EE UU espió a periodistas de AP


El fiscal Eric Holder durante su rueda de prensa.| Afp

  • Agencia AP dice Gobierno EEUU incautó registros telefónicos de periodistas
  • AP afirma que el Gobierno de EE UU espió a sus periodistas
  • Secretario de Justicia de EEUU afirma que filtración a la agencia AP es una de las más serias que ha visto
  • Reporteros Sin Fronteras considera “gravísimo” el espionaje a la agencia AP
  • El espionaje a la agencia AP suma un escándalo más contra Obama
  • El fiscal general de EEUU se desmarca del caso de espionaje a periodistas pero lo justifica

———————————————————————————————

Agencia AP dice Gobierno EEUU incautó registros telefónicos de periodistas

The Associated Press (AP) dijo el lunes que el Gobierno de Estados Unidos incautó los registros de líneas telefónicas asignadas a las oficinas de la agencia de noticias y a sus periodistas durante un período de dos meses en el 2012, lo que describió como una “intrusión masiva y sin precedentes”.

En una carta publicada en el sitio en internet de la agencia, el presidente ejecutivo Gary Pruitt dijo que AP fue informada el viernes pasado de que el Departamento de Justicia había recabado los registros de más de 20 líneas asignadas a la empresa y a sus periodistas.

Las líneas telefónicas en las oficinas de AP en Nueva York, Hartford y Washington se encontraban entre las afectadas por la incautación de registros, al igual que un teléfono de la agencia en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, indicó.

“No puede haber justificación alguna posible por semejante recolección excesiva de contactos telefónicos de The Associated Press y sus periodistas”, dijo Pruitt en una carta, que estaba dirigida al fiscal general Eric Holder.

Un reporte de AP sobre el recabo de los detalles de comunicaciones indicó que el Gobierno no explicó el motivo de la medida.

Sin embargo, destacó que funcionarios estadounidenses previamente habían dicho que la fiscalía del distrito de Columbia estaba llevando adelante una investigación criminal sobre información aparecida en una nota del 7 de mayo del 2012 publicada por la agencia.

El artículo abordaba una operación de la CIA en Yemen que frustró un plan de Al Qaeda para hacer estallar una bomba en un avión que se dirigía a Estados Unidos.

Cinco periodistas y un editor involucrados con el artículo estaban entre los afectados por las incautaciones, puesto que sus números telefónicos fueron obtenidos por el Gobierno, dijo AP.

La fiscalía de Columbia, que notificó a AP sobre la incautación, emitió un comunicado el lunes diciendo que fue “cuidadoso y deliberativo” al lidiar con asuntos vinculados a la libertad de prensa.

“Tomamos nuestras obligaciones con seriedad para seguir todas las leyes, regulaciones federales aplicables y las políticas del Departamento de Justicia cuando emitimos las citaciones de los registros telefónicos de las organizaciones de los medios de comunicación”, sostuvo la fiscalía.

—————————————————————————————————————————————————

EN TRES DE SUS DELEGACIONES

AP afirma que el Gobierno de EE UU espió a sus periodistas

AGENCIAS / WASHINGTON
Día 14/05/2013 – ABC.es

La agencia de noticias denuncia que el Departamento de Justicia ha accedido a comunicaciones con fuentes confidenciales durante al menos dos meses

Aunque tenga mucho de guión de películas de espías, no lo es. La agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) ha denunciado que el Gobierno de Barack Obama pinchó el teléfono de cerca de un centenar de sus periodistas en un acto que han denominado de “intrusismo sin precedentes”. La dirección de la empresa asegura, en una carta dirigida al secretario de Justicia, Eric Holder, que se vigilaron más de veinte líneas telefónicas entre abril y mayo del pasado año, vigilando las llamadas que se realizaban desde las delegaciones de Nueva York, Washington y Hartford.

Esta supuesta campaña de espionaje se enmarcaría en la investigación iniciada en la Administración para dar con la fuente que estaba filtrando información clasificada de las actividades de Estados Unidos en Yemen para luchar contra el terrorismo en aquel país. Lo que no ha aclarado el consejero delegado de Ap, Gary Pruitt, es si las llamadas recibidas por sus empleados también han sido interceptadas. “Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales”, ha denunciado Pruitt en una misiva que ha hecho llegar a Eric Holder, secretario de Justicia, cuyo departamento no se ha pronunciado al respecto.

Críticas republicanas

El congresista republicano por California Darrell Issa, presidente de comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara de Representantes, criticó a la Administración del presidente Barack Obama por las revelaciones de la agencia de noticias. “Los estadounidenses deberían tomar nota de que los funcionarios de alto nivel de la Administración Obama se ven a sí mismos por encima de la ley y están envalentonados por la creencia de que no tienen que responder ante nadie”, aseguró Issa en un comunicado.

La agencia de noticias conoció esta información el pasado viernes en una carta enviada por el fiscal Ronald Machen del Departamento de Justicia en Washington. William Miller, portavoz de Manchen, eludió referirse al caso en un correo electrónico enviado al diario The Wall Street Journal y se limitó a asegurar que la Fiscalía sigue todas “las leyes aplicables, regulaciones federales y normativas del Departamento de Justicia cuando se emiten mandatos judiciales para acceder a registros de llamadas de organizaciones periodísticas”.

—————————————————————————————————————————————————-

Secretario de Justicia de EEUU afirma que filtración a la agencia AP es una de las más serias que ha visto

El titular de Justicia estadounidense advirtió que a filtración que motivó el registro a la agencia, además “puso en peligro a los ciudadanos de Estados Unidos”.

por EFE – 14/05/2013 – Latercera
Eric Holder, secretario de Justicia de EEUU.© AFP
Eric Holder, secretario de Justicia de EEUU.

El secretario de Justicia y fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, aseguró hoy que la filtración a la agencia Associated Press (AP), que motivó el registro secreto de conversaciones telefónicas por parte de su departamento, “es una de las más serias” que ha visto en su carrera.

“Es una de las dos o tres filtraciones más serias que he visto”,
 dijo el secretario de Justicia, quien aseguró, además, que “puso en peligro a los ciudadanos de Estados Unidos” y requirió “medidas muy agresivas” para investigarla. 

Holder aclaró que él se separó de la investigación del Departamento de Justicia desde el principio, por lo que desconoce los detalles del requerimiento que condujo a registrar las llamadas telefónicas de AP, el cual fue dirigido por el subsecretario de su departamento, James Cole.

El fiscal general aseguró que, al separarse de la investigación, él quiso “asegurarse de que fuese considerada independiente” y “evitar incluso la apariencia de un conflicto de intereses”, a lo que sumó su continuo contacto con los medios.

De acuerdo con AP, los investigadores federales recopilaron información, sin advertirlo a la agencia, de al menos 20 de sus líneas telefónicas en abril y mayo de 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut).

Ronald Machen, quien trabaja para el Departamento de Justicia en Washington, fue quien reveló a AP en una carta el pasado viernes que la fiscalía federal había obtenido los registros.

Según revelaron varios medios hoy, Machen dirige una investigación sobre la filtración de información clasificada acerca de un complot de la red terrorista Al Qaeda que la Agencia Nacional de Inteligencia (CIA) frustró el pasado año en Yemen, y cuyo objetivo era detonar una bomba dentro de un avión con destino a EEUU.

Un artículo de AP publicado la primavera pasada informó de los detalles de la operación, lo que dio origen, supuestamente, a la investigación para hallar el origen de la filtración.

————————————————————————————————————————————————-

Reporteros Sin Fronteras considera “gravísimo” el espionaje a la agencia AP

Según la organización “hechos tan contrarios a las garantías constitucionales exigen un examen ante una comisión de investigación del Congreso”.

por EFE – 14/05/2013 – Latercera
Departamento de Justicia de EEUU.© Lonnie Tague for The Department of Justice
Departamento de Justicia de EEUU.

La organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) calificó hoy de “infracción gravísima” de la libertad de información la “violación de las comunicaciones telefónicas” presuntamente cometida contra reporteros y oficinas de la agencia de noticias Associated Press (AP).

RSF afirma que el Departamento de Justicia estadounidense envió el pasado 10 de mayo un correo a AP en el que le informaba de la investigación de veinte líneas telefónicas, pero “sin precisar ni los motivos ni los argumentos legales del procedimiento”.

Recuerda que esa actuación habría tenido como objetivo descubrir a los informantes de AP en relación con una operación de la CIA en Yemen para evitar un atentado de Al Qaeda.

“Suscribimos las palabras de Gary Pruitt, director general de AP, quien denuncia una ‘intromisión masiva y sin precedentes'”, en una comunicación enviada el secretario de Justicia de EEUU, Eric Holder.

“Reporteros sin fronteras pide al Departamento de Justicia que acceda sin demora a la petición de AP de entregarle -o destruir- los datos de los teléfonos. Estimamos también que hechos tan contrarios a las garantías constitucionales exigen un examen ante una comisión de investigación del Congreso”, agrega RSF en un comunicado.

Además, la organización con sede en París “constata con preocupación que la administración federal actual no ha roto con las prácticas en vigor durante el doble mandato de George W. Bush, que sacrificaron los datos privados y sobre todo el derecho de los ciudadanos a estar informados”, añade.

RSF considera que este suceso demuestra la necesidad de que haya en Estados Unidos una ley federal “en materia de protección de fuentes. Un principio que 34 Estados de la Unión reconocen, en diversos grados, en su legislación”.

—————————————————————————————————————————————————

El espionaje a la agencia AP suma un escándalo más contra Obama

Cerca de un tercio de los comités del Congreso de EEUU investigan actuaciones de la Administración demócrata

 Washington 14 MAY 2013 – El País.com (España)

Sin duda no es esta la mejor semana del presidente y acaba de comenzar. A las audiencias en el Congreso sobre el atentado de Bengasi se unió el escándalo del escrutinio a grupos políticos conservadores por parte de Hacienda (léase Tea Party y asociados) y ahora el espionaje telefónico de la agencia de noticias Associated Press. Todo lo anterior sin mencionar la detención y expulsión de Rusia de un supuesto espía norteamericano que se dedicaba a reclutar los servicios para Washington de un agente ruso.

En su persecución de las filtraciones como ninguna otra Administración lo había hecho antes, el departamento de Justicia recopiló de forma secreta los registros de al menos 20 líneas telefónicas de periodistas de la agencia de noticias Associated Press durante los meses de abril y mayo de 2012, incluido el teléfono fijo que la organización tiene en la sala de prensa de la Cámara de Representantes en el Capitolio, según ha informado la propia AP.

El presidente de la agencia, Gary Pruitt, en una airada respuesta en forma de carta enviada el lunes por la noche al fiscal general de EEUU, Eric Holder, calificó lo sucedido como “una intromisión masiva y sin precedentes” en el trabajo de los periodistas. “No hay justificación posible para una recolección tan amplia de las comunicaciones de AP y sus reporteros”, afirmó Pruitt.

La incautación de los registros –de la que no se avisó y que se efectuó en algún momento de este año- formaría parte de una investigación criminal llevada a cabo por el Departamento de Justicia para descubrir la posible fuente dentro de la Administración de Barack Obama que filtró actividades antiterroristas del Pentágono en Yemen.

A las audiencias en el Congreso sobre el atentado de Bengasi se unió el escándalo del escrutinio a grupos políticos conservadores por parte de Hacienda (léase Tea Party y asociados) y ahora el espionaje telefónico de la agencia de noticias Associated Press

En una noticia que conmocionó a los medios de comunicación y evocó al malogrado Richard Nixon, AP comunicó el lunes por la noche que el Departamento de Justicia le informó el pasado viernes que investigadores federales habían obtenido los registros de las llamadas salientes –no está claro si también los números entrantes y la duración de las llamadas- de al menos 20 líneas de sus oficinas de Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut), así como teléfonos móviles y números privados de los hogares de algunos periodistas.

“Estos registros potencialmente revelan comunicaciones con fuentes confidenciales en todas las actividades noticiosas de AP durante un período de dos meses, ofrecen un vistazo a las operaciones de recopilación de información de AP y revelan información sobre las actividades y operaciones de la AP que el gobierno no tiene derecho a conocer”, expresó Pruitt.

Tanto el portavoz de Barack Obama, Jay Carney, como el propio fiscal general, Eric Holder, han sido hoy bombardeados con preguntas a este respecto por los reporteros. Carney, como antiguo periodista que es, dijo entender la preocupación que existía pero se refugió en que el presidente no se involucra en las investigaciones criminales que efectúa Justicia. Aunque fue tan insistente y repetitiva su siempre misma respuesta que llevó a la conclusión negativa por parte de la prensa reunida en la sala de la Casa Blanca de que el mandatario parece no conocer nada que suceda más allá de los muros de su residencia (la misma respuesta valió para el escándalo de Hacienda).

Holder ha justificado que la filtración que se investigaba estaba entre “las tres más importantes” que han puesto en peligro la vida de norteaemericanos

Holder fue más concreto pero no lo suficiente como para despejar interrogantes que colocan en una pésima situación a la Casa Blanca –con un tercio de las comités del Congreso investigando actuaciones de la Administración Obama-. El fiscal general ha expresado su preocupación sobre por qué no se había solicitado a AP que cooperase en la investigación y voluntariamente entregasen esos registros, algo que ha sucedido en otras ocasiones. Holder ha justificado que la filtración que se investigaba estaba entre “las tres más importantes” que han puesto en peligro la vida de norteaemericanos. También ha dicho que él se recusó en ese caso, por lo que su firma no está en esa investigación.

A AP no se le ha informado de la razón concreta por la que el departamento de Justicia se ha incautado de esos registros telefónicos pero todo indica que se trata de la filtración que hace un año sacó a la luz cómo la CIA había abortado un atentado en un avión que viajaba de Yemen a EEUU. Entre los números telefónicos obtenidos por el Gobierno están los de cinco reporteros y un editor vinculados con la noticia del 7 de mayo de 2012 que informaba del ataque frustrado.

El año pasado en junio, Holder anunciaba dos investigaciones especiales sobre dos casos de filtraciones en medio de una petición del Congreso para que se acabara con ellas (guerra cibernética contra Irán; la caza y captura de Osama Bin Laden; cómo se configuraba la lista de los terroristas que debían de ser eliminados…) Entonces, los republicanos acusaron a la Casa Blanca de filtrar esas informaciones en un intento de engrandecer a Obama a los ojos de la opinión pública en plena –y reñida- lucha por la Casa Blanca. También dijeron que Holder estaba siendo muy flojo y que se había quedado corto. Hoy, algunos de esos mismos republicanos acusaban a la Casa Blanca de haber ido “demasiado lejos”. Y la semana solo acaba de empezar en Washington.

————————————————————————————————————————————————-

Polémica acción del departamento de Justicia

El fiscal general de EEUU se desmarca del caso de espionaje a periodistas pero lo justifica

El fiscal Eric Holder durante su rueda de prensa.| Afp

  • Obama dice que defiende ‘la libertad de prensa’
  • La Sociedad de Periodistas Profesionales dice que la acción es ‘indignante’

ELMUNDO.es | Agencias | Washington

miércoles 15/05/2013 

El fiscal general de EEUU (cargo equivalente al de secretario de Justicia), Eric Holder, ha asegurado que la filtración a Associated Press (AP) que motivó el ‘pinchazo’ y el registro secreto de conversaciones telefónicas a 100 periodistas por parte de su Departamento, “es una de las más serias” que ha visto.

“Es una de las dos o tres filtraciones más serias que he visto”, dijo Holder, quien aseguró, además, que “puso en peligro a los ciudadanos de Estados Unidos” y requirió “medidas muy agresivas” para investigarla.

Pero eso es todo lo que contó de un caso del que se ha querido desmarcar por completo. En una rueda de prensa breve y caótica, Holder se ‘lavó las manos’ en este asunto y afirmó que la polémica decisión de ‘pinchar’ los teléfonos no fue suya. Preguntado sobre si se siguieron los procedimientos legales para actuar de esta manera, Holder insistió en queno sabía nada, pero que se fiaba de su gente.

“Me inhibí de este asunto” para evitar un “conflicto de intereses”, dijo Holder en unos momentos en que la oposición republicana empezaba este martes a exigir su dimisión. El motivo, explicó, fue que él mismo había sido entrevistado por el FBI en relación con el caso de filtración de información secreta -una “filtración muy muy grave”, subrayó- que llevó al subalterno suyo, que asumió consecuentemente este asunto a ordenar la investigación de la agencia de noticias.

“La decisión de revisar registros de llamadas de medios en esta investigación fue tomada por el fiscal general adjunto (James Cole) de forma consistente con las regulaciones y políticas del Departamento” de Justicia, corroboró en un comunicado el portavoz de la Oficina del Fiscal General del Distrito de Columbia, Bill Miller.

Para pedir la información que recabó de los periodistas, el Departamento de Justicia debe contactar con los responsables del medio en cuestión para pedir permiso, a no ser que considere que esa opción pone en peligro una investigación. Al parecer, éste era el caso, aunque Holder tampoco ha dicho por qué. Los informadores investigados habían escrito sobre cómo EEUU había logrado abortar un complot de Al Qaeda para hacer explotar una bomba en un avión de pasajeros rumbo a Estados Unidos.

La Agencia Ap confirmó que el Departamento de Justicia le informó el pasado viernes de que había pinchado los teléfonos de muchos de sus periodistas entre abril y mayo del pasado año. “Es una intromisión enorme y sin precedentes” en el desempeño de nuestro oficio, señaló en un comunicado.

“Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un periodo de dos meses en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP”, indicó Gary Pruitt, consejero delegado de la primera agencia de noticias del país, en una misiva dirigida a Holder.

Obama defiende la libertad de prensa

Ante la polémica generada por esta actuación, la Casa Blanca ha indicado que el presidente de EEUU, Barack Obama, es “un firme defensor de la libertad de prensa” y está a la espera de más información sobre la investigación del Departamento de Justicia.

El presidente “se enteró el lunes de las denuncias sobre acciones del Departamento de Justicia en relación con AP”, afirmó el portavoz presidencial Jay Carney.

Por su parte, organizaciones periodísticas de Estados Unidos han calificado de asalto a la libertad de prensa la investigación por parte del gobierno norteamericano de los registros telefónicos de periodistas. La Sociedad de Periodistas Profesionales condenó lo que calificó de una acción “vergonzosa e indignante” que, afirmó, constituye un asalto a la primera enmienda de la Constitución, que protege la libertad de prensa.

La oficina del Fiscal General en Washington replicó en un comunicado que se toma muy en “serio” sus obligacioens de cumplir todas las leyes y regulaciones relativas a la investigación de registros telefónicos de organizacioens periodísticas. La norma es que “debemos notificar de antemano a la organización periodística a menos que hacerlo pueda constituir una amenaza importante a la integridad de la investigación”, explicó el portavoz Bill Miller.

————————————————————————————————————————————————–

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: