El Vaticano tacha de “blasfemia” la veneración en México de la Santa Muerte


Iglesia católica pelea contra la Santa Muerte

  • El Vaticano tacha de “blasfemia” la veneración en México de la Santa Muerte
  • El cardenal Ravasi: El “culto de la Santa Muerte” es blasfemo
  • “La criminalidad organizada es anticultura” dice en México el Cardenal Ravasi
  • La CEM presenta el documento“Educar para una nueva sociedad”

—————————————————————————————–

El Vaticano tacha de “blasfemia” la veneración en México de la Santa Muerte

9 may 2013 | RT en Español
El Vaticano tacha de "blasfemia" la veneración en México de la Santa Muerte

AFP Luis Acosta

La figura de la Santa Muerte, ampliamente venerada en México, es una “blasfemia” por lo que hay que advertir a los jóvenes para que no caigan en esa falsa imagen, subrayó el presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, Gianfranco Ravasi.

La criminalidad organizada no es cultura, es anticultura. Cancela todos los grandes valores de las relaciones sociales, humanas y personales”, dijo Ravasi, estrecho colaborador del papa Francisco, que se encuentra en México con el objetivo de promover un programa de Francisco que intenta acercar a Dios a los no creyentes.

Ravasi abogó por combatir la violencia y el crimen organizado con algo más que respuestas policiales desde el Estado, y defendió “la educación” como el mejor vehículo -dijo- para establecer “un nuevo modelo humano”.

El purpurado recordó que en un país como México, donde la violencia ha dejado más de 70.000 muertos en los últimos seis años, debe recalcarse a los jóvenes que “la mafia, el narcotráfico y la criminalidad organizada no son formas religiosas” ni tienen que ver con la religión, “aunque se use la Santa Muerte”.

La Santa Muerte es un símbolo esquelético muy popular entre los criminales y narcotraficantes mexicanos. Además, recibe peticiones de amor, afectos, suerte, dinero y protección, así como encomiendas malintencionadas y de daño a terceros.

———————————————————————————————————————————————

El cardenal Ravasi: El “culto de la Santa Muerte” es blasfemo

Red Católica

El Cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, concluye hoy su visita a México iniciada el 6 de mayo, con una fuerte repercusión en todos los medios tras una rueda de prensa en la que calificó de “blasfemo” el culto de la Santa Muerte difundido particularmente en los ambientes criminales mexicanos.

El Consejo Pontificio de la Cultura, fue creado por el beato Juan Pablo II en 1982, para favorecer el diálogo entre la Iglesia y la cultura. En el 2011 partió la iniciativa del “Atrio de los Gentiles” para promover un diálogo entre creyentes y no, con importantes resultados en varios países europeos. En ese contexto el cardenal Ravasi fue invitado a México.

“Es un culto blasfemo, una degeneración de la religión”, definió el cardenal Ravasi en el Distrito Federal, al culto de la Santa Muerte, precisando que son prácticas “antirreligiosas”, porque “la religión celebra con la vida, y aquí solamente hay muerte. No es suficiente tomar aspecto de una religión para crear una religión. Esta es una blasfemia”.

“La mafia, el tráfico de droga, el crimen organizado no tienen aspectos religiosos, no tienen nada que ver con la religión, mismo si usan la imagen de la Santa Muerte”.

En 1992 con la reforma de la ley para las asociaciones religiosas el culto público de la Iglesia católica tradicional Mex-Usa relacionada a religiones brasileñas, tomó personalidad jurídica dando sede a la devoción de la Santa Muerte. En el 2007 el Ministerio del Interior le revocó el estatus jurídico.

En México se festeja el Altar de Muertos, una devoción popular católica a los ancestros fallecidos, pero que no tiene que ver ni con Halloween, ni con este culto, aunque sus seguidores, generalmente gente de escasa cultura, tienden a confundir las cosas. La Santa Muerte es representada con un esqueleto vestido.

El cardenal italiano ha sido invitado por instituciones académicas, católicas y no católicas del México, así como por la Conferencia del Episcopado Mexicano para realizar conferencias y promover el diálogo fe-cultura, laicidad y trascendencia, así como la relación cultura-educación, en las ciudades de Puebla, Monterrey y el Distrito Federal.

¿Se puede concebir una cultura sin la pregunta sobre Dios, se puede hacer cultura en una dinámica exclusiva inmanente?, fue una de las preguntas planteadas por el purpurado en su conferencia magistral.

A lo que recordó como trascendencia e inmanencia “no se excluyen y no se deben contraponer” y debemos continuamente “unir, ser fieles a la historia, a la inmanencia, a la realidad en la que estamos, a la economía, a la política, la sociedad, todo lo que comporta”, pero gracias a aquella “apertura que está en nosotros, que Dios puso en nosotros, no podemos eliminarla ni hacer otra cosa que no sea buscar la trascendencia”.

Y citó al escritor francés Antoine de Sanit Exupery: “Ustedes le conocen por ‘El Principito’ . Él en una obra suya escribe que cuándo debes formar un verdadero marinero, un verdadero navegante no tienes que enseñarle solamente cómo se construyen la barca con pedazos de madera, con las velas, las antenas, los mapas” y concluyó que “esas cosas son necesarias, pero no son suficientes, porque en él debes meter el sentido del mar infinito, espacioso, infinito”.

—————————————————————————————————————————————————

08 de mayo de 2013

“La criminalidad organizada es anticultura” dice en México el Cardenal Ravasi

Terra Chile

El cardenal italiano Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura (CPC) vaticano, declaró hoy que el crimen organizado “es anticultura” y que credos asociados con él, como la Santa Muerte en México, son “blasfemos”.

“La criminalidad organizada no es cultura, es anticultura. Cancela todos los grandes valores de las relaciones sociales, humanas, personales”, dijo Ravasi en una rueda de prensa ofrecida en el Museo Soumaya de Ciudad de México.

El cardenal, estrecho colaborador del papa Francisco, se encuentra esta semana en México para participar hoy en el llamado “Atrio de los Gentiles”, un foro que reúne a creyentes y no creyentes para abordar una temática variada.

El foro, que por primera vez se celebra fuera de Europa, planteará una discusión sobre “laicidad y trascendencia” en México, un estado declarado laico en su Constitución.

Antes de sus actos públicos, Ravasi habló de la violencia y el crimen organizado y señaló que combatirlo requiere ir más allá de las respuestas policiales desde el Estado.

“El elemento decisivo es la educación, la formación de un nuevo modelo humano”, a partir de una cultura “ramificada” y “difusa”, añadió.

Un país como México, donde la ola de violencia ha dejado más de 70.000 muertos en los últimos seis años, debe ser más incluyente con “las jóvenes generaciones” y dejarles claro “que la mafia, el narcotráfico, la criminalidad organizada no son formas religiosas ni tienen (que ver con la) religión, aunque se use la Santa Muerte”, dijo.

“En Italia, por ejemplo, la mafia, los capos tienen capillas con la Biblia, la Virgen, el padre Pío, y esto es una degeneración, no es religión”, añadió el cardenal italiano.

También señaló que su presencia en América Latina obedece a “una razón” poderosa con dos vertientes: una cuantitativa, pues “el catolicismo en Latinoamérica tiene el 42 % de su realidad”, y otra cualitativa.

Esta última tiene que ver con que el latinoamericano es un católico “muy vivaz, creativo” en comparación con el europeo, que está “estancado”, “fatigado”.

“De hecho fue suficiente un lenguaje más coloquial como el del papa Francisco para lograr impresionar más a Europa”, aseguró Ravasi, sentado frente a una escultura de Rodin titulada “Las tres sombras” (1880), que muestra a tres hombres ante la puerta del infierno.

Tras la conferencia de prensa, el cardenal ofreció una conferencia magistral titulada “La emergencia educativa: por una educación más humana y realista” ante más de 200 personas.

Esta tarde disertará en el Atrio de los Gentiles con los filósofos Eduardo González di Pierro, Carlos Ornelas, Julio Hubbard, Hugo Hiriart, entre otros académicos e investigadores, en dos mesas de debate y reflexión.

Como colofón de su visita a México, el cardenal Ravasi acudirá el 9 de mayo al Instituto de Investigaciones Filosóficas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El encuentro a puerta cerrada es singular pues la Santa Sede retiró a la UNAM hace tres años el título de “universidad pontificia” por su línea de laicismo radical, según el Consejo Pontificio para la Cultura.

—————————————————————————————————————————————————-

La CEM presenta el documento“Educar para una nueva sociedad”



 

 

 

 

 

Radio Vaticano

En un comunicado la Conferencia del Episcopado Mexicano hace una minuciosa reseña sobre la visita del Presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, a México, en el marco de la puesta en marcha del 6 al 9 de mayo, del Atrio de los Gentiles.

En su visita, citamos, el Purpurado, ofreció algunas reflexiones durante la presentación del documento del Episcopado Mexicano “Educar para una nueva sociedad”. Previo al evento, en rueda de prensa en el Museo Soumaya, compartió la experiencia del “Atrio de los Gentiles”, que en Europa ha despertado el interés de muchas personas, particularmente jóvenes, y que consiste en un diálogo entre creyentes y no creyentes sobre temas como la trascendencia, la espiritualidad y la ciencia.

Comentó también que se han llevado a cabo nuevas modalidades de este Atrio de los Gentiles, llamados “Atrios de los Niños”, en los que los pequeños han compartido ideas muy creativas, como sucedió en Italia al tratar temas como el narcotráfico y el crimen organizado. El Cardenal Ravasi, señaló que esta experiencia puede ser útil para México y afirmó que la anticultura del narcotráfico y del crimen organizado deben enfrentarse no sólo a nivel policial, sino con una formación que favorezca un modelo humano integral, lo que restituirá el tejido social.

El Cardenal Ravasi, señaló que la educación consiste en hacer brillar la riqueza de la persona abriéndola a los demás e hizo hincapié en la importancia de educar para la libertad. Fue el Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, Mons. Eugenio Lira Rugarcía, quien dio la bienvenida al Cardenal Ravasi a nombre de los Obispos de México. Por su parte, el Nuncio Apostólico en México, Mons. Christophe Pierre, señaló que el Documento, resultado de una amplia consulta con especialistas, es un instrumento valioso para hacer frente a la emergencia educativa, desafío clave para resolver muchos problemas que aquejan a México.
Patricia Jáuregui Romero @pjuregui – Radio Vaticano

PALABRAS DEL
ARZOBISPO DE MORELIA Y RESPONSABLE DE LA PASTORAL EDUCATIVA
DE LA CEM, EN LA PRESENTACIÓN DEL DOCUMENTO “EDUCAR PARA UNA NUEVA SOCIEDAD”,
MUSEO SOUMAYA, PLAZA CARSO
CIUDAD DE MÉXICO, 8 DE MAYO DEL 2013.

Muy buenos días tengan todos Ustedes.

Agradezco al Eminentísimo Señor Cardenal Gianfranco Ravasi, Presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, su presencia y valiosa participación.

Con aprecio y gratitud, saludo al Señor Arzobispo Nuncio Apostólico, Mons. Christophe Pierre quien con entusiasmo nos anima a trabajar en la pastoral educativa.

También saludo al Señor Obispo Mons. Eugenio Lira Rugarcía, Secretario General de la Conferencia del Episcopado Mexicano, quien viene en representación del Emmo. Señor Cardenal José Francisco Robles Ortega, su Presidente.

Saludo a los maestros, padres de familia, estudiantes; a los empresarios, autoridades civiles, inmersos todos en estos delicados temas de la educación y la cultura.

A mis hermanos Obispos, Sacerdotes, Religiosas y Religiosos, gracias por su decidido compromiso en la formación de los hijos de Dios para una patria digna.

Mi agradecimiento a todas las autoridades de este precioso Museo Soumaya, por facilitarnos este espacio apropiado de reflexión, diálogo y encuentro.

El Santo Padre Francisco, desde el inicio de su Pontificado, nos ha sorprendido con un tema recurrente. Nos ha dicho que es necesario que la Iglesia salga de su “autorreferencialidad”. El documento que nos reúne gira en torno al tema de la educación. En términos etimológicos este vocablo significa “conducir hacia fuera”, para que el ser humano pueda encontrarse en una realidad más amplia, más profunda, más rica. Es decir, toda acción educativa es un camino para salir de la autoreferrencialidad. Educar por ello es un riesgo, supone un salto cualitativo de grande complejidad: salir de los propios referentes para descubrirse en un marco amplio, que dé sentido y plenitud a la propia persona.

Cuando uno analiza este Documento Episcopal: Educar para una Nueva Sociedad, precisamente descubre que es necesario que todos los actores de la sociedad, salgamos de la propia autorreferencialidad, para sumarnos a una tarea común: educar a todo hombre, a todo el hombre, a la persona de manera integral en toda circunstancia, y en todo tiempo.

El sujeto, fin y medio de toda acción educativa es el ser humano concreto. Y éste vive en un continuo proceso de auto-realización: tiene elementos esenciales permanentes (una naturaleza), en una situación existencialmente dinámica (es decir llamada a cultivarse).

Sin duda alguna, la persona, es siempre una tarea abierta, un proyecto que supone una formación permanente, es un camino que requiere de la conciencia propia de autoformación, pero además, de factores comunitarios que la impulsen a lograr este ejercicio. Con cierta nostalgia, me dijo un amigo sabio: “ahora debemos empezar a preparar la partida”. Sí, incluso la muerte requiere capacitación, comprensión, asimilación, entendimiento.

¿Qué nos impulsó a hacer esta amplia reflexión sobre la educación en México? En primer lugar, la realidad misma. Sabemos que detrás de todas “las crisis” está un problema antropológico. El desafío no es la realidad en sí, sino nuestra participación consciente y con un sentido que engrandezca nuestra humanidad. Uno de los grandes problemas de nuestros tiempos es la no responsabilidad, la grande cobardía de dejar hacer y dejar pasar, olvidando que somos corresponsables de las condiciones presentes y futuras del proceso civilizatorio.

Debo decir que ha sido un tema recurrente en los tres últimos documentos publicados por la CEM. En la carta pastoral del año 2000 “Del Encuentro con Jesucristo a la solidaridad con todos” le dedicamos el último apartado íntegro “La educación como camino para la construcción de una cultura democrática” (n.n. 353-426). En la exhortación pastoral de 2009 “Que en Cristo nuestra paz México tenga vida digna” los capítulos “Formar hombres y mujeres nuevos” y “Educación para la paz” se refieren a lo mismo (n.n. 189-208). Y la carta pastoral del Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución del 2010 concluye con tres prioridades, una de las cuales es “Educación integral y de calidad para todos” (n.n. 124-128).
En este Cambio de Época es precisamente lo que se nos señala, la modificación que debe darse no es sólo de nuestras maneras de operar, de hacer, sino sobre todo de reflexión y orientación sobre la comprensión de la realidad, de nuestra participación en ella. Es por ello que el subtítulo de nuestro Documento es: “Reflexiones y Orientaciones sobre la Educación en México”.

Nos ha movido una cierta frustración. El Papa Emérito Benedicto XVI lo dijo muy claramente:

“… educar jamás ha sido fácil, y hoy parece cada vez más difícil. Lo saben bien los padres de familia, los profesores, los sacerdotes y todos los que tienen responsabilidades educativas directas. Por eso, se habla de una gran ‘emergencia educativa’, confirmada por los fracasos en los que muy a menudo terminan nuestros esfuerzos por formar personas sólidas, capaces de colaborar con los demás y de dar un sentido a su vida. Así, resulta espontáneo culpar a las nuevas generaciones, como si los niños que nacen hoy fueran diferentes de los que nacían en el pasado. Además, se habla de una ‘ruptura entre las generaciones’, que ciertamente existe y pesa, pero es más bien el efecto y no la causa de la falta de transmisión de certezas y valores” (Mensaje a la Diócesis de Roma sobre la Tarea Urgente de la Educación, 2008).

El Santo Padre, me parece, puso “el dedo en la llaga”. El problema no son las nuevas generaciones, sino la generación actual, nuestra incapacidad y estrechez para transmitirles verdad, sentido, consistencia, congruencia. El Título de la Primera Parte del Documento, por cierto la más larga de cuatro, describe precisamente esta situación: “Una Realidad que nos Interpela”.

Pero, en segundo lugar, nos ha movido la esperanza, la propuesta, la confianza en el futuro que surge de la fuerza de un Acontecimiento (con mayúscula), que nos da con Certeza la verdad del ser humano.

Al hacer una revisión exhaustiva de la historia de nuestro País en esta materia educativa, en la Parte Segunda del Documento, no hemos dejado de constatar que más allá de la adversidad, nuestra Nación, también gracias a la presencia de la Iglesia, ha caminado en la formación de muchos varones y mujeres, rompiendo barreras de lenguaje, geográficas, políticas e ideológicas. Debemos resaltar hoy más nunca todas esas innumerables iniciativas educativas que han fecundado el territorio nacional. Lo sabemos, el reto hoy, es la equidad no sólo en el acceso, sino sobre todo en la calidad educativa.

Lo que podemos destacar en este momento histórico, es la necesidad de definir la cuestión fundamental del tema educativo: “¿Qué es educar?” Este es el asunto esencial. La educación no es sólo métodos, contenidos, estructuras educativas a administrar, sindicatos. No, la educación es una delicada tarea, de altísima dignidad, que implica la integración de múltiples factores, pero sobre todo requiere claridad de objetivo. La Tercera Parte del Documento, que es la parte central, desarrolla en cuatro capítulos este aspecto.

Se afirma que la esencia de la educación es comunicar desde una experiencia previa para construir una realidad humana nueva. Es un camino siempre abierto para llegar a la meta de la propia realización. Es formar e impulsar a una persona para que logre el desarrollo de su conciencia y alcance la madurez de su ser, gracias a la integración armónica de las capacidades de cada individuo.

Educar, es perfeccionar al ser humano a través de la adquisición de virtudes que enriquecen a la propia persona, al mundo y a los demás. Es introducir a la totalidad de los factores que integran la realidad sin negar ninguno, descubriendo su significado último y valorando cada uno en su justa dimensión. Afirmamos entonces que educar es recibir de otros para crecer uno mismo en orden a la propia realización en apertura a los demás, al mundo y a Dios. El proceso educativo incluye, por ello, no sólo al sujeto que se educa, sino también al que comunica con sabiduría y propicia el aprendizaje y la formación (Cf. n. 44). En síntesis señalamos que la verdadera educación conduce a la participación, a la formación de la conciencia, a la búsqueda de la verdad y al ejercicio de la libertad (Cf. nn. 47-49).

Ya en el discurso sobre los objetivos de la educación mencionamos, entre otros, la necesidad de educar para el amor y la solidaridad, indicándolos como el origen, el medio de realización y el destino último de todo ser humano. Luego de establecer la importancia de la vida afectiva, proponemos que esta dimensión sea educada a través de la promoción de experiencias significativas estéticas. La belleza, concluimos, es el esplendor de la verdad y del orden y por ello los afectos pueden formarse a través del contacto con la realidad, en la naturaleza y el arte (Cf. nn. 50-52).

Con relación a los protagonistas de la educación, después de indicar que toda persona es responsable de su propia educación, nos detenemos a reflexionar sobre el tema de la familia como “la base más importante de la educación”. De ella se dice que es patrimonio de la humanidad y primera escuela de la vida en la que se aprenden las virtudes personales y sociales, que así como los padres tienen derecho a educar a sus propios hijos, éstos también tienen derecho a vivir en una familia unida y estable, en un ambiente moral favorable al desarrollo de la propia personalidad. (n. 54).

Más adelante, (n.n. 55 y 56), afirmamos que el Evangelio es la propuesta más audaz y definitiva para la realización trascendente del hombre. Que la pedagogía de Jesucristo nos lleva a crecer en la verdad y en la libertad, en el amor y en la solidaridad. Todo Él es enseñanza: su persona, sus actitudes, sus palabras y sus acciones.

. En la parte final del Documento afirmamos que, “para enfrentar la emergencia educativa es indispensable crear alianzas, tejer redes y despertar sinergias entre familia, escuela, empresarios, gobernantes, medios de comunicación e Iglesias. Estas sinergias serán provechosas en la medida en que se coloquen al servicio del crecimiento de la persona humana y sus exigencias objetivas de desarrollo” (Cf. n. 60). A propósito, me parece importante la afirmación que hacía el Cardenal Bergoglio hace unos años en Argentina: “El pacto educativo está roto. Hoy los padres, los docentes, los alumnos, los gremios, el Estado, las confesiones religiosas no tiran para un mismo lado, como debiera ser, y el que paga las consecuencias es el chico. Hace falta una acción concertada” (El Papa Francsco, conversaciones con Jorge Bergoglio, p. 60).

Puntualmente formulamos diez propuestas concretas para toda acción educativa, formal o no formal: 1) Recuperar la centralidad de la persona; 2) asegurar una educación integral y de calidad para todos; 3) educar en la verdad y en la libertad para promover la paz; 4) reconocer el papel fundamental de la familia; 5) hacer de toda instancia eclesial y de toda acción pastoral un servicio educativo; 6) lograr que la escuela y los maestros encuentren caminos para el cumplimiento de su misión; 7) propiciar que los medios de comunicación sean instrumentos y no fines; 8) promover la colaboración de gobierno y sociedad para una nueva acción educativa; 9) formar a los formadores; y 10) mirar a Cristo y a María como sentido y plenitud del proyecto educativo de la Iglesia.

El Documento tiene un fuerte matiz sapiencial, que rebasa el lenguaje meramente científico. La acción educativa que tiene por sujeto y destinatario al ser humano, concebido más allá de la descripción de sus elementos y atributos, nos permite a los Obispos de México ofrecer constantes definiciones no sólo del proceso educativo, de la cultura que vivimos, sino sobre todo del hombre mismo.

Finalmente, el Documento no se reduce a señalar urgentes quehaceres. Principalmente presenta, como el subtítulo mismo lo dice: “Reflexiones y Orientaciones sobre la Educación en México”, que ayudan no sólo “a un hacer diferente”, sino fundamentalmente a un entenderse y entender la realidad de manera diferente pues todos debemos reeducar nuestra mirada sobre el Cambio de Época que nos toca vivir. La tarea educativa debe ser entendida e impulsada en una perspectiva transversal, de manera orgánica y resaltando la responsabilidad de todos y cada uno de los protagonistas que a un mismo tiempo deben formar sinergias educativas capaces de generar una cultura cada vez más humana, fraterna y justa.

Esta aportación del Episcopado Mexicano es muy oportuna para el momento histórico-político de nuestro País. La Reforma Educativa que se ha puesto en marcha tendrá un impacto real si se plantea a fondo que la educación de calidad requiere no sólo de elementos técnicos que permitan su evaluación y gestión, sino sobre todo, si es capaz de construir referentes sólidos que respondan a la pregunta fundamental de qué es educar y a quién se educa.

Agradezco a todos su presencia, y les pido nos ayuden a difundir este mensaje, que sobre todo, busca engrandecer y dar sentido a la vida de todos los habitantes de este noble y querido País.

Fuente: CEM, Conferencia del Episcopado Mexicano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: