Reino Unido mantiene a decenas de detenidos en una base en Afganistán


  • Reino Unido mantiene a decenas de detenidos en una base en Afganistán
  • Controversia por un “Guantánamo” británico en Afganistán
  • Gran Bretaña retiene desde hace meses hasta 90 presuntos insurgentes afganos
  • Revelan nuevos detalles del “Guantánamo de Reino Unido”
  • Confirman contactos entre Londres y Kabul sobre detenidos afganos

——————————————————————————————-

Reino Unido mantiene a decenas de detenidos en una base en Afganistán

Según abogados citados por la BBC, algunos presos han permanecido encarcelados sin cargos durante 14 meses

Londres sostiene que las detenciones son legales en virtud del mandato de la ONU

 Londres 29 MAY 2013 – El País.com (España)
Un helicóptero apache en la base británica de Camp Bastian en enero. / GETTY IMAGES

El Gobierno británico ha sido acusado de mantener una cárcel secreta en el campamento militar de Camp Bastian, en la provincia afgana de Helmand, que ha sido equiparada a la que Estados Unidos tiene en la base de Guantánamo, en Cuba. El ministro de Defensa, Philip Hammond, confirmó este miércoles en declaraciones a la BBC que entre 80 y 90 sospechosos están detenidos allí porque no tienen garantías sobre su seguridad si fueran entregados para ser juzgados y porque su liberación podría poner en peligro a las tropas británicas que aún están en Afganistán. Pero Hammond ha calificado de “absurdo” que se trate de un campo de detención secreto porque el Parlamento fue informado de ello.

Que había afganos detenidos en Camp Bastian era conocido pero hasta ahora no se sabía que algunos llevan allí 14 meses sin haber sido acusados de nada, una situación contraria a la ley británica y a las normas que regulan la actuación de la Fuerza de Asistencia Internacional de Seguridad (ISAF, en sus siglas en inglés), que permite detenciones sin cargos por un máximo de 96 horas.

“Que el propio Gobierno británico niegue a mi cliente y a otros individuos el derecho a acceder a la justicia es en sí mismo erróneo e ilegal”

La abogada Rosa Curling

La existencia de este Guantánamo británico ha sido conocida después de que abogados de una veintena de los detenidos presentaran una denuncia ante el Tribunal Superior británico en Londres el pasado 19 de abril, en el que han presentado una solicitud de hábeas corpus para sus defendidos. En los argumentos legales preparatorios del caso, el juez le dijo a los representantes del Gobierno británico que el caso plantea serias cuestiones sobre los poderes que tiene el Ejército para mantener detenidos sin cargos a sospechosos en Afganistán, según la BBC.

En una entrevista en el programa Today de BBC Radio 4, el ministro Hammond explicó que los detenidos son sospechosos de haber matado a soldados británicos o de estar involucrados en la preparación de ataques a las tropas británicas y que sería un error permitirles volver “al campo de batalla”. “Nada nos gustaría más que entregar a esa gente a las autoridades afganas para que puedan llevarlos ante el sistema judicial afgano”, afirmó. Y añadió que el Gobierno está trabajando “de forma muy intensa” con las autoridades afganas para crear las condiciones de seguridad que hagan posible la entrega. Y pronosticó que eso puede ocurrir “en cuestión de días”.

Por la tarde, el Ministerio de Defensa confirmó que “una vez que las directrices políticas y las obligaciones legales se hayan cumplido, se darán instrucciones para empezar las transferencias” de los detenidos a las autoridades afganas.

Abogados de algunos de los detenidos consultados por el diario The Guardian han denunciado las dificultades con que se topan para acceder a sus clientes. “El Gobierno sostiene que uno de sus objetivos en Afganistán es establecer el imperio de la ley y construir un sistema judicial justo antes de que las fuerzas británicas se vayan en 2014. En ese contexto, que el propio Gobierno británico niegue a mi cliente y a otros individuos el derecho a acceder a la justicia es en sí mismo erróneo e ilegal”, opinó la abogada Rosa Curling.

El general Zahir Azimi, portavoz del Ministerio de Defensa afgano, declaró: “Los prisioneros tienen que ser entregados a las autoridades afganas. Después de que nos los entreguen, serán tratados de acuerdo con nuestras leyes judiciales y los acuerdos alcanzados con la comunidad internacional”.

El noviembre del año pasado, el ministro británico de Defensa explicó en la Cámara de los Comunes que la entrega de prisioneros a las autoridades afganas se había descartado porque había dudas sobre su seguridad. Los militares británicos eran partidarios de la entrega pero Defensa la paralizó tras acceder a informaciones reservadas que advertían sobre el peligro de que los sospechosos fueran torturados.

———————————————————————————————————————————————–

Controversia por un “Guantánamo” británico en Afganistán

RFI

guantanamo afganistan

radio Universidad de Chile

El ministerio de Defensa británico admitió que mantiene a unos 90 insurgentes detenidos en una base ubicada en el sur de Afganistán. Los abogados de 8 rebeldes denuncian que sus clientes se encuentran desde hace más de ocho meses privados de su libertad y sin cargos. Londres justifica las detenciones por la peligrosidad de los reos y por las complicaciones administrativas para transferir los milicianos a las autoridades afganas.

¿Es el Camp Bastion, en el sur de Afganistán, un nuevo Guantánamo? Este miércoles, el ministro de Defensa, Philip Hammond, reconoció que las fuerzas británicas retienen desde hace meses a hasta 90 presuntos insurgentes afganos en un centro de detención provisional, tal como había revelado la BBC.

Sin embargo, el funcionario aseguró que estos afganos no están detenidos ilegalmente, como sostienen los abogados británicos de ocho de ellos, que denuncian la existencia de un Guantánamo británico.

“Nuestros clientes llevan entre ocho y 14 meses detenidos sin cargos y sin acceso a abogados, en una clara violación del derecho británico e internacional”, afirma en su página web el bufete jurídico Public Interest Lawyers, que busca la liberación de los prisioneros retenidos en la principal base británica, situada en la provincia de Helmand.

Según Hammond, hay “en torno a 80 ó 90″ afganos en Camp Bastion, una situación que justificó al señalar que hay demoras en la transferencia de los prisioneros a las autoridades de Kabul. Además rechazó que se trate de una “instalación secreta”, al asegurar que el Parlamento británico conoce su existencia.

Hammond subrayó asimismo que se trata de detenidos peligroosa. “Son gente sospechosa de asesinar a militares británicos, de facilitar, colocar o estar vinculados con artefactos explosivos improvisados (IED)”, declaró en una entrevista a Radio 4.

Sus abogados piden a la justicia que “libere a esta gente y los devuelva al campo de batalla para que puedan continuar con las actividades por las que fueron inicialmente detenidos, poniendo en riesgo las vidas de las tropas británicas y de la ISAF”, la fuerza de la OTAN, deploró Hammond.

El ministerio de Defensa sostuvo que las fuerzas británicas pueden detener a sospechosos durante 96 horas, pero están autorizadas a extender el plazo en “circunstancias excepcionales”.

————————————————————————————————————————————————

Gran Bretaña retiene desde hace meses hasta 90 presuntos insurgentes afganos

(AFP)

LONDRES — Gran Bretaña admitió este miércoles que tiene hasta 90 presuntos insurgentes afganos retenidos desde hace meses en un centro de detención provisional en su principal base militar al sur de Afganistán, pero insistió en la legitimidad de la operación.

“No hay ninguna instalación secreta en Camp Bastion”, afirmó el Ministerio de Defensa británico horas después de que los abogados de ocho de estos detenidos denunciaran la situación de sus clientes en la radiotelevisión pública BBC, equiparando este descubrimiento con el del centro de detención estadounidense de Guantánamo.

“Nuestros clientes llevan entre ocho y 14 meses detenidos sin cargos y sin acceso a abogados, en una clara violación del derecho británico e internacional”, afirmó el bufete jurídico Public Interest Lawyers, que entabló una acción judicial en Londres para tratar de obtener su liberación. En una entrevista con la BBC, el ministro de Defensa, Philip Hammond, admitió que hay “en torno a 80 o 90” afganos detenidos en esa base de la provincia de Helmand a la espera de ser transferidos a las autoridades del país centroasiático, pero señaló que el parlamento británico conoce la situación.

“Los gobiernos sucesivos han informado al Parlamento sobre las operaciones de detención en Afganistán”, precisó posteriormente el ministerio, señalando que esto está recogido en actas de sesiones parlamentarias desde por lo menos 2009. El ministerio también precisó que se había comunicado públicamente el número de detenidos y que la instalación había sido inspeccionada por miembros de una comisión parlamentaria británica y “regularmente” por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

“Muchos de ellos son sospechosos de haber matado a militares británicos o conocidos por haber estado implicados en la preparación, el suministro o la colocación de artefactos explosivos improvisados (IED)”, agregó, alertando del riesgo que supondría su liberación. Hammond reconoció sin embargo que normalmente no debería haber más de 20 detenidos en el centro en un momento dado, pero explicó que la elevada cifra actual se debía a que “el sistema fue bloqueado por problemas en la transferencia al sistema afgano”.

El ministro ordenó en noviembre una suspensión de las entregas tras recibir informaciones sobre un “riesgo de malos tratos” de presos en una determinada instalación afgana, pero está trabajando con las autoridades del país y otros aliados “para desarrollar una vía segura para la transferencia de estos detenidos al sistema judicial afgano”.

El fundador de Public Interest Lawyers, Phil Shiner, consideró por su parte que Reino Unido podría haber entrenado al Ejército y la policía afgana para que “detuvieran a la gente legalmente” y asegurarse de que la “trataban humanamente”. Pero “eligió ir por un camino que es totalmente preocupante y totalmente anticonstitucional”, denunció ante los micrófonos de la BBC. Reino Unido tiene el segundo mayor contingente en Afganistán después del de EEUU, compuesto por 9.000 hombres estacionados mayoritariamente en la sureña provincia de Helmand.

————————————————————————————————————————————————–

29 de mayo de 2013

Revelan nuevos detalles del “Guantánamo de Reino Unido”

  • BBCMundo.com

Las fuerzas británicas mantienen retenidos a entre 80 y 90 ciudadanos afganos en la base militar de Camp Bastion, en el sur de Afganistán, confirmó el ministro de Defensa de Reino Unido, Philip Hammond.

Los abogados británicos que representan a ocho de estos hombres denunciaron que algunos de sus clientes han permanecido en el cuartel militar hasta 14 meses sin que se presentaran cargos contra ellos, lo cual podría ser ilegal.

Comparando esta situación con el momento en el que el público tomó conciencia sobre lo que ocurría en la prisión de la Bahía de Guantánamo, en Cuba, los abogados exigieron que el Tribunal Superior de Reino Unido (que trata casos de importancia) liberase a los hombres.

Hammond dijo en principio que ponerlos en libertad podría constituir un riesgo para los soldados británicos.

Sin embargo, más tarde señaló que había encontrado una “ruta segura” para su liberación.

“Circunstancias excepcionales”

Los abogados de los ocho detenidos, cuyos nombres la BBC prefirió no revelar para preservar su seguridad, explicaron que sus clientes fueron arrestados por soldados británicos en varias redadas llevadas a cabo en pueblos de las provincias de Helmand y Kandahar, y luego retenidos por entre ocho y 14 meses sin que se presentasen cargos en su contra.

“No hay nada que querramos más que poder entregar esta gente a las autoridades afganas”, le dijo Hammond al programa de radio de la BBC Today, el miércoles por la mañana.

Y añadió que el gobierno británico había estado trabajando con su contraparte afgana para encontrar una manera segura de transferir a los detenidos al sistema judicial de ese país.

Una vez cumplidas las obligaciones legales, “se darán indicaciones para reiniciar las transferencias”, informó el ministerio de Defensa.

Las fuerzas británicas en Afganistán pueden detener a los sospechosos por un máximo de 96 horas.

No obstante, en “circunstancias excepcionales”, como por ejemplo para reunir información de inteligencia crítica, pueden retener a los sospechosos por más tiem

El general Zahir Azimi, portavoz del Ministerio de Defensa de Afganistán, afirmó que las detenciones eran ilegales e inhumanas.

“Los prisioneros deben ser entregados a las autoridades afganas”, dijo Azimi.

“Después de que nos los entreguen, lidiaremos con ellos de acuerdo a nuestras leyes y a los acuerdos alcanzados con la comunidad internacional”.

Sin embargo, los abogados de los sospechosos le dijeron a la BBC que quieren examinar cuidadosamente cualquier transferencia a las autoridades afganas y que podrían ir la corte para tratar de impedir que se lleven a cabo.

“Inconstitucional”

“Reino Unido podría haber entrenado a las autoridades afganas para detener gente legalmente de acuerdo a los estándares apropiados, asegurándose de que (los detenidos) sean tratados humanamente”, le dijo a la BBC Phil Shiner, de la organización de abogados Public Interest Lawyers.

“Después, podrían haber monitoreado el proceso, con inspecciones ad hoc, para asegurarse de que los afganos estaban obedeciendo la ley. Pero eligieron no hacerlo”.

Según Shiner, Reino Unido está actuando de una manera “totalmente inconstitucional”.

El corresponsal de asuntos legales de la BBC, Clive Coleman, comenta que el gobierno se enfrenta a una situación compleja en cuanto a qué hacer con presuntos insurgentes.

James Eadie, un abogado del gobierno, describió la situación como la “tormenta legal perfecta”.

Los abogados de los ocho afganos presentaron una solicitud de hábeas corpus ante la justicia el 18 de abril y la audiencia tendrá lugar a fines de julio. En este contexto, el hábeas corpus aboga por el derecho a ser llevado ante un tribunal para determinar si la detención es o no legal.

Se cree que uno de los detenidos en un adolescente y el otro un padre de 20 años. Se estima también que ambos son los que han estado detenidos por más tiempo.

Futuro incierto

Los documentos legales del caso muestran que los interrogatorios terminaron “hace varios meses”, pero las familias de los dos hombes sólo supieron dónde están detenidos gracias a la ayuda del Comité Internacional de la Cruz Roja.

Dan Squires, abogado del hombre de más edad, le dijo al Tribunal Superior que a su cliente “no le dieron acceso a un abogado ni lo llevaron a un tribunal”.

“Él no sabe por cuánto tiempo quedará detenido o para qué. Preguntó si sería transferido a las autoridades afganas pero le dijeron que ellos no consideraban que él hubiese cometido una ofensa criminal y por tanto no querían recibirlo”.

Según Shiner, hasta la semana pasada Hammond no le había permitido a los detenidos acceder a representación legal, pero ahora le había permitido a los abogados conversar por teléfono durante una hora el miércoles.

El secretario de Defensa quiso dejar en claro que el caso de los afganos presentado ante el tribunal “está costeado, por supuesto, por contribuyentes británicos, porque las acciones de Shiner están financiadas por el sistema de ayuda legal”.

Y agregó : “Están pidiéndole al tribunal que libere a esta gente para que regrese al campo de batalla y entonces puedan continuar con sus actividades por las que fueron detenidos en primer lugar, poniendo en riesgo la vida de soldados británicos y otros miembros de la fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad [la misión de seguridad en Afganistán establecida por el Consejo de Seguridad de la ONU en 2001]”.

————————————————————————————————————————————————–

Confirman contactos entre Londres y Kabul sobre detenidos afganos

BBC

Camp BastionLos prisioneros se encuentran en Camp Bastion, una base británica en el sur de Afganistán.

El gobierno británico confirmó que más de 80 presuntos insurgentes afganos están detenidos sin cargos en una base británica en el sur de Afganistán, pero negó las acusaciones de algunos abogados defensores que alegaron que fueron retenidos ilegalmente.

El ministro dijo que se están haciendo esfuerzos para entregarlos a las autoridades afganas. Dotfar Spanta, asesor del presidente Hamid Karzai, confirmó que hace tres semanas hubo un intercambio de cartas para tratar el tema de la transferencia de los detenidos.

Los abogados dicen que algunos de los prisioneros han sido detenidos por hasta catorce meses.

El gobierno británico dice que muchos de los detenidos son sospechosos de matar a soldados británicos o de participar en ataques con bombas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: