El repunte del conflicto rompe la tensa calma de los diálogos de paz en Colombia


– Ejército colombiano inicia cese de operaciones militares para facilitar entrega de rehenes por parte de las Farc

– Los combates y una gran reserva marcan la víspera de liberaciones en Colombia

– Siete soldados mueren en enfrentamientos con las FARC al sur de Colombia

– Las Farc están listas para liberar a los uniformados

– El Gobierno de Colombia insta a las FARC a que se ciñan a la agenda pactada

– Las FARC dicen que nadie se retira del diálogo y se preparan para las liberaciones

– FARC exigen fin del latifundio nacional y extranjero en Colombia

– El jefe máximo de las FARC desestima las críticas a los diálogos de paz en Cuba

– Presidente de Colombia autoriza gestiones para liberar a tres uniformados

– El repunte del conflicto rompe la tensa calma de los diálogos de paz en Colombia

– Las FARC reivindican el secuestro y el Gobierno ve peligrar el proceso de paz

– Fin de la tregua de las FARC presiona proceso de paz de Colombia

– Colombia y FARC reanudan diálogo en medio de nuevos combates

– Las FARC se reservan “el derecho” de secuestrar a miembros de la Fuerza Pública

– Al menos cuatro soldados muertos en Colombia en un choque entre las FARC y el Ejército

– Cinco guerrilleros de FARC abatidos por militares en Colombia

——————————————————————————————————————————————-

Ejército colombiano inicia cese de operaciones militares para facilitar entrega de rehenes por parte de las Farc

Esta se realizará en una zona delimitada, pero indeterminada, del departamento del Cauca para favorecer el desplazamiento por vía terrestre de la misión humanitaria.

por EFE – 13/02/2013 – 

El cese de las operaciones militares comenzó hoy en una “zona delimitada” pero indeterminada del departamento colombiano del Cauca, en la que las FARC cumplirá mañana la primera fase de entrega de dos policías y un soldado a los que tiene en su poder desde enero pasado.

Una fuente del Ejército colombiano informó a Efe que las Fuerzas Militares cesaron sus actividades en esa zona desde las 20.00 horas de este miércoles para favorecer el desplazamiento por vía terrestre de la misión humanitaria, que saldrá mañana a primera hora desde la ciudad de Cali (suroeste).

Esta suspensión de las operaciones militares se extenderá hasta las 8.00 horas del viernes, como establece el protocolo firmado ayer por el Gobierno colombiano, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la ONG Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), que lidera la exsenadora Piedad Córdoba.

La jefe de la subdelegación del CICR en Cali, Maryse Limoner, y el representante de CCP Javier Cuadras se reunieron esta tarde en esa ciudad para terminar de definir los detalles del operativo que arrancará mañana, y reivindicaron la mayor discreción alrededor de éste.

De hecho, no quisieron especificar quién o quiénes serán liberados en esta primera fase del jueves, si el soldado Josué Meneses o los policías Cristian Camilo Yate y Víctor Alfonso González.

Los policías Yate y González fueron secuestrados el 26 de enero entre los municipios de Pradera y Florida, en el departamento del Valle del Cauca (suroeste), mientras que Meneses cayó cautivo el 31 del mismo mes en Policarpa, en el vecino departamento de Nariño (sur), fronterizo con Ecuador.

Tampoco aclararon a qué punto llevarán a los primeros exsecuestrados que recobren la libertad el jueves ni dónde se encontrarán con sus familias, para garantizar la seguridad del operativo.

Lubier Yate, padre del policía Cristian Camilo, dijo en conversación telefónica con Efe que la información oficial que han recibido los familiares es que los primeros en ser entregados serán los policías.

De hecho, la familia Yate viajó hoy desde el departamento del Tolima (centro-sur) hasta Bogotá “para recibir en el aeropuerto militar de Catam seguramente a Cristian y al otro policía”, según dijo.

Por el contrario, otros medios de comunicación han informado de que será el soldado Meneses el primero en ser liberado y que la guerrilla lo dejará en manos de la comisión humanitaria en el pueblo de Miranda, en la frontera entre los departamentos del Cauca y del Valle del Cauca.

La misión viajará a bordo de dos vehículos del CICR y estará conformada por cinco delegados de ese organismo humanitario y dos de CCP.

La ex senadora Córdoba, apartada por la Procuraduría de su cargo en 2010 por supuestos vínculos con las FARC, llegará a Cali esta noche y participará mañana en la operación.

Si el jueves se desarrolla todo como está previsto, el próximo sábado serán liberados los rehenes restantes y los tres uniformados podrán reunirse con sus familiares antes de que termine el fin de semana.

——————————————————————————————————————————————

Los combates y una gran reserva marcan la víspera de liberaciones en Colombia

(EFE)

Bogotá, 13 feb (EFE).- Los fuertes combates entre el Ejército y las FARC, que causaron hoy la muerte de siete soldados, y un clima de gran reserva marcaron la víspera de la primera fase de liberaciones de dos policías y un soldado que esa guerrilla se comprometió a liberar a partir de mañana.

El pulso del conflicto armado latió con intensidad en todo el territorio con los enfrentamientos registrados en el Caquetá (sur), los discretos preparativos de las entregas desde Cali (suroeste) y la infructuosa búsqueda de cinco secuestrados que supuestamente había dejado en libertad la guerrilla del ELN en Bolívar (norte).

Según dijo a Efe una fuente castrense, el choque armado se registró en la población caqueteña de Milán cuando la inteligencia del Ejército detectó la intención de varias columnas del Bloque Sur de las FARC de atacar el caserío San Antonio de Getuchá y trató de prevenirlo, con la consiguiente respuesta de la guerrilla.

Las consecuencias del combate constituyeron un revés para el Ejército, que además de perder a siete soldados registró a cinco militares heridos, aunque como recalcó la institución en un comunicado, el Bloque Sur de las FARC “está evacuando un número indeterminado de terroristas muertos y heridos”.

Por el momento, las autoridades descartaron la desaparición o el secuestro de ningún otro uniformado.

Pero fue precisamente en uno de estos combates que, paradójicamente se enmarcan en el proceso de paz que negocia el Gobierno con las FARC en La Habana, en el que fue privado de su libertad por parte de la guerrilla el soldado Josué Meneses, uno de los tres miembros de la fuerza pública que la guerrilla se comprometió a entregar.

En aquel enfrentamiento, registrado el pasado 31 de enero en Policarpa, en el departamento de Nariño fronterizo con Ecuador, murieron además cuatro militares.

Completan el grupo de secuestrados los policías Cristian Camilo Yate y Víctor Alfonso González, que fueron secuestrados el 26 de enero entre los municipios de Pradera y Florida, en el departamento del Valle del Cauca.

Por el momento, no hay ninguna información oficial sobre quién o quiénes serán liberados en primer lugar, pues como destacaron la jefa de la subdelegación del CICR en Cali, Maryse Limoner, y el representante de Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP) Javier Cuadras, la reserva primará en este operativo.

Lo único que se sabe es que hoy a las 18.00 hora local (23.00 GMT) entró en vigor el cese de operaciones militares en una delimitada zona del Cauca, que es un departamento vecino al Valle del Cauca y a Nariño, y que no las reanudarán hasta el viernes.

También se sabe que el operativo se hará por vía terrestre y que una comisión formada por cinco miembros del CICR y dos de CCP, seguramente liderado por la exsenadora Piedad Córdoba, saldrá a primera hora de Cali hacia una zona montañosa entre el Valle del Cauca y el Cauca para recibir a los secuestrados.

Según el protocolo de liberación, el sábado se retomará la segunda fase también en un área desmilitarizada, aunque tampoco se conoce el lugar donde se llevará a cabo.

La gran paradoja es que todos estos acontecimientos estén sucediendo en Colombia mientras en La Habana el Gobierno y las FARC negocian el fin del conflicto.

Los tres secuestros se produjeron días después de que el 20 de enero las FARC dieran por finalizado un alto el fuego unilateral anunciado en noviembre, en el mismo momento en que iniciaron las conversaciones de paz en Cuba.

El secuestro se volvió a colocar en el centro de todas las miradas en Colombia, ejercida no sólo por las FARC, sino también por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda guerrilla y que aspira también a negociar la paz con el Gobierno.

El ELN anunció ayer la liberación de dos ingenieros peruanos y otros tres colombianos que tenía en su poder desde el pasado 18 de enero, un hecho que no ha podido ser confirmado por las autoridades de ambos países.

Incluso el Ejército de Colombia calificó hoy este anuncio como “una mentira más” de esa guerrilla y se comprometió a seguir la búsqueda de los cinco rehenes.

——————————————————————————————————————————————-

Siete soldados mueren en enfrentamientos con las FARC al sur de Colombia

Se suspenden operaciones militares en una zona delimitada para que sean liberados dos policías secuestrados por esa guerrilla

Fotografía cedida por periódico ‘El Líder, Diario Caqueteño’, donde se ven soldados muertos en combates contra las FARC. / EFE

En el que sería uno de los golpes más duros para el Ejército de Colombia desde que comenzaron los diálogos de paz con las FARC en Cuba, este miércoles perdieron la vida siete soldados enenfrentamientos con guerrilleros del frente 15 José Ignacio Mora del Bloque Sur de las FARC, considerado uno de los más fuertes en lo militar y también en lo económico por sus nexos con el narcotráfico.

Según informaron fuentes militares, desde hace tres días cerca de 150 guerrilleros buscaban tomar San Antonio de Getucha, una pequeña población del municipio de Milán, en el departamento de Caquetá, ubicado en la Amazonía colombiana, por lo que el Ejército envió a un grupo de sus hombres para repeler el ataque. Los siete soldados, que pertenecían al Batallón de Infantería de Selva No. 35 “Héroes del Guepi”, murieron en un intercambio de disparos. Cinco más resultaron heridos y son atendidos en el hospital de Florencia, capital de Caquetá, a 80 kilómetros de Milán.

El Ejército ha dicho que los combates continúan con el apoyo de la Fuerza Aérea y que según informaciones de inteligencia, el Bloque Sur estaría evacuando un número indeterminado de subversivos muertos y heridos.

Por décadas, Caquetá ha sido bastión de las FARC donde está presente el Bloque Sur de esa guerrilla. Este departamento, al sur del país, fue el epicentro de la zona de despeje en 1998, en donde se escenificaron las pasadas conversaciones de paz con el Gobierno conservador de Andrés Pastrana Arango. El principal jefe del Bloque Sur fue Raúl Reyes, asesinado en un operativo de las Fuerzas Militares colombianas en territorio ecuatoriano el 1 de marzo de 2008, lo que desató una crisis diplomática con el Ejecutivo de Rafael Correa. Reyes fue reemplazado por Joaquín Gómez, del que analistas del conflicto han dicho no estaría participando en el proceso de paz en La Habana, algo que ha desmentido el número uno de esa guerrilla, Rodrigo Londoño Echeverri, alias ‘Timochenko’.

La ofensiva militar de las FARC se ha intensificado desde que terminó la tregua de dos meses el pasado 20 de enero. En la noche del lunes, mientras las autoridades de socorro y los habitantes de un barrio de Miraflores, en el departamento de Guaviare, atendían un incendio, guerrilleros del frente primero de las FARC habrían lanzado una granada matando al policía Diego Pinzón Sandoval y a un niño indígena de diez años. También resultaron heridas 25 personas.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, calificó este atentado terrorista como “un crimen de guerra diabólico y demencial”, ya que las FARC habrían provocado el incendio como señuelo para atraer a la Policía y el Ejército.

Los combates entre las Fuerzas Militares y las FARC continúan en diferentes departamentos del territorio nacional, mientras en una zona delimitada del Cauca, también al sur, hay cese de las operaciones militares para que este jueves se cumpla la primera fase de la liberaciónde los policías Cristian Camilo Yate y Víctor Alfonso González, quienes están en poder de las FARC desde el 26 de enero. Un tercer uniformado, el soldado Josué Meneses, sería entregado el sábado.

Humberto de la Calle, jefe de los negociadores del Gobierno, quien está en Colombia mientras se reanudan las conversaciones en La Habana el 18 de febrero, afirmó que “el propósito de los diálogos no es validar la acción de la guerrilla, sino auscultar si esa oportunidad que ahora visualizamos en medio de muchas dificultades puede concretarse”. Para De la Calle, en este nuevo intento por alcanzar la paz hay una “oportunidad real y verdadera para poner fin al conflicto armado en Colombia a través del diálogo”.

——————————————————————————————————————————————-

Obispos colombianos rechazan invitación de guerrilla de las FARC

(AFP)

BOGOTÃ — Los obispos de la Iglesia católica colombiana rechazaron este miércoles la invitación que el martes les formuló la guerrilla comunista de las FARC a conversar en Cuba, donde adelantan una negociación de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

“Es perfectamente claro para nosotros que no tenemos nada que ir a hacer a La Habana”, dijo el cardenal Rubén Salazar al responder en una conferencia de prensa sobre la invitación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“No creo que sean ellos quienes tengan que invitarnos a participar (…) no tenemos ningún papel en la mesa de diálogos de paz”, agregó.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las FARC llevan a cabo un proceso de paz desde fines del año pasado, con apoyo internacional de Noruega, Cuba, Venezuela y Chile, pero sin mediadores.

El jefe negociador de la guerrilla, Iván Márquez, invitó a los obispos “a conversar sobre la guerra y la paz, y las ideas que pudieran llevarnos a una solución menos cruenta a este largo conflicto”, en una misiva publicada el martes en el sitio web de la delegación al diálogo de paz (pazfarc-ep.blogspot.com).

El cardenal Salazar, quien preside la Conferencia Episcopal colombiana, puntualizó que la “Iglesia católica cumple su misión fundamentalmente aquí en Colombia”, al enfatizar la negativa a la propuesta de las FARC.

Márquez además había destacado como positivo el hecho de que desde los púlpitos los obispos se manifestaran a favor de una salida negociada al conflicto armado del país.

Las FARC, actualmente con unos 8.000 combatientes y 48 años de creada, ha realizado con gobiernos anteriores tres intentos fallidos de negociar un acuerdo de paz.

——————————————————————————————————————————————-

Las Farc están listas para liberar a los uniformados

Por: | 10 de Febrero del 2013

Rodrigo Granda, vocero de las Farc.

Según el anuncio, están esperando a que el Gobierno de la orden para entregar a los tres retenidos.

Este domingo el último día del segundo ciclo de las negociaciones entre el Gobierno colombiano y las Farc y el vocero de esta guerrilla, Rodrigo Granda, anunció que todo está listo y que están dispuestos a dejar en libertad a los dos policías, Cristian Camilo Yate Sánchez y Víctor Alfonso Gonzales Ramírez, y al soldado José Álvarez, a quienes mantienen en cautiverio. Ahora, según Granda, está en manos del Gobierno y del Comité Internacional de la Cruz Roja toda la coordinación para una entrega exitosa.

También reiteró que están pendientes de la participación de la comisión de ‘Colombianos y colombianas por la paz’.

Rodrigo Granda dice que el tema agrario está sobre la mesa y que los diálogos siguen avanzando.

Este domingo, después del mediodía, la delegación del Gobierno encabezada por Humberto de la Calle, viajará a Colombia. El 18 de febrero sería el siguiente encuentro para continuar los diálogos.

————————————————————————————-

10 de febrero de 2013

El Gobierno de Colombia insta a las FARC a que se ciñan a la agenda pactada

El Gobierno de Colombia considera que el ritmo de los diálogos de paz con las FARC ha mejorado pero instó a la guerrilla a que se ciña estrictamente a la agenda pactada porque las conversaciones no se abrirán a nuevos temas.”No estamos aquí para hablar de lo divino y lo humano. Hay un derrotero claro de los temas motivo de estos diálogos y no vamos a desviarnos. Y esperamos que las FARC cumplan lo pactado”, dijo el exvicepresidente de Colombia, Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno de Juan Manuel Santos.

Por otra parte, De la Calle reclamó también a las FARC que agilicen la liberación de los dos policías y el soldado que mantienen cautivos y advirtió que cada secuestro “atenta directamente contra el proceso de paz”.

El Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concluyeron este domingo otra ronda de conversaciones que se inició el 31 de enero y que ha estado marcada por el repunte del conflicto en Colombia y la presentación por parte de guerrilla de varias propuestas relativas al problema de la tierra.

Como es habitual cuando se cierra un ciclo de los diálogos, De la Calle leyó en La Habana una declaración -sin admitir preguntas de la prensa- en la que quiso dejar claro que la agenda pactada para las conversaciones no se va a abrir a temas nuevos planteados por las FARC.

“Algunas de las propuestas de la guerrilla como el tema minero energético o la idea de frenar la construcción de megaproyectos para la generación de energía eléctrica sencillamente no forman parte de las discusiones de la mesa”, destacó.

Añadió que “una cosa es lo que las FARC dicen en público como parte de su plataforma, que tendrán ocasión de defender si se reintegran a la vida civil. Y otra cosa es lo que se habla en la mesa”.

“Mientras nos mantengamos en la discusión de la agenda pactada, estas conversaciones pueden avanzar a buen ritmo; al ritmo necesario para concretar los acuerdos que nos permitan ponerle fin al conflicto”, subrayó De la Calle.

El negociador de Juan Manuel Santos aprovechó para reiterar su rechazo vehemente a los secuestros de la guerrilla y también para recordar que uno de los puntos centrales de la agenda de diálogo es el de las víctimas.

“No concebimos un acuerdo para la terminación del conflicto sin que la guerrilla le ponga cara a sus víctimas. Llegado el momento propondremos fórmulas y mecanismos para que ello ocurra”, señaló De La Calle.

Tras culminar hoy un nuevo ciclo del diálogo de paz, las partes retomarán las conversaciones en la mesa de La Habana el próximo 18 de febrero.

———————————————————————————–

——————————————————————————————————————————————–

Las FARC dicen que nadie se retira del diálogo y se preparan para las liberaciones

(EFE)

Bogotá, 4 feb (EFE).- Las FARC aseguraron hoy que las conversaciones con el Gobierno colombiano continúan en Cuba y nadie se retira del proceso de paz, en medio de una gran expectativa por la anunciada liberación de dos policías y un militar secuestrados por esa guerrilla en las últimas semanas.

“Las conversaciones prosiguen de modo normal y que nadie ha amenazado con retirarse, a pesar de la campaña de la ultraderecha contra el proceso de paz”, afirmó el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Londoño, alias “Timochenko”, en un comunicado difundido en internet.

De esta manera, el grupo subversivo respondió a quienes en Colombia abogan por el fin de proceso de paz, entre ellos el expresidente Álvaro Uribe, quien la semana pasada reclamó que cesen las negociaciones hasta que las FARC liberen a los uniformados secuestrados.

Los secuestros tuvieron lugar después de que el 20 de enero finalizara un alto el fuego decretado unilateralmente por las FARC en coincidencia con el comienzo de las negociaciones.

En el comunicado del líder guerrillero no hay referencia alguna a la liberación de los dos policías y el militar, que fue anunciada, sin precisar fecha ni lugar, por las FARC este sábado.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, señaló el domingo en su cuenta de Twitter que el Ministerio de Defensa ya tiene instrucciones para coordinar con el CICR (Comité Internacional de la Cruz Roja) la liberación, pero hasta ahora no hay nuevas noticias.

Algunos de los familiares de los dos policías y el soldado indicaron hoy que no conocen la situación en la que se encuentran los secuestrados, ni cuándo serán liberados.

“Hasta el momento no hemos recibido ningún tipo de llamada de ninguna autoridad para reportarnos cuál es el estado de salud de nuestros seres queridos, lo único que sabemos es lo que hemos consultado por internet y en los medios comunicación”, dijo a Caracol Radio Lubier Yate Hernándes, padre del patrullero Cristian Camilo Yate.

Y agregó: “estamos a la espera de una comunicación oficial por parte del Gobierno Nacional para saber a dónde se van a desplazar para la liberación de mi hijo, quien lleva apenas 2 años en la Policía”.

De concretarse la liberación de los policías y el militar se trataría de la primera entrega de rehenes que se produce en paralelo a los diálogos de paz.

En favor de mantener el proceso de paz se pronunció hoy el presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia, Rubén Salazar, al iniciarse una asamblea plenaria de obispos en Bogotá.

“Le pido a todos los colombianos que tengamos confianza en el proceso de paz. Indudablemente es difícil tener confianza por la situación de violencia que vive el país, pero tenemos que partir del principio de que hay que ser capaces de acabar con esta guerra intestina que ha destruido al país durante los últimos 50 años”, dijo Salazar.

Además consideró: “pedir que haya un cese bilateral del fuego en mi modo de ver, y en eso creo yo estar totalmente de acuerdo con el presidente Santos, sería como anticipar lo que se quiere lograr en las negociaciones. El final de las negociaciones es fundamentalmente el poner punto final al encuentro armado”.

El presidente Santos ha dicho en reiteradas ocasiones que no habrá alto el fuego por parte del Gobierno hasta que se haya alcanzado un acuerdo definitivo con las FARC.

Al respecto Timochenko subrayó hoy en su comunicado que “los hechos de guerra que sacuden el país y que afectan personas e intereses de las dos partes involucradas en la confrontación, son precisamente eso, los avatares del conflicto que se procura solucionar en la Mesa”.

“Pretender destruir la vía de la paz apelando a ellos (los actos bélicos) es una verdadera locura”, opinó “Timochenko”.

El líder guerrillero advirtió que “da la impresión de que altos intereses externos e internos presionan con fuerza por la descabellada solución militar del conflicto”.

“Timochenko” subrayó que la guerrilla y el Gobierno “trabajan en busca de puntos de aproximación sobre el tema agrario”.

El objetivo es “producir acuerdos significativos que representen avances ciertos hacia la terminación del conflicto y la paz”, indicó.

——————————————————————————————————————————————–

FARC exigen fin del latifundio nacional y extranjero en Colombia

(AFP)

LA HABANA — La guerrilla marxista de las FARC exigió este martes el fin del latifundio nacional y extranjero en Colombia y la “democratización” de la tierra, como premisa para resolver el problema agrario, centro de las conversaciones de paz con el Gobierno de Juan Manuel Santos en La Habana.

A la “tenencia latifundista favorecedora de los intereses de los grandes terratenientes y transnacionales en contra del interés social y nacional, hemos opuesto nuestra iniciativa ‘Desarrollo rural para la democratización y la paz con justicia social'”, señaló la guerrilla en un comunicado, leído por Iván Márquez, quien encabeza la delegación de las FARC en las pláticas en La Habana.

El tema agrario es el primer punto de una agenda de cinco que fijaron las delegaciones de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Gobierno al iniciar las conversaciones de paz en La Habana, el 19 de noviembre, que buscan terminar un conflicto armado de casi medio siglo.

El asunto agrario, enriquecido con propuestas e ideas de diferentes sectores de la sociedad colombiana, ha sido reconocido como el principal por ambas partes, pues opera como una suerte de nudo gordiano frente al resto de la agenda.

La delegación del gobierno, que encabeza Humberto de la Calle, no formuló declaraciones este martes al inicio de las pláticas en el Palacio de las Convenciones de La Habana.

——————————————————————————————————————————————–

El jefe máximo de las FARC desestima las críticas a los diálogos de paz en Cuba

(AFP)

BOGOTÁ — El jefe máximo de la guerrilla colombiana de las FARC, Timoleón Jiménez o ‘Timochenko’, desestimó las recientes críticas a los diálogos de paz que desarrollan con el gobierno colombiano en Cuba, así como los ataques y secuestros cometidos por el grupo rebelde, en un comunicado difundido en la web oficial.

El líder guerrillero, cuyo verdadero nombre es Rodrigo Londoño Echeverry, señaló que “da la impresión de que altos intereses externos e internos presionan con fuerza por la descabellada solución militar del conflicto” armado interno y buscan la “terminación de las conversaciones de paz”, afirmó en www.farc-ep.co.

Desde noviembre de 2012, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), la principal guerrilla de este país, llevan a cabo en La Habana un proceso de paz con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos, con acompañamiento internacional de Suecia, Cuba, Venezuela y Chile.

“Los tiempos, procedimientos y contenidos que giran en torno a los diálogos de La Habana, envuelven propósitos demasiado serios como para permitir que se siga tratando este asunto con tan irresponsable ligereza”, reseñó el comunicado, firmado desde las Montañas de Colombia.

“Creemos que el presidente (Juan Manuel) Santos debe sopesar muy bien los cálculos que está haciendo. Hay todo un pueblo clamando por paz y justicia social tras nosotros”, agregó.

La agenda de conversaciones en La Habana incluye el desarrollo rural, las drogas ilícitas, el abandono de las armas, la participación política y la reparación a las víctimas. Este es el cuarto intento de paz que llevan a cabo las FARC desde los años 1980.

‘Timochenko’ cuestionó que algunos portavoces del gobierno, líderes de partidos políticos y empresariales están “apelando a triviales pretextos” como la “ejecución por parte de las FARC de acciones militares y de sabotaje económico tras el cese de fuego unilateral. Olvidando que el gobierno impuso y defiende abiertamente dialogar en medio de la confrontación”.

Al terminar el 20 de enero una tregua unilateral que las FARC ofrecieron como gesto de buena voluntad durante un mes en Colombia, la guerrilla reanudó sus ataques, especialmente en el sur del país, donde tiene mayor presencia. Ataques contra tres oleoductos, dos policías secuestrados y cuatro soldados muertos en combate han seguido en los días recientes al fin de la tregua. Asimismo, el viernes, tres policías murieron en una presunta emboscada de esta guerrilla en el norte del país.

“Que se capturen miembros de la fuerza pública en servicio, no constituye violación alguna a nuestro compromiso público de proscribir las retenciones con fines financieros”, publicó ‘Timochenko’, de 53 años.

Las FARC, con 48 años de lucha armada y actualmente con unos 8.000 combatientes, anunciaron el sábado a través de un comunicado la liberación de dos agentes de la policía y de un soldado, en su poder desde hace más de una semana.

——————————————————————————————————————————————–

Presidente de Colombia autoriza gestiones para liberar a tres uniformados

(AFP)

BOGOTÃ — El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, autorizó este domingo el inicio de gestiones para buscar la liberación de dos policías y un soldado secuestrados por la guerrilla comunista FARC, en medio de un proceso de paz que adelante este grupo rebelde con el gobierno en Cuba.

“El ministerio de defensa (Juan Carlos Pinzón) ya tiene instrucciones para coordinar con el CICR (Comité Internacional de la Cruz Roja) la liberación de los policías”, publicó en su cuenta oficial de la red social Twitter el mandatario.

El sábado, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunció en su página www.farc-ep.co la intención de entregar a tres uniformados a una delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la ONG Colombianos y Colombianas por la paz (CCP).

El grupo rebelde precisó que los dos agentes policiales fueron capturados el 25 de enero en la región del Valle del Cauca (suroeste) y un soldado raso fue retenido el martes pasado en medio de combates en la zona de Policarpa (departamento de Nariño, sur).

El CICR y la ONG colombiana, que desde 2008 han mediado para la liberación de más de 30 rehenes políticos y uniformados en poder de las FARC, confirmaron el sábado su disposición a participar en este nuevo operativo para la liberación.

Carlos Lozano, miembro de CCP, consideró este domingo que el protocolo de liberación de esos rehenes podría ser similar a los anteriores procesos.

“No creo que sea necesaria la mediación de otro país, el protocolo es el mismo, Colombianos y Colombianas por La Paz y el CICR integran la misión humanitaria pero el transporte yo creo que se le puede solicitar a Brasil”, señaló.

En febrero del 2012, las FARC anunciaron su renuncia al secuestro extorsivo de civiles y liberaron a los últimos 10 policías y militares que tenían en su poder, quienes formaban parte de un grupo de hasta 60 rehenes por motivos políticos retenidos desde la década de 1990.

El reciente secuestro de estos policías fue rechazado por el delegado principal del gobierno en las conversaciones que se desarrollan en Cuba, Humberto de la Calle, días después que la delegación guerrillera en La Habana se había reivindicado la toma como “prisioneros de guerra” de policías y militares que se rindan en combate.

Las FARC llevan 48 años de lucha armada contra el Estado colombiano y actualmente cuentan con unos 8.000 combatientes.

———————————————————————————————————————————————

El repunte del conflicto rompe la tensa calma de los diálogos de paz en Colombia

(EFE)

Bogotá, 31 ene (EFE).- Ofensivas militares, combates, ataques de guerra de guerrillas, secuestros y hasta liberaciones evidenciaron hoy un repunte del conflicto armado que rompió la tensa calma reinante hasta ahora en los diálogos de paz entre las FARC y el Gobierno de Colombia.

Mientras una parte del territorio colombiano se encontraba sumida en una compleja situación de orden público, los negociadores de las FARC y del Gobierno de Colombia reanudaban los diálogos de paz en el Palacio de Convenciones de La Habana, tras una semana de receso en la que los portavoces han cruzado severas acusaciones.

La jornada arrancó con intensos operativos militares de búsqueda de dos ingenieros y un topógrafo que el miércoles habían sido secuestrados por el frente 49 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y, gracias a la presión ejercida, concluyó con la liberación de los tres trabajadores.

Por su lado, el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo hoy que las FARC se equivocan si “creen que a través de los secuestros van a tratar de presionar al Gobierno para lo que ellos aspiran, y es un cese al fuego”.

“Todo lo contrario. Esto lo que nos estimula es a ser cada vez más contundentes. Eso que quede absolutamente claro”, expresó a periodistas en Cartagena durante la presentación del Plan Integral de Seguridad para el departamento de Bolívar (norte).

Remarcó que “no vamos tampoco a regularizar, como dicen ellos, la guerra, ni a humanizarla como pretenden decir ellos, que quieren que nosotros hagamos algún tipo de transacción”.

Reiteró que la orden a la Fuerza Pública es que debe ir “¡Con todo contra esta organización, no bajen la guardia un solo minuto!”.

Señaló, además que el Gobierno, a través de las negociaciones de paz, espera acabar el conflicto.

“Esperamos que sea por las buenas, nos evitaremos mucho sufrimiento, mucha sangre, muchas vidas. Pero si vemos que por las buenas no se puede, continuaremos y la terminaremos por las malas”.

El secuestro volvió así a colocarse en el ojo del huracán del conflicto armado interno, y pasó del campo de batalla en las selvas colombianas a los micrófonos en La Habana.

Los negociadores de paz de las FARC reivindicaron ayer su potestad de capturar “prisioneros de guerra” en el marco del conflicto, al tiempo que sus interlocutores del Gobierno pidieron llamar las cosas por su nombre y rechazaron que el “secuestro” pueda poner en riesgo el proceso de paz que se negocia en Cuba.

Y es que, además de los tres petroleros, las FARC tienen en su poder al menos a dos policías más que fueron hechos cautivos el pasado viernes también en el suroeste del país, en el Cauca.

Sin embargo, el número dos de la guerrilla, Luciano Marín Arango, alias “Iván Márquez”, dijo hoy antes de comenzar la sesión en Cuba que la guerrilla no tiene “ningún reporte oficial” de sus fuerzas sobre el caso de estos dos policías que permanecen cautivos.

También se registraron combates en varios puntos del país, que en Antioquia, en el llamado “Nudo del Paramillo”, dejaron a cinco guerrilleros muertos, y que en la región de Nariño, en Policarpa, le arrebataron la vida a cuatro soldados.

Pero a lo largo del jueves también se registraron ataques contra las infraestructuras eléctricas, uno de los puntos angulares de la estrategia de lucha armada de las FARC.

El comandante de Policía de Norte de Santander, el coronel Eliécer Camacho, aseguró que el frente 33 de esa guerrilla atentó contra dos torres de energía en el corregimiento de Tres Bocas, en la región del Catatumbo que es fronteriza con Venezuela.

Y el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), Jorge Restrepo, confirmó a Efe que esta noche entrará en vigor un paro armado declarado por las FARC entre los departamentos de Chocó y Risaralda (oeste).

Para Restrepo, esta escalada del conflicto armado interno puede suponer una “crisis seria” para el proceso de paz, sin embargo opinó que el lugar para resolverlo no debería ser en ningún caso la mesa de negociaciones.

A su juicio, el Gobierno y las FARC deberían haber integrado en la hoja de ruta de los diálogos de paz un “mecanismo que responda a estos problemas”.

El Gobierno y la guerrilla se sentaron a negociar bajo la premisa de que hasta que no haya acuerdos no cesarán las hostilidades, aunque las FARC han insistido en la urgencia de un alto el fuego bilateral.

Ana Gómez

————————————————————————————————————————————————-

Las FARC reivindican el secuestro y el Gobierno ve peligrar el proceso de paz

(EFE)

Bogotá, 30 ene (EFE).- Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) reivindicaron hoy su “derecho” a tomar “prisioneros de guerra”, práctica que el Gobierno de Colombia calificó como “secuestros” al admitir que ese anuncio es un atentado contra el proceso de paz que se lleva a cabo en La Habana.

Estas diferencias irrumpieron en el clima de la negociación un día antes de que las partes retomen los diálogos en la capital cubana, después de que unos y otros hayan destacado las “aproximaciones” y el “buen ritmo” del proceso que empezó en noviembre de 2012.

Pero el viernes pasado las FARC tomaron cautivos a dos policías en una zona rural del suroeste del país, en el municipio de Pradera (Valle del Cauca), y a través de su blog y twitter, los negociadores del grupo insurgente defendieron el martes su “potestad” de tomar uniformados cautivos en el marco del conflicto.

“Nos reservamos el derecho a capturar como prisioneros a los miembros de la fuerza pública que se han rendido en combate. Ellos se llaman prisioneros de guerra, y este fenómeno se da en cualquier conflicto que haya en el mundo”, expusieron en un comunicado.

Tanto el vicepresidente de Colombia, Angelino Garzón, como el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, discreparon del uso del estatus de “prisionero de guerra”, que según el Derecho Internacional Humanitario (DIH) sólo se aplica en conflictos armados internacionales.

“Las cosas hay que llamarlas por su nombre, un secuestro es un secuestro, no importa quién sea la víctima”, dijo con contundencia De la Calle en la sede de la Presidencia, la Casa de Nariño, antes de partir hacia la capital cubana con su equipo.

Además, para De la Calle, la reivindicación de la práctica del “secuestro” es “una respuesta equivocada que atenta contra el proceso” de paz y refleja “todo lo contrario a lo que (la guerrilla) debería estar haciendo”.

“Si las FARC no les ponen la cara a las víctimas este proceso no tiene ninguna posibilidad”, agregó al puntualizar que el objetivo de este diálogo es “terminar el conflicto”, y que si esa no es la intención de la guerrilla, “que lo digan de una vez para no hacerle perder el tiempo al Gobierno de los colombianos”.

El líder negociador del Gobierno recalcó, además, que las FARC “se equivocan si piensan que con acciones de este tipo van a obligar al Gobierno a declarar un cese el fuego bilateral”, pues el mandato del presidente Juan Manuel Santos es que la fuerza pública siga “persiguiendo a las FARC en todo el territorio nacional”.

El vicepresidente de Colombia tildó hoy de “desafortunado” y “desafiante” para el proceso de paz que las FARC defiendan su potestad de tomar rehenes o “prisioneros de guerra”.

En una entrevista con una emisora bogotana, Garzón consideró que “cuando se quiere desafiar, se quiere romper el acuerdo”, y que por eso el Gobierno colombiano deberá estudiar el mensaje divulgado por los negociadores de la guerrilla.

Por su parte, el periodista Enrique Santos, hermano del presidente colombiano, y quien participó en la primera fase de las negociaciones de paz con las FARC pidió hoy acelerar el ritmo del proceso porque “si no se oxigena, puede morir”.

Los portavoces guerrilleros han reclamado una tregua bilateral desde el inicio del proceso, aunque el Gobierno se ha cerrado en el mandato de mantener las operaciones militares en el país.

No obstante, las FARC declararon un alto el fuego unilateral de dos meses durante la temporada navideña, que llegó a su fin el pasado 20 de enero.

Otra tradicional petición de la guerrilla es “la suscripción de un tratado de regularización de la guerra”, que tampoco ha tenido buena acogida por parte del Gobierno.

“Eso quiere decir que no vamos a entrar en ningunas conversaciones para regularizar el conflicto, como dicen las FARC, que no es otra cosa que su vieja pretensión de institucionalizarlo y prolongarlo indefinidamente”, acotó De la Calle.

Las FARC se comprometieron en febrero de 2002 a “no realizar más retenciones de carácter económico, aunque se mantenga la vigencia de la Ley 002 referida a impuestación para la financiación”, recordaron en su comunicado.

Esta norma interna, que fue dada a conocer durante los anteriores diálogos de paz fallidos del Caguán (1998-2002), establece que cualquier persona natural con un patrimonio superior al millón de dólares debe pagar el 10 por ciento de ese monto a la guerrilla para no ser secuestrado.

———————————————————————————————————————————————–

Fin de la tregua de las FARC presiona proceso de paz de Colombia

Por Philippe ZYGEL (AFP)

BOGOTÃ — Ataques a oleoductos, policías secuestrados y soldados muertos en combate han seguido en los días recientes al fin de la tregua unilateral de las FARC y presionan la mesa de diálogo que adelanta en La Habana esa guerrilla con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

Al terminar el 20 de enero una tregua unilateral que las FARC ofrecieron como gesto de buena voluntad, la guerrilla reanudó sus ataques especialmente en el sur de Colombia, donde tiene mayor presencia.

En poco más de una semana, las FARC atacaron el oleoducto Transandino, que transporta crudo desde Ecuador, secuestraron a dos policías y este mismo jueves, día en que se reanudan las conversaciones en La Habana, mataron en combate a cuatro soldados, según recuento de las autoridades.

A la vez, también este jueves, cinco guerrilleros de las FARC murieron al enfrentar a un contingente militar de la fuerza de tarea conjunta en Nudo Paramillo, una zona del noroeste de Antioquia.

Iván Márquez, jefe de la delegación guerrillera en Cuba y número dos de las FARC, confirmó la vuelta a las acciones armadas a la vez que insistió en pedir un cese el fuego bilateral, opción rechazada reiteradamente por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos que busca mantener la presión militar para conseguir un acuerdo de fin al conflicto de casi medio siglo en Colombia.

Además, Márquez puso en duda que haya sido la guerrilla la responsable del secuestro de los policías. “No tenemos hasta ahora ningún reporte oficial en torno al hecho, si son o no son las FARC”, dijo este jueves.

Ante la intensificación de las confrontaciones, Santos se mostró prudente y afirmó que el proceso va “por buen camino”.

“Ellos (la guerrilla) no tienen capacidad militar para hacer nada diferente a actos terroristas o a privar de la libertad a colombianos bien sean civiles o en uniforme”, dijo el mandatario.

El gobierno ha decidido mantener la mesa de diálogo, pero adoptó un tono firme de cara a la nueva ronda de conversaciones que arrancó este jueves en La Habana.

“Si no quieren terminar con el conflicto, que no nos hagan perder tiempo”, dijo el delegado gubernamental Humberto de la Calle, al partir de Bogotá.

Las FARC renunciaron a la práctica del secuestro de civiles en febrero de 2012 y entregaron a los últimos 10 policías y militares que mantenían en su poder, una exigencia que Santos había hecho públicamente para considerar la posibilidad de un proceso de paz.

Sin embargo, en un comunicado, las FARC precisó que “se reserva” la opción de tomar como prisioneros a policías y militares que se rindan en combate.

“Juegos de palabras”

Sobre ese tema, Ariel Avila, experto de la Corporación Nuevo Arcoiris, que estudia el conflicto colombiano, señaló a la AFP que se trata de “un juego de palabras. Para la población colombiana, (la captura de los policías) son secuestros”.

El ministro de la Defensa, Juan Carlos Pinzón, considerado como del ala dura del gobierno, calificó la captura de los agentes como un crimen de lesa humanidad.

Pero según Avila, el plagio de los dos agentes o el recrudecimiento del conflicto no llevará por ahora a una ruptura del proceso de paz.

“No va haber un rompimiento de los diálogos de paz. A partir del momento en que el gobierno no quiere una tregua bilateral, sabe que tiene que asumir el costo”, aseguró el experto.

Además, Avila aseveró que no hay “una ofensiva brutal, sino el regreso a los estándares normales de la guerrilla”.

En cambio, el expresidente César Gaviria advirtió sobre los riesgos de un fracaso del proceso de paz.

Las FARC podría “cometer actos tan alocados y tan dañinos que sencillamente hundan el proceso”, alertó el exmandatario.

En tanto, Enrique Santos, hermano del presidente y facilitador de la primera fase de acercamientos con las FARC, estimó que el ritmo de las conversaciones “tiene que fluir más, debe moverse” porque “al país se le puede agotar la paciencia y al gobierno también”.

Las FARC, con 48 años de lucha armada, cuentan actualmente con unos 8.000 combatientes.

La agenda de conversaciones en La Habana incluye el desarrollo rural, las drogas ilícitas, el abandono de las armas, la participación política y la reparación a las víctimas.

Este es el cuarto intento de paz que lleva a cabo las FARC desde los años 80.

———————————————————————————————————————————————

Colombia y FARC reanudan diálogo en medio de nuevos combates

Por Rigoberto DIAZ (AFP)

LA HABANA — Las negociaciones de paz entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC se reanudaron este jueves en La Habana en medio de nuevos combates en Colombia que dejaron nueve muertos, luego del secuestro de dos policías.

Delegados de ambas partes se reunieron a puertas cerradas en el Palacio de las Convenciones de La Habana; sede de las de las negociaciones iniciadas el 19 de noviembre para poner a un conflicto de casi medio siglo.

En Colombia se mantienen las hostilidades. Cuatro soldados murieron y otros dos resultaron heridos este jueves al enfrentar a un grupo de las FARC en el departamento sureño de Nariño, mientras que cinco guerrilleros perecieron en otro combate en el departamento de Antioquia (noroeste), según informó el Ejército.

Estos enfrentamientos siguieron al secuestro de dos policías en el departamento de Valle del Cauca (suroeste) hace seis días.

El jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, reiteró este jueves en La Habana la condena al secuestro de los dos policías. Avirtió que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos continuará la guerra contra las FARC mientras dialoga y no aceptará un alto al fuego.

“Estas acciones de las FARC no las podemos aceptar, y no sólo las rechazamos sino que queremos advertir que el propósito es obligar al gobierno a un cese bilateral del fuego”, dijo De la Calle al reanudarse las pláticas en el Palacio de las Convenciones de La Habana tras un receso de seis días.

“Sólo habrá cese bilateral el día que firmemos un acuerdo para terminar el proceso” de paz, dijo De la Calle en una grabación de audio entregada a la prensa en La Habana. Añadió que la orden del presidente Santos es continuar “persiguiendo a las FARC en todo el territorio nacional”.

Su contraparte, el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, carecer de informaciones sobre el secuestro de los dos policías. “No tenemos hasta ahora ningún reporte oficial en torno al hecho, si son o no son las FARC” las que los tienen en su poder, dijo.

Preguntado si los dos policías secuestrados serían liberados, Márquez respondió: “habrá que esperar cuál es el planteamiento de la fuerza o el bloque guerrillero que ejecutó esa acción”.

Márquez, número dos del grupo rebelde, destacó la disposición de las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de “permanecer en esta mesa hasta encontrar un camino que nos conduzca a la paz”. Descartó empero discutir con la delegación del gobierno “asuntos de la confrontación”, sino abocarse a los cinco puntos de la agenda.

Las partes negocian acuerdos sobre el desarrollo rural, las drogas ilícitas, el abandono de las armas, la participación política y la reparación a las víctimas.

Márquez invitó al ministro de Defensa colombiano, Juan Carlos Pinzón, y al general Alejandro Navas, comandante de las Fuerzas Militares, “a analizar juntos” la posibilidad de un “cese bilateral de fuegos” para que el proceso de paz “avance sin sobresaltos”.

El 20 de enero las FARC concluyeron una tregua unilateral y volvió a realizar acciones militares, especialmente al sur de Colombia, en donde esa organizacion tiene mayor presencia.

Los mortales enfrentamientos de este jueves y el secuestro de los policias se suman al posible secuestro de tres ingenieros en un apartado paraje rural del departamento del Cauca, según el Ejército.

En febrero de 2012 las FARC renunciaron al secuestro extorsivo de civiles y liberaron a los últimos 10 policías y militares que tenían en su poder. El martes, sin embargo, las FARC dijeron que seguirán capturando “prisioneros de guerra”, luego que Bogotá denunciara el secuestro de los dos policías como un crimen de “lesa humanidad”.

Iván Márquez dijo este jueves ante la prensa: “No conviene al país que el gobierno empiece a buscar, como se evidenció ayer en Bogotá, un ‘florero de Llorente’ (un pretexto para caldear los ánimos) para romper la mesa”. “Lo que se requiere es inventiva, pasión, y que con hechos concretos (…) el gobierno de pasos definitivos” para “acabar la guerra que desangra” a Colombia, dijo.

“Las FARC no han venido a perder el tiempo en La Habana ni a hacérselo perder a nadie”, sino “a buscar la paz con justicia social”, apuntó.

———————————————————————————————————————————————–

Las FARC se reservan “el derecho” de secuestrar a miembros de la Fuerza Pública

El Gobierno colombiano exige a la guerrilla que aclare si quieren la paz

Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno colombiano, este miércoles en La Habana / FRANKLIN REYES (ASSOCIATED PRESS)

En un comunicado firmado por la delegación de paz de las FARC, que se encuentra en La Habana negociando el fin del conflicto con el Gobierno colombiano y que fue difundido a través de la cuenta de Twitter de la guerrilla, los subversivos afirman que seguirán “capturando” a policías y militares, ya que lo consideran un “derecho”, e insisten en llamarlos prisioneros de guerra.

“Nos reservamos el derecho a capturar como prisioneros a los miembros de la Fuerza Pública que se han rendido en combate. Ellos se llaman prisioneros de guerra y este fenómeno se da en cualquier conflicto que haya en el mundo”, dice el comunicado emitido cinco días después de que secuestraran a los policías Víctor Alfonso González Ramírez y Cristián Camilo Yate Sánchez, en el departamento del Valle del Cauca, al sur de Colombia. En ese mismo lugar el Ejército logró frustrar el secuestro de un ingeniero agrónomo que estuvo retenido cuatro horas por guerrilleros de la columna móvil Gabriel Galvis.

El tuit que escribió la guerrilla para dar paso al comunicado dice: “¿#Secuestro? Aclaremos el término”, lo que evidencia que la guerra semántica es importante. “De la manera cómo se califiquen los hechos estos pueden generar apoyo o resistencia política”, dice el analista del conflicto Juan Carlos Palou y agrega que con este mensaje “las FARC quieren alejarse del vocablo secuestro. Al hablar de prisioneros de guerra o personas retenidas por razón del conflicto, están haciendo referencia a un hecho de guerra que está regulado por el Derecho Internacional Humanitario. En otras palabras, las FARC estarían invocando una legalidad internacional que contrarreste lo que en Colombia es considerado como un delito atroz”.

El vicepresidente Angelino Garzón, que ha condenado firmemente el secuestro de los dos policías, rechazó que los guerrilleros llamen prisioneros de guerra a los secuestrados. En una entrevista  afirmó que “es un cuento de la guerrilla que los policías son prisioneros de guerra. Para mí, como persona, son secuestrados” y calificó el anuncio de las FARC como desafortunado. “Cuando uno ofende al otro, rompe la negociación y, en la prolongación de la guerra, la guerrilla de las FARC pierde porque frente al Ejército colombiano va a sufrir tarde o temprano su derrota total”, dijo a una emisora de radio de la cadena RCN.

Si no quieren la paz, no le hagan perder el tiempo al Gobierno y a los colombianos”, dijo Humberto de la Calle,  jefe negociador.

Más tarde, Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno en La Habana, rechazó también que los policías secuestrados sean considerados prisioneros de guerra y calificó el anuncio de las FARC como una falta de voluntad de la guerrilla para alcanzar la paz. “Vamos a La Habana para terminar, repito, terminar el conflicto, que es lo que pactamos. Y si no es así, que nos lo digan de una vez para no hacerle perder el tiempo al Gobierno y a los colombianos”, dijo De la Calle a periodistas en la Casa de Nariño (residencia presidencial), en lo que puede calificarse como el pronunciamiento más firme que hace el Gobierno de Santos desde el inicio del proceso de paz. Estas declaraciones las realizó horas antes de su viaje a La Habana para comenzar la quinta ronda de negociaciones con las FARC.

“Las cosas hay que llamarlas por su nombre. Un secuestro es un secuestro, no importa quién sea la víctima. Las FARC tendrán que responder por este hecho como por todos los miles de secuestros que han cometido”, dijo De la Calle, quien ratificó, como lo ha hecho el presidente Juan Manuel Santos, que con este tipo de acciones no van a obligar al Gobierno a un alto el fuego bilateral. “Eso solo ocurrirá si se firma un acuerdo final de paz”, agregó.

En el mensaje, las FARC también explican que su compromiso de no realizar más secuestros con fines económicos sigue en pie. Se refieren al anuncio que hicieron público el 26 de febrero de 2012 cuando afirmaron que “a partir de la fecha proscribimos la práctica” de lo que esa guerrilla llama “retenciones con fines financieros”.

Sin embargo, la guerrilla también afirma en este último comunicado que, aunque no secuestrarán con fines de extorsión, seguirá vigente una ley de su organización, que se conoció en el año 2000, que dicta cobrar un impuesto a aquellas personas o empresas que tengan un capital superior al millón de dólares.

“Las FARC-EP han sentado un compromiso en cuanto a no realizar más retenciones de carácter económico, aunque se mantenga la vigencia de la Ley 002 referida a impuestación [sic] para nuestra financiación”, dice el comunicado.

El anuncio de las FARC se ha producido diez días después de que la guerrilla reanudara sus acciones ofensivas tras una tregua unilateral de dos meses. El presidente Santos, que también condenó el secuestro de los dos policías, ha reiterado en los últimos días que su Gobierno “no va a bajar la guardia en el terreno militar” y que las operaciones continuarán hasta que no se logren los acuerdos que acaben definitivamente con el conflicto en Colombia.

“Desde que cesaron su llamada tregua unilateral aquí han ocurrido actos de terrorismo (…), ellos no tienen capacidad militar para hacer nada diferente a actos terroristas o a privar de la libertad a colombianos bien sean civiles o de uniforme”, dijo Santos en Santiago de Chile, durante la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Al final del comunicado, las FARC insisten en que seguirán abogando “por la humanización del conflicto y la suscripción de un tratado de regularización de la guerra”, propuesta que han planteado ante la negativa del presidente Santos de un alto el fuego bilateral. De la Calle también se refirió al tema en su alocución en la Casa de Nariño y aseguró que tampoco se hablará de regular la guerra. “No vamos a entrar en conversaciones para regularizar el conflicto como dicen las FARC, que no es otra cosa que su vieja pretensión de institucionalizarlo y prologarlo indefinidamente”, dijo.

——————————————————————————————————————————————–

Al menos cuatro soldados muertos en Colombia en un choque entre las FARC y el Ejército

(EFE)

Bogotá, 31 ene (EFE).- Al menos cuatro soldados colombianos murieron hoy en combates entre el Ejército y las FARC en el departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, informaron fuentes del estamento militar.

Este choque armado coincide con el inicio de la cuarta fase de las negociaciones de paz en La Habana entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y con el secuestro el miércoles de tres ingenieros en el suroeste del país, a los que se suman otros dos policías cautivos desde la semana pasada.

Los combates se presentaron en la vereda de Puerto Sánchez, que pertenece al municipio de Policarpa, con el fin de frenar la incursión de la tercera compañía del frente 29 de las FARC, según un comunicado de la Fuerza de Tarea Pegaso del Ejército Nacional.

Los soldados fallecidos fueron identificados como Héctor Germán Delgado, Brayan Andrés Flórez, Jhon Alejandro Bolaños y Miguel Luis Narváez, mientras que entre los heridos se encuentran el cabo primero Gildardo Posso Aguirre y el soldado Fulmer Gaviria Araújo.

El comandante de las Fuerzas Militares, el general Alejandro Navas, viaja a esta hora hacia Nariño para conocer de primera mano la situación y ofrecer más tarde una rueda de prensa sobre los hechos.

El comandante de la Fuerza de Tarea Pegaso, el general Mario Valencia, dijo en la emisora Blu Radio que se trató de una respuesta de la guerrilla a las labores de esa unidad, pues recientemente habían hallado un laboratorio de procesamiento de cocaína que al parecer pertenecía a las FARC.

Por el momento las autoridades desconocen las posibles bajas guerrilleras tras los enfrentamientos, ya que todavía se desarrollan en la zona las operaciones de registro.

————————————————————————————————————————————————-

Cinco guerrilleros de FARC abatidos por militares en Colombia

(AFP)

BOGOTÃ — Cinco guerrilleros de las FARC murieron en combates con las fuerzas militares en el noroeste de Colombia este jueves, el mismo día en que ese grupo rebelde reanudó su ronda de pláticas de paz con el gobierno en La Habana, confirmó a la AFP un vocero castrense.

“Son cinco guerrilleros que murieron en combate con la fuerza de tarea conjunta” que actúa en Nudo Paramillo, una zona del departamento de Antioquia (noroeste), dijo el portavoz.

El hecho se conoce poco después de que las autoridades informaron sobre la muerte, también en combate con las FARC, de cuatro soldados en el departamento de Nariño, sur de Colombia.

Los soldados abatidos intentaban evitar el ingreso de los guerrilleros a un centro poblado de ese departamento, cercano a Ecuador, según un comunicado del Ejército.

Desde noviembre, las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, comunistas), la principal guerrilla de este país, dialogan con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en Cuba con la intención de poner fin al conflicto armado que se prolonga por casi medio siglo.

La delegación del gobierno viajó el miércoles a La Habana, donde este jueves se retomaron los diálogos que se llevan adelante sin cese el fuego bilateral.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: