Gobierno de Colombia y FARC alcanzan en Cuba acuerdo de desarrollo agrario


———————————————————————————————

Gobierno de Colombia y FARC alcanzan en Cuba acuerdo de desarrollo agrario

Por Carlos Batista (AFP)

LA HABANA, Cuba — El gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las FARC anunciaron este domingo que alcanzaron un trascendental acuerdo sobre el problema agrario, causa del conflicto armado de casi medio siglo en ese país y primer punto de la agenda de las conversaciones de paz que mantienen en La Habana.

“Hemos llegado a un acuerdo sobre el primer punto de la agenda” de cinco puntos, dijo en presencia de ambas delegaciones el diplomático cubano Carlos Fernández de Cossío, cuyo país es garante de las conversaciones de paz junto a Noruega, al leer un comunicado conjunto de las partes.

“El acuerdo (sobre desarrollo agrario) busca que se reviertan los efectos del conflicto y que se restituyan (recompensen) las víctimas del despojo y del desplazamiento forzado”, agregó Fernández de Cossío.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, celebró en Bogotá este avance en las negociaciones con la guerrilla, tras seis meses de conversaciones en Cuba.

“Celebramos, de veras, este paso fundamental en La Habana, hacia un pleno acuerdo para poner fin a medio siglo de conflicto”, dijo Santos en un mensaje divulgado en su cuenta oficial en la red social Twitter.

“Continuaremos con el proceso con prudencia y responsabilidad”, añadió el mandatario en otro mensaje difundido por el mismo medio.

Ambas partes lograron “acuerdos sobre acceso y uso de la tierra, tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola y protección de zonas de reservas”, según el comunicado conjunto leído en su primera parte por Fernández de Cossío y la segunda por el delegado de Noruega, Dag Nylander.

El negociador jefe de las FARC, Iván Márquez, aclaró no obstante que quedaron pendientes algunas “salvedades puntuales” sobre el tema agrario, que serán retomadas más adelante en las conversaciones.

“Hemos avanzado en la construcción de un acuerdo, con salvedades puntuales, que necesariamente tendrán que ser retomadas antes de la concreción final de un acuerdo”, dijo Márquez, número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarios de Colombia (FARC), la principal guerrilla de ese país.

“Los acuerdos que hemos ido construyendo, están condicionados a que lleguemos a un acuerdo sobre la totalidad de la Agenda”, pues las pláticas se rigen por el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, dice el comunicado conjunto.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, también saludó el acuerdo durante una visita que realiza a Bolivia. Su país y Chile son “acompañantes” del proceso de paz.

“Nos llena de gran alegría”, dijo Maduro al comentar el acuerdo anunciado en Cuba.

“Felicitamos al gobierno del presidente Santos, a la comisión negociadora, a los delegados de la FARC, y que sigamos avanzando y que ojalá, más temprano que tarde, tengamos la mejor noticia que pueda escucharse en el siglo XXI: que se haya llegado a un acuerdo definitivo de paz”, apuntó.

Por su parte, el canciller ecuatoriano Ricardo Patiño, calificó el acuerdo de “muy buena noticia” en un mensaje en su cuenta twitter.

“Puedo afirmar con certeza que lo acordado en el tema agrario permite transformar de forma radical la realidad rural de Colombia”, dijo por su lado el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, en un comunicado enviado a la AFP.

Agregó que este acuerdo “supera la visión tradicional de una reforma agraria y pretende crear cambios reales para cerrar la brecha entre el país rural y el urbano”.

Las dos partes negocian desde el pasado 19 de noviembre en la capital cubana una agenda de cinco puntos que busca poner fin al conflicto armado entre el Estado y las FARC, con 48 años de sangriento combate armado.

En el tema agrario las FARC y el gobierno de Juan Manuel Santos también lograron consenso sobre “programas de desarrollo con enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras; desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza”, según el comunicado conjunto.

También hubo acuerdo sobre “estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa; asistencia técnica; subsidios; créditos; generación de ingresos; mercadeo; formalización laboral; políticas alimentarias y nutricionales”.

Este domingo se cerró el noveno ciclo de conversaciones, que se reanudarán el 11 de junio con la discusión del segundo punto de la agenda, denominado ‘participación política’, dijo Fernández de Cossío.

Las FARC es la guerrilla más antigua de América Latina y cuenta actualmente con unos 8.000 combatientes.

Uno de los negociadores de la guerrilla dijo que Santos debe ser reelegido para garantizar el proceso pacificador, aunque las FARC anteriormente han dicho que no apoyaban la candidatura del presidente a un nuevo periodo.

“Si el presidente es reelegido se le da continuidad al proceso”, declaró Pablo Catatumbo a la revista colombiana Semana, que entró en circulación este domingo.

— PUNTOS DEL ACUERDO–

El gobierno de Colombia y la guerrilla comunista de las FARC anunciaron este domingo que alcanzaron un acuerdo sobre el problema agrario, causa del conflicto armado de casi medio siglo en ese país y primer punto de la agenda de las conversaciones de paz que llevan adelante en La Habana.

Estos son los puntos fundamentales del acuerdo, denominado “Hacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral”:

– Acceso y uso de la tierra. Tierras improductivas. Formalización de la propiedad. Frontera agrícola y protección de zonas de reserva.

– Programas de desarrollo con enfoque territorial.

– Infraestructura y adecuación de tierras.

– Desarrollo social: salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza.

– Estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa. Asistencia técnica. Subsidios. Créditos. Generación de ingresos. Mercadeo. Formalización laboral.

– Políticas alimentarias y nutricionales.

—————————————————————————————————————————————————

Colombia: Gobierno y las FARC logran acuerdo sobre la cuestión agraria

Este conllevará “transformaciones radicales” en el campo colombiano.

Las FARC por su parte precisaron que aún existen “salvedades puntuales”.

EFE
Para los negociadores del presidente Santos, el acuerdo puede suponer un "cambio histórico".

Para los negociadores del presidente Santos, el acuerdo puede suponer un “cambio histórico”.

Cooperativa.cl

El Gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC dieron hoy un importante paso hacia la paz al lograr un acuerdo sobre el complejo tema de la tierra que conllevará “transformaciones radicales” en el campo colombiano si se pone fin al conflicto armado.

Tras seis meses y una semana de conversaciones en La Habana, los diálogos colombianos arrojaron su primer resultado concreto con un acuerdo anunciado en un acto formal en presencia de los negociadores de ambas partes, de representantes de Cuba y Noruega como países garantes del proceso y de Venezuela y Chile como Gobiernos acompañantes.

“Lo que hemos convenido será el inicio de transformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia”, señalaron el Gobierno y la guerrilla en un comunicado conjunto leído por los representantes cubano, Carlos Fernández de Cossío, y noruego, Dag Nylander

El acuerdo agrario, que afecta a una cuestión medular en el origen del conflicto armado colombiano, quiere dar solución al acceso y uso de la tierra con la creación de un “Fondo de Tierras para la paz”, junto a programas de desarrollo rural, impulso de las infraestructuras en el campo, estímulo a la producción agropecuaria o planes sociales de salud, educación o vivienda, entre otros.

El Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) buscan además “que se reviertan los efectos del conflicto y que se restituyan las víctimas del despojo y del desplazamiento forzado”.

Las partes han consensuado posiciones para la actualización del catastro rural, la delimitación de la llamada frontera agrícola para proteger áreas de especial interés ambiental, o la erradicación del hambre a través de un sistema de alimentación y nutrición.

Para los negociadores del presidente Santos, el acuerdo puede suponer un “cambio histórico” y “un renacimiento del campo”, y supera la “visión tradicional de una reforma agraria” para crear condiciones que cierren la brecha entre la Colombia rural y urbana.

“Todo esto se hará con pleno respeto por la propiedad privada y el estado de derecho. Los propietarios legales nada tienen que temer”, manifestó el jefe de la delegación de paz del Gobierno, Humberto de la Calle, en una declaración sin preguntas que leyó después de anunciarse el acuerdo.

Las FARC por su parte precisaron que aún existen “salvedades puntuales”, en aparente alusión a diferencias sobre algunas de sus tradicionales reivindicaciones en torno a los latifundios, la actividad minera o la actividad de empresas trasnacionales en el ámbito rural del país.

En cualquier caso, el Gobierno y la guerrilla coincidieron en recordar que uno de los principios que guía el proceso es que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, es decir, los consensos sobre cada punto de la agenda no se aplicarán hasta que no exista un acuerdo de paz definitivo.

Con el acuerdo de este domingo, las partes cierran el debate sobre la tierra al concluir el noveno ciclo de sus conversaciones en Cuba.

————————————————————————————————————————————————

27-05-2013 / EFE
El expresidente colombiano Álvaro Uribe (2002-2010) expresó hoy su descontento con el acuerdo sobre reforma agraria que alcanzaron ayer el Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC en los diálogos de paz de La Habana, y aseguró que el Gobierno ha premiado a “terroristas”.

A través de la red social Twitter, Uribe arremetió contra el acuerdo sobre la tierra, primer punto de la agenda pactada para los diálogos en la capital cubana, con un comentario en el que, tras señalar que la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) “asesina” a soldados y policías de Colombia, el Gobierno “los premia con acuerdo sobre el agro”.

Uribe calificó de “inaceptable que el modelo del campo colombiano lo negocie el gobierno (de) Santos con el narcoterrorismo”, y añadió que la administración “negocia” la dignidad de las familias campesinas “con el terrorismo que ha secuestrado los niños”.

El exmandatario, fuerte crítico de Santos, su sucesor, lamentó que el Gobierno, en vez de “combatir a los terroristas”, los eleva a la categoría de “interlocutores políticos” y negocia con ellos “el futuro rural de Colombia”.

El Gobierno y las FARC llevan a cabo negociaciones en Cuba desde noviembre de 2012, con la intención de acabar con 50 años de conflicto armado en el país.

Tras llegar el domingo al acuerdo sobre el tema agrario, el siguiente punto que se tratará en la mesa de negociación, a partir del próximo 11 de junio, será sobre participación política, también en Cuba.

————————————————————————————————————————————————–

27-05-2013 / EFE

La Unión Europea (UE) celebró hoy el acuerdo sobre la tierra alcanzado entre el Gobierno de Colombia y la guerrilla colombiana de las FARC y expresó su deseo de que éste suponga un nuevo impulso a las negociaciones de paz en La Habana.

La jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, saludó en un comunicado el acuerdo forjado entre las partes sobre el primer punto de la agenda pactada para los diálogos de paz, porque, dijo, “el tema de la tierra y el desarrollo rural se encuentra en el corazón del conflicto armado en Colombia y ha causado un gran sufrimiento durante las últimas décadas”.

La alta representante de la Política Exterior y de Seguridad de la UE expresó, además, su esperanza de que este pacto “crucial, aunque parcial, suponga un nuevo impulso para las negociaciones en La Habana, con vistas a la rápida conclusión de un acuerdo final de paz entre la FARC y el Estado colombiano”.

Ese acuerdo de paz permitiría a Colombia “entrar en una fase de construcción plena de la paz”, señaló Ashton.

Ashton destacó el compromiso de ambas partes con el proceso de paz y les instó a seguir negociando y cooperando “en un espíritu constructivo y de buena voluntad, a fin de dar a los colombianos la paz que se merecen”.

El anuncio de este domingo sobre el primer acuerdo entre las FARC y el Gobierno colombiano supone el cierre del debate sobre la tierra dentro de las negociaciones que se iniciaron hace más de seis meses en Cuba, con el apoyo de representantes de Cuba y Noruega como países garantes del proceso y de Venezuela y Chile como gobiernos acompañantes.

La mesa de La Habana retomará su actividad el próximo 11 de junio para empezar a discutir el segundo punto de la agenda pactada para el diálogo: la participación política de las FARC cuando se alcance la paz.

Los otros puntos previstos en el diálogo son el fin del conflicto armado, el problema del narcotráfico, la atención a las víctimas y la verificación y ratificación de lo pactado en la mesa.

—————————————————————————————————————————————————

Acuerdo del Gobierno de Colombia y las FARC sobre el problema agrario

Es el primero y más difícil de los seis puntos de la agenda de negociación de paz

Su cumplimiento está condicionado a que se llegue a un consenso en el resto de los temas

 Bogotá 26 MAY 2013 – El País.com (España)
El jefe guerrillero Rodrigo Granda habla hoy con la prensa. /STR (EFE)

Finalmente, tras seis meses de negociaciones entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, la guerrilla más antigua de América Latina, para acabar con un conflicto de 50 años, los dos grupos negociadores anunciaron este domingo un acuerdo sobre el primer punto, de los seis que tiene la agenda, y que se centra en el desarrollo rural.

En un comunicado conjunto tituladoHacia un nuevo campo colombiano: Reforma rural integral, leído en La Habana al medio día de este domingo, las partes anunciaron que los acuerdos versan sobre programas de desarrollo con enfoque territorial, infraestructura y adecuación de tierras, desarrollo social (salud, educación, vivienda, erradicación de la pobreza), estímulo a la producción agropecuaria y a la economía solidaria y cooperativa. También está incluida la asistencia técnica, subsidios, créditos, generación de ingresos, mercadeo, formación laboral, políticas alimentarias y nutricionales.

“Lo que hemos convenido en este acuerdo será el inicio de trasformaciones radicales de la realidad rural y agraria de Colombia con equidad y democracia. Está centrado en la gente, el pequeño productor, el acceso y distribución de tierras, la lucha contra la pobreza, el estímulo a la producción agropecuaria y la reactivación de la economía del campo”, dice un aparte del comunicado que fue leído en el Centro de Convenciones de La Habana, donde se negocia desde el pasado 19 de noviembre bajo el auspicio de Cuba, Noruega, Venezuela y Chile.

El acuerdo también pretende que “el mayor número de habitantes del campo sin tierra o con tierra insuficiente, puedan acceder a ella” y anunciaron que se creará un Fondo de Tierras para la Paz y que el Gobierno titulará progresivamente todos los predios que ocupan o poseen los campesinos en Colombia.

Los negociadores aclararon que este acuerdo sobre el tema agrario, como el resto de puntos, se implementará sólo si logra un consenso sobre la totalidad de la agenda. El jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle, se pronunció después de leerse el comunicado: “Una vez que tengamos ese documento final -y ojalá que así ocurra- será sometido a la ratificación de los ciudadanos, por medio de un mecanismo de refrendación popular. Serán los colombianos en última instancia los que digan si quieren o no este acuerdo”.

Es un día histórico para Colombia porque, después de la última negociación de paz rota en 2001, hay avances concretos sobre el fin del conflicto y el optimismo vuelve, tras semanas de preocupación por la lentitud que ha tenido. Todo esto a pesar de que las FARC insisten en que no quieren un proceso de paz exprés.

El presidente Santos festejó este primer acuerdo en su cuenta de Twitter: “Celebramos, de veras, este paso fundamental en La Habana hacia un pleno acuerdo para poner fin a medio siglo de conflicto”, escribió. Por su parte, De la Calle lo calificó de histórico ya que “permite transformar de forma radical la realidad rural de Colombia” y aclaró que todo esto se hará con “pleno respeto por la propiedad privada y el Estado de Derecho. Los propietarios legales nada tienen que temer”.

Desde 1985 no se había llegado tan lejos en los intentos por alcanzar la paz, lo que confirmaría las palabras de los jefes guerrilleros Pablo Catatumbo e Iván Márquez, de que tienen disposición para avanzar y están comprometidos en llegar al fin del conflicto. Tras los acuerdos en el tema agrario el proceso se centrará a partir del 11 de junio en discutir la participación política de las FARC una vez se desmovilicen.

————————————————————————————————————————————————–

El ministro de Agricultura confirma su salida del Gobierno tras la firma del acuerdo con las FARC

BOGOTÁ, 27 May. (EUROPA PRESS) –

   El ministro de Agricultura de Colombia, Juan Camilo Restrepo, ha confirmado este lunes su salida del Ejecutivo del presidente, Juan Manuel Santos, tras la firma del acuerdo entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a cuenta del tema agrario.

   Restrepo ha confirmado en una entrevista con Caracol Radio que tras la firma del acuerdo sobre el tema agrario entre las FARC y el Gobierno, dejará el Ejecutivo. “Concluido el punto número uno del proceso, está muy próxima mi salida”, ha manifestado el ministro.

El Gobierno y las FARC anunciaron el domingo la firma de un acuerdo sobre desarrollo agrario y rural, el primer punto de la agenda temática del diálogo de paz y el más importante para la guerrilla, ya que sobre él pivota su lucha armada.

Según explicaron las partes en un comunicado conjunto, el pacto incluye cuestiones como el acceso y uso de la tierra, gestión de las tierras improductivas, formalización de la propiedad, frontera agrícola, lucha contra la pobreza y el hambre o protección de las zonas de reserva.

Está previsto que el próximo 11 de junio las dos delegaciones vuelvan a encontrarse para iniciar el décimo ciclo del diálogo de paz, en el que abordarán ya el segundo punto de la agenda: la participación en política.

“Hasta donde es de mi entendimiento, el punto número uno ha quedado evacuado y convenido”, ha explicado Restrepo, que ha precisado que las FARC reservan para el final del proceso volver a una serie de cuestiones sobre la agricultura y minería, a pesar de que no se contemplaban en el inicio de las conversaciones.

El ministro de Agricultura ha apostillado que el acuerdo anunciado “es el propósito y el compromiso para lo que se conoce como el post conflicto”, que implicará un desembolso mayor de dinero en los presupuestos destinado a la agricultura y la aprobación de nuevas normas.

Restrepo ha indicado que el acuerdo va encaminado a mejorar el nivel de vida de las personas que viven en zonas rurales. “Es tomar en esencia lo que se ha hecho en la primera parte de la administración Santos, pero escalarlo a favor de los campesinos”, ha añadido.

Desde el pasado 8 de octubre en Oslo y 19 de noviembre en La Habana el Gobierno y las FARC negocian una agenda temática de cinco puntos para poner fin a más de medio siglo de conflicto armado.

————————————————————————————————————————————————–

27 de mayo de 2013

Insulza celebra acuerdo entre gobierno colombiano y Farc

El titular de la OEA confió en que “este primer acuerdo abra camino a otros acuerdos sustantivos sobre los demás puntos aún pendientes en la agenda de negociaciones”.

Terra Chile

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, celebró hoy el acuerdo sobre la tierra alcanzado entre el Gobierno de Colombia y las FARC, y confió en el éxito del resto de puntos de la agenda.

“Éste constituye un paso positivo en el proceso por alcanzar la paz en Colombia después de varias décadas de conflicto en ese país”, dijo Insulza en un comunicado un día después de que las partes anunciaran que han llegado a un acuerdo en el tema de la tierra, el primer punto de la agenda pactada para los diálogos de paz.

El titular de la OEA confió en que “este primer acuerdo abra camino a otros acuerdos sustantivos sobre los demás puntos aún pendientes en la agenda de negociaciones”.

El anuncio de este domingo supone el cierre del debate sobre la tierra dentro de las negociaciones que se iniciaron hace más de seis meses en Cuba, con el apoyo de representantes de Cuba y Noruega como países garantes del proceso y de Venezuela y Chile como Gobiernos acompañantes.

La mesa de La Habana retomará su actividad el próximo 11 de junio para empezar a discutir el segundo punto de la agenda pactada para el diálogo: la participación política de las FARC cuando se alcance la paz.

Los otros puntos previstos en el diálogo son el fin del conflicto armado, el problema del narcotráfico, la atención a las víctimas y la verificación y refrendación de lo pactado en la mesa.

————————————————————————————————————————————————

Con excepción de los ganaderos, Colombia celebra el primer acuerdo con las FARC

(EFE)

Bogotá, 27 may (EFE).- El Gobierno y la sociedad colombiana celebraron el primer acuerdo con las FARC referido al problema de la tierra, origen de un conflicto armado que dura casi 50 años, con la excepción de los ganaderos, poseedores de grandes extensiones de territorio y que calificaron la decisión de “desafortunada”.

Minutos después de conocerse desde La Habana el acuerdo sobre el primer punto de la agenda del proceso de paz, el problema del injusto reparto de la tierra en Colombia, el presidente Juan Manuel Santos calificó de “paso fundamental” el anuncio.

“Celebramos, de veras, este paso fundamental en La Habana hacia un pleno acuerdo para poner fin a medio siglo de conflicto”, dijo Santos a través de las redes sociales, para enfatizar: “continuaremos con el proceso con prudencia y responsabilidad”.

Posteriormente, el presidente del Senado y articulador de las Mesas Regionales de Paz, Roy Barreras, lo calificó de “histórico” e “irreversible”.

“Se superó el premio de la montaña. Ahora vienen las etapas contrarreloj de aquí a noviembre”, dijo Barreras en un símil ciclístico por los éxitos logrados por los ciclistas colombianos en el Giro de Italia, que terminó este domingo.

Barreras insistió en la necesidad de acelerar el proceso para lograr un entendimiento definitivo antes de fin de año, ya que ahora quedan otros temas también importantes por negociar: participación política, narcotráfico, víctimas y dejación de las armas.

Desde la oposición, la exsenadora y líder del movimiento izquierdista Marcha Patriótica, Piedad Córdoba, también celebró el acuerdo y se congratuló porque, al fin, se “reconozca” a los campesinos.

“Histórico este avance, esperamos que asuntos de fondo que dieron origen a este conflicto se desactiven con la implementación de lo acordado”, manifestó, para expresar su confianza en “la construcción de un nuevo país”.

En términos similares se pronunció el representante del izquierdista Polo Democrático Alternativo y copresidente de la Comisión de Paz del Congreso, Iván Cepeda, quien dijo que “hoy es un día que tiene que quedar en la memoria de los colombianos”.

Estas muestras de satisfacción contrastaron con las declaraciones del presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegan), José Félix Lafaurie, quien consideró desafortunado el acuerdo.

“Desafortunadamente las FARC terminan llegando a un acuerdo en esta materia”, dijo Lafaurie, al precisar que el modelo que necesita Colombia “de cara a los grandes mercados” nada tiene que ver “con la visión reduccionista de las FARC”, al lamentar que el Gobierno haya dado “legitimidad” a la guerrilla.

La inquietud de Fedegan viene de las palabras del jefe de los negociadores del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle, quien dejó claro que el acuerdo “permite transformar de forma radical la realidad rural”.

“Un cambio histórico, un renacimiento del campo colombiano, que puede darse en el escenario del fin del conflicto”, aseveró De la Calle, para quien el acuerdo “supera la visión tradicional de una reforma agraria y pretende crear cambios reales para cerrar la brecha entre el país rural y el urbano”.

Las reacciones llegaron también desde el exterior, en el caso de Estados Unidos a través de su embajador en Bogotá, Michael McKinley, quien expresó su satisfacción.

“Es un avance alentador que estas negociaciones van a llevar al fin del conflicto en Colombia”, manifestó McKinley en el aeropuerto militar de Catam, justo cuando llegaba el vicepresidente de EE.UU., Joseph Biden, para una visita oficial a Bogotá que comienza mañana.

Otros gobiernos que difundieron mensajes de solidaridad con el pueblo colombiano y se congratularon del acuerdo fueron el venezolano y el boliviano, entre otros.

Y es que este proceso de paz ha llegado más lejos que cualquier otro celebrado con las FARC en el pasado, en un momento en que la guerrilla ha decidido apostar a la paz por encima de todo.

Así lo expresó el miembro del Secretariado de las FARC y negociador en Cuba, Pablo Catatumbo, quien en una entrevista publicada hoy por la revista Semana sostuvo que “hay que construir una sólida convicción de que este proceso es posible en ambas partes”.

“Nosotros nos la vamos a jugar toda en este propósito”, remarcó Catatumbo, para advertir también de que no se trata de “un proceso exprés” porque “a una confrontación que ha causado tanta tragedia en el país y que se ha prolongado durante casi 50 años es muy complicado ponerle plazos”.

———————————————————————————————————————————————–

Entra un aire de tranquilidad y confianza al proceso de paz Gobierno- Farc

COLPRENSA | CALI | 27 de mayo de 2013
El domingo las Farc y el Gobierno anunciaron los primeros acuerdos en el tema agrario.
COLPRENSA

El anuncio que desde Cuba hicieron el domingo el Gobierno y las Farc sobre el acuerdo del primero de los cinco puntos de la agenda, el tema del agro, le ha dado un nuevo aire a un proceso que ya acusaba cansancio y que empezaba a generar cierta desconfianza en varios sectores.

Una desconfianza que han alimentado los críticos de las negociaciones en La Habana, quienes aprovechando el silencio y la discrecionalidad de las partes aseguran que el proceso está en un punto muerto, mientras los defensores de los diálogos ven con satisfacción lo que Gobierno y Farc han logrado hasta hoy.

Entre quienes respaldan este proceso está el exministro Camilo González Posso, quien indicó que este es un avance muy significativo porque se ha dado un giro en materia de reconocimientos importantes para el campesinado colombiano.

“Este es un logro que obedece en gran medida a la voluntad que han tenido los negociadores del Gobierno y de las Farc por poner fin al conflicto armado, pero también obedece a la presión y a la movilización del pasado 9 de abril, y las partes respondieron a esa expectativa ciudadana de paz”, dijo González Posso.

Por su parte el analista y politólogo Alfredo Rangel, de la Fundación Seguridad y Democracia, consideró que lo que han anunciado desde Cuba es “una simulación de acuerdo” para mostrar que hay avances en la mesa, “pero es un listado de enunciados sin un contendido tangible”.

“Este es un acuerdo insustancial que se hizo para la galería; creo que es la respuesta del Gobierno a la urgencia de dar la apariencia de que el dialogo tiene avances y resultados. Es la necesidad imperiosa de oxigenar un proceso languidecido por la desconfianza de la opinión pública.

El politólogo e internacionalista Vicente Torrijos considera que este ha sido el punto en el que han logrado grandes concesiones las Farc y que espera que en los puntos siguientes el grupo guerrillero ceda y sea el Gobierno el que tome ventaja.

“Este primer punto es la cuota inicial para negociar con las Farc los temas más delicados y que tiene que ver con su propia estructura e identidad; y es allí donde van a tener que hacer ellos las principales concesiones, ya que en este primer punto las hizo el Gobierno, en temas como impunidad, entrega de armas y elegibilidad política. Si el Gobierno no muestra entereza en esos puntos, les estaría entregando ya no solo el modelo agrario, sino el control de las instituciones que piden las Farc a cambio de la firma”, dijo Torrijos.

Por el momento, coinciden los especialistas, el anuncio que realizaron ayer los jefes de las delegaciones le da una brisa de tranquilidad y respaldo ciudadano a este proceso en el que se espera poner un punto final a medio siglo de conflicto en el país.

CONNOTACIÓN POLÍTICA

Otro elemento en el que también coinciden los analistas es que cualquier decisión que se adopte en este momento, previo a una campaña por la Presidencia, va a incidir en quién pueda llegar a ser el próximo huésped de la Casa de Nariño.

Vicente Torrijos dice que “Santos sabe que si las elecciones fueran mañana, él no sería reelegido y la única posibilidad que tiene es instrumentalizando la negociación con las Farc y para ellos también será muy conveniente que Santos sea reelegido porque están logrando cosas que nunca pudieron obtener por otras vías”.

El exvicefiscal general Francisco José Sintura aseguró que bajo la premisa de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado”, esto no debería tener ninguna incidencia en la campaña por la Presidencia de la República. “Va a generar efecto cuando el país conozca lo que se ha negociado en dos temas centrales como son el del juzgamiento de los jefes guerrilleros y la dejación de las armas”.

Tampoco cree Rangel que genere grandes efectos porque “la realidad es que el punto de la agenda no se ha cerrado. Aún falta por resolverse los temas más importantes para las Farc y a los cuales no han renunciado como las zonas de reservas campesinas, los TLC, la política minero-energética, el latifundio y los criterios sobre el uso del suelo”.

Con avances o sin avances, creen los analistas que el diálogo para la culminación del conflicto en Cuba va a ser el tema central del debate en la campaña que se inicia en noviembre por la Presidencia.

LOS OTROS ANUNCIOS

En el comunicado conjunto entre Gobierno y Farc, resaltan el aporte de Naciones Unidas y la Universidad Nacional en la organización de los foros sobre el agro y la participación política.

Igualmente, agradecen a la sociedad civil y organizaciones sociales por los aportes y propuestas a través de los foros, la Página Web o los formularios que están disponibles en alcaldías y gobernaciones.

“Queremos agradecer de manera especial a Cuba y Noruega, países garantes de este proceso, por su permanente apoyo y por el ambiente de confianza que propician”, dicen.

Por último, destacan el trabajo realizado por Chile y Venezuela, los países acompañantes en los diálogos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: