El brutal asesinato de un soldado en Londres desata la alerta antiterrorista


  • Imputado por crimen de soldado compareció ante tribunal londinense
  • La familia de Lee Rigby hace un llamamiento a la calma y pide que no se use su muerte para buscar venganza
  • La Policía disparó ocho veces contra los presuntos asesinos de Woolwich
  • Los servicios de seguridad británicos son criticados por el atentado de Londres
  • Dos nuevos detenidos por el asesinato del soldado en Londres
  • El Gobierno británico reconoce que no puede ‘controlar’ a todos los radicales
  • Londres defiende su actuación ante el asesinato del soldado Rigby
  • Seguridad reforzada en Londres con 1.200 hombres tras el asesinato de un soldado
  • Dos hombres asesinan a machetazos a un soldado en Londres «en el nombre de Alá»
  • El brutal asesinato de un soldado en Londres desata la alerta antiterrorista
  • Gobierno de Reino Unido convoca a reunión de emergencia tras supuesto atentado en Londres
  • Cameron dice que el asesinato es contra Reino Unido y una “traición al Islam”
  • Cameron llama a los británicos a unirse contra el extremismo tras el asesinato
  • Sospechoso de ataque es un converso al islam que se radicalizó hace diez años
  • El asesino confeso de Londres: Los soldados británicos matan musulmanes cada día
  • Prensa británica asegura que los servicios de seguridad conocían a los dos sospechosos de asesinar a un soldado

——————————————————————————————–

Imputado por crimen de soldado compareció ante tribunal londinense

Michael Adebowale es acusado, junto a Michael Adebolajo, de la muerte de Lee Rigby.

Volverá a presentarse el próximo 3 de junio.

 Jueves 30 de mayo de 2013 | Cooperativa.cl
EFE

El traslado del islamista a la Corte de Magistrados de Westminster de Londres se realizó bajo fuertes medidas de seguridad.

Michael Adebowale, uno de los dos supuestos radicales islámicos que mataron al soldado británico Lee Rigby el pasado día 22, compareció este jueves ante la Corte de Magistrados de Londres acusado del brutal asesinato.

Adebowale, que debió confirmar su nombre y domicilio, volverá a comparecer ante el tribunal penal de Old Bailey, en el centro de Londres, el próximo lunes 3 de junio, según dispuso el tribunal.

El joven, que fue acusado anoche, llegó al edificio judicial en una furgoneta policial y en medio de fuertes medidas de seguridad.

Adebowale y un segundo hombre identificado como Michael Adebolajo, de 28 años, resultaron heridos por disparos de la Policía después de atacar a machetazos al soldado británico en el barrio de Woolwich, al sureste de Londres, frente a un cuartel militar.

Ambos, británicos de origen nigeriano, fueron ingresados en un hospital pero Adebowale fue dado de alta el martes mientras Adebolajo permanece hospitalizado, según los agentes.

La Fiscalía británica autorizó anoche a la Policía a acusar a Adebowale del asesinato, añadieron las fuentes.

El asesinato del militar, padre de un hijo, conmocionó al Reino Unido, que pudo ver a uno de los sospechosos filmado por una cámara instantes después de atacar a Rigby con las manos ensangrentadas y empuñando un machete.

————————————————————————————————————————————————–

La familia de Lee Rigby hace un llamamiento a la calma y pide que no se use su muerte para buscar venganza

LONDRES, 31 May. (EUROPA PRESS) –

   La familia del militar Lee Rigby, fallecido la semana pasada en el atentado del barrio londinense de Woolwich, ha hecho un llamamiento a la calma y ha pedido que no se utilice su muerte como justificación de ataques de represalia.

   En un comunicado publicado este viernes y recogido por el diario ‘The Guardian’, la familia del militar del Regimiento Real de Fusileros ha afirmado que todos sus miembros están sorprendidos por el apoyo “verdaderamente impactante” que han recibido desde la muerte de Rigby.

La declaración de la familia ha llegado el mismo día que la Policía ha arrestado en el norte de Londres a un hombre de 42 años por haber suministrado ilegalmente armas a los sospechosos del ataque, Michael Adebowale y Michael Adebolajo.

“Nos gustaría enfatizar que Lee no habría querido que la gente utilizara su nombre como excusa para llevar a cabo ataques contra otros. No deseamos a ninguna otra familia que pase esta desgarradora experiencia y pedimos a todo el mundo que mantenga la calma y muestren sus respetos de manera pacífica”, ha afirmado la familia Rigby.

El comunicado está firmado por la madre y padrastro del fallecido, Lyn e Ian, su mujer, Rebecca, y su hijo, Jack. Los Rigby han subrayado que Lee “tenía muchos amigos con diferentes profesiones, algunos de diferentes creencias religiosas y culturas”. “Pero esto nunca marcó ninguna diferencia en Lee, él siempre trataba a todos con el mayor de los respetos”, han añadido.

Desde la muerte el miércoles pasado de Rigby, asesinado a puñaladas por dos hombres que luego se jactaron de su crimen ante los transeuntes que pasaban, en Londres se han registrado más de 200 incidentes contra musulmanes, incluidos once ataques contra diez mezquitas.

————————————————————————————————————————————————–

La Policía disparó ocho veces contra los presuntos asesinos de Woolwich

EFE / LONDRES
Día 24/05/2013 –

El «Daily Mail» publica un vídeo en el que se ve cómo los agentes abaten a los dos islamistas que degollaron a un soldado

La policía británica continúa el interrogatorio de dos posibles cómplices de los presuntos asesinos del soldado británico en Londres al tiempo que un vídeo difundido este viernes muestra el momento en que los agentes dispararon contra los supuestos islamistas radicales. Los dos supuestos autores del crimen siguen bajo vigilancia policial en dos hospitales diferentes de la capital británica, donde fueron ingresados el miércoles tras resultar heridos por disparos de la policía y donde permanecen estables.

Además de esos dos hombres de 22 y 28 años, británicos de origen nigeriano e islamistas radicales, según los medios nacionales, los agentes detuvieron ayer a otras dos personas supuestamente vinculadas con el asesinato del militar Lee Rigby, de 25 años. Se trata de un hombre y una mujer, ambos de 29 años, interrogados como sospechosos de conspirar para cometer un asesinato.

Provocación a los agentes

El «Daily Mirror» publica un vídeo que parece haber sido grabado desde un bloque de viviendas cercano al lugar del suceso en el barrio londinense de Woolwich, donde se ve cómo los agentes disparan contra los supuestos agresores. En las imágenes aparecen los dos individuos, después de haber agredido al militar, que portan armas a plena luz del día, mientras provocan a los agentes.

La grabación muestra a los hombres que caminan por una acera y cómo uno de ellos comienza a correr rápidamente hacia un coche patrulla, así como el momento en que deja caer el arma cuando un agente le grita que la suelte. Los agentes dispararon dos tiros contra ese primer agresor, que cae al suelo, y la grabación recoge también cómo el segundo hombre parece apuntar con un arma hacia los agentes, que disparan cuatro tiros más contra él.

Según la grabación, la policía descargó ocho disparos.

La BBC también divulgó imágenes de uno de los detenidos, Michael Adebolajo, cuando participó en una manifestación islámica en abril de 2007 contra la detención de un hombre en Luton, portando un pancarta en la que se leía: «Cruzada contra los musulmanes». En ese vídeo se ve al sospechoso al lado de Anjem Chourady, entonces líder de la organización radical prohibida al-Muhajiroun, que adquirió notoriedad por haber tratado de justificar los atentados terroristas del 11 de septiembre del 2001 contra EE.UU. y fomentar la retórica islamista en el Reino Unido.

————————————————————————————————————————————————–

Los servicios de seguridad británicos son criticados por el atentado de Londres

(AFP)

LONDRES — Los servicios de seguridad británicos se hallaban este viernes bajo presión para dar explicaciones sobre el asesinato de un soldado en pleno día en una calle de Londres por dos jóvenes extremistas islámicos fichados desde hace varios años.

Los dos sospechosos, ambos supuestamente británicos de origen nigeriano convertidos al islam, eran conocidos por el MI5, el servicio de seguridad interior, desde hace ocho años, según la prensa. Y como ocurrió tras los mortíferos atentados perpetrados el 7 de julio de 2005 por cuatro kamikazes en la red de transporte de Londres, la prensa se preguntaba este viernes si el brutal ataque a cuchilladas contra el soldado Lee Rigby en el barrio de Woolwich habría podido prevenirse.

El Gobierno británico confirmó, como ya había anticipado la víspera el primer ministro David Cameron, que una comisión parlamentaria examinará si hubo algún fallo, pero defendió la labor de los servicios de seguridad. Por su parte, el ministro de Comunidades y Administraciones Locales, Eric Pickles, declaró, interrogado por la BBC, que “los lores y los diputados harán una investigación minuciosa sobre lo que sabían las fuerzas de seguridad, pero he visto a expertos explicando lo difícil que es poder controlar a todo el mundo en una sociedad libre”.

“Hay un mundo entre tener opiniones extremas y cometer un asesinato”, agregó. La víspera, un exjefe de antiterrorismo en los servicios secretos exteriores (MI6) dijo en la misma cadena que era “sumamente difícil” detectar cuándo una persona con ideas radicales se convierte en un “violento extremista”.

Uno de los autores de la matanza, identificado por la prensa como Michael Adebolajo, de 28 años, era al parecer un cristiano que se había convertido al islam en los últimos diez años.

Los predicadores radicales Omar Bakri y Anjem Shudary confirmaron a AFP que el joven, al que conocían como ‘Mujahid’, participó en el pasado en actividades del hoy ilegalizado grupo extremista Al Muhajiroun, precisando el segundo que, aunque no lo había visto desde hacía tres años, en aquella época no era “en absoluto violento”.

El diario The Times afirma, sin embargo, que entró en el radar de las fuerzas de seguridad cuando trató de viajar a Somalia para unirse al grupo al Shabbab, ligado a Al Qaeda, y la policía se lo impidió. En escalofriantes imágenes filmadas por testigos poco después del ataque del miércoles, Adebolajo, llevando un cuchillo de carnicero y otro de cocina en sus manos ensangrentadas, dice: “Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros a menos que nos dejéis en paz”.

“Hemos actuado así por la única razón de que hay musulmanes que mueren diariamente a manos de soldados británicos”, explicó, repitiendo la retórica yihadista contra las intervenciones militares occidentales en países occidentales como Afganistán. “Ojo por ojo, diente por diente”, alegó en otro momento.

Del otro detenido, identificado como Michael Adebowale, de 22 años, se conocen menos detalles, aunque también aparece armado en las imágenes tomadas en el lugar de la matanza. Ambos continúan ingresados en dos hospitales a los que fueron trasladados tras haber sido heridos por la policía, pero se cree que los investigadores no han podido todavía interrogarlos.

Según diferentes testimonios, los dos jóvenes atropellaron primero con su coche al soldado Lee Rigby, que iba vestido de civil, antes de atacarle violentamente a cuchillazos al grito de “Alá Akbar” (Alá es grande).

La policía anunció este viernes que la autopsia efectuada la víspera no pudo determinar con exactitud las causas de la muerte de Rigby, de Rigby, quien estaba separado y tenía un hijo de dos años. “La causa de la muerte no ha sido confirmada”, señaló Scotland Yard en un comunicado, precisando que más adelante se llevará a cabo una investigación judicial sobre las circunstancias del ataque.

La familia de Lee Rigby rindió homenaje este viernes a su “héroe”, subrayando la triste ironía de que el joven soldado hubiera muerto en una calle cercana a su cuartel londinense tras haber sobrevivido a una misión en Afganistán en 2009. “Cuando ocurre en Afganistán, te haces a la idea, sabes que es peligroso, pero no esperas que algo así pueda ocurrir en la puerta de tu casa. Es muy difícil”, declaró su padrastro, Ian Rigby, en una rueda de prensa en Manchester, de donde era originario.

————————————————————————————————————————————————-

Dos nuevos detenidos por el asesinato del soldado en Londres

Un hombre y una mujer se sumaron a los dos arrestados en el lugar del crimen.

Ambos son interrogados por funcionarios de Scotland Yard.

Jueves 23 de mayo de 2013 | EFE
EFE

Ya son cuatro los detenidos por el crimen.

Cuatro personas, incluidas los dos supuestos agresores, han sido detenidas en relación con el asesinato este miércoles de un soldado en plena calle en Londres, informó hoy Scotland Yard.

Además de los dos atacantes, que se encuentran hospitalizados y fueron detenidos en el lugar del crimeneste jueves fueron arrestados un hombre y una mujer, ambos de 29 años, según la Policía Metropolitana de Londres.

Los dos nuevos detenidos, cuya identidad no ha sido facilitada, están siendo interrogados en una comisaría al sur de la capital británica como sospechosos de conspirar para cometer un asesinato, informó Scotland Yard en un comunicado.

Por su parte, los agresores, de 22 y 28 años, también han sido arrestados y se encuentran ingresados en distintos hospitales en condición estable, sin que corra riesgo su vida.

Se trata de dos supuestos islamistas radicales, al parecer de nacionalidad británica, que este miércoles mataron a machetazos en el barrio de Woolwich (sur de Londres) al militar Lee Rigby, de 25 años.

Los dos atacantes fueron heridos y detenidos poco después de la agresión por agentes de policía mientras que los arrestos de este jueves han sido llevados a cabo por el Comando Antiterrorista de la Policía Metropolitana.

Los dos agresores justificaron el ataque al militar en nombre del Islam y tras asesinarle relataron lo que acababan de hacer.

En un video grabado por un transeúnte, emitido por el canal ITV, puede verse a uno de los sospechosos hablando sin ocultarse de la cámara, mostrando en sus manos ensangrentadas un machete y un cuchillo.

El hombre, de raza negra y acento británico, grita que “la única razón por la que hemos hecho esto es porque hay musulmanes muriendo cada día” y que “este soldado británico es ojo por ojo y diente por diente”.

————————————————————————————————————————————————–

Tras el asesinato del soldado Lee Rigby

El Gobierno británico reconoce que no puede ‘controlar’ a todos los radicales

El comisario jefe de Scotland Yard sale de Downing Street. | EfeEl comisario jefe de Scotland Yard sale de Downing Street. | Efe
  • Un comité parlamentario interrogará a los servicios de seguridad
  • Han sido fuertemente criticados tras el asesinato del soldado Lee Rigby

Conxa Rodríguez | Londres

viernes 24/05/2013 El Mundo.es

Los servicios de seguridad británicos (los de información, MI5 y la policía) van a ser interrogados por un comité parlamentario sobre el asesinato del soldado Lee Rigby a manos de dos presuntos radicales islamistas.

Para labrar el terreno de esta investigación parlamentaria, el secretario de Estado para comunidades, Eric Pickles, reconoció ayer en una entrevista a la cadena británica BBC que el Gobierno no tiene recursos ni podría legalmente “espiar, seguir, controlar o detener durante 24 horas al día” a todas las personas que han expresado en algún momento opiniones radicales o se han manifestado pacíficamente a favor de posiciones políticas extremas.

Los servicios de información (MI5 para el interior y MI6 para el exterior) están siendo criticados por no haber adoptado alguna medida que previniese la muerte del soldado, dado que los dos agresores, que permanecen detenidos y heridos en un hospital, estaban fichados.

“El comité parlamentario investigará a fondo qué sabían los servicios de información y qué hubiesen podido haber hecho para prevenir el atentado, pero todos podemos comprender lo difícil que es en una sociedad libre controlar la población todo el tiempo”, admitió el Secretario de Estado.

Los dos detenidos –uno de ellos convertido al islam- son Michael Adebolajo, de 28 años, y Michael Adebowale, de 22 años. Además de afinidad ideológica tienen también nombres iguales y apellidos parecidos. Ambos estaban fichados por haber participado en manifestaciones a favor de causas islamistas radicales.

La BBC ha encontrado unas imágenes de Adebolajo en una manifestación del grupo extremista islámico al-Muhajiroun –declarado ilegal hace unos años- ante la comisaría de policía de Paddington, centro de Londres, protestando por la detención de un islamista de Luton.

Anjem Choudary, líder de la organización prohibida en Reino Unido, ha dicho que el detenido participó en las actividades de la asociación durante un tiempo, pero posteriormente dejó de acudir a las reuniones. Choudary asegura haberle perdido el rastro hace tiempo.

El ex jefe de Scotland Yard, Sir Ian Blair, también se ha colocado en la línea del Secretario de Estado, Erik Pickles, reconociendo públicamente que no se puede vigilar de forma permanente a todas las personas que defienden posiciones radicales o extremas.

—————————————————————————————————————————————————-

24 de mayo de 2013

Londres defiende su actuación ante el asesinato del soldado Rigby

Terra Chile

Scotland Yard prosigue hoy la investigación del brutal ataque a un soldado británico en Londres, mientras el Gobierno se ha defendido de que los servicios secretos tuviera fichados a sus asesinos, dos supuestos radicales islamistas.

La Policía Metropolitana continúa interrogando a un hombre y una mujer de 29 años que fueron detenidos ayer como supuestos cómplices en el asesinato este miércoles del militar Lee Rigby en el barrio de Woolwich.

La muerte de Rigby, de 25 años, ha conmocionado al Reino Unido y ha dado pie a temores sobre la convivencia entre las distintas comunidades, por lo que las autoridades, tanto políticas como religiosas, han hecho hoy nuevos llamamientos a la unidad.

Los servicios de seguridad afrontarán una investigación parlamentaria tras confirmarse que los dos sospechosos, los británicos de origen nigeriano Michael Adebolajo y Michael Adebowale, de 28 y 22 años, ya estaban fichados desde hacía ocho años por las autoridades.

Los dos sospechosos, detenidos poco después del asesinato y filmados por viandantes, se encuentran bajo vigilancia policial en dos hospitales diferentes de Londres, donde ingresaron por heridas de disparos de los agentes, y su condición es estable.

Aunque Cameron no ha querido dar detalles de la investigación para no entorpecer su curso, su Gobierno ha tenido que salir al paso de algunas críticas divulgadas hoy por los medios de comunicación.

El ministro británico de Comunidades, Eric Pickles, dijo hoy a la cadena BBC que, si bien se llevará a cabo una investigación en profundidad de la actuación de los servicios secretos, es “imposible controlar a todo el mundo todo el tiempo” aunque los responsables estuvieran fichados.

“He visto a expertos en seguridad explicar lo difícil que es, en una sociedad libre, poder controlar a todo el mundo”, observó.

Instantes después de que Rigby cayera abatido, uno de sus supuestos agresores, con las manos ensangrentadas y un machete, se dejó grabar por una cámara a la que justificó el delito en nombre de Alá, lo que ha provocado algunos incidentes, como asaltos a mezquitas, en el Reino Unido.

Uno de ellos se dio anoche en un centro islamista situado en Belfast (Irlanda del Norte), que fue atacado con una botella llena de pintura, según informó hoy el Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI), que lo considera una posible agresión xenófoba.

Mientras las pesquisas continúan, el arzobispo de Canterbury y primado anglicano, Justin Welby, compareció hoy junto al Consejo Musulmán británico en Leicester (Inglaterra) para asegurar que el brutal asesinato del soldado por supuestos radicales islamistas “no dividirá a las comunidades”.

También el viceprimer ministro británico, Nick Clegg, envió otro mensaje de unidad a la ciudadanía al alertar hoy, en una visita a un centro multiconfesional del norte de Londres, de que el propósito de los agresores es “diseminar la semilla del miedo y la división”.

Ante los temores de que el crimen abra una brecha entre las distintas comunidades que cohabitan en el Reino Unido, el líder liberaldemócrata rindió tributo a los líderes musulmanes que se apresuraron a condenar con “mucha contundencia y claridad” el asesinato nada más producirse.

Según un vídeo difundido hoy por el tabloide “Daily Mirror”, policías armados llegaron al lugar del crimen trece minutos después de recibir la primera llamada de emergencia y dispararon un total de ocho balas a los supuestos agresores.

En respuesta a las críticas, Richard Barrett, exresponsable de los servicios de contraespionaje británicos MI5, opinó que es “muy difícil” encontrar alguna “señal” que pueda permitir a las fuerzas del orden prevenir o anticipar un crimen de estas características.

Además, en declaraciones a la emisora británica Radio 4, el excomisario de la Policía Metropolitana de Londres Iain Blair confió en que el comité investigador “actué rápido” para establecer posibles errores.

Blair subrayó que “es importante que el público sepa que los servicios de seguridad y la policía actúan adecuadamente”.

————————————————————————————————————————————————-

Seguridad reforzada en Londres con 1.200 hombres tras el asesinato de un soldado

(AFP)

LONDRES — La policía anunció el jueves dos nuevas detenciones tras el brutal asesinato de un soldado por parte de dos supuestos islamistas en Londres, donde las autoridades multiplicaron los llamamientos a la unidad y desplegaron 1.200 soldados adicionales para evitar incidentes.

Al día siguiente de la tragedia, la víctima fue oficialmente identificada como Lee Rigby, un padre de familia de 25 años con un hijo de dos que sirvió en Afganistán en 2009 y trabajaba actualmente en el equipo de reclutamiento del Regimiento Real de Fusileros en Londres.

La policía, que continúa sus investigaciones tras la detención de los dos presuntos autores materiales de la matanza, anunció que arrestó a otras dos personas, un hombre y una mujer, los dos de 29 años, como sospechosos de “conspiración para asesinar”.

Los dos principales sospechosos, de 22 y 28 años, continúan en “condición estable” custodiados por unos guardias armados en dos hospitales de la ciudad, a los que fueron trasladados tras haber sido heridos por la policía, y sus vidas no corren peligro, precisó Scotland Yard.

Los dos jóvenes, que según la prensa local son británicos de origen nigeriano, mataron el miércoles a Rigby en pleno día en una calle cercana a un cuartel del barrio de Woolwich, en el sureste de Londres, antes de justificar sus actos ante los testigos con argumentos yihadistas. Algunos testigos citados por los medios locales dijeron que los agresores atropellaron primero con su coche al soldado, que iba de civil y llevaba una camiseta de la organización benéfica militar Help for heroes, antes de acuchillarlo con violencia.

Ambos eran conocidos por los servicios de seguridad británicos, una posibilidad mencionada por la mañana por el primer ministro británico y que una fuente gubernamental indicó posteriormente a la AFP que “no era incorrecta”.

El predicador radical Anjem Choudary dijo, por su parte, a la AFP que conocía al mayor de los sospechosos, al que se refirió como “Mujahid”, pero identificado por los medios como Michael Adebolajo. “Solía participar en alguna de nuestras actividades. Un tipo muy pacífico en realidad, para nada violento”, explicó, agregando, sin embargo, que hacía tres años que no le veía.

En unas imágenes grabadas por un testigo y difundidas por los medios locales, Adebolajo, con un cuchillo de carnicero y otro de cocina en sus manos manchadas de sangres, dice: “Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros a menos que nos dejéis en paz”. “Hemos actuado así por la única razón de que hay musulmanes que mueren diariamente a manos de soldados británicos”, agrega en otro momento, repitiendo la retórica islamista habitual contra la intervención de las fuerzas occidentales en países musulmanes, como la que hay actualmente en Afganistán. “Ojo por ojo, diente por diente”, continúa, mirando al objetivo y gesticulando después del ataque.

El Consejo Musulmán británico dijo “condenar sin reservas” este ataque, que calificó de “acto realmente bárbaro y sin bases con el Islam”.

Las autoridades llamaron desde el primer momento a los vecinos a mantener la calma y continuar normalmente con sus actividades tras el primer ataque islamista con víctimas mortales desde los atentados suicidas del 7 de julio de 2005 contra tres metros y un autobús de Londres, que dejaron 52 muertos sin contar a los cuatro kamikazes. Pero en las horas posteriores al asesinato, unos 250 militantes antiislamistas de la Liga de Defensa Inglesa (EDL) se enfrentaron a la policía cerca de una estación de metro de Woolwich Arsenal y dos hombres fueron detenidos cuando presuntamente pretendían atacar mezquitas.

Las autoridades ya habían reforzado la seguridad en torno al cuartel de Woolwich, que fue la sede de las competiciones de tiro durante los recientes Juegos Olímpicos, y en todos los cuarteles de la capital. Pero para “tranquilizar” a la ciudadanía y evitar nuevos incidentes, Scotland Yard desplegó el jueves a 1.200 agentes adicionales en “lugares clave” de Londres, incluyendo “locales religiosos, transportes y zonas concurridas”.

El primer ministro, David Cameron, hizo por su parte un llamamiento a la unidad de toda la población, argumentando que el atentado era tanto un “ataque contra Reino Unido” como “una traición al Islam y a las comunidades musulmanas” del país porque “no hay nada” en esa religión que lo justifique. “La gente que hizo esto trataba de dividirnos. Tienen que saber que algo así sólo va unirnos y hacernos más fuertes”, afirmó. “Derrotaremos el extremismo violento si nos mantenemos juntos”.

Tras presidir por la mañana una reunión de una hora del comité de crisis Cobra con miembros de su gabinete y representantes de las fuerzas de seguridad, el jefe de gobierno reiteró también la “determinación” de su gobierno a seguir luchando contra el “terrorismo en todas sus formas”.

En el exterior, el presidente Barack Obama condenó el jueves el asesinato del soldado británico y lo calificó de “acto atroz”, asegurando que Estados Unidos era solidario con Reino Unido “contra el extremismo violento y el terrorismo”.

————————————————————————————————————————————————–

Dos hombres asesinan a machetazos a un soldado en Londres «en el nombre de Alá»

BORJA BERGARECHEBORJABERGARECHE / CORRESPONSAL EN LONDRES
Día 23/05/2013 – ABC.es

El gobierno británico activa la alerta terrorista y convoca una reunión del comité de seguridad nacional. Agentes armados de la policía han disparado a los dos sospechosos, que están hospitalizados

Dos individuos han sido abatidos a tiros por agentes de policía armados después de asesinar este miércoles a machetazos y cuchilladas a un soldado británico en el sureste de Londres. El Ejecutivo ha activado la alerta antiterrorista y ha convocado esta tarde una reunión de urgencia del comité de seguridad nacional, llamado grupo Cobra. El primer ministro, David Cameron, ha viajado hacia Londres desde París, ciudad en la que ha confirmado que el gobierno baraja la hipótesis del atentado terrorista. «Ya hemos sufrido este tipo de ataques en el pasado, y siempre hemos ganado», ha afirmado, en una apresurada rueda de prensa junto al presidente francés, François Hollande.

Algunos testigos creen que los agresores han intentado decapitarle

El suceso ha tenido lugar en el barrio de Woolwich, en la calle John Wilson, en los aledaños de un conocido cuartel de la artillería montada real. Dos individuos armados con cuchillos, machetes y una pistola han atacado a un hombre pasadas las dos de la tarde, a unos 300-400 metros del perímetro de seguridad de las instalaciones militares. Los medios británicos han identificado a la víctima como un militar. Algunos indican que había estado de servicio en el centro de la capital durante la jornada. Otros apuntan a que volvía al cuartel tras participar en un acto de reclutamiento. La víctima llevaba, al parecer, una camiseta de apoyo a los veteranos de las Fuerzas Armadas.

Cuarteles de la capital, en alerta

Al parecer, los agresores han embestido primero a su víctima con un coche. Varios testigos han explicado que los dos atacantes cantaban «Allahu Akbar» (Alá es grande)mientras agredían al hombre a base de cuchilladas y machetazos. Algunos de los vecinos han pensado inicialmente que los dos sospechosos estaban realizando un masaje cardiaco y maniobras de reanimación sobre la víctima. Otros testigos presenciales han declarado que, en realidad, abalanzados sobre el soldado, intentaban decapitarle después de haber arrastrado su cuerpo al centro de la calzada. La BBC ha citado algunos informes que indican que uno de los dos agresores sería de origen nigeriano. Ambos eran jóvenes en la veintena y hablaban inglés con acento londinense, según varios testigos.

El ministerio de Defensa no había confirmado el miércoles por la noche ni la identidad de la víctima ni su condición de militar. El titular del departamento, Philip Hammond, ha sido uno de los asistentes a la reunión del grupo Cobra, presidido por la ministra de Interior y en la que han participado representantes de la policía y de los servicios de Inteligencia. Mientras, la Reina permanece informada en todo momento, según ha explicado Buckingham Palace. El comité de seguridad ha decidido, tras una reunión de una hora, situar todos los cuarteles de Londres en alerta. El grupo Cobra volverá a reunirse el jueves por la mañana, presidido ya por el primer ministro.

Escalofriante vídeo espontáneo

Mientras llegaban las unidades de policía con armas de fuego, los agresores han sido vistos merodeando la escena, pidiendo a los viandantes que les grabaran con sus cámaras. Han permito además que algunas mujeres -no los hombres- atiendan a su víctima. «Estaban completamente ajenos a todo, les preocupaba más que les sacaran fotos, y corrían arriba y abajo por la calle», ha explicado un testigo a la BBC. De hecho, en un escalofriante vídeo, grabado al parecer de forma espontánea por uno de los viandantes, uno de los presuntos autores del ataque justifica la agresión «porque los musulmanes mueren cada día».

En el vídeo emitido por ITV se ve a un joven de raza negra de unos 20 años con un cuchillo y un machete en el brazo izquierdo, y ambas manos completamente ensangrentadas. El agresor se disculpa de que las mujeres hayan sido «testigos» de lo sucedido. Y llama a los ciudadanos a acabar con su Gobierno. «No se preocupan por vosotros», dice. «Juramos por Alá el Misericordioso que nunca pararemos de luchar contra vosotros, la única razón por la que hemos hecho esto es porque hay musulmanes que mueren cada día, la muerte de este soldado es un ojo por ojo, diente por diente», asegura. El presunto agresor se refiere también a la necesidad de «traer a casa a nuestros soldados» -del frente afgano, se supone, aunque no lo menciona- para vivir en seguridad.

Los dos agresores están en el hospital, uno de ellos en estado grave

Los dos sospechosos han sido abatidos minutos más tarde por los disparos de agentes armados (en Londres solo el 10% de los policías llevan armas de fuego), y han sido evacuados –uno de ellos en helicóptero medicalizado– a dos hospitales de la capital. Al menos uno de ellos estaría en estado de gravedad. El helicóptero ha aterrizado en el patio de un colegio cercano, cuyos alumnos asistieron con horror a los sucesos, según explicaban algunos de ellos.

La Policía Metropolitana ha confirmado que los dos individuos están considerados como sospechosos del crimen, y se encuentran hospitalizados bajo la vigilancia de agentes armados. La unidad antiterrorista de Scotland Yard se ha hecho cargo de la investigación del crimen. Según la BBC, el Gobierno británico está tratando este suceso como un «atentado terrorista». Las autoridades mantienen el nivel de alerta en «sustancial». Si consideran que un nuevo ataque es «altamente probable», y no solo una posibilidad, podrían elevarlo a «severo»

El primer ministro británico, David Cameron, ha asegurado que el ataque ha sido «verdaderamente estremecedor». Desde París, ciudad a la que había acudido tras participar en un Consejo Europeo en Bruselas, Cameron ha insistido en que «hemos sufrido estos ataques antes. Siempre les hemos ganado, mostrando un indomable espíritu británico».

En el lugar del suceso se han encontrado «decenas de armas», según ha explicado un portavoz policial, incluidos varios cuchillos y al menos un machete. «Dos hombres, de quienes se sospechaba que llevaban armas, han sido disparados por la policía», confirmaba por la tarde el comandante Simon Letchford de Scotland Yard. «Han sido llevados a dos hospitales diferentes de Londres, donde están siendo tratados de sus heridas», ha explicado el comunicado policial.

La ministra de Interior, Theresa May, ha calificado el ataque de «repugnante y salvaje». El Consejo Musulmán Británico, por su parte, ha condenado también el ataque en términos durísimos, calificándolo como «un acto salvaje que no tiene ninguna base en el Islam». Tanto el consejo islámico como la policía han pedido calma en las comunidades afectadas por el ataque. De confirmarse la tesis del atentado terrorista, se trataría del primer ataque de este tipo en suelo británico desde los atentados en el sistema de transporte público de Londres de julio de 2005.

—————————————————————————————————————————————————

ATENTADO EN LA CAPITAL BRITÁNICA

El brutal asesinato de un soldado en Londres desata la alerta antiterrorista

La policía dispara contra dos individuos que mataron a un militar en el sureste de Londres

 Londres 23 MAY 2013 – El País.com (España)

ATLAS

Londres revivió ayer la pesadilla del terrorismo islamista con el asesinato de un soldado en Woolwich, un barrio popular del sudeste de la capital. El ataque, cometido por dos jóvenes a machetazos, no tiene la dimensión del que sacudió al país y medio mundo el 7 de julio de 2005, cuando cuatro suicidas detonaron sus explosivos en el sistema de transporte público londinense, matando a 52 viajeros y a ellos mismos. Pero tuvo el simbolismo de ser un ataque directo al Ejército británico. Y el impacto enorme de las imágenes tomadas con móviles por numerosos testigos y difundidas por la televisión y por las redes sociales de lo que acababa de ser una ejecución pública.

Aunque el Gobierno no ha querido confirmar si ha sido un atentado terrorista, hay escasísimas dudas. El primer ministro, David Cameron, lo vino a dar por confirmado al declarar que había “grandes indicios” en ese sentido. Lo mismo declaró después la ministra del Interior, Theresa May, que reunió anoche mismo al Cobra, el organismo interministerial que coordina la respuesta a los atentados terroristas y las catástrofes naturales, que entre otras cosas debía evaluar si elevaba el actual grado de alarma terrorista en Reino Unido en función de que crea que es un caso aislado o el primero de una cadena. Los responsables de inteligencia asistieron a la reunión y la policía antiterrorista lidera la investigación.

Las palabras de uno de los asesinos, filmadas por un paseante, avivaron el sentimiento de que es un acto terrorista. Se trataba de un hombre de unos veinte años, de raza negra, vestido con ropa corriente y sin apariencia externa musulmana, con las manos ensangrentadas y blandiendo lo que parece un machete o más bien algún tipo de hacha y que hablaba con acento londinense.

Visiblemente excitado, gritaba: “Juramos por el Todopoderoso Aláque nunca dejaremos de combatiros. Las únicas razones por las que hemos hecho esto es porque los musulmanes están muriendo cada día. Este soldado británico no es más que ojo por ojo, diente por diente. Pedimos perdón porque las mujeres hayan tenido que ver esto hoy pero en nuestra tierra nuestras mujeres tienen que ver lo mismo. Vuestra gente nunca estará segura. Echad a vuestro Gobierno. No les preocupamos nada”. Uno de los atacantes podría ser de origen nigeriano, según la BBC.

En un ambiente político de creciente fobia a los extranjeros, azuzado por el partido populista UKIP, que quiere poner freno a la inmigración, el asesinato de ayer amenaza con reavivar los ataques a la comunidad musulmana que siguieron a los atentados de 2005.

Adelantándose a esa presumible reacción, el director de la organización Faith Matters (la fe importa), Fuyaz Mughal, hizo pública una nota de condena del atentado y de la utilización de la religión musulmana. “El asesinato a sangre fría de un soldado británico es un crimen que pone enfermo a cualquier miembro de cada una de las comunidades de Reino Unido”, dijo. “La sangre de nuestras fuerzas armadas es un tesoro que todos debemos proteger siempre, igual que ellos nos protegen a nosotros”, añadió.

Los expertos creen ver la inspiración de Al Qaeda en el modo de actuar de los asesinos: exhibicionistas, esperando a la policía en vez de huir, buscando una inmolación pública.

El ataque se produjo poco después de las dos de la tarde en Woolwich, un barrio popular del sudeste de Londres. Sin aparente motivo, dos hombres atropellaron primero y atacaron luego con machetes y cuchillos a un joven que al parecer vestía una camiseta de la organización benéfica militar Ayuda para Héroes. Varios testigos relataron cómo los dos atacantes se cebaron en el cuerpo probablemente ya sin vida de la víctima, lo arrastraron hasta el centro de la calzada e intentaron seccionarle la cabeza.

Uno aseguró que gritaban “Alá es grande” en árabe y dispararon al aire con una pistola. “Esos dos tíos estaban como locos. Eran como animales”, declaró a la emisora LBC. Según el testigo, los dos jóvenes gritaban pidiendo a la gente que les hicieran fotos. “No les importaba nada, lo único que les preocupaba es que les sacaran fotos mientras corrían arriba y abajo por la calle”. Los dos atacantes fueron abatidos a tiros por la policía y están siendo tratados en hospitales separados. Uno de ellos fue evacuado en helicóptero y su estado es grave.

Casi desde el primer momento, el Gobierno trató el ataque como un atentado terrorista. El primer ministro, David Cameron, que se encontraba en París tras asistir a una cumbre europea en Bruselas, decidió volver anoche mismo a Londres. Antes, ofreció una breve conferencia de prensa junto al presidente francés en la que vino a confirmar el carácter terrorista del incidente. “Siempre ganaremos”, declaró en referencia al terrorismo. “Hemos sufrido estos ataques antes. Siempre hemos contestado mostrando el indomable espíritu británico”, añadió.

————————————————————————————————————————————————-

Gobierno de Reino Unido convoca a reunión de emergencia tras supuesto atentado en Londres

Un portavoz de los servicios de ambulancias confirmó que un hombre, supuestamente un soldado, fue hallado muerto y otros dos fueron trasladados al hospital. Según medios ingleses se trataría de un atentado.

por Agencias – 22/05/2013 – Latercera

Un soldado murió el miércoles a manos de dos sujetos que fueron atacados por la  policía en el barrio londinense de Woolwich, en el sudeste de Londres y están siendo atentidos en un hospital de la ciudad por sus heridas.

Tras el incidente la ministra del Interior, Theresa Mayconvocó a una reunión del comité de emergencia del gobierno en respuesta al presunto ataque terrorista al que calificó de “bárbaro” mientras el alcalde de Londres, Boris Johnson, lo calificó de “enfermizo acto de violencia”.

Minutos después del ataque testigos capturaron en un video las declaraciones de uno de los presuntos autores del asesinato el que con las manos ensangrentadas y portando un machete y un cuchillo declara (en la foto): “Juramos por Alá que nunca dejaremos de luchar contra ustedes. La única razón por la que hemos hecho esto es porque los musulmanes mueren todos los días. Este soldado británico es un ojo por ojo y diente por diente”.

“Pido disculpas por el hecho de que las mujeres hayan sido testigo de esto… pero en nuestro país nuestras mujeres tienen que verlo… nunca estarán a salvo, remuevan a su gobierno, ellos no se preocupan por ustedes”, agregó.

Según los medios británicos, dos hombres se abalanzaron sobre un soldado y lo apuñalaron con machetes al grito de “Alá es grande” en el barrio de Woolwich, mientras la policía respondió al ataque con disparos.

“La policía disparó contra dos hombres que creemos, por informaciones  previas, que portaban armas”, agregó en una rueda de prensa en el lugar de los hechos el comandante Simon Letchford, de Scotland Yard.

Fueron “trasladados a dos hospitales de Londres”, donde “están  recibiendo tratamiento por sus heridas”, indicó la fuente.

Helicópteros de prensa llegaron rápidamente al lugar de los hechos y  filmaron desde el aires a agentes de la policía instalando una tienda y  buscando pruebas.

“Pensamos que la víctima es un soldado. Ignoramos las circunstancias del  incidente”, declaró a la prensa el diputado de Woolwich y Greenwich, después de haber hablado con un policía en el lugar.

————————————————————————————————————————————————-

Cameron dice que el asesinato es contra Reino Unido y una “traición al Islam”

(AFP)

LONDRES — El “espantoso” asesinato de un soldado británico el miércoles a plena luz del día en Londres por dos presuntos yihadistas es un “ataque contra el Reino Unido” y una “traición al Islam”, afirmó este jueves el primer ministro británico, David Cameron.

“Esto no fue sólo un ataque contra Reino Unido y el estilo de vida británico. Fue también una traición al Islam y a las comunidades musulmanas que tanto aportan a nuestro país”, declaró en una comparecencia ante la prensa en el exterior de su residencia de Downing Street.

“No hay hada en el Islam que justifique este acto realmente espantoso”, agregó. “La responsabilidad recae única y simplemente en los repugnantes individuos que llevaron a cabo este horroroso ataque”, precisó.

Dos jóvenes de raza negra armados con cuchillos de cocina y de carnicero mataron violentamente a primera hora de la tarde del miércoles a un soldado vestido de civil en una calle cercana a un cuartel del barrio de Woolwich, en el sureste de Londres. La policía disparó posteriormente e hirió a los dos agresores, que se encuentran hospitalizados.

En unas imágenes filmadas por un testigo difundidas en la noche del miércoles por los agresores, se puede ver a uno de los agresores diciendo: “Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros al menos que nos dejéis en paz”.

“Debemos combatirlos como ellos nos combaten. Ojo por ojo, diente por diente”, agregó, mirando al objetivo en medio de grandes gesticulaciones justo después del ataque, con un fuerte acento londinense. “Pido perdón porque las mujeres hayan tenido que ser testigos de esto hoy, pero en nuestra tierra, nuestras mujeres deben ver lo mismo”, agregó.

“¿Creéis que vamos a atrapar a David Cameron cuando empecemos a sacar las pistolas? ¿Creéis que vuestros políticos van a morir? No, será gente normal, como vosotros o vuestros hijos. Así que deshaceros de ellos. Decidles que traigan a sus soldados a casa para que todos vosotros podáis vivir en paz”, dijo ante la cámara.

Cameron, que previamente había presidido una reunión del comité de crisis COBRA, reiteró que su país seguía “absolutamente determinado” en la lucha contra el terrorismo islámico. “Derrotaremos el extremismo violento manteniéndonos unidos, respaldando a la policía y a los servicios de seguridad y sobre todo combatiendo la narrativa venenosa del extremismo que alimenta esta violencia”, agregó.

Tras regresar de París, donde se encontraba el miércoles, Cameron presidía el comité COBRA con el objetivo de “coordinar eficazmente la respuesta del gobierno” al asesinato, según los servicios del primer ministro.

En el comité participan la ministra del Interior, Theresa May; el alcalde de Londres, Boris Johnson; los responsables de los servicios de información interior, el MI5, y el exterior, MI6; el responsable de Scotland Yard y varios expertos en cuestiones de seguridad.

Una fuente del gobierno confirmó a la AFP que la víctima es “un miembro de las fuerzas armadas” británicas.

— Investigación de Scotland Yard —

Otros testigos dijeron haber oído a los dos hombres gritar “Alá Akbar” (“Alá es grande”).

Posteriormente, los dos agresores -que según varios testigos no intentaron huir en ningún momento- fueron heridos por la policía en el lugar de los hechos antes de ser detenidos y hospitalizados y un equipo antiterrorista está investigando el asesinato, indicó Scotland Yard.

“¡Dios mío! Estoy viendo un hombre con la cabeza cortada justo enfrente de mí”, escribió en Twitter un testigo del asesinato, Boya Dee.

Ingrid Loyau-Kennet, de 48 años, una responsable de los boyscouts que se encaró con los agresores, relató al diario Daily Telegraph que cuando les preguntó por qué lo habían hecho, le contestaron: “Queremos empezar una guerra en Londres esta noche”.

El gobierno británico ya convocó brevemente al grupo COBRA el miércoles y anunció un refuerzo de la seguridad en el puesto militar de Woolwich, el barrio londinense donde se cometió el asesinato, y en todos los cuarteles de la capital británica, e instó a los vecinos a mantener la calma. “En un país libre como el nuestro, la mejor manera de derrotar el terrorismo es continuar con la vida normal y mostrar que los terroristas nunca pueden ganar”, alentó Cameron el miércoles. “Hemos tenido este tipo de ataques antes en nuestro país y no nos doblegamos jamás”, recordó.

La prensa señala que se trata del primer “atentado terrorista” islamista con víctimas mortales desde los ataques del 7 de julio de 2005 contra la red de transporte de Londres, que dejaron 52 muertos sin contar a los cuatro kamikazes.

En las horas posteriores al asesinato, un hombre fue detenido en Braintree, al este de Londres, tras haber entrado en una mezquita con un cuchillo, según unos testigos, y otro individuo fue arrestado en otra mezquita en Gillingham (sureste).

En el barrio donde se perpetró el asesinato, hubo enfrentamientos entre la policía y unos 250 militantes antiislamistas de la Liga Inglesa de Defensa (EDL) congregados en la estación de Woolwich Arsenal que lanzaron botellas.

—————————————————————————————————————————————————

Cameron llama a los británicos a unirse contra el extremismo tras el asesinato

(AFP)

LONDRES — El primer ministro británico, David Cameron, consideró este jueves que el brutal asesinato de un soldado por dos presuntos yihadistas era un ataque contra el Reino Unido y una “traición” al islam, e instó a los británicos a unirse para derrotar a los extremistas.

Tras presidir esta mañana una reunión de una hora del comité de crisis Cobra con miembros de su gabinete y representantes de las fuerzas de seguridad, Cameron reiteró también la “determinación” de su Gobierno de seguir luchando contra el “terrorismo en todas sus formas”. “Esto no fue sólo un ataque contra el Reino Unido y el estilo de vida británico. Fue también una traición al islam y a las comunidades musulmanas que tanto aportan a nuestro país”, dijo en una breve comparecencia ante los periodistas.

El primer ministro, que acortó una visita a París para regresar a Londres tras el ataque ocurrido en la tarde del miércoles, agregó que “no hay hada en el islam que justifique este acto realmente espantoso”. “La gente que hizo esto trataba de dividirnos. Tienen que saber que algo así sólo va unirnos y hacernos más fuertes”, afirmó. “Derrotaremos al extremismo violento si nos mantenemos juntos”.

Dos jóvenes de raza negra armados con cuchillos de carnicero y de cocina mataron en pleno día al soldado, que iba de civil, cerca de un cuartel del barrio de Woolwich, al sureste de Londres, antes de justificar sus actos con argumentos islamistas. Algunos testigos citados por medios locales dijeron que los agresores atropellaron primero con su coche al soldado, que llevaba una camiseta de la organización benéfica militar ‘Help For Heroes’, antes de acuchillarlo con violencia. Otros testigos señalaron que fue degollado, o incluso decapitado.

“¡Dios mío! Estoy viendo un hombre con la cabeza cortada justo enfrente de mí”, escribió en la red social Twitter el rapero Boya Dee, testigo del asesinato. Scotland Yard señaló que la autopsia del soldado, que no fue identificado por deseo expreso de su familia, debía llevarse a cabo durante el día.

Los dos jóvenes, descritos por la prensa como británicos de origen nigeriano, permanecieron en el lugar del crimen, invitando a los viandantes, entre los cuales había niños, a tomar imágenes de la víctima, que yacía en el suelo, según testigos.

En unas imágenes filmadas por un testigo y difundidas por las televisiones se puede ver a uno de los agresores diciendo: “Juramos por Alá todopoderoso que nunca dejaremos de combatiros al menos que nos dejéis en paz”. “Debemos combatirlos como ellos nos combaten. Ojo por ojo, diente por diente”, agregó en otro momento, mirando al objetivo y gesticulando después del ataque.

“¿Creéis que vamos a atrapar a David Cameron cuando empecemos a sacar las pistolas? ¿Creéis que vuestros políticos van a morir? No, será gente normal, como vosotros o vuestros hijos. Así que deshaceros de ellos. Decidles que traigan a sus soldados a casa para que todos vosotros podáis vivir en paz”, dijo ante la cámara. Otros testigos oyeron a los dos hombres gritar “Alá Akbar” (“Alá es grande”) mientras cometían el ataque.

La policía, que continúa sus investigaciones, debía empezar a interrogar durante el día a los dos hombres, que fueron heridos de bala por los agentes que acudieron al lugar de los hechos y se encuentran ingresados en dos hospitales diferentes de Londres custodiados por guardias armados. Según una fuente oficial no identificada citada por los medios, ambos eran conocidos por los servicios de seguridad británicos. La policía no confirmó.

Una mujer, Ingrid Loyau-Kennet, de 48 años, se convirtió en la heroína del día después de encararse aparentemente a los agresores. Esta responsable de los boyscouts, que también aparece en imágenes de testigos, relató al diario Daily Telegraph que cuando les preguntó por qué lo habían hecho, le contestaron: “Queremos empezar una guerra en Londres esta noche”. Y ella, a quien Cameron rindió homenaje en su rueda de prensa, les contestó: “Sóis sólo vosotros contra mucha gente. Váis a perder”.

Las autoridades reforzaron el miércoles la seguridad en el cuartel de Woolwich, que fue la sede de las competiciones de tiro durante los pasados Juegos Olímpicos de Londres, y en todos los cuarteles de la capital. También llamaron a los vecinos a mantener la calma y continuar normalmente con sus actividades tras el primer ataque islamista con víctimas mortales desde los atentados suicidas del 7 de julio de 2005 contra tres metros y un autobús de Londres, que dejaron 52.

Durante la noche, unos 250 militantes antiislamistas de la Liga Inglesa de Defensa (EDL) se enfrentaron a la policía en la estación de Woolwich Arsenal, cerca del lugar del asesinato. Dos hombres fueron detenidos en otros dos incidentes, el primero por ingresar armado en una mezquita, el segundo por presuntos daños a otra.

—————————————————————————————————————————————————

23 de mayo de 2013

Sospechoso de ataque es un converso al islam que se radicalizó hace diez años

Ese hombre ha sido identificado como Michael Olumide Adebolajo, de 28 años, y fue a quien se vio, tras el ataque perpetrado ayer a plena luz del día en el barrio de Woolwich (sureste de Londres), hablando con varias personas congregadas, invocando a Alá, con las manos ensangrentadas y portando un machete.

Video en el que aparece uno de los sospechosos del asesinato en LondresHaz 
Video en el que aparece uno de los sospechosos del asesinato en Londres

Uno de los sospechosos del asesinato de un soldado en Londres es un británico de origen nigeriano convertido al islam que se radicalizó hace unos diez años, informan hoy medios locales.

Ese hombre ha sido identificado como Michael Olumide Adebolajo, de 28 años, y fue a quien se vio, tras el ataque perpetrado ayer a plena luz del día en el barrio de Woolwich (sureste de Londres), hablando con varias personas congregadas, invocando a Alá, con las manos ensangrentadas y portando un machete.

En un video emitido por el canal ITV se ve al supuesto agresor hablando sin ocultarse de la cámara y justificando el ataque en nombre del islam.

La web del diario británico “The Guardian” recoge hoy el testimonio de varias personas que conocían a Adebolajo y que recuerdan que, cuando era escolar, era un chico “normal”, nacido en el barrio londinense de Lambeth en diciembre de 1984 y criado en la localidad de Romford, al noreste de la capital.

Según estos testimonios, el sospechoso “se desplazaba a la escuela en autobús, jugaba al fútbol y parecía tener muchos amigos”.

En cuanto a la familia del presunto asesino, de origen nigeriano, se trata de cristianos practicantes.

Adebolajo estudió en la Universidad de Greenwich (sureste de Londres), donde se alojó en residencias para estudiantes entre 2004 y 2005.

Los amigos del detenido mostraron hoy su sorpresa en las redes sociales.

En uno de los mensajes, uno de sus amigos de la infancia afirma que Adebolajo “siempre fue un buen chico en el colegio, que hacía cualquier cosa por cualquiera”.

Sin embargo, un hombre de 63 años, que lleva 25 años viviendo en el barrio donde se produjo el ataque, relató que los vecinos ya había tenido “malas experiencias” con el sospechoso cuando era adolescente.

Según los medios británicos, la familia del sospechoso vivió en Romford hasta “aproximadamente 2004”, cuando al parecer sus padres se divorciaron y se mudaron a Lincoln (centro de Inglaterra).

Los servicios de seguridad británicos examinan hoy los supuestos vínculos del hombre con el grupo musulmán extremista Al Muhajiroun, prohibido tras los atentados del 7 de julio de 2005 en Londres, así como el hecho de que cambiara su nombre a “Mujaahid”, que significa “el que se involucra con la Yihad”.

El periódico “The Independent” revela hoy que el exlíder de esa organización extremista Anjem Choudary definió al sospechoso como “un chico agradable y tranquilo”, convertido al islam en 2003.

“Era un tipo completamente normal, simplemente interesado en el islam, en memorizar el Corán. Desapareció hace unos dos años y no sé qué influencias ha tenido desde entonces”, dijo Choudary.

Fundado en 1983 por el islamista Omar Baakri Muhammad, Al Muhajiroun adquirió notoriedad por tratar de justificar los atentados terroristas de septiembre de 2001 en EEUU y por fomentar la retórica islamista en el Reino Unido.

————————————————————————————————————————————————

NUEVO VÍDEO DIFUNDIDO POR ‘THE SUN’

El asesino confeso de Londres: Los soldados británicos matan musulmanes cada día

“Ojo por ojo, diente por diente”, afirma

   LONDRES, 23 May. (EUROPA PRESS) –

El supuesto autor del atentado terrorista que el miércoles acabó con la vida de un militar británico en el barrio de Woolwich, en el sureste de Londres, asegura en un vídeo difundido por el diario ‘The Sun’ que ha asesinado al uniformado porque los “soldados británicos” matan cada día a “musulmanes”.

“La única razón por la que hemos matado hoy a este soldado británico es porque los musulmanes están muriendo cada día a manos de soldados británicos”, proclama uno de los sospechosos del atentado, mientras sujeta en sus manos llenas de sangre dos cuchillos.

En el vídeo, similar al exhibido por la cadena de televisión ITV News, el hombre negro justifica ante la cámara el ataque por la política del “ojo por ojo y diente por diente”.

A continuación, pronuncia el mismo discurso que se puede observar en el vídeo anteriormente difundido, en el que el individuo jura “por el todopoderoso Alá” que “nunca” dejará de “combatir. “Juramos por el todopoderoso Alá que nunca dejaremos de combatiros”, afirma.

El presunto autor del ataque Woolwich también pide perdón a las “mujeres” por haber sido “testigos” de lo sucedido. “Pido perdón porque las mujeres han tenido que presenciar esto hoy pero en nuestra tierra nuestras mujeres tienen que ver lo mismo”, sostiene. “Vuestro pueblo nunca estará seguro. Derribad a vuestro gobierno, no se preocupa por vosotros”, concluye el hombre, visiblemente alterado ante la cámara.

Tras su breve discurso, se aleja unos metros en dirección al lugar en el que está su víctima para hablar con su supuesto cómplice, otro hombre que, según los testigos, también estaría armado.

————————————————————————————————————————————————-

Prensa británica asegura que los servicios de seguridad conocían a los dos sospechosos de asesinar a un soldado

Un funcionario del gobierno británico afirmó que los sospechosos habí­an sido objeto de investigación debido a sus posibles ví­nculos con el terrorismo.

por Agencias – 23/05/2013 – Latercera
David Cameron, primer ministro británico se refiere al ataque con machete que sufrió un soldado.© EFE
David Cameron, primer ministro británico se refiere al ataque con machete que sufrió un soldado.

Los servicios de seguridad británicos “conocían” a los dos sospechosos del asesinato de un soldado este miércoles en el barrio londinense de Woolwich, supuestamente radicales islámicos, aseguró hoy la cadena pública BBC.

Los dos hombres que mataron ayer con arma blanca a plena luz del día a un militar frente a la atónita mirada de los transeúntes, invocando a Alá, están hoybajo vigilancia policial en diferentes hospitales de Londres, donde ingresaron tras recibir disparos de agentes.

Ambos sospechosos serían británicos de origen nigeriano y el nombre de uno de ellos, según la BBC, es Michael Adebolajo, de 28 años y convertido al Islam, cuyo domicilio en Lincolnshire (centro del país) es registrando por la policía.

Fuentes del Gobierno dijeron a la BBC que los presuntos autores del asesinato eran hombres “conocidos” por los servicios de seguridad del Reino Unido y que uno de ellos fue interceptado por la policía el año pasado cuando abandonaba el Reino Unido.

Según la agencia AP, un funcionario del gobierno británico dijo que los sospechosos habí­an sido objeto de investigación debido a sus posibles ví­nculos con el terrorismo.

El funcionario, que habló bajo la condición de anonimato porque no está autorizado para hacer declaraciones, afirmó que no se podí­an suministrar más detalles porque los sospechosos podrí­an ser juzgados.

Las investigaciones del servicio de seguridad interior MI5 pueden incluir vigilancia encubierta e intervenciones en las comunicaciones telefónicas y de todo tipo.

El primer ministro, David Cameron, no ha querido precisar ese dato para no interferir en la investigación policial en curso.

El jefe del Ejecutivo regresó anoche de París de forma precipitada al ser informado del ataque y presidió esta mañana una reunión del llamado comité de emergencias Cobra, con varios ministros, jefes de policía y el servicio de contraespionaje británico MI5, para analizar el suceso.

En su posterior declaración a los medios, Cameron subrayó que “nada en el Islam justifica” el asesinato del soldado, que calificó de “traición al Islam”, y dijo que la responsabilidad es exclusiva de los autores, en un claro intento por salvaguardar a la comunidad musulmana de posibles represalias.

Dos personas fueron detenidas anoche por intentar atacar dos mezquitas en Inglaterra, al tiempo que el grupo de extrema derecha English Defense League (EDL) protagonizó altercados al manifestarse contra la fe musulmana en Woolwich.

Anuncios
Etiquetas: , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: