Ex dictador guatemalteco Ríos Montt es condenado a 80 años por genocidio


  • Ríos Montt, primer ex dictador latinoamericano condenado por genocidio
  • Ex dictador guatemalteco Ríos Montt es condenado a 80 años por genocidio
  • Ríos Montt: de mandatario a culpable de genocidio
  • RÍOS MONTT IRÓNICO ANTE CONDENA: “NO TENGO MUCHA PENA”
  • Ríos Montt anuncia apelación y asegura que su condena es ilegal
  • Amnistía Internacional destaca la “histórica” condena de Ríos Montt
  • Ríos Montt, el general más polémico de la historia reciente de Guatemala

——————————————————————————————

Ríos Montt, primer ex dictador latinoamericano condenado por genocidio

Por Edgar CALDERON (AFP)

CIUDAD DE GUATEMALA — El temido Efraín Ríos Montt, de 86 años, primer ex dictador latinoamericano condenado por genocidio, encabezó un corto pero duro régimen durante el cual se perpetraron las peores masacres de indígenas, en la época más violenta de los 36 años de guerra civil.

Treinta años después de haber gobernado con mano de hierro, el anciano general empezó a ser juzgado el 19 de marzo y este viernes fue sentenciado a 80 años de prisión -50 por genocidio y 30 por otros crímenes de lesa humanidad- por un tribunal que lo responsabilizó de la matanza de 1.771 indígenas mayas ixiles en el departamento de Quiché (norte) durante su gobierno de facto (1982-1983).

Un tanto robusto, de estatura baja (menos de 1,70 metros), Ríos Montt siempre se presentó a las audiencias con impecable traje formal oscuro, su bigote bien recortado y gel en su cabello cano. Usa anteojos y durante todo el juicio unos audífonos para escuchar mejor, pero pese a su edad no tiene mayores problemas de salud.

“No soy genocida (…) Nunca autoricé, nunca firmé, nunca ordené que se atentara contra una raza, una etnia o una religión. ¡Nunca lo hice!”, dijo el jueves Ríos Montt, en el banquillo de los acusados, con su voz áspera y firme, al declarar inocencia en víspera de que se emitiera la sentencia.

En el marco de las operaciones contrainsurgentes, su régimen ejecutó la política de “tierra arrasada” sobre poblaciones indígenas del norte y noroeste del país, a las que acusaba de apoyar a la guerrilla.

Un informe de la ONU de 1999, presentado por la Fiscalía en el proceso contra Ríos Montt, documentó 626 masacres -500 en aldeas arrasadas- consignó que hubo “genocidio” y precisó que entre 1978 y 1984 ocurrió el 91% de las violaciones de derechos humanos de la guerra (1960-1996), que dejó 200.000 muertos y desaparecidos.

Con la biblia y la metralleta

Nacido el 16 de junio de 1926 en Huehuetenango, departamento fronterizo con México, Ríos Montt ingresó a los 18 años al Ejército como policía militar, y a los 20 a la Escuela Politécnica para iniciar su carrera de oficial, hasta llegar a general.

Incursionó en política en 1973 como candidato presidencial de una coalición de centro-izquierda que luego giró radicalmente a la derecha. Según las crónicas de la época ganó esos comicios, pero un fraude dio el triunfo al general Kjell Eugenio Laugerud.

En premio de consuelo fue enviado a España como agregado militar de 1974 a 1977. De familia fervientemente católica -su hermano Mario Ríos Montt es obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Guatemala- renunció al catolicismo al regresar al país y hasta fue pastor de una iglesia protestante.

Fanático evangélico, siempre mencionaba a Dios en sus discursos y mensajes televisivos dominicales vistiendo un traje militar verde, marcadamente moralistas, mientras en el país imperaba la sistemática violación de derechos humanos.

En una ocasión afirmó que el “buen cristiano” era quien se desenvolvía “con la Biblia y la metralleta”.

Llegó al poder el 23 de marzo de 1982 al dar un golpe de Estado contra el general -ya fallecido- Romeo Lucas García (1978-1982) antes de que éste entregara la presidencia al general Ángel Aníbal Guevara.

Pero su ministro de Defensa, Óscar Mejía Víctores, le dio a su vez un golpe de Estado el 8 de agosto de 1983 y convocó elecciones en 1985.

En 1989, Ríos Montt fundó el derechista Frente Republicano Guatemalteco (FRG), que llegó a la presidencia diez años después con Alfonso Portillo (2000-2004), hoy preso por corrupción y pedido en extradición por Estados Unidos por lavado de dinero.

Con el FRG, Ríos Montt fue diputado en tres legislaturas de 1994 a 2003, pero su mayor anhelo era volver a gobernar.

Aunque le está prohibido a los golpistas aspirar a la presidencia guatemalteca, fue candidato en 2003, pero quedó en tercer lugar.

En 2008 volvió a la política y ocupó una banca en el Congreso hasta el periodo que concluyó el 14 de enero de 2012. Doce días después, ya sin inmunidad parlamentaria, fue puesto bajo arresto domiciliario acusado de genocidio.

Los tribunales le rechazaron a Ríos Montt peticiones de amnistía por tratarse de genocidio, y dieron vía al juicio.

Sobre Ríos Montt también hay otra demanda por genocidio interpuesta en 2011 por la masacre de 201 campesinos de la aldea Dos Erres (norte).

Es padre de dos hijos, Enrique, un general retirado y ex subjefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional, y Zury, ex diputada y esposa del senador estadounidense republicano por el estado de Illinois, Jerry Weller.

————————————————————————————————————————————————–

Ex dictador guatemalteco Ríos Montt es condenado a 80 años por genocidio

Ríos Montt fue hallado responsable de 15 masacres a manos del ejército de 1.771 indígenas mayas-ixiles durante su régimen. En tanto que su ex jefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, fue absuelto de los mismos cargos.

por AFP – 10/05/2013 – 

El ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, de 86 años, fue condenado este viernes a 80 años de prisión por genocidio y otros crímenes de lesa humanidad, convirtiéndose en el primer líder latinoamericano, y uno de los pocos en el mundo, en ser condenado por este delito. 

“El acusado es responsable como autor del delito de genocidio y (…) se le impone una pena de 50 años inconmutables, y el acusado es responsable contra los deberes de la humanidad (crímenes de guerra) cometido en contra de la vida e integridad de los pobladores civiles y (…) se le impone la pena de 30 años de prisión inconmutable”, anunció la jueza Jazmín Barrios, al leer la histórica sentencia, que puede ser apelada.

Ríos Montt fue hallado responsable de 15 masacres a manos del Ejército de 1.771 indígenas mayas-ixiles en el departamento de Quiché, en el norte del país, durante su régimen de hierro entre 1982 y 1983, en tanto que su ex jefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, fue absuelto de los mismos cargos.

De traje oscuro, el ex dictador, a quien la jueza también le revocó el beneficio de arresto domiciliario que tenía desde hace año y medio, escuchó sereno la condena, mientras la sala del Tribunal Primero A de Mayor Riesgo, de la Corte Suprema de Justicia estalló en aplausos.

“Se ordena la inmediata detención por la naturaleza de los delitos y se ordena el ingreso directamente a prisión”, ordenó la jueza para garantizar el cumplimiento de la sentencia.

El jueves, al tomar la palabra por primera vez ante el tribunal, Ríos  Montt, quien está acompañado en la sala de juicios por su hija, la ex diputada Zury Ríos, se había declarado inocente.

“Nunca he tenido la intención, el propósito de destruir a ninguna etnia nacional (…). No soy genocida”, dijo con firmeza la víspera, tras argumentar que estaba muy ocupado como jefe de Estado y no tenía control sobre los militares.

—————————————————————————————————————————————————-

11 DE MAYO DE 2013

Más de 1.700 indígenas mayas fueron masacrados entre agosto de 1982 y marzo de 1983

Ríos Montt: de mandatario a culpable de genocidio

Al igual que ocurrió con Augusto Pinochet en Chile o con Jorge Videla en Argentina, no fue una nación extranjera la que juzgó al antiguo hombre fuerte de Guatemala, sino las cortes de su propio país y el juicio ha mostrado cuán abiertas siguen las heridas de la historia: en una publicación titulada La farsa del genocidio que circuló la semana pasada en Guatemala, la autodenominada Fundación contra el Terrorismo dice que el juicio contra el ex militar es una “conspiración marxista desde la Iglesia católica”.

por 

Hasta el final, el acusado José Efraín Ríos Montt se declaró inocente. Sin embargo, una juez guatemalteca decidió lo contrario y el antiguo hombre fuerte de Guatemala se convirtió en el primer ex mandatario del mundo en ser declarado culpable de genocidio por un tribunal nacional.

Sólo un día antes, frente a un puñado de indígenas Ixil que asistían a la audiencia en el tribunal de Ciudad de Guatemala (algunos con audífonos para escuchar la traducción a su idioma) y en la única vez que habló durante los tres meses del juicio, Ríos Montt había dicho “soy y me declaro inocente” con una voz que no revelaba sus 86 años.

“Nunca autoricé, nunca firmé, nunca ordené que se atentara contra una raza, etnia o grupo religioso”, agregó.

Por supuesto eso no era lo que deseaban escuchar los familiares -entre ellos uno de los abogados acusadores- de los más de 1.700 indígenas mayas masacrados por el ejército guatemalteco entre agosto de 1982 y marzo de 1983.

Lo que ansiaban oir vino este viernes de boca de la juez Jazmín Barrios, quien declaró a Ríos Montt culpable de genocidio y crímenes contra la humanidad y lo condenó a 80 años de prisión, 50 de ellos por el genocidio de los ixtiles.

Esa condena al hombre que manejó con puño de hierro a su país entre 1982 y 1983 muestra cómo han cambiado las cosas en Guatemala y América Latina en las últimas tres décadas.

La carrera en las armas

Nacido el 16 de junio de 1926 en el seno de una familia católica en el pequeño municipio de Huehuetango, Efraín Ríos Montt ingresó al ejército a los 18 años de edad. Allí pasaría buena parte de su vida.

El ejército guatemalteco ha sido un protagonista central en el juego político de Guatemala durante su existencia republicana. Y con él, Ríos Montt.

Según algunos reportes, tuvo un pequeño papel en uno de los hechos que marcó la historia del siglo XX en este país centroamericano: el derrocamiento, en 1954, del presidente izquierdista Jacobo Arbénz, en golpe organizado por la CIA.

Su rol sería mucho más importante 20 años después, en 1974, cuando -tras llegado a ser brigadier general y jefe de estado mayor del ejército- se presentó como candidato a la presidencia a nombre del Frente de Oposición Nacional. Esa vez perdió frente a otro general: Kjell Eugenio Leugerud García.

En ese entonces Ríos Montt habló de un masivo fraude en su contra y acusó a la Iglesia católica de haberlo orquestrado por su supuesta persecusión de los mayas católicos. También la señaló de ser un nido de comunistas.

Es posible que esto influyera para que, en 1978, Ríos Montt abandonara la Iglesia Católica y se convirtiera en ministro de la Iglesia Pentecostal de la Palabra, con sede en California.

Golpes de estado

En marzo 1982, un golpe de estado encabezado por Efraín Ríos Montt derrocó a dos presidentes: al saliente mandatario Fernando Romero Lucas García y al electo pero aún no posesionado Ángel Aníbal Guevara (ambos militares).

Diecisiete meses estuvo en el poder Ríos Montt antes de ser, a su vez, derrocado por su propio ministro de Defensa el 18 de agosto de 1983.

Ese medio millar de días lo perseguirían por el resto de su vida. Durante ellos creó las Patrullas de Autodefensa Civil, que armó e involucró de lleno a los civiles en el conflicto; fue un abierto defensor de la rama fundamentalista del protestantismo a la que seguía -en un país abrumadoramente católico- y se negó a escuchar los pedidos de clemencia del Papa Juan Pablo II por seis hombres condenados al paredón.

También fue el comandante supremo de las Fuerzas Armadas durante los ocho meses en que se perpetró la matanza de los indígenas maya ixil.

Después

De alguna manera, su vida posterior ha sido un largo epílogo a esos 17 meses.

En 1989 fundó el partido Frente Republicano Guatemalteco, con el que trató de aspirar a la presidencia un año después, pero una provisión constitucional que prohibía a participantes en golpes de estado presentarse se lo impidió.

Volvió a intentarlo en 2003, con el mismo partido. Cuando la Corte Suprema de Justicia suspendió su campaña, Rios Montt llamó a sus seguidores a protestar en las calles. Durante dos días se produjeron motines en Ciudad de Guatemala

Poco después la Corte Constitucional falló a favor de Ríos Montt, quien pudo presentarse en las elecciones. Quedó en tercer lugar, con 19% de los votos.

Mientras esto sucedía, en España corría un proceso en su contra por genocidio, detención ilegal y terrorismo de Estado, iniciado en 1999 por la premio Nobel de la Paz guatemalteca e indígena maya Rigoberta Menchú.

Dentro de este proceso, en septiembre de 2005 el Tribunal Constitucional de España dictaminó que los tribunales de ese país podían juzgar a personas acusadas de crímenes contra la humanidad, así las víctimas no fueran españolas.

En Guatemala

Sin embargo, al igual que ocurrió con Augusto Pinochet en Chile o con Jorge Videla en Argentina, no fue una nación extranjera la que juzgó a Ríos Montt, sino las cortes de su propio país.

En enero 2012, cuando expiró su inmunidad como congresista -había sido elegido en 2007- fue acusado formalmente de genocidio y crímenes contra la humanidad junto a otros tres ex generales.

Exactamente un año después, el 28 de enero de 2013 se dio comienzo al histórico evento, en el que, por primera vez en el mundo, un ex jefe de Estado enfrentaba un juicio por genocidio ante un tribunal nacional.

Y este juicio ha mostrado cuán abiertas siguen las heridas de la historia en Guatemala: en una publicación titulada La farsa del genocidio que circuló la semana pasada en Guatemala, la autodenominada Fundación contra el Terrorismo dice que el juicio contra Ríos Montt es una “conspiración marxista desde la Iglesia católica”.

En las afueras del tribunal se escenificaron marchas a favor y en contra del ex mandatario de facto.

Dentro, luego de negarse a hablar durante todo el juicio, el acusado tomó la palabra por primera vez el jueves 9 de mayo para declararse inocente.

Pero este viernes una jueza guatemalteca decidió lo contrario. Ahora todo indica que José Efraín Ríos Montt terminará sus días tras las rejas.

————————————————————————————————————————————————–

10/05/2013

Ríos Montt irónico ante condena: “No tengo mucha pena”

RÍOS MONTT IRÓNICO ANTE CONDENA: “NO TENGO MUCHA PENA”

El ex dictador guatemalteco calificó los 80 años a los que se le sentenció por crímenes de genocidio y lesa humanidad como “un show político internacional”.

Viernes 10 de mayo de 2013| por AFP – foto: EFE

El ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, calificó este viernes como un “show político internacional” su condena a 80 años de prisión por genocidio y otros crímenes de lesa humanidad, y anunció que va a apelar la sentencia.

Es un show político internacional que va afectar el alma del pueblo guatemalteco, pero nosotros tenemos paz porque nunca derramamos o nos manchamos las manos de sangre de nuestros hermanos”, dijo Ríos Montt en su primera reacción, en medio de un revuelo de periodistas y familiares de víctimas de masacres que gritaban y aplaudían en la abarrotada sala de la Corte Suprema de Justicia.

En tono desafiante, visiblemente molesto, el general retirado, de 86 años, aseguró que los jueces no atendieron la pruebas que según lo exoneran ni el debido proceso. “En consecuencia los señores abogados tratarán de anular la sentencia de hoy”, aseguró.

Ahora me voy a preparar para irme a prisión, no se preocupen, no tengo mucha angustia, no tengo mucha pena”, dijo con una risa irónica, para luego señalar que no obstante lo lamentaba por su familia.

“Pero de todas maneras de forma personal, no tengo angustia porque he cumplido con la ley (…) La única manera de tener paz es haciendo justicia y precisamente de eso adolecemos hoy”, subrayó.

El ex dictador, quien gobernó entre 1982 y 1983 -uno de los períodos más álgidos de la guerra civil- dijo ser “el primero en lamentar la tragedia” por los muertos del conflicto.

Pero “también el primero que sacó la cara por el Estado sacó la cara y se dio cuenta de que había que resolver un problema nacional”, afirmó Ríos Montt, al referirse a la guerrilla.

Ríos Montt fue hallado responsable de 15 masacres a manos del Ejército de 1.771 indígenas mayas-ixiles en el departamento de Quiché, en el norte del país, durante su régimen de hierro entre 1982 y 1983, en tanto que su ex jefe de inteligencia militar, José Mauricio Rodríguez, fue absuelto de los mismos cargos.

Bajo el régimen del general Ríos Montt, quien llegó al poder tras encabezar un golpe de Estado en 1982, el Ejército aplicó la llamada política de “tierra arrasada” sobre poblaciones indígenas, a las que acusaba de colaborar con la guerrilla izquierdista, en el contexto de la Guerra Fría.

————————————————————————————————————————————————-

Ríos Montt anuncia apelación y asegura que su condena es ilegal

“Es un show político internacional que va a afectar el alma y el corazón del pueblo guatemalteco, pero nosotros tenemos paz porque nunca derramamos o nos manchamos las manos de sangre de nuestros hermanos”, aseguró el ex dictador.

por EFE – 10/05/2013 – 

El ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt, condenado a 80 años de prisión por genocidio y crímenes de guerra, insistió en su inocencia y anunció que apelará el fallo, que consideró ilegal por responder a un “show político internacional”.

“Es un show político internacional que va a afectar el alma y el corazón del pueblo guatemalteco, pero nosotros tenemos paz porque nunca derramamos o nos manchamos las manos de sangre de nuestros hermanos”, declaró Ríos Montt a los periodistas antes de ser trasladado a un cuartel militar que funciona como prisión.

El anciano general, de 86 años, dijo que él ha sido siempre “el primero en lamentar la tragedia” que padecieron los indígenas guatemaltecos durante la guerra interna de 36 años que vivió este país (1960-1996).

“Me han enjuiciado y me han condenado por genocidio. El tribunal creyó oportuno verme a mí como genocida, pero el gran problema es que solamente trabajó sobre supuestos elementos de investigación que no tienen ninguna sustentación legal; en consecuencia, todo lo actuado no tiene valor”, señaló el exjefe de Estado.

El Tribunal Primero A de Mayor Riesgo declaró hoy a Ríos Montt culpable de genocidio y delitos contra la humanidad, al dar valor probatorio a los casi cien testigos de cargo y peritos que fueron presentados por la Fiscalía.

Con tono de voz enérgico, el militar retirado dijo que el fallo del tribunal responde a intereses de los jueces, que no actuaron “por interés de nación sino institucional o personal”.

“No han respetado las pruebas ni el debido proceso, en consecuencia los señores abogados tratarán de anular la sentencia de hoy”, anunció Ríos Montt en referencia a su equipo legal.

Ahora, dijo sonriente, “me voy a preparar para irme a prisión. No se preocupen, no tengo mucha angustia, no tengo mucha pena, lo lamento profundamente por mi familia, pero de todas maneras de forma personal, no tengo angustia porque he cumplido con la ley”.

“La única manera de tener paz es haciendo justicia y precisamente de eso adolecemos hoy”, concluyó.

El general retirado José Rodríguez Sánchez, quien fue enjuiciado junto a Ríos Montt por los mismos delitos y que fue absuelto por el tribunal, al considerar que “no tuvo injerencia” en las operaciones militares contra los indígenas ixiles, recuperó de inmediato su libertad.

————————————————————————————————————————————————

11 de mayo de 2013

Amnistía Internacional destaca la “histórica” condena de Ríos Montt

Terra Chile

Amnistía Internacional (AI) aplaudió hoy la condena del exdictador guatemalteco Efraín Ríos Montt por genocidio, que consideró una “medida histórica” en la lucha por la justicia en ese país y “un ejemplo” para América Latina.

Ríos Montt, que gobernó de facto Guatemala entre marzo de 1982 y agosto de 1983, fue condenado ayer a 80 años de prisión, 50 años por genocidio y 30 por crímenes contra la humanidad, por la persecución llevada a cabo durante su gestión contra la etnia indígena ixil.

Según se demostró en el juicio, durante el período en que Ríos Montt gobernó Guatemala, tras encabezar un golpe de Estado militar, las Fuerzas Armadas que estaban bajo sus órdenes asesinaron a 1.771 indígenas ixiles.

En un comunicado, Amnistía Internacional recordó que, en 1999, una comisión de la verdad respaldada por la ONU determinó que unas 200.000 personas murieron o desaparecieron durante los 36 años de guerra civil en Guatemala (1960-1996), un 80 por ciento de ellos indígenas mayas.

“Con esta condena, Guatemala lidera con el ejemplo en una región donde la impunidad de crímenes pasados es tristemente la norma”, apuntó en un comunicado Sebastián Elgueta, experto en Guatemala de AI.

Al tiempo, Elgueta señaló que “Guatemala debe persistir en este momento histórico y garantizar que todos los implicados en el asesinato, tortura, violación y desapariciones de decenas de miles de personas son sometidos a juicio”.

Amnistía Internacional denunció además la falta de cooperación mostrada por las fuerzas armadas de Guatemala en la búsqueda de justicia sobre pasados abusos cometidos durante el conflicto armado.

————————————————————————————————————————————————–

10 de mayo de 2013

Ríos Montt, el general más polémico de la historia reciente de Guatemala

Terra Chile

El general golpista José Efraín Ríos Montt, declarado hoy culpable de genocidio y crímenes de guerra y condenado a 80 años de prisión, es el personaje más polémico de la historia reciente de Guatemala, y quizá el que más odios y amores genera entre la divida sociedad guatemalteca.

Después de un largo proceso judicial que se inició en el año 2000 con las denuncias presentadas en su contra por organizaciones de supervivientes y familiares de las víctimas de la cruenta represión desatada por el Ejército a su mando en contra de civiles, la Justicia le ordenó pagar por lo que él siempre calificó como “excesos”.

A sus 86 años, este anciano militar, que siempre se declaró inocente de las acusaciones que se presentaron en su contra tanto en Guatemala como en España, nunca negó los crímenes cometidos por las Fuerzas Armadas durante los meses que gobernó de facto el país (marzo de 1982 a agosto de 1983).

Sin embargo, aseguró ante el Tribunal Primero A de Mayor Riesgo que este viernes lo condenó a 80 años de prisión, no haber ordenado “nunca” que se atentara contra una etnia, como lo acusó la Fiscalía y las organizaciones que participaron como querellantes en el juicio.

Los ocurrido durante los 15 meses que fue jefe de Estado, dijo, fue responsabilidad exclusiva de los comandantes de las bases y destacamentos militares ubicados en los diferentes territorios del país, y sobre lo que él, insistió, “nunca” estuvo enterado.

Según el fallo del tribunal, Ríos Montt fue “responsable intelectual” de la muerte de al menos 1.771 indígenas ixiles, a manos de miembros del Ejército que actuó bajo sus órdenes y con base en los planes militares diseñados y aprobados por él.

Desde 1974, cuando se presentó como candidato presidencial del desaparecido partido Democracia Cristiana, hasta la fecha, Ríos Montt ha sido uno de los más destacados y polémicos protagonistas de la vida política de Guatemala.

Resaltó como militar de línea dura, pastor de una congregación evangélica fundamentalista, mesiánico líder político de derechas, eterno aspirante a la Presidencia, e icono de la brutal represión desata por el Ejército durante los años más cruentos de la guerra interna que vivió Guatemala entre 1960 y 1996.

Ese conflicto, que se saldó con más de 200.000 muertos, 45.000 desaparecidos y más de un millón de desplazados internos, dividió y polarizó a la sociedad guatemalteca, que a pesar de los 16 años transcurridos desde la firma de la paz, no logra concretar su reconciliación.

El 23 de marzo de 1982, Ríos Montt integró la Junta Militar designada por los oficiales jóvenes del Ejército que por medio de un golpe de Estado derrocaron al entonces presidente, el general Fernando Romeo Lucas García.

Tres meses después disolvió la Junta Militar y se proclamó jefe de Estado, presidente de la República y comandante general del Ejército.

Una de sus primeras medidas fue la puesta en marcha de los Tribunales de Fuero Especial, en los que los jueces con el rostro cubierto condenaron a muerte a 16 personas, y obligar a los indígenas a integrarse a las denominadas Patrullas de Autodenfesa Civil, grupos paramilitares de control y represión.

Según diversas fuentes académicas y defensores de los derechos humanos, durante los 15 meses que Ríos Montt gobernó de facto, el Ejército perpetró más de 250 matanzas colectivas de indígenas, principalmente en las zonas del oeste y noroeste del país, con un saldo de más de 25.000 muertes.

El 8 de agosto de 1983, Ríos Montt fue derrocado por un golpe de Estado encabezado por su entonces ministro de la Defensa, el general Óscar Humberto Mejía Víctores, quien gobernó el país hasta enero de 1986, cuando se instauró la democracia.

A finales de 1989, Ríos Montt fundó el Frente Republicano Guatemalteco (FRG), el partido que le permitió ser reelegido como diputado del Congreso desde 1994 hasta 2012, cuando concluyó su último período legislativo.

A pesar de que la Constitución guatemalteca prohíbe a caudillos y golpistas presentarse como candidatos a la Presidencia, Ríos Montt logró el apoyo de la Corte de Constitucionalidad para inscribirse como aspirante al cargo en las elecciones de 2003, que perdió de forma aplastante.

En diciembre de 1999 la premio Nobel de la Paz 1992, Rigoberta Menchú, presentó una querella contra ocho exaltos cargos militares, Ríos Montt entre ellos, ante la Audiencia Nacional de España.

La denuncia de Menchú por genocidio, torturas y terrorismo de Estado, fue admitida a trámite por el juez del tribunal español Guillermo Ruiz Polanco el 27 de marzo de 2000, que meses después emitió una orden internacional de captura con fines de extradición a España, la cual nunca se concretó.

Aunque el proceso penal ante la Justicia española continúa abierto, en diciembre de 2007 la Corte de Constitucionalidad, el máximo tribunal guatemalteco, dejó sin efecto lo actuado por la Audiencia Nacional por considerar que el alto tribunal español no tenía competencia para juzgar a guatemaltecos.

En el año 2000, la Asociación por la Justicia y la Reconciliación, integrada por familiares de las víctimas de la represión, presentó una denuncia penal ante los tribunales guatemaltecos por genocidio en contra de Ríos Montt y otros militares retirados.

En enero de 2012, tras cumplir su último período como diputado y perder la inmunidad, Ríos Montt se presentó ante la Justicia para responder a las acusaciones en su contra presentadas en 2007 y una jueza lo ligó a proceso y ordenó su prisión preventiva domiciliaria, situación en la que se encontraba hasta su condena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: