Irán acoge posibilidad de diálogo sobre su programa nuclear


– Irán acoge posibilidad de diálogo sobre su programa nuclear

– Irán dice que quiere poner fin a confrontación con EEUU por programa nuclear

– La Conferencia de Seguridad de Múnich cierra sin lograr un acercamiento entre EEUU e Irán

– Irán valora disposición al diálogo de oposición siria tras reunión bilateral

– Nuevo impulso a las negociaciones nucleares

—————————————————————————————-

Irán acoge posibilidad de diálogo sobre su programa nuclear

El ministro del Exterio de Irán, Ali Akbar Saleh, dijo que habrá un encuentro en febrero con representantes de los países que integran el Consejo de Seguridad de la ONU.

por Reuters – 03/02/2013 – 
Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi.© AP
Ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi.

Irán anunció hoy que está abierto a la oferta de EE.UU. de mantener conversaciones directas sobre su programa nuclear y que seis potencias mundiales habían sugerido una nueva ronda de negociaciones este mes, pero que no se ha comprometido con ninguna de las propuestas.

Los esfuerzos diplomáticos para resolver la disputa sobre el programa nuclear iraní -que Teherán dice que tiene fines pacíficos, pero que Occidente sospecha está destinado a construir armamento nuclear- han estado estancados desde hace años, mientras que Irán ha seguido anunciando avances en su programa.

El ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, dijo que la declaración del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, sobre que Washington estaba preparado para conversaciones directas con  Teherán, era un “paso adelante”.

“Tomamos estas declaraciones con una consideración positiva. Creo que es un paso adelante, pero (…) cada vez que hemos ido y hemos negociado ha sido la otra parte la que desafortunadamente no cumplió (…) con su compromiso”, dijo Salehi en la Conferencia de Seguridad de Múnich donde Biden hizo su propuesta un día antes.

Salehi dijo en la conferencia que el 25 de febrero se producirá un encuentro con representantes de los cinco países que integran el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Irán se encuentra sometido a un estricto paquete de sanciones, e Israel también ha insinuado que podría atacar si la diplomacia y las sanciones internacionales no logran frenar el programa nuclear de la República Islámica.

En Washington, el general de Ejército Martin Dempsey, el máximo oficial militar de Estados Unidos, dijo en una entrevista emitida el domingo que su país tiene la capacidad para detener cualquier esfuerzo iraní para construir armas nucleares, pero que las “intenciones iraníes deben ser influenciadas a través de otros medios”.

Dempsey, jefe del Estado Mayor Conjunto, hizo los comentarios en el programa “Meet de Press” de NBC junto al secretario de Defensa, Leon Panetta. Panetta afirmó que los datos de Inteligencia actuales de Estados Unidos indican que los líderes iraníes no han tomado la decisión de proceder con el desarrollo de un arma nuclear.

“Pero todo indica que quieren seguir aumentando su capacidad nuclear. Y eso es una preocupación. Y eso es lo que les estamos pidiendo que dejen de hacer”, explicó.

El nuevo secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, ha dicho que dará a la diplomacia todas las posibilidades para resolver la disputa con Irán.

———————————————————————————————————————————————

 
04-02-2013

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Ali Akbar Salehi, aseguró hoy a Washington que Teherán está dispuesto a mantener negociaciones serias para poner fin a la disputa de diez años sobre el programa nuclear iraní.

El jefe de la diplomacia iraní se mostró convencido en Berlín de que, “con toda seguridad, la confrontación no es la vía” y agregó que las acusaciones mutuas ya no son útiles para ninguna de las partes.

“Debemos hallar un camino al final del día que nos haga salir de esta crisis artificial”, dijo en una rueda de prensa conjunta con su homólogo alemán, Guido Westerwelle.

Subrayó que Irán está dispuesto a ofrecer garantías jurídicamente vinculantes de que su país jamás emprenderá el rumbo hacia un uso no pacífico de la energía atómica.

La fabricación de una bomba nuclear no mejoraría, sino empeoraría la seguridad de Irán, declaró Salehi, quien añadió: “¿Contra quién íbamos a querer emplear una arma semejante?”

“No vemos en ello ningún acto sabio, no vemos nada de racional en ello, no vemos qué nos aportaría”, destacó.

El ministro alemán de Exteriores, por su parte, se pronunció a favor de un pronto inicio de conversaciones directas para lograr una solución a la disputa en torno al controvertido programa nuclear iraní.

Se ha abierto una “ventana para una oportunidad que debería ser aprovechada y traducirse en una voluntad real para el diálogo”, indicó el jefe de la diplomacia alemana.

“La declaración de una voluntad de diálogo debería desembocar lo antes posible en negociaciones sustanciales”, señalo Westerwelle, quien resaltó que es interés expreso de Alemania que todas las diferencias queden solventadas a nivel político y diplomático.

En su opinión, “2013 es un año decisivo en el que todos los esfuerzos deberían ir dirigidos a reducir las tensiones”.

Por otra parte, el jefe de la diplomacia iraní negó que su país apoye al régimen de Bachar al Asad con el envío de soldados a Siria.

En este sentido, Salehi manifestó que “el ejército iraní es suficientemente grande, no necesita fuerzas del exterior”, al tiempo que advirtió a la comunidad internacional en contra de una injerencia en el conflicto.

“Dejad que este proceso siga su curso natural”, dijo el ministro, quien abogó por unas elecciones presidenciales bajo supervisión internacional, en las que no descartó la participación de Al Asad, pues “eso depende de él”.

Salehi subrayó que la asistencia que su país presta a Siria es de carácter económico y en este sentido puntualizó: “Sí, ayudamos, pero ayudamos al pueblo sirio”.

Al mismo tiempo, expresó su intención de continuar con las conversaciones con la oposición siria, después de haberse reunido el pasado fin de semana con el líder de la Coalición Nacional Siria, Moaz al Jatib, en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich (Alemania).

——————————————————————————————————————————————–

La Conferencia de Seguridad de Múnich cierra sin lograr un acercamiento entre EEUU e Irán

(EFE)

Múnich (Alemania), 3 feb (EFE).- La Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC) se clausuró hoy sin lograr ningún acercamiento de posturas entre EEUU e Irán, enfrentados por el programa nuclear de Teherán y sus propuestas para atajar la guerra civil en Siria.

La única nota positiva de los tres días de debates y reuniones en este foro, conocido como “el Davos de la defensa”, han sido los primeros contactos entre Irán y Rusia, los dos valedores de Damasco, con la oposición siria.

EEUU e Irán han mostrado cierta disposición teórica a volver a la mesa de negociación -incluso de forma directa- para abordar el programa atómico de Teherán, pero de seguido ambas partes han recelado abiertamente de la voluntad del otro.

El ministro de Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, subrayó en su intervención ante la MSC que Irán no tiene “líneas rojas en las negociaciones” relativas a su programa nuclear, pero que sólo aceptarán una reunión con EEUU si pueden “estar seguros” de las “auténticas intenciones del otro lado”, esto es, si Washington tiene “intenciones reales de resolver la cuestión”.

Salehi valoró las declaraciones que realizó ayer en este mismo foro el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, en las que afirmó que “hay margen para la negociación”, aunque instó a Irán a formalizar la convocatoria.

El vicepresidente exigió asimismo a Teherán una disposición “real” al diálogo, una “agenda para hablar”, y advirtió de que, si las autoridades iraníes no acceden, la respuesta internacional será “más presión” y “más aislamiento”.

La política estadounidense a este respecto no es de “contención”, sino de “prevención”, argumentó Biden.

La MSC también fue escenario de las diferencias de ambos en cuanto a Siria, ya que para EEUU el fin de la guerra pasa por que el “tirano” Bashar al Asad abandone, mientras que Irán aboga por una “solución siria-siria”.

“Si queremos parar el baño de sangre en Siria, lo que tenemos que hacer es llevar a la oposición y al gobierno a la mesa de negociación”, explicó Salehi.

Esta misma postura fue reiterada ayer en la MSC por Rusia, el otro gran aliado de Asad, que a través de su ministro de Exteriores, Serguéi Lavrov, criticó la posición estadounidense y alertó sobre los riesgos de armas desde el exterior a la oposición.

Lavrov y Salehi han acusado a Occidente de un “doble rasero” al juzgar a distintos gobiernos, y el ruso fue más allá al abogar por “reglas comunes” para apoyar “las reformas democráticas”, “con el mandato del Consejo de Seguridad”, pero sin “imponer reglas y modelos externos”.

El ministro de Defensa israelí en funciones, Ehud Barak, consideró por su parte que la caída de Asad es “inminente” y se mostró convencido de que Irán “pagará” por haber mantenido su apoyo a Asad, pese a las matanzas de civiles.

El único signo esperanzador para las relaciones entre EEUU e Irán, más allá de la convocatoria para el 25 de febrero de una reunión entre Teherán y el Grupo 5+1 sobre la cuestión nuclear iraní, fueron las entrevistas que mantuvieron Salehi y Lavrov por separado con el líder de la oposición siria, Ahmed Muaz al Jatib.

Nada ha trascendido oficialmente de estos contactos iniciales entre los principales valedores de Asad y la oposición, pero son un hecho positivo, a juicio de algunos observadores internacionales.

Salehi confió en que su reunión con Al Jatib pudiese contribuir a solucionar la crisis siria y Lavrov invitó al líder opositor a viajar a Moscú para una nueva reunión.

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, reconoció abiertamente durante la MSC que no ha habido avances significativos en los últimos doce meses para poner fin a la guerra civil siria, que en casi dos años ha dejado 60.000 muertos y más de 600.000 desplazados.

La 49 edición de este foro, que arrancó este viernes, ha reunido a 90 delegaciones nacionales, aproximadamente una docena de jefes de Estado y Gobierno, 70 ministros de Exteriores y Defensa, y 60 directores ejecutivos de grandes empresas.

Palop Juan Palop

——————————————————————————————————————————————

 
03-02-2013

El ministro iraní de Exteriores, Ali Akbar Salehi, valoró hoy la disposición a negociar con el presidente sirio, Bachar al Asad, de la oposición interna, tras reunirse con algunos de sus líderes en Alemania.

Así lo afirmó Salehi durante su intervención en la Conferencia de Seguridad de Múnich (MSC), una de las citas de referencia a nivel global en materia de defensa y asuntos exteriores, durante la cual mantuvo una reunión bilateral con el líder de la oposición siria, Ahmed Muaz al Jatib.

El jefe de la diplomacia iraní confió en que su entrevista con Al Jatib pueda contribuir al fin de la guerra civil en Siria, que ya ha costado más de 60.000 vidas y ha obligado a huir a más de 600.000 personas.

También en el MSC y por primera vez, el ministro ruso de Exteriores, Serguéi Lavrov, se reunió ayer a puerta cerrada con Al Jatib, al que invitó a visitar Moscú para una nueva entrevista, según fuentes diplomáticas rusas.

Rusia e Irán son los principales valedores internacionales del régimen sirio.

Salehi, por su parte, reiteró la voluntad de su Gobierno de no intervenir en Siria y permitir una solución interna a su guerra civil mediante negociaciones entre el régimen de Bachar al Asad y la oposición, bajo la supervisión de Naciones Unidas.

“Queremos una solución siria-siria”, apuntó Salehi, que instó a la comunidad internacional a “dejar que la dinámica política siga su cauce natural”, en lugar de intervenir directamente.

“Si queremos parar el baño de sangre en Siria, lo que tenemos que hacer es llevar a la oposición y al Gobierno a la mesa de negociación”, añadió.

El ministro iraní de Exteriores aseguró no obstante que la situación en Siria es “angustiosa” y no quiso reivindicar públicamente al régimen de Damasco.

“No pretendemos decir que el Gobierno sirio sea impecable”, repitió en dos ocasiones Salehi.

No obstante, argumentó que los países democráticos no le pueden “decir a un jefe de Estado que se tiene que ir, pese a todos los errores que haya cometido”, en relación a Estados Unidos, que ha exigido en repetidas ocasiones la salida incondicional de Al Asad.

“Tiene que ser la gente de Siria la que decida. Esa es una de las formas de definir la democracia”, agregó.

No deben inmiscuirse en los asuntos internos sirios terceras naciones, según Salehi, y acusó a Estados Unidos de tener dobles estándares para juzgar a distintos países.

“Dejemos que el tiempo diga quién tiene la verdad”, dijo y recordó a continuación que Estados Unidos mintió al asegurar que Irak ocultaba armas de destrucción masiva y justificar así la invasión.

Asimismo, señaló que la comunidad internacional -y en concreto Naciones Unidas- debe supervisar el proceso, y respaldó públicamente el papel del mediador de la ONU para Siria, Lajdar Brahimi.

Salehi, uno de los últimos líderes extranjeros que ha hablado directamente con Al Asad en los últimos meses, explicó que también se ha reunido con responsables de la oposición siria.

Al Asad le aseguró, relató el ministro iraní, que estaba dispuesto a negociar con la oposición, con el objetivo de buscar una solución a la crisis.

La MSC ha reunido a 90 delegaciones nacionales, una docena de jefes de Estado y Gobierno, 70 ministros de Exteriores y Defensa, y 60 directores ejecutivos de grandes empresas.

————————————————————————————————————————————————-

Nuevo impulso a las negociaciones nucleares

El ministro de Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehí, explicó su disposición “a negociar” si las intenciones del otro lado son “auténticas”

El presidente Mahmud Ahmadineyad da un discurso en el Parlamento iraní en Teherán este domingo. / ATTA KENARE (AFP)

El Gobierno iraní está dispuesto a entablar conversaciones bilaterales con Estados Unidos sobre su programa nuclear. El ministro de Exteriores de Irán, Ali Akbar Salehí, explicó no obstante que su disposición “a negociar” debe ir precedida por “la certidumbre de que el otro lado viene con intenciones auténticas”. La víspera, el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, había aprovechado la Conferencia de Seguridad de Múnich, en la que ambos participaron sin reunirse personalmente, para proponer un diálogo bilateral sobre los planes nucleares de Teherán.

Salehí, que antes de asumir Exteriores en 2010 había sido el jefe de la Organización de la Energía Atómica iraní, anunció además que su país participará en la reunión con los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y Alemania. Se celebrará el próximo día 25 en Kazajistán. Las últimas conversaciones con este grupo, denominado 5+1, tuvieron lugar en junio sin resultados tangibles.

La última jornada de la Conferencia de Seguridad de Múnich estuvo marcada por la intervención de Salehí y las tensiones entre Irán e Israel. El ministro de Defensa israelí Ehud Barak volvió a advertir de los peligros de un Irán armado con bombas atómicas, que “acabaría con todos los intentos de evitar la propagación de armas de destrucción masiva”. Durante un debate posterior en el que no participó Barak, el iraní Salehí sostuvo que no ha “trazado líneas rojas” para emprender negociaciones bilaterales.

Los reunidos en la Conferencia de Seguridad reaccionaron con escepticismo ante este anuncio de apertura. No es la primera vez que Irán propone negociaciones sobre el programa para después cancelarlas o conducirlas a un callejón sin salida. Israel, Estados Unidos y sus aliados acusan a Teherán de estar progresando en la fabricación de bombas atómicas. El régimen islámico lo niega e insiste desde hace años que sus investigaciones solo persiguen metas civiles. Durante el debate que mantuvo en Múnich con Salehí, el presidente de la Comisión Parlamentaria de Exteriores en el Bundestag, Ruprecht Polenz, también expresó las dudas alemanas sobre las intenciones del Gobierno de Mahmud Ahmadineyad, al que calificó de “conductor kamikaze de la política nuclear”.

Polenz, democristiano como la canciller Angela Merkel (CDU), advirtió a Teherán de que “si no emiten pronto señales positivas, la situación podría complicarse” en la región. En el mismo sentido, el israelí Barak había dudado en su discurso previo de la eficacia de las sanciones contra Irán. Israel, dijo, no tiene ninguna duda de los objetivos militares del programa nuclear iraní.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: