Ola de violencia en Irak


Imagen activa

————————————————————————————

Una nueva ola de violencia causa decenas de muertos y acorrala al Gobierno iraquí

(EFE)

Bagdad, 20 may (EFE).- Una nueva oleada de atentados y violencia causó la muerte de más de 60 personas desde la noche del domingo en Irak, lo que llevó al cada vez más acorralado primer ministro, Nuri al Maliki, a anunciar cambios en su estrategia de seguridad.

Después de que el pasado abril se convirtiera en el mes más sangriento en Irak en casi cinco años, con 712 fallecidos, mayo continúa por esa senda, con un alarmante rebrote de los ataques sectarios y contra las fuerzas de seguridad, principalmente.

A lo largo de la jornada de hoy, la explosión de diez coches bomba en diferentes provincias del país y los ataques de grupos armados contra la policía causaron al menos 63 muertos y decenas de heridos.

En uno de los incidentes más graves, al menos ocho peregrinos chiíes iraníes murieron y otros 19 resultaron heridos al estallar un coche bomba al paso del autobús en el que viajaban al norte de Bagdad, según una fuente del Ministerio iraquí del Interior.

El atentado, en el que también resultaron heridos dos iraquíes, tuvo lugar en una carretera en cuyo arcén estaba estacionado el coche bomba, cerca de la ciudad de Balad, en la provincia de Salahedín, al norte de Bagdad.

Los peregrinos regresaban a Irán después de haber visitado lugares santos en la ciudad de Samarra, donde se levanta el mausoleo del imán Ali al Hadi, uno de los cuatro santuarios más importantes para el chiísmo.

En la ciudad meridional de Basora, de mayoría chií, dos coches bomba explotaron de manera consecutiva en el centro de la localidad, causando la muerte de once personas y heridas a otras 33.

Las explosiones causaron, asimismo, daños en varios vehículos y edificios cercanos.

De una forma muy similar, dos explosiones casi simultáneas mataron a diez personas e hirieron a 55 en dos mezquitas chiíes de la ciudad de Al Hila, capital de la provincia de Babel, al sur de Bagdad.

La primera explosión fue obra de un terrorista suicida que detonó un cinturón con explosivos dentro de una mezquita, y la otra fue causada por un artefacto colocado en otro templo a pocos cientos de metros del primero, según una fuente de la policía de Al Hila.

La violencia también se cebó en las fuerzas de seguridad iraquíes, con la muerte de al menos 22 policías en dos ataques registrados durante la noche del domingo en la provincia de Al Anbar, de mayoría suní y ubicada al oeste de Bagdad.

Doce policías que habían sido previamente secuestrados fallecieron durante una operación para liberarlos en una zona del oeste de la ciudad de Ramadi, capital de Al Anbar, mientras que los otros diez murieron en un ataque lanzado por hombres armados contra un puesto de control en esa misma provincia.

Bajo la presión del creciente número de víctimas mortales y de las provincias suníes que le instan a una reforma federal del Estado, Al Maliki anunció hoy en una rueda de prensa que realizará cambios en su estrategia de seguridad.

Entre estas modificaciones, el jefe de Gobierno señaló que se efectuarán “remodelaciones en los puestos de la responsabilidad para enfrentar a los grupos terroristas”.

Sostuvo que los terroristas regresaron al país a causa de la inestabilidad política, por lo que llamó a los líderes políticos, tribales y religiosos a unir esfuerzos para recuperar la estabilidad, al tiempo que acusó a “agendas extranjeras” de esconderse detrás del aumento de la violencia.

Sin embargo, al tiempo que llamaba a la unidad, Al Maliki lanzó una durísima crítica contra el Parlamento del país, al que acusó de alimentar las tensiones sectarias.

Para el primer ministro iraquí, el Legislativo forma parte de la crisis actual “debido a los discursos sectarios de algunos diputados”.

Además, pidió los legisladores que no asistan a la sesión parlamentaria de mañana, convocada por el presidente del Parlamento, el suní Usama al Nayifi, para tratar la degradación de la seguridad en las ciudades iraquíes.

Este clima de violencia sin freno se une a las protestas de las provincias suníes que desde hace meses se manifiestan en masa, sobre todo en Al Anbar, contra lo que perciben como una discriminación por parte de la mayoría chií y del gobierno de Al Maliki.

—————————————————————————————————————————————————

Serie de ataques con auto bomba en Irak dejan al menos 70 muertos

La violencia ha aumentado de forma considerable en los últimos meses en Irak debido al conflicto entre los partidos sunitas y el primer ministro chiita Nuri al Maliki.

por Agencias – 20/05/2013 – Latercera

Al menos 70 personas murieron hoy en una serie de ataques con auto bomba sobre todo contra regiones de mayoría chiita en el centro y sur de Irak, informaron fuentes de la seguridad y médicas.

En Bagdad, 17 personas murieron al explotar autos bomba en cuatro barrios de mayoría chiita. El mayor ataque se produjo junto a un estacionamiento, matando a ocho personas e hiriendo a 30, incluyendo estudiantes que salían de sus escuelas tras sus exámenes.

En otro ataque de similares características al norte de Bagdad murieron ocho peregrinos -seis iraníes y dos iraquíes- y otros 18 resultaron heridos, informaron medios locales. La televisión independiente Al Sumaria informó que el coche explotó a su paso cerca de Balad, 80 kilómetros al norte de capital.

En Basora, dos autos bomba que estallaron de manera encadenada en sitios diferentes -en una calle concurrida y en un aparcamiento- mataron a 13 personas y dejaron 25 heridos, informaron fuentes de seguridad. Basora es una ciudad de mayoría chiita.

En la provincia de Al Anbar, de mayoría sunita, murieron ocho policías en un ataque armado contra dos patrullas, a 120 kilómetros al oeste de Bagdad. Los atacantes pudieron huir, informó la policía.

Por otra parte, la policía encontró en el desierto de esa misma provincia los cadáveres de 14 personas. Se trata de miembros de las fuerzas de seguridad y viajeros que habían sido secuestrados en los últimos días en la provincia, de mayoría sunita.

La violencia ha aumentado de forma considerable en los últimos meses en Irak debido al conflicto entre los partidos sunitas y el primer ministro chiita Nuri al Maliki.

————————————————————————————————————————————————

20-05-2013 / EFE

Irán condenó los atentados ocurridos hoy en Irak, donde han muerto durante la jornada al menos 63 personas, entre ellas ocho peregrinos iraníes.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Seyed Abas Araqchi, manifestó su pésame y mostró su solidaridad a las familias de las víctimas, en una declaración en la que señaló que con estos atentados “los enemigos de la unidad islámica pretenden promover el sectarismo y crear divisiones en la región”.

Subrayó que los atentados terroristas contra peregrinos violan los “principios humanitarios y morales” y recordó la responsabilidad de las autoridades iraquíes de proteger a los viajeros que visitan centros religiosos en ese país, donde están algunos de los principales lugares sagrados del islám chií.

Después de que el pasado abril se convirtiera en el mes más sangriento en Irak en casi cinco años, con 712 fallecidos, mayo sigue el mismo camino.

Hoy hicieron explosión diez coches bomba en varias provincias del país, que sumados a los ataques de grupos armados contra la Policía han causado al menos 63 muertos y decenas de heridos.

En uno de los atentados más graves, al menos ocho peregrinos chiíes iraníes murieron y otros diecinueve resultaron heridos al estallar un coche bomba al paso del autobús en el que viajaban al norte de Bagdad, según una fuente del Ministerio del Interior iraquí.

————————————————————————————————————————————————–

NIGÚN GRUPO HA REIVINDICADO LA AUTORÍA

Los atentados contra chiíes en varios puntos de Irak dejan más de 60 muertos

Atentado cerca del banco central de Irak

Foto: REUTERS

BAGDAD, 20 May. (Reuters/EP) –

   Más de 60 personas han muerto este lunes en atentados con bomba perpetrados en zonas chiíes de varios puntos de Irak, en lo que ha supuesto un nuevo capítulo de la peor violencia sectaria registrada en el país desde que las tropas estadounidenses completaron su repliegue en diciembre de 2011, han informado fuentes médicas y policiales.

   Los ataques de este lunes elevan a más de 200 los fallecidos desde la semana pasada por violencia sectaria, mientras continúan aumentando las tensiones entre la comunidad chií, que ahora gobierna Irak, y la suní, la minoritaria que gobernaba en época de Sadam Husein, hasta el punto de que se tema la posibilidad de que estalle una guerra civil.

Hasta el momento, ningún grupo terrorista ha reivindicado la autoría de los atentados perpetrados este lunes. Irak acoge decenas de grupos insurgentes, incluida la filial de Al Qaeda, el Estado Islámico de Irak, que ya ha atacado objetivos chiíes en anteriores ocasiones para intentar fomentar los enfrentamientos sectarios.

La ciudad de Basora, situada a unos 420 kilómetros al sureste de Bagdad, ha sido el escenario de dos atentados con coche bomba que han provocado la muerte de catorce personas, según han informado la Policía y varios médicos.

“Estaba de servicio cuando una potente explosión ha sacudido el suelo”, ha dicho un mando policial cerca del lugar del atentado, en el barrio de Hayaniya. “La explosión ha alcanzado a un grupo de trabajadores que estaban reunidos cerca de un puesto de bocadillos”, ha relatado, antes de asegurar que ha visto varios cuerpos sin vida en la zona de la deflagración. “Uno de los cuerpos muertos todavía sujetaba en su mano un bocadillo manchado de sangre”, ha añadido, en referencia al coche bomba que ha provocado la muerte de nueve personas.

El segundo coche bomba ha terminado con la vida de cinco personas en una estación de autobuses en el barrio de Saad, en Basora. Por otra parte, en Bagdad han muerto al menos 30 personas en los atentados con vehículos cargados de explosivos perpetrados en Kamaliya, Ilaam, Puente Diyala, Al Shurta, Shula, Zaafaraniya y Ciudad Sadr, barrios con una alta concentración de población chií.

Además, la explosión de un coche bomba aparcado en el distrito de Shaad, en el norte de la capital iraquí, ha matado a doce personas y ha dejado heridas a otras 26, según fuentes médicas y policiales. La Policía ha informado de otro ataque en el que han muerto cinco iraníes, cuando un coche bomba ha explotado al paso de un autobús de peregrinos suníes cerca de Balad, a unos 80 kilómetros al norte de Bagdad.

Por otro lado, en la provincia de Anbar, en el oeste de Bagdad, las autoridades iraquíes han encontrado los cuerpos sin vida de catorce personas que habían sido secuestradas el sábado pasado. Los cadáveres estaban abandonados en una zona desértica y presentaban disparos de bala en la cabeza y el pecho, según fuentes médicas y de los servicios de seguridad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: