Reforma a la justicia Argentina


  • Supremo argentino imprime un duro revés a la polémica reforma judicial de Fernández
  • El Supremo argentino frena la reforma judicial de Cristina Fernández de Kirchner
  • Cristina K contra la Justicia argentina: “No sea cosa que venga una cautelar y nos impidan votar presidentes”
  • Luis Juez y una reflexión poco diplomática sobre el voto
  • Advierten que Cristina Kirchner “está sembrando una especie de Golpe de Estado contra la Justicia”
  • Fernández insiste en “democratizar” la Justicia tras un fallo adverso del Supremo
  • Fernández dice que los argentinos acabarán votando los consejeros judiciales
  • Cristina endureció su ataque a la Corte por frenar la reforma
  • Cristina sale a cazar jueces al voleo
  • Cristina: “Nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar”

—————————————————————————————–

Supremo argentino imprime un duro revés a la polémica reforma judicial de Fernández

(EFE)

Buenos Aires, 18 jun (EFE).- La Corte Suprema de Argentina imprimió hoy un duro revés a la reforma judicial promovida por el Gobierno de Cristina Fernández al declarar inconstitucional la polémica reforma del Consejo de la Magistratura y dejar sin efecto la convocatoria a la elección popular de los miembros de ese órgano.

En un fallo dividido, el máximo tribunal declaró inconstitucionales cuatro artículos de la ley recientemente aprobada por el Parlamento por la que se introdujeron cambios en la regulación del Consejo de la Magistratura, órgano de designación y remoción de jueces creado por la reforma constitucional de 1994.

Los jueces supremos también declararon inconstitucional el decreto por el cual el Gobierno realizó la convocatoria para la elección de candidatos a consejeros, que iba a celebrarse en simultáneo con los comicios legislativos de este año.

En su fallo, difundido por el Centro de Información Judicial, los miembros de la Corte aclararon que, si bien su decisión deja sin efecto esa votación de consejeros, no afectará los comicios para diputados y senadores nacionales.

Con relación al Consejo de la Magistratura, al declararse la inconstitucionalidad de los cambios, el fallo determina que ese cuerpo se riga por la anterior ley “para evitar una parálisis de su funcionamiento”.

La reforma impulsada por el Gobierno de Fernández y aprobada gracias a la mayoría oficialista en el Congreso aumentaba de 13 a 19 el número de miembros del Consejo de la Magistratura y contemplaba su elección por votación popular en candidaturas partidistas.

Esos cambios eran el aspecto más polémico de un conjunto de reformas en el Poder Judicial propuestas por Fernández para lograr una “democratización” de la Justicia.

Pero las modificaciones fueron seriamente cuestionadas por partidos de oposición, asociaciones de magistrados y de abogados, muchos de los cuales acudieron a los tribunales en contra de una reforma que, a su juicio, suponía una “partidización y politización” de la Justicia.

Según el fallo de la Corte, por seis votos contra uno, “no es posible que bajo la invocación de la defensa de la voluntad popular, pueda propugnarse el desconocimiento del orden jurídico, puesto que nada contraría más los intereses del pueblo que la propia transgresión constitucional”.

Tras conocerse la decisión del Supremo, el jefe de Gabinete de Argentina, Juan Manuel Abal Medina, tachó al fallo como “una afrenta al pueblo argentino”.

“La profundización de nuestra democracia requiere de la participación del pueblo en todos los poderes esenciales del Estado, más aun en el Poder Judicial”, dijo Abal Medina en declaraciones a la agencia oficial Télam.

El jefe de Gabinete señaló que los argumentos “en contra de la democratización de la Justicia son débiles, no sólo desde el punto de vista técnico sino que son absolutamente peligrosos desde el punto de vista político, porque lesionan los principios y valores fundamentales de la democracia”.

“Quienes así no lo entienden, indiscutiblemente, le tienen temor al voto de la gente, a la expresión del pueblo. Le temen, en definitiva, al ejercicio de la soberanía popular”, afirmó.

“Vamos a respetar el fallo, como siempre nuestro Gobierno ha respeto los fallos”, aseguró por su parte el ministro de Justicia, Julio Alak, en declaraciones al canal C5N.

El ministro no precisó si el Gobierno piensa recurrir a tribunales internacionales ante la decisión de la Corte, aunque sostuvo que el derecho a que el ciudadano vote a los funcionarios públicos está consagrado no solo en las leyes argentinas sino en acuerdos internacionales suscritos por el país suramericano.

Con la decisión de hoy, la Corte Suprema de Justicia avaló un fallo de primera instancia de la jueza María Servini de Cubría, del fuero federal electoral.

La semana pasada, la magistrada había determinado que la reforma del Consejo de la Magistratura era inconstitucional y suspendió luego el proceso para la elección de los miembros de ese órgano, que iba a llevarse adelante en simultáneo con los comicios parlamentarios, con primarias en agosto y elecciones en octubre próximo.

La decisión de Servini de Cubría fue apelada por el Gobierno de Cristina Fernández mediante un recurso extraordinario para que fuera la Corte Suprema la que se pronunciara sobre el fondo de la cuestión.

El máximo tribunal emitió su fallo un día después de que la jefa de los fiscales de Argentina, Alejandra Gils Carbó, elevara a la Corte un dictamen en el que consideraba constitucional la reforma.

———————————————————————————————————————————————-

El Supremo argentino frena la reforma judicial de Cristina Fernández de Kirchner

CARMEN DE CARLOS / BUENOS AIRES
Día 18/06/2013 – ABC.es

El fallo deja sin efecto la intención de elegir mediante el voto universal a los integrantes del Consejo de la Magistratura

La Corte Suprema de Justicia, equivalente al Supremo español, declaró inconstitucional esta tarde la reforma judicial impulsada por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. El fallo, que convalida uno anterior de la juez Federal María Servini de Cubria, deja sin efecto la intención de elegir mediante el voto universal a los integrantes del Consejo de la Magistratura, equivalente al Consejo General del Poder Judicial. Este era uno de los puntos más polémicos de la ley bautizada «democratización de la justicia» por el Gobierno.

La totalidad de los miembros de la Corte, a excepción de Raúl Zaffaroni (afín al Ejecutivo), se manifestó en contra de la ley que había sido recurrida en una treintena de juzgados de toda Argentina.

La sentencia anula las elecciones primarias convocadas para el próximo mes de agosto para, como quería el Gobierno, elegir a los consejeros. Estos, según la ley declarada inconstitucional se verían obligados a ir en una lista de partido político para formar parte del Consejo de la Magistratura si la Corte ni hubiera fallado como lo hizo.

El fallo, de 67 páginas, declara inconstitucionales los artículos 2º, 4º, 18 y 30 de la ley. «Es inválido obligar a los jueces, abogados y académicos a someterse a elecciones populares», señala la Corte. Asimismo, considera inconstituional la nueva composición del Consejo que pretendía la presidenta de Argentina.

La ley anulada se aprobó en ambas Cámaras donde el Gobierno tiene mayoría. La Corte pudo pronunciarse después de que Servini de Cubría fallara y se aplicara la figura del «per saltum». De este modo, una causasalta todas las instacias intermedias y va directamente al Alto Tribunal.

El revés supone para la presidenta de Argentina un severo batacazo y le corta el paso a una posible reforma Constitucional que pudiera habilitarla para un tercer mandato consecutivo.

———————————————————————————————————————————————-

Cristina K contra la Justicia argentina: “No sea cosa que venga una cautelar y nos impidan votar presidentes”

La mandataria argentina reclamó al poder Judicial luego que la Corte Suprema determinara la inconstitucionalidad de la reforma del Consejo de la Magistratura y la elección de sus miembros mediante el voto popular.

por DPA – 20/06/2013 – Latercera
Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, durante un acto por los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.© EFE
Presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, durante un acto por los 400 años de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina.

La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, arremetió hoy contra la Justicia, a la que le reclamó que sea “verdadera” para enfrentar “los problemas terribles” del país como el “narcotráfico, la violencia y la trata de personas”.

La mandataria, que encabezó el acto central por el Día de la Bandera en la ciudad de Rosario, dijo: “No sea cosa que venga una cautelar y nos impidan votar legisladores o presidentes”.

La jefa de Estado mantuvo así sus reclamos hacia la Justicia, al hacer alusión al último fallo de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que determinó la inconstitucionalidad de la reforma del Consejo de la Magistratura y la elección de sus miembros mediante el voto popular, medida que había sido impulsada por Fernández de Kirchner y aprobada por el Congreso.

El fallo dejó asimismo “sin efecto la convocatoria a elecciones para los cargos de consejeros de la Magistratura representantes de los jueces de todas las instancias, de los abogados de la matrícula federal y de otras personas del ámbito académico y científico”.

Esta votación popular se iba a llevar a cabo de forma simultánea con las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre. La CSJ subrayó que lo resuelto “no implica afectación alguna del proceso electoral para los cargos de diputados y senadores nacionales”.

La presidenta dijo que en el 2015 quiere ser jueza para “firmar una cautelar” ignorando, señaló, lo que vota la ciudadanía y las leyes aprobadas por el Congreso.

La prensa y la oposición indican desde hace meses que el gobierno planea reformar la Constitución para que Fernández de Kirchner se pueda volver a presentar como candidata a presidenta.

“Cuando hablan de tanta reforma constitucional, reelección, yo digo para qué presidenta, porque no jueza de la Corte, de primera instancia o de un juzgado correccional, para que pueda tener una lapicera, un papel, una cautelar y firmar. Qué me importa lo que vota la gente, qué me importa lo que votan los senadores, los diputados, el presidente”,
 ironizó y añadió: “Ya saben, Cristina jueza 2015”.

“Hay que tomarlo con humor, pero piénsenlo bien: si sos juez no pagás impuestos a las ganancias, no tenes declaraciones juradas, nadie te conoce, las ventajas son innumerables”, dijo.

“Todos los que estén pensando en ser legisladores, gobernadores o intendentes, les recomiendo que replanteen sus ambiciones”,
 ironizó y luego volvió a criticar a la Justicia en general.

La mandataria aseguró que “no hay una buena seguridad sin una buena Justicia” y preguntó: “¿Qué se creen, que soy estúpida?”. Dijo que la inseguridad “atraviesa a todos, a las fuerzas de seguridad y a la Justicia”.

“Es la vida de nuestros pibes (niños), de nuestros hijos”, clamó y señaló que “los que saben que venden cualquier porquería” a los menores “no hacen nada” por evitarlo.

———————————————————————————————————————————————–

Avance sobre la Justicia

Viernes 21 de junio de 2013 | Lanacion.com (Argentina)

Luis Juez y una reflexión poco diplomática sobre el voto

“Cuando la gente vota con miedo, vota como el culo”, aseguró el senador, que cuestionó a la Presidenta y pidió prudencia cuando aseguran que se quiere reformar la Constitución  

Luego de los duros embates de la presidenta Cristina Kirchner contra la Justicia y de que la oposición advirtiera que el kirchnerismo pretende reformar la Constitución Nacional, el senador por Córdoba Luis Juez llamó a la prudencia y aseguró: “Cuando la gente vota con miedo vota, como el culo”.

En una entrevista radial , el legislador no dejó de lado sus críticas a la mandataria, que ayer acusó a la Justicia de usar un “poder de veto” sobre el Gobierno, pero tampoco abonó que sea posible una reforma de la Carta Manga, como aseguran otros dirigentes opositores.

“La oposición hace de la idea de la reforma de la Constitución un cuco. No hay que meterle miedo a la gente, porque la gente cuando vota con miedo vota como el culo”, afirmó esta mañana Juez en diálogo con radio La Red.

Juez admitió apoyar la iniciativa kirchnerista de reformar la Justicia, pero apuntó contra las formas de Cristina Kirchner. “Cuando al Gobierno le salen las cosas le salen mal, empieza a echarle la culpa a otros. Tira un título esperanzador y dinamizados como «democratizar la Justicia» para quienes creemos que la Justicia es corporativa”, consideró el legislalador, aunque agregó: “Pero la Presidenta no puede decir que la Corte va contra el poder popular porque se pasa por el traste las decisiones del Parlamento. Bueno, ella hace lo mismo con el veto. Porque así funcionan las democracias y la Presidenta tiene que saber que la democracia significa equilibrio. Uno no puede tener la suma del poder público”.

“Esa concepción del poder pirinola toma todo, de que el que gana se lleva todo, no existe. Por lo menos en las democracias”, enfatizó Juez.

“No hay que meterle miedo a la gente, porque la gente cuando vota con miedo vota como el culo”, afirmó Luis Juez

Ayer, en el acto por el Día de la Bandera, Cristina Kirchner pronunció el discurso más duro y confrontativo contra la Corte Suprema, que que el martes declaró inconstitucional la reforma del Consejo de la Magistratura. “No sea cosa que venga una cautelar y nos impida votar legisladores o presidentes”, dijo, con el mismo tono crispado que había utilizado anteayer en Córdoba.

Tras el revés del Gobierno en la Corte, ayer los legisladores kirchneristas Diana Conti y Marcelo Fuentes volvieron a reflotar la idea de reformar la Constitución.

Frente a esa idea, el gobernador de Córdoba, José Manuel de la Sota, trazó un diagnóstico tajante. “Van por la reforma de la Constitución. Creo que lo que la Presidenta ha planteado ayer [por el miércoles] es lo que ha planteado la señora [Estela] Carlotto, que es la reforma de la Constitución”, advirtió.

Luis Juez descartó de plano esa posibilidad, ya que aseguró que el Gobierno no conseguirá los votos necesarios en las próximas elecciones para lograr introducir una reforma constitucional en el Congreso. “Dejemos de asustar a la gente”, aseveró.

—————————————————————————————————————————————-

Viernes 21 de junio de 2013 | Lanacion.com (Argentina)

Advierten que Cristina Kirchner “está sembrando una especie de Golpe de Estado contra la Justicia”

Así lo manifestó el consejero por la oposición Alejandro Fargosi; resaltó que hay en el gobierno “una vocación de poder absoluto”    

El representante de los abogados en el Consejo de la Magistratura , Alejandro Fargosi, acusó hoy a la presidenta Cristina Kirchner de estar “sembrando una especie de golpe de Estado contra la Justicia” con sus duras críticas contra la Corte Suprema, a la vez que le atribuyó una “vocación de poder absoluto”.

Fargosi, de origen radical, consideró “muy preocupante” el discurso de ayer con el que la primera mandataria fustigó al máximo tribunal por el fallo que declaró inconstitucional el artículo de la ley que establecía el voto de la ciudadanía de los integrantes del órgano de selección y remoción de magistrados.

El consejero, además, criticó la advertencia de la diputada kirchnerista Diana Conti de recurrir a la OEA y alertó que “la única salida para esta situación es que el Gobierno cumpla a rajatabla con una sentencia que, si a alguien tiene que preocupar, es a quienes votaron esa ley porque quizá cometieron un delito”. “La perversidad de los planteos que se están haciendo contra esto (por el fallo) radica en lo siguiente: cuando lo dice un presidente o cuando los ministros dicen todo lo contrario (a lo de la Corte), la gente que no está ducha en este tema quizá se confunda. Se está sembrando una especia de golpe de Estado contra la Justicia”, dijo Fargosi.

En diálogo con radio Continental , calificó al discurso de la primera mandataria como “muy decepcionante, muy triste y muy preocupante porque la función de un presidente debe ser respetar a los otros Poderes: no agraviarlos y no ironizar”.

El consejero atribuyó a la jefa de Estado una ” vocación de poder absoluto ” y consideró que “la presidenta quiere ser ella la que domina todos los aspectos del país”.

Ayer, al encabezar el acto central por el Día de la Bandera, la jefa de Estado acusó a la Corte Suprema de usar lo que definió como “poder de veto” y agregó: “No sería extraño que nos dicten alguna cautelar y nos impidan votar legisladores o presidentes”.

Además, ironizó: “En el 2015, quiero ser jueza: ya saben… Cristina, jueza 2015”.

“La única salida para esta situación es que el Gobierno cumpla a rajatabla con una sentencia que, si a alguien tiene que preocupar, es a quienes votaron esa ley porque quizá cometieron un delito”, alertó hoy Fargosi. JBD

———————————————————————————————————————————————–

Fernández insiste en “democratizar” la Justicia tras un fallo adverso del Supremo

(EFE)

Buenos Aires, 20 jun (EFE).- La presidenta argentina, Cristina Fernández, lanzó hoy duras críticas al Poder Judicial y renovó su compromiso de “democratizar” la Justicia pese al fallo de la Corte Suprema que declaró inconstitucional una reforma impulsada por la mandataria para la elección popular de los miembros del órgano de designación y remoción de jueces.

“Más temprano que tarde vamos a lograrlo porque es un compromiso de democratizar a los tres poderes del Estado, para que cuando se sienten frente a un juez sepan que él está controlado por quienes ustedes votaron”, dijo Fernández en un acto en la ciudad de Rosario (350 kilómetros de Buenos Aires) por el Día de la Bandera argentina.

Ante miles de personas congregados ante el Monumento a la Bandera argentina, la mandataria dijo que le “cuesta creer que en este siglo XXI estén impidiendo a los argentinos votar”.

Este martes, la Corte Suprema declaró inconstitucional la polémica reforma del Consejo de la Magistratura impulsada por Fernández y dejó sin efecto la convocatoria a la elección popular de los miembros de ese órgano.

En un discurso trasmitido por cadena nacional de radio y televisión, Fernández afirmó que “la voluntad popular está por sobre cualquier otro poder”.

En un fallo dividido, el máximo tribunal declaró inconstitucionales cuatro artículos de la ley recientemente aprobada por el Parlamento por la que se introdujeron cambios en la regulación del Consejo de la Magistratura, órgano de designación y remoción de jueces creado por la reforma constitucional de 1994.

Los jueces supremos también declararon inconstitucional el decreto por el cual el Gobierno realizó la convocatoria para la elección de candidatos a consejeros, que iba a celebrarse en simultáneo con los comicios legislativos de este año.

“Los argentinos pueden votar y elegir libremente a los Poderes Ejecutivo y Legislativo por ahora. No vaya a ser que venga una medida cautelar y no nos dejen votar. No sería extraño que dicten alguna cautelar y nos impidan votar legisladores o presidente. Si el presidente o los legisladores no son convenientes, puede que lo hagan”, advirtió la mandataria.

Sostuvo que “no hay nada más importante que una sociedad democrática, donde la ley es pareja para todos, donde la igualdad consagrada por la Constitución no es letra muerta”, pero advirtió que “todavía, por lo menos en algún sector de las instituciones, esto no es así”.

La jefa de Estado, abogada de profesión, con mandato hasta 2015 y que este año afrontará unos comicios parlamentarios claves, lamentó que exista una especie de “derecho de veto” que la Constitución sólo le reconoce al Poder Ejecutivo y que “ahora se ha trasladado al Poder Judicial, que veta las leyes que hacen legisladores y presidentes”.

“Cuando hablan de tanta reforma constitucional o de reelección, la verdad que en 2015 yo quiero ser jueza. ¿Para qué presidenta? Apenas una jueza de primera instancia, para simplemente firmar una medida cautelar y qué me importa lo que vota la gente, qué me importan los diputados, los senadores o el presidente, si voy y tumbo todo. Así que ya saben: Cristina jueza 2015”, ironizó.

En ese tren, invitó a quienes piensan aspirar a cargos ejecutivos o legislativos que replanteen sus “ambiciones” por algo “más cómodo y seguro”, ser magistrados, pues los jueces, sostuvo, tienen “ventajas innumerables”, no pagan impuestos, viajan sin dar explicaciones y “ni los critican porque nadie los conoce”.

“Lo único que tenés que hacer es encontrar a algún gil que sea presidente para que junte la guita (dinero) que te pague los sueldos y para que te hagan los edificios”, afirmó en abierta critica a los jueces.

Fernández dijo que la carga de gobernar es “pesada” y que sabe que se la van a querer hacer “todavía más difícil porque cuando uno toca determinadas corporaciones enseguida viene el vuelto”.

“Si mi rol en la historia es haber abierto el debate por una Justicia democrática en Argentina, estoy dispuesta a aguantar todo lo que se me venga encima. No tengo miedo”, aseguró Fernández.

La reforma judicial fue seriamente cuestionadas por partidos de oposición, asociaciones de magistrados y de abogados, muchos de los cuales acudieron a los tribunales en contra de unos cambios que, a su juicio, suponían una “partidización y politización” de la Justicia.

————————————————————————————————————————————————-

Fernández dice que los argentinos acabarán votando los consejeros judiciales

La presidenta argentina dice que “más temprano que tarde” los ciudadanos acabarán votando los consejeros judiciales

 Buenos Aires 19 JUN 2013 – El País.com (España)
La presidenta Cristina Fernández. / .. (EFE)

El kirchnerismo reaccionó este miércoles con nuevas críticas a la Corte Suprema de Argentina, que el día anterior había declarado inconstitucional la principal ley de la reforma judicial que había promovido la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. La jefa de Estado había impulsado este año seis proyectos de ley para “democratizar la justicia”, la mayoría kirchnerista en el Congreso los había aprobado, pero la fragmentada oposición los había rechazado en bloque por considerar que varios de ellos vulneraban la independencia de poderes. Este martes, el máximo tribunal del país sudamericano echó por tierra la principal reforma, la del Consejo de la Magistratura (órgano de selección y destitución de jueces), por la que se establecía que los jueces, abogados y académicos que lo integran debían enrolarse en partidos políticos y ser elegidos en elecciones democráticas, en lugar de votaciones entre sus pares.

En un acto por los 400 años de la Universidad de Córdoba, la más antigua de Argentina, la jefa de Estado dijo este miércoles que “aquellos que creen que pueden a través de una resolución frenar el crecimiento y el avance de la democracia sepan que sólo podrán hacerlo por un tiempo, porque nunca ninguna sociedad toleró durante mucho tiempo que se le impida ejercer sus derechos elegir a los órganos políticos que marca la Constitución”. Fernández anticipó que “más temprano que tarde los argentinos van a poder votar democráticamente a todos los órganos políticos de la Constitución”. También reconoció su pesar por el fallo judicial: “Ayer nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos muchos remedios, buenos farmacéuticos, inyecciones y antibióticos también. Cuando ayer alguien me decía que estaba triste. Yo le dije: ‘Dejá la tristeza para mirar una novela o una película, nosotros los militantes nunca tenemos que estar tristes, tenemos que estar alegres y preparados para la próxima batalla, porque la batalla que se pierde es la que no se da. Y vamos a dar todas y cada una de las batallas que hemos venido dando en estos diez años”. Así aludió la presidenta a la década del kirchnerismo en el poder.

El ministro de Justicia, Julio Alak, dijo el mismo martes que el Gobierno de Fernández iba a aceptar la sentencia judicial, pese a que la criticaba. Varios juristas consideran que el Ejecutivo no puede apelar el fallo ante tribunales internacionales, como la Corte Interamericana de Derechos Humanos, porque la Corte Suprema de Argentina tiene la última palabra en estos casos. Solo podría expresar una queja ante esas instancias externas, aunque no lograría de ese modo revertir el resultado de la sentencia.

Identificada con el kirchnerismo, la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, planteó otra opción para insistir con la reforma judicial declarada inconstitucional: “Yo soy una mujer que opino nada más, pero pienso que habría que reformar la Constitución para quitar estas prebendas que tienen (los jueces) y facilitar la constitución de un proyecto nacional y popular como el que encabeza Cristina (Fernández)”. El abogado y diputado kirchnerista Carlos Kunkel opinó que el fallo ha sido “un triunfo de la corporaciones de los abogados” y le achacó al jefe de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, “aspiraciones de llegar a la presidencia de la Nación”. “Lo malo es que use la Corte como plataforma”, se quejó Kunkel. Ya en diciembre pasado el propio Lorenzetti había negado públicamente supuestas intenciones de convertirse en jefe de Estado, después de que comenzara a recibir las primeras críticas del kirchnerismo. En aquel entonces la Corte Suprema postergó la aplicación de los artículos de la ley de medios audiovisuales que obligarían a Clarín, principal grupo editorial de Argentina y opositor al Gobierno, a desprenderse de una buena porción de sus licencias.

Lorenzetti y otros tres magistrados habían sido nombrados en el máximo tribunal entre 2003 y 2004 por impulso del entonces presidente, Néstor Kirchner, en un elogiado recambio de nombres que limpió a los jueces más cuestionados por presunta falta de transparencia. “Podemos construir una Corte que sea independiente”, decía Kirchner en 2009, un año antes de morir. De esos cuatro jueces que él impulso y que vinieron a acabar con la Corte menemista, como se conocía al tribunal formado en el Gobierno de Carlos Menem (1989-1999), Lorenzetti y otras dos colegas votaron en contra de la reforma del Consejo de la Magistratura, mientras que solo uno lo hizo a favor. Los otros tres magistrados más antiguos del tribunal también se opusieron a la norma kirchnerista. En concreto, se opusieron a la ampliación del número de consejeros de 13 a 19, a su elección popular y a que la destitución de jueces se pudiese aprobar con mayoría simple, en lugar de los dos tercios de los votos necesarios en la actualidad.

El colectivo juvenil kirchnerista La Cámpora, que dirige desde las sombras el hijo de Fernández, Máximo Kirchner, difundió un comunicado con críticas a la declaración de “inconstitucionalidad de la ley de reforma del consejo, que impedía que los jueces se elijan a sí mismos, que los abogados se elijan a sí mismos, para luego elegirse entre ellos para ser jueces, y habilitaba a los argentinos a elegir ellos a los que iban a elegir a sus jueces”. Al final, La Cámpora ironizó: “Saludos chicos de almas puras y espíritus críticos, todo bien, ta todo tranqui, no pasa nada, un par de corporacioncitas en contra, no es nada del otro mundo, mejor sigan apuntando con el dedo para adentro o para el costado, siempre es bueno, hace falta, olvídense, es una reaccioncita nomás, tienen un poquito de poder, eso es todo, todo piola (simpático), ta todo bien”. Uno de los antiguos miembros de la Corte Suprema, Juan Carlos Maqueda, denunció que miembros de La Cámpora lo insultaron al ingresar a su domicilio. El Ministerio de Justicia prometió que investigaría el supuestoescrache.

En la oposición, el diputado radical e integrante del Consejo de la Magistratura, Mario Cimadevilla, reprochó al kirchnerismo por sus críticas al máximo tribunal: “Esta corte pasó de ser una corte ejemplar a una corte destituyente simplemente porque no le dio la razón”. Sin embargo, el Gobierno y sus seguidores se cuidaron de no incluir entre sus recriminaciones las palabras “destituyente” o “golpista”, como en su momento habían tachado a los líderes agrarios que paralizaron Argentina con su cierre patronal en 2008. Aquel conflicto por una subida de impuestos a la exportación agrícola acabó cuando el Senado la desaprobó. Aquella fue una dura derrota del kirchnerismo, que después no volvió a insistir con el aumento tributario y al año siguiente perdió las únicas elecciones en diez años en el poder, unas legislativas. En agosto y octubre se celebrarán nuevos comicios para renovar el Congreso. La presidenta del colectivo de jueces, fiscales y abogados a favor de la reforma judicial, Justicia Legitima, María Laura Garrigós de Rébori, opinó que “finalmente modificarán la composición del Poder Judicial pero en un muy largo plazo”.

————————————————————————————————————————————————–

Cristina endureció su ataque a la Corte por frenar la reforma

“No sería extraño que nos dicten alguna cautelar y nos impidan votar legisladores o presidentes”, dijo durante el acto por el Día de la Bandera, en Rosario. Y lanzó otra ironía: “Cristina, jueza 2015”.

Hincha de Belgrano. Cristina volvió a destacar al creador de la bandera como su prócer predilecto durante el acto de ayer en Rosario. En el discurso también le pegó duro a los jueces./PRESIDENCIA

21/06/13 – Clarín.com

No se privó de nada: lanzó críticas e ironías, dejó advertencias y desafíos. Dos días después de que la Corte Suprema declarara inconstitucional la reforma del Consejo de la Magistratura, la presidenta Cristina Kirchner volvió a cargar duramente contra la Justicia.

Frente al freno por inconstitucional de una reforma denunciada como un intento de colonización de la Justicia, la Presidenta apeló al tono épico y se presentó como víctima, al afirmar que está “dispuesta a aguantar todo lo que se venga encima”. En Rosario, donde se recordó un nuevo aniversario de la muerte de Manuel Belgrano, subrayó que “por ahora” los argentinos pueden elegir libremente a los poderes Ejecutivo y Legislativo. E ironizó: “No sea cosa que venga una cautelar y no nos dejen votar presidente o legisladores. No sería extraño, puede que lo hagan”.

Frente al revés que le significó el fallo de la Corte, la Presidenta dio señales, como siempre hizo el kirchnerismo frente a las derrotas, de que redoblará la apuesta, mientras en paralelo dirigentes K empezaron a agitar la idea de reformar la Constitución.

El ataque a la Justicia –que sería argumento para una reforma cuyo objetivo primordial es la re-reelección– fue esta vez frontal. No utilizó alusiones indirectas. Dijo que el trabajo de los jueces “era cómodo y seguro”, con “innumerables ventajas”. Mencionó que no pagan Ganancias, no hacen declaraciones juradas, que nadie los “vigila porque no los conoce” y viajan sin ofrecer explicaciones de dónde obtienen el dinero para hacerlo.

Y siguió con el sarcasmo: “Cuando hablan de tanta reforma constitucional, de reelección… La verdad es que en 2015 yo quiero ser jueza. Para que pueda tener simplemente una lapicera, un papel, una cautelar.

Firmar, y qué me importa lo que vota la gente. Qué me importan los diputados. Qué me importan los senadores. Qué me importa el presidente. Si les tumbo todo. Así que ya saben: Cristina jueza 2015”, remató la Presidenta, que en ningún momento pareció recordar que en uso de sus facultades ella también “tumbó” (con el veto) la ley del 82% móvil para los jubilados; ó la Ley de Glaciares, a tono con el reclamo de las empresas mineras.

El acto en el Monumento a la Bandera, como sucede en los últimos años, tuvo claro tono partidario.

A los costados del escenario se ubicaron -en tribunas separadas- La Cámpora y el Movimiento Evita. Frente al palco estaban los alineados con Unidos y organizados. De acuerdo a estimaciones policiales, el aparato oficialista movilizó unas 7 mil personas, en un distrito que siempre le ha sido adverso.

También Amado Boudou aseguró que se necesita “un sistema judicial más democrático” (ver “Boudou también…”). “¿Cómo lo lograrán?”, le preguntó un periodista. “Avanzaremos con la ley y con el pueblo. Con un Congreso lleno de gente nuestra que siga transformando la Argentina”, dijo el vice del escándalo Ciccone.

Hubo ausencias notables, como la del gobernador socialista Antonio Bonfatti, que integró la delegación que viajó al Comité de Descolonización de la ONU. Tampoco estuvo su antecesor y líder del FAP, Hermes Binner. Una presencia significativa en el estrado fue la del ex gobernador Jorge Obeid, quien encabezará la lista de candidatos a diputados K en la provincia.

La otra oradora fue la intendenta Mónica Fein, quien destacó logros locales del socialismo. Hizo menciones al pasar sobre Belgrano, figura que volvería a ser reivindicada luego por Cristina, quien reiteró que es su “procer predilecto”. Y cuando lo nombró, fue en un intento polémico de apropiarse de su figura: “Si Belgrano viviera, si hoy estuviera aquí con nosotros, ¿con quién creen que estaría?

¿A quién apoyaría Belgrano?

Dijo del prócer que todo lo dio por su Patria, cedió su patrimonio para edificar escuelas y murió en la pobreza.

Al anunciarse el comienzo de la transmisión en cadena del acto, la locutora presidencial cometió un error histórico: dijo que se celebraba “un nuevo aniversario de la creación de nuestra enseña patria”. En rigor, el 20 de junio de 1820 murió Belgrano, su creador. La Bandera se enarboló el 27 de febrero de 1812, fecha que se toma para celebrar su creación.

————————————————————————————————————————————————-

Viernes 21 de junio de 2013 | Publicado en edición impresa

Cristina sale a cazar jueces al voleo

Por Joaquín Morales Solá | LA NACION   

Cristina Kirchner no es belgraniana; Manuel Belgrano sería cristinista si viviera. La Presidenta alcanzó ayer esa cima del absurdo político para respaldar el más ofuscado e injusto discurso que le haya dedicado al Poder Judicial y, sobre todo, a la Corte Suprema. Fue una pieza cargada de desconciertos y contradicciones, dos días después de la sentencia de la Corte, que declaró inconstitucional su reforma judicial, que cambiaba radicalmente el Consejo de la Magistratura.

Como es su costumbre, Cristina Kirchner no respondió en el acto a una desoladora derrota política. Suele dejar madurar sus broncas, mientras acumula análisis y especulaciones que nadie contradice. Luego, los expone brutalmente ante una multitud cautiva de aplaudidores. Ningún colaborador le advirtió, por ejemplo, que con su sermón de ayer podía pisar el límite del golpismo. Faltó muy poco, en efecto, para que la Presidenta convocara a sus militantes a voltear a la Corte Suprema, que es el objetivo que se ha propuesto desde diciembre último.

Amigos y adversarios de la Presidenta se preguntaban desde el martes por qué había promovido una reforma judicial que no podía pasar una simple revisión de constitucionalidad. ¿Qué estrategia había detrás de ese esfuerzo inservible? No había estrategia. Ésta es la única conclusión válida después de comprobar el estupor y la furia que exhibió ayer en el Monumento a la Bandera. Otra vez, nadie le aconsejó que cambiara la dirección a tiempo, antes de estrellarse con otro fracaso político.

La Presidenta está cada vez más aislada. No porque alguien se haya propuesto aislarla, sino porque ella tiene un estilo de conducción que rechaza el consejo oportuno. A su alrededor sólo caben la adulación y la sumisión.

En uno de sus duros párrafos de la víspera, Cristina Kirchner advirtió que la Justicia (¿la Corte?) podía firmar una acordada impidiendo que los argentinos voten a su presidente y a sus legisladores.

Pocas horas antes, Diana Conti, que es la expresión pública del inconsciente cristinista, alertó sobre experiencias latinoamericanas de cortes supremas que habían provocado golpes de Estado. En las palabras de Conti estaba el mensaje directo que luego fue elíptico en el discurso de Cristina: la Corte Suprema es golpista. Es capaz de perpetrar un golpe de Estado. ¿Cómo se llamaría, si no, la decisión de impedirles votar a los argentinos? Ese fantasma de una Corte golpista ya se lo había explayado Cristina al presidente del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, cuando una jueza impidió el despido del entonces presidente del Banco Central, Martín Redrado, en enero de 2010.

Es una deducción absolutamente falsa. Todos los jueces de la Corte, sea cual sea la posición de cada uno de ellos, son consumados demócratas; esa vocación está explícita en gran parte de la jurisprudencia del tribunal y en las expresiones públicas y en la historia de los jueces. Incluso, a ningún juez de la Corte le hubiera gustado vivir las horas que vivió en los últimos días. ¿Por qué la Corte Suprema tiene que aclarar lo que diáfanamente dice la Constitución? Cuatro jueces de la Corte (Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco, Juan Carlos Maqueda y Carlos Fayt) creyeron que era necesario explicar su resolución con la Constitución en la mano y con la jurisprudencia que existe. La resolución de la Corte, dedujeron, era demasiado importante como para permitirse el laconismo.

Otros dos jueces (Carmen Argibay y Enrique Petracchi) coincidieron con la decisión final de aquellos cuatro, pero no quisieron abundar en argumentos. “La resolución de los cuatro es una clase perfecta de Derecho Constitucional, pero un juez no necesita hacer eso para respaldar sus decisiones”, dijo uno de los dos últimos. Es decir, no quiso hacer el trabajo de otros. Directamente lo mandó al Gobierno a leer la Constitución antes de firmar las leyes.

La Presidenta dijo ayer que continuará con la reforma judicial y otro intérprete suyo, el senador Marcelo Fuentes, precisó que buscarán un cambio de la Constitución. Es la última alternativa que les queda. Es cierto. Pero hablar de reformar la Constitución es lo mismo que disponer la felicidad por decreto. ¿Pueden? ¿Podrán? Gran parte de ese interrogante se develará en las elecciones de agosto y octubre próximos. Esos comicios ya no serán sólo una elección legislativa de mitad de mandato; serán la parte más decisiva del proyecto del cristinismo de modificar la Constitución para disponer la re-reelección y para cambiar el orden político.

La Presidenta se imaginó irónicamente un destino de jueza, porque los magistrados pueden hacer, según su interpretación, lo que quieren. Ése es su proyecto de vida: hacer lo que ella quiere, sin límites ni condicionamientos. Tan cargado de esa vocación estuvo su proyecto de reforma judicial que Cristina ordenó cambios de último momento para arrinconar a la oposición hasta la asfixia. En un párrafo poco difundido, la Corte dijo, en su resolución del martes pasado, que aunque todo lo demás fuera constitucional, los cambios en el sistema electoral para elegir a los consejeros de la Magistratura hubieran convertido la ley en inconstitucional. Se refería a las disposiciones que impedían hacer alianzas para promover candidatos a consejeros y las que exigían el reconocimiento partidario de 18 distritos, cuando un candidato a presidente requiere sólo de cinco. Eso se llama hacer lo que ella quiere. No puede hacerlo, por ahora. Ése es el motivo de enojo.

Es fácilmente perceptible una “derechización” del discurso cristinista con respecto de la seguridad. Ayer, la Presidenta volvió a cargar sobre los jueces la culpa de la inseguridad, porque liberan presos con demasiada facilidad. Hay tanto de verdad como de hipocresía en esos párrafos.

El maestro más respetado de la doctrina penal garantista de la Argentina es el juez Eugenio Raúl Zaffaroni, el único magistrado de la Corte que votó a favor de la reforma cristinista y un leal amigo de su gobierno. La corriente judicial Justicia Legítima, de reconocida militancia cristinista, está llena de jueces que suscriben la teoría de que la prisión no es una buena solución para el delito. Es la teoría que reconoce en Zaffaroni a su más sólido intelectual. La Presidenta está cazando jueces al voleo, sin importarle si la culpa coincide con los culpables.

Esa práctica ya costó que el juez Maqueda fuera increpado en la calle por un confeso militante de La Cámpora, que le vaticinó un futuro rodeado de policías de seguridad si votaba en contra de la ley de reforma judicial.

El camporista lo siguió al juez, a una cuadra de la casa de éste, durante unos 50 metros, mientras lo salpicaba de agresivas advertencias. El episodio no pasó de ahí. Maqueda votó en contra de la ley de Cristina. ¿Por qué un juez o cualquier argentino deben vivir esas amargas experiencias en un país que consagró hace casi treinta años un sistema de libertades públicas y privadas? ¿O, acaso, la “democratización” del cristinismo significa también el fin de la libertad?

Envuelta en una densa capa de supuestas conspiraciones, Cristina, que está en el poder desde hace más de 25 años, culpó de las desventuras nacionales a una casta de privilegiados que gobierna en la sombra. Son los jueces, que representan la última frontera con la que tropieza, constantemente, un poder político absoluto y excéntrico.

————————————————————————————————————————————————-

Cristina: “Nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar”

POR GUSTAVO MOLINA

Así se refirió al fallo de la Corte durante un acto en Córdoba. Llamó a los militantes a prepararse “para la próxima batalla”. Y sugirió que “más temprano que tarde” se podrá votar a los miembros del Consejo de la Magistratura.

Cierre con baile. Cristina Kirchner, ayer, al término del acto en Córdoba se movió al ritmo de una batucada./TELAM

CORDOBA. CORRESPONSAL – 20/06/13 – Clarín.com

“Ayer (por el martes) nos dieron algún dolor, pero nos vamos a curar porque tenemos muchos remedios; tenemos buenos farmacéuticos, médicos y antibióticos”, disparó ayer desde Córdoba, la presidenta Cristina Fernández, sobre el fallo de la Corte Suprema de Justicia que declaró inconstitucional parte de la reforma judicial impulsada por su Gobierno.

Aprovechando los actos por el 400 aniversario de la fundación de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), la Presidente lanzó un discurso de barricada donde se comparó con Deodoro Roca, uno de los impulsores de la Reforma Universitaria de 1918: “Los que nos quieren recortar algunas libertades a los argentinos deberían tener vergüenza ”.

Y siguió: “Aquellos que no quieren dejar votar al pueblo deben saber que podrán hacerlo sólo por un tiempo, porque el avance de la Historia es indetenible. Aquellos que creen detener el avance de la democracia deben saber que ninguna sociedad toleró que se le impida elegir a los órganos políticos contemplados por la Constitución Nacional ”.

Cerca de 20 mil militantes siguieron las palabras de Cristina y la vivaron cada vez que arremetió contra la Corte Suprema.

Pese a que el clima descendía con el caer de la tarde, la temperatura se calentaba con el discurso presidencial: “Alguien me dijo ayer (por el martes) que estaba triste. Y yo le dije que dejara la tristeza para alguna película romántica o para la novela.

Los militantes no tenemos que estar tristes, tenemos que estar preparados para la próxima batalla. Porque la única batalla que se pierde es la que no se da”, arengó a la militancia.

Y se comparó con Leandro N. Alem e Hipólito Yrigyen, que pelearon por el voto popular universal y con Eva Perón y su lucha por el voto femenino.

Con el público que la aplaudía con cada arremetida –hubo mucha militancia y muy poca gente que acudió a la Ciudad Universitaria por motus propio-; Cristina se envalentonó: “ Más temprano que tarde, los argentinos van a poder votar a todos los órganos políticos de la República Argentina. A la Historia no le interesa cuánto se demora, le interesan los hechos”.

En otro párrafo de su discurso, aprovechó para criticar a quienes se oponen a la Ley de Medios: “Esta Universidad de Córdoba tiene un sistema de medios que disputa con los monopolios y está a favor de la diversidad”.

Y aprovechando su llegada a Córdoba, una provincia refractaria al kirchnerismo, apuntó: “Esta Córdoba que tuvo dirigente de la talla de Agustin Tosco, de Atilio López, de (Amadeo) Sabattini (…) queremos que Córdoba vuelva a marcar el paso de la Historia. Vamos Córdoba hacia delante con el proyecto nacional”.

Para las elecciones legislativas, el Frente para la Victoria tiene previsto llevar de candidata a Carolina Scotto, la ex rectora de la UNC, y ex esposa del actual rector Francisco Tamarit.

Luego de apoyar la elección de José de la Sota en 2011, la Casa Rosada rompió relaciones con el gobernador cordobés. Ayer, Cristina lo criticó al pasar: “ Los que agravian es porque no tienen políticas ”, en alusión al spot televisivo del gobernador.

Pese a que en la mayor parte de su discurso de 28 minutos, la Presidenta mantuvo un perfil altamente confrontativo, no dudó en cerrar el acto bailando al ritmo de una batucada. Y hasta se animó a revolear su saco de piel a un costado.

El cierre estuvo a cargo de Fito Páez, que brindó un show similar al de los festejos del 25 de Mayo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: