El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es ficticio


  • El psiquiatra que “descubrió” el TDAH confesó antes de morir que “es una enfermedad ficticia”
  • Uno de cada veinte niños padece Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad
  • Uno de cada cinco menores padece un trastorno mental en EE UU
  • ¿Uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental?: el negocio de la psiquiatría
  • ‘Niños genio’ sufren bullying y malos diagnósticos
  • ¿Todos los niños tienen un trastorno mental?

——————————————————————————————

El psiquiatra que “descubrió” el TDAH confesó antes de morir que “es una enfermedad ficticia”

23 de mayo de 2013 | Bebés y más

Leon Eisenberg

A la psiquiatría hace tiempo que se le ve el plumero. Son tantas las enfermedades y trastornos que se describen en sus manuales que hoy en día lo raro es no tener nada. Después de hacer saltar las alarmas al incluir las rabietas en el último Manual de Pediatría DSM (la biblia de los psiquiatras) y después de ver como el gobierno estadounidense declara en un informe que 1 de cada 5 niños tiene un trastorno de la salud mental, cifras que parecen un insulto al sentido común de la población, porque es imposible que tantos niños estén mentalmente enfermos, aparecen unas declaraciones de Leon Eisenberg, el psiquiatra que “descubrió” el TDAH, que no dejan indiferente a nadie que viva o trabaje con niños.

El semanario alemán Der Spiegel, en un artículo en que ponía en relieve el aumento de enfermedades mentales en la población alemana, explicó que Eisenberg dijo, siete meses antes de morir, cuando contaba ya con 87 años, que “el TDAH es un ejemplo de enfermedad ficticia”.

Los inicios del TDAH

Los primeros intentos por tratar de explicar que había niños con TDAH sucedieron en 1935. Por aquellos tiempos, los médicos habían tratado por primera vez a niños de primaria con un carácter inquieto y con dificultad para concentrarse en lo que se les pedía, bajo el diagnóstico de síndrome post-encefálico. Fue un intento que no cuajó porque claro, la mayoría de esos niños nunca habían tenido encefalitis.

En los años sesenta apareció el protagonista de nuestra historia, Leon Eisenberg, quien volvió a hablar de dicha enfermedad, pero esta vez con otro nombre, “reacción hipercinética de la infancia”. Bajo dicho diagnóstico pudo tratar a alumnos difíciles, probando diferentes psicofármacos con ellos. Empezó con dextroanfetamina y luego utilizó el metilfenidato, droga con la que consiguió su objetivo y que hoy en día prevalece como tratamiento de elección: los niños enérgicos se transformaban en niños dóciles.

En el año 1968 se incluyó la “reacción hipercinética de la infancia” en el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM) y desde entonces forma parte de dicho manual, sólo que ahora recibe el conocido nombre de Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

nino-jugando1.jpg

El logro de Eisenberg y sus colaboradores fue conseguir que la gente creyera que el TDAH tiene causas genéticas, que es una enfermedad con la que se nace. Él mismo dijo, junto con las palabras en que decía que era una enfermedad inventada, que la idea de que un niño tenga TDAH (entendemos que la idea de que un niño sea muy movido y sea un alumno problemático) desde el nacimiento estaba sobrevalorada. Sin embargo, al conseguir que esto calara en la población y en los padres, el sentimiento de culpa desaparece, los padres se sienten aliviados porque el niño ha nacido así y el tratamiento es menos cuestionable. En 1993 se vendieron en las farmacias alemanas 34 kg de metilfenidato. En el año 2011 se vendieron 1.760 kg.

El conocido psiquiatra, que llegó a hacerse cargo de la gestión del servicio de psiquiatría en el prestigioso Hospital General de Massachusetts en Boston, donde fue reconocido como uno de los más famosos profesionales de la neurología y de la psiquiatría del mundo, decidió confesar la verdad meses antes de morir afectado de un cáncer de próstata, añadiendo que lo que debería hacer un psiquiatra infantil es tratar de determinar las razones psicosociales que pueden producir problemas de conducta. Ver si hay problemas con los padres, si hay discusiones en la familia, si los padres están juntos o separados, si hay problemas con la escuela, si al niño le cuesta adaptarse, por qué le cuesta, etc. A todo esto añadió que, lógicamente, esto lleva un tiempo, un trabajo y acompañado de un suspiro concluyó: “prescribir una pastilla contra el TDAH es mucho más rápido” (a lo que yo añadiría “y mucho más ventajoso para el negocio de la psiquiatría”).

El negocio de la psiquiatría

Como he dicho al principio de la entrada parece que la psiquiatría es un monstruo capaz de llevarse cualquier cosa por delante, con un hambre voraz, que no se detiene y que hará todo lo posible por tratar de conseguir que toda persona sana acabe tomando una u otra medicación para tratar su (no) enfermedad. Se les ve el plumero, y una prueba más de ello es que ya existe la próxima enfermedad que será difundida por toda la infancia: el trastorno bipolar o enfermedad maníaco-depresiva.

Hasta los años noventa era una afección desconocida en los niños. Ahora ya es uno de los diagnósticos más frecuentes en psiquiatría infantil, hasta el punto que las visitas por este trastorno se han multiplicado por 40 en menos de diez años, siendo muchos de los “enfermos” niños de dos y tres años.

Uno de los responsables de la llegada del trastorno bipolar a EE.UU. es el psiquiatra Joseph Biederman, que lleva años haciendo estudios y conferencias sobre el tema y que recibió 1,6 millones de dólares entre el año 2000 y el 2007, procedentes de las farmacéuticas que fabricaron los medicamentos para dicho trastorno, al parecer para dedicarlos a seguir investigando la enfermedad.

Pero esto no es todo. Para conocer el alcance real del negocio de la psiquiatría, para ver hasta qué punto se inventan las enfermedades para luego poder dar los fármacos que ya existen, un estudio realizado por la psicóloga estadounidense Lisa Cosgrove reveló que, de los 170 miembros del grupo de trabajo del DSM (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales), es decir, los que hacen el manual de psiquiatría de referencia mundial, 95 (el 56%) tenía una o más relaciones financieras con las empresas de la Industria Farmacéutica.

¿Existe el TDAH?

nino-hiperactivo.jpg

Yo no sé si existe o no existe (y eso que el que la inventó dice que no), ni tampoco me toca a mí responder a esta pregunta, sin embargo estoy seguro de que son muchos los niños diagnosticados cuyo único pecado ha sido ser demasiado movidos, o ser demasiado insistentes a la hora de demandar de sus padres un poco más de atención. Ya hace más de dos años os ofrecí dos entradas en las que explicaba cómo se diagnostica el TDAH, para que vierais que no existe ninguna prueba diagnóstica de ningún tipo que determine que un niño tiene el mencionado trastorno. Todo se hace en base a la observación y en base al cumplimiento o no de unos criterios o parámetros que los niños normales deben hacer.

Ahora bien, ¿qué es ser normal? Krishnamurti dijo que “no es signo de buena salud el estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”, así que quién sabe, quizás los niños que se rebelan ante el intento de domesticarles, aquellos que no soportan estar sentados escuchando cosas que no les interesan, aquellos que preferirían poder decidir qué hacer en sus vidas en todo momento, aquellos que quieren probarlo todo y no dejarse nada, quizás sean al fin y al cabo los más cuerdos.

No digo que ninguno de estos niños no tengan nada. No digo que no necesiten ayuda, porque es muy probable que muchos de ellos tengan muchos problemas, pero nunca he creído en la existencia de un trastorno que afecte al 10% de los niños y mucho menos he creído en la cura milagrosa del metilfenidato, porque si bien los niños cambian su comportamiento, los problemas que hicieron que el niño funcionara de un modo no aceptado siguen ahí.

—————————————————————————————————————————————————-

Uno de cada veinte niños padece Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad

ABC@ABC_CVALENCIANA / VALENCIA
Día 27/04/2013
Esta patología afecta a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y de la inhibición del comportamiento

Uno de cada veinte niños en edad escolar de la Comunitat Valenciana padece el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), una patología de carácter neurobiológico que afecta directamente a las áreas del cerebro responsables del autocontrol y de la inhibición del comportamiento.

Así lo ha indicado la directora general de Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente de la Conselleria de Sanitat, Teresa de Rojas, en la inauguración de la VIII Jornada TDAH y Familia, organizada por la Asociación de Padres para Niños y Adolescentes con Déficit de Atención e Hiperactividad. En el encuentro, diversos especialistas han abordado aspectos sobre los trastornos asociados al TDAH, la educación secundaria, el diagnóstico y manejo en adultos jóvenes.

Se estima que más de 400.000 familias españolas tienen hijos menores de 18 años con este trastorno, que no es exclusivo de la infancia y la adolescencia, ya que más de 70% de los afectados continúan presentando algunos síntomas en la edad adulta. De Rojas ha indicado que «el ambiente en el que puede detectarse más fácilmente es en la escuela» aunque «médicos, trabajadores sociales, psicólogos, pedagogos, padres, familiares y pacientes» también están implicados.

Actualmente los trastornos del comportamiento se abordan desde una perspectiva multidisciplinar, que permite que la atención se haga de una manera más precisa y con una orientación terapéutica más adecuada.

————————————————————————————————————————————————-

Uno de cada cinco menores padece un trastorno mental en EE UU

El más común es el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad. Los niños los sufren más que las niñas

 Washington 17 MAY 2013 – El País.com (España)

Uno de cada cinco niños en Estados Unidos entre los tres y los 17 años padece un trastorno mental, y la cifra de menores diagnosticados ha estado aumentando durante más de una década, de acuerdo con el primer informe realizado a este respecto por el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), denominado Mental Health Surveillance Among Children in the United States, 2005-2011.

“Los niños con trastornos mentales representan el 20% del total de la población infantil en EE UU y supone un gasto económico de 247.000 millones de dólares al año en facturas médicas, educación especial y justicia juvenil”, explica el estudio del CDC.

El trastorno mental con más prevalencia entre los menores es el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), seguido de los problemas de conducta, la ansiedad, la depresión  y los Trastornos del Espectro Autista (que afecta a uno de cada 50 niños-). “Algunos, incluso, se dan al mismo tiempo”, señala el informe. También se citan problemas como el abuso de drogas, la dependencia al tabaco y el Síndrome de la Tourette – alteración de la conducta que persiste toda la vida y que consiste en tics vocales y motores múltiples-

Los niños padecen más trastornos mentales que las niñas en la mayoría de los casos, salvo en los casos de depresión y abuso de alcohol, trastornos más comunes entre las niñas. Un punto a destacar del estudio es el suicidio. Este, que suele ser una consecuencia directa de padecer un trastorno mental -sobre todo en los casos de Trastorno Depresivo Mayor– es la segunda causa de muerte entre los menores de 12 a 17 años.

El informe define a los niños con problemas mentales como aquellos que “sufren un retraso importante en el desarrollo cognitivo, social o emocional”. Los menores suelen presentar problemas de aprendizaje, dificultad en establecer relaciones sociales y afianzarlas para que estas persistan en vida la adulta. Además, estos tienen una probabilidad más alta de padecer enfermedades como el asma o la diabetes.

“Lo que pretendemos con estos resultados es demostrar que la salud mental es un problema sanitario real en EE UU y que, como a cualquier otro problema, hay que prestarle atención para poder resolverlo. Los padres deben hablar con sus médicos de cabecera sobre cómo aprenden sus hijos, se comportan y juegan con otros niños”, ha explicado la líder del estudio, Ruth Perou, a la agencia Reuters. “Lo más preocupante es que son muchas las familias afectadas por estos problemas. Pero podemos hacer algo al respecto. Los trastornos mentales se pueden diagnosticar, tratar y muchos niños se pueden recuperar y tener una vida normal y saludable”, ha añadido Perou.

Los resultados, basados en estudios elaborados entre 1994 y 2011 y miles de entrevistas a padres e hijos, muestran un aumento claro del número de niños con trastornos mentales. Los expertos lo relacionan “con la mejora en las técnicas de evaluación y de diagnóstico en los últimos años”. “Las cifras también se han podido ver reforzadas por la inclusión de estos servicios en los planes sanitarios del país”, según el estudio. Además, la exposición a sustancias químicas y factores como la pobreza pueden también afectar a la salud mental de los más pequeños. “Por ejemplo, está demostrado que el plomo es uno de los tóxicos que más efecto tiene sobre la conducta y el aprendizaje”, ha asegurado Perou.

“Este informe es un paso muy importante para comprender los trastornos mentales en los niños, identificarlos y poder desarrollar estrategias de salud pública que puedan proteger y mejorar su salud mental, de manera que sean capaces de conseguir su mayor potencial”, concluyen desde el organismo sanitario.

—————————————————————————————————————————————————

¿Uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental?: el negocio de la psiquiatría

21 de mayo de 2013 | Bebés y más

Niñas que juegan con el agua

Hace unos días Mireia nos comentó que las rabietas de los niños habían sido incluidas en el nuevo Manual de Psiquiatría DSM, siendo patológico que un niño tenga más de tres rabietas a la semana durante un año, haciendo que prácticamente todos los niños tengan un trastorno mental.

Dejando a un lado las rabietas, en un informe realizado por el gobierno norteamericano se han querido cuantificar los trastornos mentales de los niños y los resultados son bastante sorprendentes: uno de cada cinco niños tiene un trastorno de salud mental, en lo que parece más un rentable negocio para psiquiatras y farmacéuticas que una verdadera muestra de la realidad.

El informe fue publicado el pasado jueves y se centra en los diagnósticos de seis áreas, para niños de 3 a 17 años: el trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH, que es la estrella copando el primer puesto en diagnóstico, los trastornos de conducta, los trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, los trastornos del espectro autista y el síndrome de Tourette.

Poniéndolos en números, el más común es el TDAH, ya que el 7% de los niños lo padecen o, mejor dicho, han sido diagnosticados, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. Le siguen los trastornos de conducta, que afectan al 3,5% de los niños, los de ansiedad, que afectan a 3%, los síntomas de depresión, que afectan al 2%, el autismo, que lo tiene el 1% de los niños y el síndrome de Tourette, que afecta a 2 de cada 1.000 niños.

En lo que respecta a los adolescentes, que también forman parte de ese grupo de 3 a 17 años, el 5% había abusado o era dependiente de drogas ilegales el año anterior, más del 4% abusaba del alcohol y casi el 3% fumaban de manera regular (al parecer beber y fumar se considera trastorno de salud mental).

Según los investigadores los trastornos saben de diferencias de género, pues los chicos son más propensos a tener TDAH, problemas conductuales, trastornos del espectro autista, a sufrir de ansiedad y a tener el síndrome de Tourette, además de fumar más y tener más riesgo de suicidio, y las chicas sufren más depresiones y tienen más riesgo de sufrir un trastorno con el consumo del alcohol.

Pese a ser el primer informe publicado al respeto, los CDC llevan tiempo recopilando datos relacionados con las enfermedades mentales y por esta razón se ven en disposición de hacer una comparación. Según Ruth Perou, líder de equipo de los estudios de desarrollo infantil de los CDC:

Vemos que se ha producido un aumento de muchos trastornos mentales, sobretodo el TDAH y el autismo […] No sabemos si se debe a una mayor concienciación o si realmente se está produciendo un aumento de estos trastornos.

Está claro, o cada vez hay más niños con trastornos de salud mental, hasta el punto que uno de cada cinco tiene algo, cifra escandalosa a más no poder, o los psiquiatras están cada vez más concienciados con dichas enfermedades y van repartiendo diagnósticos a diestro y siniestro. Porque en mi clase éramos 40 niños y según estos datos ocho teníamos algo. Y de los de la clase de al lado, otros ocho. Y de la de al lado de esa clase, ocho más. O sea, que de 120 niños de un curso 24 niños padecían un trastorno mental.

Además, añade que, por suerte, los diferentes trastornos se diagnostican cada vez antes:

La buena noticia es que los trastornos mentales se pueden diagnosticar y tratar. Si actuamos pronto, realmente podemos cambiar las cosas en la vida de los niños y sus familias en general.

Y tiene razón en los casos en que realmente existe un trastorno de salud mental. Cuanto antes se empiece a trabajar, mejor. Ahora bien, teniendo en cuenta que muy probablemente la mayoría no tenga nada, sino algún proceso normal que requiere apoyo o atención (ansiedad, depresión, trastornos de conducta, algunos TDAH que no lo son, etc.) y al que se le ha colgado la etiqueta de “patología”, parece que ese “diagnosticar y tratar” suena a negocio.

Estamos en crisis, sí, pero ser psiquiatra infantil en Estados Unidos parece un negocio más que rentable, visto que muchos procesos normales de la infancia están siendo diagnosticados y tratados. Esperemos que esta moda no llegue a España, que ya es lo único que faltaba, que además de hipermedicar a los enfermos acabemos medicando también a los sanos… ¿o quizás ya lo estamos haciendo?

————————————————————————————————————————————————-

‘Niños genio’ sufren bullying y malos diagnósticos

Isaac Caporal
23/May/2013 Vértigo Político
Niños genio sufren el doble de bullying que los niños promedio. (Foto: Internet ).

Se estima que en cada generación un millón de niños sobredotados intelectualmente nacen en México, sin embargo la falta de un diagnóstico oportuno y el bullying pueden hacer que las capacidades de los niños genios se pierdan.

Andrew Almazán, el sicólogo más joven de México y director del área de Psicología del Centro de Apoyo al Talento (Cedat), señaló que los principales riesgos que sufren los niños sobredotados son: bullying y diagnósticos erróneos.

Bullying

– Los niños sobredotados padecen el doble de bullying que los niños promedio.

– La media nacional de bullying es de 43%, pero en los niños sobredotados el número se eleva a 82 por ciento.

– La intolerancia a sus gustos e intereses, que suelen ser distintos a los de los otros niños, son los principales motivos que originan las agresiones a niños y adolescentes sobredotados.

– Como reciben rechazo social, los niños sobredotados se aíslan fácilmente no porque ellos quieran sino por el entorno. Cuando llegan a la adolescencia pueden tomar el rol del adolescente rebelde y dejar de interesarse por los estudios.

– Los mismos profesores dan un permiso implícito para el bullying, pues el niños sobredotado rompe con la uniformidad en los salones de clase y en el afán de controlar a los alumnos, el profesor trata de minar la niño sobredotado lo que ocasiona bullying dentro del salón de clases.

Diagnóstico erróneos

– 93% de los niños sobredotados son erróneamente diagnosticados con el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH).

– Si un niño sobredotado no es diagnosticado correctamente a una edad temprana termina siendo un niño promedio.

– Existe una falta de conciencia social de la existencia de estos niños, por lo que no existen los apoyos para su diagnóstico y tratamiento.

————————————————————————————————————————————————–

¿Todos los niños tienen un trastorno mental?

11 de mayo de 2013 | Bebés y más

Berrinches

Pues no exagero. Según el nuevo manual de Psiquiatría DSM, realizado por especialistas americano, considerado la “biblia de la Psiquiatría” yo diría que si: todos los niños tienen un trastorno mental.

Pero con los niños han sobrepasado, en mi opinión, la línea. No hablo ya de los diagnósticos crecientes de déficit de atención e hiperactividad de niños a los que no se permite tener vidas de niño, ni de la medicación exagerada a la que se les somete según algunas voces, no. Hablo de un nuevo trastorno: tener más de tres rabietas a la semana durante un año.

Tratorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo

Hablo del nuevo trastorno que se incluirá ahora en el catálogo del DSM: los niños con un mínimo de “tres episodios semanales de irritabilidad, arrebatos y berrinches durante más de un año” serán diagnosticados con el trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo.”

El DSM ya se anunciaba como muy polémico y por considerar patológico cualquier comportamiento humano que implique emociones que no sean una plácida aceptación de lo que nos pase y una sensación de bienestar inalterable. Y considerado patológico, poder medicarlo con algún psicofármaco que restablezca el equilibrio más que cure un posible problema.

Preocupación ante la medicalización de la infancia normal

Pensando si soy muy radical he estado buceando en la red y me alegra poder decir que no soy la única que manifiesta una gran preocupación por la medicalización de la infancia también entre los profesionales de la salud infantil.

Os remito, por ejemplo, al magnífico blog que coordina el doctor Jose Cristóbal Buñuel, Pediatría Basada en Pruebas que se hace eco de este sentimiento.

Añade el doctor Buñuel información sobre lo comentado en el último Curso de Actualización de la Asociación Española de Pediatría celebrado en Madrid, en la mesa redonda de “Dividencias”, ya se hizo mención al DSM-V como posible “hacedor” de nuevos trastornos psiquiátricos infantiles al convertir algunos comportamientos en enfermedades mentales. Estaré atenta a los comentarios que desde los organismos médicos españoles se haga al nuevo DSM.

¿El diagnóstico sin pruebas científicas?

Atención, por lo que he averiguado este diagnóstico no se basa en pruebas científicas ni en ningún análisis médico, sino en los datos sobre el comportamiento del niño.

El diagnóstico del “trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo” se realizará fundamentalmente sobre el testimonio de los adultos que están a cargo el niño, no existen ni un solo marcador biológico ni prueba médica, ni un control previo del ambiente y comportamiento de los adultos que pueda demostrar que existe este trastorno o que las rabietas (tres por semana) son un comportamiento patológico.

De todos modos, estaré atenta por si debo rectificar, pero, en principio no parece que existan pruebas médicas que revelen ningún problema de salud demostrable y además, ¿es que no es normal que los niños pequeños tengan rabietas y estas se deben muchas veces a su proceso natural de crecimiento o, como mucho, a factores y problemas no mentales del niño, sino médicos o del entorno?

Tres rabietas por semana no creo que sean un trastorno

No, el niño que tenga rabietas tres veces por semana durante un año puede ser etiquetado y seguramente medicado por eso si sus padres lo llevan a un psiquiatra que esté a favor de aceptar que este trastorno existe y que no tenga, parece ser, ni idea de la evolución emocional de los niños normales.

De todos modos, en cuanto llegue a mis manos el DSM, como os digo, os comentaré con detalle en lo que se van a basar los diagnósticos, pues con la definición que ahora se maneja parece que todos los niños podrían entrar en ella.

Por lo que he visto hasta ahora me parece que la empatía hacia los niños no es el fuerte de los autores del DSM.

Recordadlo. Los niños que tienen fuertes berrinches y rabietas, que gritan, pierden el control y desobedecen al adulto tienen ahora algo llamado trastorno de desregulación disruptiva del estado de ánimo.

Al final va a resultar que ser niño es estar enfermo y que todos los niños tienen un trastorno mental. Estoy teniendo pesadillas con el SOMA de “Un mundo feliz”.

Anuncios

3 Responses to “El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es ficticio”

  1. Al fin! era hora! El problema los tienen los adultos que no soportan a los niños, y lesdiagnostican enfermedades inventadas para que se queden quietitos y no molesten.

  2. ven un dia entero conmigo sin medicarme i veras lo que es el tdah, referencia tu articulo, pk no tienes ni idea!!!

Trackbacks

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: