Informe sobre “Vatileaks” que habría gatillado dimisión del Papa


– Diario italiano entrega antecedentes de informe sobre “Vatileaks” que habría gatillado dimisión del Papa

– ¿Sexo, dinero y poder tras la dimisión del Papa?

– ¿Tiene una cuenta de Bin Laden en el banco vaticano?

– Benedicto XVI, Perfil

– El Vaticano denuncia ‘informaciones falsas’ para ‘condicionar’ el cónclave

– Benedicto XVI podrá seguir siendo llamado “Su Santidad” tras renuncia 

– Sexo, corrupción y una interna feroz en la cúpula de la Iglesia

– Benedicto XVI invitó a dimitir a 2 ó 3 obispos al mes durante su Pontificado

– El Vaticano o la agonía de un imperio enfermo

—————————————————————————————-

Diario italiano entrega antecedentes de informe sobre “Vatileaks” que habría gatillado dimisión del Papa

Según La Repubblica -que no aclara como accedió al documento- en el texto de 300 páginas mencionaría luchas de poder, malversaciones económicas y conductas impropias.

por La Tercera y Agencias – 21/02/2013 – 
© EFE

El documento de 300 páginas con las conclusiones finales del caso filtraciones de documentos secretos (“Vatileaks”), entregado en diciembre pasado al Papa Benedicto XVI por los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi, habría gatillado la dimisión del pontífice.

El dossier era demoledor, dice el diario italiano “La Repubblica”, al punto que el Papa se convenció que un sucesor “más joven, fuerte y enérgico” tendría que llegar a hacer limpieza a fondo.

El informe “revelaría luchas de poder, malversaciones económicas, relaciones homosexuales”, dice el medio, citado a su vez por el diario español El Mundo.

“Todo gira en torno a la observación del sexto y séptimo mandamiento”, dice “La Repubblica” citando a una persona muy próxima a uno de los autores del informe. “No cometerás actos impuros”, proclama el sexto mandamiento; “no robarás”, dice el séptimo.

Ya en 2010 había antecedentes de conductas impropias de seminaristas y un miembro del coro vaticano, agrega el medio. Cita el nombre de  Angelo Balducci, entonces ‘gentiluomo’ del Papa y presidente del Consejo Nacional italiano de Obras públicas, quien era investigado por corrupción.

Los jueces le pincharon el teléfono y descubrieron una serie de llamadas con un miembro del coro de la Reverenda Capilla Musical de la Sacrosanta Basílica Papal de San Pedro en el Vaticano, quien ejercía de proxeneta.

El diario italiano habla de la posible existencia dentro del Vaticano de “una red transversal unida por la orientación sexual” y que por primera vez la palabra ‘homosexualidad’ fue pronunciada, leída en voz alta de un texto escrito, en el apartamento de Ratzinger.

Y por primera vez se ha hablado, aunque en latín, de la palabra chantaje: ‘influentiam'”. Todas estas consideraciones estarían contenidas en el informe que la comisión de tres cardenales habría expuesto al Papa.

LOMBARDI
El vocero vaticano, el sacerdote Federico Lombardi, durante una breve conferencia de prensa afirmó hoy que “no hay que esperar comentarios de la comisión de los tres purpurados Tomko, Herranz y De Giorgi, encargados por el papa de las investigaciones de la fuga de documentos reservados del Vaticano”, y ninguno de ellos concederá entrevistas.

Lombardi hizo así referencia a las “hipótesis, fantasías, opiniones que son expresadas sobre este argumento”, según la agencia Ansa.

—————————————————————————————————————————————————

Las razones de la renuncia, según ‘La Repubblica’

¿Sexo, dinero y poder tras la dimisión del Papa?

El Papa en una foto al atardecer. | GettyEl Papa en una foto al atardecer. | Getty

  • Un informe revelaría luchas de poder, malversaciones, relaciones homosexuales…

Irene Hdez. Velasco (Corresponsal) | Roma

jueves 21/02/2013 

El 17 de diciembre pasado Benedicto XVI recibió un dossier de casi 300 páginas, dividido en dos tomos, que guardó en la caja fuerte del apartamento pontificio. Era el informe completo de la investigación sobre la fuga de documentos robados del despacho del Papa (el llamado ‘Vatileaks’) realizada por los cardenalesJulián HerranzJozef Tomko y Salvatore De Giorgi. Tres cardenales, todos mayores de 80 años, y que conocen muy, muy bien como funciona la curia.

El contenido de ese informe, según asegura el diario ‘La Repubblica’, sería demoledor. Hasta el punto de haber convencido a Benedicto XVI de que tenía que dimitir para posibilitar que un Papa más joven y enérgico llegue al Vaticano y se encargue de hacer limpieza a fondo. Porque ese informe revelaría luchas de poder, malversaciones económicas, relaciones homosexuales

“Todo gira en torno a la observación del sexto y séptimo mandamiento”, asegura el periódico italiano citando a una persona muy próxima a uno de los autores del informe. “No cometerás actos impuros”, proclama el sexto mandamiento; “no robarás”, dice el séptimo.

El artículo de ‘La Repubblica’ recuerda como ya en 2010 salió a la luz un escándalo que dejó traslucir la existencia de seminaristas que se prostituían, de un miembro de un coro vaticano que ejercía como proxeneta…

La historia tenía como protagonista a Angelo Balducci, entonces ‘gentiluomo’ del Papa y presidente del Consejo Nacional italiano de Obras públicas. Estaba siendo investigado por corrupción y los jueces le pincharon el teléfono. Y descubrieron así que hablaba con frecuencia con un miembro del coro de la Reverenda Capilla Musical de la Sacrosanta Basílica Papal de San Pedro en el Vaticano (un nigeriano llamado Chinedu Thiomas Eheim) que le ofrecía servicios sexuales con jovencitos, seminaristas incluidos.

“Sólo te digo que mide dos metros, pesa 97 kilos, tiene 33 años y es completamente ‘activo'”, aseguraba el miembro del coro vaticano a Balducci en una de las conversaciones interceptadas.

Los encuentros sexuales, según asegura ‘La Repubblica’ citando la investigación judicial, tenían lugar en una villa a las afueras de Roma, en una sauna, en un centro estético, en el propio Vaticano y en una residencia universitaria. Esta última, según el periódico, es el domicilio en Roma de Marco Simeon, un joven de 33 años que ha acumulado un enorme poder a la sombra de la cúpula de San Pedro, y que hasta hace pocos días fue director de Rai Vaticano.

‘La Repubblica’ habla de la posible existencia dentro del Vaticanoun ‘lobby gay . «Una red transversal unida por la orientación sexual. Por primera vez la palabra ‘homosexualidad‘ ha sido pronunciada, leída en voz alta de un texto escrito, en el apartamento de Ratzinger. Y por primera vez se ha hablado, aunque en latín, de la palabra chantaje: ‘influentiam'”, recoge el artículo del diario italiano, haciéndose eco de lo que la comisión de tres cardenales habría expuesto al Papa en sus conclusiones finales.

Benedicto XVI decidió ese día que debía dimitir, siempre según el diario italiano. “El informe se lo entregará al próximo Papa, que deberá de ser lo bastante fuerte, joven y santo para poder afrontar el trabajo que le espera“.

———————————————————————————————————————————————

Detalles del informe de tres cardenales

¿Tiene una cuenta de Bin Laden en el banco vaticano?

Vista de la cúpula de la basílica de San Pedro en un charco. | EfeVista de la cúpula de la basílica de San Pedro en un charco. | Efe

Irene Hdez. Velasco (Corresponsal) | Roma

viernes 22/02/2013 

Los pecados de la carne, la fornicación, las relaciones homosexuales en la cúpula vaticana… En eso se centraba este jueves el diario ‘La Repubblica’, en el primero de una serie de artículos en los que desmenuza los graves problemas que afectan a la curia y que asegura que ha desvelado al Papa la investigación interna realizada por los cardenales Julián Herranz, Jozef Tomko y Salvatore De Giorgi. El de hoy habla de dinero. Y tiene un claro protagonista: el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado Vaticano y el brazo derecho de Benedicto XVI.

El nombre de Bertone ya se deslizaba en el reportaje de este jueves a propósito de la existencia de un ‘lobby gay’ en el Vaticano. Pero es en el de hoy donde irrumpe con fuerza. Bertone, siempre según ‘La Repubblica’, habría boicoteado sistemáticamente los intentos de hacer limpieza en el IOR, el banco vaticano, para adecuarlo a la normativa internacional contra el lavado de dinero.

“La comisión puesta en marcha en 2011 para hacer limpieza en el IOR fue desmantelada a los seis meses de ser establecida. ¿Por quién? Por el secretario de Estado, Tarcisio Bertone”, señala el artículo escrito por la respetada periodista Concita De Gregorio, en el que se subraya como todos los miembros que formaban parte de ese equipo han sido apartados de sus puestos.

Un ejemplo: el cardenal Attilio Nicora, presidente de la Autoridad de Información Financiera de la Santa Sede, acaba de ser apartado del cargo que tenía en la Comisión Cardenalicia de Vigilancia del IOR, para hacer sitio a un hombre de Bertone.

“Las finanzas vaticanas están controladas por el secretario de Estado”, asegura ‘La Repubblica’, que denuncia que Bertone ha puesto a hombres de su confianza en todos los cargos importantes relacionados con las finanzas vaticanas.

El verdadero problema, siempre según el diario romano, es cómo funcionan las finanzas vaticanas. En el banco de la Santa Sedesólo pueden abrir una cuenta religiosos, institutos religiosos y ciudadanos vaticanos. Pero cualquier titular de una cuenta (y en el IOR hay 25.000) puede autorizar a otra persona para que opere en su cuenta.

Un párroco, por ejemplo, puede abrir una cuenta y autorizar pongamos por caso a un mafioso a que opere en la misma. Y no existe registro de esas autorizaciones. Bueno, existe pero nadie puede acceder a él. “Está claro que cualquiera puede lavar dinero en el IOR”, sentencia La Repubblica. “Bin Laden podría tener dinero en el Ior. Y también las mafias, los políticos que cobran comisiones… Es una enorme lavadora, el vientre oscuro de los intereses personales”.

Tan sólo el director general del IOR, Paolo Cipriani y hombre muy próximo a Bertone, conoce quienes son los titulares de las cuentas del banco vaticano. Ni siquiera Ettore Gotti Tedeschi, presidente del Banco vaticano hasta su destitución fulminante en mayo del año pasado (a causa precisamente de su defensa de la transparencia) conocía la lista de titulares de cuentas en el IOR. Y tan solo Ciprinai conoce la lista de personas que, sin ser titulares, están autorizadas a operar en las cuentas del IOR.

‘La Repubblica’ denuncia que, para dar la imagen de que el IOR está colaborando en hacer transparentes sus operaciones, Bertone y sus hombres decidieron autorizar a la Justicia para que investigara sobre cuatro casos menores. Pero, siempre según el diario romano, se trataría de una mera estrategia para despistar. Y mientras tanto, el IOR seguiría a lo suyo… Funcionando como una gran lavadora de dinero.

———————————————————————————————————————————————-

Benedicto XVI, Perfil

Benedicto XVI

Benedicto XVI, de cancerbero a barrendero de Dios

José Manuel Vidal | Madrid

Para desempeñar su papel de párroco universal, Juan Pablo II dejó las llaves del Gobierno de la Iglesia a la Curia romana y las de la doctrina, al cardenal Joseph Ratzinger. El purpurado alemán no sólo fue el guardián de la ortodoxia del papado de Karol Wojtyla, sino el ideólogo de la involución eclesial de las últimas décadas. El ‘cancerbero de Dios’, apodo con el que lo conocían los teólogos progresistas, fue el azote de la Teología de la Liberación. Y como presidente del ex Santo Oficio se convirtió, además, en el depositario de toda la “basura” y “suciedad” del clero de todo el mundo. Por sus manos comenzaron a pasar, a partir de 2002, todos los dossieres más delicados. Entre ellos, los múltiples casos de pederastia del clero. Y, ante tanta “suciedad”, que denunciaría públicamente en el vía crucis de Viernes Santo de 2005, decidió convertirse en el ‘barrendero de Dios’.

Pero antes, el ‘Panzerkardinal’, como le llamaban en Roma, dejó fuera de juego a toda una corriente innovadora en el campo pastoral, teológico, catequético y social, e impuso una rigidez doctrinal total a la vida intelectual de la Iglesia y una dinámica de control a ultranza de los teólogos. Y el miedo se instauró entre sus filas. Amonestados, perseguidos, vigilados, en una institución intelectualmente inhabitable, los pensadores de la Iglesia optaron por marcharse (Leonardo Boff), callarse (Gustavo Gutiérrez) o romper la baraja (Hans Küng).

El culmen de la represión teológica se alcanza con la publicación del Catecismo de la Iglesia católica y, sobre todo, con la Dominus Iesus, un documento del propio Ratzinger, en el que se atribuye en exclusiva a la Iglesia católica la posesión de la verdad y de la salvación. La vuelta del axioma tridentino de que “fuera de la Iglesia no hay salvación”. Un documento tan desafortunado que hasta protestaron contra él varios cardenales.

Desactivó el Concilio Vaticano II

Más aún, Ratzinger silenció con medidas autoritarias todas las cuestiones teológicas debatidas: celibato de los curas, estatuto del teólogo, papel de los laicos, praxis penitencial, comunión para los divorciados, preservativo contra el sida o fecundación artificial. Es decir, impuso la tesis del romano-centrismo, descafeinó la colegialidad y el poder de las Conferencias Episcopales, reduciéndolas a meras sucursales de la Curia, y zanjó casi como dogmático el eventual acceso de la mujer al sacerdocio. En definitiva, Ratzinger desactivó el Concilio.

Y eso que en época del Vaticano II (1962-1965), Ratzinger formaba parte del ala progresista de la Iglesia, aunque pronto se pasó al bando conservador. Y, desde entonces, quiso redimensionar aquella época de “primavera eclesial”, aplicándole lo que él llama la “hermenéutica de la continuidad“. Es decir, que el Vaticano II hay que interpretarlo y pasarlo por el tamiz de Trento y del Vaticano I. La mejor forma de desactivar su ‘aggiornamento’, su carga profética y su apuesta por los “signos de los tiempos”.

La batalla contra la pederastia

Una vez librada (y ganada esa batalla), a Joseph Ratzinger le quedaba otra, mucho más dura y complicada: la de la pederastia. Y a ella se lanzó ya poco antes de la muerte de Juan Pablo II. Encausando a uno de sus capitanes, al todopoderoso fundador de la Legión de Cristo, Marcial Maciel, a quien el mismísimo Wojtyla había declarado “ejemplo de la juventud”. Como prefecto de la Fe, Ratzinger sabía que Maciel era un pecador y un delincuente pervertido. Y, a pesar de la oposición de la vieja guardia vaticana, especialmente del cardenal Sodano, entonces ‘número dos’ de la Santa Sede, y del omnipotente secretario personal del Papa, Stanislaw Dziwisz, mandó que se iniciase una investigación a fondo de las terribles acusaciones que obraban en su poder.

Nunca llega a saberse del todo las deliberaciones del cónclave, pero sí del precónclave. Y en él, Ratzinger que, como decano, presidía las sesiones, expuso ante los cardenales, con toda crudeza, la plaga de las manzanas podridas del clero. Y los cardenales quedaron tan apabullados que lo terminaron eligiendo Papa.Por su valía personal, por ser el mejor y más prestigioso intelectual de la Iglesia, por haber sido el brazo derecho durante más de dos décadas de Juan Pablo II el Magno, pero también para que limpiase a fondo la institución. Y arrasó en las votaciones. Con el apoyo de al menos 77 purpurados, dos tercios de los votos de los presentes en el cónclave. En el siglo XX, sólo León XIII, Pío XII y Juan Pablo I fueron elegidos tras únicamente dos días de cónclave.

Desde aquel 19 de abril de 2005, en el que se presentó al mundo como “el humilde trabajador de la viña del Señor”, Benedicto XVI, al que por su edad muchos consideraban un Papa de transición, ha terminado por imprimir su sello personal a la Iglesia. Pasando de un papado hacia fuera a un papado hacia adentro. Del Papa de los gestos al Papa de las ideas y de la palabra. Un Papa que apunta a las esencias. Tanto con sus encíclicas como con sus contados viajes (elegidos con esmero).

Sus grandes preocupaciones son la descristianización de Occidente (para cuya reevangelización ha creado, incluso, un Pontificio Consejo) y la recuperación de sus olvidadas raíces cristianas; la defensa de la vida desde el nacimiento hasta la muerte; la defensa de la moral natural y, por lo tanto, la condena del laxismo en moral sexual o el matrimonio homosexual; la denuncia de “la dictadura del relativismo” y, sobre todo, la limpieza de la Iglesia.

Un Papa políticamente incorrecto

Un Papa de lo esencial. Un Papa que dice lo que piensa, a costa de no ser políticamente correcto, como en su discurso de Ratisbona, en el que ponía en solfa al islam o en su condena del preservativo para evitar el sida. O en la rehabilitación de los lefebvrianos, uno de los cuales, el obispo Williamsonniega incluso el Holocausto.

Un Papa que apunta a las entrañas y al corazón del ser cristiano. Un Papa enemigo del poder y del carrerismo en la Iglesia. Un Papa queha heredado un aparato curial que parece querer ponerle continuamente palos en las ruedas. Un Papa con el sueño de la unidad de los cristianos. Un Papa obsesionado por la continuidad del mensaje eclesial y por la liturgia. Un Papa centrado en conservar el capital simbólico eclesial. Un Papa crucificado y que acepta con gallardía la cruz del chivo expiatorio de la pederastia clerical sobre sus hombros ancianos. Un Papa sabio, fiel a sus ideas y a la mayor gloria de Dios.

Porque sabía el Papa, ya antes de ser elegido, que le iba a estallar la bomba de la pederastia clerical. Y así fue. Estados Unidos, Irlanda, Bélgica, Holanda, Alemania… Y Benedicto XVI se encuentra ante los mayores y más dramáticos problemas de gobierno que haya tenido jamás un Papa. Una situación, en sus propias palabras, peor que la de las persecuciones de la época de los emperadores romanos. El tsunami de la pederastia mancha las sotanas negras de algunos clérigos y religiosos, pero salpica incluso a la blanca del mismísimo Sumo Pontífice y hasta puede dejar marcado para siempre, con una herida indeleble, el propio rostro de la Iglesia católica.

No valen, pues, paños calientes. Dado que el escándalo se basa en un cúmulo de errores y de pecados cometidos por toda la cadena de mando, hay que extirpar. El sistema de poder de la Iglesia católica se ha podrido y necesita un cambio rápido y radical. Hay que pasar del silencio más o menos cómplice a la tolerancia cero.

A eso está llamado el Papa Ratzinger: a la reforma suave de la institución. Porque, quizás sea el único que puede hacerlo en estos momentos de la Historia y frente al contrapoder instalado en la propia Curia romana. Benedicto XVI parece querer intentarlo. El problema es que la Historia nos dice que pocas veces un Papa, por muy monarca absoluto que sea, se ha impuesto a la todopoderosa maquinaria curial. ¿Lo logrará Ratzinger con su sabiduría decantada y su tenacidad alemana?

Consígalo o no, pasará a la Historia como el ‘barrendero de Dios’. Porque los otros tres caminos para conseguirlo (la unión de los cristianos, la visita a Pekín o el viaje a Moscú) parecen retos por el momento inalcanzables. Aunque quizás los ortodoxos, a los que mima, le permitan el sueño de pisar la Plaza Roja. Esta vez, sin escoba, porque ya su predecesor barrió la hoz y el martillo del universo ruso.

———————————————————————————————————————————————–

Salida de Benedicto XVI

El Vaticano denuncia ‘informaciones falsas’ para ‘condicionar’ el cónclave

El Papa recibe al presidente italiano para despedirse | ReutersEl Papa recibe al presidente italiano para despedirse | Reuters

  • Benedicto XVI se despide de Napolitano en una audiencia
  • El presidente de la República de Italia le ha transmitido la ‘gratitud del país

Afp | Ciudad del Vaticano

sábado 23/02/2013 

El Vaticano ha condenado este sábado informaciones publicadas recientemente sobre supuestos escándalos financieros y sexualesen la Curia romana, que califica de “falsas” y con intención de “condicionar” el próximo cónclave que elegirá al nuevo Papa.

La Secretaría de Estado de la Santa Sede ha publicado un comunicado en el que rechaza los “intentos de condicionar a los cardenales, con vistas al cónclave con la difusión de noticias a menudo no verificadas o verificables y por lo tanto, falsas, con gran daño a personas e instituciones”.

Mediante la nota publicada en la página web de Radio Vaticana, la secretaria de Estado recuerda que “la libertad de la Colegio Cardenalicio, cuya misión es la de proporcionar un nuevo papa a la Iglesia Católica, siempre ha sido defendida por la Iglesia, para asegurar una elección basada únicamente en decisiones en pro de la Iglesia”.

“A través de los siglos, los cardenales han tenido que hacer frente a múltiples presiones a la hora de elegir pontífice por parte de diferentes poderes, afrontando lógicas de tipo político y mundano”, prosigue la nota de la institución vaticana que preside el cardenal Tarcisio Bertone. En la actualidad, “se intenta alterar a la opinión pública mediante argumentos y valoraciones que no recogen el sentir espiritual que la Iglesia está viviendo”.

El portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi, también ha arremetido contra informaciones que hablan de intrigas en las altas esferas de la Santa Sede y la existencia de un ‘lobby’ gay en la Curia, informaciones que ha tildado de “chisme, difamación o calumnia” en una entrevista concedida a Radio Vaticano.

“Algunos buscan disfrutar del movimiento de sorpresa y desorientación para confundir y desacreditar a la Iglesia y su gobierno”, ha especificado Lombardi en relación a la situación de crisis generada tras la histórica dimisión del Papa Benedicto XVI.

Lombardi además ha denunciado “presiones inaceptables en las últimas semanas para condicionar” el voto de los cardenalesque participarán en el cónclave para elegir al nuevo Papa. El portavoz de la Santa Sede ha recordado que se trata de un camino “laborioso” hasta la elección del nuevo Papa, en el que tendrán que afrontar una “nueva prueba”.

La prensa italiana había sugerido esta semana la existencia de un ‘lobby’ gay en el seno del Vaticano, que sería víctima de un chantaje urdido con lazos de la “naturaleza mundana”.

Estos periódicos, que realizaron, según sus propios términos, “reconstrucciones” de la encuesta ultrasecreta llevada a cabo por tres cardenales sobre el escándalo ‘Vatileaks’, evocaban también intrigas relacionadas con las finanzas de la Santa Sede.

Quién antepone dinero, sexo y poder y está acostumbrado a interpretar con esos criterios las diferentes realidades no es capaz de ver otra cosa, ni siquiera en la Iglesia, porque su mirada no examina lo más alto ni lo más bajo de las motivaciones espirituales de la existencia”, ha dicho Lombardi. “El resultado es una descripción profundamente injusta de la iglesia y su pueblo”, se ha lamentado el padre jesuita.

Tras el estallido del escándalo Vatileaks el año pasado, el mayordomo del Papa, Paolo Gabriele, fue condenado en primera instancia por haber filtrado a la prensa documentos confidenciales y posteriormente indultado por Benedicto XVI.

Según han admitido expertos vaticanistas, los documentos filtrados por Gabriele, apodado ‘El cuervo’, podrían ser utilizados por unos u otros con el de desacreditar a sus rivales en la curia, el ‘Gobierno’ del Vaticano. Una situación que podría recrudecerse antes de la celebración del cónclave.

Tras la dimisión de Benedicto XVI, que será efectiva el 28 de febrero, un cónclave de cardenales se reunirá para nombrar a su sucesor en una fecha aún no fijada, pero previsiblemente anterior al 15 de marzo.

Adiós a Napolitano

Benedicto XVI, todavía máxima autoridad de la iglesia católica, ha prometido a los cardenales mantener su “cercanía espiritual” tras su dimisión. Joseph Ratzinger ha recordado también a los prelados que “el diablo siempre quiere desprestigiar a la creación de Dios” con “el mal en este mundo, el sufrimiento y la corrupción”.

En su primera aparición pública después de una semana de ejercicios espirituales, el Papa recibió en audiencia privada de poco más de media hora al presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, y a su esposa.

El Santo Padre, que el próximo jueves hará efectiva la renuncia a su Pontificado, ha asegurado a Napolitano que rezará por Italia y le ha expresado sus mejores deseos para el país, particularmente en estos tiempos. El presidente de la República de Italia ha transmitido al Papa la “gratitud” del pueblo italiano hacia su persona por su “cercanía en tantos momentos cruciales y por su alto magisterio religioso y moral”.

————————————————————————————————————————————————

Benedicto XVI podrá seguir siendo llamado “Su Santidad” tras renuncia

El presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos explicó que tras dejar el cargo al mando de la Iglesia Católica, Benedicto XVI será obispo emérito de Roma.

por EFE – 22/02/2013 – 
Benedicto XVI dejará el papado el próximo jueves 28 de febrero.Benedicto XVI dejará el papado el próximo jueves 28 de febrero.

“Su título podrá ser el que se ha utilizado hasta ahora: Su Santidad Benedicto XVI”, con estas palabras el presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos, Francesco Coccopalmerio, terminó con una de las dudas que había sobre el tratamiento que se le daría a Joseph Ratzinger tras su renuncia. Coccopalmerio además explicó que luego de dejar el cargo, el actual Papa no volverá a ser cardenal sino que obispo emérito de Roma.

Análogamente a lo que sucede en el caso de los obispos que concluyen su ministerio y se llaman obispos eméritos, creo que se puede decir que el papa al renunciar es, a su vez, obispo emérito de Roma“, dijo Francesco Coccopalmerio en entrevista con el diario italiano Corriere della Sera.

El prelado además dijo que al publicar un “motu proprio”, documento en el que podría precisar algunos puntos de la Constitución Apostólica, Benedicto XVI podría dejar establecido cómo debe desarrollarse el cónclave que elegirá a su sucesor y permitir que se adelante el proceso.

La Constitución Apostólica “Universi Dominici Gregis”, indica el comienzo de un cónclave entre 15 y 20 días después del inicio de la llamada “Sede Vacante” para dar tiempo a los cardenales electores a llegar a Roma, lo que podría cambiar si el pontífice hace alguna precisión antes de dejar su cargo.

Al respecto, el pasado miércoles el portavoz vaticano Federico Lombardi, explicó que Benedicto XVI está estudiando la posibilidad de publicar un “motu proprio”.

————————————————————————————————————————————————

Sexo, corrupción y una interna feroz en la cúpula de la Iglesia

POR JULIO ALGAÑARAZMUNDO

Un informe secreto al Papa, filtrado a la prensa, cuenta casos de chantajes entre homosexuales, luchas de poder y robos. Las graves revelaciones condicionan la elección del sucesor de Benedicto.

Vigilancia. Una pareja de “carabinieri”, la policía italiana, patrulla en los alrededores de la Plaza San Pedro. El mes próximo se elige al nuevo Papa.

22/02/13

La más explosiva de todas las revelaciones por las luchas de poder en el Vaticano que empujaron a la abdicación a Benedicto XVI estalló ayer. Todo ocurre en medio de los preparativos para el Cónclave que probablemente a partir del 10 u 11 de marzo se reunirá para elegir al sucesor del Papa que dimitió “por falta de fuerzas para cumplir con mi misión”.
El diario La Repubblica y el semanario Panorama, dos de los medios más influyentes de Italia, difundieron contenidos de “La Relationem”, el informe al Pontífice con los ultrasecretos dos volúmenes forrados en cuero rojo por un total de 300 páginas que cuentan las historias de lucha por el poder, chantajes de poderosos grupos homosexuales e historias de una difundida corrupción en los sacros Palacios vaticanos.
La llaman “la máquina del fango” que condicionará el Cónclave. Un monstruo crece en el trasfondo de la Capilla Sixtina, escenario de la asamblea de cardenales para elegir al futuro Papa, que será el convidado de piedra presente como un espectro junto a los 116 cardenales electores.
Ya hay un grupo de purpurados que empezaron a temblar porque se entrecruzan acusaciones de haber protegido a cientos de curas pedófilos que cometieron miles de “horribles delitos” y son señalados en los medios de comunicación, azuzados por los grupos antagónicos que se dañan los unos contra los otros y hacen más daño a la misma Iglesia.
No se había visto nunca en muchos años este espectáculo que rodeará de sospechas la elección del sucesor de Joseph Ratzinger, que dejará de serlo el jueves próximo. El auspicio es que el nuevo pontífice esté por encima de cualquier condicionamiento y vaya adelante con una barrida de las miserias y debilidades de la Curia Romana, el gobierno central de la Iglesia, contra los grupos de presión y las facciones de poder.
A raíz de las filtraciones de documentos secretos fuera del Vaticano, el “VatiLeaks”, una parte de las cuales fueron atribuidas a la traición del mayordomo del pontífice, Paolo Gabriele, condenado a una pena casi ridícula y graciado por el Papa, Benedicto XVI nombró una comisión de tres veteranos y expertos cardenales. Durante ocho meses, estos prelados investigaron a fondo. Jaime Herranz, jurista emérito del Opus Dei; el ex arzobispo de Palermo, Salvatore De Giorgio; y Josef Tomko, de 88 años, ex jefe de La Entidad, como la llaman –o el Sodalitium Pianum, los servicios secretos vaticanos formalmente disueltos hace años, pero que mantiene las antenas extendidas. Los tres entrevistaron cardenales, monseñores, monjas, empleadas y los mismos colaboradores estrechos del Papa.
Todas las semanas el cardenal Herranz informaba de los avances de la investigación a Benedicto XVI y el 17 de diciembre la comisión le entregó su informe final, “La Relationem”.
La relación está en la caja fuerte del pontífice y allí quedará en los apartamentos sellados hasta que el nuevo Papa tenga acceso al documento más explosivo de la Iglesia actual.
De todas las cosas que allí se narran con la firma de los entrevistados, lo que más impresiona son las redes transversales unidas por su orientamiento sexual. Por primera vez en los aposentos pontificios se escucharon las palabras “impropiam influentiam”, para definir los chantajes homosexuales.
La Repubblica asegura que “La Relationem” gira en torno a la violación de dos mandamientos: el sexto sobre la fornicación y los actos impuros; y el séptimo, que ordena no robar.
El informe es explícito. Algunos altos prelados sufren la “influencia externa” chantajista, de laicos a los que están ligados por vínculos de “naturaleza mundana”, léase homosexuales.
Hay muchos nombres y circunstancias. Como el caso de monseñor Tommaso Stenico, suspendido tras una entrevista televisiva en la que contó de encuentros homosexuales en el Vaticano. Hace tres o cuatro años estallaron los grandes escándalos de obras públicas en la era berlusconiana, con un personaje central, el Gentilhombre de Su Santidad, Angelo Balducci, acusado de gestas homo con prostitutos que actuaban en el Vaticano. La homosexualidad no está en discusión, pero sí la condena intransigente de una Iglesia con tantos personajes de conductas “non sanctas” en una materia en la que de palabra no se admiten pausas ni renuncias.
Otro personaje en la cuerda floja sería Marco Simeon, director de la RAI, la radiotelevisión italiana en el Vaticano, protegido del cardenal Secretario de Estado, Tarcisio Bertone. La RAI acaba de quitarlo del cargo. Simeon estaría relacionado con el centro “Priscilla”, adonde acudían personajes que deberían cuidar su fama de castidad.
Entre los lugares de encuentros que refiere en detalle “La Relationem”, según La Repubblica, figuran “un sauna en Quarto Millo”, un centro estético en el centro de Roma, una residencia universitaria en vía Trasone y una residencia privada “utilizada como domicilio romano por un arzobispo” del norte de Italia. En las mismas estancias vaticanas se consumaban los encuentros que la “lobby homosexual” controlaba.
En cuanto a la violación del séptimo mandamiento, es extenso el relato en el informe de los cardenales de los casos de corrupción, en particular relacionados con el IOR, el banco del Papa, y la administración de la Ciudad del Vaticano.

————————————————————————————————————————————————–

SEGÚN EL NUNCIO DE SU SANTIDAD EN KAZAJSTÁN

Benedicto XVI invitó a dimitir a 2 ó 3 obispos al mes durante su Pontificado

Benedicto XVI ante el clero romano

Foto: REUTERS

MADRID, 20 Feb. (EUROPA PRESS) –

   El nuncio de Su Santidad en Kazajstán, Tayikistán y Kirguistán, Miguel Maury Buendía, ha destacado que el Papa Benedicto XVI ha hecho durante su Pontificado “una limpieza en el episcopado” pues ha invitado a dimitir a dos o tres obispos al mes en todo el mundo por razones de cuentas, falta de disciplina o moralidad.

   “Este Papa ha dimitido dos o tres obispos al mes en todo el mundo por razones de que eran un lío las cuentas en las diócesis, la disciplina un desastre, ha hecho una limpieza en el episcopado. (…) El nuncio andaba al obispo y le decía ‘el Santo padre le pide que por el bien de la Iglesia renuncie a su cargo’. Casi todos los obispos, si te lo pide el Papa, se dan cuenta del desastre y aceptan, ha habido dos o tres casos que han dicho no y entonces el Papa los ha dimitido sin más. Eso también es una indicación a los obispos, hagan lo mismo ustedes en su diócesis”, ha explicado.

Así lo ha indicado durante la conferencia ‘El papel de la diplomacia vaticana en las relaciones internacionales’ que ha impartido este miércoles en la Universidad CEU San Pablo.

Maury Buendía ha asegurado que ha recibido “con sorpresa” la decisión del Papa Benedicto XVI de renunciar aunque ha señalado que es un ejemplo “para todos los políticos del mundo que se agarran a la silla todo lo que pueden” y algo que “los grandes hombres han hecho siempre”.

“Yo he visto cómo el Papa se iba desgastando y pensé cómo va a ir a Brasil, se veía pero de ahí a la decisión que él ha tomado”, ha indicado, al tiempo que ha precisado que, en cualquier caso, “la vida de la Iglesia seguirá adelante”. Además, ha subrayado que el motivo por el que ha renunciado el Pontífice “no solo es fuerza física, es fuerza psicofísica, para tomar las decisiones”.

En cuanto al futuro, ha indicado que el hecho de que el Papa venga de un país u otro es importante “hasta cierto punto” y ha explicado que todavía el centro está en Europa. “Lo que pasa es que la Iglesia no evoluciona a saltos sino suavemente y todavía el centro está en Europa. Si nombran a un americano, no nos interesa porque estará más preocupado por problemas de América y si nombran a un italiano, España seguirá teniendo más relevancia”, ha señalado.

Acerca del colegio cardenalicio que tendrá que elegir al nuevo Papa, ha indicado que tiene mil años y no es de derecho divino sino eclesial y aunque, a su juicio, “no hay representatividad” pues a lo mejor hay 40 cardenales italianos y ninguno ruso, hoy por hoy, parece ser “el mejor sistema para elegir Papa”. Anteriormente, en los primeros siglos de la Iglesia, según ha indicado, se elegía por aclamación del pueblo.

LA DIPLOMACIA VATICANA

Sobre la diplomacia vaticana, el nuncio ha señalado que es “la más antigua del mundo” ya que comenzó en el siglo IV cuando el emperador de Bizancio empezó a enviar embajadores, aunque ha explicado que es en el siglo XVI cuando empieza a ser como en la actualidad. Concretamente, ha apuntado que las primeras nunciaturas fueron las de Venecia y Roma.

Además, ha precisado que, lo mismo que ocurrió con las universidades impulsadas por la Iglesia católica que después copiaron los Estados, sucedió con la diplomacia, comenzando a establecerse una red de contactos diplomáticos que han llegado hasta la actualidad.

Maury Buendía ha indicado que la diplomacia vaticana, que cuenta con105 nuncios acreditados ante 172 países, “no va a la búsqueda de ningún privilegio” sino a “garantizar la libertad de los fieles y unas libertades jurídicas”. “El régimen de privilegios quedó clausurado hace 30 ó 40 años”, ha precisado, al tiempo que ha indicado que él, como nuncio de Tayikistán, donde no hay libertad religiosa, ha conseguido libertad para los 200 católicos que hay negociando con el Gobierno.

No obstante, ha apuntado que, a veces, para asegurar la libertad de los fieles, se entra en conflicto con determinadas autoridades. Así, en el caso de la educación, ha destacado que la Iglesia lucha por que los padres puedan elegir la educación de sus hijos y se enseñe Religión y ve “divertido” ver como en Occidente se trata de “contestar la libertad religiosa cando en Rusia, donde estaba prohibida, se ha puesto como obligatoria porque se ha visto que sin valores religiosos se degenera en una sociedad de delincuentes”.

En la arena internacional, según ha precisado, la diplomacia vaticana lucha por los Derechos Humanos y también por la ecología y las energías renovables. Además, ha asegurado que la diplomacia vaticana ha evitado algunas guerras negociando por la vía pacífica y ha puesto el ejemplo del madrileño Faustino Sáez que, según ha recordado, llevó la negociación entre Argentina y Chile.

En definitiva, ha explicado que la diplomacia del Papa no tiene “nada que ver” con la de los Estados pues en el caso de la vaticana “no hay intereses económicos ni militares, sino culturales y sobre todo intereses humanos”.

————————————————————————————————————————————————-

El Vaticano o la agonía de un imperio enfermo

INTERNACIONAL • 20 FEBRERO 2013 – OLIVIER BOBINEAU/”LE MONDE”

La dimisión de Benedicto XVI evidencia la gravedad de la crisis que enfrenta la siempre inamovible Iglesia católica.

París • Analistas y algunos eclesiásticos consideran que la dimisión de Benedicto XVI es valiente y moderna, en tanto el líder romano reconoce con ese acto que no tiene “la fuerza” para gobernar la Iglesia católica, lo que es algo rarísimo en la historia del catolicismo. En una palabra, el capitán da muestras de responsabilidad política al abandonar la nave.

Nuestra tesis es opuesta: esta dimisión muestra la agonía de un viejo imperio que se enfrenta a su peor crisis de poder.

Conviene extraer primero una lección política de las tres dimisiones voluntarias anteriores, antes de apreciar la crisis contemporánea del poder católico, y luego proponer algunas hipótesis en cuanto al futuro de la Iglesia católica.

Primera dimisión, histórica por así decirlo: la del papa Ponciano en el siglo III. En efecto, Máximo Le Thrace, cuando se hizo aclamar emperador en marzo de 235, da la espalda a la tolerancia y hace de los jefes cristianos el blanco de sus ataques. Detenido, Ponciano es deportado a Cerdeña. Incapaz de gobernar la Iglesia, renuncia a su función el 28 de septiembre de 235. Esta dimisión es la primera en la historia pontificia que fue verificada por los historiadores del catolicismo.

Segunda dimisión, la del “Papa angelical” Celestino a fines del siglo XIII. En julio de 1294, el monje eremita benedictino Pierre di Morrone es elegido a la silla de Pedro por sus cualidades espirituales y personales. Pero ante su incompetencia e su ingenuidad —el rey de Nápoles, Carlos II, lo instrumentaliza—, no puede gobernar ni administrar correctamente la Iglesia. Después de una discusión con los cardenales, ofrece su renuncia el 13 de diciembre de 1294.

Tercera y última dimisión antes de Benedicto XVI: la de Gregorio XII a comienzos del siglo XV. Mientras el papado está dividido entre los papas en Roma y los antipapas de Avignon, en Francia, tres aspirantes reivindican la silla petrina. El Concilio de Constanza (1414-1418), después de haber obligado a renunciar a los antipapas Juan XXIII y Benedicto XIII, logra finalmente la dimisión de Gregorio XII para poner fin al Gran Cisma de Occidente. No pudiendo gobernar más la Iglesia, Gregorio se retira en 1415 y muere en 1417.

La lección política de estas tres dimisiones voluntarias es que el acto de renuncia ocurre cada vez que hay una situación de crisis grave en el poder católico romano.

El primer Papa es perseguido por el emperador y ya no puede gobernar la Iglesia desde la Ciudad Eterna; el segundo se deja manipular, y el el tercero nunca logra administrar las fracturas internas que afectan desde dentro la gobernabilidad de la insitución católica.

¿Qué entonces con la dimisión de Benedicto XVI? Las razones de salud expuestas son el árbol que tapa el bosque: como en las tres dimisiones anteriores, la suya refleja una crisis profunda del poder católico, esta vez confrontado a la modernidad. (…) Y ahí donde la institución Iglesia intenta enmarcar el sentimiento de los individuos a partir de su centro romano desde hace mil 500 años, la modernidad viene a hacer añicos los eslabones del control institucional para hacer del individuo un ser libre y soberano que aspira a convertirse en su propio centro.

También es considerable el desfase entre el principio de gobierno católico —heterónomo, centralizador y jerárquico— y el principio de gobierno moderno democrático —autónomo, pluralista e igualitario.

De ahí que, después de Benedicto XVI, se pueden considerar varias hipótesis. Una de ellas: aun cuando la Iglesia católica se ajuste a la modernidad —lo que no hizo desde el Vaticano II— modificando su modo centralizado y “moralizante”, ¿puede hacerlo al punto de desfigurar eso que la constituye?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: