La sequía hace estragos en Chile: los embalses llegan al 30% de la capacidad total


– La sequía hace estragos en Chile: los embalses llegan al 30% de la capacidad total

– Sequía y protección de glaciares: Los pendientes de Chile en el Día Mundial del Agua

– Día Mundial del Agua 2013 en Chile

– ¿En Chile, hay algo que conmemorar el 22 de marzo?

———————————————————————————————————————————————–

10/03/13

La sequía hace estragos en Chile: los embalses llegan al 30% de la capacidad total

La sequía hace estragos en Chile: los embalses llegan al 30% de la capacidad totalEmbalse de Convento Viejo(DGA) El Ministerio de Obras Públicas, a través de la Dirección General de Aguas, dio a conocer la situación hídrica del país, el cual atraviesa -desde hace tres temporadas- una compleja sequía.

De acuerdo con lo informado, durante el mes de febrero los embalses redujeron un 10% sus recursos, representando su volumen un 30,1% de la capacidad total de almacenamiento. Respecto a la misma fecha en 2012, la diferencia alcanza un -16,7% mientras que con el promedio histórico es de -56,3%.

Cabe destacar que pese a la baja general, los embalses dedicados a Agua Potable y Generación prácticamente mantuvieron sus volúmenes, mientras que los Mixtos y de Riego fueron los que concentraron gran parte del descenso.

Tal como se señaló, los embalses de Agua Potable aumentaron su disponibilidad en 0,8%, por lo que cuentan con 80% más que a la misma fecha en 2012. Respecto a su estadística presentan un déficit de un 3,5%.

Los dedicados a la Generación tuvieron un comportamiento similar, disminuyendo apenas 0,5% sus recursos con relación al mes anterior. Respecto a 2012, el déficit alcanza 12% y en comparación al histórico un 7,7%.

En tanto, los embalses Mixtos redujeron 13% su disponibilidad, ubicándose 22,4% bajo lo registrado a la misma fecha el año pasado y 67% respecto de su promedio. Sus recursos constituyen un 22% de su capacidad total.

Por su parte, como es normal a la fecha, los dedicados al Riego fueron los que más disminuyeron sus reservas. Así, respecto a enero bajaron 25% y el déficit frente a 2012 es de 26%. En cuanto a su media, están 79% por debajo de ésta.

La ministra de Obras Públicas, Loreto Silva, afirmó que “desde 2010 nuestro país, en la zona norte y centro, enfrenta una dura sequía, lo que ha mermado las reservas de los embalses. Pese a esto, hemos logrado estabilizar la situación de los dedicados a Agua Potable, los que cuentan con un 80% más que a la misma fecha en 2012”.

—————————————————————————————————————————————————

Sequía y protección de glaciares: Los pendientes de Chile en el Día Mundial del Agua

radio Universidad de Chile, Carolina Blanche Goldsack con información RFI

sequia

Este 22 de marzo la ONU celebrará del Día Mundial del Agua con énfasis en la cooperación. Según la organización aproximadamente 148 países poseen al menos una cuenca hídrica transfronteriza, es por esto que la ONU indicó que la colaboración entre las naciones es crucial para la seguridad, la lucha contra la pobreza, la justicia social y la igualdad de género. En Chile, la conmemoración de las organizaciones medioambientales estará enfocada en la depredación de los glaciares por parte de la minería.

Según cifras entregadas por la ONU, “800 millones de personas no tienen acceso al agua potable y cerca de 2500 millones no poseen servicios de saneamiento adecuado, mientras que 6 a 8 millones de personas mueren anualmente a causa de catástrofes y enfermedades ligadas al agua”.

Si a esto se suma que el  85 por ciento de la población mundial vive en la mitad más seca del planeta, el panorama frente al Día Mundial del Agua es poco alentador.

Asimismo,  la ONU se prevé que en los próximos 40 años, “la población mundial aumente en dos o tres mil millones de personas, lo que implicará un cambio en los hábitos alimentarios, situación que redundará en un aumento del 70 por ciento en la demanda de alimentos de aquí a 2050”.

Además, como resultado del cambio climático, está previsto que aumente la frecuencia, intensidad y duración de las sequías, las que se estima son el desastre más costoso del mundo.  Es por esto que hace unas semanas expertos de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la Organización de ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Convención de la Naciones Unidas contra la Desertificación (UNCCD) se reunieron en Ginebra para debatir la elaboración de legislaciones de gestión en casos de sequía.

Al respecto, José Luis Camacho, experto en agricultura y clima de la Organización Meteorológica Mundial se refirió a los objetivos de esta conferencia que reunió a 300 instancias de gobierno, especialistas y meteorólogos:  “lo que estamos promoviendo en esta conferencia es que exista una coordinación entre instituciones, que exista intercambio de información y que haya un equipo de trabajo que actúe coordinadamente. Por supuesto, una vez que ocurre, en el tema de reacción. Pero también evitar que una sequía importante haga decrecer la riqueza del país y lo haga entrar en el círculo de la pobreza”.

En Chile, durante esta semana se desarrolla la Semana del Agua, donde entre otros temas se discute sobre las atribuciones de la Dirección General de Aguas. Cabe recordar que el  Banco Mundial recomendó a Chile que la función del organismo sea realzada de tal modo que tenga facultades sobre otras instituciones del Estado que se ocupan de materias relacionadas con el agua.

Es por esto que se baraja elevar su estatus a subsecretaría o superintendencia bajo la tutela del Ministerio de Obras Públicas, o  bien que se transforme en una agencia pública independiente.

Para el Académico  de la División de Recursos Hídricos y medioambiente del Departamento de Ingeniería Civil de la Facultad de Ciencias y Físicas de la Universidad de Chile Marcelo Olivares, “no es sano que la administración del agua esté alojada en un Ministerio de Obras Públicas” ya que, según sostuvo, pueden haber conflictos entre los objetivos de la DGA y el resto del MOP por las funciones que ambos organismo cumplen.

En relación a la sequía y a la administración del agua, Olivares explicó que “independientemente de la disponibilidad física hay algunos usos que podrían considerarse prioritarios, y a lo mejor lo que podría hacer una política pública es elevar algunos usos sobre otros lo que podría aportar en equidad en el uso del agua. No necesariamente más disponibilidad pero equidad en la distribución de los distintos usos”.

Chile y los glaciares “que no existen”

En Chile, la celebración del Día Mundial del Agua encuentra al país con cinco años de sequía a sus espaldas, situación que  movilizó a organizaciones medioambientales, parlamentarios, alcaldes y unidades vecinales centrarse en las reservas estratégicas de agua dulce, específicamente en los glaciares.

Chile registra 16 mil kilómetros cuadrados de glaciares, que según la directora de Chile Sustentable Sara Larraín representan una “reserva estratégica que permiten la recarga de ríos en períodos de sequía”.

Pese a esto, la directora de Chile Sustentable  señaló que junto al cambio climático,  “la actividad humana más nociva para los glaciares es la minería, que ha destruido irreversiblemente los frágiles ecosistemas de montaña, incluidos los salares, vegas y bofedales de altura”.  Sara Larraín añadió además que esta actividad ha significado la pérdida de una superficie importante de glaciares y con ello la perdida de mas de 34 millones de metros cúbicos en reservas de agua”.

Sara Larraín sostuvo que los glaciares no existen ni en la Constitución ni en el Código de Aguas, por lo tanto, no están protegidos. Esto, según agregó, facilita la depredación de la que son objeto estas reservas de agua por parte de la minería: “Codelco Andina está sometiendo a estudios de impacto ambiental su expansión de operaciones que implica la destrucción de 26 glaciares, en las cuencas entre el Río Aconcagua y el río Maipo, lo que obviamente implica un tremendo impacto sobre las reservas de la capital”.

Es por esta situación que con motivo de las celebraciones del Día Mundial del Agua, tanto el Senador Antonio Horvath (RN) junto al Programa Chile Sustentable, como los Alcaldes de Los Andes, Mauricio Navarro (DC) y de Lo Barnechea, Felipe Guevara (RN) y las organizaciones Defendamos Farellones (de Lo Barnechea) y la Unidad Vecinal Huechún (de  Chacabuco),denunciarán en una conferencia de prensa los graves impactos de la minería sobre los glaciares, explicando cómo esta actividad afecta directamente el acceso al agua de los ciudadanos.

———————————————————————————————————————————————–

Día Mundial del Agua 2013 en Chile

Recuperar el agua y la gobernabilidad democrática sobre este bien común.

El 22 de marzo se conmemora en todo el mundo el Día Mundial del Agua. Este año, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el “Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua”, luego del triunfo ciudadano que significó en 2010 alcanzar el Derecho Humano al Agua y el Saneamiento.

Un tema que en el último tiempo en Chile, no deja a nadie indiferente.

Y es que las demandas sociales por el agua han irrumpido fuertemente en las agendas publicas, y debemos aspirar legítimamente a que se trasformen en prioridades políticas de nuestra sociedad, especialmente en una año electoral como este.

Los conflictos socio ambientales producidos por las dificultades de acceso al agua para consumo humano principalmente, van en un sostenido aumento en nuestro país, desnudando una realidad que por años distintas organizaciones ciudadanas hemos venido denunciando; como el modelo de asignación y gestión de las aguas -consagrado en Constitución de 1980 y el código de aguas del 81-, centrado en criterios de oferta y demanda, pone a este bien natural bajo una fuerte presión de mercado, negando el acceso al agua a miles de personas, y haciendo insostenible la vida humana en muchos territorios a lo largo de nuestro país, especialmente en las zonas donde el agua es más escasa.

Por solo mencionar algunos territorios donde las situaciones son muy críticas y se encuentran bien documentadas, podemos señalar: Caimanes, Petorca, Valle del Huasco, y en el último tiempo los proyectos mineros que destruirán glaciares en la cordillera central -reservas de agua de un valor incalculable-. No podemos dejar fuera tampoco los episodios de desabastecimiento que afectaron a cuatro millones de habitantes en la Región Metropolitana durante este verano, lo que permite vislumbrar una radiografía hídrica, que evidencia la fragilidad del sistema y la falta de gobernabilidad sobre un recurso estratégico, como lo es el agua.

Para intentar revertir esta situación, en el Congreso Nacional, entre los años 1992 y 2012, se han presentado nueve proyectos de reformas constitucionales en materia de aguas; ocho de ellas son mociones parlamentarias y un mensaje presidencial. Estas iniciativas de reforma, con excepción de una (en 1992, de los diputados Acuña y Gajardo, la que fue archivada) siguen vigentes: tres de ellas están actualmente en tramitación en el Senado y cinco en la Cámara de Diputados.

Básicamente, todas estas mociones apuntan a derogar el Artículo 19, numeral 24 de la Constitución de 1980, con el objeto de reformar el régimen jurídico de propiedad de las aguas y recuperar el dominio público sobre ellas.

Recordemos que el Código de Aguas de 1981 ya fue reformado el año 2005, en virtud de un proyecto de ley presentado durante gobierno de Aylwin (en 1992). Dicha reforma tardó 13 años en concretarse y básicamente solo logró tres cambios de fondo: instauró el requerimiento de fundamentar las solicitudes de derechos de aprovechamiento de aguas; estableció la obligación de determinar y mantener caudales hidrológicos mínimos en las cuencas para prevenir el desecamiento de los ríos; y estableció el pago de multas para aquellos poseedores de derechos de aprovechamiento de agua que los acaparan sin utilizarlos, una figura denominada pago por no uso -y que fue el único término aceptado por sectores de la oposición de la época, asesorados por Libertad & Desarrollo.

De prosperar alguna de las iniciativas que actualmente se encuentran en el Parlamento, se podría declarar el agua un bien nacional de uso público real, y no de manera tramposa como se indica actualmente en el papel, y que no tiene posibilidades de ser ejercido en la práctica.

Esta situación permitiría hacer viable la modernización de las políticas públicas en materia de agua y la gestión del territorio: estableciendo la prioridad del aprovechamiento para uso humano; establecer funciones y prioridades de uso de las aguas que el Estado debe garantizar; establecer caudales ecológicos (reales) y reservas de aguas con bases científicas; establecer la caducidad de los derechos de aprovechamiento; establecer la prohibición de conceder derechos dentro de áreas protegidas; establecer la obligación de las empresas mineras de declarar las aguas alumbradas y solicitar su aprovechamiento; establecer prioridades de acceso para las asociaciones de agua potable rural (APR) y eximir de pago de patentes a pequeños productores y comunidades agrícolas, así como a comunidades indígenas.

Sin duda que la falta de voluntad política, tanto de gobierno y oposición -con excepciones por supuesto-, ha mantenido esta situación en un statu quo que, sumado a la aprobación de proyectos hidroeléctricos en el centro sur del país, las expansiones mineras en el Norte, la usurpación de aguas en zonas, entre otros, constituyen la gota que rebalsa el vaso, permitiendo que la conflictividad social producida por la falta de agua en los territorios, se traduzca en el enfrentamientos de sectores productivos, y el despertar social y la legítima defensa de las comunidades que se sienten atropelladas en sus derechos fundamentales.

Como respuesta a la falta de acción política y cambios reales en materia de agua, las comunidades organizadas ya han anunciado un proceso mayor de organización dirigido a concretar la primera marcha nacional por el agua. Esta iniciativa esta convocada para el próximo 22 de abril (Día de la Tierra), donde dos columnas, desde el norte y el sur del país, arribarán a la capital para exigir a las autoridades y a la clase política cambios estructurales a las leyes de agua en Chile.

Como un aporte concreto en la búsqueda soluciones en esta materia, junto a un sector amplio de la sociedad civil, hemos intencionado desde hace dos años una agenda de trabajo técnico y político, convocando a un sector amplio de parlamentarios para tratar estos temas.

Como resultado de este proceso, en abril de 2012, se constituyó en el Congreso la Bancada Transversal del Agua, lo que en un primer momento buscaba informar “por un canal oficial” al parlamento sobre la gravedad de la situación hídrica del país, establecer un proceso de audiencias y denuncias públicas y fortalecer el seguimiento legislativo desde las organizaciones sociales en conjunto con algunos parlamentarios, a las reformas de agua existentes en el Congreso.

Como resultado de este proceso, el día 14 de agosto de 2012, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó por 70 votos a favor, 9 en contra y 8 abstenciones, la creación de la Comisión de Recursos Hídricos, Desertificación y Sequía, como nueva comisión permanente de esta Cámara.

Este logro ciudadano y político, no ha estado exento de sacrificios por parte de las organizaciones sociales y gremiales que desde distintos puntos del país -con recursos propios y ad honorem– deben hacer grandes esfuerzos para trasladarse al Congreso.

En la práctica, reunir en una sola comisión los temas de agua, que comúnmente eran vistos en distintas comisiones -Obras Públicas; Constitución; Recurso Naturales; y Agricultura- contribuía a fragmentar y entorpece el análisis general sobre el tema. Además, esta nueva comisión contará con presupuesto propio para su trabajo técnico legislativo, pudiendo sesionar en regiones, abriendo procesos de investigación; citando a los afectados, especialistas y gremios entre otros.

Se hace necesario que la ciudadanía permanezca alerta y exija a esta comisión avances concretos y la materialización legítima de recuperar el agua, el acceso equitativo y la gobernabilidad democrática sobre este bien común que es propiedad de todas y todos.

Este esfuerzo, así como la Marcha Nacional por el Agua que se realizará el próximo 22 de abril, se alimenta de la convicción y comprensión colectiva, de saber que no se está luchando tan solo por un recurso natural que sustenta a uno u otro sector, si no por agua, base de la vida, el futuro y la subsistencia de las nuevas generaciones.

Por Cristian Villarroel Novoa

Coordinador Medio Ambiente, Agua y Ciudadanía

————————————————————————————————————————————————-

Rodrigo Mundaca
especial para G80

¿En Chile, hay algo que conmemorar el 22 de marzo?

En 1992, la Conferencia de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, conocida como la cumbre de Río de Janeiro, instauró el 22 de Marzo de cada año, como el Día Mundial del Agua, para destacar el papel fundamental que este recurso tiene para el desarrollo humano y la conservación de la vida y los ecosistemas. 

Diversas estimaciones sostienen que 1.000 millones de personas alrededor del mundo no tienen acceso al agua potable, 1,5  millones de niños mueren cada año a causa de enfermedades provocadas por aguas no potables y contaminadas.

El 70% de la superficie del planeta esta cubierta por agua, y de esta, el 97% es agua salada, sólo un 3% es agua dulce, estando el 2% confinada en glaciares y polos, y sólo un 1% se encuentra disponible para consumo humano y actividades productivas.

Los recursos naturales son aquellos elementos proporcionados por la Naturaleza, sin intervención del hombre, y son aprovechados por el hombre para satisfacer sus necesidades. El agua es un recurso natural, que utilizado de forma racional y eficiente puede ser considerado un recurso renovable, es decir, un recurso que se puede restaurar por procesos naturales a una velocidad superior a la del consumo por los seres humanos.

La tierra y las diversas formas de vida que en ella existen, humanos incluidos, enfrenta una grave y en algunos casos, irreversible crisis de agua.

El agua en las condiciones actuales, NO es un recurso renovable, la demanda mundial de agua excede la disponibilidad real del recurso, situación que empeora con el paso de los días, y se agudiza con el paso de los años.

En Chile, la problemática por el agua se expresa a partir del régimen de propiedad que existe sobre este recurso natural, y me refiero al carácter privado de las mismas, a la priorización que tiene el uso de agua con fines “productivos”, en detrimento de la satisfacción de agua de bebida, para servicios higiénicos básicos o para la producción de alimentos para la población.

Los conflictos estructurales por el agua se expresan a lo largo y ancho de todo Chile, actividades mineras, agroexportadoras o de generación de hidroelectricidad,  son definitivamente más importantes que el “decoro” de las personas.

La dispersión institucional, su falta de competencias y facultades, su compromiso con el modelo privatizador de los recursos naturales, en muchos casos, “la vista gorda” ante la flagrancia con que los poderosos usurpan agua, han agudizado y radicalizado la lucha por el agua.

Desde la región de Arica Parinacota, hasta la región de Aysén, los conflictos por el agua han sido visibilizados, los intentos por continuar encubriendo los conflictos por el agua han sido derrotados, en el Congreso se han desarrollado sesiones especiales para debatir acerca del estado de los recursos hídricos, creado comisiones de sequía, comisiones investigadoras para el delito de usurpación de aguas y sobre las irregularidades en la aprobación ambiental de proyectos que lucran a partir del uso irracional de las aguas.

Lo he sostenido en artículos anteriores, la lucha por el agua es la lucha por la vida, sin embargo, y a pesar de todos los esfuerzos colectivos e individuales en pos de recuperar el agua para todos y todas, en Chile el agua es objeto de lucro, y como tal, se encuentra al servicio de la generación de “utilidades”.

En Chile el código de aguas que rige el “negocio”, data desde 1981, 32 años de especulación, lucro y usurpación, con un bien que debería ser de uso y dominio público.

Nada justifica mantener el orden de cosas actual en materia de aguas, más aún cuando la falta de agua compromete la vida de los más sencillos, nada justifica la inacción de millones que observan como una minoría por encima de Dios y la Ley, se roba el agua para continuar lucrando, nada justifica las explicaciones de siempre, “no tenemos los votos”, “nada más podemos hacer”, “hay que cautelar las inversiones”, “como es posible”, en fin, como dice el argot popular, las explicaciones agravan la falta, con rigor, la situación de las aguas en Chile es una vergüenza, una vergüenza ver como hombres y mujeres a lo largo de todo el territorio, son reducidos a conductas francamente inhumanas, como por ejemplo, defecar en bolsas de plástico, tomar agua de camiones aljibes o simplemente vivir de agua “prestada”.

22 de Marzo, Día mundial del agua, en Chile nada tenemos que conmemorar, salvo continuar constatando que la privación de agua por obra y gracia del modelo de mercado, y de sus Apóstoles, a estas alturas, Sicarios, atenta contra los derechos humanos, y por ende, los que se roban el agua cometen delitos de lesa humanidad, llegará el momento en que todos y todas, y al mismo tiempo diremos ¡NÚNCA MÁS!

Rodrigo Mundaca
Ingeniero Agrónomo
Secretario General MODATIMA

———————————————————————————————————————————————-

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: