Protestas contra el matrimonio gay en París


——————————————————————————————–

Protestas contra el matrimonio gay

 Manifestantes de extrema derecha del grupo político de estudiantes franceses GUD (Grupo Unión Defensa) que se enfrentan a la policía antidisturbios en París en el marco de las manifestaciones en contra de una ley de matrimonio gay.<br />
Manifestantes de extrema derecha del grupo político de estudiantes franceses GUD (Grupo Unión Defensa) que se enfrentan a la policía antidisturbios en París en el marco de las manifestaciones en contra de una ley de matrimonio gay.

THOMAS SAMSON / AFP/GETTY IMAGES

CLEMENT ZAMPA, AFP

Paris — Decenas de miles de opositores a la ley de matrimonio homosexual, recién promulgada en Francia, salieron a las calles de nuevo el domingo en París, en una manifestación rodeada de fuertes medidas de seguridad, dado que las autoridades temían acciones violentas de grupos de ultraderecha.

Ironía del azar del calendario, mientras multitudes de franceses realizaban esta manifestación contra el matrimonio gay en la capital, en el sur del país el Festival de Cannes otorgó su máximo galardón, la Palma de Oro, a una película que narra el amor entre dos mujeres, La vie d’Adèle (“El azul es un color cálido”) del director franco-tunecino Abdellatif Kechiche.

Según la prefectura de policía, los manifestantes eran 150,000, mientras que los organizadores reivindicaron un millón de participantes.

La multitud de manifestantes enarbolaba banderas azules, blancas y rosas, emblema del colectivo Manifestación para Todos (por oposición al “matrimonio para todos”), y banderas francesas. En las pancartas podía leerse: “Ultimo día de la madre antes de la liquidación” (este domingo es el día de la madre en Francia) o “Esto no ha terminado, está empezando”.

“No tenemos miedo”, afirmó Thomas, que manifestaba con sus cinco hijos pese a las advertencias de las autoridades.

Pilar, una transeúnte española favorable al matrimonio homosexual, manifestó su perplejidad: “Sabía que una parte de la sociedad francesa era conservadora, pero no hasta ese punto. Esa no es la imagen que tenemos de Francia”, dijo.

La policía impidió a un grupo de unos cincuenta manifestantes dirigirse hacia los Campos Elíseos, donde actos de vandalismo tuvieron lugar en ocasión de otras manifestaciones. “Estamos aquí para la verdadera revolución”, dijo uno de ellos.

Noventa y seis personas fueron detenidas durante la manifestación y 39 de ellas quedaron en detención preventiva, indicó el ministro del Interior, Manuel Valls, agregando que la policía se mantendría sumamente vigilante tras la dispersión.

Algunos de los detenidos “llevaban objetos que nada tenían que hacer una manifestación”. Eran personas “que la policía seguía y que ya habían cometido actos de violencia”, agregó.

Prometida por el presidente François Hollande durante su campaña electoral y defendido por toda la izquierda francesa, la ley que autoriza el matrimonio y la adopción para las parejas del mismo sexo fue adoptada por el Parlamento el 23 de abril y promulgada el 18 de mayo.

Según un sondeo publicado el domingo, el 72 por ciento de los franceses consideran que es hora de que las manifestaciones terminen, dado que la ley ha sido adoptada por el Parlamento, aprobada por el Consejo Constitucional y promulgada.

————————————————————————————————————————————————-
27 de mayo de 2013

Francia: 350 detenidos en protestas contra bodas gays

Valls destacó, en una entrevista a la televisión “Canal Plus”, que los arrestados son “individuos considerados peligrosos” que quisieron alterar la manifestación y atacar el “excepcional” dispositivo de 4.500 agentes de las fuerzas del orden

Los principales altercados se produjeron en torno a la explanada de los Inválidos al término de la marcha que reunió a 150.000 personas, según la Prefectura, y a "más de un millón", según los organizadores. Foto: STEPHANE MAHE / REUTERS
Los principales altercados se produjeron en torno a la explanada de los Inválidos al término de la marcha que reunió a 150.000 personas, según la Prefectura, y a “más de un millón”, según los organizadores.
Foto: STEPHANE MAHE / REUTERS

El ministro francés de Interior, Manuel Valls, anunció hoy que más de 350 personas fueron detenidas en las diversas protestas contra el matrimonio homosexual en Francia, cuyos organizadores lograron convocar ayer una vez más una multitudinaria manifestación en París.

Valls destacó, en una entrevista a la televisión “Canal Plus”, que los arrestados son “individuos considerados peligrosos” que quisieron alterar la manifestación y atacar el “excepcional” dispositivo de 4.500 agentes de las fuerzas del orden.

“Sin ese dispositivo excepcional, hubiera habido violencias durante la manifestación”, afirmó el ministro, que acusó de los altercados a movimientos de extrema derecha.

Los principales altercados se produjeron en torno a la explanada de los Inválidos al término de la marcha que reunió a 150.000 personas, según la Prefectura, y a “más de un millón”, según los organizadores.

La ley que legaliza el matrimonio homosexual en Francia fue promulgada el pasado día 18 al término de una tramitación parlamentaria que se ha visto marcada por enormes manifestaciones salpicadas por incidentes protagonizados por activistas ultras.

Las primera boda entre dos hombres está programada para el próximo miércoles en Montpellier.

————————————————————————————————————————————————

Choques al final de la manifestación de opositores a matrimonio gay en París

(AFP)

PARIS — Choques entre la policía y varios cientos de manifestantes se produjeron el domingo por la noche en París al final de una protesta de opositores a la ley de matrimonio homosexual, que había reunido decenas de miles de personas, constató la AFP.

Varios cientos de manifestantes permanecieron en la zona después del fin oficial de la manifestación, gritando “esto va estallar”, “dictadura socialista” y “periodistas colaboracionistas”.

Los manifestantes lanzaron todo tipo de objetos, desde barreras de seguridad hasta botellas de cerveza, contra los policías, que utilizó abundantes gases lacrimógenos en las escaramuzas en los alrededores de la explanada de los Inválidos, en París.

En un comunicado, el ministro del Interior, Manuel Valls, responsabilizó por los enfrentamientos a la “extrema derecha” y a grupos identitarios.

“Estos incidentes fueron causados por cientos de personas, en su mayoría de extrema derecha y de movimientos identitarios, que agredieron violentamente a los policías, cuatro de los cuales resultaron heridos, a los gendarmes y a los periodistas”, señala el comunicado.

La policía arrestó a 293 personas, de las cuales 231 quedaron detenidas, dijo a la AFP la prefectura de policía, precisando que unos 200 fueron detenidos en los alrededores de Inválidos.

Seis personas resultaron con heridas leves, cuatro policías, un fotógrafo de AFP y uno de los manifestantes, dijo la prefectura de policía.

En total se movilizaron 4.500 policías y gendarmes.

La manifestación había empezado a primeras horas de la tarde en calma, con la participación de 150.000 personas, según la policía, y un millón, según los organizadores.

Ironía del azar del calendario, mientras multitudes de franceses realizaban esta manifestación contra el matrimonio gay en la capital, en el sur del país el Festival de Cannes otorgó su máximo galardón, la Palma de Oro, a una película que narra el amor entre dos mujeres, “La vie d’Adèle” (“El azul es un color cálido”) del director franco-tunecino Abdellatif Kechiche

La multitud de manifestantes enarboló banderas azules, blancas y rosas, emblema del colectivo Manifestación para Todos (por oposición al “matrimonio para todos), y banderas francesas.

En las pancartas podía leerse: “Último día de la madre antes de la liquidación” (este domingo es el día de la madre en Francia) o “Esto no ha terminado, está empezando”.

“No tenemos miedo”, afirmó Thomas, que manifestaba con sus cinco hijos pese a las advertencias de las autoridades.

Pilar, una transeúnte española favorable al matrimonio homosexual, manifestó su perplejidad: “Sabía que una parte de la sociedad francesa era conservadora, pero no hasta ese punto. Esa no es la imagen que tenemos de Francia”, dijo.

En total cuatro cortejos, tres del colectivo Manifestación para Todos, que convergieron hacia el mismo lugar, y uno separado de la organización integrista católica Civitas se organizaron en la capital francesa, bajo la vigilancia de 4.500 policías y gendarmes movilizados para evitar las acciones violentas.

Prometida por el presidente François Hollande durante su campaña electoral y defendido por toda la izquierda francesa, la ley que autoriza el matrimonio y la adopción para las parejas del mismo sexo fue adoptada por el Parlamento el 23 de abril y promulgada el 18 de mayo.

El texto suscitó una fuerte oposición en Francia, en particular de la oposición de derecha y de los medios católicos.

Lanzado el año pasado con el objetivo de oponerse a la ley a través de manifestaciones masivas pero pacíficas, el colectivo Manifestación para Todos se ha visto desbordado por elementos radicales, y en los últimos meses las diversas manifestaciones dieron lugar a acciones violentas e incluso a agresiones a homosexuales.

La propia portavoz del colectivo, Frigide Barjot, se declaró amenazada y renunció a participar en la manifestación.

En los últimos días, las autoridades francesas multiplicaron las advertencias sobre los riesgos de provocaciones.

“Declaraciones alarmistas”

Los dirigentes del movimiento Manifestación para Todos consideraron “alarmistas” esas declaraciones, afirmando que estaban destinadas a “intimidar” y “desmovilizar”.

Los tres cortejos organizados por Manifestación para Todos marcharon hasta unirse en la gran explanada de los Inválidos de la capital, donde la mayoría de los manifestantes se dispersaron al final de la tarde.

Paralelamente a la manifestación, una decena de personas del movimiento ultraderechista Generación Identitaria escalaron la pared de la sede del Partido Socialista en París y alcanzaron una terraza en la que desplegaron una banderola con la inscripción “Hollande dimisión”.

Según un sondeo publicado el domingo, el 72 por ciento de los franceses consideran que es hora de que las manifestaciones terminen, dado que la ley ha sido adoptada por el Parlamento, aprobada por el Consejo Constitucional y promulgada.

————————————————————————————————————————————————-

Nuevas manifestaciones en Francia contra el matrimonio homosexual

AGENCIAS / PARÍS
Día 26/05/2013 – ABC.es

Varias decenas de personas detenidas en la céntrica Avenida de los Campos Elíseos cuando intentaron bloquear el tráfico

Los opositores a la ley de matrimonio homosexual en Francia se manifiestan de nuevo en París, con un llamamiento a una gran protesta rodeada de polémica y en medio de preocupación por la seguridad ciudadana.

Anoche varias decenas de personas, contrarios al matrimonio entre personas del mismo sexo, fueron detenidas por la policía en la céntrica Avenida de los Campos Elíseos cuando intentaron bloquear el tráfico en una de las principales arterias de la capital. Las fuerzas de seguridad están alerta ante la posibilidad de que la manifestación, que partirá desde varios puntos de París hacia las 14.00 horas locales (12.00 GMT) para dirigirse a la explanada de los Inválidos, junto al río Sena, derive en enfrentamientos.

Unos 4.500 policías serán desplegados para evitar actos violentos, como los sucedidos en anteriores manifestaciones, y la tensión se puso de manifiesto con la renuncia a participar en la de hoy de una de sus principales convocantes, la cómica Frigide Barjot, por temor a su seguridad. La polémica política rodea también a esta nueva manifestación de fuerza de los contrarios al matrimonio homosexual, promulgada oficialmente por el presidente François Hollande hace ocho días.

El líder de la conservadora Unión por un Movimiento Popular (UMP, en la oposición), Jean-Marie Copé, anunció su participación en la manifestación, pero otros representantes del partido han mostrado sus reticencias a mostrarse en la calle en contra de una ley aprobada en el Parlamento.

Desde el Gobierno, el primer ministro, Jean-Marc Ayrault, ha acusado a la oposición de contribuir a la «crispación y a la radicalización» al prestar su apoyo a los manifestantes. El primer matrimonio homosexual ya se celebró el pasado 22 de mayo en Cayeux-sur-Mer (norte), en forma de validación oficial del contraído previamente en Bélgica por dos hombres, aunque se espera para el próximo miércoles el anunciado como primera ceremonia oficial, prevista en Montpellier (sureste).

La protesta de hoy se celebra además al día siguiente de la agresión con arma blanca a un militar, cuya vida no corre peligro, un suceso que investiga la sección antiterrorista del Tribunal de París. El Gobierno francés se ha mostrado cauto sobre la relación de este atentado con el cometido esta semana en Londres que causó la muerte de un soldado británico por parte de activistas islamistas pero el presidente Hollande no excluyó ninguna posibilidad mientras se aclaren las circunstancias del suceso.

————————————————————————————————————————————————-

Activistas de extrema derecha ocupan la sede del Partido Socialista en París

JUAN PEDRO QUIÑONEROJPQUINONERO / CORRESPONSAL EN PARÍS
Día 26/05/2013 – ABC.es

Los manifestantes fueron desalojados poco después, tras colgar una pancarta pidiendo la dimisión del presidente Hollande. Miles de personas vuelven a salir a la calle contra la ley que autoriza las bodas gays

Un «comando» de una docena de jóvenes militantes de Generation Identitaire (GI), un grupúsculo de extrema derecha, «tomaron» esta tarde la sede del Partido Socialista francés. Aunque las fuerzas de seguridad «liberaron» el edificio poco después, varios portavoces del colectivo publicaron varias fotos del «asalto» en las redes sociales, mostrando la terraza del partido gubernamental «tomada» por un grupo de jóvenes mal identificados en la imagen, que colgaron una pancarta en la que podía leerse «Hollande dimisión».

La «toma» se produjo a la misma hora, y muy cerca, de lugar donde miles de manifestantes protestaban contra la adopción de la ley que autoriza el matrimonio homosexual. Se trata, sin embargo, de una «acción» que desborda con flecos que rozan la violencia al colectivo «La Manifestación para todos», donde se integran católicos, musulmanes, homosexuales, lesbianas y sindicalistas católicos,radicalmente contrarios a las manifestaciones y acciones de los grupúsculos de extrema derecha.

Las marchas convocadas para este domingo reunieron, según la policía, a unos 150.000 manifestantes. Los organizadores elevan esa cifra a más de un millón de personas contrarias a la ley.

Prueba de fuerza

«La Manifestación para todos» había convocado una última y gran manifestación parisina, para prolongar indefinidamente las protestas contra la política de Hollande en temas de sociedad y familia. Varios grupúsculos de extrema derecha habían anunciado «acciones espectaculares» coincidiendo con la pacífica prueba de fuerza del colectivo «La Manifestación para todos».

Generation Identitaire es un grupúsculo de extrema derecha, a la derecha del Frente Nacional (FN), la formación que ha federado las distintas familias de la extrema derecha. Tras el eclipse de Jean-Marie Le Pen y la emergencia del nuevo liderazgo de su hija, Marine Le Pen, comenzaron a «florecer» grupúsculos extremistas que consideran «demasiado moderado» al FN.

GI pertenece a esta nueva extrema derecha de la extrema derecha francesa, donde hay familias ultra católicas y ultra nacionalsitas, algunas de las cuales coquetean con grupúsculos neonazis.

———————————————————————————————————————————————–

La Iglesia y la extrema derecha francesa unen sus fuerzas contra el matrimonio gay

Un grupo de 19 jóvenes ultras ocupa la sede del Partido Socialista

150.000 personas protestan contra la ley en París

 París 26 MAY 2013 – El País.com (España)

Manifestación en París contra el matrimonio gay. / REUTERS-LIVE!

Decenas de miles de personas convocadas por la asociación Manif pour Tous, lanzada desde las parroquias católicas de Francia, han desfilado hoy por tercera vez en París contra la ley Taubira, promulgada hace dos semanas por el presidente François Hollande y que extiende a las parejas homosexuales el derecho a casarse y adoptar hijos. En una capital blindada por 4.500 policías, con decenas de calles cortadas y una docena de paradas de metro cerradas por precaución, la marea rosa y azul ha reunido a unas 150.000 personas, según la policía, más de un millón según los convocantes.

Los manifestantes han recorrido calles y avenidas divididos en cuatro cortejos distintos (uno de ellos del movimiento integrista Civitas, y ha reunido a menos de 3.000 personas) que han confluido hacia las cinco de la tarde en la explanada de los Inválidos. La marcha, pacífica y familiar, pero de tintes claramente políticos, ha exigido la convocatoria de un referéndum para derogar la ley y la dimisión inmediata de Hollande.

Los tres desfiles principales han contado con la presencia de miles de personas de todas las edades -incluidos bebés- llegadas desde los rincones más remotos del país en trenes, coches y autobuses. Profesionales, jubilados, jóvenes, matrimonios, dirigentes y militantes del principal partido de oposición, la Unión por un Movimiento Popular, y del Frente Nacional de Marine Le Pen han denunciado que la ley “cambiará la base social del país y llenará Francia de niños huérfanos de padre o madre”.

Pese a las llamadas a la calma de los organizadores, la protesta se ha visto enturbiada de nuevo por las acciones incontroladas de los militantes de la ultraderecha. Un grupo de 19 jóvenes de Generación Identitaria, afín al Frente Nacional, ha subido por una escalera hasta la terraza de la sede del Partido Socialista en la calle Solferino, y ha desplegado una pancarta que rezaba “Hollande dimisión”. Los revoltosos han sido detenidos, y en total hubo más de un centenar de arrestos que la policía hizo anoche en la zona de los Campos Elíseos para zanjar otros incidentes violentos.

La líder del movimiento ‘Manif pour Tous’, Frigide Barjot (en español, Frígida Pirada), una humorista cuyo apodo parodia el nombre de la actriz Brigitte Bardot, no ha participado en la marcha porque había recibido amenazas de muerte anónimas.

Harlem Désir, primer secretario del PS, ha criticado en un comunicado la ocupación temporal de la sede de los socialistas: “Atacar a un partido político es atacar a la democracia”.

————————————————————————————————————————————————-

27-05-2013 / EFE

La controversia en Francia por la ley del matrimonio homosexual anima en el país una confrontación llevada a las calles con evidentes elementos de combate político mientras la sociedad gala parece asumir esa realidad con menos crispación.

La dureza de las expresiones de los contrarios al matrimonio entre personas del mismo sexo ha sorprendido sobre todo fuera de la Francia laica, república ejemplar para muchos como origen del concepto moderno de los derechos ciudadanos.

Y es que algo más de la mitad de los franceses (un 52 %) se declaran favorables a permitir el matrimonio entre homosexuales y sí se percibe una ligera mayoría (también del 52 %) de quienes no apoyan que ese reconocimiento se asocie con el permiso a adoptar por parte de ese sector de la población.

Pero al mismo tiempo, los últimos sondeos dan testimonio del cansancio que las manifestaciones contra la ley propaga entre la población: un 72 % de los consultados en una encuesta publicada este domingo piensa que ya es suficiente y que tienen que terminar.

De hacer caso a los sondeos, la fotografía que dan de la Francia real se acerca más a una progresiva tolerancia a esa nueva forma de matrimonio y de un mayor rechazo a la radicalidad que ha caracterizado el pronunciamiento callejero, fundamentalmente en París, de los opositores a la ley.

Y signo de la cierta distancia que se percibe entre una Francia que existe y la de los partidos políticos que rechazan la ley aprobada con los votos de la izquierda, mayoritaria en el Parlamento, vino justo el fin de semana desde Cannes, donde el principal trofeo del Festival Internacional de Cine, la Palma de Oro, se concedió a un filme sobre una historia de amor homosexual.

El festival cinematográfico, bien que escenario de un mundo irreal como puede ser el del séptimo arte, es un seguro termómetro de las tendencias sociales y artísticas de un país que sigue el evento como uno de los mayores acontecimientos culturales y sociales de Francia.

En un París que se preparaba para ver pasar las, de nuevo, multitudinarias manifestaciones contrarias al matrimonio gay, largas colas se formaron el fin de semana en el único cine de la capital que exhibía en primicia el filme “La vie d’Adèle” (La vida de Adèle), incluso antes de que fuera premiado en el festival.

Muestra de que la realidad se impone progresivamente y que en la centralista Francia no es París siempre quien da el ejemplo, la primera ceremonia de matrimonio entre personas del mismo sexo está prevista fuera de la capital, en Montpellier, el próximo 29 de mayo.

La fuerza exhibida por los manifestantes opositores al matrimonio gay en París se vincula más con la recolocación ideológica y estratégica de los partidos y corrientes del espectro político conservador, tras la salida del poder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP, en la oposición).

Dividida en matices variados en cuanto al rechazo frontal de la ley -desde los llamamientos a la “desobediencia civil” para no aplicarla hasta el silencio, pasando por la promesa de que se derogará cuando vuelva al poder- a la UMP se le presenta el reto de compensar el ascenso del ultraderechista Frente Nacional (FN).

De nuevo hábilmente alejada del debate su líder, Marine Le Pen, quizás para evitar que los desórdenes públicos atribuidos a elementos ultras se asociaran al FN, casi solo se pronunció públicamente en este asunto en relación con el suicidio en la catedral de Notre-Dame de un conocido ensayista y opositor al matrimonio gay.

Para el líder de la UMP, Jean-François Copé, las manifestaciones han podido ser una excusa perfecta para encabezar una oposición popular y callejera al presidente francés, el socialista François Hollande, pero la unidad del partido ha sufrido.

Se ha resentido en particular en París, donde los conservadores pretenden colocar en la alcaldía a la exportavoz del presidente Nicolas Sarkozy, Nathalie Kosciusko-Morizet.

La también exministra, en una prueba quizás de que en su partido la oposición a la discutida ley es tan heterogénea como la actitud social hacia el matrimonio homosexual en el país, se abstuvo en la votación parlamentaria, y le han llovido las críticas por ello.

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: