Protestas ante el Palacio Presidencial egipcio


– Protesta ante el Palacio Presidencial egipcio degenera en choques con un muerto

– La oposición egipcia une fuerzas para que Mursi acceda a sus demandas

– Merkel pide estabilidad a Mursi, que descarta un Estado militar o teocrático

– Al menos un muerto y 53 heridos durante las protestas en Egipto

– El Ejército egipcio advierte del «colapso del Estado» y afirma que el Canal de Suez es su prioridad

– Miles de manifestantes protestan en El Cairo contra el presidente Mursi

– Protección reforzada de la presidencia egipcia tras una noche de violencia

———————————————————————————–

Protesta ante el Palacio Presidencial egipcio degenera en choques con un muerto

(EFE)

El Cairo, 1 feb (EFE).- Las marchas convocadas hoy por la oposición egipcia hacia el Palacio Presidencial en El Cairo derivaron en nuevos choques, que causaron la muerte de una persona y heridas a decenas, además de un cruce de acusaciones entre las autoridades islamistas y los opositores.

Según el Ministerio de Sanidad, el fallecido es un joven, de 23 años, que pereció por los disparos de un arma de fuego en la frente y en el pecho durante los disturbios en las inmediaciones del Palacio Presidencial, en el barrio cairota de Heliópolis.

El Ministerio también informó de 53 heridos durante las protestas de hoy en varias provincias de Egipto, aunque los mayores choques fueron en la capital. Una fuente de los servicios de seguridad dijo a Efe que en los enfrentamientos en El Cairo se registraron al menos 48 heridos.

Las manifestaciones que partieron después de la oración del mediodía del viernes de las mezquitas de Al Nur, en el barrio cairota de Abasiya, y de Rabea al Adauiya, en el distrito de Masr al Guedida, hacia el Palacio Presidencial transcurrieron pacíficamente hasta que sobre las 18.00 hora local (16.00 hora GMT) estallaron los choques.

Los enfrentamientos se iniciaron después de que algunos manifestantes arrojaran cócteles molotov, que cayeron en el jardín del complejo presidencial y prendieron fuego a algunos árboles.

En un principio, la Guardia Republicana respondió con cañones de agua, que empleó tanto para apagar las llamas como para alejar a los participantes en la protesta.

Sin embargo, los manifestantes comenzaron a lanzar piedras y bengalas contra los efectivos del orden, que dispararon gases lacrimógenos.

Un testigo dijo a Efe que miembros del grupo “Black Bloc”, que estaban en los alrededores del palacio, fueron quienes tiraron piedras contra las fuerzas de seguridad, lo que hizo que muchos de los manifestantes congregados allí decidieran marcharse.

El “Black Bloc”, una organización violenta y de procedencia desconocida integrada por jóvenes encapuchados, se ha sumado recientemente a los incidentes en Egipto.

De hecho, hace tres días, el fiscal general, Talaat Abdalá, ordenó el arresto de los integrantes del grupo, que calificó de “terrorista”.

La reacción de la oficina del presidente Mohamed Mursi no se hizo esperar y en un comunicado atribuyó a las fuerzas políticas la responsabilidad de haber incitado el inicio de los disturbios, además de advertir de que “los aparatos de seguridad intervendrán con toda la contundencia para restablecer el orden y la seguridad”.

Poco después, el Frente de Salvación Nacional (FSN), la principal alianza opositora no islamista, se desvinculaba totalmente de los enfrentamientos y achacó a Mursi y los Hermanos Musulmanes su parte de culpa “por el estado de tensión que ha imperado en la sociedad egipcia en los últimos dos meses”.

Mientras estos sucesos ocurrían en las proximidades del palacio, cientos de personas se concentraban en la plaza de Tahrir, en el centro de El Cairo, en cuyas proximidades los manifestantes arrojaron piedras contra la policía cerca del hotel Semiramis, junto al río Nilo.

En otras provincias, miles de personas salieron a las calles en esta jornada, bautizada como “Viernes del basta ya”, organizada por varios grupos opositores, entre ellos el FSN, para protestar contra Mursi y los Hermanos Musulmanes.

En Alejandría (norte), Suez (noreste) y Port Said (noreste), el mal tiempo y la lluvia deslucieron las protestas, que se desarrollaron sin altercados.

Una de las mayores manifestaciones fue en Port Said, junto al canal de Suez, donde hoy se conmemoró de forma pacífica el primer aniversario de la muerte de 74 personas tras un partido de fútbol en el estadio de esta ciudad entre los equipos Al Ahli y Al Masri.

Esta protesta sin incidentes contrastó con las escenas de violencia del sábado pasado en Port Said, cuando hubo choques entre manifestantes y policías tras conocerse la decisión de un tribunal de recomendar la pena de muerte para 21 procesados por la tragedia de hace un año.

En la última semana, más de cincuenta personas han muerto en Egipto y un millar han resultado heridas por los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas del orden, que comenzaron el viernes pasado durante la conmemoración del segundo aniversario de la revolución que derrocó al régimen de Hosni Mubarak.

——————————————————————————————————————————————

La oposición egipcia une fuerzas para que Mursi acceda a sus demandas

(EFE)

El Cairo, 30 ene (EFE).- La oposición egipcia no islamista se abrió hoy a un diálogo con el presidente, Mohamed Mursi, para acabar con la violencia en las calles, al tiempo que unió fuerzas con el principal partido salafista para presionar a Mursi para que acceda a sus demandas.

El coordinador del Frente de Salvación Nacional (FSN), Mohamed el Baradei, solicitó en un mensaje una reunión urgente con las autoridades para acabar con la violencia que ha causado más de medio centenar de muertos y un millar de heridos desde el viernes pasado, y que hoy dejó otros dos muertos en la plaza Tahrir de El Cairo.

No obstante, precisó que el inicio de un diálogo “serio” exige respetar las condiciones del FSN, las primeras de las cuales son un Gobierno de unidad nacional y la reforma de la Carta Magna.

Un portavoz del también opositor Partido de la Conferencia, Ahmad Salah, explicó a Efe que la iniciativa de El Baradei busca ante todo acabar con los disturbios, para posteriormente, si se cumplen los requisitos, abordar un diálogo global.

Precisamente, la creación de un Ejecutivo de unidad nacional fue una de las principales propuestas que acordaron hoy representantes del partido Al Nur, de tendencia rigorista, y del FSN, en un encuentro dirigido a unir fuerzas.

En un gesto sin precedentes, los dirigentes salafistas apoyaron la iniciativa del FSN para que todas las fuerzas políticas participen en el Gobierno durante este periodo, que coincide con una serie de actos violentos y los meses previos a la celebración de elecciones legislativas, previstas para primavera.

El presidente de Al Nur, Yunes Majyun, explicó el acuerdo en una rueda de prensa junto con Sayed al Badaui, el jefe del partido nacionalista Al Wafd, que representó al FSN en las conversaciones.

Majyun sostuvo que una sola facción, en alusión a los Hermanos Musulmanes, “no puede dirigir el país, sino que es necesaria una asociación verdadera para administrar los asuntos del Estado”.

Bajo esa premisa, el partido salafista, el segundo más votado en las legislativas de 2011, quiso acercar posiciones con los no islamistas y acordó un texto que Al Wafd trasladará a los demás miembros del frente para que lo estudien.

Según este documento, ambas partes acordaron formar una comisión para reformar los artículos en disputa de la Constitución y un comité judicial que investigue los últimos altercados en el país, así como nombrar a un nuevo fiscal general.

También coincidieron en garantizar la neutralidad de las instituciones estatales y pactaron un código de conducta en los medios de comunicación.

Con ese propósito de desactivar la crisis en el país, el imán de la prestigiosa institución suní de Al Azhar, Ahmed Tayeb, tiene previsto reunirse mañana con las fuerzas políticas egipcias.

Tras casi una semana de choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad, los jóvenes del movimiento revolucionario 6 de Abril también pidieron dialogar y protestar de forma pacífica, y explicaron que la violencia callejera estalló ante “la ausencia de justicia”.

Será, por lo tanto, crucial la respuesta a estos últimos pasos del presidente egipcio, que hoy viajó a Alemania por unas horas para entrevistarse con la canciller alemana, Angela Merkel, y otras figuras políticas y empresariales.

De hecho, Mursi convocó ayer una reunión de diálogo nacional boicoteada por el FSN en la que se aceptó estudiar las enmiendas constitucionales, pero se descartó cualquier gobierno de salvación.

Mientras tanto, los disturbios han disminuido en el centro de El Cairo, pese a que dos personas murieron en las últimas horas en esa zona.

La calma parece volver también a las tres provincias del canal de Suez donde rigen el estado de emergencia y el toque de queda impuestos por Mursi, que ya ayer autorizó a los gobernadores a modificar tales medidas.

Precisamente, el toque de queda se ha reducido de nueve a tres horas de madrugada en Ismailiya y Port Said, mientras que una decisión similar también va a decretarse en la provincia de Suez ante la mejora de la seguridad.

———————————————————————————————————————————————

Merkel pide estabilidad a Mursi, que descarta un Estado militar o teocrático

(EFE)

Berlín, 30 ene (EFE).- El presidente egipcio, Mohamed Mursi, se comprometió hoy a no instaurar un Estado “militar ni teocrático” ante la canciller alemana, Angela Merkel, que condicionó todo apoyo económico a la estabilización del país y el respeto a las reglas del Estado de Derecho.

Egipto actuará “al lado de la comunidad internacional”, aseguró Mursi tras reunirse en Berlín con la canciller, mientras Merkel insistía en que el mantenimiento de la “buena cooperación” bilateral pasa por el respeto a los derechos humanos, el diálogo “con todas las fuerzas políticas” y la libertad religiosa.

La cita en Berlín, inicialmente prevista como visita oficial de tres días, quedó reducida a un formato mínimo y era la única etapa del viaje de Mursi por Europa, tras cancelar a última hora su paso posterior por París debido al estado de emergencia en su país.

Se trata de medidas de emergencia “temporales”, limitadas a tres provincias en el Canal de Suez, insistió el presidente, y aseguró que la autoridad que él detenta dará paso “en unos meses” a un Gobierno formado por un Parlamento elegido democráticamente.

Mursi ratificó ante Merkel que no pretende instaurar un régimen presidencialista, que está abierto al diálogo “con todas las fuerzas políticas” y, a escala multilateral, a respaldar un proceso de paz en Oriente Medio “que reconcilie a israelíes y palestinos”.

El presidente negó ser un “enemigo de Israel” y, al ser preguntado por un medio alemán acerca de unas supuestas declaraciones suyas calificando a los judíos de “chupadores de sangre” o “monos”, se distanció de estas palabras al señalar que habían sido “sacadas de contexto”.

La canciller observó a su interlocutor con expresión severa en prácticamente toda la comparecencia -limitada a veinte minutos y dos turnos de preguntas, alternadas a medios egipcios y alemanes- y afirmó “haber hablado” de esas declaraciones en su cita con Mursi.

“Soy musulmán y ello me obliga a respetar todas las religiones”, afirmó Mursi, quien frente a la severidad persistente de su anfitriona mostró en todo momento una impecable moderación.

La visita a Berlín había sido planeada meses atrás, poco después de su llegada al poder, el pasado junio, y en medio de las esperanzas entre la comunidad internacional de que Mursi encabezara una transición democrática armónica, tras la caída de Hosni Mubarak.

En los treinta años de Mubarak al frente del régimen, Alemania había mantenido con éste relaciones de “socio comercial privilegiado”, tanto los sucesivos gobiernos conservadores como socialdemócratas.

Mursi fue invitado en verano a visitar Berlín por Merkel con el propósito de abrir una nueva etapa en las relaciones, pero resultó que la invitación se ha hecho efectiva en un momento de máxima tensión y con una reforma de la Constitución de tinte islámico en marcha.

En medios berlineses se afirmaba hoy que Mursi acudía a la Cancillería con aspiraciones de lograr algún avance concreto para la condonación de su deuda con Alemania, de unos 2.500 millones de euros.

La cifra que se barajaba, de haber respondido Mursi a las aspiraciones de la comunidad internacional, era de 240 millones de euros, cantidad que dadas las circunstancias actuales podía quedar reducida a un tramo de 30 millones.

Merkel no mencionó cifra alguna ante Mursi, quien la única cita que había mantenido de su recortada visita a Berlín, además de la que tuvo con la canciller, era su encuentro posterior con empresarios alemanes.

De la agenda de Mursi en la capital alemana se había suprimido incluso la recepción con su homólogo, Joachim Gauck, pero no ese seminario auspiciado por el ministro de Economía, Philipp Rösler, tras el cual volaba de regreso a Egipto.

La compleja visita de Mursi a Berlín estuvo salpicada además por las protestas de opositores y de Amnistía Internacional contra la situación de los derechos humanos en Egipto.

Grupos de activistas se apostaron ante la valla de la Cancillería con dos gigantescas réplicas de Nefertiti, el busto de la reina egipcia que alberga el Neues Museum de Berlín, una de ellas con una máscara de gas y la segunda con un sangriento vendaje en la cabeza.

Gemma Casadevall

—————————————————————————————————————————————–

Al menos un muerto y 53 heridos durante las protestas en Egipto

ABC.ES/EFE / EL CAIRO
Día 01/02/2013

Choques entre manifestantes y las fuerzas del orden estallaron junto al Palacio Presidencial en el ‘Viernes de la Liberación’

Al menos una persona ha fallecido hoy y 53 han resultado heridas durante las protestas en Egipto, según ha informado el portavoz del Ministerio de Sanidad Ahmad Omar, tal y como recoge la agencia de noticias estatal Mena.

Omar ha precisado que el fallecido es un joven, de 23 años, que pereció por los disparos de un arma de fuego en la frente y en el pecho durante los disturbios en las inmediaciones del Palacio Presidencial, en el barrio cairota de Heliópolis.

Los heridos se han registrado durante las protestas en las provincias de El Cairo, Kafr Sheij, Alejandría, Ismailiya y Garbiya, aunque los medios de comunicación egipcios solo han informado de disturbios en la capital.

Anteriormente, una fuente de los servicios de seguridad había apuntado a Efe que al menos 48 personas habían resultado heridas en los choques entre manifestantes y policías en los alrededores del Palacio Presidencial.

Los enfrentamientos comenzaron sobre las 18.00 hora local (16.00 hora GMT) entre los participantes en las protestas que lanzaron cócteles molotov y piedras, y las autoridades que respondieron con cañones de agua y gases lacrimógenos.

Miles de personas en distintas provincias de Egipto han salido hoy a las calles para protestar en contra del presidente egipcio, Mohamed Mursi, y los Hermanos Musulmanes, en una serie de marchas organizadas por unos dieciséis partidos políticos y movimientos revolucionarios, en un jornada de protestas que la disidencia ha englobado bajo la denominación de «Viernes de la Liberación».

Las movilizaciones se han intensificado desde el pasado 25 de enero, especialmente en las ciudades de Port Said, Ismailia y Suez, donde se han registrado violentos enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad coincidiendo con el segundo aniversario de la revolución que derrocó a Hosni Mubarak.

Mursi, «enemigo de Dios»

Mursi decretó el estado de emergencia en esas tres ciudades e impuso un toque de queda para tratar de contener la violencia. Más de medio centenar de personas han perdido la vida en todo el país durante los últimos nueve días.

En El Cairo, varias marchas han partido desde distintas zonas rumbo a la plaza Tahrir y el Palacio Presidencial, donde se han producido losprimeros choques del día. La Policía ha utilizado gas lacrimógeno para dispersas a las personas concentradas y varios carros blindados han avanzado hacia los manifestantes.

El periódico estatal «Al Ahram» también ha informado de concentraciones en Alejandría, Port Said, Suez, Al Arish y Mahalla el Kubra, entre otras ciudades. El Ministerio del Interior había destacado, antes de los choques de El Cairo, la ausencia de violencia durante la mayoría de las concentraciones.

En un comunicado, un portavoz ha citado como único incidente el lanzamiento de piedras contra policías en la capital, aunque «las fuerzas de seguridad lo están haciendo lo mejor que pueden para garantizar la seguridad de los manifestantes».

Uno de los principales líderes del opositor Frente de Salvación Nacional, Mohamed ElBaradei, ha instado a la población a reclamar sus derechos por el «mismo método» utilizado en su momento contra Mubarak, con quien se recurrió a una «revolución pacífica».

«Nuestra fuerza se basa en nuestra unidad, número y pacifismo», ha escrito en Twitter.

En Port Said, escenario de los peores enfrentamientos de los últimos días, decenas de personas han marchado coreando consignas en las que dscribían a Mursi como el «enemigo de Dios», informa Reuters.

Los manifestantes han exhibido fotografías de las últimas víctimas: «Moriremos como ellos, para conseguir justicia». En el caso de Port Said, las concentraciones de este viernes coinciden también con el primer aniversario de los enfrentamientos en el estadio de fútbol local que causaron 70 víctimas mortales. El pasado sábado, un tribunal condenó a muerte a 21 personas por estos hechos.

———————————————————————————————————————————————-

El Ejército egipcio advierte del «colapso del Estado» y afirma que el Canal de Suez es su prioridad

REUTERS/EP@ABC_ES / EL CAIRO
Día 29/01/2013

Manifestantes de las tres principales ciudades del canal de Suez (Port Said, Ismailiya y Suez) desafiaron anoche el toque de queda. Murieron dos personas en Port Said.

Continúa el polvorín en Egipto. El comandante en jefe del Ejército egipcio y ministro de Defensa, el general Abdel Fatá al Sisi, ha declarado este martes que el conflicto político que vive el país podría conducir al «colapso del Estado» y ha advertido de que la defensa del Canal de Suez sigue siendo uno de los principales objetivos de los militares que han sido desplegados en las ciudades cercanas para afrontar la violencia.

«La persistencia del contencioso entre las diferentes fuerzas políticas sobre la gestión de los asuntos de Estado podría conducir al colapso del Estado», ha afirmado el militar, a través de la página oficial de Facebook del Ejército.

Anoche, miles de manifestantes en las tres principales ciudades delcanal de Suez -Port Said, Ismailiya y Suez- desafiaron anoche el toque de queda impuesto por orden del presidente egipcio, Mohamed Mursi, según la televisión egipcia.

En Port Said, ciudadanos marcharon junto con hinchas del club de fútbol local Al Masry para rechazar el toque de queda. Al menos dos personas fallecieron a última hora anoche en esta localidad egipcia.

Los actuales problemas políticos y económicos del país suponen una «verdadera amenaza» a la seguridad, ha advertido el general Abdel Fatá al Sisi.

En estas circunstancias, ha asegurado, las Fuerzas Armadas seguirán siendo «un bloque sólido y unido» en el que «se mantienen los fundamentos del Estado».

Tranquilidad en la plaza Tahrir

La tranquilidad ha vuelto a primera hora de la mañana de hoya la plaza Tahrir y sus inmediaciones, en el centro de El Cairo, tras enfrentamientos anoche entre manifestantes y policías, que causaron decenas de heridos.

La plaza ha sido abierta parcialmente al tráfico de vehículos y muchos vendedores ambulantes han regresado al lugar, informó la agencia de noticias estatal egipcia, Mena.

Anoche, los choques entre manifestantes, que arrojaban piedras y cócteles molotov, y la policía, que respondió con gases lacrimógenos, se concentraron junto a la sede de la Liga Árabe, en una de las salidas de Tahrir, y la Cornish, junto al río Nilo.

Los manifestantes consiguieron arrebatar dos vehículos a la policía, uno de los cuales lo trasladaron a la plaza para quemarlo.

Mientras, en el Palacio Presidencial de Itihadiya, en el barrio cairota de Heliópolis, también ha vuelto hoy la calma y apenas hay manifestantes.

En Alejandría, continúa la tensión ya que los manifestantes han cortado la circulación de trenes. Más de cincuenta personas han muerto en Egipto desde el viernes pasado cuando se iniciaron los disturbios con motivo de la conmemoración del segundo aniversario del inicio de la revolución que derrocó al régimen de Hosni Mubarak.

A esos choques se sumaron el sábado los enfrentamientos desencadenados en Port Said (noreste) entre manifestantes y policías tras conocerse la decisión de un tribunal de recomendar la pena de muerte para 21 acusados por participar en la matanza de 74 personas hace casi un año en el estadio de fútbol local.

Anteayer, en un intento de frenar la violencia, el presidente egipcio, Mohamed Mursi, declaró el estado de emergencia y el toque de queda en las provincias de Suez, Ismailiya y Port Said (noreste), pero anoche miles de personas desafiaron esas medidas saliendo a las calles.

———————————————————————————————————————————————-

Miles de manifestantes protestan en El Cairo contra el presidente Mursi

(AFP)

EL CAIRO — Las fuerzas de seguridad egipcias usaron cañones lanza agua y dispararon al aire este viernes en El Cairo, en momentos en que manifestantes opositores les arrojaban cócteles molotov y piedras en las inmediaciones del palacio presidencial, constató AFP.

Miles de personas se manifestaban en El Cairo contra el presidente, el islamista Mohamed Mursi, acusado de traicionar los ideales de la revolución que le permitió acceder al poder.

“Lárgate”, gritaban los manifestantes que, a pesar de la lluvia, coparon después de la oración del viernes las principales avenidas de la capital egipcia que convergen en la simbólica Plaza Tahrir.

Un número importante de manifestantes, con carteles que pedían “justicia” para las decenas de muertos registrados en las manifestaciones de los últimos diez días, se dirigía hacia el palacio presidencial de Heliópolis, en la periferia de El Cairo, donde se reforzaron las medidas de seguridad.

En las principales ciudades de provincia también se registraban manifestaciones convocadas por la oposición, en particular por el Frente de Salvación Nacional (FSN).

Las manifestaciones tienen lugar al día siguiente de un compromiso de los partidos políticos para impedir la violencia, que en una semana causó la muerte de decenas de personas.

El FSN exige el fin de la “monopolización” del poder por parte de los Hermanos Musulmanes, la fuerza política del presidente Mohamed Mursi, así como la formación de un gobierno de salvación nacional y una revisión de la Constitución aprobada recientemente en un referéndum.

El jueves, en un documento auspiciado por la institución sunita Al Azhar, las principales formaciones políticas egipcias firmaron un documento que denuncia “cualquier tipo de incitación a la violencia”.

El documento también destaca “la responsabilidad de proteger a los ciudadanos que tiene el Estado y su aparato de seguridad”.

Las manifestaciones de este viernes servirán para medir la capacidad de convocatoria de la oposición y su disposición para impedir la violencia de los manifestantes.

“No queremos derramamiento de sangre ni destrucciones. Queremos libertad de expresión y queremos democracia”, dijo Amr Mussa, exdirector de la Liga Árabe y uno de los principales dirigentes de la oposición.

——————————————————————————————————————————————-

Protección reforzada de la presidencia egipcia tras una noche de violencia

Por Christophe DE ROQUEFEUIL (AFP)

EL CAIRO — La policía antidisturbios se desplegó masivamente este sábado en torno al palacio presidencial en El Cairo, tras una noche de enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes, que dejaron un muerto y decenas de heridos.

La oposición, que llamó el viernes a manifestarse contra el presidente, el islamista Mohamed Mursi, acusado de acaparar el poder, se reúne este sábado para examinar su estrategia tras estos disturbios, producidos pese al compromiso del gobierno y de los opositores de evitar la violencia.

Un egipcio de 23 años murió de un disparo en esos enfrentamientos en torno al palacio presidencial y 91 personas resultaron heridas tanto en El Cairo como en otras ciudades del país.

Este sábado, varios manifestantes lanzaron este piedras y botellas contra el convoy del primer ministro egipcio, Hisham Qandil, en la Plaza Tahrir de El Cairo. Según la cadena privada Dream Live, Qandil abandonó el lugar después del ataque. La oficina del primer ministro señaló en un escueto comunicado que el jefe del gobierno tuvo que “hacer frente a jóvenes y a alborotadores” durante una visita a la Plaza Tahrir.

Decenas de opositores a Mursi llevan meses en tiendas de campaña en la céntrica Plaza Tahrir, eje neurálgico de la revuelta popular que forzó la dimisión del expresidente Hosni Mubarak en 2011.

Por otra parte, la presidencia egipcia dijo este sábado estar “apenada por las imágenes chocantes” de policías golpeando a un hombre desnudo durante los enfrentamientos del viernes frente al palacio presidencial, difundidas por varios canales de televisión y por internet. “La presidencia está apenada por las imágenes chocantes de algunos policías tratando a un manifestante de una forma no acorde con la dignidad humana y los derechos humanos”, afirmó en un comunicado

Importantes efectivos antidisturbios seguían este sábado apostados en torno a la presidencia para prevenir un eventual retorno de manifestantes.

Por la mañana no había ningún manifestante cerca del palacio presidencial ni en las avenidas cercanas, indicó un periodista de la AFP en el lugar, aunque muchas calles estaban llenas de piedras lanzadas contra la policía durante la noche.

Pero todavía se sentía el olor de gases lacrimógenos en los alrededores del palacio, cuyo muro de protección está lleno de grafitis contra el presidente: “Derrocar al régimen”, “Libertad”.

En una semana, los enfrentamientos han dejado cerca de 60 muertos en el país, profundamente dividido entre los pro y anti-Mursi, primer presidente civil e islamista de Egipto.

La presidencia aseguró en un comunicado que pese a la escalada de violencia, “Egipto se acerca a la realización de su evolución democrática”, con elecciones legislativas previstas en los próximos meses.

Pero el Frente de Salvación Nacional (FSN), principal coalición de la oposición, anunció que se reuniría este sábado por la tarde para examinar la situación. Uno de sus líderes, Mohamed ElBaradei, advirtió de que “la violencia y el caos proseguirán” si Mursi sigue marginando a la oposición. El FSN denuncia desde hace meses el control de Mursi y de su movimiento, los Hermanos Musulmanes, sobre las instancias del país y pide la formación de un “gobierno de salvación nacional”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: