La Tierra y su vecindario


Efectos de una tormenta solar

  • Un asteroide con luna propia pasa relativamente cerca de la Tierra
  • El asteroide masivo se acerca este viernes a la Tierra con compañía
  • El gran dilema de una misión tripulada a Marte: la radiación
  • La primera gran tormenta solar del siglo XXI
  • Alerta por nuevo tornado en Oklahoma
  • Tornados tocan tierra en Oklahoma y Arkansas, dejando un muerto y varios heridos tras su paso
  • Paso de un “tornado” por San Carlos deja un herido y cuantiosos daños materiales

———————————————————————————————

Un asteroide con luna propia pasa relativamente cerca de la Tierra

El 1998 QE2 mide 2,7 kilómetros y su satélite, 600 metros.

Se están siguiendo con radar

 Madrid 31 MAY 2013 – El País.com (España)
Imágenes tomadas con radar del asteroide 1998 QE2 a unos seis millones de kilómetros, con su pequeña luna (el lunar brillante).

Un asteroide que se encuentra ahora en su trayectoria de máxima aproximación a la Tierra (hoy, a 5,8 millones de kilómetros), tiene una luna propia que lo acompaña. El cuerpo principal se llama 1998 QE2 y mide aproximadamente 2,7 kilómetros de diámetro, cumpliendo un giro completo sobre su eje en menos de cuatro horas. Los astrónomos han observado en su superficie varias zonas oscuras que deben ser grandes concavidades. El satélite, sin embargo, mide solo unos 600 metros. No es tan extraño en el cielo este andar juntos de varios cuerpos ya que, se estima que aproximadamente el 16% de todos los asteroides de 200 metros o más forman parte de sistemas binarios o triples. Pero este ofrece una buena oportunidad a los investigadores que están siguiéndolo ahora que pasa relativamente cerca. Relativamente, porque los 5,8 millones de kilómetros de máxima aproximación a la Tierra (a las 22.59 hora peninsular) son más de 15 veces la distancia de la Tierra a la Luna, pero no volverá a pasar tan cerca al menos hasta dentro de un par de siglos, según informa la NASA.

Un asteroide de ese tamaño colisiona con la Tierra cada millón de años, como media, y su efecto es devastador por su influencia en el clima del planeta y por su capacidad de destrucción masiva en un territorio del tamaño de México. Con este no hay riesgo, pasa lejos.

El asteroide fue descubierto, en 1998, por especialistas del Instituto de Tecnología de Massachusetts y ahora los expertos de la NASA han logrado observarlo con radar, en concreto con la antena de 70 metros de diámetro de la Red de Espacio Profundo de la NASA en Goldstone (California). Durante toda la semana próxima se seguirá el asteroide con esa antena y con el gran radiotelescopio de Arecibo, en Puerto Rico. Con las observaciones continuadas, los científicos pueden obtener datos precisos sobre el tamaño del objeto, su forma, su rotación y algunas características de su superficie. Además, los seguimientos de los asteroides ayudan a precisar los cálculos de órbita, lo que es esencial para las actividades de protección del planeta frente al riesgo de impacto de objetos celestes.

Las imágenes de 1998 QE2 obtenidas con la antena de 70 metros tienen, de momento, una resolución de 75 metros por pixel.

Zonas lunares superdensas

Anomalías gravitatorias de más de 400 kilómetros de diámetro en una región de la cara oculta de la Luna. / H. J. MELOSH (PURDUE UNIVERSITY) / NASA-GRAIL

Hay unas regiones en la luna, invisibles porque se hacen notar porque tienen mayor gravedad que la media y no se sabía muy bien por qué, aunque su efecto hay que tenerlo en cuenta en las operaciones de artefactos en órbita allí. Ahora, gracias a uno de ellos, o dos en concreto, los vehículos gemelos de la misión GRAIL de la NASA, los científicos han podido investigar con precisión la estructura interna de la Luna. Al centrarse en datos de esas zonas de alta densidad de masa –denominadas mascon– y consiguiente notable tirón gravitatorio, Jay Melosh (investigador de la misión Grail) y sus colegas han llegado a la conclusión de que están asociadas a impactos de grandes asteroides allí. Lo explican en el último número de la revista Science.

Esos mascon, descubiertos en 1968, se formaron al rellenarse con manto lunar cráteres de impacto, enfriándose, y bajo la influencia de factores como el diámetro y velocidad del cometa o asteroide. El gradiente térmico lunar, el grosor de la corteza y el flujo del manto bajo ella. La misión Grail se desarrolló en órbita de la Luna desde septiembre de 2011 hasta diciembre de 2012.

————————————————————————————————————————————————-

El asteroide masivo se acerca este viernes a la Tierra con compañía

J. DE J. @JUDITHDJ / MADRID
Día 31/05/2013 – ABC.es

La NASA descubre que la roca, de 2,7 km de diámetro, vuela con su propio satélite, otro asteroide más pequeño de 600 metros 

La noche de este viernes 31 de mayo, cuando den las 22.59 hora peninsular española, un gigantesco asteroide llamado 1998 QE2realizará su máxima aproximación a la Tierra. La roca, de 2,7 km de diámetro (nueve veces más grande que el transatlántico «Queen Elizabeth 2») pasará a 5.800.000 kilómetros de nuestro planeta, una distancia absolutamente segura, quince veces la que nos separa de la Luna. Pero el visitante no viene solo. Llega acompañado de su propio satélite, otro asteroide más pequeño de 600 metros,según revelan imágenes de radar obtenidas la noche del miércoles por la NASA desde el observatorio de Goldstone en el desierto de Mojave, California.

Las imágenes de radar muestran que 1.998 QE2 es un asteroide binario. Alrededor del 16% de los asteroides de 200 metros o más grandes que se encuentran en el vecindario de nuestro planeta son sistemas binarios o triples. En este caso, el cuerpo principal es de aproximadamente 2,7 kilómetros de diámetro, tiene un período de rotación de menos de cuatro horas y varias características superficiales oscuras que sugieren grandes concavidades. Su «luna» tiene 600 metros de ancho.

La resolución de estas imágenes iniciales de 1998 QE2 es de aproximadamente 75 metros por píxel. Se espera que la resolución aumente en los próximos días a medida que se disponga de más datos.

Extinción global

Descubierto en 1998 por astrónomos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), este asteroide llama la atención por sus enormes dimensiones, mucho mayores que las rocas que nos han visitado en los últimos tiempos. Ha sido denominado por los científicos como «oscuro» porque probablemente está cubierto de hollín, y se mueve a una velocidad de 10,58 km por segundo, quince veces más rápido que una bala disparada por un rifle.

Mientras los científicos preparan sus telescopios para no perderse detalle, al resto solo nos queda disfrutar de la visita de esta roca, quizás proveniente del cinturón de asteroides que existe entre las órbitas de Marte y Júpiter. Y tendrá que ser ahora, porque 1998 QE2 no se acercará tanto a la Tierra en los próximos dos siglos.

Los científicos recuerdan que si un asteroide de este tipo llegara a chocar contra nuestro planeta probablemente causaría una extinción global, lo que nos recuerda nuestra fragilidad y la necesidad de protegernos ante un peligro llegado del cielo. Por eso es importante conocerlos. La NASA señala que el radar es una técnica poderosa para estudiar el tamaño, forma, estado de rotación, características y rugosidad de la superficie de los asteroides, y para mejorar el cálculo de sus órbitas, algo fundamental para conocer si estamos en su camino.

La llegada del asteroide podrá ser seguido online gracias a las cámaras espaciales Slooh, que lo retransmiten desde Canarias.

————————————————————————————————————————————————-

SEGÚN NUEVO ESTUDIO DE ‘ROVER CURIOSITY’

Descubren un cauce antiguo de agua en la superficie de Marte

Antiguo cauce de agua en Marte

Foto: NASA

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) –

   Guijarros redondeados en la superficie de Marte indican que una corriente de agua fluyó alguna vez en el planeta rojo, según un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos de la misión ‘rover Curiosity’ de la agencia espacial de Estados Unidos, NASA, que se publica en la edición de este viernes en la revista ‘Science’.

Los guijarros redondeados de este tamaño son conocidos por formarse sólo cuando se transportan a través del agua a lo largo de largas distancias y estos fueron descubiertos entre el borde norte del cráter Gale del planeta y la base del monte Sharp, una montaña en el interior del cráter.

El hallazgo representa la primera evidencia in situ de un flujo constante de agua en el paisaje de Marte y es compatible con las perspectivas de que el planeta una vez pudo haber sido capaz de albergar vida. “Encontrar los guijarros redondeados que se depositaron hace más de 2.000 millones de años era una cuestión de aterrizar en el lugar correcto”, explicó el geólogo de la Universidad de California, Davis, en Estados Unidos, Dawn Sumner, coinvestigadora del Laboratorio de Ciencia de Marte de la NASA y coautora del estudio.

“La razón principal por la que elegimos el cráter Gale como lugar de aterrizaje era observar las capas de rocas en la base del monte Sharp, a unos cinco kilómetros de distancia -dijo–. Sabíamos que había un abanico aluvial en la zona de aterrizaje, un depósito en forma de cono de sedimento que requiere de un flujo de agua para formarse. Este tipo de piedras se deben probablemente al medio ambiente. Aunque no elegimos el cráter Gale para este fin, esperábamos encontrar algo como esto”.

El hallazgo proviene de la exploración del Curiosity de la superficie de Marte durante sus primeros 100 soles (102,7 días en la Tierra) o días marcianos. Durante ese tiempo, el vehículo viajó a unos cuatrocientos metros de su lugar de aterrizaje, examinando varios afloramientos de losas de piedra, de las cuales el Curiosity tomó imágenes de alta resolución en tres lugares conocidos como Goulburn, Link y Hottah. El tamaño del grano, la redondez y otras características de las piedras llevaron a los investigadores a la conclusión de que habían sido transportadas por el agua.

Sumner dijo que el descubrimiento involucra algunos de los principios más básicos de la geología. “En el primer día de mi clase de sedimentos, hago a los estudiantes medir el tamaño de grano y la redondez –señaló Sumner–. Es simple pero muy importante”. El trabajo de Sumner en África del Sur y Australia estudiando signos de vida pasada microbiana en las rocas y en las comunidades microbianas que viven en la Antártida, lo que ayudó a la expedición a aterrizar en el lugar idóneo.

La NASA reconoció que sus habilidades podrían ser fundamentales para el objetivo de la misión: determinar si alguna vez pudo haber existido vida en Marte. Como parte del equipo, Sumner ayudó a coordinar las primeras interpretaciones científicas de lo que se vio durante los primeros días del Curiosity en Marte, ayudó a dirigir el vehículo, a través del ordenador, para disparar fotografías del planeta, y continúa trabajando en la misión de la UC Davis.

—————————————————————————————————————————————————

El gran dilema de una misión tripulada a Marte: la radiación

Salud, BBC Mundo

Ilustración de una posible misión tripulada a Marte

Vivimos tiempos emocionantes en lo que se refiere a la exploración espacial. Estamos en un punto en que agencias nacionales y empresas privadas hablan de enviar astronautas al espacio profundo y al planeta Marte.

Mientras que la agencia espacial estadounidense, la NASA, estima que le llevará unos 25 años lanzar una nave espacial tripulada, otros emprendedores privados ofrecen esta posibilidad en menos tiempo, aunque no garantizan el billete de vuelta a la Tierra.

Pero, ¿cuán seguro es para un hombre emprender esta aventura? La radiación sería uno de los problemas más importantes a tomar en cuenta.

El explorador de la NASA Curiosity confirmó lo que durante mucho tiempo expertos venían sospechando: los astronautas de una misión al país rojo tendrán un gran dosis de radiación dañina.

El robot contó el número de las partículas espaciales de alta energía que chocaron contra la cápsula durante los ocho meses de viaje.

Basándose en estos datos, los científicos determinaron que el viaje de ida y vuelta de un ser humano a Marte podría exponerlo a una dosis que alcanza los límites actuales de seguridad.

Y este cálculo no cuenta el tiempo que tardarían en la superficie del planeta rojo.

Esto aumentaría el riesgo de desarrollar algún tipo cáncer fatal más allá de lo que se considera aceptable para un astronauta de carrera.

Blindaje y rapidez

Explorador CuriosityEl Curiosity les ofrece a los expertos todo tipo de datos que le permiten avanzar en una misión tripulada a Marte.

“La solución más simple a este problema sería reforzar el blindaje. Pero el problema es que este tipo de blindaje pesa mucho y enviarlo al espacio cuesta dinero”, le explica a BBC Mundo Donald Hassler, del Instituto de Investigación Suroeste en Boulder, Colorado, EE.UU.

Para empezar, se necesitaría un lanzador más grande para transportar una nave más pesada.

“Se trata de necesidades enfrentadas. Quieres hacer las cosas tan ligeras como puedas, pero al mismo tiempo, para la protección contra la radiación quieres tener el suficiente blindaje a tu alrededor para protegerte”, agrega el especialista, coautor del estudio publicado en la revista Science.

Actualmente, con la tecnología de propulsión química existente, el viaje a Marte lleva varios meses, unos 250 días.

“La situación mejoraría mucho si pudiéramos llegar un poco más rápido”, le dice a la BBC Cary Zeitlin, colega de Hassler.

“La tasa de la dosis no es el único problema, es el número de días que uno acumula, esa dosis es lo que hace un total que supera lo límites máximos (permitidos de radiación). Mejorar la propulsión sería realmente la clave si alguien pudiera hacer que funcione”.

Ahora se están desarrollando nuevos tipos de propulsión, como el plasma y cohetes térmicos nucleares. Esto podría reducir el trayecto a apenas unas semanas.

Rayos de más allá

Cápsula trasportadora del Curiosity.

El Curiosity viajó a Marte dentro de una cápsula de un tamaño parecido al que se está desarrollando para enviar astronautas más allá de la estación espacial, a destinos como asteroides y Marte.

Esto permitió tomar medidas directas y precisas de la radiación.

“Las partículas que preocupan a los expertos se pueden clasificar en dos categorías: aquellas que son aceleradas de nuestro dinámico Sol, y las que llegan a alta velocidad desde afuera de nuestro Sistema Solar”, explica Jonathan Amos, reportero de ciencia de la BBC.

Las de la última categoría se originan a partir de estrellas que han explotado y de los alrededores de los agujeros negros.

“Estos rayos cósmicos galácticos (GCR, por sus siglas en inglés) desprenden mucha energía cuando chocan con el cuerpo humano, lo que dañaría las células de ADN. También son las más difíciles de protegerse”, agrega Amos.

La gruesa atmósfera de la Tierra, su campo magnético y su enorme masa de roca ofrecen protección a las personas que viven en su superficie, pero para los astronautas en el espacio profundo, un casco de aluminio de 30 centímetros de espesor no va a cambiar mucho la exposición de GCR.

Los datos del estudio revelaron que la dosis de GCR es equivalente a someterse a un escáner de cuerpo entero en un hospital cada cinco días.

————————————————————————————————————————————————

La primera gran tormenta solar del siglo XXI

El sol

Una gran llamarada ocupa gran parte de la superficie solar. (NASA)
  • El Sol se encuentra en uno de sus ciclos de actividad alta.
  • El riesgo de tormenta solar existe, algo que podría afectar a los aparatos con la más alta tecnología. ¿Estamos preparados para afrontarlo?
Aurora boreal

20minutos.es

Quebec, 13 de marzo de 1989. A las 2.45 h, seis millones de personas se quedan de pronto a oscuras. Es un apagón general. Los que están despiertos se asoman a las ventanas de sus casas: no hay rayos ni truenos, tampoco un viento especialmente intenso. ¿Un incendio? Las noticias no dicen nada. ¿Un problema técnico? Podría llamarse así. Quebec está sintiendo los efectos de la mayor tormenta geomagnéticaregistrada en la Tierra en 130 años. La provincia canadiense está siendo literalmente bombardeada por billones de partículas cargadas de energía procedentes del Sol. Y cuando, más de nueve horas después, se empieza a restablecer el servicio eléctrico (en muchos casos con generadores de gasoil, pues las líneas de alta tensión tardarán aún meses en ser reparadas por completo), los daños económicos ascienden a cientos de millones de dólares. Hoy en día, en una sociedad mucho más tecnológica que la de finales de los ochenta, con la vida de nuestro primer mundo girando en torno a móviles, ordenadores, satélites, GPS y todo tipo de aparatos electrónicos, las consecuencias podrían ser mucho mayores. A menos, claro, que hayamos aprendido la lección y estemos preparados. ¿Lo estamos?

Desde hace unos dos años el Sol se encuentra, al igual que en 1989, en uno de sus ciclos de actividad alta, un momento en el que la probabilidad de que ocurra una tormenta magnética es mucho más elevada. Puede suceder o no, y si sucede, puede ser apenas perceptible o tremendamente intensa. Porque nuestra estrella favorita parece uno de los referentes más constantes y predecibles en nuestras vidas (sale y se pone cada día, giramos en torno a ella cada año), pero en realidad está, todavía, llena de misterios, tanto en su composición (no es exactamente sólida, ni líquida ni gaseosa), como, sobre todo, en su comportamiento. Anticipar qué va a ocurrir allá arriba no es tarea fácil, y la mayoría de los científicos levantan una ceja escéptica cuando leen titulares anunciando una tormenta solar “para el mes de junio”.

Pese a todas las incertidumbres, el riesgo de tormenta solar existe, y es mayor de lo que lo ha sido en décadas. Así lo vienen advirtiendo desde hace tiempo no solo los científicos y las principales agencias espaciales y servicios de predicción atmosférica del mundo (desde la NASA y la NOAA estadounidenses a la ESA europea), sino incluso gobiernos e instituciones oficiales internacionales.

El Sol, que funciona en ciclos que duran unos 11 años, se encuentra ahora en una fase muy activa y, aunque no es posible predecirlo con exactitud, se espera que la actividad alcance su máximo de aquí a final de año. Y más actividad solar supone más y mayores manchas solares, que son las que provocan cambios magnéticos en la superficie del Sol. Cuando la eyección de estas partículas alcanza la Tierra a lomos del llamado viento solar, estamos ante una tormenta geomagnética, o en lenguaje popular, una tormenta solar.

Entre el 12 y el 13 de mayo, el Sol lanzó en menos de 24 horas tres grandes erupcionesA principios del mes de febrero, la NASA detectó que la gran mancha solar AR1654, un descomunal foco de llamaradas y géiseres de fuego 10 veces más grande que la Tierra, había abandonado su lugar en el lado opuesto del Sol y estaba apuntando directamente hacia nuestro planeta, con el consiguiente riesgo de tormenta magnética. Y hace tan solo unos días, entre los pasados 12 y 13 de mayo, el Sol lanzó, en menos de 24 horas, tres erupciones colosales, las más intensas en lo que iba de año, según informó el Centro de Pronóstico Meteorológico Espacial. La mancha solar donde ocurrieron estas eyecciones, sin embargo, no estaba encarando aún la Tierra.

Para que la tormenta llegue a producirse no basta con que la eyección de partículas esté orientada hacia nosotros. “Además, la velocidad del viento solar tiene que ser enorme, de unos 1.000 km/segundo, y el campo magnético que transporta ese viento solar debe incluir una serie de componentes específicos capaces de interactuar con el campo magnético de la Tierra”, explica Miguel Herráiz, catedrático de Física de la Tierra de la Universidad Complutense de Madrid.

“No basta con estar en un ciclo de actividad alta; tienen que darse muchos otros factores –indica Herráiz–, pero es evidente que si al final se produce una tormenta intensa y no se han adoptado unas mínimas medidas de previsión, hay muchas cosas que pueden verse afectadas en una sociedad tan dependiente de la tecnología como la nuestra”. Según este científico, cálculos realizados en EE UU señalan que si no existe una preparación adecuada y ocurre una tormenta solar como la de 1859, las pérdidas económicas podrían ser equivalentes a 30 veces los daños causados por el huracán Katrina.

La tormenta de 1859 a la que hace referencia Herráiz fue verdaderamente histórica. En la mañana del 1 de septiembre de aquel año, Richard Carrington, un astrónomo aficionado, acababa de subir a su observatorio privado cerca de Londres, cuando al ajustar su telescopio y proyectar la imagen del Sol sobre una pantalla observó “dos grandes manchas de luz blanca e intensamente brillantes”. Al mismo tiempo, las agujas magnéticas del Observatorio de Kew, en la capital británica, se estaban volviendo locas. La electricidad comenzó a correr por los cables del telégrafo, los hilos se achicharraron en grandes zonas del Reino Unido y EE UU,  y en algunos puestos los telegrafistas comprobaron que no necesitaban baterías para seguir operando. Las auroras boreales, uno de los efectos más espectaculares de la radiación magnética, llegaron a verse en lugares tan al sur como Hawái o Panamá, y muchas personas pensaron que sus ciudades estaban envueltas en llamas.

Lo que Carrington estaba observando era la mayor tormenta geomagnética registrada hasta entonces. Si realizásemos un gráfico que reflejara su intensidad en una barra, aquel bombardeo solar (bautizado como Evento Carrington en honor de su descubridor) alcanzaría una altura tres veces superior al nivel que los científicos consideran de “tormenta extrema”. En ese mismo gráfico, el evento de Quebec quedaría muy por debajo. Más o menos como comparar el Empire State (443 metros) con la Torre Picasso de Madrid (157 metros).

Hoy en día ya no tenemos telégrafo, pero sí satélites, aviones cruzando los círculos polares y, al menos en Europa y América del Norte, un teléfono móvil casi en cada bolsillo. “Las empresas y los operadores en general han aprendido mucho desde el apagón de Quebec  –explica Juan Alejandro Valdivia, físico de la Universidad de Chile–, pero también es cierto que nuestra electrónica es mucho más sensible que la de hace 20 años”. “Una tormenta geomagnética –añade– podría causar problemas, principalmente, en el funcionamiento de los satélites y en las comunicaciones telefónicas, pero también en los sistemas de navegación de los aviones que sobrevuelan las zonas polares, ya que es allí donde más aumentaría la precipitación de partículas cargadas, al estar cerca de los polos magnéticos”. Podrían verse afectados asimismo los cables largos transoceánicos de comunicación y las señales de radio, así como los sistemas de posicionamiento con GPS y, por supuesto, las redes eléctricas, con todo lo que ello supone, no solo a nivel doméstico, sino también industrial o de servicios básicos (un hospital, una línea ferroviaria, una transacción bancaria…).

Son muchas películas de catástrofes a la espalda, la resaca de todo un año de pseudociencia milenarista al abrigo de las famosas ‘predicciones’ mayas, y cada vez más y más foros de preppers (preparados para el apocalipsis) en Internet. ¿El fin del mundo? “Pues no”, responde con cierta sorna Valentín Martínez Pillet, principal investigador del Instituto de Astrofísica de Canarias: “Hay más posibilidades de que antes acabemos nosotros mismos con él”.

Durante tres años casi no había habido manchas solares, y eso es muy raro”Esta expectación por la tormenta solar obedece a una serie de factores muy concretos –indica Martínez Pillet–. Por un lado, es verdad que, aunque el Sol se encuentra ahora en lo que podríamos llamar un máximo normal, viene de una etapa en la que se ha dado un mínimo muy profundo. Durante tres años casi no había habido manchas solares, y eso es muy raro. Por otra parte, vivimos en una sociedad con una gran dependencia tecnológica, y, por tanto, más sensible a este tipo de fenómenos. Y si a eso sumamos que, gracias a satélites como el SDO [Solar Dynamics Observatory, de la NASA], tenemos mejores predicciones que nunca y unas imágenes cada vez más espectaculares, o la fiebre que historias como la de los mayas generan por este tipo de fenómenos, pues ya está…”.

Todos los expertos consultados para este reportaje huyen del alarmismo y critican el sensacionalismo con el que algunos medios están tratando el tema, pero también consideran que, al menos en España, podría hacerse más de lo que se está haciendo, aunque solo fuera para evitarse un buen susto, o la pérdida de unos cuantos millones. “Protección Civil ha organizado dos jornadas, este año y el pasado, invitando a todas las entidades relacionadas, pero la verdad es que la respuesta ha sido muy regular”, indica Herráiz.

En la primera de estas jornadas técnicas, mayo de 2012, participaron 80 representantes de distintas instituciones y organismos (universidades, empresas públicas y privadas, y Administración Pública). Entre las conclusiones, acordaron “sugerir la creación de un grupo de trabajo liderado por la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, con la participación de representantes de los Ministerios del Interior y de Industria, Energía y Turismo, de los operadores de servicios esenciales y del mundo académico, con el fin de proponer recomendaciones preventivas para los titulares de infraestructuras críticas, el establecimiento de un sistema de alerta temprana y protocolos de cooperación con los organismos competentes tanto nacionales como internacionales”. “Protección Civil está haciendo una buena labor, pero me daría con un canto en los dientes si hubiese un mínimo protocolo oficial”, dice Martínez Pillet.

A la pregunta de qué están haciendo ante la posibilidad de una tormenta solar, un portavoz de Iberdrola remite a la Asociación Española de la Industria Eléctrica (Unesa), que agrupa a las principales empresas del sector. Pero desde aquí responden que “no es una materia que se trate ni competa a Unesa”. No obstante, algunas eléctricas, como Endesa, sí han solicitado informes y proyectos para su red, sobre todo en Cataluña. También han empezado a interesarse las compañías de seguros. Otra cosa son las telefónicas, que, según señala Herráiz, “no parecen muy preocupadas, a pesar de que son bastante vulnerables”.

En el Gobierno también se respira bastante tranquilidad. Un portavoz del Ministerio de Industria, Energía y Turismo explicó a ‘el mensual de 20minutos’ que los operadores de equipos, tanto de tierra como en el espacio, “están al corriente de la existencia de tormentas solares y adoptan las medidas necesarias para cumplir con los requisitos de la normativa sectorial en cuanto a integridad de la red, continuidad del servicio y calidad”. En el caso de los equipos ubicados en el espacio, el Ministerio destaca que los satélites “ya están diseñados para soportar las tormentas solares, que se repiten en patrones de tiempo conocidos”, y que “el sector considera que está preparado para soportar tormentas solares en 2013”. El Ministerio añade que, lógicamente, “una vez lanzado el satélite ya no se pueden hacer cambios en el mismo”.

Sin embargo, ahí es donde puede estar la clave. Una pequeña desviación en la orientación del satélite, o incluso apagarlo, puede evitar daños en el caso de una tormenta solar, según explica Miguel Herráiz. “El problema es que el tiempo de reacción será muy poco, por lo que cuanto más detallados sean los protocolos de actuación, mucho mejor”, agrega.

Las eyecciones de masa coronal tardan unos dos días en llegar del Sol a la Tierra, pero tan solo entre 45 minutos y una hora desde que son detectadas. Los avisos referentes a la intensidad y orientación son emitidos por el Explorador de Composición Avanzada (ACE, por sus siglas en inglés), un antiguo satélite de la NASA que será reemplazado en 2014, y que, según algunos expertos, podría presentar alguna falla.

De todos modos, aun en el caso de que un satélite resultase dañado, tampoco es muy probable que nos enteremos. “Existe un gran secretismo en torno a este tema”, indica Martínez Pillet. “Cuando se pierde un satélite nadie lo reconoce, porque al día siguiente la empresa baja en la Bolsa. Hay que tener en cuenta que poner un kilo en el espacio cuesta un millón de euros. Y un satélite puede costar alrededor de 1.000 millones”.

Muchos satélites llevan ya mecanismos de prevención incorporados en sus sistemasMuchos satélites, por tanto, tienen ya incorporados mecanismos de prevención, algo que sin embargo no sucede con la mayor parte de generadores y transformadores eléctricos con tomas de tierra, para los que una tormenta magnética podría tener un efecto catastrófico. Según un experto de la Consultora de Análisis sobre Tormentas Solares de EE UU, citado por la revista National Geographic, una tormenta magnética como la que tuvo lugar en mayo de 1921 dejaría sin luz a la mitad de toda Norteamérica.

Los que más motivos tienen para preocuparse son, efectivamente, los países que, como EE UU (por su parte norte) y especialmente Canadá, están más cercanos a un polo magnético. En estos dos casos, ambos gobiernos han previsto ya protocolos de actuación y han ordenado medidas preventivas. En concreto, el Congreso de EE UU hizo a finales de 2012 un llamamiento a los ciudadanos para que desarrollen planes de emergencias ante “la tormenta solar del siglo”. Además, en una resolución parlamentaria que está actualmente en trámite se pide a las comunidades locales que se doten de los recursos necesarios para abastecer a la población de un mínimo de energía, alimentos y agua. En la lista anual de peligros potenciales para el país, que elabora el Departamento de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, se ha incluido, por primera vez, junto a posibles terremotos o atentados terroristas, el impacto de una erupción solar.

Argentina, el más débil

En cuanto al hemisferio meridional, el país más vulnerable es probablemente Argentina, no solo por su proximidad al polo magnético sur, sino también por lo que se conoce como ‘anomalía del Atlántico Sur’, una zona donde el escudo protector de la Tierra es más débil. “En Argentina hay más casos de cataratas en los ojos que en cualquier otro país”, indica Martínez Pillet. “De hecho, la única empresa que ha contratado hasta ahora nuestros servicios en el Instituto de Astrofísica ha sido Iberia, después de que sus pilotos experimentaran interferencias en algunos vuelos a Argentina”.

En Europa, Alemania, Francia, Holanda, Bélgica o el Reino Unido también están tomando importantes medidas en la misma línea preventiva. El Comité de Defensa del Parlamento Británico publicó el año pasado el informe Amenazas en desarrollo: pulso electromagnético (EMP), que venía elaborando desde septiembre de 2011, y en el que identifica las tormentas solares como una amenaza para la seguridad nacional. Según esta investigación, los riesgos de un pulso electromagnético para las infraestructuras del Reino Unido se centran en las tormentas solares extremas y los ataques humanos (en referencia al terrorismo). Ante esta situación, el Parlamento recomendó que se habiliten centros regionales con reservas de comida y agua para la población. Además, destaca que hay que informar del riesgo a “cada hogar”, para que se pueda preparar una reserva de agua y comida no perecedera para un mes.

El Parlamento Británico recomendó que se habiliten centros regionales con reservas de comidaNada de esto se ha hecho, de momento, en España, y esa aparente falta de preocupación es algo que, a pesar de que nuestro país no está en una zona de especial riesgo, al encontrarse más al sur, preocupa bastante a algunos organismos especializados. La ONG Observatorio del Clima Espacial, por ejemplo, ya ha manifestado su inquietud por la ausencia de comisiones parlamentarias de investigación, mapas de impacto y otros preparativos específicos en nuestro país. “Informar con normalidad a la población y orientar debe ser lo primero. No parece prudente que se desatiendan las medidas de precaución”, indican. El Observatorio afirma asimismo que “el riesgo estimado por los expertos británicos de que algo así pueda suceder en el próximo año y medio rondaría solo un 1%, pero es un 1% de la que podría ser la mayor catástrofe natural global de la historia, por lo que es normal que las autoridades británicas se planteen en serio medidas preventivas. Y la diferencia de latitud con España tampoco es tant”.

Sí se han dado, no obstante, algunos pasos. En septiembre del año pasado, la Comisión Mixta para la Unión Europea del Congreso de los Diputados aprobó por unanimidad una propuesta socialista para instar alParlamento Europeo y a la Comisión Europea a diseñar un protocolo de actuación que garantice la distribución eléctrica y las telecomunicaciones en casos de tormenta solar. Según informó entonces el PSOE, “es conveniente la redacción de un catálogo educativo y preventivo conjunto para todos los países integrados en la UE, así como un protocolo de actuación ante hipotéticas situaciones de emergencia derivadas de fallos tecnológicos producidos por fenómenos naturales de origen solar que pudiesen afectar a la generación y distribución eléctrica y a las telecomunicaciones”. El diputado socialista José Segura, autor de la iniciativa, indicaba que de este modo “se podrían prevenir fallos tecnológicos derivados de fenómenos naturales solares como la llamada ‘tormenta solar del siglo’, prevista para el año 2013”.

Por comunidades, Protección Civil de Extremadura fue el primer organismo de España en elaborar una serie de recomendaciones dirigidas al público en general sobre cómo actuar en el caso de una tormenta solar extrema que acabe afectando a servicios esenciales. Presentado en forma de decálogo, el manual incluye consejos semejantes a los que se ofrecen ante otros tipos de catástrofes (verificar con calma la situación, tener un plan familiar preestablecido, protección personal, reserva de agua y alimentos no perecederos, botiquines de emergencia…).

La Real Academia de Ingeniería de Londres indicaba a principios de este año que “la ‘supertormenta’ solar es inevitable. La cuestión no es si se producirá o no, sino cuándo”. Pero lejos de cualquier visión apocalíptica, añadía: “Supondrá un reto, no una catástrofe. Los gobiernos deben activar planes de emergencia para prever impactos inesperados sobre las nuevas tecnologías. Nuestro mensaje es: ‘Que no cunda el pánico, pero estemos preparados'”.

Observando desde España

Observatorio San Roque

Aparte de centros especializados como el Instituto de Astrofísica de Canarias (en la foto, el Observatorio del Roque de los Muchachos), uno de los más prestigiosos del mundo, la Universidad de Alcalá dispone actualmente de un servicio para alertar de posibles alteraciones en el campo magnético de la superficie terrestre.

El Observatorio del Ebro e Ingeniería La Salle (de la Universidad Ramon Llull) ha desarrollado un proyecto para la predicción y medición de las corrientes inducidas geomagnéticamente en subestaciones y transformadores de la red eléctrica de Cataluña.

El Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), entre otras cosas, investiga la tolerancia a la radiación de los componentes electrónicos de los aviones, desarrolla nuevas herramientas para monitorizar el entorno en tiempo real y realiza observaciones de la ionosfera cada 15 minutos, desde la Estación de Sondeos Atmosféricos El Arenosillo, que, situada en Huelva, es la estación de este tipo más al suroeste de Europa.

————————————————————————————————————————————————

Alerta por nuevo tornado en Oklahoma

Tormenta amenaza con lluvias, granizo y fuertes vientos la localidad de Estados Unidos.

POR  24HORAS .CL

30 mayo 2013

Un nuevo tornado golpea Estados Unidos, a pocos días del desastre que dejó 24 personas fallecidas.

Las autoridades han pedido a los ciudadanos permanecer atentos y quedarse en sus en hogares en Oklahoma, ante el aviso de una nueva tormenta que, de acuerdo con los reportes, aumentará de fuerza y de velocidad del viento en las próximas horas.

La ciudad de Oklahoma y sus alrededores se vieron afectadas hace menos de dos semanas por un tornado que arrasó con casas enteras y provocó la muerte de 24 personas. En la localidad de Moore, quedaron destruidos hospitales y escuelas.

Las autoridades del estado de Oklahoma emitieron una alerta debido a la formación reciente de nubes que podrían desencadenar un nuevo tornado en el estado de Oklahoma, que en semanas anteriores se vio golpeado por otro de gran intensidad.

El tornado, que alcanzó la categoría más alta, EF-5, arrasó unos 27 kilómetros a las afueras de Oklahoma City, destruyendo edificios enteros, dos colegios y un hospital en apenas 50 minutos.

Las autoridades locales han estimado las pérdidas provocadas por el tornado entre mil 500 y 2 mil millones de dólares y calculan que haya unos 36.000 ciudadanos afectados.

————————————————————————————————————————————————

The Christian Post > US|Fri, May. 31 2013

Tornados tocan tierra en Oklahoma y Arkansas, dejando un muerto y varios heridos tras su paso

PorVicente Menjivar | Christian Post Contributor
Varios tornados tocaron tierra en los estados de Oklahoma y Arkansas el pasado jueves, dejando un muerto y nueve personas heridas, dijeron autoridades locales.

Greg Dial, meteorólogo del Servicio Nacional del Clima, dijo que los tornados ocurrieron repentinamente, ya que no se esperaba la llegada de tormentas sino hasta el jueves por la noche, de acuerdo con pronósticos preliminares.

“Mañana tendremos otra serie de eventos climáticos severos, en áreas similares desde Oklahoma hasta el área del valle del río Mississippi,” dijo Dial.

En Arkansas se dieron reportes no oficiales de al menos ocho tornados. Al Oeste de ese estado, en el pueblo de Oden, dos personas resultaron heridas por un tornado que tocó tierra cerca del pueblo de Oden, el cual destruyó una casa y daño líneas de electricidad.

También otras tres personas resultaron heridas durante una tormenta en el Norte de la región de Amity, Arkansas, de acuerdo con el departamento de emergencias de ese estado.

Autoridades locales dijeron que los fuertes vientes provocaron la muerte de hombre a 30 millas al Suroeste de la ciudad de Little Rock, Arkansas.

La víctima se transportaba en su vehículo cuando un árbol se estrelló contra su parabrisas, dijeron las autoridades.

En Oklahoma, un tornado pasó por la región de la ciudad de Tulsa, en el suburbia conocido como Broken Arrow. Autoridades han dicho que hasta el momento no saben con exactitud la magnitude de los daños provocados en esa región.

Otros tornados fueron observados en los pueblos de Perkins, al Noreste de Oklahoma y en Ripley, al Este del estado.

Los tornados ocurrieron diez días después que un gigantesco tornado de categoría EF 5 destruyera aproximadamente 13,000 casas y dejara 24 muertos en Oklahoma, en el suburbio de Moore.

Expertos dijeron que la amenaza de tornados continuará posiblemente durante la noche del jueves, aunque también dijeron que algo importantes es que contrario al tornado del pasado 20 de mayo, las tormentas recientes no ocurrieron en zonas sumamente pobladas y no fueron de alta intensidad.

Hasta el momento no se han cuantificado los daños materiales ocurridos tras los tornados.

Bob Noltensmeyer, director del departamento de emergencias de Cushing, Oklahoma, dijo que durante la tarde del jueves se emitió una advertencia de tornados para esa región, en la que existen varios tanques que almacenan más de 50 millones de barriles de petróleo.

Cushing es de acuerdo con el medio Reuters un centro importante para el mercado de petróleo de Estados Unidos.

————————————————————————————————————————————————-

Paso de un “tornado” por San Carlos deja un herido y cuantiosos daños materiales

El inusual fenómeno se registró cerca del mediodía en la región del Biobío.

por:  La Segunda Online
viernes, 31 de mayo de 2013
tornado
Foto @tonino_ortuzar

Un inusual fenómeno atmosférico se registró este viernes en la comuna de San Carlos, ubicada a unos 23 kilómetros al norte de Chillán en la región del Biobío.

Según reportaron testigos del fenómeno, a eso del mediodía se originó una especie de “tornado”, causando expectación entre los vecinos.

De forma preliminar, el paso del inusual fenómeno dejó a una persona lesionada, además de la voladura de techos en algunas casas, comercio y en un colegio.

Carabineros junto a Bomberos de la comuna, realizan un catastro para determinar la cuantía de los daños.

Recordemos que los vientos que acompañan un tornado pueden alcanzar de entre 65 y 478 kilómetros por hora, consigna Radio Bío Bío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: