Cónclave de Cardenales


Las intrigas en el Vaticano marcan la elección del próximo Papa

– Vocero del Vaticano informa que procesión para iniciar el cónclave comenzará a mediodía del martes

– Los cardenales volverán a reunirse el lunes en Congregación General

– Cardenal surafricano afirma que próximo Papa debe tener entre 60 y 67 años

– Los “graves problemas” de la Iglesia y la renuncia de Benedicto XVI… bajo la lupa del cardenal Medina

– El cuartel de los «revolucionarios»

– La reforma de la Curia vaticana retrasa la elección del nuevo Papa

– El Colegio de Cardenales impone el apagón informativo antes del Cónclave

– Cardenales expresan dudas sobre acelerar el inicio del cónclave

– Cardenales examinan en secreto las controvertidas finanzas del Vaticano

– Vatileaks ocupa a los cardenales a la espera del cónclave

– Quinta reunión del cónclave sin acuerdos

– Los cardenales piden más información antes de convocar el cónclave

—————————————————————————————–

Vocero del Vaticano informa que procesión para iniciar el cónclave comenzará a mediodía del martes

Tras la misa “Pro eligendo Romano Pontífice” los cardenales se trasladarán al Palacio Apostólico para comenzar la procesión que llevará a los cardenales desde la capilla Paulina a la Sixtina.

por EFE – 09/03/2013 – 
© AFP

A las 12.30 hora chilena, del martes 12 de marzo, comenzará la procesión que llevará a los 115 cardenales electores hasta la capilla Sixtina, donde se encerrarán en cónclave para elegir al sucesor de Benedicto XVI, informó hoy el portavoz vaticano, Federico Lombardi.

El martes a primeras horas de la mañana, los cardenales se trasladarán a laresidencia de Santa Marta, donde se alojarán durante el cónclave. 

A las 06.00 hora chilena asistirán a la misa “Pro eligendo Romano Pontífice”, que oficiará en la basílica de San Pedro el cardenal decano, Angelo Sodano.

A las 11.45 hora de Chile, se trasladarán al Palacio Apostólico y a las 12.30 comenzará la procesión que llevará a los cardenales desde la capilla Paulina a la Sixtina. La procesión durará alrededor de una hora. 

Una vez dentro de la Sixtina, se procederá al juramento de los cardenales y después se cerrarán las puertas y comenzará el segundo cónclave del tercer milenio.

No se descarta que ya en la tarde del martes puedan votar.

Los días siguientes se celebrarán dos votaciones por la mañana y dos por la tarde.

Las “fumatas” se producirán al final de la mañana y de la tarde -tras las dos votaciones- siempre que no haya sido elegido en la primera votación de ambas.

Si hubiese una “fumata” a media mañana o a media tarde, sería “blanca”, es decir los cardenales habrían elegido al sucesor de Benedicto XVI.

El lunes, día 11, los cardenales volverán a reunirse para preparar el cónclave. En la tarde del lunes jurarán ya el personal auxiliar que participará en el cónclave.

———————————————————————————————————————————————-

Los cardenales volverán a reunirse el lunes en Congregación General

ROMA, 9 Mar. (EUROPA PRESS) –

   Los cardenales volverán a reunirse el próximo lunes en Congregación General, porque aún hay cardenales en la lista para intervenir. Es previsible que el total de intervenciones alcancen las 150 en todas las congregaciones celebradas.

   El jefe de la Sala de Prensa del Vaticano, el padre Federico Lombardi, ha explicado en rueda de prensa que el martes por la tarde se llevará a cabo la meditación con el cardenal Prosper Grech, y después, se realizaría un eventual primer escrutinio. Posteriormente, a las 19.15 rezarán las vísperas y a las 19.30 volverán a la casa Santa Marta para cenar a las 20.00.

Además, ha recordado el número 74 de la constitución, que establece que en caso de prolongarse los escrutinios, si después de tres días no se ha alcanzado la mayoría, se procederá a un día de pausa para la reflexión y la oración y habrá otros tres días con 7 votaciones y así sucesivamente hasta el decimoprimer día, que se llegaría a votar sólo entre los dos candidatos que han tenido más votos, hasta alcanzar un mínimo de 77 votos como está previsto las dos terceras partes.

El Padre Lombardi ha remarcado que encuentra en el colegio cardenalicio variedad de posiciones pero que en el curso de las congregaciones generales se han escuchado y han tenido ocasiones de muchos diálogos entre ellos y la conclusión es que cuando han llegado todos los electores, el cuerpo del colegio cardenalicio se sentía preparado para establecer la fecha.

Sobre la duración del Cónclave, ha especificado que no puede prever cuánto durará, aunque podría desarrollarse con rapidez, ya que una duración larga daría a entender que la votación esta  bloqueada y que no es posible el consenso.

Además, ha señalado que este sábado se ha realizado el sorteo de las habitaciones de Santa Marta y se han pronunciado otras 17 intervenciones que dan un total de 133 intervenciones hasta ahora, pero que los últimos días algunos cardenales han vuelto a tomar la palabra. Sobre los temas tratados, Lombardi ha destacado lo que se espera del próximo Papa, el trabajo de la Curia y cómo mejorarlo, o la situación de la Iglesia en diferentes partes del mundo.

PROGRAMA DEL MARTES

El martes 12 de marzo, a las 16.30 se realizará la procesión de la capilla paulina a la Capilla Sixtina de los cardenales electores y a las 16.45 pronunciarán sus juramentos. Posteriormente se cerrará la puerta ‘extraomnes’.

En la Novena Congregación se ha decidido que los cardenales electores se trasladarán a la casa Santa Marta el martes a partir de las 7.00 hora, antes de la antes de la Misa Pro Eligendo Pontifice, que será a las 10.00 horas en la Basílica de San Pedro, concelebrada por todos los cardenales y presidida por el decano del colegio cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano.

Asimismo, el portavoz vaticano ha indicado que el lunes por la tarde, a las 17.30, se llevará a cabo el juramento del personal conclavista, el personal que ayuda a los cardenales durante el Cónclave en la capilla paulina.

Por otro lado, Lombardi ha apuntado que durante la octava congregación general que se realizó el viernes por la tarde, estuvieron presentes 145 cardenales, con dos nuevos cardenales no electores que se incorporaron y pronunciaron sus juramentos. En total, se realizaron 15 intervenciones.

También ha explicado que el decano del colegio cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano convocó al inicio de la octava congregación la votación sobre la fecha de inicio del Cónclave, y que la mayoría (diez a uno aproximadamente) ha votado por la primera propuesta, que ha sido el martes 12 de marzo.

Para la elección de la fecha, según el portavoz vaticano, el camarlengo, el cardenal Tarcisio Bertone y el decano, el cardenal Angelo Sodano, se informaron sobre la preparación de la Capilla Sixtina y propusieron el martes 12 de marzo para no apresurar los trabajos. “Ha habido el tiempo suficiente para madurar y poder comenzar el Cónclave”, ha asegurado Lombardi.

A partir de los próximos días el horario de los cardenales será el siguiente: 6.30-7.30, desayuno; 7.45, traslado al palacio apostólico; 8.15, concelebración de la Misa en la Capilla Paulina como cada mañana; 9.30, en la Capilla Sixtina rezan media hora y llevan a cabo las votaciones de la mañana, hasta que a las 12.30 regresan a Santa Marta; a las 16.00, se trasladan nuevamente a la Capilla Sixtina; a las 17.50, concluyen las votaciones de la tarde; y a las 19.15, el rezo de las vísperas.

FUMATA NEGRA O BLANCA

Sobre el “humo” que indica la elección del nuevo pontífice, Lombardi ha explicado que se realiza después de quemar las papeletas de las votaciones, no de cada una, sino al final de la mañana y al final de la tarde.

En esta línea, si no hay elección, los horarios que se esperan el humo negro es entorno a las 12.00 horas al final de la mañana y en torno las 19.00 al final de las dos votaciones de la tarde. Pero si hay elección positiva, en la primera votación, el humo blanco podrá esperarse en torno las 10.30-11.00 de la mañana y en torno 17.30-18.00 por la tarde.

Asimismo, Lombardi ha indicado que cuando la elección se lleve a cabo las campanas de la Basílica de San Pedro sonarán. Desde la aparición de la fumata blanca hasta el anuncio de la elección pasarán alrededor de 40 minutos, porque se llevan a cabo el rito de la aceptación de parte del nuevo Papa, el cambio de los ornamentos, así como también el rito de obediencia por parte de los cardenales presentes en la Capilla Sixtina.

El domingo no se celebraran congregaciones generales y muchos de los cardenales celebrarán en las iglesias de Roma de donde son titulares. En este sentido, el cardenal Amato, celebrará a las 10.00 en la Iglesia Nacional Española de Montserrat de Via Giulia y el cardenal Sistach a las 12.00 en las catacumbas de San Sebastián.

Finalmente, este sábado por la mañana se ha constituido la comisión que se encargará de cerrar todos los accesos de las zonas donde se llevará el Cónclave. Los miembros, junto al Camarlengo, son el sustituto de la Secretaría de Estado, el comandante de la guardia suiza, el notario, entre otros.

———————————————————————————————————————————————–

CAMBIO EN EL VATICANO | Sede vacante

Cardenal surafricano afirma que próximo Papa debe tener entre 60 y 67 años

Napier no cree que la renuncia de Benedicto XVI vaya a influir en la elección del nuevo pontífice y señala, por otro lado, que la decisión adoptada por Joseph Ratzinger “ofrecerá muchas posibilidades al futuro papa en el caso de que se encuentre en una situación análoga”.

EL UNIVERSAL
sábado 9 de marzo de 2013
Roma.- El cardenal surafricano Wilfrid Fox Napier, que participará en el cónclave que elegirá al sucesor de Benedicto XVI, considera que el nuevo papa debería tener una edad entre los 60 y los 67 años.

El purpurado así lo ha manifestado en una entrevista con el diario italiano La Stampa publicada hoy, en la que subraya que “el nuevo papa tendrá que estar rodeado de personas provenientes de diferentes ámbitos que trabajen junto a él como los músicos de una orquesta”, expuso Efe.

“Creo que es necesaria la presencia de alguien que provenga de un lugar en el que la Iglesia es dinámica y es vivaz, en búsqueda de respuestas y puesta a prueba constantemente… Puede tratarse de Asia, América Latina y África, pero también existen áreas en América y Europa donde se está registrando este tipo de renacimiento”, asegura el purpurado.

Por todo ello, señala que el abanico de posibilidades que existe para la elección del nuevo pontífice es más amplia que en 2005, cuando Benedicto XVI fue elegido papa.

Napier no cree que la renuncia de Benedicto XVI vaya a influir en la elección del nuevo pontífice y señala, por otro lado, que la decisión adoptada por Joseph Ratzinger “ofrecerá muchas posibilidades al futuro papa en el caso de que se encuentre en una situación análoga”.

———————————————————————————————————————————————-

Los “graves problemas” de la Iglesia y la renuncia de Benedicto XVI… bajo la lupa del cardenal Medina

Tras el remezón que significó la dimisión del Sumo Pontífice, el obispo chileno que anunció al mundo la elección de Joseph Ratzinger en 2005 lamenta la “preocupante” situación que vive hoy el catolicismo… aunque advierte: “Ha habido épocas en que hubo problemas más graves”.

La Segunda, por:  Por Miguel Ortiz A.
viernes, 08 de marzo de 2013

Medina revisa una postal navideña que le envió el Papa emérito: “Tiene una letra ilegible”.

¿Le hubiese gustado ser Papa?

-¡Para nada!

El cardenal Jorge Arturo Augusto Medina Estévez(86) está sentado en su escritorio, en su pequeño departamento en Las Condes. Acaba de terminar de rezar. Y ahora se dispone a contestar por escrito -en un viejo notebook Vaio- un cuestionario de veintitantas preguntas que le formulamos. Dice que, por tratarse de temas tan relevantes, quiere meditar sus palabras y no improvisar: “Y por favor usted no me recorte tanto mis líneas”, pide, quejándose de que los periodistas suelen quedarse “sólo con mis frases más polémicas”.

Escribió ocho carillas con sus respuestas y recibió a “La Segunda” en dos ocasiones (aceptando contrapreguntas) para conversar sobre la sorpresiva renuncia del Papa Benedicto XVI y las implicancias que esto traerá para la Iglesia.

De la noticia, cuenta, se enteró mientras disfrutaba de sus vacaciones en la diócesis de Valparaíso, en la casa de su amigo Arturo Jarpa , en Cau Cau: “Nada supe con anterioridad. Pero recuerdo que hace muchos años, conversando con el entonces cardenal Joseph Ratzinger , estuvimos hablando acerca de cómo se podría resolver el eventual problema de un Pontífice que perdiera sus facultades mentales”.

En la siguiente entrevista, el cardenal Medina desmenuza la actual situación de la Iglesia en el mundo, particularmente en Chile. Hay temas que, “por prudencia”, prefirió no responder. Sin embargo -y fiel a su estilo “al pan pan y al vino vino”-, no tiene problemas en detallar uno a uno los “graves problemas” por los que atraviesa la institución… y desclasificar algunos episodios inéditos de su amistad con el ahora Papa emérito.

-¡¿Nunca tuvo ganas de ser Papa?! Pensé que era la ambición lógica de todo cardenal…

-Estoy muy lejos de poseer las cualidades deseables para desempeñar bien esa pesada responsabilidad. Por eso oro cada día y ofrezco la Santa Misa pidiendo al Señor que ilumine a los cardenales electores, para que elijan un sucesor de San Pedro santo, sabio, prudente y valiente.

-¿Cómo vive su fe durante estos días, en los que no hay Papa?, ¿es más difícil? Para algunos católicos ha resultado desconcertante que el Santo Padre renuncie.

-La renuncia del Papa no debería causar desconcierto, porque Jesús prometió a sus apóstoles que Él los acompañaría siempre, hasta la consumación de los siglos: El es la Cabeza invisible, pero no por eso menos real, de la Iglesia.

-Fue usted quien anunció al mundo la elección de Benedicto XVI (“Habemus papam”)… ¿Imaginó que su pontificado podía terminar de un modo tan inesperado?

-En ese momento la idea no se me pasó por la mente. Anteriormente el cardenal Ratzinger había visto, como tantas otras personas, el dramático deterioro de la salud del Beato Pontífice Juan Pablo II, y eso debe haber sido para él motivo de reflexión.

-¿Cuándo fue la última vez que conversó con Benedicto XVI?

-La última vez que estuve con el Papa Benedicto fue en diciembre del año 2006 o en enero del 2007, cuando yo, habiendo cumplido 80 años de edad, dejé de ser cardenal elector, perdí todo cargo en la Curia Romana y renuncié al oficio de cardenal crotodiácono. En esa ocasión el Santo Padre me invitó a almorzar y él mismo tocó temas difíciles. Yo le expresé respetuosamente mi opinión. En estos días no he hablado con él, pero le escribí una carta de afecto y compañía.

-¿Por qué no viajó a despedirse personalmente de él?

-No he decidido ir a visitar al Papa emérito, y no sé cuándo ni cómo él recibirá visitas. No viajé para despedirme porque eso hubiera sido muy duro para mí, dado que él me consideraba un amigo suyo.

-Los católicos estábamos acostumbrados a la figura de un Papa que se consumía en el cargo (Juan Pablo II). Que Benedicto XVI haya renunciado, ¿no es una decisión demasiado humana, como quien renuncia a un puesto de trabajo?

-Respeto profundamente la decisión del Papa. La encuentro un acto de sinceridad y de valentía, y estimo que sus motivaciones son objetivas y tomadas a la luz de la fe, no por consideraciones mezquinas o puramente humanas.

-¿Qué problemas tan grandes tiene la Iglesia como para que el mismísimo Papa admita que no tiene las fuerzas suficientes?

-Hay países en que la escasez de vocaciones sacerdotales es muy grave. En muchos lugares se percibe un debilitamiento de la fe. Los gobiernos de no pocas naciones, consideradas como cristianas, no toman para nada en cuenta la doctrina de la Iglesia e incluso promueven legislaciones que la contradicen abiertamente. Me parece que en no pocos lugares hay, a todo nivel, una crisis de la oración. Hace falta un mayor esfuerzo catequístico. Personas que se dicen católicas se expresan en forma reñida con la doctrina de la Iglesia. En no pocos sectores se observa un relativismo tanto doctrinal como moral. No todos perciben, para usar un ejemplo tomado de la arquitectura, que la ‘fachada’ de la Iglesia aparece como más imponente que su ‘nave’.

-Pintado así, el panorama es oscuro, poco esperanzador.

-Son problemas graves, y no son todos, pero no son exclusivos de hoy, pues ha habido épocas en que los hubo más graves todavía. Y no hay que olvidar que ante estos desafíos la responsabilidad no es solamente del Papa, sino que de todos los cristianos, desde luego de los obispos, de los presbíteros y de los diáconos, y por cierto de los laicos, cada uno en su nivel de responsabilidad.

Las asechanzas del demonio

-Tras el caso “VatiLeaks”, se ha hablado de un informe elaborado por tres cardenales que muestra a una Iglesia atravesada por casos de corrupción y escándalos sexuales. Usted, que vivió en Roma muchos años, ¿qué piensa al respecto?, ¿es posible algo así?

-Ese informe será puesto en conocimiento de quien sea el sucesor del Papa Benedicto XVI, por expresa decisión suya. No me atrevo a emitir lucubraciones al respecto, pero, como lo ha recordado hace poco el propio Papa Benedicto, la Iglesia debe estar siempre alerta ante las asechanzas del demonio, como lo recomendó el primer Papa, San Pedro.

-¿Cómo cree que será recordado Benedicto XVI?

-Como un maestro de la fe y como un obispo que asumió las responsabilidades del Pontificado, confiando en Dios, y que renunció con lealtad y con amor a la verdad cuando juzgó que ya no tenía fuerzas para enfrentar los desafíos que lo golpearon duramente.

-¿Cuál es el “perfil de Papa” que la Iglesia necesita hoy?

-Un buen Papa será siempre, ante todo, un buen pastor de la Iglesia, y, como tal, un maestro y fidelísimo custodio de la fe católica, un padre misericordioso para con los que yerran y acogedor para quienes se acercan a la Iglesia, un testigo del Evangelio en su integridad, un sacerdote devorado por el celo de la salvación eterna de los hombres, un liturgo que celebre con el pueblo católico los santos misterios de la fe, un conductor prudente del pueblo que peregrina, una persona capaz de ejercer con energía el difícil servicio de la autoridad. Una persona consciente de que en el mundo hay muchas personas que padecen miseria y que es preciso alentar siempre a los que tienen más a ser generosos y desprendidos. En una palabra, alguien que realice el título que se dio el Papa San Gregorio I Magno, de ser un “servidor de los servidores de Dios”. Pero cada persona encarnará estos rasgos en la forma apropiada a su personalidad, a sus cualidades y a su historia.

“Los años pasan, pesan y pisan”

-¿Debería haber un límite de edad para asumir como Papa?

-No sé si se haya planteado ese tema, pero me parece indudable que al momento de elegir un Pontífice los electores pensarán en su salud y en su edad porque el quehacer del Papa es tal que pone a dura prueba la resistencia de un hombre. Los años pasan, pesan y pisan.

-De los nombres de cardenales que han surgido como “papabiles”, ¿cuál cree usted que tiene más opciones de ser electo?

-En Roma se dice que quien entra al cónclave como “papabile” sale de él como “cardinale”. Por eso me abstengo de hacer juicios en la materia.

-¿Son reales las opciones de ser electo Papa del cardenal chileno Francisco Javier Errázuriz? En Europa ha sido mencionado como una carta fuerte de Latinoamérica, pero en Estados Unidos “The New York Times” lo incluyó en una lista de obispos que encubrieron abusos sexuales.

-El cardenal Francisco Javier Errázuriz Ossa cumplirá pronto 80 años y ese es un elemento que se tendrá en consideración. En cuanto a los ataques que ha sufrido de parte de un periódico neoyorquino, los considero injustos e infundados, y no debieran impresionar a ningún cardenal elector.

– Hay quienes plantean una necesidad de “renovación” y “apertura” en algunas temáticas, ¿qué piensa usted?

-Hay renovaciones y aperturas que son posibles y convenientes, como ha sido, por ejemplo, la celebración de la Sagrada Liturgia de la Iglesia en otras lenguas (y no sólo el latín), o la creciente conciencia acerca de los derechos inherentes a la persona humana y, naturalmente, de los correlativos deberes… o la sensibilización con respecto al cuidado del medio ambiente.

-¿Deberían venir cambios sobre la forma en que la Iglesia se relaciona con los matrimonios que se han separado?

-Es un deber de caridad apoyarlas. Pero la Iglesia no puede aceptar como correcta una ulterior unión de esas personas, si estuvieron unidas por un matrimonio válido, porque Jesús dijo claramente que esa unión constituye un pecado de adulterio y ninguna autoridad de la Iglesia puede cambiar lo que Jesucristo ha establecido. La Iglesia no es dueña del Evangelio, sino su custodia y fiel conservadora.

Al respecto, el cardenal Medina recomienda leer los “textos explícitos” de los Evangelios de San Mateo (capítulo 19, versículos 3 al 9), y de San Marcos (capítulo 10, versos 1 al 12): “Las personas que están en situación de adulterio están impedidas de acercarse a la Sagrada Comunión, no por una decisión de la Iglesia, sino porque están en pecado grave, del que no se han arrepentido ni enmendado. La Iglesia trata de ayudar a esas personas invitándolas a orar y a realizar obras de caridad y de penitencia, pero no puede aceptar como algo bueno lo que Jesús mismo califica como un pecado y una ofensa a Dios”.

-¿Y los homosexuales?

-La Iglesia católica distingue cuidadosamente entre la “tendencia” homosexual, cuyo origen no está científicamente establecido y que puede ser moralmente no culpable, y los “actos” o “ejercicio concreto de la homosexualidad”, los que son moralmente desordenados y constituyen un atropello de la ley de Dios, como lo dicen claramente las Sagradas Escrituras, tanto en el Antiguo, como en el Nuevo Testamento. Conviene leer el libro del Génesis (capítulo 19, versos 1-29) y la primera Carta de San Pablo a los Corintios (Cap. 6, versos 9 y 10). Se trata, pues, no de una opinión personal mía, sino de la doctrina de la Iglesia Católica en su Catecismo oficial (números 2357 al 2359).

-Otro tema que ha sido cuestionado es el celibato sacerdotal, sobre todo tras los casos de abusos sexuales.

-El celibato sacerdotal está vigente en la Iglesia latina desde hace muchos siglos y se trata de una disciplina que la Iglesia considera muy coherente con la vida sacerdotal y sus exigencias espirituales y pastorales, y que ha sido reafirmada por los Papas, por el Concilio Vaticano II y por el Sínodo de Obispos celebrado en la penúltima década del siglo XX. No estimo que haya motivos para cambiar esa disciplina más que milenaria.

-¿Cómo ve la actual situación de la Iglesia chilena?

-En la Iglesia que peregrina en Chile hay signos de vitalidad y otros que muestran debilidades. Entre los signos positivos mencionaría la vitalidad de muchas parroquias; la de numerosos movimientos eclesiales; la catequesis presacramental, la conciencia de muchos católicos acerca de su pertenencia a la Iglesia y de apoyar económicamente sus obras; el aprecio hacia los sacerdotes; a pesar de no pocos casos de conductas reprobables de algunos de ellos, el amor y respeto hacia el Papa; las numerosas obras asistenciales y de caridad sostenidas por diversas instituciones católicas; el apoyo que las autoridades civiles otorgan a instituciones de bien común pertenecientes a la Iglesia, así como el reconocimiento de la misma Iglesia como persona jurídica en el ordenamiento legal de la nación.

“Mentiras a todo nivel”

-¿Y las debilidades?

-Entre los aspectos que son motivo de honda preocupación está la disminución del número de los bautismos, de las confirmaciones y de los matrimonios; el aumento considerable de los divorcios civiles; el creciente número de jóvenes católicos que conviven maritalmente sin contraer el sacramento del matrimonio; el poco aprecio en sectores de la juventud de la virtud cristiana de la castidad; el amplísimo recurso a la mentira a todo nivel; las diversas formas de corrupción; el vasto empleo de las drogas; la delincuencia; el bajo porcentaje de los fieles que participan cada domingo en la celebración de la Santa Misa; el bajo porcentaje de los que contribuyen al financiamiento de los gastos de la Iglesia; la pasividad de muchos católicos ante hechos que significan un atropello manifiesto de principios irrenunciables de la doctrina católica; el poco eco que encuentra la posición de la Iglesia entre las autoridades civiles en materias valóricas, y probablemente algunos más. Todo esto encontrará algún remedio en la celebración de este «Año de la Fe».

Y apunta, para terminar:

“En los casos de abusos sacerdotales, las autoridades de la Iglesia en Chile han actuado correctamente y con la prudencia necesaria para no tomar decisiones precipitadas que pueden resultar injustas. Ante estos tristísimos casos, es bueno recordar que una abrumadora mayoría de sacerdotes cumplen su ministerio sacrificadamente, con celo pastoral, con modestos recursos económicos y con verdadero amor a Dios y a los fieles a ellos confiados. Esos sacerdotes merecen afecto, respeto y apoyo en su servicio a la comunidad eclesial”.

Elección presidencial: “Muchos serán los que voten acogiéndose al criterio del mal menor”-¿Cómo ve a Chile? En lo económico, el país ha crecido. Pero, ¿es eso suficiente?

-Aunque ha habido progresos evidentes en materias sociales y en la conducción financiera de la nación, me preocupa el hecho de que haya autoridades que toman decisiones reñidas con los principios valóricos, no sólo católicos sino también naturales, desoyendo las legítimas expresiones de los pastores de la Iglesia. En ocasiones avalando y protegiendo lo que ante la ley de Dios es inaceptable. Siento un ambiente de relativismo y me temo que podamos llegar a situaciones muy ingratas y discriminatorias para los católicos.

-¿Qué piensa sobre la próxima elección presidencial? A su juicio, ¿qué candidato representa mejor los valores de un católico?

-Miro con mucha preocupación la próxima elección presidencial. Leyendo las declaraciones de los candidatos, algunos de los cuales no son católicos, veo que ninguno de ellos significa un compromiso total como yo lo desearía, con los principios valóricos que profesamos muchos chilenos. De modo que muchos serán los que voten acogiéndose al criterio de favorecer “el mal menor”. Y habrá quienes opten por no votar o por anular su voto. Perspectivas nada alentadoras, pero explicables en una sociedad bastante marcada por el relativismo y por la ambigüedad.

———————————————————————————————————————————————-

EL RELEVO DE BENEDICTO XVI

El cuartel de los «revolucionarios»

ABC.es MANUEL TRILLO / ENVIADO ESPECIAL AL VATICANO
Día 08/03/2013

ABC entra en el North American College, donde se alojan los cardenales de EE.UU. que están rompiendo moldes

En el rígido mundo del Vaticano, encorsetado por rituales seculares y la opacidad de su maquinaria interna, los cardenales de Estados Unidos están rompiendo moldes estos días de pre-Cónclave. Con la mayor naturalidad, habían organizado ruedas de prensa diarias tras las reuniones, hasta que el pasado miércoles la ley del silencio se ha impuesto en el Colegio Cardenalicio y tuvieron que cesar esta práctica para muchos demasiado transgresora. Para descubrir las claves de esta«revolución americana» en la Santa Sede, nada mejor que penetrar en el cuartel general de los purpurados estadounidenses en Roma, el Pontifical North American College.

Se trata de un centro donde 250 seminaristas, seleccionados entre los mejores de cada diócesis y llamados a ser los líderes de la Iglesia estadounidense, se alojan para estudiar una especialidad. Pese a estar enclavado en pleno corazón de Roma, no deja de recordar a los típicos campus universitarios norteamericanos, con jóvenes jugando al béisbol entre clase y clase. Fundado hace siglo y medio, es una institución de referencia en la Santa Sede para los católicos de EE.UU. y entre sus visitantes se cuenta John F. Kennedy, el primer presidente del país que profesaba esta confesión cristiana. Sirve, además, para albergar a los cardenales estadounidenses cada vez que se desplazan al Vaticano y donde se habían empezado a celebrar los encuentros con los periodistas.

Sesiones en directo

«En EE.UU., los obispos están acostumbrados a dar cuenta a la prensa», explica Mar Muñoz-Visoso, una valenciana que ocupa el cargo de directora ejecutiva de Diversidad Cultural en la Conferencia Episcopal estadounidense y que forma parte del equipo de comunicación de los purpurados. Más aún, explica, en ese país los periodistas pueden seguir en directo las deliberaciones de las asambleas de obispos, que después comparecen para someterse a sus preguntas.

De hecho, esta apertura de los cardenales a la prensa ya se dio antes del Cónclave de 2005, del que salió elegido Benedicto XVI. Hace ocho años se organizaban corrillos con los periodistas a la salida de las reuniones y ahora, en cambio, se habían organizado ruedas de prensa ante la gran cantidad de periodistas desplazados desde EE.UU. No se trataba de romper el secreto de las deliberaciones, explica Muñoz-Visoso, sino de «poner las cosas en contexto» en un proceso desconocido para muchos y explicar qué aportan los cardenales estadounidenses. Siempre «con respeto al padre Lombardi», el portavoz vaticano, aclara.

Pero el «estilo USA» no sólo se nota en la actitud ante la prensa. «Allá la Iglesia está organizada de otra manera, casi como una empresa, está más profesionalizada», señala esta valenciana. De hecho, comenta, es frecuente ver a laicos trabajando en las parroquias, incluso en puestos que en otros países están reservados a religiosos, como director de Liturgia, por ejemplo.

La relación con las autoridades también es diferente, ya que en EE.UU. la Iglesia no recibe ni un dólar de las arcas públicas, sino que se financia exclusivamente con las aportaciones de los fieles, si bien los donantes obtienen con ello desgravaciones fiscales. «Nosotros soportamos el sistema de enseñanza, de salud y acciones de beneficencia, algo de los que en otros países se encarga el estado», explica la hermana Mary Ann Walsh, la máxima responsable de las relaciones con los medios de la Conferencia Episcopal estadounidense.

El catolicismo viene creciendo desde el siglo pasado en Estados Unidos, donde ha pasado de ser una religión perseguida por la mayoría protestante a convertirse en la confesión mayoritaria, con cerca de 80 millones de fieles, en las últimas décadas sobre todo por la inmigración latinoamericana.

Su influencia se deja notar cada vez más en el Vaticano, pero los cardenales de EE.UU. dicen no aspirar al papado. Además, tampoco creen que el resto del mundo quiera un Pontífice de un país que es ya una «superpotencia» en muchos campos y que al frente de la Iglesia «tendría aún más poder», asegura la hermana Mary Ann.

No obstante, hay quien no descarta esa posibilidad. Es la opinión del colombiano Jhonatan Barbosa, un seminarista de la diócesis de Bridgeport (Connecticut) que ejerce de guía para ABC por las instalaciones del colegio. Barbosa, que ha convivido estos días con los cardenales de EE.UU. en el College, cree que pueden aportar mucho a la Iglesia y, por qué, no también un nuevo Pontífice. En todo caso, está convencido de que no van a actuar como un «lobby» y de que «cada uno decidirá por sí mismo» el candidato que considere más adecuado. En todo caso, considera que todos ellos esperan un Papa «abierto de mente» para recibir las distintas culturas de la Iglesia que existen en el mundo.

———————————————————————————————————————————————–

La reforma de la Curia vaticana retrasa la elección del nuevo Papa

ABC.es JUAN VICENTE BOO / CORRESPONSAL EN EL VATICANO
Día 08/03/2013

El cardenal de Lyon Philip Barbarin prevé que el Cónclave empiece entre el 12 y el 14

Al cabo de cuatro días de debate a puerta cerrada, algunos cardenales empiezan a estar cansados, y desean que se fije de una vez la fecha del Cónclave. Han tomado la palabra 83 de los 152 cardenales reunidos en Roma, y las intervenciones empiezan a ser repetitivas. Es el síndrome típico de los Sínodos de Obispos, que duran tres semanas y dejan a todos agotados.

Lo malo es que la lista de cardenales que quieren tomar la palabra es todavía larga, y el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, advirtió ayer que «será normal si las reuniones continúan también el sábado, aunque no creo que las haya el domingo».

El cardenal de Lyon, Philip Barbarin, que se mueve por Roma en bicicleta, manifestó ayer por la tarde su confianza en que «no tardaremos en fijar la fecha del Cónclave». El primado de las Galias prevé que podría comenzar «el 12, 13 o 14», es decir, martes, miércoles o jueves de la semana próxima. Ese calendario incluiría continuar las reuniones de cardenales hasta este sábado, «o sea, una semana entera, con lo que todo el mundo habrá podido hablar en un debate que está siendo muy, muy amplio».

Con la llegada del cardenal vietnamita Jean-Baptiste Pham Minh Mân, arzobispo de Ho Chi Minh City, los 115 cardenales electores están ya participando en las reuniones del pre-Cónclave. Es un elemento psicológico para ir pensando ya en terminar los debates, pero no se pueden negar los cinco minutos de micrófono a los cardenales que han pedido intervenir, sobre todo a los octogenarios que no van a entrar en el Cónclave.

El debate está sirviendo, en parte, para desbrozar por adelantado el trabajo del próximo Papa. En esa línea, el claro mandato de proceder a una simplificación y reorganización de la Curia vaticana evitará al sucesor de Benedicto XVI buen número de picaduras en cuanto meta las manos en ese avispero que evitaron los dos últimos Pontífices, pero que es ya improrrogable.

Los debates de ayer volvieron a incluir, según el portavoz del Vaticano,«la organización de la Santa Sede, los dicasterios y la relación con los episcopados». Es el modo técnico de referirse a la reorganización de la Curia con menos departamentos y mayor coordinación, de modo que aporte ayuda práctica a los episcopados del mundo en lugar de funcionar como una colección de reinos de Taifas en Roma, algunos de los cuales se entrometen demasiado en el gobierno de las diócesis.

Ayer por la mañana tuvieron lugar las presentaciones de los informes sobre la situación económica de la Santa Sede a cargo de los cardenales «bertonianos» Giuseppe Versaldi, prefecto de Asuntos Económicos, Domenico Calcagno, responsable del Patrimonio, y Giuseppe Bertello, gobernador del Estado del Vaticano.

No aportaron más información que la de los comunicados de prensa anuales, sucintos a más no poder. El presupuesto del minúsculo Estado del Vaticano, soporte físico de la actividad del Papa, es de unos 250 millones de euros al año, similar al de la ciudad de La Coruña. A su vez, el presupuesto de la Santa Sede, que consiste en los distintos departamentos de gobierno, tiene un montante similar.

Son cifras modestas comparadas con diócesiscomo Colonia, Boston o Los Ángeles, que operan con presupuestos cuatro o cinco veces mayores y están administradas con trasparencia desde hace ya mucho tiempo.

Entretanto, puertas afuera del Vaticano, el «apagón informativo» a las conferencias de prensa de los cardenales americanos ha dejado el campo libre al diario «La Repubblica», que ayer volvió a publicar entrevistas con supuestos personajes anónimos de un complot de veinte personas que sacaron a la luz los documentos de «Vatileaks».

Aunque se trate de periodismo de ficción, era la única mercancía inteligible para una parte de los 4.700 enviados especiales que se han sumado a los corresponsales permanentes en el Vaticano o en Roma.

Durante el «briefing» de ayer a cargo de Federico Lombardi, un veterano vaticanista manifestó el malestar general haciendo notar que «aquí estamos treinta personas que seríamos capaces de inventar una o más entrevistas cada día».

El portavoz del Vaticano, que ahora informa solamente de las reuniones de los cardenales, sonrió y se limitó a comentar que «cada uno de vosotros puede valorar si es de fiar o no», pero recordó que «hace meses tuve que declarar que eran falsas algunas entrevistas cuya falsedad era evidente».

Al comienzo de las filtraciones de «Vatileaks», en febrero del 2012, la publicación de documentos de muchos departamentos distintos llevó a sospechar que había muchos «filtradores» trabajando en equipo.

Marco Ansaldo publicó en «La Repubblica» supuestas entrevistas con altos prelados anónimos que formaban parte del complot. Muchos colegas comentaron ya entonces que «olían a entrevistas inventadas». En mayo, se descubrió que en realidad era el mayordomo, Paolo Gabriele, quien fotocopiaba centenares de documentos en el despacho de los secretarios del Papa, el único lugar en que confluyen todos.

Ansaldo volvió a la carga el 14 de junio revelando el pánico del Vaticano por desaparición de un ex hacker de 36 años, con todas las claves de acceso, contratado para proteger los super ordenadores instalados en túneles subterráneos «una red, según los expertos, igual si no superior a la de los servicios secretos americanos en Langley, Virginia, sede de la CIA».

Aquel mismo día Federico Lombardi se declaró «sencillamente estupefacto. He hecho comprobaciones con el gobierno del Estado Vaticano, la Gendarmería y la secretaria de Estado, y no he encontrado absolutamente nada. No hay nada que tenga relación con la realidad».

La vuelta al clima surrealista de los meses de «Vatileaks» es consecuencia del «cerrojazo» del Colegio Cardenalicio a toda intervención pública.Quizá este pre-Cónclave sea el último sin la presencia de al menos un cardenal cada día en la Sala de Prensa del Vaticano.

———————————————————————————————————————————————–

El Colegio de Cardenales impone el apagón informativo antes del Cónclave

ABC.es JUAN VICENTE BOO / CORRESPONSAL EN EL VATICANO
Día 07/03/2013

Tras la primera rueda de prensa de electores americanos, ayer fue cancelada la comparecencia del influyente Timothy Dolan

Los cardenales electores americanos, los que mejor comunicaban con el mundo, enmudecieron repentinamente este miércoles por decisión delColegio de Cardenales, que impuso un «apagón informativo» a todos los purpurados. La decisión fue justificada por filtraciones publicadas en la prensa italiana que no procedían de las conferencias de prensa de los americanos pero tocaban el aspecto más sensible para el grupo de electores italianos y de la Curia: la reforma de la maquinaria central de la Iglesia.

Como el «briefing» diario del Vaticano resulta escueto a más no poder, el vacío informativo creado ante 5.300 periodistas será ocupado por relatos de ficción como sucedió hace dos semanas cuando el Papa Benedicto XVI y la Curia estaban encerrados en ejercicios espirituales y no había nadie para autorizar un simple desmentido. Durante aquellos días, los medios informativos de la mitad del planeta vivieron de intrigas y escándalos reciclados a placer por una revista y un diario italianos.

Hacia la mitad de la rueda de prensa estaba claro que la noticia del día iba a ser que los cardenales, reunidos a puerta cerrada durante toda la mañana, habían comenzado a estudiar «el perfil del próximo Papa, a la luz de lo que el mundo espera», según informó el portavoz Federico Lombardi.

En definitiva, entraban por fin en harina, después de haber abordado también la Nueva Evangelización y un asunto muy práctico que estará sobre la mesa del próximo Papa desde el primer día: «la organización de la Santa Sede, los dicasterios y la relación con los episcopados». Es decir, la reforma de la Curia y la colegialidad, dos puntos dolientes para muchos cardenales.

En un mundo de comunicación instantánea, la «bomba» estalló cuando varios teléfonos móviles mostraron un comunicado de sister Mary Ann Walsh, la directora de Comunicación de la conferencia episcopal norteamericana: la conferencia de prensa de los cardenalesTimothy Dolan, de Nueva York, y Francis George, de Chicago, quedaba suspendida pues «debido a preocupación sobre crónicas de la prensa italiana, que han violado la confidencialidad, el Colegio de Cardenales ha decidido suprimir las entrevistas con la prensa».

Los deberes hechos

Hasta ese momento, el principal interés de los enviados especiales era la fecha de inicio del Cónclave, que tampoco se fijó ayer, a la espera de que lleguen, entre miércoles y jueves, los dos últimos de los 115 cardenales electores, los arzobispos de Varsovia y de Ho Chi Minh City. Como los cardenales decidieron reunirse el jueves tanto por la mañana como por la tarde, es previsible que hoy o, si no, mañana consigan fijar la fecha de inicio del Conclave.

Hasta ayer habían tomado la palabra 51 cardenales, y la lista de los que quieren intervenir es todavía larga. Hay consenso en que es preciso escuchar tranquilamente a todos, y en que no pasa nada por retrasar elCónclave. Lo mejor es llegar a la Capilla Sixtina con los deberes bien hechos de antemano.

¿Cuál fue la filtración que hizo saltar las alarmas? Sencillamente que el vaticanista Andrea Tornielli relataba en «La Stampa» la intervención del cardenal Francesco Coccopalmerio, máximo jurista del Vaticano, sobre «la necesidad de un mejor enlace entre el Papa y los jefes de los dicasterios», para permitir que también los «número dos» de cada departamento puedan hablar alguna vez con el Papa y que la secretaria de Estado no sea un cuello de botella de tal modo que «algunos jefes de departamento hayan tenido que esperar meses antes de poder reunirse con el Papa».

Quizá más explosiva era la noticia de que el martes por la mañana había tenido lugar «una relación larga y detallada a cargo del cardenalTarcisio Bertone sobre la gestión de la secretaría de Estado en estos años. Precisamente esa gestión ha sido y continúa siendo el centro de las críticas. Bertone, que es también Camarlengo, ha insistido varias veces a los presentes en que se mantuviese el secreto más absoluto sobre la discusión.

Tornelli relataba, además que el cardenal de Sao Paulo, Odilo Scherer -que algunos italianos curiales propusieron por sorpresa como candidato a Papa siempre que se comprometiese a nombrar un secretario de Estado italiano-, no sólo no se plegaba al juego del aparato curial sino que «solicitaba conocer el contenido del informe de Vatileaks, un tema que en todo caso no estuvo a la cabeza de los debates pues quien quiera saber más debe dirigirse a los cardenales detectives».

————————————————————————————————————————————————–

Cardenales expresan dudas sobre acelerar el inicio del cónclave

“Una buena parte de los cardenales no quiere forzar los tiempos. No hay prisa”, dijo el vocero vaticano, Federico Lombardi. “No hay candidatos fuertes, por eso necesitan tiempo”, dijo el vaticanista Marco Politi.

por Lucía Magi, Roma – 07/03/2013 – 

A las 12.30 de ayer, los cardenales salieron de la Sala Nueva del Sínodo, donde se reúnen desde el lunes para las conversaciones previas al cónclave. Todo el mundo esperaba que hubieran decidido ayer cuándo encerrarse en la Capilla Sixtina para elegir al sucesor de Benedicto XVI. Sin embargo, con su túnica negra y la birreta roja, cruzaron rápidos la placita al lado de San Pedro y se limitaron a sacudir la cabeza cuando un coro de periodistas y fieles preguntó por ello. Al cabo de pocos minutos, el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, zanjó: “Para que no pregunten: todavía no han fijado una fecha”.

Aquel “no habemus fecha”, en cambio, estimuló la curiosidad de los asistentes a la rueda de prensa. Había sido el mismo vocero quien precisó que, contrariamente a lo que había explicado en un primer momento, no es necesario esperar a que todos los electores se incorporen a las reuniones para establecer el principio del cónclave. “En realidad -aclaró-, ya que sabemos cuándo llegan sus aviones, los padres pueden decidir cuando quieran”. La nueva interpretación se leyó como la voluntad de cerrar la fecha ya. Además, el último elector, el vietnamita Pham Minh Man, aterriza hoy en Roma. Sin embargo, los purpurados no han cerrado aún el tema.

“En el Colegio -consideró Lombardi- se advierte muy clara la necesidad de una preparación adecuada, seria, profunda y nada apresurada. Las congregaciones representan un tiempo de reflexión y maduración. Una buena parte de los cardenales no quiere forzar los tiempos. No hay prisa”. “Si no deciden es porque están divididos”, señaló el vaticanista Paolo Rodari, del diario La Repubblica. “No hay candidatos fuertes, por eso necesitan tiempo para entrar al cónclave con las ideas más claras”, consideró el vaticanista Marco Politi.

El Papa Emérito modificó la Constitución Apostólica para quitar el límite de 15 días como duración mínima de la Sede Vacante, y la Capilla Sixtina ya está casi lista para acoger a los 115 purpurados que sufragarán. Así, está cerrada a los turistas, su pavimento ha sido protegido con una capa de madera, las estufas están allí, una para quemar las papeletas y otra con los agentes químicos que coloran la fumata de negro o de blanco. Incluso, ya está montada la chimenea en el techo.

Según señalan los vaticanistas, son sobre todo los extranjeros los que necesitan reposar informaciones e impresiones. Necesitan tiempo para conocerse, hablar y centrar la atención sobre uno o dos nombres. No hay que olvidar que la renuncia de Joseph Ratzinger los tomó desprevenidos. Los integrantes de la Curia, en cambio, llevan años cruzándose en los pasillos del Vaticano y pisan el acelerador: cuanto antes se celebre el cónclave, más favorecidos serán sus candidatos. Mientras Lombardi modificaba su anterior interpretación de la norma canónica y consideraba que no es necesario esperar a todos, el arzobispo de Chicago, Francis George, declaraba: “No es una cuestión de leyes. Aunque todos los cardenales estuvieran en Roma, yo no me siento preparado para el cónclave”.

El aplazamiento de la decisión perfila, según los analistas, una división que podría ser crucial en la organización de los votos bajo la bóveda de Miguel Angel. La primera urgencia para el nuevo Pontífice será restaurar la Curia: el Colegio se divide entre quien prefiere un hombre externo y reformista, y quien imagina un cambio operado desde el interior. Los primeros llegan a Roma en estos días y aún no han madurado ninguna candidatura fuerte. Los segundos son más organizados. Lo confirma el arzobispo de Boston, Sean O’Malley: “Existen dos escuelas. Una sostiene que, como los problemas actuales de la Iglesia nacen de la Curia, debemos apostar por un externo; otros contestan que hay que buscar dentro la Curia, justo porque su primera tarea será reformarla”.

————————————————————————————————————————————————-

07 de marzo de 2013

Cardenales examinan en secreto las controvertidas finanzas del Vaticano

Vaticano.

Los 150 cardenales reunidos este jueves en el Vaticano para preparar el cónclave examinaron a puerta cerrada las controvertidas finanzas de la Santa Sede, en momentos en que la prensa italiana publica más revelaciones candentes sobre el escándalo “Vatileaks”.

Los purpurados, entre ellos 114 de los 115 electores, ya que sólo falta uno, el vietnamita Jean Baptiste Phan Minh Man, han examinado la situación económica de la Santa Sede y en particular del Banco del Vaticano, centro de tensiones internas que desembocaron en el llamado ‘Vatileaks’, la filtración de cartas y documentos confidenciales del Papa a la prensa.

Los cardenales a cargo de tres “ministerios” económicos expusieron ante los purpurados la situación de las finanzas del Vaticano , según informó el portavoz de la Santa Sede, padre Federico Lombardi.

“Fueron intervenciones sintéticas y claras, según el propio sector. Los cardenales estarán a disposición de aquellos que quieran más información y detalles”, aseguró.

“No puedo decir nada sobre el contenido de las intervenciones, sólo algo general. Pero es obvio que los cardenales pueden hablar entre ellos de ese argumento”, reconoció Lombardi al ser interrogado sobre los escándalos de Vatileaks.

Hace tres años la justicia italiana abrió una investigación judicial contra dos directivos del Banco del Vaticano, que tiene un patrimonio de 5.000 millones de euros, por violar las leyes italianas sobre el blanqueo de dinero.

La mayor publicación religiosa italiana, Famiglia Cristiana, con un millón de lectores, pidió esta semana que el Banco del Vaticano, conocido como el Instituto de Obras para la Religión (IOR) , se convierta en un “banco ético” y que salga del sistema financiero mundial.

El diario italiano La Repubblica revela este jueves que al menos 20 personas, tanto laicos como religiosos, contribuyeron a la fuga de documentos confidenciales de Benedicto XVI con el fin de cambiar las estructuras internas de la Iglesia , desmintiendo la tesis de que el ex mayordomo del pontífice, condenado y sucesivamente perdonado, operó sin cómplices.

La entrevista anónima a uno de ellos resulta una suerte de advertencia a la jerarquía de la Iglesia católica sobre la necesidad de una mayor transparencia en la gestión interna, marcada por intrigas, abusos de poder y tráfico de influencias a través de un “lobby gay”, según la publicación, lo que fue tajantemente desmentido por el Vaticano.

“Queremos una operación limpieza”, asegura.

Para el vaticanista Marco Politi, el escándalo aceleró la decisión de renunciar de Benedicto XVI y pesa en los debates de las congregaciones para la reforma de la Curia Romana.

“Van a trazar el perfil del hombre que buscan, el cual debe tener la fuerza de llevar a cabo la reforma”, sostiene Politi, autor del libro “Joseph Ratzinger, crisis de un papado”.

Según medios de prensa local, los cardenales italianos, al parecer, han perdido la batalla por una elección rápida, y es posible que la fecha del cónclave no se anuncie esta semana.

“No se ha fijado aún la fecha del cónclave”, advirtió sonriente Lombardi durante la charla diaria con la prensa.

El debate y votación para establecer la fecha del cónclave “aún no ha madurado”, explicó.

Si bien los influyentes purpurados estadounidenses aceptaron guardar silencio ante la prensa, como solicitado elegantemente por el Vaticano, y cancelaron su charla diaria con los periodistas, dentro de las murallas del Vaticano se están abordando los temas centrales para el futuro de la Iglesia.

El Colegio Cardenalicio acordó en su conjunto enviar un telegrama de pésame por la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez, firmado por el decano, el italiano Angelo Sodano, y enviado al presidente en funciones, Nicolás Maduro.

————————————————————————————————————————————————-

Vatileaks ocupa a los cardenales a la espera del cónclave

Según el portavoz vaticano, uno de los temas abordados por los purpurados en la sesión de hoy fueron las finanzas de la Santa Sede. Lombardi no quiso precisar sin embargo si se habló también del polémico banco vaticano Instituto para las Obras de la Religión (IOR), supuestamente implicado en operaciones de blanqueo de dinero.

EL UNIVERSAL
jueves 7 de marzo de 2013  10:48 AM
Roma. – El escándalo de filtraciones en el Vaticano conocido como VatiLeaks ocupa a los cardenales reunidos en Roma para preparar el próximo cónclave papal, todavía sin convocar oficialmente y antes del cual podrían salir a la luz nuevas revelaciones, según versiones de la prensa italiana de hoy.Citando una fuente anónima que asegura haber formado parte de la red de informantes responsable de las filtraciones de documentos confidenciales de la curia, el diario La Repubblica dijo que todavía quedan escándalos por airear, ya que el ex mayordomo de Benedicto XVI Paolo Gabriele no es el único “topo” dentro del Vaticano y el resto está ahora dispuesto a hablar tras la renuncia el pasado 28 de febrero de Benedicto XVI, informó DPA.”Hay muchos más, más de 20, todos conectados con la Santa Sede”, dijo la fuente al diario. “Después de que Benedicto XVI renunció a su pontificado y en vísperas del cónclave, el caso VatiLeaks sigue siendo relevante. Y para nosotros ha llegado la hora de volver a hablar”, añadió, según el rotativo.Gabriele, condenado y más tarde absuelto en relación al caso, es el principal implicado en la filtración de documentos que destaparon supuestas batallas de poder y casos de corrupción dentro de la jerarquía vaticana. El ex mayordomo del ahora papa emérito ya había dicho al periodista Gianluigi Nuzzi que “unas 20” personas le habían ayudado a filtrar los documentos, pero durante el juicio se retractó de esas declaraciones, asegurando que había actuado solo.

En su comparecencia diaria ante la prensa, el portavoz vaticano, Federico Lombardi, dijo que “naturalmente” los cardenales hablan de VatiLeaks durante las reuniones a las que asisten en Roma para preparar el cónclave en el que se elegirá al próximo papa.

“No digo nada sobre el contenido de las intervenciones más allá de en términos generales, pero entre los cardenales se habla de ello”, dijo el sacerdote jesuita italiano. “Es absolutamente obvio. No hace falta que lo diga yo”, añadió Lombardi.

Benedicto XVI encargó a tres cardenales encabezados por el español Julián Herranz que investigaran el caso VatiLeaks, y decidió que el informe se mantenga en secreto y quede reservado para el próximo papa. La Repubblica aseguró el mes pasado que ha recibido información al respecto y afirma que su contenido fue tan explosivo que convenció al papa para abandonar su cargo.

Según La Repubblica, una de las revelaciones más sensacionales fue la presencia de una red clandestina homosexual en el Vaticano cuyos miembros eran susceptibles de chantaje. “Todo es verdad: podría enumerar los nombres de los cardenales y monseñores, obispos y funcionarios”, dijo la fuente, y aseguró que Nuzzi poseía documentos que aún no han sido publicados.

Varios cardenales han pedido tener acceso al informe sobre “Vatileaks” al considerar que podría ser un documento importante de cara al cónclave. Sin embargo, en declaraciones a la prensa en los últimos días, el cardenal Herranz restó importancia a las informaciones contenidas en el informe y consideró falsas las versiones publicadas al respecto.

Medios italianos siguen apuntando al próximo lunes 11 de marzo como la fecha más probable de inicio del cónclave. Según Federico Lombardi, la fecha se concretará tan pronto se encuentren en Roma los 115 cardenales menores de 80 años que participarán en la asamblea electiva que se celebrará a puerta cerrada en la Capilla Sixtina.

Tan sólo falta por llegar el vietnamita Phan Minh Man, cuyo arribo se prevé “a lo largo de la jornada de hoy”, afirmó Lombardi, quien sin embargo consideró poco probable que los cardenales establezcan la fecha de inicio del cónclave antes de que acabe el día. La fecha podría por ello anunciarse mañana, después de las sesiones de los cardenales celebradas en el Vaticano.

Según el portavoz vaticano, uno de los temas abordados por los purpurados en la sesión de hoy fueron las finanzas de la Santa Sede. Lombardi no quiso precisar sin embargo si se habló también del polémico banco vaticano Instituto para las Obras de la Religión (IOR), supuestamente implicado en operaciones de blanqueo de dinero.

Por el momento, pese a no haber sido convocado todavía oficialmente, los preparativos para el cónclave en la Capilla Sixtina continúan. La televisión vaticana mostró imágenes de las vidrieras de la capilla completamente oscurecidas, mientras en el interior un equipo de obreros trabajaba para acondicionar el pavimento.

———————————————————————————————————————————————–

Quinta reunión del cónclave sin acuerdos

Milenio.com TENDENCIAS • 7 MARZO 2013 – NOTIMEX

El principal pendiente que deben afrontar los purpurados es el establecimiento de la fecha de inicio del cónclave, asunto aún sin considerar.

Ciudad del Vaticano  • Más de 150 cardenales siguieron hoy sus reuniones a puerta cerrada en El Vaticano, como lo preve la llamada “sede vacante”, mientras crece la expectativa por conocer la fecha de inicio del cónclave.

Poco después de las 09:00 horas (08:00 GMT), decenas de purpurados cumplieron su desfile cotidiano ante un nutrido grupo de periodistas e ingresaron al territorio vaticano por el Portón del Santo Oficio, para dirigirse al complejo del Aula Pablo VI.

A las 9:30 horas en la Sala Nueva del Sínodo, comenzó la quinta Congregación general, como se conoce técnicamente a la reunión en la cual los purpurados se preparan para el inicio de las votaciones para la elección de un Papa.

En esos encuentros los cardenales toman la palabra y hablan durante unos cinco minutos aproximadamente. Expresan con libertad sus preocupaciones, sus opiniones y sus intereses.

En los días pasados se dirigieron al pleno unos 51 clérigos y sus discursos se refirieron a temas como “la Iglesia en el mundo y la exigencia de la Nueva Evangelización”, “la Santa Sede, los dicasterios (oficinas de la Curia Romana) y su relación con los episcopados” y “el perfil del futuro Papa”.

El principal pendiente que deben afrontar los purpurados es el establecimiento de la fecha de inicio del cónclave, asunto aún sin considerar, y que según previó el portavoz Vaticano Federico Lombardi, podría ser analizado este jueves.

————————————————————————————————————————————————–

Los cardenales piden más información antes de convocar el cónclave

Cunde en Roma el consenso de que “no hay prisa” para elegir al nuevo papa

El Vaticano prohíbe a los purpurados estadounidenses dar ruedas de prensa

Comienzan los preparativos en la Capilla Sixtina para el cónclave / REUTERS LIVE

Desde que llegaron a Roma para preparar el cónclave, los cardenales estadounidenses celebraban una rueda de prensa diaria en la sede del Pontificio Colegio Norteamericano. Se podía hacer cualquier pregunta al cardenal Daniel Di Nardo, arzobispo de Houston, o al siempre sonriente Patrick O’Malley, el cardenal capuchino de Boston que, además, aparece en todas las quinielas de papables. No desvelaban nada del otro mundo, pero era un hecho novedoso, refrescante, un detalle que junto a otros —el cardenal francés Philippe Barbarin llegando en bicicleta al Vaticano o el ugandés Emmanuel Wamala, de 86 años, marchándose en un autobús atestado de gente— ponía un contrapunto de naturalidad a la ancestral rigidez estética de la curia italiana. Hasta este miércoles.

A eso de la una de la tarde, como todos los días, el padre Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, compareció ante la prensa acreditada, que ya va por las 5.000 almas. En contra de lo esperado, Lombardi no anunció la fecha del cónclave. Dijo que el colegio cardenalicio “no tiene prisa” en elegir al sucesor de Benedicto XVI, pero sí la determinación de mantener una discusión “seria y en profundidad” sobre qué necesita la Iglesia y quién es el candidato más adecuado. Solo entonces, los 115 cardenales electores —aún faltan por llegar el polaco y el vietnamita— decidirán entrar en la Capilla Sixtina e intentar reunir los dos tercios de votos necesarios para que la fumata sea blanca. “El colegio cardenalicio”, explicó el padre Lombardi, “piensa que fijar ya la fecha del cónclave podría forzar de alguna manera la dinámica de la discusión”. En el mismo sentido se manifestó el alemán Walter Kasper: “Este cónclave es diferente al de 2005 [había un favorito claro, Joseph Ratzinger]. Los cardenales casi no nos conocemos. No hay prisa”.

Los cardenales llegan al Vaticano. / REUTERS/LIVE

El cardenal Kasper también ofreció unas pistas muy valiosas de por dónde va la discusión. Dijo que más allá del asunto Vatileaks —la filtración de documentos privados de Benedicto XVI que ponían al descubierto rencillas internas—, la Iglesia tiene que plantearse a fondo una renovación de la curia vaticana: “Es una reforma prioritaria, porque falta diálogo interno, los dicasterios [ministerios] no se hablan, no hay comunicación”. Las palabras de Kasper vienen a confirmar la idea de que los cardenales italianos querían ir ya al cónclave, mientras los extranjeros preferían tomárselo con más calma. Un tiempo que, además, quieren emplear en escucharse unos a otros —son muchos los que han pedido el turno de palabra— y, sobre todo, en conocer el contenido del informe confidencial elaborado por tres cardenales a petición de Joseph Ratzinger.

Pero la parte más sorprendente de la comparecencia de Lombardi fue la confirmación de que las ruedas de prensa de los estadounidenses quedaban suspendidas. Al siempre mesurado portavoz se le notó contrariado cuando dijo que las congregaciones generales —las reuniones preparatorias del cónclave— no son “ni un sínodo ni un congreso” sobre los que se intenta dar la mayor información posible, sino “un camino conjunto de maduración para llegar a la decisión de elegir al romano pontífice”. O sea, que los cardenales estadounidenses recibieron la amable invitación de guardar silencio. Si hay que comunicar algo, para eso está Lombardi.

Los estadounidenses aceptaron el veto con deportividad, pero sin llegar a entender del todo por qué en un momento crucial de la vida de la Iglesia es mejor encerrarse en el misterio que abrir las ventanas.

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: