Colombia: ley de matrimonio homosexual


  • El Senado de Colombia hunde el proyecto sobre el matrimonio homosexual
  • Se hunde en el Congreso proyecto que buscaba el matrimonio igualitario en Colombia
  • El Congreso no legisla sobre uniones homosexuales
  • Senado de Colombia rechaza proyecto para permitir matrimonio homosexual
  • Colombia: legisladores aún no deciden sobre matrimonio gay
  • La lucha de una madre por adoptar a su propia hija
  • Colombia ya discute su ley de matrimonio homosexual
  • Matrimonio gay: en medio de expectativa continúa el debate

—————————————————————————————–

El Senado de Colombia hunde el proyecto sobre el matrimonio homosexual

La Corte Constitucional, sin embargo, permite que las uniones se legalicen ante los notarios

Partidarios del matrimonio gay, frente al Congreso. / MAURICIO DUEÑAS CASTAÑEDA (EFE)

Tras aplazar dos veces la votación y en medio de fuertes debates donde los parlamentarios de todos los partidos se enzarzaron en extensos discursos a favor y en contra, con argumentos que iban desde lo religioso, lo jurídico, lo ético y hasta lo discriminatorio, finalmente se hundió en el Congreso de Colombia el proyecto de ley que buscaba legalizar el matrimonio entre parejas del mismo sexo. La iniciativa se encontraba en el segundo debate (necesitaba cuatro para convertirse en ley) y fue archivada tras recibir 51 votos en contra y 17 a favor.

La tensión y la polémica sobre este tema fue tal que el martes el debate se alargó durante seis horas, lo que hizo que la presidencia del Senado convocara a sesiones este miércoles solo para la votación. Afuera del Congreso, miles de defensores y detractores permanecieron en la emblemática Plaza de Bolívar a la espera de la decisión del Congreso. Los opositores siempre fueron más y se hicieron escuchar con la consigna: “No callaré, no callaré, el matrimonio es entre un hombre y una mujer”.

En el debate se escucharon frases radicalizadas de movimientos religiosos y sorprendieron nuevamente las declaraciones discriminatorias del parlamentario conservador Roberto Gerlein, quien durante el primer debate había dicho que el sexo homosexual es “asqueroso” y “excremental” y está vez, que es “escatológico, es un sexo inane, incapaz de generar vida, un sexo que se practica casi que con fines recreativos”.

Al hundirse la iniciativa, el Congreso estaría incumpliendo con el plazo de dos años que marcó la Corte Constitucional para aprobar una ley que reglamentara estas uniones, el cual termina el 20 de junio. Por eso, y también por orden de la Corte, a partir de esa fecha las parejas homosexuales podrán acudir ante un notario para legalizar sus uniones y constituir una familia en una figura similar al matrimonio civil.

“Vamos a ir el 20 de junio a las notarías y los juzgados como lo ordena la Corte. Creo que la Corte sabía que no iba a pasar nada (en el Congreso). Si los notarios interpretan que ahí no dice matrimonio, nosotros vamos a poner tutelas y será la Corte Constitucional, una vez más, quien diga si se habla de matrimonio o no”, afirmó a EL PAÍS Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa, una de las ONG más visibles que trabaja a favor de los derechos de la comunidad LGBTI.

El parlamentario autor del proyecto, Armando Benedetti del partido de La U (el mismo del presidente Juan Manuel Santos), había advertido hace una semana, cuando se aplazó por primera vez, que de hundirse esta iniciativa, se probaría que el Congreso “no sirve para nada”. Incluso se conoció que los partidos Conservador y La U habían acordado votar negativamente. Este miércoles, Benedetti calificó las tesis de los opositores como “cavernarias”. Hasta el Gobierno optó por marginarse del debate, al punto que ningún funcionario se pronunció ni a favor ni en contra.

El que lo hizo en numerosas ocasiones fue el procurador general, Alejandro Ordóñez quien considera que la unión entre parejas del mismo sexo bajo la figura del matrimonio es inconstitucional, ya que “la ley solo contempla la unión entre un hombre y una mujer”, algo que comparten parlamentarios y organizaciones cristianas.

La Iglesia Católica también se opuso desde el comienzo a la iniciativa. El cardenal Rubén Salazar, presidente de la Conferencia Episcopal, ya le había dicho al Congreso que no le diera la misma importancia a las uniones homosexuales que a las heterosexuales.

Ante esta batalla política perdida, muy anunciada, la gran pregunta es cómo deberán proceder los notarios. La Corte Constitucional ha reconocido que las parejas del mismo sexo en Colombia constituyen una familia y desde 2007 también les reconoce el derecho a la seguridad social, a la pensión y a la herencia. Pero no pueden casarse ni adoptar.

La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, confirmó el martes que expedirá una circular para ubicar a los notarios “en la posición jurídica que corresponde”. Por su parte, la organización que agremia a estos funcionarios en Colombia ha dicho que tiene un proyecto para llamar “vínculo marital” a la unión de parejas homosexuales. Algo que rechaza la comunidad LGBTI. “Lo que dice la Corte lo interpretamos como matrimonio no como una unión civil, por eso no creemos lo que está diciendo la ministra de Justicia, ni lo que dicen los notarios, porque ellos no pueden crear una figura. El que podía hacerlo es el Congreso y acaba de perder esa oportunidad”, agregó Sánchez de Colombia Diversa, quien reconoció que sabían que esta va a ser una batalla larga por la igualdad.

———————————————————————————————————————————————-

Se hunde en el Congreso proyecto que buscaba el matrimonio igualitario en Colombia

La votación en el Congreso de la polémica ley de matrimonio igualitario en Colombia se cerró con 51 votos en contra de la aprobación y 17 votos a favor.

Por: Elpais.com.coMiércoles, Abril 24, 2013 –
Gráfico

En el mundo existen sólo 10 países donde el matrimonio Gay es aprobado. España, Estados Unidos, Canadá, Argentina son algunos de ellos. Vea gráfico.

Con el matrimonio civil, las parejas homosexuales buscaban el amparo inmediato de sus derechos, tal como ocurre con las parejas heterosexuales.

Elpais.com.co | Colprensa

El proyecto de ley que buscaba el matrimonio igualitario en Colombia se hundió en la tarde de este miércoles en la plenaria del Senado, en su tercer debate.

La votación se cerró con 51 votos en contra de la aprobación de la polémica ley, mientras que a favor solo se registraron 17 votos.

Al cierre de la votación, algunos senadores que llegaron tarde, cerca de las cuatro cuando había sido citada a las dos de la tarde, como el conservador Jorge Hernando Pedraza, protestaron porque no pudieron sufragar.

El senador ponente del proyecto Armando Benedetti aseguró que este hecho demostró que el Senado es “cavernícola”. “Este es un Congreso que ha demostrado que no existe, que no se representa ni así mismo, que es retardatario, que es del tercer mundo, porque mientras el del primer mundo como Francia estaban legislando sobre el tema, aquí nos queríamos parecer al del Congo y al de Uganda”.

Consideró que la verdadera pelea que tendrá este tema del matrimonio igualitario es en la Corte Constitucional, que deberá definir en que forma podrá darse estas unidades de parejas del mismo sexo.

De opinión diferente fue el senador conservador Roberto Gerleín, quien había criticado duramente el proyecto, y consideró su hundimiento como algo que era esperado.

“Las cosas permanecen como vienen, no hay esa alteración total del régimen civil, del régimen de derechos en este país, era una votación esperada, en Colombia el 80 por ciento de la población es heterosexual, el Congreso refleja esa situación, como una expresión democrática”, sostuvo.

Entre tanto el senador y presidente del Partido Conservador, Efraín Cepeda, sostuvo que “la posición del partido fue rodear de garantías a las parejas del mismo sexo pero no aceptar el término matrimonio y el tema de la adopción”.

El senador cristiano del movimiento Mira, Carlos Baena, declaró que “lo que hundió el proyecto fue el nombre que le quería dar a la unión, matrimonio, todo el tiempo se insistió en eso y polarizó la discusión”.

La votación fue aplazada en la noche del martes por segunda vez, debido a que el debate que suscitó la iniciativa se extendió y hacia las 8:00 p.m. aún faltaban cerca de 20 intervenciones de los legisladores.

En la anterior votación del proyecto se obtuvieron 38 votos a favor, lo que representa un 64% de perdida de apoyo a la iniciativa, según líder de la comunidad LGBTI en Cali.

Esta propuesta que buscaba reglamentar el matrimonio igualitario, llegó a la plenaria del Senado precedida de una posición ambigua de parte del Gobierno Nacional frente a si respaldaba o no la iniciativa.

Incluso el ministro del Interior, Fernando Carrillo, había manifestado que el debate de esa ley se debía hacer de cara al país, pero advirtió que se debían oír primero a los juristas para así tener claras las implicaciones del proyecto.

“Este proyecto no debe dividir al país, eso es fundamental, lo importante es que en el Congreso queden claras las posiciones y se proceda a tomar la determinación”, sostuvo Carrillo, quien advirtió que este proyecto podía ser incluso una reforma constitucional y una reforma al Código Civil.

El golpe más letal a la iniciativa fue fue dado la semana anterior por las dos bancadas mayoritarias al interior de la corporación, los partidos de la U y Conservador, los cuales se unieron para votar de manera negativa el controvertido proyecto.

De acuerdo con el presidente del conservatismo, senador Efraín Cepeda, había identidad en ambos partidos para pedir que se archivara este proyecto y se tramitara uno nuevo en donde quedara especificado el alcance de sus derechos judiciales.

Por su parte, la Iglesia Católica había manifestado su malestar por la iniciativa por medio de una carta que le dirigió a cada uno de los senadores, en la cual planteó la supuesta inconveniencia de esa ley, porque pretendía igualar a la familia el matrimonio entre dos personas del mismo sexo.

Esta posición fue compartida por senadores de partidos de filiación cristiana y del Partido Conservador, quienes reiteraron que se opondrían al proyecto de ley de matrimonio igualitario.

Entre los principales opositores se encontraban los legisladores Claudia Wilches, Édgar Espíndola y José Darío Salazar quienes participaron en el debate argumentando la inconveniencia de su aprobación.

El proyecto fue presentado ante el Congreso porque el 26 de julio del 2011 la Corte Constitucional, la máxima instancia para dirimir asuntos de la carta magna, dejó en manos del Parlamento la decisión de legislar sobre los matrimonios de parejas del mismo sexo.

Hoy en día las parejas homosexuales en Colombia pueden registrar ante un notario las llamadas “uniones de hecho” o “uniones civiles” pero sin que ello constituya un matrimonio y disfruten todos los derechos, incluyendo la adopción.

Desde 2007 las parejas del mismo sexo, por decisión de la misma Corte Constitucional, pueden heredar y afiliarse al sistema de salud y de pensiones.

Aunque no hay cifras oficiales, grupos no gubernamentales como Colombia Diversa, que defiende los derechos de la comunidad de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros, calcula que al menos entre 8% y 10% de la población del país de unos 46 millones de personas es gay y al menos 300.000 colombianos forman parejas del mismo sexo.

————————————————————————————————————————————————

El Congreso no legisla sobre uniones homosexuales

 El Universal – Cartagena
Publicado el 25 de abril de 2013

Sin discutir si es bueno o malo el proyecto de ley para regular la unión civil entre parejas del mismo sexo, cuya trascendencia amerita una discusión seria y profunda, despojada de extremismos religiosos y de fundamentalismos disfrazados de modernidad vanguardista, sí es necesario lamentar que su trámite no haya sido ni serio ni profundo.

El primer reproche que hay que hacerle al Congreso es no haber tomado la iniciativa de estudiar el tema, teniendo en cuenta que en Colombia hay muchas uniones de hecho entre personas del mismo sexo y que en varios países de Europa y América se ha empezado a promover esta reglamentación, y en algunos ha sido aprobada.

Se necesitó una sentencia de la Corte Constitucional exhortando al Congreso para que antes del 20 de junio legislara, “de manera sistemática y organizada, sobre los derechos de las parejas del mismo sexo”, para que a regañadientes decidieran discutir el tema.

En esa sentencia, la Corte defendió y fortaleció la función del legislador para reglamentar lo relativo a la familia y al matrimonio, y reconoció las facultades de “diseñar una institución jurídica o proponer una determinada política social”.

También fue muy clara al decidir que le corresponde al Congreso “determinar la manera como se pueda formalizar y solemnizar un vínculo jurídico entre integrantes de las parejas del mismo sexo que libremente quieran recurrir a él”, y sobre todo al afirmar que “le está reservada la libertad para asignarle la denominación que estime apropiada para ese vínculo, así como para definir su alcance”.

Sin embargo, y seguramente por el poco deseo que tenía de discutir el tema, el Senado se trenzó en discusiones sobre si debía llamársele matrimonio, en lugar de establecer normas en las que incluso podía fijar límites a los derechos de quienes acudan a esta unión y condicionar la manera de formalizarla.

Dos veces se aplazó la votación del proyecto de ley, la primera vez porque la sesión no fue transmitida por televisión, y el martes porque a las 10:30 de la noche en el recinto solo había 11 senadores, y la sesión se tuvo que levantar, pues “no había el tiempo suficiente para escuchar a todos los parlamentarios”, según el vicepresidente del Senado, Guillermo García, aunque la emisora La W dijo que fue porque casi todos los congresistas abandonaron el recinto para asistir a un coctel en homenaje al senador liberal Juan Fernando Cristo, quien aclaró que no era un homenaje sino una comida.

Finalmente, la iniciativa se hundió en la votación de ayer, porque para que siguiera en discusión era necesario que tuviera 52 votos afirmativos, y solo recibió 17.

Esto significa, según reputados constitucionalistas, que el Congreso renunció a su facultad de legislar sobre el tema y se la entregó a la Corte, y ahora los notarios y los jueces civiles tendrán que garantizar el derecho de las parejas homosexuales a una unión, a la que se ha propuesto llamar “vínculo marital”.

————————————————————————————————————————————————

Senado de Colombia rechaza proyecto para permitir matrimonio homosexual

Por 51 votos contra 17, el proyecto de ley que buscaba la autorización para contraer nupcias entre personas del mismo sexo, hundiéndose en el segundo debate reglamentario.

por DPA – 24/04/2013 – Latercera
Decenas de personas se reúnen para protestar en contra del matrimonio entre homosexuales en Bogotá. / EFEDecenas de personas se reúnen para protestar en contra del matrimonio entre homosexuales en Bogotá. / EFE

El Senado de Colombia rechazó hoy, por 51 votos contra 17, un proyecto de ley que buscaba permitir el matrimonio gay, que en las últimas semanas originó una enorme controversia entre sectores que defendían y criticaban la iniciativa.

El proyecto se hundió en el segundo debate reglamentario, por lo que quedará ahora en manos de jueces y notarios de la fe pública, por decisión de la Corte Constitucional, la facultad para unir a personas del mismo sexo en ceremonias que no se llamarían matrimonio sino vínculo marital. 

El senador oficialista Armando Benedetti, ponente del proyecto, criticó a sus colegas por rechazar la iniciativa y dijo que lo ideal hubiese sido que el matrimonio gay fuese aprobado por el Congreso y no ejecutado de hecho por jueces y notarios.

“El Congreso es tan tonto, y a veces tan estúpido, que termina quitándose los derechos de legislar para que la Corte vuelva a legislar, porque la Corte sí conoce los postulados constitucionales. El Congreso parece que solo conoce de postulados de la Iglesia católica romana”, dijo Benedetti, del gobernante Partido Social de Unidad Nacional, que votó en contra del proyecto.

“Esto (el Capitolio Nacional, la sede del Congreso) parece una fachada de catedral pero que en últimas es como una pesebrera por dentro”, añadió el legislador.

El tema empezó a ser discutido en 2010, cuando un grupo de abogados presentó una demanda para que se reformara el Código Civil, que solamente reconoce como matrimonio las uniones entre un hombre y una mujer. 

La Corte Constitucional se abstuvo de pronunciarse sobre el tema, alegando que la presentación de la demanda tenía errores de forma, y en 2011 dejó el asunto en manos del Congreso al fallar sobre una segunda demanda.

Según la Corte, el Congreso debía definir antes del 20 de junio de 2013 una reforma que indicara que el matrimonio no es exclusivamente entre un hombre y una mujer. La decisión tomada hoy por el Senado hunde definitivamente el proyecto, por lo que ya es imposible cumplir ese plazo.

Los magistrados dijeron en ese entonces que no se debe discriminar a las parejas homosexuales, pero hicieron énfasis en que era el Congreso el encargado de modificar la definición de familia contenida en la Constitución desde 1887, ratificada en 1991, que ubica su origen en la unión de un hombre y una mujer.

El alto tribunal señaló en ese momento que si el Congreso no legisla en la materia, “las parejas homosexuales pueden ir ante un notario y con la misma solemnidad del matrimonio heterosexual establecer un vínculo, con consecuencias similares al de una pareja heterosexual”.

El Ministerio de Justicia, bajo cuya órbita están las Notarías de la Fe Pública, y el Consejo Superior de la Judicatura ya conformaron una comisión encargada de preparar un modelo de acta que servirá de base a la unión de parejas del mismo sexo.

“No se van a celebrar matrimonios. Será un vínculo contractual solemne”, expresó el director de la Superintendencia de Notariado y Registro, Jorge Vélez.

La Corte Constitucional ha tomado medidas en los últimos tiempos para proteger a las parejas homosexuales, entre ellas el reconocimiento de derechos de sucesión de herencias.

Asimismo, el alto tribunal sentenció que un homosexual puede afiliar a su pareja al sistema de seguridad social, de la misma forma en que lo hace una persona heterosexual. 

————————————————————————————————————————————————

Colombia: legisladores aún no deciden sobre matrimonio gay

 Miércoles, 24 de abril de 2013 – BBC
Activista de derechos gays en Colombia

El Senado colombiano pospuso hasta el miércoles una votación sobre un proyecto de ley que podría permitir el matrimonio entre personas del mismo sexo en Colombia.

Los senadores, sin embargo, sí lograron concluir el segundo de los cuatro debates a los que debe ser sometida la propuesta antes de poder ser aprobada.

Una votación negativa, sin embargo, obligaría a posponer la discusión sobre el denominado “matrimonio igualitario” hasta el próximo periodo legislativo.

————————————————————————————————————————————————

La lucha de una madre por adoptar a su propia hija

Arturo Wallace

BBC Mundo, Bogotá

 Miércoles, 17 de abril de 2013
Ana Leiderman con Verónica Botero y la hija de ambas. Foto: Cortesía Ana Leiderman.Las dos mujeres llevan más de cuatro años luchando por el derecho a adoptar a su propia hija. (Foto: Bea Cantor / cortesía de Ana Leiderman)

Ana Leiderman recuerda perfectamente el día del nacimiento de su hija, que ya tiene cinco años.

“Nació el día de la primera Marcha por la Paz (el cuatro de febrero de 2008, cuando millones de colombianos salieron a las calles para exigir el fin del conflicto armado)”, le dice a BBC Mundo.

“Y después de esperar tanto tiempo, después de haber ensayado tantas veces, fue una felicidad muy grande”, recuerda.

Efectivamente, para poder quedar embarazada esta colombiana de 44 años tuvo que acudir a una clínica de fertilidad en Alemania.

Y tanto ella como su pareja habían visto como sus tres primeros intentos por quedar encinta, vía inseminación artificial, habían fracasado.

Aunque se conocían de toda la vida la relación había empezado tres años antes, y al momento del nacimiento de la niña su matrimonio -también celebrado en Alemania- ya tenía más de dos años.

Pero el estado colombiano aún no reconoce la paternidad de la pareja de Leiderman.

La razón: se trata de otra mujer, Verónica Botero.

Y la batalla de estas dos colombianas por conseguir que el Estado le permita a Botero adoptar a la hija que las dos están criando juntas se ha convertido en un caso emblemático en la lucha por la igualdad de derechos para las parejas del mismo sexo en este país suramericano, donde actualmente también se está debatiendo el tema del “matrimonio igualitario”.

Derechos

“Nosotros fuimos al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) y pedimos lo que se llama adopción por consentimiento”, explica Leiderman.

La familia Leiderman BoteroLa pareja ya tiene dos hijos. (Foto: Bea Cantor / Cortesía Ana Leiderman)

“Aquí existe la figura y dice muy claro que el padre o la madre no biológica puede adoptar los hijos de su pareja. No dice ‘el padre o la madre del género opuesto'”.

“Pero Bienestar Familiar nos contestó con una carta sin fecha, sin radicado, sin recurso de reposición, diciendo: ‘Ya la Corte (Constitucional) le dio muchas cosas a las parejas homosexuales. Ya pueden tener pensiones y salud, pero todavía la adopción no es una opción para ustedes'”, cuenta.

Efectivamente, en febrero de 2007, la Corte Constitucional colombiana determinó que las parejas del mismo sexo debían de gozar de los mismos derechos que las parejas heterosexuales en materia de herencia y propiedad, lo que convirtió a Colombia en el primer país de América Latina en reconocer legalmente derechos para parejas del mismo sexo.

Más tarde, ese mismo año, el tribunal también extendió esos derechos al tema de pensiones y los beneficios de la seguridad social.

“Aquí existe la figura (de adopción por consentimiento) y dice muy claro que el padre o la madre no biológica puede adoptar los hijos de su pareja. No dice ‘el padre o la madre del género opuesto'”

Ana Leiderman

Y, en enero de 2009, estableció que las parejas de mismo sexo podían ser reconocidas como “uniones de facto” y ordenó la reforma de 42 disposiciones legales para garantizar la igualdad en materia de derechos civiles, políticos, económicos y sociales.

“El año pasado la Corte Constitucional también emitió un fallo diciendo que ya somos familia, que hay muchas formas de familia”, agrega Leiderman.

“Y además le devolvieron los niños a Chandler Burr, diciendo que la homosexualidad no era impedimento (para la adopción)”, recuerda, haciendo referencia al caso de un periodista estadounidense al que se le retiró la custodia de dos menores dados en adopción luego de conocerse su orientación sexual.

“Entonces uno pensaría que Bienestar Familiar ya debería haber rectificado. Pero en Colombia las leyes son de papel y no se aplican muchas veces”, se queja Leiderman.

Protección legal

En total, la lucha por la adopción de la pequeña -que ya tiene un hermano, de tres años de edad- ya lleva más de cuatro años.

¿Y el matrimonio gay?

Marcha a favor del matrimonio gay en Colombia

El 20 de julio se cumple el plazo de dos años dado por la Corte Constitucional para superar el estado de “omisión legislativa” que actualmente afecta a las parejas del mismo sexo en Colombia.

En su momento, el tribunal les advirtió a los legisladores que, de no hacerlo, las parejas homosexuales podrán proceder a formalizar su unión ante un notario.

Y, para cumplir con el término dictado por la Corte, el segundo debate sobre el proyecto de ley del “matrimonio igualitario” está previsto para este miércoles en el Senado.

Por el momento, el Ejecutivo mantiene una posición “neutral” en la discusión, que ha dividido a los legisladores colombianos.

Pero la propuesta de ofrecer a las parejas del mismo sexo la posibilidad de una “unión solemne” en lugar del matrimonio, que parece contar con el apoyo de una mayoría de congresistas, ha sido criticada por las organizaciones que defienden los derechos de las parejas del mismo sexo.

“Si nosotros hacemos el mismo contrato de arrendamiento y de medicina, entre otros, ¿cuál es la justificación para que tengamos un contrato distinto respecto al matrimonio?”, le dijo por ejemplo al diario El Tiempo Marcela Sánchez, directora de Colombia Diversa.

Y la propuesta de “unión solemne” no garantizaría por sí sola el derecho de adopción para este tipo de parejas.

La solicitud original fue presentada el seis de enero de 2009 y la resolución negativa del Instituto de Bienestar Familiar fue objeto de una tutela ante un tribunal local, que determinó que al negarse a procesar la solicitud de adopción el ICBF había violado los derechos de dos ciudadanas.

La institución apeló sin embargo la decisión judicial ante el Tribunal Superior de Antioquia.

Y cuando en enero de 2010 dicho tribunal volvió a fallar a favor de las dos mujeres, la Procuraduría General de la república intervino para pedir que el tema fuera ventilado por la Corte Constitucional.

“Es que el Procurador es súpergodo [conservador]”, afirma Leiderman.

“Y lo que han hecho los magistrados conservadores [de la Corte Constitucional], con presión de la iglesia es dilatar, dilatar y dilatar (la decisión)”, se queja.

Para Leiderman, la situación lo único que hace es desproteger a la pequeña, actualmente registrada como hija de una madre soltera.

“La idea es darle a la niña la protección legal de dos adultos. Que en el momento que yo falte haya otra persona que se encargue. Además de darle a Verónica el estatus de otra mamá que merece”, le dice a BBC Mundo.

“Por ejemplo, Verónica me puede cubrir a mí con su seguro de salud, pero no a los niños. Yo tengo que cotizar por separado porque no son hijos de ella”.

“Pero además, como ella no tiene nada legal con los niños, si nos separamos -que no vaya a pasar- yo puedo coger a los niños y decir: ‘estoy aburrida en Colombia, me voy para donde mis papás en Estados Unidos’ y ella no puede decir nada”.

“Y de la misma manera, si ella dice: ‘Estoy jarta [sic], mamada de la maternidad, tenga a sus muchachos’, yo no la puedo demandar por alimentos, no puedo decir vea estos niños son de las dos ayúdeme a criarlos, a sostenerlos, a educarlos. Es una protección de lado y lado”, explica.

“Las mujeres equivocadas”

La situación también acarrea inconvenientes de tipo práctico, que las mujeres han intentado solucionar a través de contratos y poderes –por ejemplo, para autorizar a los niños a viajar solos con Botero, en caso de emergencia.

“La idea es darle a la niña la protección legal de dos adultos. Que en el momento que yo falte haya otra persona que se encargue. Además de darle a Verónica el estatus de otra mamá que merece”

A. Leiderman

Pero, en términos generales, su vida es como la de cualquier otra familia, afirma Leiderman.

“A nosotras nos conocen en todas partes, en el colegio saben, los vecinos, los porteros, los colegas… Y todo el mundo nos trata bien. Los únicos que nos han discriminado ha sido el gobierno”, dice Leiderman.

Pero la oposición de los sectores más conservadores del país a la adopción de menores por parte de parejas homosexuales es bastante fuerte.

Por ello las dos mujeres se están preparando para llevar el caso a la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

“Si el gobierno colombiano, si la corte colombiana no quiere decidir, vamos a hacer que alguien decida por ellos, pero nosotras no nos vamos a quedar quietas”, le dice a BBC Mundo.

“Se metieron con las dos mujeres equivocadas. Somos dos mujeres educadas, que sabemos defender nuestros derechos, que tenemos recursos, que tenemos gente que nos apoya, que no nos da miedo mostrarnos, que no nos da miedo decir lo que valemos y lo que valen nuestros hijos y nuestra familia”, concluye.

————————————————————————————————————————————————-

24/04/2013

Colombia ya discute su ley de matrimonio homosexual

Como ya lo hicieron en Francia, Uruguay y otros 12 países del mundo, el parlamento discute el alcance de la norma con movimientos en contra y a favor

(AFP) – Defensores y opositores del matrimonio entre parejas del mismo sexo se manifestaron nuevamente este martes frente al Congreso en Bogotá, antes del debate que el Senado debe reiniciar esta tarde sobre un proyecto de ley para instaurar estas uniones en Colombia.

Divididos en dos grupos, separados por una hilera de vallas metálicas y discretamente rodeados por mujeres agentes antimotines de la Policía, ambos bandos coreaban consignas a favor y en contra respectivamente, ambientando la discusión que se inició sin éxito el pasado miércoles.

El debate fue aplazado para este martes debido a que la sesión pasada no estaba siendo transmitida por la televisión pública, y varios senadores consideraron que resultaba necesario que sí que lo fuera por lo trascendental del tema.

“El matrimonio es entre hombre y mujer”, “No al matrimonio homosexual”, rezaban las pancartas que agitaban los opositores y que se contraponían a las de los defensores que coincidían en reclamar “Igualdad de derechos para todos”.

“Soy hetero y apoyo el matrimonio gay”, exhibía en su espalda Camila, una universitaria que se confundía entre los manifestantes defensores de la iniciativa presentada por el senador oficialista Armando Benedetti y el representante a la Cámara (diputado) por el Partido Verde, Alfonso Prada.

“Creo en la igualdad. Tengo muchos amigos gay y quisiera ver que se pudieran casar porque tienen la misma dignidad de los heterosexuales, porque la dignidad no está en los genitales”, dijo a la AFP la joven estudiante de Derecho de la privada universidad Los Andes de Bogotá.

En contraste, Raúl, 17 años y estudiante universitario de Finanzas, consideró que para los homosexuales debe existir “otro tipo de uniones”.

Tras asegurar no ser homófobo y haber acudido a la manifestación en contra del matrimonio gay por voluntad propia, dijo a la AFP que “una familia es para procrear”.

Entre tanto se escuchaba a través de un parlante dispuesto por ese grupo de manifestantes: “No callaré. El matrimonio es entre un hombre y una mujer”.

Del otro lado, y también a través de un parlante, se escuchaba: “Nosotros vinimos porque quisimos y no nos trajeron”, en alusión a sus oponentes.

Muchos de los manifestantes opositores al matrimonio igualitario se hicieron presentes en la manifestación en representación de iglesias cristianas, como así lo constató la AFP.

Neyda Bernal, 35 años, una estilista que dijo pertenecer a la Cristiana Misión Carismática Internacional, aseguró que “No los rechazamos (a los homosexuales) porque a ellos Dios también los ama, pero de la familia depende los valores de la sociedad”.

Por su parte, con su bebé en brazos y acompañada por su esposo, Marta Cogollo, un ama de casa de 25 años también perteneciente a una iglesia cristiana, afirmaba con convicción: “Dios dice que creó al hombre y a la mujer para procrear”.

En el otro bando podía verse una bandera de 90 metros de largo con los colores del arco iris que identifica a la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales), que estaba siendo agitada por varios de los defensores del matrimonio igualitario.

“Estoy aquí reclamando mis derechos”, dijo a la AFP Mario Serrano, un administrador público de 25 años que se declaró pesimista sobre que el proyecto sea aprobado.

“Hay mucha presión sobre los senadores de sectores conservadores”, explicó, en medio de cerca de 500 manifestantes defensores de la iniciativa y que resultaban un grupo minoritario respecto al de los opositores, que se acercaban al millar, según estimativos coincidentes de reporteros en el lugar.

————————————————————————————————————————————————–

Matrimonio gay: en medio de expectativa continúa el debate

Horas antes del debate, miembros de la comunidad LGBTI y personas contrarias a la iniciativa se pronunciaron ante la sede del Congreso con el fin de hacer pública su opinión frente al tema. Foto: Juan Carlos Millán Guzmán / Terra Colombia
Horas antes del debate, miembros de la comunidad LGBTI y personas contrarias a la iniciativa se pronunciaron ante la sede del Congreso con el fin de hacer pública su opinión frente al tema.
Foto: Juan Carlos Millán Guzmán / Terra Colombia

Terra Colombia

Luego de aplazar por segunda vez la aprobación del matrimonio gay, senadores se volverán a reunir en horas de la tarde para definir el futuro del espinoso proyecto, que ha generado múltiples polémicas, no sólo entre ciudadanos sino en algunas entidades del Estado.

Así lo confirmó el senador Guillermo García, quien presidió la votación del proyecto, que se hará este miércoles en horas de la tarde.

Para que el proyecto siga en discusión se hace necesario que reciba 52 votos afirmativos de los 102 senadores que conforman este cuerpo. Si la iniciativa no recibe ese número de votos, se “hundirá” y tendrá que volverse a presentar en otro período legislativo.

Por su parte, el Partido Conservador, el Mira y La U han expresado su decisión de no apoyar el proyecto.

Actualmente, las parejas homosexuales en Colombia pueden registrar ante notarios sus uniones, pero el acto no es reconocido como matrimonio. Tampoco pueden adoptar niños. Estas uniones, según determinación de la Corte Constitucional, pueden heredar bienes y pensión, afiliar a su pareja al sistema de salud y pensiones, entre otros temas.

Tras anunciarse que la votación del proyecto quedaba para este miércoles, los manifestantes siguieron ocupando la Plaza y escuchando los argumentos de los parlamentarios que pedían ser escuchados antes de la votación.

—————————————————————————————————————————————————-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: