Líder sindical mexicana es acusada de delincuencia organizada


– Líder sindical mexicana es acusada de delincuencia organizada

– BBC: Auge y caída de la mujer más poderosa de México

– La “guerrera” que no entendió que su tiempo había pasado

– Detención de líder sindical en México, ¿combate a corrupción o golpe político?

– La Maestra era un tigre de papel

———————————————————————————————————————————————-

Líder sindical mexicana es acusada de delincuencia organizada

(EFE)

México, 27 feb (EFE).- La poderosa líder sindical de los maestros de México, Elba Esther Gordillo, fue acusada hoy formalmente del delito de delincuencia organizada y de operaciones financieras irregulares destinadas a sufragar su tren de vida.

Gordillo, de 68 años, que fue detenida ayer, conoció hoy los cargos penales a los que se enfrenta en una cárcel de esta capital a la que fue trasladada. Un funcionario judicial le leyó los delitos de los que se le acusa a través de una ventanilla con rejas.

Pocas veces en la reciente historia de México se ha visto entre rejas a una figura con el peso político de Gordillo, que lleva desde 1989 al frente del sindicato de los maestros y que ha sido clave en los arreglos políticos de este país.

La líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), con centenares de miles de afiliados, está acusada de beneficiarse personalmente de una triangulación financiera que fue utilizada para cubrir sus gastos personales.

El dinero provenía de las cuotas sindicales y era canalizado por terceras personas para cubrir gastos como tratamientos de cirugía estética, compras en tiendas de lujo, adquisiciones de propiedades inmobiliarias y el mantenimiento del avión que utilizaba.

Además de la líder sindical están detenidas otras tres personas que presuntamente sirvieron para canalizar los fondos del SNTE con el fin de cubrir los gastos de Gordillo, por un monto superior a los 2.000 millones de pesos (157 millones de dólares).

La lectura de los cargos fue hecha con la presencia del juez penal del caso, Alejandro Caballero, y de la defensa legal de Gordillo. Después de esa primera audiencia, quedó en libertad de hablar con su abogado.

En las últimas horas fue trasladada desde la cárcel de mujeres en la que estaba recluida desde anoche a otro penal de hombres para cumplir con la audiencia judicial, a la que asistieron también otras dos personas presuntamente involucradas en la trama financiera.

Se trata de Isaías Gallardo y José Manuel Díaz, dos de las tres personas que presuntamente manejaron irregularmente los fondos y que están acusados de los mismos cargos que la dirigente sindical, es decir, delincuencia organizada y operaciones financieras ilícitas.

Una tercera persona, Nora Guadalupe Ugarte, quien supuestamente participó en los mismos hechos, fue igualmente detenida en las últimas horas e ingresada a un hospital de esta capital, bajo vigilancia policial, por un malestar del que no se dieron detalles.

Serena, vestida sencillamente, lejos de las lujosas prendas que solía usar, Gordillo escuchó atentamente los cargos, y cuando se le mencionó por primera vez el de delincuencia organizada sonrió levemente y dirigió la mirada hacia arriba.

Los delitos son catalogados como graves, por lo que los tres detenidos “no tienen derecho a gozar de libertad provisional”, dijo un funcionario del juzgado penal que lleva la causa.

Fuentes del Consejo de la Judicatura dijeron a Efe que Gordillo decidió no rendir declaración ante el juez, después de que conociera los cargos, y ampararse a una extensión de plazo inicial, hasta el próximo lunes, para que su defensa legal presente sus argumentos.

La detención de Gordillo ha conmocionado por completo la vida política del país, porque la dirigente gremial hasta ahora parecía intocable por su peso político y el poder de maniobra sindical que representan los maestros de las escuelas públicas de México.

El presidente Enrique Peña Nieto, que asumió el poder el pasado 1 de diciembre, ya había anunciado en su discurso de investidura una serie de reformas en el sector educativo que implicaban una merma del poder del sindicato que lidera Gordillo.

El arresto se produjo un día después de que fuera promulgada esa reforma educativa, que fue resistida por el SNTE porque, entre otras razones, considera que la evaluación obligatoria de los maestros es una amenaza a su estabilidad laboral y a sus derechos.

El sindicato solía otorgar las plazas educativas y ascensos a partir de criterios discrecionales y no por los méritos de los profesores.

Peña Nieto, en su primera referencia al caso, sin mencionar el nombre de Gordillo, afirmó hoy en un mensaje por televisión que la indagatoria “deberá continuar hasta sus últimas consecuencias, siempre con estricto apego a derecho”.

“Los recursos de los sindicatos son de sus agremiados, no de sus dirigentes. Deben utilizarse en beneficio de los propios trabajadores”, afirmó el mandatario.

También insistió en que la ley “obliga a todos por igual, y nadie puede estar por encima de ella”.

—————————————————————————————————————————————————

BBC: Auge y caída de la mujer más poderosa de México

Minutos después que la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR) anunció la captura de Elba Esther Gordillo Morales, líder de los maestros en México y acusada de desviar en su provecho US$208 millones de recursos públicos, en las redacciones de todos los medios mexicanos empezó a repetirse una frase: “es otro quinazo”.

por BBC Mundo – 28/02/2013 – 

Se referían al episodio de enero de 1989, cuando fue detenido Joaquín Hernández Galicia, conocido como La Quina, quien era el líder más poderoso del Sindicato de Trabajadores Petroleros y que virtualmente controlaba la vida de Pemex, la empresa pública más importante de México.

La comparación no pareció gratuita. Gordillo Morales es presidenta vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que con sus 1,6 millones de afiiados representa la organización sindical más grande de América Latina.

Gordillo, a quien muchos llaman La Maestra, es quizá la mujer más polémica de México, una de las más repudiadas según encuestas, y también la más poderosa.

Organizaciones civiles la responsabilizan de la crisis de educación del país, pues con el sindicato que encabeza se ha opuesto a la evaluación de los maestros y a varios intentos de reformar el sistema de impartición de clases.

El resultado es que en algunos rubros México ha obtenido las calificaciones más bajas entre los miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Sin embargo, algunos analistas decían, pocas horas después del arresto, que se trataba de una noticia de mucha más envergadura que “el quinazo”.

La Quina fue liberado hace varios años, pues la PGR no pudo probarle que se enriqueció con recursos sindicales. El juicio contra La Maestra apenas inicia.

La mejor aliada

Como el exlíder petrolero, Gordillo Morales ha sido acusada públicamente de utilizar recursos sindicales para financiar una vida de lujos, así como de combatir la disidencia interna en el SNTE.

Sus familiares y amigos leales han ocupado altos puestos en la administración federal, donde también enfrentaron escándalos de corrupción y pocos resultados.

Y sin embargo, La Maestra mantuvo su posición en la cúpula política del país. ¿Por qué?

De acuerdo con especialistas parte de su sobrevivencia es el poder que ejerce en el SNTE -a una orden suya se podrían cerrar las escuelas del país-, pero también, coinciden especialistas, porque se convirtió en una eficaz aliada política para los últimos cuatro gobiernos de México.

Elba Esther fue designada líder del SNTE en 1989, cuando fue destituído el entonces secretario general Carlos Jonguitud Barrios de quien La Maestra era su principal aliada.

Iniciaba el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, quien asumió el poder tras unas cuestionadas elecciones. La oposición más fuerte venía de la disidencia del sindicato magisterial, agrupada en la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y que por esos años ganaba adeptos con rapidez.

La Maestra detuvo el crecimiento de la disidencia. Algunos analistas coinciden en que esta operación le ganó el respaldo del presidente Salinas, y el respeto político de su sucesor, Ernesto Zedillo, con quien Gordillo no tenía una buena relación.

A pesar de eso apoyó una iniciativa oficial para descentralizar a los gobiernos locales el control de la educación básica, pero sin que el SNTE perdiera la representación de los profesores.

El poder de La Maestra, sin embargo, creció a partir de 2000, cuando el PRI perdió la presidencia frente al Partido Acción Nacional (PAN).

Auge

En el gobierno de Vicente Fox (2000-2006) Elba Esther Gordillo pretendió negociar ante el Congreso las iniciativas gubernamentales de reforma fiscal y energética, pero no pudo franquear la oposición de los legisladores de izquierda y del Partido Revolucionario Institucional.

Tras esta fallida operación La Maestra abandonó el PRI donde militó desde 1960, y fundó el Partido Nueva Alianza (Panal) que le permitió establecer nuevas alianzas políticas con gobernadores y alcaldes.

El Panal y el SNTE fueron fundamentales en la elección presidencial de 2006, reconocen analistas. Miles de maestros hicieron trabajo político en favor del candidato Felipe Calderón, al tiempo que orquestaron una campaña en contra del aspirante del PRI, Roberto Madrazo, adversario de La Maestra.

Incluso Elba Esther Gordillo llamó personalmente a varios gobernadores para convencerlos de apoyar al candidato del PAN. Así, Calderón ganó la presidencia con 0,56% de los votos, que según algunos analistas los obtuvo gracias a la operación electoral de los maestros… Y de su líder.

La tarea en favor del PAN rindió frutos. Durante sus gobiernos, personajes leales a Gordillo Morales mantuvieron el control de la Secretaría de Educación, la Lotería Nacional y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado (ISSSTE): las dependencias públicas más importantes para la vida de los maestros.


Epitafio

El escenario cambió el 1 de diciembre de 2012, cuando Enrique Peña Nieto asumió el gobierno del país. Una de las primeras señales fue el nombramiento de Emilio Chuayffett, un fuerte adversario de La Maestra, como secretario de educación. Y otra fue el anuncio de una reforma educativa que en los hechos restaría poder a la líder del SNTE.

Desde el primer día Gordillo Morales expresó su desacuerdo, e incluso el Sindicato anunció una serie de movilizaciones en las calles para combatir la iniciativa presidencial.

Pero la reforma se promulgó el pasado 25 de febrero. Un día después, La Maestra fue detenida.

Este miércoles el Comité Ejecutivo del SNTE tenía prevista una reunión extraordinaria para afinar la estrategia, y un día después Elba Esther Gordillo conversaría con BBC Mundo, una entrevista solicitada desde meses atrás. Las cámaras quedaron apagadas.

En su última aparición pública, el 6 de febrero, la dirigente pareció lanzar un reto. “Me voy cuando los maestros lo pidan, las amenazas no me quitan. Para morir nací y quiero morir con un epitafio: aquí yace una guerrera, y como guerrera murió”.

————————————————————————————————————————————————–

La “guerrera” que no entendió que su tiempo había pasado

El mundo se ha derrumbado para Elba Esther Gordillo, que sin embargo tuvo todas las señales de que el gobierno de Peña Nieto iba tras ella

Elba Esther Gordillo, presidenta vitalicia del sindicato de profesores / MARCELO SALINAS

Radiante. Tardé varios minutos en dar con la palabra que definía con exactitud a la Elba Esther Gordillo que me encontré en la entrevista del 13 de julio de 2011. El clima político hablaba en esos días de tormenta encima de ella, nubarrones hechos de múltiples especulaciones sobre su vigencia política, sobre la vitalidad de su acuerdo con el entonces presidente Felipe Calderón, sobre la posibilidad de que estuviera ante el fin de su ciclo… y lo que encontré fue a una maestra radiante, que se reía entre respuesta y respuesta, autofestejo de ensayadas aseveraciones, interlocutora que dominaba el cuándo hablar en forma pausada y cuándo, para usar sus propias palabras, dar arañazos, respuestas inconexas, fuera de tono y de toda sintaxis.

Entonces había cumplido 22 años en la cúspide del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y se le veía, en ese mediodía en su casa de la calle Galileo en Polanco, lista para el futuro, animada frente a las venideras elecciones presidenciales, saboreando desde ya que podría ser, de nuevo, cortejada por varios bandos, partidos que querrían, para empezar, que no les ponga en contra a cientos de miles de profesores del SNTE. Pero la coyuntura era apenas una de las razones para estar radiante, porque el balance de su carrera era positivo: a pesar de que en 2003 fue orillada a marcharse del PRI, previo a las elecciones de 2012, los mismos del PRI querían que fuera con ellos a la cita electoral, cosa que inicialmente se pactó aunque al final se vino abajo el acuerdo. La suerte parecía estar de su lado. Año y medio después el mundo se ha derrumbado para Elba Esther Gordillo, que sin embargo tuvo todas las señales de que el gobierno de Enrique Peña Nieto iba tras ella, al punto de que el 6 de febrero pasado en un discurso ante maestros dijo: “ni amenazas ni nada me van a intimidar, para morir nací, quiero morir con un epitafio: aquí yace una guerrera, y como guerrera murió”.

A ella la puso un presidente, Carlos Salinas de Gortari en 1989. Tres mandatarios más no supieron lidiar con ella, no tuvieron de otra que aguantarla: Ernesto Zedillo (1994-2000), y los panistas Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012).

Al final del sexenio de Calderón, en entrevista para EL PAÍS, molesta, Elba Esther Gordillo se reía de que se mencionara tanto que le gustan los bolsos, la ropa y los zapatos caros. El último en recordar eso, que se nota solo con verla, fue Jorge G. Castañeda, su ex amigo, como dijo ella, y un tiempo confidente además de asesor. En su libro Mañana o pasado. El misterio de los mexicanos, el ex canciller dice que ella gasta dinero del sindicato en “bolsos de mano que las mujeres de Park Avenue matarían por tener”. La cita se volvió popular porque el propio Castañeda la incluyó en un polémico texto publicado sobre la líder magisterial en el suplemento Enfoque, del diario Reforma (julio 10 de 2011). La profesora nacida en 1945 mueve la cabeza en desaprobación cuando se le pregunta por el texto. “Los zapatos, las bolsas…”, dice sin ocultar hartazgo, “a mí lo que realmente me pierde es eso”, señala a la pared de su estudio, en donde cuelga una pintura de María Izquierdo de pequeñas dimensiones. “Me pierde eso”… el 26 de febrero la fiscalía mexicana la acusará de desviar dinero por miles de millones de pesos para, entre otras cosas, comprar arte.

El María Izquierdo de su estudio es un cuadro delicado, mínimo si se le compara con el Hernández que está unos metros más allá, al lado de la puerta del elevador de su casa, y nada tampoco comparado con el óleo de Siqueiros que está en el rellano de las escaleras, y de otros cuadros más que adornan la residencia de la líder de un gremio que a ciencia cierta sólo ella sabe a cuántos agrupa, pues tres conocedores de la carrera de la maestra, además del ex secretario de Educación Alonso Lujambio, no se ponen de acuerdo en ello: Castañeda dice que son un millón 200 mil profesores; Alberto Aguirre y Arturo Cano, autores deDoña Perpetua (2007) señalan poco más de un millón mientras que Ricardo Raphael, que también en 2007 publicó Los Socios de Elba Esther, usa la cifra de un millón 600 mil. Lo cierto es que su poder era tal, que hoy el ministerio de Educación no tiene una cifra exacta sobre el número de profesores en México, y precisamente un censo magisterial será una de las primeras acciones de la reforma educativa promulgada por Peña Nieto esta misma semana, semana en que la historia educativa de este país cambió por doble motivo.

Quizá a algunos les parezca increíble que no se sepa ese dato. Sería increíble si no fuera porque todo el entorno Elba Esther era precisamente un emporio creado en la opacidad: no se sabe a cuánto asciende su fortuna (ni cómo la hizo), se desconoce el monto total (y su destino) de las aportaciones que recibe el sindicato, según el descuento del 1% al salario de cada profesor; nunca se aclaró su presunta responsabilidad en crímenes, incluidos los asesinatos de disidentes cuando formaba parte de Vanguardia Revolucionaria, el grupo en el que se formó, al amparo del ex líder magisterial Carlos Jonguitud, y al que acabó por sepultar cuando éste fue defenestrado por Carlos Salinas de Gortari para imponer, como líder del SNTE, a Elba Esther Gordillo. “Entré por el excusado”, le dijo a la periodista Adela Micha este mismo mes en una entrevista para la televisión. “Pero salí por la puerta grande”, agregó. Varios analistas hablaron de que en esa charla periodística se le veía fuera de control.

Parada frente al María Izquierdo, posando para unas fotografías, Elba Esther parece una señora rica, muy rica, una “señora bien”. Su historia parecería ejemplar si en ese camino no hubiera, además de un tesón irreprochable, tantas dudas, tantas lagunas, tantas sombras, tanto por aclarar, de lo que este martes los mexicanos comenzaron a conocer la punta de la madeja de una historia de poder y despilfarro, como el que muestra este botón: las autoridades mexicanas la acusa de gastar en distintos momentos al menos 3 millones de dólares en Neiman Marcus.

“Elba Esther ascendió al poder sindical justamente por sus habilidades como operadora financiera”, dice a este diario Alberto Aguirre. “Si alguna vulnerabilidad había en su sistema era justo en estos terrenos. La información sobre sus manejos financieros la tuvo Felipe Calderón y no actuó en contra de la Maestra. ¿Por temor a que sacara a los maestros a las calles? No, porque podía poner su estructura electoral en su contra”.

De Chiapas a la cúspide

A los 20 años de edad Elba Esther Gordillo Morales podía decir que ya había vivido suficiente. Su madre enviudó cuando la hasta ayer líder sindical tenía tres años y su hermana menos aún. Pasaron penurias hasta que el abuelo perdona a la hija que se había casado sin su permiso y readmite a las tres en Comitán, Chiapas. De la casa del abuelo saldrán de nuevo cuando a los once años Elba Esther recibe unos azotes por haber robado unas monedas para mandar hacer un regalo para su nana. “Había que dar un castigo ejemplar. Todo el servicio, los peones, todos se reunieron en el patio de la casa y mi padre-abuelo me pegó fuerte. Los primeros golpes lo entendí, pero cuando vi a mi madre y a mi hermanita paradas, le agarré el fuete[látigo]  y le dije: ‘jamás me volverá a pegar, papá, jamás me va usted a volver a pegar’ (…) me acerqué a mi madre, que estaba llorando, y le dije: ‘Madre, ¿o esto o nos vamos?’ Y nos fuimos”, contó en entrevista con Denise Maerker y Sabina Berman recogida en Los Socios de Elba Esther.

La madre y la hija mayor se dedicarán a dar clases un tiempo hasta que se trasladan a la capital, donde Elba Esther se casa y tiene a su primera hija, Maricruz Montelongo Gordillo. Su marido enferma poco después. Ella trató de salvarlo, infructuosamente, donándole un riñón. Como dicen Aguirre y Cano en Doña Perpetua: “Era 1966. Elba apenas había cumplido 21 años y ya había vivido toda una vida y una muerte”.

No se entiende a Elba Esther sin su familia. No es una persona, es un clan articulado en torno a ella y cuyo poder no ha dejado de crecer nunca. La viudez le orilló a refugiarse en el trabajo de profesora que consiguió en el populoso Ciudad Nezahualcóyotl, adyacente al Distrito Federal. Su madre y hermana llegaron desde Chiapas a acompañarla. Ella asumió la responsabilidad de ver por su madre, hermana e hija. Sus biógrafos consignan que hay testimonios de que era una mala maestra pero también de que era un tutora dedicada a sus alumnos.

Era “movida”, coinciden todos. Vendió helados, trabajó de recepcionista y fue camarera. Surgió en esa población su vena de líder y se incorporó a labores del sindicato, en el que fue escalando. Le debía el empleo a Carlos Jonguitud a quien pronto comenzó a funcionarle dentro del sindicato hasta convertirse en 1977 la secretaria general de la sección 36, correspondiente al Valle de México. Su segunda hija tenía entonces seis años: se llama Mónica Tzasna Arriola Gordillo y es hija del matrimonio de la maestra con Francisco Arriola. Él y Elba Esther se separaron al poco tiempo, pero sólo disolvieron el vínculo amoroso, porque el padre de la hoy senadora y secretaria general del partido Nueva Alianza ha fungido como tesorero del SNTE desde 1989.

A finales de los años ochenta hubo una revuelta magisterial por parte de los disidentes –la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación había nacido en 1979 y protagonizaba las mayores protestas en la historia del sindicato. A pesar de sus métodos represivos, Jonguitud ya no ofrecía a Carlos Salinas de Gortari, que estaba en su primer año de gobierno, el control de las filas magisteriales. El joven presidente por su parte había demostrado su poder al encarcelar a principios de ese año, 1989, con pruebas sembradas y recurriendo al uso del Ejército, al líder del sindicato petrolero Joaquín Hernández Galicia, La Quina; así que Jonguitud, que llevaba 17 años al mando del SNTE tuvo que separarse del sindicato.

Castañeda, que ha tratado a Elba Esther desde al menos 1994, ha escrito que “la contrapartida de la habilidad sindical de Elba es la radical ausencia de estrategia política, o si se prefiere, la incapacidad también radical de poner el enorme poder sindical al servicio de una causa, más allá de la personal”. En palabras de Ricardo Raphael, “a velocidades insospechadas, se volvió la mejor alumna de Carlos Jonguitud. Ella confiesa haber aprendido algunas cosas buenas y otras tantas malas. Pero entre los suyos suele bromear advirtiendo que, a lo largo de su carrera política, las malas le han resultado de mayor utilidad”.

El brazo de poder dentro del SNTE en tiempos de Jonguitud era una organización denominada Vanguardia Revolucionaria, los disidentes acusan a ese movimiento del hostigamiento que durante años incluyó, según la CNTE citada por Ricardo Raphael, el asesinato de 150 maestros. Elba Esther Gordillo siempre ha negado cualquier responsabilidad en esos asesinatos.

El periodista Carlos Puig ha recuperado la frase del sindicalista neoyorquino Albert Shanker que defendía que al gremio magisterial no le importaran los alumnos y sus avances: “cuando los niños en edad escolar empiecen a pagar cuotas al sindicato, yo empezaré a representar y luchar por los intereses de los niños”. Quienes han revisado la relación entre el gobierno federal y el SNTE subrayan la vocación que dio origen a ese gremio: es una manera de controlar a los maestros.

Para Aguirre y Cano, ese control se ha hecho más efectivo precisamente con el paso del tiempo: “Al ser electa dirigente vitalicia, Elba Esther Gordillo acumula trato con cuatro presidentes de la república. Es lo que vende abajo: yo soy la única con las llaves de Los Pinos. Es lo que vende arriba: yo soy la única que puede controlar este gremio de alborotados”.

La vocación de Elba Esther era el poder a través de su gremio, no necesariamente la educación. El autor de Los socios de Elba Estherseñala que cuando surge la crisis de 1989 era en parte explicable en el hecho de que los maestros habían perdido la mitad de su poder adquisitivo en unos cuantos años luego de las crisis de los años ochenta. Antes de 1991, Elba Esther ya había logrado que ese salario se recuperara en un 150%. Y hoy, según un estudio citado por Jorge G. Castañeda en Enfoque “el millón y pico de maestros del SNTE forman ya parte de esa inmensa clase media de la que tanto hemos hablado. Se lo deben en buena medida a Elba”.

Castañeda agrega: “La mayoría de los mexicanos la responsabiliza injustamente por el patético estado de la educación en México. Así estaban las cosas antes de que ella llegara, y ningún secretario de educación ha tratado seriamente de derrocarla”. Ninguno hasta que Peña Nieto nombró en diciembre a un enemigo de la maestra como secretario de Educación. De nuevo se verían las caras Emilio Chuayffet y Elba Esther. De nuevo perdió ella, como ocurrió en la Cámara de Diputados en 2003. “Muy pocos pensaban que Peña Nieto procedería judicialmente contra la Maestra, aunque había señales inequívocas, al mandar a Chuayffet a la SEP y a Jesús Murillo Karam a la Procuraduría General de la República”, dice Aguirre.

Crea una Nueva Alianza

Pero si Elba Esther ha logrado que mejoren las condiciones, también ha sabido aprovechar el tener un profesor o profesora en cada rincón de la Patria. Así, en 1994 organizó a sus maestros en un ejército que según algunos cálculos involucró a 55.000 agremiados para un ejercicio de observación electoral en las elecciones presidenciales de aquel año. Quizá Elba Esther desde entonces ya pensaba que esa base le podría servir para más cosas, como formar un partido político.

Elba Esther descubrió en la política lo que ya sabía en la acción gremial: que si había logrado prescindir del Presidente en turno para controlar al SNTE, también podría ser factor decisivo por cuenta propia y no como una parte del PRI. Fundó entonces Nueva Alianza y pudo darse el lujo de pactar con cualquier órgano político o gobernador el apoyo de su partido, pues no sólo tenía la estructura magisterial sino presupuesto. Como se supone que fue en la carrera presidencial de 2006, en la que se dice que la Maestra ofreció a Calderón, de última hora, el apoyo para obtener 500 mil votos, es decir casi el doble de la ventaja final que tendría, según el cálculo oficial, el candidato panista sobre Andrés Manuel López Obrador.

Ese poder era temido en Los Pinos durante los tiempos del PAN. ¿Cómo van a reaccionar los maestros a la detención de su líder? Alberto Aguirre comenta: “Estaba emplazada una reunión de Consejo Nacional este jueves 25 en Guadalajara. La pregunta es si saldrán a las calles a exigir la liberación de la maestra. Es muy poco probable. Su llamado a la ‘defensa de la educación’, luego de la aprobación en diciembre de la reforma educativa, tuvo muy poco eco.

En resumen: este puede tomarse como un primer aviso a los rancios cacicazgos sindicales. Ella era la más vulnerable, dados sus lujos, su ostentación y su desaforado reto al establishment priista. Y siendo la política más repudiada, ¿quién saldrá a defenderla, al margen de sus leales?”

Los cuestionamientos sobre su situación patrimonial llenan desde hace tiempo páginas de libros y diarios que buscaban explicar el berenjenal de fideicomisos y traspasos intrafamiliares que se han constituido para amparar transacciones frente al cuestionamiento. Todo lo que se dice de ella, comenta Elba Esther en la entrevista, le duele, pero es algo que venía, asegura, con el camino que ella eligió.

“Yo diría que tengo muchos adversarios, me gustaría que no fueran enemigos, pero mi conducta, mi actitud ante la realidad nacional ha inconformado a muchos, entonces, pues sí, está, esta y con toda pulcritud y todo cuidado; si los medios no se imponen un código ético y hacen más investigación para que las aseveraciones estén fundamentadas en realidades todo es especulación, dicen, dijeron, hablaron, equis, ¿y las pruebas?, ¿y las pruebas? Se dice tal o cualquier cosa de la maestra Elba Esther Gordillo, pero ¿en verdad hemos revisado qué ha hecho, cómo ha actuado, en dónde ha estado? ¿Realmente?”.

Las pruebas de la mujer más repudiada en México comenzaron a ser exhibidas la tarde de este 26 de febrero ante la prensa mientras la Maestra era detenida en Toluca, al bajar de su avión. La historia cambió, pero todavía no sabemos qué rumbo tomará: ¿nace un nuevo cacique o nace un sindicato democrático del magisterio?

————————————————————————————————————————————————

Detención de líder sindical en México, ¿combate a corrupción o golpe político?

Por Sofia MISELEM (AFP)

MEXICO — La detención de la líder del sindicato de maestros de México, Elba Esther Gordillo, es interpretada por analistas como una señal del presidente Enrique Peña Nieto de que combatirá la corrupción, aunque algunos dudan de que pueda limitarse a un golpe político contra una poderosa dirigente desafecta.

Este proceso contra Gordillo, considerada como “la mujer más poderosa de México”, por el presunto desvío de unos 200 millones de dólares del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, fue calificado este miércoles por analistas como “un golpe a los poderes fácticos”, a menos de tres meses de que el Partido Revolucionario Institucional (PRI) regresara a la presidencia, que había perdido en 2000 ante el conservador Partido de Acción Nacional (PAN).

Pero también surge la inquietud de si esta detención, calificada de “Golpe maestro” por el diario Reforma, responde a un auténtico combate contra la corrupción o tiene motivaciones políticas que recuerdan al autoritario PRI de antaño, que se deshacía de líderes sindicales cuando ya no convenían a sus intereses.

“Lo veo como un recurso que el PRI hace de llamar a cuentas a líderes sindicales a fin de combatir la corrupción para fortalecer su presidencia, para darle popularidad (a Peña Nieto), para darle mayor margen de negociación en otros temas”, comentó a la AFP el analista político José Antonio Crespo, del Centro de Investigación en Docencia Económica.

La noticia, continúa Crespo, abona enormemente en términos de popularidad del nuevo gobierno por la antipatía que Gordillo desata entre el mexicano de la calle, que suele mofarse de su rostro modificado a golpe de cirugías, y entre muchos maestros, agudos críticos de su ropa y accesorios de diseñador de varios miles de dólares, contra el sueldo mensual promedio de 500 dólares de un docente.

“El profesor puede estar festejando el día de la dignidad recuperada”, comentó de su lado a la emisora MVS Ricardo Rafael, analista y autor del libro “Los socios de Elba Esther”.

En filas de la oposición, para Manuel Camacho Solís, un expolítico del PRI ahora cercano al líder izquierdista Andrés Manuel López Obrador, estas acciones legales contra Gordillo son bienvenidas tras dos gobiernos del PAN en las que el poder presidencial lució disminuido.

“La señal me parece contundente: es un acto de recuperación de la autoridad presidencial. No tenemos por qué dejar de reconocer el hecho y en su momento, si se da el caso, de apoyarlo”, comentó Camacho a la emisora MVS.

Pero al mismo tiempo, en coincidencia con Crespo, no deja de cuestionar las motivaciones de la investigación abierta contra Gordillo en diciembre de 2012 por el nuevo Fiscal General Jesús Murillo Karam, quien la noche del martes sentenció que “nadie está por encima de la ley”.

“¿Se está utilizando este poder para defender intereses, privilegios, o se va a utilizar para someter a otros grupos fácticos y de esta manera reconstituir una autoridad legítima?”, preguntó Camacho, quien fue cercano colaborador del ex presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-2004), señalado como quien encumbró a Gordillo en el Sindicato.

“La Maestra”, como apodan a Gordillo, acumuló años de militancia en el PRI, fue senadora, diputada y secretaria general de ese partido hasta que en 2004, cuando era líder de la bancada priista en la Cámara de Diputados y manifestó su intención de colaborar en polémicas iniciativas con el PAN.

Emilio Chuayfett, actual ministro de Educación y en esa época también diputado, encabezó una rebelión contra Gordillo para destituirla del liderazgo y expulsarla del PRI, lo que ocurrió en 2006.

Sin descalificar el proceso contra “La Maestra”, el PAN demandó el martes que la investigación “sea manejada con responsabilidad y no con fines políticos” y reclamó que se persiga a otros dirigentes sindicales afines al PRI.

Murillo Karam, en declaraciones a la emisora Televisa, salió este miércoles al paso de las interrogantes en torno a las motivaciones del caso que la fiscalía general ha abierto contra Gordillo.

“No tiene en absoluto un fondo político (…). Es dinero (los recursos presuntamente desviados) de los trabajadores, estamos actuando en defensa de los trabajadores”, sostuvo el Fiscal General.

————————————————————————————————————————————————-

La Maestra era un tigre de papel

Elba Esther Gordillo es abandonada por políticos y sindicalistas tras ser detenida por corrupción

Gordillo, en la primera vista ante el juez / AFP

Elba Esther Gordillo, la poderosa y temida líder vitalicia del sindicato de maestros mexicanos, un poder fáctico durante más de una generación, ha resultado ser un tigre de papel. Menos de 48 horas después de su detención el pasado martes acusada de malversación de los recursos sindicales, lavado de dinero y delincuencia organizada, la Maestra ha perdido todos sus apoyos políticos. Empezando por el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que la noche del miércoles eligió un nuevo líder y siguiendo por los gobernadores de los Estados, muchos de ellos aliados hasta ayer, o su propio partido Nueva Alianza, que fundó hace casi una década tras abandonar el PRI.

El Consejo Nacional del SNTE eligió, entre rutinarios vítores a Gordillo, a Juan Díaz de la Torre nuevo presidente del gremio tras una modificación de última hora de los estatutos del sindicato que permite la revocación del mandato del líder “cuando existan casos probados de corrupción, incapacidad e ineficiencia en el ejercicio de la dirigencia”. Nueva Alianza, por su parte, emitió un comunicado en el que marca distancias con su fundadora, avala la reforma educativa y declara que son “las autoridades judiciales” quienes deben decidir el caso.

Los gobernadores de los Estados, a quienes el presidente Enrique Peña Nieto convocó la noche del miércoles en su residencia oficial de Los Pinos, para hablar durante dos horas de la investigación abierta sobre Gordillo y la posibilidad de que el sindicato movilizase a sus bases en algunos puntos del país, respaldaron unánimemente la decisión del Gobierno sobre Gordillo, que, según el propio presidente, se ajusta “estrictamente a la ley”, así como la reforma educativa en curso. En el mismo sentido se pronunciaron las principales organizaciones empresariales. En otras palabras, ni protestas ni las movilizaciones gremiales que siempre se dijo que saldrían en su defensa.

La Maestra había declarado días atrás en una entrevista radiofónica que llegó a la dirección del SNTE por “el excusado”, pero que “saldría por la puerta grande”. Nada más lejos de la realidad. Una encuesta nacional publicada ayer por el diario Reforma apuntaba que el 78% de los mexicanos aprueba su detención. Otro sondeo publicado porExcelsior eleva ese porcentaje al 86% y señala que un 76% la considera culpable de los delitos que se le imputan. Más escépticos se muestran los consultados sobre el desenlace final: el 48% opina que Gordillo saldrá en libertad por tratarse de una política y una dirigente sindical frente a un 39% que cree que se le aplicará todo el peso de la ley.

Mientras tanto continúan las investigaciones sobre los bienes y propiedades de la exlíder del SNTE, que podrían desembocar en un delito de enriquecimiento ilícito. Fuentes de la Procuraduría General de la República (PGR) afirmaron que a través de familiares cercanos y cómplices de la Maestra se han detectado cuentas en agencias de inversión como Morgan Stanley y Merrill Lynch, transferencias bancarias a España y Bélgica, además de las ya conocidas a Suiza y Liechtenstein, así como propiedades en Francia y España. También se rastrea la propiedad de varios inmuebles en la capital mexicana. Una veintena de agentes de la policía federal registró en la mañana de ayer su lujosa vivienda en el elegante barrio de Polanco en el DF y se habla de diligencias en propiedades en el extranjero. Una información publicada por el diario La Jornadaque cita estimaciones de la PGR, asegura que los bienes acumulados por Gordillo y su familia superan los 20 millones de dólares con propiedades en el Distrito Federal, el Estado de Morelos, EE UU y Argentina.

El Gobierno federal retenía cuotas al más del millón de afiliados al SNTE, que no las hubieran pagado de otra forma, y las depositaba mensualmente —cerca de 10 millones de euros, según distintas fuentes— en las arcas sindicales para uso discrecional de su dirección, además de otorgarle subvenciones para la organización de toda clase de eventos.

La Maestra se ha quedado sola en medio del ensordecedor silencio de sus cómplices políticos. La mayoría de los analistas de la prensa mexicana coincidía ayer en señalar el control de la operación por parte del Gobierno y en la necesidad de que éste vaya en serio y de continuidad a la lucha contra la corrupción y los poderes fácticos. Porque la pregunta que se hacen hoy los mexicanos es ¿quién sigue?

Los gobernadores de los Estados, a quienes el presidente Enrique Peña Nieto convocó la noche del miércoles en su residencia oficial de Los Pinos, para hablar durante dos horas de las investigación abierta sobre Gordillo

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: