El presidente francés visita Malí tras los triunfos contra los islamistas


– La aviación francesa bombardea las bases islamistas en el norte de Malí

– El presidente francés visita Malí tras los triunfos contra los islamistas

– Tombuctú recibe al presidente francés con los brazos abiertos

– Hollande: ‘Los combates aún no han terminado en Mali’

– Hollande quiere escenificar en Tombuctú el éxito de su misión

—————————————————————————————-

La aviación francesa bombardea las bases islamistas en el norte de Malí

París quiere evitar que se establezcan a largo plazo en las zonas montañosas

Dos importantes líderes islamistas han sido capturados

Dos cazas Mirage franceses, en el aeropuerto de Bamako. / JEREMY LEMPKIN (AP)

Aviones de guerra franceses continúan bombardeando las zonas que aún siguen bajo control de los islamistas en el norte de Malí para destrozar sus líneas de suministro. El ministro de Exteriores francés, Laurent Fabius, ha indicado este lunes a la radio francesa que el objetivo es “destrozar las bases de apoyo y los almacenes” para evitar así que puedan permanecer establecidos en el norte del país “a largo plazo”.

Los cazas atacaron el domingo campamentos islamistas, principalmente bases logísticas y campos de entrenamiento usados por los rebeldes relacionados con Al Qaeda cerca de Tessalit, en la frontera con Argelia, después de que el pasado martes las fuerzas especiales francesas se hicieran con el aeropuerto de Kidal.

La retirada de los rebeldes a escondites en las remotas montañas de Adrar de los Iforas —donde París cree que mantienen a siete rehenes franceses— anuncia una nueva fase, posiblemente más complicada, de la intervención francesa en su antigua colonia. Francia y sus aliados internacionales quieren evitar que los islamistas se hagan fuertes en el vasto norte de Malí y lo utilicen como base para lanzar ataques contra los países africanos vecinos y contra Occidente.

Para Vincent Desportes, un antiguo general francés que ejerce como profesor asociado en la universidad parisina de Sciences-Po, ahora empieza una guerra “de servicios de inteligencia, ataques y probablemente acción de fondo de las fuerzas especiales”, según la agencia Reuters.

Entre los dirigentes islamistas que se presumen refugiados en los Iforas se encuentran el argelino Abu Zed, uno de los emires más radicales de Al Qaeda del Magreb Islámico, e Iyad Ag Ghaly, jefe de Ansar Dine (Defensores del islam) y exrebelde tuareg, que es originario de Kidal y conoce perfectamente la región.

Otro de los líderes, Mohamed Musa ag Mohamed, presentado como elnúmero tres de Ansar Dine y la “cabeza pensante” de este movimiento en Tombuctú, ha sido apresado este domingo en la región, según fuentes de seguridad citadas por la agencia AFP.

Las mismas fuentes han afirmado que un miembro de Muyao también ha sido capturado, aunque no han explicado quién los ha detenido. Ha sido la organización autonomista tuareg Movimiento de Liberación Nacional del Azawad (MNLA) la que ha anunciado que ambos islamistas se encuentran en su poder y que los apresaron cuando huían de los bombardeos franceses hacia la frontera con Argelia, según ha declarado su portavoz, Ibrahim ag Assaleh a Reuters.

El MNLA, que controló el norte de Malí durante el año pasado hasta que los islamistas le arrebataron el poder, asegura querer ayudar a la misión liderada por Francia para capturar a los islamistas y se ha ofrecido a mantener conversaciones de paz con el Gobierno de Bamako.

———————————————————————————————————————————————–

El presidente francés visita Malí tras los triunfos contra los islamistas

Francois Hollande agradeció a los soldados que han repelido la presencia de militantes islamistas en algunas ciudades del país africano

Por Faith Karimi y Pierre Meilhan
Sábado, 02 de febrero de 2013
El presidente francés Francois Hollande (i) se mostró jubiloso al llegar a Tombuctú junto al presidente malí Dioncounda Traore (Reuters).
El presidente francés Francois Hollande (i) se mostró jubiloso al llegar a Tombuctú junto al presidente malí Dioncounda Traore (Reuters).

¿Cuál es el peligro en Europa por situación de Malí?

(CNN) — El presidente francés, Francois Hollande, visitó este sábado la ciudad de Tombuctú, en Malí, un viaje jubiloso luego de que las fuerzas de su país liberaron a la ciudad de los militantes islamistas.

Francia lanzó una ofensiva contra los militantes en su excolonia hace tres semanas. La campaña terrestre y aérea provocó que los combatientes islamistas huyeran hacia el desierto.

“Servimos a una causa definida dentro del marco de trabajo de las Naciones Unidas… para que todo el territorio malí esté bajo la autoridad legítima del presidente malí y de los líderes elegidos por los malíes”, dijo Hollande en Tombuctú.

Las tropas francesas, señaló, no están en Malí por una cuestión política.

“Tengo suficiente con los políticos franceses”, explicó. “Así que estamos al servicio de una misión que fue definida dentro del llamado del presidente de Malí y dentro del marco de trabajo del las resoluciones del Consejo de Seguridad”.

Hollande aterrizó en Sevare acompañado de sus ministros de Defensa y de Exteriores, reportó BFMTV, afiliada de CNN.

De ahí, el mandatario francés se unió al presidente interino de Malí, Doncounda Traore, para la visita a Tombuctú.  Esta semana, las fuerzas francesas liberaron a la ciudad de los militantes islamistas que tomaron el control hace un año.

Los residentes de Tombuctú le regalaron un camello a Hollande.

Ahora, las tropas francesas controlan esa y la ciudad de Gao, así como una franja intermedia que fue un bastión islamista por casi un año, de acuerdo con el ministro de Defensa francés.

El país europeo envió sus tropas a petición del gobierno de Malí, luego de que los radicales islamistas tomaron el control del pueblo de Konna, el 10 de enero. La ciudad está nuevamente bajo el control del gobierno malí.

Los extremistas islámicos tomaron una gran parte del norte el año pasado, aprovechándose de una situación caótica posterior a un golpe militar.

Prohibieron la música, fumar, beber alcohol y ver deportes en televisión. Además, destruyeron tumbas y santuarios históricos en la región.

Los líderes mundiales temen que militantes vinculados con al Qaeda transformen el territorio en un paraíso para terroristas. Pero tras esta ofensiva, los habitantes pueden caminar por las calles sin miedo.

Francia envió unos 2,150 soldados, mientras que 1,000 militares malíes apoyan la operación.

La visita de Hollande llega días después de que grupos de derechos humanos acusaran a las tropas malíes de asesinatos ilegales y abusos durante la ofensiva.

“Las fuerzas del gobierno malí han ejecutado a al menos 13 presuntos simpatizantes islamistas y cometieron la desaparición forzada de otros cinco del pueblo de Garrison, Sevare, y Konna” en enero, indicó Human Rights Watch.

La ONU también advirtió que civiles tuareg y árabes en Tombuctú, Kidal y Gao enfrentan el riesgo de represalias.

Funcionarios militares de Malí y Francia han llamado a respetar la ley internacional y los derechos humanos.

———————————————————————————————————————————————–

Tombuctú recibe al presidente francés con los brazos abiertos

Por Hervé Asquin y Laurence Boutreux (AFP)

TOMBUCTÚ, Malí — El presidente francés, François Hollande, fue recibido este sábado con los brazos abiertos por los habitantes de Tombuctú, la emblemática ciudad del norte de Malí que los ejércitos francés y malí retomaron tras varios meses en manos de grupos islamistas armados que imponían un régimen represivo a la población.

Hollande, acompañado por el presidente interino malí, Dioncounda Traoré, visitó una histórica mezquita y el centro de la ciudad, donde se conservan preciosos manuscritos antiguos, muchos de ellos quemados por los islamistas.

Entre 2.000 y 3.000 personas se congregaron para “decir gracias” a Francia en la principal plaza de la ciudad al son de los tam-tam, prohibido por los islamistas, igual que cualquier tipo de música, durante su ocupación.

Tombuctú, a 900 kilómetros al noreste de la capital, Bamako, seguía este sábado bajo vigilancia estricta, con militares franceses cada 100 metros y tanques y camionetas repletas de soldados malíes patrullando las calles.

El presidente francés llegó acompañado de tres de sus ministros: Laurent Fabius (Relaciones Exteriores), Jean-Yves Le Drian (Defensa) y Pascal Canfin (Desarrollo).

“Nosotras, las mujeres de Tombuctú, damos las gracias infinitamente a François Hollande. Ha cortado el árbol, ahora sólo queda arrancarlo de raíz”, afirmó Fanta Diarra Touré, de 53 años, una exrecepcionista que llevaba un chal con los colores de la bandera francesa. La mujer exhortó al ejército francés “a quedarse al menos cinco meses para buscar a esa gente”, los islamistas que huyeron de la ciudad sin luchar.

Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar Dine (Defensores del Islam) ocuparon Tombuctú durante diez meses e instauraron un régimen represivo basándose en una interpretación rigurosa de la sharia (ley islámica), con amputaciones, latigazos para las parejas “ilegítimas” o para los fumadores.

Además de obligar a las mujeres a llevar un velo integral, prohibir las escuelas mixtas, el fútbol, los bailes y la música, los islamistas destruyeron mausoleos de santos musulmanes, adulados por la población local, al considerar esta veneración como “idolatría”.

Los islamistas también destruyeron algunos manuscritos de varios siglos de antigüedad que se conservaban en Tombuctú, durante siglos un gran centro cultural del islam y una ciudad próspera en el camino de las caravanas hacia el desierto del Sáhara.

Poco antes de viajar a Tombuctú, el presidente francés fue recibido en Sévaré (centro) por el presidente Traoré. Poco después, los dos jefe de Estado tenían previsto ir a Bamako para celebrar un almuerzo de trabajo y un discurso público. En ese discurso, François Hollande pedirá a los países africanos que sustituyan a las fuerzas francesas presentes desde hace tres semanas en Malí y abogará por la reconciliación nacional y el diálogo.

El presidente francés podría anunciar, por otra parte, el inicio de la retirada del contingente militar francés en Malí, que tiene unos 3.500 soldados.

La intervención francesa empezó el 11 de enero, cuando los islamistas que ocupaban el norte de Malí desde marzo de 2012 empezaron a avanzar hacia el sur. Las fuerzas malíes y francesas retomaron el fin de semana pasado, sin oposición, varias localidades del norte que estaban en manos de los islamistas, entre ellas Gao y Tombuctú.

La situación es más complicada en Kidal, a 1.500 kilómetros al noreste de Bamako, una localidad controlada durante mucho tiempo por Ansar Dine y que pasó antes de la llegada de los soldados franceses bajo el control del Movimiento Islámico del Azawad (MIA, disidente de Ansar Dine) y del Movimiento Nacional para la Liberación del Azawad (MNLA, rebelión tuareg).

“Un primer contingente de militares chadianos llegó a Kidal. Están en la ciudad y los franceses controlan el aeropuerto”, indicó una fuente malí, sin dar más precisiones. Kidal es el último refugio de los combatientes islamistas expulsados del norte de Malí.

———————————————————————————————————————————————–

Visita a las tropas con ministros de Exteriores y Defensa

Hollande: ‘Los combates aún no han terminado en Mali’

  • ‘Los islamistas son como el diablo para nosotros’, dicen vecinos de Tombuctú
  • La mayor parte de los manuscritos de la mítica ciudad están a salvo

Dpa | Afp | París | Bamako

sábado 02/02/2013 

El presidente de Francia, François Hollande, ha llegado a Tombuctú, unas tres semanas después de que arrancara la intervención de las tropas francesas en Mali para frenar el avance de los insurgentes islamistas en este país del África occidental.

El mandatario, que viaja acompañado del ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius, y su colega de Defensa, Jean-Yves Le Drian, ha afirmado que “los combates aún no han terminado en Mali”, a pesar de la recuperación de esta ciudad y de la vecina de Gao, que hasta el principio de esta semana estaban en manos de radicales islámicos.

En un discurso pronunciado junto a su homólogo maliense, Dionkunda Traoré, el mandatario francés felicitó a las tropas galas y malienses por su trabajo y expresó su deseo de que la misión internacional de apoyo a Mali (AFISMA, según sus siglas en inglés), tome el relevo de la operación militar.

“Estamos obligados a apoyar a los malienses hasta que hayan recuperado por entero su soberanía. Lo haremos con ayuda de los africanos”, añadió ante los periodistas. “Juntos cazaremos a los terroristas y los perseguiremos hasta su más recóndito escondite”.

Gracias a Francia

Hollande ha viajado para transmitir apoyo y ánimo a los soldados. Francia lucha desde hace tres semanas junto a las tropas malienses para repeler a los insurgentes en el norte de Mali.

La visita, de un día, ha arrancado en Tombuctú, la emblemática ciudad en el desierto, que acaba de ser liberada del control islamista. En la principal plaza de la ciudad, sometida a una estrecha vigilancia de las fuerzas de seguridad, se ha concentrado un numeroso grupo de personas para “dar las gracias” a Francia por su intervención.

Los residentes de Tombuctú agradecen al presidente que les haya liberado de la severa versión islámica impuesta por los rebeldes. “Los islamistas son como el diablo para nosotros. Golpean a la gente, les amputan extremidades”, dice a Reuters Lala Toure, una mujer que acudió a aplaudir al presidente Hollande.

Manuscritos de Tombuctú, a salvo

Historiadores malienses lograron salvar de los islamistas el 65% de los 45.000 manuscritos del Instituto Ahmed Baba de Tombuctú, según informó el canal de televisión alemán RTL, una de cuyas periodistas fue la primera en lograr filmar los documentos rescatados.

Según el canal, los historiadores lograron llevar los documentos a la capital del país, Bamako, escondidos en cajas bajo alimentos y animales.

Los documentos se encuentran ahora en un lugar secreto de Bamako y corren el riesgo de descomponerse. “Ahora necesitamos rápidamente ayuda y dinero para conservar los documentos rescatados“, afirmó a RTL el director del Instituto Ahmed Baba, Abdul Kadri Maiga, que está a cargo de los manuscritos.

La histórica ciudad de Tombuctú fue reconquistada esta semana por tropas malienses y francesas de manos islamistas. En un primer momento se informó de la destrucción de la mayor parte de los documentos de la biblioteca del Instituto Ahmed Baba.

—————————————————————————————————————————————-

Hollande quiere escenificar en Tombuctú el éxito de su misión

AGENCIAS / PARÍS/MADRID
Día 01/02/2013

El presidente francés saldrá esta noche hacia Malí para reunirse con su homólogo, Dioncounda Traoré, y supervisar la labor de los militares

La Presidencia francesa ha confirmado este viernes que François Hollande viajará esta noche a Malí, después de que lo avanzara la web del diario «Libération». En un comunicado, el Elíseo indica que el presidente llegará mañana al país africano, donde el Ejército francés está llevando a cabo un operación militar, y que estará acompañado por los ministros de Exteriores, Laurent Fabius; Defensa, Jean-Yves Le Drian, y Desarrollo, Pascal Canfin.

La confirmación se produce minutos después de que la web del diario «Libération» anunciara el viaje. Según ese medio, Hollande despegará esta noche y aterrizará mañana, sábado, en Bamako, donde prevé reunirse con su homólogo, Dioncounda Traoré.

Hollande tiene previsto más tarde viajar a Tombuctú, ciudad del norte del país recientemente liberada por las tropas francesas y malienses y que durante meses fue uno de los centros operativos de los grupos terroristas salafistas que controlaban la región.

El presidente francés ordenó el pasado día 11 a sus tropas intervenir en Malí ante el avance de los terroristas hacia el sur. El Ejército francés, en apoyo del maliense, que obligó a replegarse a los salafistas, continúa su avance hacia el norte y actualmente centra su ofensiva en la ciudad de Kidal.

Ayuda española

A primera hora de este viernes salió de Zaragoza un nuevo avión Hércules del Ejército del Aire español con personal y material logístico con destino a Dakar (Senegal), para apoyar la misión internacional en Malí. A este nuevo aparato se sumarán en los próximos días otros también de apoyo logístico. Precisamente a Dakar llegó el sábado la primera de las aeronaves con 3o de los efectivos que colaborarán en el traslado de tropas y material para la Misión Internacional de Apoyo a Malí (Afisma).

El vuelo de hoy es el primero de los previstos para completar eltraslado del personal y material necesario para los tres meses de misión, tiempo establecido por el Gobierno para su aportación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: