Laborista consigue la tercera posición con 15 diputados, seguido del ultraortodoxo sefardí Shas y el partido ultranacionalista religioso Habayit Hayehudí, ambos con 11 escaños.

A continuación se situarían el ultraortodoxo asquenazí Judaísmo Unido de la Torá, con 7; la formación Hatnuá, de la ex jefa de la oposición Tzipi Livni, y el frente pacifista Meretz, ambos con 6.

El descalabro de Kadima

La Lista Árabe Unida sorprende en estos comicios con 5 escaños, seguida del frente judeo-árabe por la igualdad Jadash, 4, y el Pacto Democrático Árabe que obtendría 3.

Justo por encima del 2% que se requiere para obtener representación parlamentaria, la formación Kadima, que hasta ahora era el partido con más escaños del parlamento, recibe solo 2 diputados.

———————————————————————————————————————————————————————-

Netanyahu ganó las elecciones en Israel

El primer ministro resultó ganador, pese a que su bloque sufrió inesperadas pérdidas ante el resurgimiento de la centroizquierda; intentará formar gobierno con aliados.

Fuente: La Nación, Argentina.

JERUSALEN.- El primer ministro, Benjamín Netanyahu, ganó hoy las elecciones generales en Israel con 31 diputados, un incómodo margen que le supondrá mayores complicaciones a la hora de formar gobierno ante el ascenso de los partidos de centro e izquierda y el menor apoyo del esperado para la ultraderecha.

La gran sorpresa de las elecciones ha sido la inesperada irrupción del partido de centro Yesh Atid, del conocido ex periodista Yair Lapid, que con 19 escaños se convierte en segunda fuerza política, superando al histórico Partido Laborista (15), con alrededor del 75% escrutado.

La formación ultraderechista Habait Hayehudí, del carismático Naftali Bennett, a quien todos los sondeos concedían un imparable ascenso electoral hasta situarse incluso en segunda posición, quedó finalmente en cuarto lugar (11) por detrás de los ultraortodoxos sefardíes del Shas (12).

El partido de Lapid recogió gran parte de los votos del Kadima, principal partido de la oposición en la última legislatura y que ha quedado relegado a unos ínfimos dos escaños.

La cuestión se centra ahora en la coalición que podría formar Netanyah con el intrincado escenario parlamentario que han dibujado las urnas.

EN BUSCA DE CONSENSO

Poco después de conocerse los sondeos a pie de urna tras el cierre de los colegios electorales, el primer ministro se apresuró a telefonear a Lapid para decirle que juntos “pueden hacer grandes cosas por el Estado de Israel” y ya ha convocado reuniones para el próximo jueves.

Sin embargo, Lapid evitó referirse a posibles coaliciones durante su breve intervención en la noche electoral y se limitó a afirmar que los ciudadanos de Israel “han dicho no a la política del miedo y el odio, no al radicalismo y a la anti-democracia”.

“Esta noche ha recaído sobre nuestros hombros una gran responsabilidad”, dijo Lapid ante sus seguidores en Tel Aviv sobre los 17 escaños que obtendrá su partido.

Netanyahu, que comenzó curiosamente su intervención al mismo tiempo que Lapid, aseguró que ve “muchos socios” para formar “el Gobierno más amplio posible”.

“Veo muchos socios para esta misión. Estrecharemos la mano para un Gobierno amplio y, con la ayuda de Dios, triunfaremos juntos”, declaró en un breve discurso ante sus seguidores en Tel Aviv.

Asimismo, dijo que esta misma noche comenzará a trabajar para formar un Ejecutivo de coalición plural.

“Me habéis dado la oportunidad por tercera vez de gobernar el Estado de Israel. Es un gran privilegio, pero también una gran responsabilidad”, agregó.

Por su parte, la líder del Partido Laborista, Shelly Yajimovich, que cosechó un pobre resultado respecto a sus expectativas, prometió hacer “todo lo posible” para montar una coalición que saque del poder al actual jefe del Ejecutivo.

“Hay muchas posibilidades de que mañana por la mañana Netanyahu no pueda formar Gobierno y haré todo lo posible para que así sea y formar un Gobierno social que lleve a cabo un proceso de paz”, dijo a sus seguidores en Tel Aviv, que coreaban “Bibi a casa”, en referencia al nombre de pila del primer ministro.

Yajimovich señaló que había telefoneado al resto de líderes de las formaciones de centro y izquierda, además de a los ultraortodoxos con la intención de formar una coalición alternativa a Netanyahu.

La única posibilidad que tendría el bloque de centro izquierda de formar un gobierno alternativo sería la de lograr el apoyo de los ultraortodoxos, que han visto potenciado su papel de fuerza clave en las alianzas políticas.

Sólo un posible acuerdo entre la coalición Likud Beitenu, Lapid y Bennett dejaría a los ultraortodoxos fuera de un posible Gobierno.

Uno de los tres líderes del Shas, Eli Yishai -el más proclive a pactar con la derecha- afirmó que recomendará a Netanyau como jefe de Gobierno.

“Lo dijimos antes de las elecciones y no cambiamos nuestra posición. Recomendaremos a Benjamín Netanyahu como jefe de Gobierno”, dijo Yishai, ministro de Interior, mientras que otro de su trío dirigente, Aryeh Deri, abogó por que el partido “hable en nombre de los que no tienen”.

Netanyahu podría ser por tercera vez jefe de Gobierno si sumase a sus 33 diputados y los 12 de Shas el apoyo de otro partido ultraortodoxo, el ashquenazí Judaísmo Unido de la Torá (7), y los 11 de Habait Hayehudí.

Sea como fuere, pocas veces en la historia política israelí de los últimos años la formación de gobierno tras las elecciones generales ha presentado un abanico tan amplio de posibilidades.

———————————————————————————————————————————————————————-

Netanyahu gana las elecciones en Israel pero su partido pierde escaños en favor del centro

  • Su coalición obtiene 31 escaños, 11 menos de los que tenía
  • El partido centrista Yesh Atid se coloca segundo con 19
  • Paridad entre el bloque nacionalista-religioso y el centro-izquierda

Fuente: RTVE, España.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahuse ha atribuido la victoria en las elecciones legislativas, celebradas el lunes, pese a que la coalición derechista que lidera ha perdido votos y escaños y no tendrá fácil formar gobierno.

Con el 99% escrutado, la coalición Likud Beitenu, de Netanyahu y su exministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, obtiene 31 escaños, 11 menos que en la pasada legislatura, mientras que la nueva formación de centro Yesh Atid (Hay Futuro), encabezada por el periodista Yair Lapid, ha dado la sorpresa entrando en la Knesset (Parlamento) con 19 diputados, relegando al Partido Laborista a la segunda posición (15 diputados).

Los resultados no serán oficiales hasta final de semana, cuando se hayan computado los votos de los desplazados de su residencia habitual.

Los datos provisionales reflejan una práctica paridad por bloques ideológicos, 60 escaños para el de la derecha y los ortodoxos y otros 60 para el de los partidos de centro e izquierda, lo que complicará a Netanyahu las negociaciones para consolidar una coalición parlamentaria que apoye su gobierno.

Los resultados muestran también que la preocupación principal de los israelíes, especialmente de la clase media, es la situación económica, y no la seguridad. Y ponen la disputa sobre los derechos de la comunidad ultraortodoxa como primer punto de la agenda política de Netanyahu.

Los ultraortodoxos, primer desafío

La mitad de la sociedad israelí ha votado a partidos que abogan por el fin de los privilegios de los haredim. De ahí el éxito de Yesh Atid y el Partido Laborista, que han sabido aprovechar el resentimiento de la clase media secular que ve cómo el Gobierno carga sobre sus hombros la asistencia social de la dependiente comunidad ultraortodoxa, exenta además del servicio militar obligatorio.

Al primer ministro se le abre ahora una importante dilema ya que tendrá que ver si las aspiraciones del bloque ortodoxo encajan con alguna de las formaciones de centro-izquierda que necesita para formar gobierno, o si apuesta por un Ejecutivo sin partidos religiosos y centrista, algo difícil de imaginar.

Netanyahu, que en sus dos anteriores legislaturas ha disfrutado del apoyo incondicional de los grupos ultraortodoxos, no ha desvelado cómo resolverá el entramdo de alianzas, pero sí ha advertido que buscará una coalición lo más amplia posible.

En su discurso de victoria Netanyahu ha vuelto uno de sus temas favoritos: la amenaza nuclear iraní. Ha reiterado que hará todo lo posible para detener el programa nuclear de la República Islámica, al que atribuye intenciones bélicas. “El primer reto era y es evitar que Irán obtenga el arma nuclear”, ha reiterado.

Por su parte, Yes Atid dirigió su campaña a los votantes seculares y de clase media, a los que prometió solucionar el problema de escasez de vivienda; abolir las exenciones del servicio militar para los estudiantes religiosos y reformar el sistema educativo.

Lapid ha pedido a Netanyahu “que construya un gobierno lo más amplio posiblepara traer un verdadero cambio a Israel”.

Los palestinos, ausentes de la campaña

El conflicto con los palestinos ha estado prácticamente ausente del debate electoral. El partido ultranacionalista Habayit Hayehudí, que se suponía que podría ser la gran sorpresa y cuyo candidato, Naftalí Bennett, es considerado el portavoz de los intereses de los colonos, ha obtenido 11 diputados.

El partido religioso sefardí Shas ha obtenido otros 11. A continuación se situan el ultraortodoxo asquenazí Judaísmo Unido de la Torá, con 7; la formación Hatnuah, de la ex jefa de la oposición Tzipi Livni, y el frente pacifista Meretz, ambos con 6.

La Lista Árabe Unida sorprende en estos comicios con 5 escaños, seguida del frente judeo-árabe por la igualdad Hadash, 4, y el Pacto Democrático Árabe que obtendría 3.

En la parte baja de la lista, al borde de la barrera del 2% que se requiere para obtener representación parlamentaria, se sitúa la formación Kadima con 2 escaños.

La participación ha sido del 66%, la más alta en los últimos 14 años.

———————————————————————————————————————————————————————-

La confusa elección en Israel

Fuente: BBC Mundo.

NetanyahuEs muy difícil predecir qué impacto tendrá en la política regional la nueva coalición que forme gobierno en Israel.

Cuando las grandes pantallas de televisión en la sede del oficialista partido Likud finalmente dieron a conocer los resultados de las encuestas a boca de urna, poco a poco el silencio abandonó el recinto.

Fue más un alivio que un júbilo real. La simple realidad es que la lista combinada de candidatos del partido, encabezada por el primer ministro Benjamin Netanyahu, tuvo un desempeño decepcionante.

En un momento circularon rumores entre los presentes donde se decía que Netanyahu había perdido más de un tercio de los escaños dentro de su alianza en la Knesset (el Parlamento de Israel), pero al final las encuestas a boca de urna sugerían que sería como un cuarto de los escaños. Por ello, hubo una evidente celebración.

Si sumamos los aliados naturales de Netanyahu dentro de los partidos religiosos y del resto de la derecha y asumimos que podría atraer al menos un partido del centro o incluso de la izquierda, deberíamos inferir que el premier israelí podrá formar otra vez un nuevo gobierno.

El alto dirigente del Likud Danny Danon me dijo rápidamente que lo único que se recordará de esta noche es el hecho de que su jefe ganó un tercer periodo como primer ministro.

“Hay sólo un posible primer ministro para Israel con estos resultados. Y ése es Benjamin Netanyahu”.

“Les digo a mis amigos de la izquierda que no deberían destapar la champaña tras estos resultados”.

Sin embargo, cualquier champaña que Netanyahu destape tendrá poco sabor.

Emerge de estas elecciones como una figura más disminuida, con una capacidad de negociación que será puesta a prueba cuando tenga que formar una nueva coalición de gobierno.

Cuando habló a una muchedumbre de seguidores en Tel Aviv fue comedido, pese a que se tomó su tiempo a la hora de persuadir a sus simpatizantes a que pararan de celebrar con el fin de iniciar su discurso.

“Voy a buscar un gobierno tan amplio como sea posible”, dijo.

Esa quizás fue su manera de reconocer que los resultados generales de la noche fueron curiosamente ambiguos.

A la izquerda de Netanyahu, los laboristas lograron escaños, pero a la derecha también lo hicieron el Habayit Hayehudi (Hogar Judío) liderado por su antiguo jefe de gabinete Naftali Bennett.

Yair Lapid

La estrella indiscutible de la noche fue Yair Lapid, el famoso presentador de la televisión que salió de las pantallas para formar un nuevo partido centrista llamado Yesh Atid (Hay Futuro).

lapidDefinitivamente la estrella de la noche fue la nueva figura en la política israelí: Yair Lapid.

Ha sido un extraordinario debut. El partido podría emerger como el segundo grupo político más importante en la nueva Knesset y debería encabezar un lugar dentro de la nueva coalición que forme Netanyahu.

Debido a que Lapid es una nueva figura política, es difícil establecer qué retribución va a pedir a cambio de su apoyo.

El mundo examinará estos resultados buscando claves sobre la actitud futura de Israel frente al proceso de paz con los palestinos o en torno a la posibilidad de un ataque preventivo a las instalaciones nucleares iraníes.

La verdad es que todavía es muy prematuro hacer cualquier conjetura, que al final dependerá del balance de fuerzas dentro de la futura coalición, más que de la cantidad de israelíes que salieron a votar.

El repentino y decisivo golpe de la derecha que muchos predijeron no se produjo.

La realidad es que los resultados muestran que hay un montón de vida en la izquierda y en el centro de la política israelí.

Algunos periodistas en la sede del Likud estaban discutiendo antes de que se dieran a conocer los resultados de las encuestas a boca de urna que los resultados envían una señal confusa sobre el ambiente político en Israel, lo que podría significar que haya elecciones nuevamente dentro del lapso de un año.

Veremos.

Dicho esto, los resultados no son muy buenos para Netanyahu y es justo indicar que a partir de aquí puede resultar un error hacer predicciones políticas.

Se creía que Netanyahu ganaría fácilmente, pero ciertamente no fue así.

Se dijo que la campaña adoleció de imaginación, sin embargo la participación fue alta.

En promedio toma más de un mes formar un nuevo gobierno de coalición después del día de elecciones. No hay razón para suponer que esta vez será más rápido.

Los primeros contactos entre los líderes políticos israelíes probablemente ya se pusieron en marcha, incluso antes de que terminaran las celebraciones en la sede del partido Likud.

Israel y el Medio Oriente deberán esperar ahora para ver qué clase de gobierno emergerá de todo esto.

——————————————————————————————————————————————————————–

Elecciones en Israel: Partido de Netanyahu obtiene la primera mayoría

La coalición liderada por el Primer Ministro está al tope de las votaciones con 31 de los 120 escaños del Parlamento.

 Fuente: El Mercurio.
Elecciones en Israel: Partido de Netanyahu obtiene la primera mayoría

JERUSALÉN.- La coalición derechista Likud Beitenu, que lidera el primer ministro Benjamín Netanyahu, obtiene la primera mayoría en las elecciones de Israel, con 31 de los 120 escaños del Parlamento, lo que prácticamente sellaría la reelección del gobernante.
El conteo corresponde a cerca del 96% de los votos escrutados.
Por su parte, el partido de centro Yesh Atid se mantiene en segunda posición, con 19 escaños obtenidos.
Los resultados oficiales confirman con ligeras variaciones  los sondeos realizados a pie de urna, pero reflejan un ligero descenso del bloque nacionalista y un ascenso de los ultraortodoxos, según informó el diario “Yediot Aharonot”.
Por su parte, el Partido Laborista consigue por ahora la tercera posición, con 15 diputados, seguido del ultraortodoxo sefardí Shas y el partido ultranacionalista religioso Habayit Hayehudí, ambos con 11 escaños.
A continuación se sitúan el ultraortodoxo asquenazí Judaísmo Unido de la Torá, con siete escaños, seguido por la formación Hatnuá, de la ex jefa de la oposición Tzipi Livni, y el frente pacifista Meretz, ambos con seis.
Sorpresa Árabe
La Lista Árabe Unida sorprende en estos comicios con cinco legisladores, seguida del frente judeo-árabe por la igualdad Jadash con cuatro, y el Pacto Democrático Árabe que obtendría tres.
En la parte baja de la lista, al borde de la barrera del 2% que se requiere para obtener representación parlamentaria, se encuentra la formación Kadima con dos escaños.
Con casi la totalidad de los votos escrutados, se mantiene la tendencia que virtualmente le significaría la reelección por tercera vez a Benjamín Natenyahu, quien asumió el poder en Israel en 2005, cuando sucedió a Ariel Sharón.

———————————————————————————————————————————————————————

Israel. Elecciones. Yair Lapid: “Desde esta noche llevamos una responsabilidad muy grande sobre nuestros hombros”

Fuente: Iton Gadol (el mundo judío en español).

Israel. Elecciones. Yair Lapid: “Desde esta noche llevamos una responsabilidad muy grande sobre nuestros hombros”
El gran protagonista de estas elecciones 2013, Yair Lapid, dio esta noche, martes, un discurso emotivo en el Centro Electoral de su partido, Iesh Atid. “Una gran responsabilidad tenemos a partir de esta noche sobre nuestros hombros”, dijo Lapid, cuyo partido recibió entre 18 y 19 mandatos, según publicaron encuestas en la televisión. Asimismo, el partido ocupa el segundo puesto en la Kneset y el más grande de Centro-izquierda. “Durante la campaña electoral me han dicho una y otra vez ‘no nos olvides cuando estés allá, no seas como todos los demás que al ser elegidos se olvidan’. Yo no me olvidaré de todos”, aseguró Lapid.Lapid dijo que la verdad “no está en manos de la derecha o la izquierda, pero la oportunidad de crear un centro verdadero y escuchar al otro, y no olvidar que estamos juntos, no uno a costa del otros, sino con los demás”, expresó.

En el mismo momento que Lapid dio su discurso, Netanyahu hizo lo propio desde el Centro del Likud. “Estoy orgulloso de ser su primer ministro, y les agradezco que me dieron una oportunidad por tercer vez de conducir el Estado de Israel”, dijo Netanyahu. “Es un gran privilegio, pero también una gran responsabilidad. Creo que los resultados de las elecciones sean una oportunidad para el cambio que los ciudadanos de Israel desean”, expresó.

Según publicaron los canales de Tv, la lista compartida del Likud-Beiteinu pasó de 42 asientos a 31 en la Kneset. La brecha entre la derecha y el centro-izquierda se redujo a dos mandatos: 61 para la derecha y 59 centro-izquierda.

El gran ganador de las elecciones es Yair Lapid, quien logró, según los sondeos televisivos entre 18 y 19 mandatos, casi el doble de lo que predecían muchas encuestas previas. “Tenemos la oportunidad de hacer muchas cosas buenas por Israel, ahora podremos trabajar por los ciudadanos de Israel”, dijo.

———————————————————————————————————————————————————————

Elecciones en Israel arrojan empate entre la derecha y la centro-izquierda

Fuente: Telesur TV.

Con el 99,5 por ciento de los votos escrutados, los bloques de la derecha nacionalista -liderado por el primer ministro Benjamin Netanyahu- y de la centro-izquierda, que incluye al partido centrista Yesh Atid, obtienen cada uno 60 escaños.

Los resultados preliminares de las elecciones legislativas desarrolladas este martes en el Estado de Israel -con el 99,5 por ciento de los votos escrutados- arrojaron un empate entre fuerzas políticas de derecha y de centro centro-izquierda, dificultando de esta manera la continuidad del actual primer ministro, Benjamin Netanyahú, al frente del Gobierno.

La coalición Likud-Beitenu, formada por el Likud de Netanyahu y el partido Ysrael Beitenu de su exministro de Relaciones Exteriores Avigdor Lieberman; obtuvo 31 escaños de los 120 que componen la Cámara, lo que significa 11 menos que en las anteriores elecciones.Los otros partidos considerados “aliados potenciales” de Netanyahu son la formación ultranacionalista y religiosa Hogar Judío, de Naftali Bennett, con 11 escaños; el ultraortodoxo sefardí Shas con 11 escaños y Judaísmo Unido de la Torá, otra formación ultraortodoxa askenazi con siete.

En tanto, el partido centrista Yesh Atid (Hay futuro), creado hace menos de un año, se convirtió sorpresivamente en la segunda fuerza política del país, obligando a Netanyahu a contar con su líder, el ex periodista Yair Lapid, para formar Gobierno de unidad.Yesh Atid se convirtió en la segunda formación del país con 19 de los 120 diputados del Parlamento, por delante del Partido Laborista, que ganó 15 escaños.Luego, el nuevo movimiento centrista Hatnuá, de la excanciller Tzipi Livni -que pide retomar el proceso de paz con los palestinos- ganó seis escaños; la tolda Meretz (izquierda) consiguió seis y los partidos árabes 12 y Kadima dos.

Con estos resultados, los bloques de derecha nacionalista liderado por Netanyahu y de centro-izquierda, que incluye el partido centrista Yesh Atid, obtienen cada uno 60 escaños.Por ello, el Primer Ministro saliente es el mejor situado para formar una coalición, gracias a su victoria limitada y a pesar de la posibilidad de que la centro-izquierda intente impedir la formación de un Gobierno.Dadas las pretensiones iniciales de Netanyahu, el resultado es considerado un fracaso por medios locales, ya que el Premier quería una mayoría sólida para tener libertad de movimientos en materia de política exterior, especialmente con Palestina y la política nuclear iraní.

Los resultados definitivos serán anunciados en una semana por el Comité Electoral Central. El presidente Shimon Peres iniciará entonces las consultas para determinar quién tiene las mayores posibilidades de formar la nueva coalición.

———————————————————————————————————————————————————————-

Los resultados electorales en Israel abren la puerta a múltiples coaliciones

  • Si consigue aunar al bloque de derechas-religioso, Netanyahu podría gobernar al frente de una confortable mayoría
  • Los laboristas tratarán hasta el final unir a los partidos de centro-izquierda para desbancar a ‘Bibi’

Fuente: La Vanguardia.

Los resultados electorales en Israel abren la puerta a múltiples coaliciones

Jerusalén. (EFE).- El ajustado resultado electoral en Israel, con un empate a 60 escaños entre el bloque de derecha y religioso y el resto de partidos, abre la puerta a múltiples combinaciones para formar una coalición de Gobierno.

Aunque el partido encabezado por Netanyahu (el Likud-Beitenu, la unión de su formación con la de su socio Avigdor Lieberman), ha sido la fuerza más votada, con 31 escaños, las formaciones de derecha y religiosas no han logrado una mayoría absoluta y se han quedado en 60 diputados, exactamente la mitad de la Cámara: 11 del Shas, 7 del Judaísmo Unido de la Torá y 11 del Hogar Judío (Habayit Hayehudí).

Los partidos de centro (Yesh Atid con 19 escaños, Laborista con 15, Hatnuá con 9 y Kadima con 2) e izquierda (Meretz con 6 y Hadash con 4), suman en total 52 escaños, que se completan hasta los 60 con los 8 de los partidos árabes, 3 de Balad y 5 de la Lista Árabe Unida-Taal.

Si consigue aunar al bloque de derechas-religioso con el recién estrenado Yesh Atid, Netanyahu podría gobernar al frente de una confortable mayoría de 79 diputados.

Pero el principal mensaje político de su líder, el experiodista Yair Lapid, que defiende que las obligaciones nacionales se repartan por igual entre todos los ciudadanos para fortalecer a la debilitada clase media, choca frontalmente con los objetivos de los partidos judíos ultra-ortodoxos, que buscarán mantener los privilegios de sus votantes (subvenciones y exención del servicio militar).

Sin los 18 escaños de los religiosos -11 del sefardí Shas y 7 del askenazí Judaísmo Unido de la Torá- esa coalición de la derecha con Lapid quedaría con una muy ajustada mayoría absoluta de 61 escaños.

Otro posible socio a tener en cuenta es el centrista Kadima, que ya integró una anterior y breve coalición de Gobierno con el Likud, pero que, siendo la formación más votada en 2009, se ha descalabrado en estos comicios y ha estado a punto de quedarse fuera de la Kneset, arrancando al final tan sólo dos escaños.

Los quince asientos del laborismo podrían darle mayor estabilidad a Bibi Netanyahu, pero su líder, Shelly Yajimovich, aseguró durante la campaña que no se sentaría en un gobierno con él.

La ex titular de Exteriores Tzipi Livni con los 6 diputados que consiguió su partido, el recién nacido Hatnuá, tampoco parece una socia muy factible: ya se negó a sentarse en el gobierno de Netanyahu tras ganar las elecciones al frente del Kadima en 2009 y, el mes pasado, trató de arrancar un compromiso pre-electoral conjunto a Lapid y Yajimovich para no gobernar con Bibi.

La líder laborista ha defendido hasta el último minuto la posibilidad de que los partidos del bloque de centro-izquierda formen una coalición que desbanque a Netanyahu de la jefatura del gobierno israelí.

Esa unión, sin embargo, es difícil de conseguir porque, incluso si todos los partidos de centro izquierda (52 escaños) se uniesen a los 8 de las formaciones árabes, no lograrían una mayoría absoluta y se quedarían en 60.

La única opción para cambiar de primer ministro sería que el centro-izquierda y los árabes se uniesen con los 11 escaños del partido ultra-ortodoxo Shas o con los 7 del Judaísmo Unido de la Torá, una combinación complicada y altamente improbable.

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: