Revueltas en la región autónoma de Xinjiang


  • Aumentan a 35 los casos de muertes por disturbios en China
  • Al menos 27 muertos en revueltas en la región autónoma de Xinjiang
  • Grupos uigures piden cautela sobre versión oficial de disturbios en Xinjiang

——————————————————————————————

Aumentan a 35 los casos de muertes por disturbios en China

De acuerdo a información de la prensa local, los manifestantes atacaron con cuchillos a la policía, a un edificio del gobierno y a una obra de construcción.

por AP – 28/06/2013 –

El saldo oficial por una ola de violencia en la que personas armadas con cuchillos atacaron a agentes de policí­a y otras personas y quemaron vehí­culos en un remoto poblado de Xinjiang, en el extremo occidental de China, aumentó a 35 muertos, informaron el viernes medios estatales.

Los reportes iniciales indicaron que 27 personas perecieron en los actos de violencia del miércoles, pero la actualización de las cifras por medios estatales incluyó heridos que perecieron posteriormente en el hospital.

Entre los muertos hay 11 asaltantes abatidos a tiros en el poblado de Lukqun, en la prefectura de Turpan, después de atacar a las autoridades, un edificio del gobierno y una obra de construcción, informó la agencia oficial Xinhua. Dos agentes de policí­a estaban entre los 24 fallecidos, informó Xinhua.

“Este es un ataque terrorista, no hay duda de eso”, dijo el viernes la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Hua Chunying en una rueda de prensa regular. “En cuanto a los artí­fices, las personas de la localidad están investigando”.

El informe no identificó la etnia de los atacantes, ni tampoco explicó las causas del conflicto en la región, donde se habla túrquico y donde musulmanes uigures se han quejado de supresión y discriminaciónpor la etnia gobernante han. El reporte agregó que la policí­a hirió y capturó a otros cuatro agresores.

También el viernes, la prensa estatal reportó otro incidente violento en Xinjiang, en la ciudad de Hotan, pero se desconocí­a si habí­a ví­ctimas. El servicio telefónico parecí­a estar interrumpido la tarde del viernes, y las llamadas hechas a varias agencias del gobierno no pudieron completarse.

La violencia del miércoles “que los medios estatales chinos describieron de terrorismo” fue uno de los incidentes más sangrientos desde que otro brote de violencia en la capital regional de Urumqi dejó casi 200 muertos en 2009.

Fotos difundidas en la prensa estatal mostraban autos e inmuebles quemados, y ví­ctimas tendidas en el piso, presumiblemente muertas.

No fue posible confirmar de manera independiente la versión de la prensa oficial.El Global Times dijo que la policí­a instaló muchos retenes a lo largo de la carretera de 30 kilómetros (19 millas) que conduce a Lukqun y que disuadió a los reporteros de viajar allá debido a cuestiones de seguridad.

Un funcionario que sólo se identificó como Bao y que trabaja en la sección de prensa de la Oficina de Seguridad Pública de Xinjiang, dijo el viernes que no tení­a más información que la reportada en la prensa estatal. Llamadas hechas a la oficina de propaganda del partido en la región y a los contactos de prensa del gobierno regional no fueron respondidas el viernes.

Dilxat Raxit, portavoz del Congreso Mundial Uigur, con sede en Alemania, dijo que los residentes locales fueron advertidos que no entraran a las mezquitas para las oraciones del viernes. Dilxat Raxit puso en duda la versión de Beijing sobre los hechos, y dijo que los residentes locales le dijeron que la policí­a efectuó allanamientos nocturnos, lo que desencadenó los choques.

En Xinjiang vive una gran cantidad de la minorí­a musulmana uigur, una región cercana a Asia Central, Afganistán y Pakistán, que ha sido escenario de numerosos actos de violencia en años recientes, como los disturbios en la capital hace cuatro años.

Los crí­ticos han dicho que los ataques se deben a las polí­ticas opresivas y discriminatorias chinas en temas étnicos. Muchos uigures se quejan de que Beijing impone fuertes restricciones a su vida religiosa y cultural, prohí­be a los niños y mujeres asistir a las mezquitas y desalienta el ayuno durante el mes musulmán del ramadán, que este año comienza a principios de julio.

Por su parte, el gobierno chino afirma que trata a todos los grupos étnicos de la misma manera y cita los miles de millones de dólares en inversiones que han modernizado Xinjiang, una región estratégicamente clave con depósitos significativos de petróleo y gas. Beijing acusa con frecuencia a activistas uigur en el extranjero de orquestar incidentes violentos y grupos extremistas poco conocidos a veces se atribuyen la responsabilidad, con poca o ninguna prueba para probarlo.

Pero Beijing dice que tales actos son ataques terroristas que no tienen nada que ver con la religión o las etnias.

————————————————————————————————————————————————-

26 de junio de 2013

Al menos 27 muertos en revueltas en la región autónoma de Xinjiang

Terra Chile

Al menos 27 personas han muerto por enfrentamientos entre la policía y la población de una localidad de la región autónoma noroccidental de Xinjiang, donde residen minorías étnicas de religión musulmana como los uigures, informó la agencia oficial Xinhua.

Los disturbios comenzaron hoy alrededor de las 6.00 hora local (22.00 GMT del martes) en la remota ciudad de Lukqun, cuando turbas armadas con cuchillos atacaron las principales comisarías y edificios gubernamentales de la ciudad.

Diecisiete personas, entre ellas nueve policías o guardias de seguridad y ocho civiles, fueron asesinados antes de que la policía abriese fuego y matara a diez supuestos atacantes, según Xinhua.

Fuentes policiales citadas por la agencia oficial china aseguran que tres alborotadores fueron detenidos y que están persiguiendo a los que lograron escapar.

Otras tres personas resultaron heridas durante los enfrentamientos y han sido trasladadas al hospital.

Un incidente similar se produjo hace apenas dos meses en los alrededores de la ciudad de Kashgar, en la misma provincia y principal urbe de la etnia uigur (musulmanes emparentados con pueblos de Asia central), una de las más numerosas en Xinjiang.

En aquellos sucesos, 21 personas murieron a raíz de un enfrentamiento entre las autoridades y la población local cuando varios funcionarios irrumpieron en una vivienda de un residente en busca de “armas” y encontraron “varios sospechosos”, informó entonces el Gobierno local.

Xinjiang es uno de los polvorines étnicos del oeste de China junto al Tíbet, con frecuentes tensiones entre minorías como la uigur y los chinos han, etnia mayoritaria en China.

Mientras Pekín defiende un mayor control en la región para hacer frente a lo que denomina “grupos separatistas, extremistas y terroristas”, los residentes de etnia uigur critican el aumento de presencia policial y las discriminaciones que sufren respecto a los han.

Grupos en el exilio como la Asociación Americana Uigur (UAA) denuncian por su parte la “represión religiosa y cultural”.

Xinjiang fue en 2009 el centro del peor conflicto étnico en China de las últimas décadas, cuando diversas protestas de uigures en las principales calles de Urumqi, la capital regional, se tornaron en violentos enfrentamientos con inmigrantes han que se saldaron con alrededor de 200 muertos.

————————————————————————————————————————————————–

Pekín califica disturbios en Xinjiang de ataques terroristas

En 2009, Xinjiang fue escenario del peor conflicto étnico en China de las últimas décadas, cuando diversas protestas de uigures en las principales calles de Urumqi, la capital regional, se tornaron en violentos ataques contra inmigrantes chinos de la etnia han y provocaron la muerte de 200 personas.

imageRotate
Activistas pro derechos humanos protestan ante el Ministerio de Asuntos Exteriores (Efe)
EL UNIVERSAL
viernes 28 de junio de 2013
Pekín.- El Gobierno chino calificó hoy de “ataque terrorista” el enfrentamiento entre policías y hombres armados ocurrido el pasado miércoles en Xinjiang (noroeste del país) y elevó a 35 la cifra de fallecidos, ocho más de lo informado inicialmente.

“En el ataque terrorista violento, varios grupos de atacantes asaltaron comisarías, sedes gubernamentales, un edificio en construcción y hasta prendieron fuego a varios vehículos”, indicó la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, informó Efe.

Poco antes, la agencia oficial Xinhua elevaba la cifra de fallecidos por los disturbios, ocurridos en la localidad de Lukqun, a 35 -hasta ahora los medios oficiales hablaban de 27-, entre ellos 16 de la etnia uigur, de religión musulmana y una de las principales que habitan Xinjiang.

También se informó de que debido a los ataques la policía local abrió fuego y mató a 11 de los presuntos asaltantes.

La portavoz de Exteriores destacó, en rueda de prensa, que la situación en la región “es estable” pero que “pequeños grupos de atacantes tratan de sabotear la paz y estabilidad”.

Preguntada por la posibilidad de que alguna fuerza externa haya colaborado u orquestado los ataques, Hua se limitó a responder que “la policía sigue investigando el caso”.

En los incidentes de esta semana también resultaron heridas 21 personas, entre policías y civiles.

Respecto a las declaraciones del portavoz del departamento de Estado de los Estados Unidos, Patrick Ventrell, quien ayer mostró su preocupación por informes sobre la discriminación que sufren los musulmanes uigures en la zona, Hua aseguró que Pekín “protege los derechos de todos los grupos étnicos”.

“En vez de hacer estas acusaciones contra China sin tener conocimiento de la verdad, nos gustaría que EEUU condenara el terrorismo en todas sus vertientes”, destacó la portavoz.

Grupos uigures en el exilio habían advertido ayer de que toda la información disponible sobre los disturbio proviene de informaciones oficiales chinas, por lo que ser tomada con cautela.

Otras informaciones subrayaron que la seguridad en varias ciudades de Xinjiang ha sido reforzada tras este episodio violento.

Según el periódico oficialista Global Times, la ciudad de Lukqun ha sido cercada por las fuerzas de seguridad y todos los vehículos que entran y salen son inspeccionados.

El ataque “fue una sorpresa” en una zona conocida por su turismo y donde nunca antes se registró este tipo de actos violentos, según fuentes oficiales por ese diario.

Xinjiang es, junto al Tíbet, uno de los polvorines étnicos del oeste de China, una región donde convive una población divida entre la principal comunidad musulmana, de etnia uigur -emparentada con los pueblos de Asia Central-, y la mayoría china de etnia han.

Organizaciones uigures acusan a Pekín de acabar con su cultura tradicional y de explotar sus recursos naturales, mediante la repoblación con colonos han, desde que la región fue anexionada a China en 1949.

Pekín defiende un mayor control en la región para hacer frente a lo que denomina como “grupos separatistas, extremistas y terroristas”.

Se trata del segundo incidente de este tipo que se produce en Xinjiang este año, después de que el 23 de abril 21 personas murieran en un enfrentamiento entre fuerzas de seguridad y uigures en la ciudad de Kashgar, capital histórica de ese pueblo.

Además, en 2009, Xinjiang fue escenario del peor conflicto étnico en China de las últimas décadas, cuando diversas protestas de uigures en las principales calles de Urumqi, la capital regional, se tornaron en violentos ataques contra inmigrantes chinos de la etnia han y provocaron la muerte de 200 personas.

————————————————————————————————————————————————
27 de junio de 2013

Grupos uigures piden cautela sobre versión oficial de disturbios en Xinjiang

Organizaciones de la etnia uigur han instado a la cautela sobre la versión oficial del enfrentamiento entre residentes locales y la Policía que causó al menos 27 muertos en una ciudad la región autónoma china de Xinjiang, cuna de esta minoría de religión musulmana.

“Lo que sabemos sobre los eventos proviene de informaciones difundidas por los medios estatales chinos. Sólo este hecho debe impulsar a la comunidad internacional a buscar más detalles sobre el incidente”, aseguró el presidente de la Asociación Americana de Uigures (UAA), Alim Seytoff, en un comunicado.

Seytoff también exhortó al Gobierno chino a juzgar “de acuerdo a estándares internacionales” a los tres detenidos.

Según las autoridades chinas, turbas armadas con cuchillos atacaron ayer las principales comisarías y edificios gubernamentales en la ciudad de Lukqun, en el norte de Xinjiang. Durante los choques murieron 17 personas -9 miembros de las fuerzas de seguridad y 8 civiles- antes de que la Policía matara a 10 presuntos atacantes, informó la agencia oficial china, Xinhua.

La agencia agregó que al menos otras tres personas resultaron heridas y fueron trasladadas a los hospitales más cercanos.

La UAA denunció en su nota el aparente corte de comunicaciones con la región, después de que varios activistas de esta etnia intentaran contactar con la zona sin éxito tras los incidentes.

El Congreso Mundial Uigur, por su parte, explicó que la tensión en la zona aumentó después de que el pasado 10 de abril un niño uigur, Enkerjan Ariz, fuera asesinado a cuchilladas.

Según algunas versiones, el gerente (de etnia han, la mayoritaria en China) de una fábrica de ladrillos mató al menor al atraparlo junto a otros dos niños tras entrar a robar.

La emisora Radio Free Asia (RFA) había informado de que tras la muerte del menor, residentes uigures atacaron a los residentes han cercanos a la fábrica hasta que fueron reprimidos por las fuerzas policiales, que declararon que el gerente padecía una enfermedad mental y que el asesinato “no era un asunto étnico”.

Xinjiang es uno de los polvorines étnicos del oeste de China junto a Tíbet, con frecuentes tensiones entre minorías como la uigur y los han.

Los uigures acusan a Pekín de acabar con su cultura tradicional y de explotar sus recursos naturales, mediante la repoblación con sus colonos, desde que la región fue anexionada a China en 1949.

Si en 1957 esta minoría representaba un 94 por ciento de su población, hoy son menos de la mitad del censo de 20 millones.

Pekín, por su parte, defiende un mayor control en la región para hacer frente a lo que denomina como “grupos separatistas, extremistas y terroristas” y suele llevar a cabo detenciones y juicios contra quienes considera sospechosos de estos delitos.

Los incidentes ocurren poco antes de celebrarse el cuarto aniversario del peor conflicto étnico en China, que tuvo lugar el 5 de julio de 2009, cuando protestas de uigures en las principales calles de Urumqi, la capital de Xinjiang, se tornaron en violentos enfrentamientos con inmigrantes han y ocasionaron 200 muertos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: