Sol, estrellas y planetas


—————————————————————————————–

Fotografían el nacimiento de la estrella más masiva de la Vía Láctea

ABC.ESABC_CIENCIA / MADRID
Día 10/07/2013 – ABC.es

Este «útero estelar» tiene más de 500 veces la masa del Sol, el más grande de los encontrados hasta el momento en la galaxia, y sigue creciendo

Fotografían el nacimiento de la estrella más masiva de la Vía Láctea

Ubicación en la constelación de Norma

Los telescopios ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) han proporcionado a los astrónomos la mejor visión conseguida hasta ahora de una gigantesca estrella en pleno proceso de formación en el interior de una nube oscura. Se tratan de un útero estelar con más de 500 veces la masa del Sol -el más grande de los encontrados hasta el momento en la Vía Láctea-, que aún está creciendo. La estrella embrionaria del interior de la nube devora con avidez el material que cae hacia el interior. La nube “dará a luz” a una estrella muy brillante con más de 100 veces la masa del Sol.

Las estrellas más masivas y brillantes de la galaxia se forman en nubes frías y oscuras, pero el proceso no solo está envuelto en polvo, sino también en un halo de misterio. Un equipo internacional de astrónomos ha utilizado ALMA para obtener una “ecografía prenatal” en el rango de las microondas con el fin de conseguir una imagen más clara de la formación de este tipo de gigantesca estrella situada a unos 11.000 años luz de distancia, en una nube conocida como la Spitzer Dark Cloud (SDC) 335.579-0.292.

Hay dos teorías sobre la formación de las estrellas más masivas. Una de ellas sugiere que la oscura nube parental se fragmenta, creando varios núcleos pequeños que colapsan por sí mismos y, eventualmente, forman estrellas. La otra teoría es más dramática: toda la nube empieza a colapsar hacia el interior, con material que se precipita hacia el centro de la nube formando una o varias bestias estelares masivas.

Un verdadero gigante

Gracias a observaciones llevadas a cabo con el telescopio espacial Spitzer de la NASA y el telescopio espacial Herschel de la ESA, SDC335.579-0.292 se reveló, primero, como un impresionante entorno oscuro de densos filamentos de gas y polvo. Ahora, el equipo liderado por Nicolas Peretto, del CEA/AIM Paris-Saclay (Francia) y la Universidad de Cardiff (Reino Unido) ha utilizado la sensibilidad única de ALMA para ver en detalle tanto la cantidad de polvo como el movimiento del gas que se desplaza hacia el interior de la nube oscura, y han descubierto un verdadero gigante.

“Hemos obtenido la primera visión realmente profunda de lo que estaba ocurriendo en el interior de esa nube”, afirma Peretto. “Queríamos ver cómo se forman y cómo crecen estas estrellas gigantescas, ¡y sin duda lo hemos conseguido! Una de las fuentes que hemos encontrado es inmensa, el núcleo protoestelar más grande de todos los que se han localizado hasta ahora en la Vía Láctea”.

Fotografían el nacimiento de la estrella más masiva de la Vía Láctea

El cielo que rodea la estrella

Este núcleo -el útero que alberga al embrión de estrella- tiene unas 500 veces la masa del Sol girando en su interior. Y las observaciones muestran que hay mucho más material fluyendo todavía hacia el interior e incrementando aún más la masa. Finalmente, este material colapsará, formando una estrella joven de más de 100 veces la masa de nuestra estrella anfitriona, una bestia muy poco común. Solo una de cada diez mil de todas la estrellas de la Vía Láctea alcanzan tal cantidad de masa.

“Estas estrellas no son solo poco comunes, sino que su nacimiento es extremadamente rápido y su infancia muy corta, con lo que encontrar un objeto tan masivo en una etapa tan temprana de su evolución es un resultado espectacular”, añade un miembro del equipo, Gary Fuller, de la Universidad de Manchester (Reino Unido).

Las observaciones revelan también espectaculares detalles de los movimientos de la red de filamentos de polvo y gas, y muestran que una enorme cantidad de gas está fluyendo hacia una compacta zona central, lo que apoya la teoría del colapso global para la formación de estrella masivas, más que la de la fragmentación.

———————————————————————————————————————————————

Satélites captan un tsunami en la superficie del Sol

Científicos han usado los datos de dos instrumentos para medir el campo magnético de la estrella.

por La Tercera – 12/07/2013 –
© Archivo

El Observatorio Dinámico Solar (SDO) de la Nasa y el Observatorio Hinode de Japón han logrado observar un tsunami en la superficie de la estrella, fenómeno poco estudiado por los expertos.

El fenómeno se produjo justo tras la eyección de masa coronal, donde luego se pudo observar una gran onda expansiva cuyo registro marcó hasta los 400 kilómetros por segundo, según indica la BBC.

Gracias a este fenómeno, los expertos lograron medir con precisión la fuerza del campo magnético y de zonas poco estudiadas del Sol, algo que en el futuro podría ayudar a predecir las eyecciones de masa coronal que podrían afectar las comunicaciones satelitales de nuestro planeta.

El satélite japonés Hinode ha estado estudiando el Sol desde el año 2006. El SDO funciona desde el  2010.

————————————————————————————————————————————————–

Descubren que el Sistema Solar tiene cola, como los cometas

JOSÉ MANUEL NIEVES / MADRID
Día 11/07/2013 – ABC.es

Se extiende a lo largo de decenas de miles de millones de kilómetros en el espacio interestelar, más allá de los dominios del Sol

El satélite científico IBEX (NASA Interstellar Boundary Explorer), que estudia la interacción de nuestro Sistema Solar con el espacio exterior, acaba de revelar una nueva y sorprendente estructura en nuestro sistema planetario. Se trata de una inesperada y gigantesca cola que, como la de un cometa, se extiende a lo largo de decenas de miles de millones de km. en el espacio interestelar, más allá de los dominios del Sol. El hallazgo se publica esta semana en The Astrophisycal Journal.Hasta ahora se trataba solo de una teoría. De hecho, desde hace años los investigadores especulaban sobre la posible existencia de una gran cola, parecida a la de los cometas, que abarcaría todo el Sistema Solar y se extendería más allá de la heliosfera a través del espacio. Las primeras imágenes del IBEX, en 2009, ya mostraban una especie de “cinta” hecha de átomos muy energéticos que rodeaba, por la parte exterior, todo nuestro sistema planetario.Fueron necesarios largos años de investigación para que la estructura a la que pertenecía esa “cinta” energética cobrara forma y revelara la presencia de una “helio cola”. Para ello, durante los años 2010 y 2011 los refinados instrumentos del IBEX apuntaron justo en la dirección contraria a la de su primer hallazgo. Y encontraron otra parte de la gran estructura que estaban intentando revelar.

El equipo de investigadores, en sucesivos cambios de orientación de los instrumentos, fueron revelando una serie de “lóbulos”, o ulteriores regiones de la misteriosa y hasta ahora desconocida estructura. Como si se tratara de las piezas de un enorme puzzle, los científicos han sumado ahora los resultados de todas esas observaciones parciales y se han dado cuenta de que, en conjunto, forman una auténtica y descomunal cola justo detrás del Sistema Solar.

“Elegimos el término ŽlóbulosŽmuy cuidadosamente -explica Dave McComas, investigador principal del IBEX-. Podría ser que se tratara de estructuras separadas, todas en la misma dirección. Sin embargo no es así, según el conjunto de datos que manejamos actualmente”.

Aplanada y ancha

Para poder explicarlo de forma comprensible, los investigadores adoptaron términos náuticos para referirse a sus hallazgos. Así, hablan de “puerto” y “estribor” para distinguir los diferentes lóbulos, y se refieren a la heliosfera como al “buque” que transporta a nuestro Sistema Solar a través de la galaxia.Los datos del IBEX muestran que la “helio cola” es la región donde el viento solar, a más de un millón de km. por hora, escapa de la heliosfera y se evapora lentamente.

“Hemos comprobado que la cola es más aplanada y ancha de lo que esperábamos, y que tiene una ligera inclinación -asegura McComas-. Imagine que está sentado en un balón de playa. El balón se achata a causa de las fuerzas externas y de esta forma su sección es más ovalada que circular. Y este es justo el efecto que los campos magnéticos exteriores de la galaxia producen sobre la helio cola”.

———————————————————————————————————————————————–

Telescopio Hubble descubre planeta azul

Científicos determinan por primera vez el color verdadero de un planeta fuera de nuestro Sistema Solar.

POR  24HORAS .CL

11 julio 2013

Por primera vez los científicos han conseguido observar el color real de un planeta no perteneciente al Sistema Solar. Y su color es azul, como el de la Tierra.

Se llama HD 189733b, está a 63 años luz de nuestro planeta y destaca por su “azul cobalto profundo”, según han explicado los expertos. Aunque las similitudes con nuestro hogar no van más allá de la escala cromática. Este planeta cuenta con furiosas tormentas de lluvia y vientos de vidrio de gran velocidad.

Este logro se ha obtenido gracias a las observaciones del telescopio Hubble de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA). Los científicos piensan que HD 189733b es un “Júpiter caliente”, un planeta gigante de gas que orbita muy cerca de su estrella. De hecho, apenas tarda 2,2 días terrestres en viajar alrededor de su “sol”.

Imagen: NASA

“Este planeta se ha estudiado bien en el pasado, tanto por el Hubble como por otros equipos”, ha explicado uno de los autores del trabajo, Frédéric Pont.

La medición de su color es “una verdadera novedad”. “Ahora podemos ver este planeta como si lo miráramos directamente“, ha apuntado.

En 2007, el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA ayudó a los científicos mapear las condiciones climáticas de este planeta cuando la nave aún no había hecho apenas análisis de este tipo. Los datos revelaron que las temperaturas de este planeta entre el día y la noche variaban alrededor de 260ºC, como consecuencia de los fuertes vientos. Pero los expertos aún no están seguros de qué es lo que causa la coloración del planeta azul.

“Es difícil saber exactamente qué causa el color de la atmósfera de un planeta, incluso en los planetas del sistema solar”, ha señalado el investigador. “Pero estas nuevas observaciones añaden otra pieza al rompecabezas sobre la naturaleza y la atmósfera de HD 189733b. Estamos pintando poco a poco una imagen más completa de este planeta exótico”, ha concluido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: