Benedicto XVI pide “renovación” a la Iglesia


– Los rincones del Estado Vaticano al descubierto

– Los escándalos ensombrecen el cónclave

– Benedicto XVI pide “renovación” a la Iglesia en su penúltimo Ángelus

– Se busca Papa joven, buen comunicador y con dotes de mando

– Alexander Stille: “El Vaticano vive una lucha clásica de poder y no un conflicto ideológico”

– El futuro del Vaticano tras Benedicto XVI

– Polémica por la presencia en el cónclave de cardenales vinculados a la pederastia

– Protestas ante la presencia en el cónclave de un cardenal que encubrió a pederastas

– El cardenal Mahony, encubridor de pederastas, insiste en ir al cónclave

– El cardenal Roger Mahony, acusado de encubrir violaciones de menores, perdona a los que están enfadados con él

—————————————————————————————-

Los rincones del Estado Vaticano al descubierto

(EFE)

Ciudad del Vaticano, 19 feb (EFE).- El Vaticano abrió excepcionalmente hoy sus puertas a la prensa para mostrar algunos de los enclaves menos conocidos del pequeño Estado pontificio, en vista de los próximos acontecimientos que tendrán lugar tras la renuncia del papa Benedicto XVI el próximo 28 de febrero.

Periodistas de todos los países, entre ellos EFE, se dieron cita ante el llamado Cancello Petriano, uno de los tres grandes accesos al Vaticano, custodiados por dos guardias suizos, para participar en un recorrido único entre los lugares que serán el centro del mundo en los próximos días cuando sea efectiva la renuncia de Benedicto XVI y comience el cónclave para elegir a su sucesor.

La Ciudad del Vaticano y sus jardines la visitan cada día pequeños grupos de turistas, pero no se les permite bajar del autocar y tampoco se les muestra los rincones más ocultos.

El recorrido organizado por el Vaticano comienza en la “Domus Sanctae Marthae” (residencia Santa Marta), pocos metros después de atravesar el Cancello Petriano situado a la derecha de la Basílica de San Pedro y donde se alojarán los 117 cardenales que se reunirán en el cónclave que elegirá al sucesor de San Pedro.

El edificio moderno y privado de interés arquitectónico se convertirá, por segunda vez, en un lugar de vital importancia en los días del cónclave, ya en sus cinco plantas, con 106 confortables suites, 22 habitaciones individuales y numerosos salones, los cardenales intercambiarán impresiones y fraguarán el destino de la Iglesia.

Aunque su interior es austero y esencial nada tiene que ver con los cónclaves de épocas pasadas donde los purpurados se instalaban en habitaciones separadas por mamparas, sin duchas, ni baños y con las ventanas selladas para impedirles comunicarse con el exterior.

Desde Santa Marta comienza la subida a la colina del Vaticano, donde se pasa por la que fuera la estación ferroviaria del pequeño Estado, ahora transformada en un coqueto “centro comercial” para los más de 4.000 empleados del Vaticano.

De aquí se llega al imponente palacio neoclásico del “Governatorato”, sede del gobierno del Estado Vaticano, es decir el organismo que se ocupa de su administración y en cuyo interior se observan anónimas oficinas todas ellas con la foto de Benedicto XVI.

La visita procede con rapidez, ya que a las 14.00 hora local, los jardines del Vaticano cierran sus puertas a los turistas para que el papa pueda disfrutar de la calma y la privacidad de un sereno paseo.

Benedicto XVI -asegura la guía, perteneciente al servicio de Comunicación Sociales del Vaticano- suele hacerlo a menudo. No grandes paseos, pero si momentos de oración y contemplación en alguno de los pequeños rincones que ofrecen los jardines donde reina un inusual silencio en contraste con la caótica Roma.

Durante el paseo por las 22 hectáreas que ocupan los jardines de las 44 en las que se extiende el Estado pontificio, el silencio es el gran protagonista y en todo el recorrido solo se entrevió a una monja recogida en su lectura.

No se sabe si formará parte de los próximos recorridos turísticos, pero hoy se pudo observar el monasterio “Mater Ecclesiae”, la residencia que Benedicto XVI ha elegido para vivir tras su renuncia, situada en una zona apartada de los jardines con una privilegiada vista sobre la cúpula de San Pedro y desde el que se observan los tejados de la Capilla Sixtina, donde se colocará la chimenea que anunciará la elección del nuevo pontífice.

Un lugar estratégico, completamente rodeado por un grueso muro que impide ver en su interior, un jardín de limoneros y naranjos, fresco y amplio para que Benedicto XVI pueda pasear y enfrascarse en sus reflexiones y oraciones.

El edificio, ya conocido como “el Buen Retiro” en el que vive un grupo de monjas de clausura, consta de cuatro plantas, doce celdas monásticas, mientras que en la parte baja del edificio se hallan el refectorio, la cocina y la enfermería, una biblioteca y una capilla.

El monasterio actualmente está siendo reestructurado y se trabaja durante todo el día para terminarlo lo antes posible y hacerlo lo más acogedor posible ante la llegada del nuevo huésped.

Tras su renuncia, Benedicto XVI pasará cerca de dos meses en la residencia apostólica de Castelgandolfo (a unos 30 kilómetros de Roma) hasta que se termine la reestructuración del monasterio.

Otro enclave que hasta ahora había sido un lugar sin ninguna importancia es el pequeño helipuerto del Vaticano, pero desde el 28 de febrero cobrará valor histórico porque desde allí, a las cinco en punto de la tarde, el papa Benedicto XVI a bordo de un helicóptero de los Carabineros italianos saldrá hacia Castelgandolfo para, según sus palabras, “permanecer oculto para siempre”.

Cristina Cabrejas

——————————————————————————————————————————————–

Los escándalos ensombrecen el cónclave

La protección de los sacerdotes acusados de pederastia y la corrupción en el Vaticano vuelven a aflorar en el momento de la despedida de Benedicto XVI

Un sacerdote pasea por el interior de la basílica de San Pedro. / A. TARANTINO (AP)

Los dos grandes escándalos que la Iglesia sigue intentando cerrar en falso, la protección durante décadas a los curas pederastas y la corrupción moral y económica de algunos miembros de la curia romana, se acaban de presentar en el zaguán del Vaticano justo en el momento más delicado, la renuncia de Benedicto XVI y la elección del nuevo papa.

A las dudas sobre si los cardenales investigados por encubrir a pederastas deben participar en el cónclave se unen ahora las revelaciones, cada vez más explícitas, sobre el contenido del informe secreto sobre el caso Vatileaks —la filtración masiva de documentos papales— encargado por Joseph Ratzinger a tres cardenales octogenarios. El documento, que fue conociendo el Papa a lo largo de 2012, supone —según el diario La Repubblica la confirmación de que destacados miembros de la jerarquía vaticana están implicados en luchas intestinas por el poder, el dinero e incluso el sexo.

“Todo gira en torno al sexto y al séptimo mandamiento”. La frase, que el periódico italiano pone en boca de una fuente conocedora del informe, viene a resumir que la comisión de actos impuros y el robo son los pecados, cuando no los delitos, que minan los cimientos del Vaticano. El diario abunda en el conocimiento por parte de Benedicto XVI del contenido del informe —elaborado por los cardenales Jozef Tomko, Salvatore De Giorgi y Julián Herranz— determinó en gran medida su renuncia. Desde principios de abril, justo después de su viaje a Cuba y México, hasta el pasado mes de diciembre, los cardenales fueron contando al Papa, y solo al Papa, el resultado de sus pesquisas.

Según La Repubblica, la comisión cardenalicia entrevistó a decenas de obispos, cardenales y laicos que fueron dibujando la situación actual del Vaticano. Esto es, una confluencia de grupos de poder articulados en función de las distintas congregaciones religiosas o de su lugar de procedencia, pero también de sus apetencias sexuales. Según la investigación, altos jerarcas de la Iglesia podrían estar siendo víctimas de “influencias externas” —una forma suave de decir chantaje— por culpa de “sus vínculos de naturaleza mundana”, o sea, por su relación con los bajos fondos.

Y, a partir de aquí, el informe que el Papa tendría guardado en la caja fuerte del apartamento pontificio para entregárselo a su sucesor sube sensiblemente de tono. El diario hace referencia a un escándalo que explotó en 2010 y cuyo protagonista fue Angelo Balducci, de 65 años, gentilhombre del Papa —un club laico relacionado con la curia romana— y por entonces presidente del Consejo Nacional de Obras Públicas con el Gobierno de Silvio Berlusconi. Balducci estaba siendo objeto de una investigación judicial cuando los agentes que le tenían pinchado el teléfono constataron que utilizaba habitualmente los servicios de un nigeriano, Chinedu Thomas Ehiem, de 42 años, cantor de la capilla Giulia de la basílica de San Pedro, para contratar los servicios sexuales de hombres jóvenes.

Por su parte, Marco Simeon, es un joven protegido del secretario de Estado, Tarcisio Bertone, y a quien el arzobispo Carlo Maria Viganò —enviado a EE UU tras denunciar la corrupción del Vaticano—- ya relacionó en el pasado con la corrupción económica dentro de los muros de la Iglesia. Pasado el tiempo, el joven protegido de Bertone también fue señalado como uno de los responsables de la caída en desgracia deEttore Gotti Tedeschi, el anterior presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Vaticano. Gotti Tedeschi fue violentamente despedido en mayo de 2011 después de que, durante dos años y medio, intentara sin éxito limpiar las finanzas de la Iglesia.

Tras su destitución, y ante el temor de ser asesinado, Gotti Tedeschi, viejo amigo del Papa, escribió un informe —ahora en poder de la justicia— dejando constancia de su lucha infructuosa contra los vicios contables de la Iglesia. La presidencia del IOR quedó vacante nueve meses y no se cubrió hasta la pasada semana. No deja de ser significativo que la última decisión de Benedicto XVI como Papa haya sido la de poner al frente del banco a un alemán, el barón Ernst Von Freyberg. Unas horas después se supo que el joven Marco Simeon había sido destituido al frente de Rai Vaticano. También en el ajedrez vaticano, los peones son los primeros en caer.

A los escándalos por el poder, el sexo o el dinero se une el más triste de todos. El que supone la negación de la justicia y el consuelo a las víctimas de la pederastia. La polémica sobre si los cardenales sospechosos de haber ocultado los actos de pederastia deberían abstenerse de participar en el cónclave no hace más que crecer. El asunto, que fue puesto sobre la mesa por la revista católica Famiglia Cristiana y la organización estadounidense Catholics United, solo tenía como objetivo en un primer momento al cardenal Roger Mahony, acusado de encubrir durante sus 26 años al frente de la diócesis de Los Ángeles a 129 sacerdotes acusados de abusos a menores. Pero enseguida el foco se posó también sobre el cardenal primado de Irlanda, Sean Brady, y el cardenal belga Godfried Danneels. Pero no serían los únicos manchados por un escándalo tan grave. En algún momento de sus vidas, el estadounidense Justin Francis Rigali, el australiano George Pell, el mexicano Norberto Rivera Carrera, el polaco Stanislaw Dziwisz y el argentino Leonardo Sandri también desoyeron el sufrimiento de las víctimas. De hecho, uno de los candidatos a suceder a Benedicto XVI, el cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, acaba de declarar en la investigación de abusos sexuales atribuidos a sacerdotes de Milwaukee, donde él fue arzobispo entre 2002 y 2009.

Los grandes escándalos que Benedicto XVI no supo atajar durante su pontificado se presentan ahora, con su rostro más crudo, en el momento de la despedida.

——————————————————————————————————————————————-

Benedicto XVI pide “renovación” a la Iglesia en su penúltimo Ángelus

Por Pol Costa (AFP)

CIUDAD DEL VATICANO — Benedicto XVI pidió este domingo a la Iglesia Católica que se “renueve” y “reniegue del egoísmo” en el penúltimo Ángelus antes de su renuncia, el próximo 28 de febrero, un mensaje a los miles de fieles reunidos en la plaza de San Pedro para ver a este Papa en una de sus últimas apariciones públicas.

“La Iglesia, que es madre y maestra, llama a todos sus miembros a renovarse en el espíritu, a reorientarse decididamente hacia Dios renegando del orgullo y del egoísmo para vivir en el amor”, dijo Benedicto XVI desde la ventana de su estudio en el palacio apostólico.

El Papa apareció a las 12H00 (11H00 GMT), sonriente y alzando los brazos ante la muchedumbre, que llevaba varios minutos coreando “¡Benedetto, Benedetto!” antes de su salida y le recibió con grandes gritos de “¡Viva el Papa!”

“Rezad por mí y por el próximo Papa”, dijo Benedicto XVI en su tradicional intervención dominical en la que también habló de la importancia de la Cuaresma, un período de reflexión para los católicos.

Las autoridades locales evaluaron en más de 100.000 las personas que acudieron a la plaza de San Pedro, mientras que el Vaticano dio la cifra de 50.000.

El pasado lunes Benedicto XVI anunció su renuncia “por falta de fuerzas”, una decisión sin precedentes en la historia moderna de la Iglesia Católica que abre la vía a la celebración del cónclave de 117 cardenales para elegir al nuevo Papa y que podría empezar a mediados de marzo.

“Hace 500 años que no hubo un acontecimiento similar. Este Papa es un Papa teólogo. Ahora el desafío será dialogar con el mundo, la barra está muy alta”, explicó Lázaro Ángel, un jesuita cubano afincado en España, que reconoció sin embargo que Benedicto XVI no tenía “ese carisma especial” de su predecesor, Juan Pablo II.

Horas antes del Ángelus dominical, las fuerzas de seguridad habían cerrado la circulación en la Via della Conciliazione, la gran avenida que conduce al Vaticano, donde afluyeron una mezcla de familias, monjas, ‘boy-scouts’ y turistas de todo el mundo enarbolando pancartas con lemas como “¡Gracias Santidad!” o “¡Te hemos querido muchísimo!”.

A partir de las 18h00 (17h00 GMT) de este domingo, Benedicto XVI se retirará para realizar ejercicios espirituales privados con motivo de la Cuaresma, antes de celebrar el próximo domingo otro Ángelus, el último de su pontificado.

Muchos de los fieles reunidos este domingo en San Pedro todavía estaban asimilando la decisión histórica e inesperada del Papa de renunciar. “Es una decisión que te impacta y necesitas tiempo para asimilarla”, admitió Quique, un jesuita español que subrayó sin embargo su “respeto y admiración” por el Papa.

“Nos sorprendió pero Dios se hace ver en esta decisión, aunque nosotras no lo podamos entender”, aseguró por su parte Lara Cecilia, una clarisa mexicana que escuchó con una gran sonrisa la intervención del Papa junto a sus compañeras reunidas bajo una gran pancarta con el lema “Viva Cristo Rey”.

Otros fieles sin embargo no esconden su incomprensión ante la renuncia y ya tienen la mente puesta en el sucesor de Benedicto XVI.

“Me parece que no había motivo. Juan Pablo II también estaba cansado y no renunció. Ojalá el próximo Papa sea más bonachón, tenga más carisma”, explicó Myriam, una panameña de 60 años que está de vacaciones con su familia en el Vaticano.

Desde que el lunes anunció su renuncia, el Papa ha mantenido su agenda casi sin cambios. El jueves recibió a párrocos y seminaristas de Roma y el sábado se despidió simbólicamente de América Latina con una audiencia con el presidente de Guatemala, poco antes de recibir también al primer ministro saliente italiano, Mario Monti.

Su renuncia será efectiva el 28 de febrero a las 19h00 GMT y se abrirá entonces el período llamado de ‘sede vacante’ antes de que el cónclave de 117 cardenales elija a su sucesor.

————————————————————————————————————————————————

Se busca Papa joven, buen comunicador y con dotes de mando

Por Pol Costa (AFP)

CIUDAD DEL VATICANO — El sucesor de Benedicto XVI, que el lunes decidió renunciar por “falta de fuerzas”, tendrá que ser un Papa joven, buen comunicador para divulgar su mensaje más allá de los círculos católicos y con dotes de mando para poner orden en una institución lastrada por las divisiones, aseguran varios expertos y diplomáticos.

“Es evidente que la renuncia ha sido por razones de salud”, asegura el embajador de España ante la Santa Sede, Eduardo Gutiérrez Sáenz de Buruaga, admitiendo lo que diplomáticos y vaticanistas piden a media voz, un Papa “más joven” que conecte con la modernidad.

“Alguien joven que pueda viajar”, dice por su parte una fuente diplomática latinoamericana, resumiendo el sentimiento de muchos de los embajadores ante la Santa Sede, para los que el criterio geográfico no es determinante.

“La elección del Papa no está determinada por un criterio geográfico, sino de idoneidad, de buscar a la persona que mejor pueda representar el sucesor de San Pedro, el timonel más adecuado”, explica Fernando Zegers, embajador de Chile en el Vaticano.

En estos días previos al cónclave que, a partir de mediados de marzo, elegirá al nuevo Pontífice, vuelve con fuerza la figura de Juan Pablo II, “un Papa irrepetible” según Sáenz de Buruaga, que algunos recuerdan ahora como el “anti-Ratzinger”, un Papa viajero, deportista y carismático frente al actual Pontífice, rutinario, erudito e intelectual.

Sin embargo, la “juventud” (un término muy relativo teniendo en cuenta que la mayoría de los nombres que suenan para suceder a Benedicto XVI tienen más de 60 años) no es una condición suficiente.

“Lo más importante es tener un Papa que sepa hablar al mundo, más allá del mundo católico, y que presente la fe como un gran mensaje positivo. Necesitará estar en conexión con los demás, no sólo hablar de la Iglesia desde el interior”, explica Andrea Tornielli, un vaticanista del sitio especializado Vatican Insider, que reconoce sin embargo la labor de Benedicto XVI.

— “¡Que no sea únicamente un intelectual!” —

En la plaza San Pedro, los católicos de a pie tampoco esconden sus ganas de tener a un nuevo Papa, no sólo “joven”, sino moderno, “alguien con espíritu joven que sea más flexible”, explica Ieva Tamosaityte, una lituana de 25 años. “Yo espero mucho del próximo Papa, sobre todo el tema de la homosexualidad, espero que sea más progresista”, dice por su parte Bart, un alemán de 20 años.

El biógrafo del Papa, Marco Politi, es mucho más duro a la hora de hacer balance de la era de Joseph Ratzinger, aunque reconoce que el alemán es un gran teólogo. “¡Necesitamos un Papa que sepa gobernar y que no sea únicamente un intelectual!”, exclama este vaticanista de ‘Fatto Quotidano’ y denuncia también “el clima de conformismo que ha durado ocho años, durante los cuales nadie se atrevía a llevarle la contraria”. “Pero ahora no sabemos qué tienen en la cabeza los cardenales”, dice Politi, dando a entender que todo es posible en el cónclave, aunque él apuesta por un “hombre del centro”.

El futuro Papa también tendrá que resolver los problemas internos del Vaticano, como la todavía pendiente reforma de la Curia, el conjunto de órganos de gobierno de la Iglesia Católica. “Necesitamos una simplificación de esa institución demasiado compleja”, asegura Tornielli, de Vatican Insider, que lamenta el fracaso de Ratzinger para reformar el gobierno del Vaticano.

El nuevo Papa tendrá otros asuntos candentes sobre la mesa, como la lucha contra la pedofilia, un tema no resuelto sobre el que las asociaciones de víctimas creen que no se ha hecho mucho en los últimos años, o el papel del controvertido Banco del Vaticano, que tiene desde este viernes un nuevo presidente, el industrial alemán Ernst von Freyber.

————————————————————————————————————————————————-

El Papa dice que renunciar ha sido “muy difícil”, pero necesario para la Iglesia

(EFE)

Ciudad del Vaticano, 16 feb (EFE).- Sereno y distendido, según su secretario personal, Benedicto XVI prosiguió hoy con su agenda y recibió al presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, al que confió que ha sido “muy difícil” tomar la decisión de renunciar al papado, pero que considera que es una decisión “recta” para la Iglesia.

“Benedicto XVI me ha dicho que cree que es lo mejor para la Iglesia, ya que por su edad y también por sus problemas de salud (padece del corazón) no puede viajar, salir más y que la responsabilidad de la Iglesia es muy grande y que por eso tomó esa decisión”, dijo Pérez Molina a la prensa tras mantener un coloquio a solas con el papa durante 25 minutos en su Biblioteca Privada.

Pérez Molina señaló que le ha visto “muy decidido y muy firme” por la decisión adoptada, “que me dijo fue una decisión muy difícil, pero que consideraba que era una decisión recta para la Iglesia Católica.

El papa Ratzinger le aseguró que aunque se retira, seguirá rezando por la Iglesia.

Pérez Molina ha sido el último Jefe del Estado no italiano que es recibido en audiencia por el papa, quien tiene previsto despedirse del presidente italiano, Giorgio Napolitano, el 23 de febrero.

“Para mi ha sido un privilegio y un honor. Para Guatemala es algo histórico y yo me siento muy honrado de saludarle y verle en tan buenas condiciones físicas y mentales”, afirmó.

El mandatario reconoció que los años pesan -el papa cumple 86 el 16 de abril próximo- pero que Benedicto XVI tiene la mente clarísima y que los temas que abordaron lo hizo con mucha profundidad.

“Le vi en muy buenas condiciones, aunque como es lógico a esa edad camina lento, pero durante toda la audiencia estuvo muy sonriente, franco en sus palabras y alegre, me sentí muy cómodo”, preció.

Durante el coloquio, según informó el Vaticano, se destacaron las cordiales relaciones entre la Santa Sede y Guatemala, “así como el aprecio por la contribución que ofrece la Iglesia al desarrollo del país, sobre todo en la educación, promoción de los valores humanos y espirituales y en actividades sociales y caritativas, como se ha hecho patente, entre otras situaciones, durante el reciente terremoto che ha afectado al pueblo guatemalteco”.

“También se ha constatado la necesidad de proseguir la colaboración para resolver los dramas sociales de la pobreza, del narcotráfico, de la criminalidad organizada y de la emigración”, precisó el Vaticano, que agregó que la defensa de la vida humana desde el momento de su concepción también estuvo sobre la mesa.

Otto Pérez Molina señaló que hablaron de la inmigración, de la lucha contra el hambre y del problema de la droga. El papa, según el mandatario- le dijo que es importante la comunicación y el diálogo con los países que más consumen.

También abogó por la prevención y la educación, que dijo el papa, eran “vitales para la lucha contra la droga”.

El presidente de Guatemala le reiteró al papa a invitación para visitar Guatemala y dijo que esa eventualidad corresponderá a su sucesor.

Pérez Molina, que procedía de Madrid, llegó al Vaticano acompañado, entre otros, de su esposa, Rosa Leal; su hija Lisesette, la nuera Luisa María Isaac y cuatro nietos, de 15, 13, 11 y 9 años, a los que el papa hizo algunos comentarios, así como el ministro de Asuntos Exteriores, Fernando Carrera; y el embajador de Guatemala ante la Santa Sede, Alfonso Matta Fahsen.

Tras la audiencia, el papa recibió a los obispos de la región italiana de Lombardia, en visita “ad Limina Apostolorum” (la que hace cada cinco años los prelados de todo el mundo al Pontífice), encabezados por el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán y considerado “papable”, es decir que puede ser elegido su sucesor en el cónclaves.

Respecto al cónclave, la normativa vaticana contempla que se celebre entre 15 y 20 días después del comienzo de la Sede Vacante -es decir el interregno entre la renuncia o muerte de un papa y la elección del sucesor- para permitir que vengan a Roma todos los cardenales del mundo.

El portavoz vaticano, Federico Lombardi, no descartó que si todos los purpurados llegan antes, el segundo cónclave del tercer milenio se celebre antes del 15 de marzo.

Benedicto XVI abandonará el Vaticano el 28 de febrero, con destino la residencia de Castel Gandolfo, a unos 30 kilómetros al sur de Roma, donde permanecerá unos dos meses hasta que esté concluida la restauración del monasterio de clausura “Mater Ecclesia”, levantado en los jardines vaticanos, donde tiene previsto alojarse definitivamente.

Juan Lara

——————————————————————————————————————————————–

Periodista norteamericano, especialista en temas vaticanos y de política italiana:

Alexander Stille: “El Vaticano vive una lucha clásica de poder y no un conflicto ideológico”

Según Stille, existe una división entre quienes sienten que han sido entrenados para dirigir y quienes han ido escalando en la Iglesia a través del servicio.

por Cristina Cifuentes – 17/02/2013 – 
Cardenales asisten a la Basílica de San Pedro el 12 de abril de 2005, diez días después de la muerte de Juan Pablo II.© AFP
Cardenales asisten a la Basílica de San Pedro el 12 de abril de 2005, diez días después de la muerte de Juan Pablo II.
El periodista norteamericano y profesor de la Universidad de Columbia, Alexander Stille, es un habitual colaborador del diario The New York Times, la revista The Atlantic y The New Yorker. Especialista en temas vinculados con el Vaticano y la política italiana, analiza, en conversación con La Tercera las repercusiones de la renuncia de Benedicto XVI y los desafíos que enfrenta la Iglesia en el futuro.

¿A qué se refería el Papa cuando mencionó en la misa de Cuaresma las divisiones en el clero?

No sabemos exactamente a quiénes se refería. Pero vemos divisiones de distinta clase. El escándalo de VatiLeaks reflejó de forma clara las divisiones muy serias en el mismo clero. Hay otras divisiones que la Iglesia ha estado reacia a hacer frente, como si puede la gente divorciada recibir la comunión, si se los va reincorporar o se los va excluir para siempre.

¿Cuáles son las luchas de poder al interior del Vaticano?, ¿es posible identificarlas?

El asunto es que ojalá pudiera decir que esto es una lucha entre la gente que quiere una mayor apertura y otra que quiere mantener todo igual. La verdad es que los documentos que salieron a la luz, en el caso VatiLeaks, revelaron que no había una lucha ideológica al interior del Vaticano, sino que era más una lucha clásica de poder. Lo máximo que uno puede decir es que hay una especie de división entre la corte tradicional diplomática del Vaticano. Ellos están ligados a ciertas instituciones educacionales en Roma que sienten que han sido entrenadas para dirigir cosas y aquellos que han ido escalando en la Iglesia por su servicio. Entonces, hay divisiones ahí entre esas partes de la Iglesia. Pero no hay divisiones profundas filosóficas sobre cómo ser católicos.

¿Cuáles son los errores y los aciertos del papado de Ratzinger?

Si uno lo escucha detenidamente, él estaba tratando de presentar una versión más amable de su papado. En su primera Encíclica había un mensaje de compasión, también había mucha amabilidad en muchas de las declaraciones que hizo como Papa, así que no era tan duro como era representado en la prensa popular. Sin embargo, creo que no fue un papado que será recordado por sus grandes logros. Se dice que el Papa hizo muchas relaciones públicas en EE.UU., pero no hizo frente a los problemas de la Iglesia, como el caso de los abusos sexuales. No se vio una fórmula de parte de la Iglesia para revertir la caída en la vocación sacerdotal. Su renuncia es innovadora. En cierta forma al tomar esta decisión él está diciendo que no porque las cosas han sido así por cientos de años, no hay razón para que tengamos que ser prisioneros de esto. Se necesita alguien más vigoroso y yo no soy capaz de hacer esto. En cierta forma es un mensaje realista y muy humilde. Lo veo entregando un verdadero liderazgo con este gesto de renuncia, que no lo vimos durante su papado.

¿Está de acuerdo con la afirmación de vaticanistas que Benedicto XVI fue un Papa solitario, que no compartía?

Sí estoy de acuerdo, pero se eligió a un hombre que tenía 77 años cuando se convirtió en Papa. Era un académico, él mismo dejó claro que no iba a ser la clase de Pontífice que era Juan Pablo II, que viajó por todo el mundo. Iba a ser diplomáticamente diferente. Creo que esa actitud fue desafortunada.

¿Cuáles son los cambios que se pueden esperar en la Iglesia tras la renuncia de Benedicto XVI?

En general no es una institución que cambie rápida y fácilmente. Hay que recordar que todos los cardenales que estarán votando en el cónclave fueron designados por Benedicto XVI y Juan Pablo II. Entonces tiene un tono muy conservador por lo que no creo que haya grandes sorpresas. Los dos últimos papas han sido grandes creyentes en la autoridad papal y la tradición, así que creo que la gente podría estar esperando grandes cambios, es probable que esté decepcionada.

¿Cuáles serán los desafíos que tiene que enfrentar el Vaticano?

La Iglesia Católica es una organización muy centralizada, teniendo al Papa como su líder, quien fue declarado infalible en el primer cónclave y luego tienes la realidad de 1.200 millones de católicos que son muy extremadamente diversos, viven en todo el mundo y tienen diferentes visiones sobre las cosas. Este problema de tener a cada uno de los católicos que siga el adoctrinamiento del Papa en este mundo diverso, es muy complicado. La Iglesia tiene el problema de que es vista como una pequeña teocracia de hombres alejados de los problemas de la gente común. Esto difiere de cómo la gente percibe a la Iglesia en un nivel local, cuando a menudo encuentra sacerdotes y religiosas que tienen un contacto cercano con la gente que sirven. Es por eso que en ese sentido se tiene una imagen más positiva de la Iglesia, mientras que el Vaticano aparece como remoto. A eso es lo que debe hacer frente.

¿Cómo el nuevo liderazgo en la Iglesia debe enfrentar la filtración de información y esta era de internet?

El Vaticano experimentó una crisis debido a los cambios en los medios de comunicación. En los siglos anteriores, el Vaticano controló gran parte de la información. Durante la era de la televisión, Juan Pablo II fue brillante al usarla para expresar el mensaje que quería. Lo que la gente más recuerda de ese Papado era miles de personas en países de todo el mundo, aplaudiendo a un Papa que era muy humano, pero al mismo tiempo como un monarca, él besaba a niños, se arrodillaba. Hablaba de la doctrina de la Iglesia sin que nadie lo contradijera y fue capaz de controlar ese mensaje muy efectivamente. Cuando Benedicto asumió, enfrentó una situación más dura en el manejo de la información, porque estábamos en la era de internet. A menudo se encontraron con dificultad para tomar la delantera en el tema y eran sorprendidos por cosas que el Papa decía. Por ejemplo, el Papa rehabilitó a unos obispos lefevbrianos y prácticamente el día después que hace este anuncio descubren que uno de los cuatro obispos tiene antecedentes de antisemitismo, comentarios negativos sobre mujeres, cosas que podrían haber descubierto en internet. Entonces surge la idea de una Iglesia que no sabía funcionar en un mundo que tenía acceso a información de forma rápida y fácil. Es por eso que creo que han mejorado en términos comunicacionales, aunque creo que necesitan hacer más. Necesitan encontrar los caminos para hacer que el mensaje sea entendible y que sea atractivo para los fieles.

—————————————————————————————————————————————————-

El futuro del Vaticano tras Benedicto XVI

Dos de los vaticanistas más respetados del mundo abordan la nueva etapa que se abre tras el pontificado de Joseph Ratzinger y ponderan hasta qué punto se producirán cambios profundos en la estructura eclesiástica.

por Lucía Magi, desde Roma – 16/02/2013 – 
Benedicto XVIBenedicto XVI
¿Qué desafíos enfrenta el catolicismo y cuál será la misión del sucesor de Benedicto XVI?

SANDRO MAGISTER

Lo que le exige al nuevo Pontífice son dos caracteres esenciales: por un lado, que se demuestre fuerte y contundente en la doctrina, que sea capaz de afirmar los puntos focales de la fe en público, con claridad y valentía, contra la general tendencia a relativizarlo todo. Por el otro, tiene que lucir buena capacidad de gobierno. En lo primero se va a colocar en una línea de continuidad con Benedicto XVI. Deberá seguir en el camino de firmeza y claridad marcado por Ratzinger, en defensa de la visión cristiana del hombre y de la vida: me refiero a temas como el aborto, la eutanasia, los matrimonios como unión entre hombre y mujer. Sin embargo, el nuevo sucesor de San Pedro deberá lucir algo que siempre le faltó a su predecesor: la capacidad de gobierno. La habilidad para organizar esa maquinaria delicada que es sobre todo el gobierno central de la Iglesia, la Curia de Roma. Nadie está contento de las condiciones en las que se halla ahora, llena de conflictos, ambiciones, rivalidades. El catolicismo en general, no la estructura de la Iglesia, carga con la difícil tarea de fortalecer la fe en el mundo. De devolver la fe a los creyentes templados. Para hacerlo, hay que insistir en la centralidad de la Liturgia, como momento en el cual en todo el planeta los feligreses escuchan la palabra de Dios y creen que aquel Dios está allí con ellos.

MARCO POLITI

El nuevo Pontífice debe enfrentarse a muchos desafíos. No se trata de problemas dejados a medio solucionar por Ratzinger, sino de cuestiones aparcadas y que han marchitado en los años y que ya estaban allí durante el pontificado de Juan Pablo II. Una de las más urgentes es la gran crisis de las vocaciones: los curas ya no bastan para cubrir las parroquias, cada sacerdote tiene que asistir dos o tres iglesias y se quema físicamente. Luego, hay que interrogarse sobre la relación entre Iglesia y sexualidad en el mundo moderno: temas como el divorcio, la fecundación artificial, los homosexuales.

¿La Iglesia entra en una nueva etapa? ¿Se puede esperar algún tipo de cambio significativo?

SANDRO MAGISTER

Por supuesto, estamos asistiendo al principio de una nueva época. Es un hecho. Sin embargo, esto no significa que podemos dar por descontado que se vayan a concretar los diversos gérmenes dejados por Benedicto. Por ejemplo, él hizo mucho para otorgarle algo de transparencia a la gestión del banco vaticano [IOR, Instituto Obras Religiosas] o para denunciar, condenar y parar los casos de violencia sufridos en todo el mundo por menores de edad por parte de curas católicos. Sólo si el nuevo Papa sigue en este sendero, de verdad entramos en una nueva época.

MARCO POLITI

Una cuestión que será central en el próximo pontificado es el mismo rol del Pontífice. Muchos obispos piden más participación en el gobierno de la Iglesia, más consultas en el momento de tomar las decisiones. Algo que proponía también el Concilio Vaticano II. Esto es muy importante, porque está claro que el Papa en el siglo XXI no puede ser un monarca absoluto.

¿Debe la iglesia repensar el celibato y la consagración de las mujeres?

SANDRO MAGISTER

No creo que lo haga. Tiendo a excluir que la Iglesia vaya a consentir el matrimonio de los curas o la ordenación de mujeres. En un panorama de secularización siempre más acentuado, estas dos no son soluciones para capear la crisis de las vocaciones y no van a atraer a nuevos fieles. Al revés. Lo demuestra la parábola descendiente de las religiones protestantes que sí permiten a las mujeres ser curas o a los pastores tener familia. Sufren una hemorragia de creyentes más agresiva de la católica.

MARCO POLITI

Sin duda, hay que replantearse el rol de las mujeres en la Iglesia. Se trata de una inquietud que perciben los mismos eclesiásticos. En el último sínodo de los obispos, muchos pidieron que se involucrara a las mujeres de una forma más activa y en todos los niveles de la estructura eclesial. Hasta hubo un obispo, el alemán Franz-Josef Hermann Bode, que tuvo la valentía de decir que hay que ordenarlas diáconas. Pero mientras reina un Papa se crea un clima de conformismo, nadie quiere contradecir lo que él diga. Mi impresión es entonces que hay muchas más personas de acuerdo con esta reforma de las que lo expresaron de forma explícita en el sínodo.

¿Quién manda hoy en El Vaticano?

SANDRO MAGISTER

En teoría, Benedicto, hasta el 28 de febrero. Y luego, durante la sede vacante, Bertone [que también es camerlengo]. Pero en la práctica, el cardenal no es capaz de mantener las riendas de los distintos despachos y departamentos que componen la maquinaria del Vaticano. Hay departamentos, grupos que mandan en su propio ámbito, en una gestión del poder que parece feudal. Reina la confusión.

MARCO POLITI

Bertone es camerlengo, manda desde el punto de vista administrativo. Sodano es el decano, entonces imprime la línea a las reuniones previas al cónclave. Una personalidad de centro y mediador y capaz de sentir el viento del cambio. Ratzinger es una persona de gran seriedad; sabe que debe darle el ejemplo a un eventual futuro Papa que renuncie; se va a dedicar a una nueva vida ascética, monacal, reservado y apartado. Lo mismo que hacía cuando era cardenal. No veo ningún peligro de una interferencia suya en esta fase.

¿Quiénes serán los más influyentes en el cónclave que elegirá al nuevo Pontífice?

SANDRO MAGISTER

El mismo Bertone, como camerlengo, va a presidir el cónclave junto a Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio. Es irónico: los últimos dos secretarios de Estado, que no se llevan nada de bien, van a gestionar la reunión codo con codo. Pero su papel será más que nada logístico. Entre los purpurados que tienen más posibilidades de ser elegidos, yo pongo a Angelo Scola, de 1941, arzobispo de Milán, y Marc Ouellet, canadiense, de 69 años, que desde 2010 vive en la ciudad del Vaticano como prefecto de la Congregación de los Obispos y presidente de la Comisión para América Latina.

MARCO POLITI

Entre los cardenales, el grupo italiano, con 29 purpurados en el cónclave, está sobrerrepresentado. Lo mismo se puede decir de los cardenales de la Curia Romana. Pero esto no significa que estén todos de acuerdo a la hora de elegir al sucesor de Ratzinger. Hay muchas divisiones. Después de “Vatileaks”, que sacó a luz las divisiones entre los italianos, yo tengo la sensación de que se va a elegir a otro Papa internacional. Que podría ser también del Norte o de Sudamérica. No veo muchas posibilidades para un Pontífice africano. El hecho de que un cardenal conservador, como el alemán Meisner, comparta la decisión de Benedicto de renunciar, significa que ahora, dentro del cónclave, todas las cartas están revueltas, mezcladas. Este va a ser un cónclave muy complicado. En 2005, había una posición muy clara, un grupo de presión definido y pesado que empujaba a Ratzinger. También es verdad que él representaba la única personalidad fuerte en el plano internacional. Su único antagonista era el italiano Carlo Maria Martini, pero estaba enfermo de Parkinson. Esta vez, en cambio, hay muchos candidatos, pero ninguno en este momento tiene un paquete de votos potente. Está claro que habrá que buscar a un candidato de centro, que marque la diferencia con la línea política de Ratzinger, pero no sabemos cuánto esta persona estará abierta a las reformas, no sabemos cuáles y hasta qué punto está preparado para emprenderlas. Hasta qué punto va a llegar. Esta es la pregunta.

¿Cuáles son los aciertos y errores del papado de Ratzinger? ¿Qué episodios los reflejan?

SANDRO MAGISTER

Joseph Ratzinger demostró un nivel cualitativo altísimo en el desempeño de su magisterio. Su capacidad más importante es su forma de predicar, en el corazón de la Liturgia, y de comunicar conceptos fuertes y densos con gran sencillez. Benedicto es como un Padre de la Iglesia. Un estudioso. No es un hombre que supo manejar la maquinaria del gobierno. Creo que el nombramiento de Tarcisio Bertone a secretario general es un límpido ejemplo de ello.

MARCO POLITI

Entre las cosas positivas: sus dimisiones, que son una gran revolución en la vida de la Iglesia. Luego, su voluntad de hacer limpieza tras los escándalos de los abusos sexuales. Aunque desde un punto de vista organizativo no hizo todo lo que debía, por ejemplo, no obligó a los obispos de todo el mundo a denunciar a los criminales, no hay un decreto que les obligue y no pidió que abrieran los archivos diocesanos para descubrir a las víctimas escondidas. Pero sistemáticamente encontró a las víctimas, condenó al jefe de los Legionarios de Cristo, permitió que el cardenal Mahoney fuera apartado, porque escondió casos de pedofilia en su diócesis: la primera vez que un purpurado es castigado públicamente. Ratzinger fue valiente. Luego, su producción intelectual, su insistencia sobre Cristo, su insistencia sobre la dimensión social de la fe, el diálogo con los ateos que llamó a los encuentros de Assisi. De estos ocho años yo me llevo la imagen de su primera gran catástrofe: el discurso de la Universidad de Regensburg, en septiembre de 2006. Al leer con antelación el discurso, seis compañeros y yo advertimos al portavoz Federico Lombardi de que contenía una frase sobre Mahoma que habría desencadenado reacciones dramáticas. El Papa no cambió ni una coma y lo pronunció entero. Enseguida estalló el infierno en el mundo. En aquel momento entendí que no tenía alguna sensibilidad geopolítica. Lamentablemente, lo que me había parecido un error, se hizo sistemático en los años siguientes.

¿Qué indica que el catolicismo esté concentrado en América Latina y Africa? ¿Influirá en la definición del próximo Papa?

SANDRO MAGISTER

La gran mayoría de los católicos vive en América Latina y Africa. Es cierto. Africa, además, representa un caso asombrador de expansión religiosa: a principios del siglo pasado, los católicos serían pocos millares; hoy son millones. Sin embargo, estos continentes todavía no tienen la madurez de fe y tradición necesaria para expresar un liderazgo en el mando de la Iglesia. Europa y América del Norte están caracterizadas por un profundo proceso de secularización, que aleja a las personas de la religión y de su práctica. Sin embargo, siguen siendo los lugares que arrastran al resto del mundo desde un punto de vista de producción cultural y teológica de la fe. Podríamos decir que las bases están en un lado y los líderes en otro.

MARCO POLITI

De hecho, la mitad de los católicos está en América Latina. Pero también están muy divididos. Hay varios papables… Hay que ver si los cardenales convergen sobre uno para darle más fuerza electoral. En el último cónclave, se decía que los purpurados latinoamericanos se habían puesto de acuerdo para votar un único nombre, en el caso de que uno de ellos resultara tener buenas opciones de ser elegido.

———————————————————————————————————————————————–

Polémica por la presencia en el cónclave de cardenales vinculados a la pederastia

(EFE)

Ciudad del Vaticano, 19 feb (EFE).- La presencia de varios cardenales acusados de haber tratado de ocultar casos de clérigos pederastas, uno de ellos de Los Ángeles (EEUU), Roger Mahony, ha levantado una oleada de críticas, que ha llevado a la revista católica “Famiglia Cristiana” a preguntar a sus lectores si consideran oportuna su presencia.

“Da tu opinión: Mahony, sí o no en el cónclave”, pregunta el semanario de la Sociedad de San Pablo (paulinos) en la portada de su último número, de hoy, que abre con el gran titular: “Cónclave, estalla el caso Mahoney. El cardenal acusado de casos de pederastia estará entre los que elegirán al nuevo papa. En EEUU se pide que renuncie al cónclave”.

“Por supuesto que no”, “no es digno de su cargo”, “hay que evitar que participe”, son algunas de las respuestas que dan las decenas de lectores del semanario católico a la preguntas, a la vez que resaltan la necesidad de que la Iglesia de “nuevas señales” de que sigue las indicaciones de Benedicto XVI de “tolerancia cero” contra la pederastia.

El pasado 31 de enero, el arzobispo de Los Ángeles, José Gómez, destituyó a Mahony, prelado jubilado de esa archidiócesis, de todos sus cargos por no haber denunciado algunos de los centenares casos de abusos sexuales de menores cometidos por sacerdotes y por la mala gestión de los mismos.

Mahony ha dado a entender en su cuenta de Twitter que tiene intenciones de participar en el próximo cónclave y ha escrito: “vuestras plegarias son necesarias para que podamos elegir el mejor papa para la Iglesia de hoy y de mañana”.

Los pasados días, la asociación estadounidense “Catholics United” ya pidió que el purpurado que no participe y en esa misma línea se pronunció Kristine Ward, representante de la asociación de víctimas de curas pederastas “National Survivor Advocates Coalition”, que exigió al Vaticano que impida la participación de Mahony.

Mahony, de 77 años, no es el único cardenal menor de 80 y que por tanto puede votar en el cónclave, según la normativa vaticana, que está acusado de ocultar casos de clérigos pederastas.

También está el primado de la Iglesia de Irlanda, Seán Brady, de 74 años.

En marzo de 2010, los medios irlandeses revelaron que en 1975, cuando era sacerdote, Brady estuvo presente en dos reuniones en las que se pidió a dos niños víctimas de los abusos del cura Brendan Smyth (fallecido en 1997, uno de los más conocidos curas pederastas del país) que hicieran un voto de silencio.

Brady reconoció el hecho y dijo que no alertó entonces ni a los padres y ni a las autoridades civiles sobre los abusos porque participó en aquella investigación en calidad de mero administrativo, “solo para tomar notas e informar a sus superiores”.

El cardenal expresó su arrepentimiento y señaló que había pedido al Vaticano el nombramiento de un obispo coadjutor que le ayudara “a desarrollar el vital trabajo de curación, arrepentimiento y renovación, incluido el contacto con los supervivientes de abusos”.

El pasado 18 de enero, Benedicto XVI nombró a Eamon Martin, de 51 años, arzobispo coadjutor de Armagh, en Irlanda, la archidiócesis que preside Brady.

El pasado año, la prensa belga, por otra parte, publicó un informe policial en el que se aseguraba que el que el que fuera primado de Bélgica hasta enero de 2010, el cardenal Godfried Danneels, estuvo al corriente de unos cuarenta casos de abusos sexuales a menores por parte de sacerdotes en las últimas décadas.

Danneels, que cumplirá 80 años en junio próximo y participará también en el cónclave, siempre ha dicho que desconocía esos casos.

———————————————————————————————————————————————–

Protestas ante la presencia en el cónclave de un cardenal que encubrió a pederastas

Ofensiva en Italia y EE UU para que Roger Mahony no viaje a Roma para participar en el cónclave

El cardenal Roger Mahony, acusado de encubrir a pederastas, se dirige a una concentración en Los Ángeles en mayo de 2010. / ROBYN BECK (AFP)

El cardenal Roger Mahony tiene 76 años. Es, por tanto, uno de los llamados a elegir, bajo la cúpula de la Capilla Sixtina, al próximo Papa. El problema es que Mahony tiene un pasado muy sucio. Durante sus 26 años al frente de la diócesis de Los Ángeles, el cardenal encubrió a 129 sacerdotes acusados de abusar de menores. Entre otras maniobras, los iba cambiando de diócesis para ayudarlos a escapar de la acción de la justicia. Ahora, la revista italiana Famiglia Cristiana y la organización estadounidense Catholics United acaban de poner en cuestión la conveniencia de que el cardenal Mahony viaje a Roma para participar en el cónclave. ¿Debe un papa ser elegido con el voto de quien, en vez utilizar su poder para socorrer a las víctimas, se situó al lado de los victimarios?

La respuesta parece clara, menos para Mahony. A través de su blog, el cardenal ha declarado que está deseando coger el avión y plantarse en el Vaticano. Eso sí, antes –el día 23—tendrá que comparecer ante el tribunal estadounidense que instruye el expediente de más de 12.000 páginas que detalla la actuación de los 129 sacerdotes. A principios de este mes, y tras la lectura de las acusaciones, el actual arzobispo, José Gómez, dijo que había sido una experiencia “brutal y dolorosa”, que lo que allí se relata es “triste y malvado” y, en consecuencia, decidió degradar a su antecesor condenándolo al silencio y prohibiéndole ejercer tanto labores administrativas como aquellas ligadas a su condición de cardenal –confirmación de fieles u ordenación de presbíteros—. No obstante, Roger Mahony conserva el derecho de participar en la elección del nuevo Papa. ¿Lo hará?

A través de su página web, Famiglia Cristiana invita a los católicos a que se manifiesten en contra y, para ponerlos en antecedentes, reproduce tanto lo que piensa del cardenal Mahony la prensa de EE UU —“tiene suerte de no estar en prisión”, ha publicado Washington Post— como las acciones tomadas en su contra por el actual responsable de la archidiócesis, monseñor Gómez: “Ocultó 129 casos, y uno de los que protegió fue un sacerdote mexicano que abusó de 26 niños en 1987”. Argumentos suficientes para que la organización Catholics United haya iniciado una recogida de firmas para enviar al príncipe de la Iglesia un mensaje tan corto como claro: “Cardenal Mahony, ¡quédate en casa!”.

————————————————————————————————————————————————-

Presiones para que no vaya a elegir al nuevo Papa

El cardenal Mahony, encubridor de pederastas, insiste en ir al cónclave

El cardenal estadounidense Roger Mahony. | ReutersEl cardenal estadounidense Roger Mahony. | Reuters

Irene Hernández Velasco (corresponsal) | Roma

 martes 19/02/2013 

“¡Mahony, quédate en casa!”. Ése es el grito de guerra que cada vez más gente lanza al cardenal estadounidense Roger Mahony, acusado de haber encubierto 129 casos de abusos sexuales contra menores cometidos por curas pederastas cuando estaba al frente de la diócesis de Los Angeles.

Mahony, que el próximo sábado está llamado a declarar durante cuatro horas ante un tribunal para responder precisamente de esas acusaciones, tomará posteriormente un avión para viajar a Roma y formar parte del cónclave que eligirá al sucesor de Benedicto XVI.

Mahony, que el próximo día 27 (uno antes de se haga efectiva la renuncia de Benedicto XVI) cumplirá 77 años, es uno de los 117 cardenales llamados a elegir al nuevo Papa. A pesar de que en enero pasado fue sancionado por sus superiores por haber encubierto numerosos casos de pederastia –está suspendido de todos sus cargos administrativos y eclesiásticos, tiene prohibido hablar en público y le han sido retiradas algunas de las prerrogativas que tenía en calidad de obispo, como por ejemplo la posibilidad de administrar el sacramento de la confirmación o de ordenar sacerdotes- sigue siendo cardenal. Y dado que es menor de 80 años, estará en el cónclave para elegir a Benedicto XVI.

“Estoy deseando viajar pronto a Roma para dar las gracias al PapaBendicto XVI por su extraordinario servicio a la Iglesia y para participar en el cónclave que elegirá su sucesor”, escribía recientemente en su blog personal.

La participación del cardenal Mahony en el cónclave está desatando una fuerte polémica. Catholics United, un grupo de católicos progresistas estadounidense, ya ha puesto en marcha una campaña de recogida de firmas a través de su página web para que el ex arzobispo de Los Ángeles no tome parte en la elección del nuevo Papa, al considerar que es indigno de ello. Y también la revista italiana ‘Famiglia Cristiana’ ha lanzado a través de su página web un sondeo entre sus lectores sobre si es conveniente que Mahony sea uno de los 117 cardenales que elegirá al nuevo Papa. “Hay que convencerlo de que se quede en casa”, sentencia el cardenal Velasio De Paolis, de 78 años, jurista y quien también participará en el cónclave.

No es sólo que el cardenal Mahony haya sido cesado recientemente de todas sus obligaciones públicas y episcopales por su sucesor como arzobispo de Los Ángeles, José Gómez. O que ya en 2007 la diócesis de Los Ángeles, con Mahony al frente, tuviera que pagar660 millones de dólares a las 508 víctimas de 120 curas pederastas que abusaron de ellas durante años, sobre todo en la década de los 80. Es que recientemente, y por orden de Tribunal, la diócesis de Los Ángeles se ha visto obligada a hacer públicas14.000 páginas de documentos que guardaba en relación a esos casos, y que dejan claro que Mahony jugó un papel fundamental a la hora de encubrir a curas pederastas de su diócesis, moviéndolos de una jurisdicción a otra a fin de complicar que la Justicia pudiera echarles el guante.

“Ningún miembro de la jerarquía católica ha luchado durante tanto tiempo y tan enérgicamente como el cardenal Mahony para ocultar décadas de abusos e intimidaciones sobre niños cometidas por sacerdotes“, escribía el ‘New York Times’ el mes pasado sobre él. “Tiene suerte de no estar en prisión”, sentencia el ‘Washington Post’.

Hace unos días el propio Mahony escribía en su blog el dolor que le provocan las críticas de las que está siendo objeto. “Dios me ha ayudado a entender: no estoy aquí para servirlo con humildad, he sido llamado a algo más profundo: a ser humillado y rechazado por muchos. No estaba preparado para ese desafío, pero después del miércoles de Cenizas he entendido el significado de la llamada de Jesús”, sentenciaba. “Honestamente, no puedo decir que haya alcanzando el punto en el que puedo rezar por nuevas humillaciones. Estoy en el estado en el que doy gracias por soportar las humillaciones que sufro en este momento».

———————————————————————————————————————————————-

El cardenal Roger Mahony, acusado de encubrir violaciones de menores, perdona a los que están enfadados con él

Excite España
19/02/2013

Ha dado la vuelta a la tortilla. Ahora resulta que, según el cardenal y ex arzobispo de Los Ángeles, Roger Mahony, las que tienen que ser perdonadas son las víctimas. Mahony, acusado de encubrir el caso de violaciones a menores por parte de sacerdotes, ha escrito en su web personal que perdona a los que están enfadados con él.

El cardenal Roger Mahony no denunció a las autoridades algunos de los casos de abuso sexual de sacerdotes ocurridos hace varias décadas. En total, 120 curas fueron acusados de abusos cuando él era arzobispo de Los Ángeles.

En los primeros informes se dijo que la actuación de Mahony estuvo marcada por la protección de los curas acusados y por su intención de evitar que salieran a la luz los casos. Por todo ello, fue suspendido de sus funciones en la archidiócesis de Los Ángeles por el arzobispo José Gómez.

Ahora, en su web, el cardenal dice textualmente: “en los últimos días, he experimentado muchos ejemplos de ser humillado”. Se queja Roger Mahony de que ha tenido quehacer frente a personas muy infelices. Pero, según dice, “me quedé allí, pidiendo a Dios que les bendiga y los perdone”.

Aunque la asociación estadounidense Catholics United ha pedido que Mahony no participe en la elección de nuevo papa, Roger Mahony tiene pensado asistir, como lo hizo en 2005 en la elección de Benedicto XVI. Pero antes, el 23 de febrero, tendrá que testificar por el caso de abusos. Mahony tendrá que responder a los abogados de las víctimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: