Egipto en crisis


—————————————————————————————–

Investigan su participación en las manifestaciones

La justicia egipcia congela los fondos de los principales líderes islamistas

Seguidores de Hermanos Musulmanes hacen una pausa para romper el ayuno del Ramadán. | EfeSeguidores de Hermanos Musulmanes hacen una pausa para romper el ayuno del Ramadán. | Efe

Francisco Carrión | El Cairo/ El Mundo.es

domingo 14/07/2013 

La justicia egipcia mantiene el placaje a los islamistas. El nuevo fiscal general Hisham Barakat ha decidido este domingo congelar los fondos de 14 gerifaltes de los Hermanos Musulmanes y sus aliados salafistas (rigoristas). La orden se suma a los arrestos de sus dirigentes y la investigación preliminar de las denuncias presentadas contra el presidente Mohamed Mursi lanzados desde su derrocamiento el pasado 3 de julio.

El ministerio público inmoviliza los activos de los líderes islamistas como parte de las investigaciones en curso por instigar a la violencia en las manifestaciones que aún sacuden el país árabe y que se han saldado con decenas de muertos. Entre las víctimas de la orden, figuran el guía supremo de la Hermandad Mohamed Badía; su número dos Jairat el Shater; el presidente de su brazo político La Libertad y la Justicia, Saad el Katatni o el destacado dirigente del grupo Mohamed el Beltagui.

La justicia les acusa de incitar los disturbios violentos que estallaron a principios de este mes en la plaza de Giza, el cuartel general de la Hermandad en las afueras de El Cairo o la sede de la Guardia Republicana.

Los togados, a los que el depuesto presidente acusó de servir a la contrarrevolución, estrechan el cerco sobre Mursi, retenido e incomunicado desde el golpe militar. El sábado la fiscalía anunció que ha comenzado a investigar las denuncias presentadas contra el ex presidente y varios jefes islamistas.

Mursi está acusado de conspirar contra Egipto y dañar el interés nacional del país en connivencia con grupos extranjeros y el asesinato de manifestantes. Junto al espionaje, las denuncias recibidas en los tribunales también le culpan de posesión de armas y explosivos, ataques a cuarteles militares, terrorismo e incitación a la violencia y daños a la economía. El ministerio público ha iniciado las pesquisas que podrían conducir a una imputación formal.

El pasado 10 de julio la fiscalía egipcia ordenó el arresto del líder de la Hermandad, Mohamed Badía por “instigar a la violencia, los asesinatos y los enfrentamientos sangrientos”– Además de Badía, el ministerio público dictó el arresto por los mismos cargos de otros nueve dirigentes de la cofradía y sus aliados salafistas (rigoristas). La persecución judicial, que se inició tras el anuncio del golpe militar.

———————————————————————————————————————————————–

Un alto responsable de EEUU visita Egipto, donde continúan las movilizaciones

Por Samer al Atarash y Christophe de Roquefeuil (AFP)

EL CAIRO, Qahirah — Un alto responsable de EEUU se reunirá este lunes con las nuevas autoridades de El Cairo, donde partidarios y detractores del depuesto presidente Mohamed Mursi convocaron nuevas manifestaciones.

La visita del secretario de Estado adjunto, Bill Burns, es la primera que realiza un oficial estadounidense de este nivel desde que el 3 de julio el ejército derrocó a Mursi tras multitudinarias manifestaciones que pedían su dimisión. Este viaje se produce en un contexto delicado entre los dos países.

Desde hace décadas Egipto es un aliado clave en Oriente Medio para EEUU que entrega al ejército egipcio una ayuda anual de 1.300 millones de dólares de una asistencia total de 1.500 millones. Hasta el momento, Washington se abstuvo de hablar de “golpe de Estado” tras el derrocamiento de Mursi ya que supondría una suspensión automática de esta ayuda.

Por otro lado, Washington pidió que Mursi, actualmente detenido por el ejército, sea puesto en libertad. La demanda no encontró respuesta en El Cairo, donde una gran parte de los manifestantes y de la prensa hostiles al expresidente acusan a Estados Unidos de mostrarse indulgente con Mursi cuando este era presidente de Egipto.

Las autoridades aseguraron que el presidente depuesto se encuentra “en lugar seguro” y es tratado “dignamente”, pero no ha aparecido en público desde su detención. Burns se reunirá “con responsables del gobierno interino así como de la sociedad civil y de las empresas”, informó el Departamento de Estado en un comunicado. En estos encuentros “expresará el apoyo estadounidense al pueblo egipcio para el fin de la violencia y por una transición que conduzca a un gobierno civil abierto y elegido democráticamente”, agregó.

Los partidarios de Mursi, que denuncian un “golpe de Estado militar” contra el primer presidente democráticamente elegido de la historia del país, convocaron para este lunes nuevas manifestaciones, especialmente alrededor de la mezquita Rabaa Al Adawiya, en el barrio cairota de Nasr City, donde acampan desde hace dos semanas. También se anunció una marcha hacia la sede de la Guardia Republicana ante la cual 53 personas, principalmente manifestantes pro-Mursi, fueron asesinados hace una semana.

Los islamitas quieren seguir manifestándose “pacíficamente”, aseguró Ahmed Aref, un portavoz de los Hermanos Musulmanes, el movimiento al que pertenece Mursi. Los anti-Mursi, que le reprochan haber gobernado en beneficio de los Hermanos Musulmanes y haber dejado el país en una situación económica catastrófica, se darán cita en la plaza Tahrir, en el centro de la capital.

Debido al ayuno del Ramadán hasta la caída del sol y a las temperaturas estivales, se espera que las mayores concentraciones tengan lugar a última hora del día. El domingo, el exjefe de Estado y otros miembros de los Hermanos Musulmanes fueron interrogados sobre las circunstancias de su evasión de la cárcel de Wadi Natrun, al noroeste de El Cairo, durante la revuelta contra Hosni Mubarak a principios de 2011.

Además, el fiscal general ordenó congelar los activos de 14 altos responsables islamistas, entre los cuales se encuentra el Guía Supremo Mohamed Badie y otros ocho dirigentes de los Hermanos Musulmanes. “Los defensores de una línea dura que dirigieron los Hermanos Musulmanes estos últimos años están interesados en una confrontación radical, igual que los halcones de los servicios de seguridad”, considera Ezedin Shukry-Fishere, de la Universidad estadounidense de El Cairo.

“Pero si el régimen se abre y les tiende la mano, es probable que los islamistas moderados entiendan el interés de una participación en el proceso político”, añadió. En este contexto, el primer ministro Hazem Beblawi, que no excluyó la posibilidad de integrar a los Hermanos Musulmanes en su gabinete, continúa las negociaciones para constituir un gobierno.

El domingo, el premio Nobel de la Paz Mohamed ElBaradei prestó juramento como vicepresidente encargado de las relaciones internacionales y el exembajador en Washington, Nabil Fahmy, aseguró que aceptó el puesto de ministro de Relaciones Exteriores. Ahmed Galal, que trabajó en el Banco Mundial (BM), será ministro de Finanzas. La composición del gobierno podría conocerse el martes o el miércoles.

———————————————————————————————————————————————-

 

———————————————————————————————————————————————–

Egipto espera la “marcha de millones” de islamistas para exigir la restitución de Morsi

Por su parte, los opositores de los islamistas convocaron una gran manifestación en la central plaza Tahrir, con lo que se espera que generen nuevos enfrentamientos entre bandos opuestos.

por DPA – 12/07/2013 – Latercera
Simpatizantes del dimitido presidente egipcio, Mohamed Morsi, en El Cairo.© AP
Simpatizantes del dimitido presidente egipcio, Mohamed Morsi, en El Cairo.

Egipto vive una prueba de fuego: islamistas de todo el país se dirigieron hoy a la “marcha de los millones” en la capital El Cairo para exigir la restitución del ex presidente Mohamed Morsi, derrocado por los militares la semana pasada.

Los opositores de los islamistas convocaron por su parte una gran manifestación en la central plaza Tahrir, después de movilizar el miércoles de la semana pasada a millones de personas contra Morsi y con ello contribuir decisivamente a la acción de los militares.

En vista de la polarización de los dos sectores, los analistas esperan nuevos enfrentamientos violentos. En las calles de acceso a la capital los militares establecieron controles.

Miles de personas se congregaron ya para el primer rezo del viernes del Ramadán, el mes de ayuno musulmán, en los lugares centrales de las manifestaciones a favor de Morsi en el barrio oriental de Naser City. Muchos han acampado en la plaza situada ante la mezquita Raba al Adawiya.

Los Hermanos Musulmanes, de cuyas filas procede Morsi, exigen la reposición del ex presidente y convocaron protestas pacíficas contra lo que consideran un golpe de estado del Ejército. El movimiento anunció que se echará a la calle hasta que se cumplan sus demandas.

En una manifestación de los islamistas el pasado lunes se produjo una dramática escalada de la violencia, con enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad y los islamistas que dejaron 51 muertos.

En vista de los incidentes violentos y las detenciones masivas, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, hizo un llamado a las autoridades egipcias para que se respeten los derechos humanos.

Ban se mostró “profundamente preocupado” por las detenciones continuadas, dijo el jueves durante una conversación telefónica con el ministro del Exterior, Kamel Ali Amr, al que le recordó sus obligaciones internacionales y que debe garantizarse el derecho a la libertad de expresión y reunión.

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, exigió por su parte la liberación de Morsi y el acceso inmediato al ex presidente de una organización internacional independiente, por ejemplo la Cruz Roja.

————————————————————————————————————————————————–

EEUU advierte a Egipto que no superará la crisis si hay más arrestos políticos

Protestas frente al blindaje del Ejército. | ReutersProtestas frente al blindaje del Ejército. | Reuters

Efe | Washington / El Mundo.es

viernes 12/07/2013 

Estados Unidos ha adevertido a Egipto de que le resultará complicado superar la crisis política actual si continúan los arrestos por motivos políticos, un día después de la detención del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía.

“Los arrestos que hemos visto en los últimos días y que estaban enfocados en grupos específicos no encajan con la reconciliación nacional que el Gobierno interino y el Ejército dicen que están buscando”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en una conferencia de prensa.

“Si los arrestos y detenciones politizados continúan, es difícil ver cómo Egipto podrá superar esta crisis”, alertó. “Un proceso inclusivo tiene que contar con la participación de todas las partes”.

La Fiscalía egipcia ordenó el miércoles la detención del líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, por instigar a la violencia frente a la sede de la Guardia Republicana, donde el pasado lunes murieron al menos 51 personas, en su mayoría islamistas.

Desde el incidente del pasado lunes, un total de 652 personas han sido detenidas por supuesto asesinato, posesión ilegal de armas y explosivos, amenaza a la seguridad pública y cortes de carretera, según la Fiscalía.

Estados Unidos cree también que el derrocado presidente egipcio, Mohamed Mursi, fue “arbitrariamente detenido”, según indicó el miércoles Psaki, aunque no ha pedido su liberación.

La Casa Blanca aún no ha decidido si considera que el derrocamiento de Mursi fue un golpe de Estado, una determinación que le obligaría por ley a suspender la ayuda a Egipto, que asciende a 1.500 millones de dólares anuales.

———————————————————————————————————————————————–

La lluvia de petrodólares del Golfo mejora el nivel de vida de los egipcios

MIKEL AYESTARANABC_ES / EL CAIRO
Día 12/07/2013 – ABC.es

Han desaparecido las colas de las gasolineras, no hay cortes de luz y la Policía ha vuelto a las calles

Adel Ahmed no se lo podía creer. El lunes 1 de julio acudió como cada mañana a su tienda de muebles en la calle y no había un solo coche haciendo cola frente a la gasolinera que ve desde su cristalera. Un día antes eran necesarias al menos cuatro horas de espera para llenar el depósito, pero esa noche el Ejército anunció la destitución de Mohamed Mursi y «como si fuera un milagro, la gasolina volvió a los surtidores», recuerda este comerciante de 62 años que, como la mayor parte de la población, no se explica un cambio semejante.

Hani Abdulfatah es el encargado de la gasolinera de la compañía Mobil que Adel Ahmed ve desde su tienda, en la calle Abu Alam del centro de El Cairo, y dice que «un día no, fueron necesarias 48 horas pararecuperar la normalidad. No se trata de un milagro: simplemente los militares cortaron los envíos a Gaza y normalizaron el reparto entre las gasolineras de todo el país». El mismo argumento que repiten en el resto de gasolineras consultadas donde los responsables aseguran que no recibían el combustible y acusan a Hamás, partido vinculado a los Hermanos Musulmanes en Palestina, de llevárselo.

La crisis energética en Egipto estalló a finales de mayo y acabó tras el relevo de Mursi. Faltaba gasolina en las gasolineras y comenzaron los cortes de electricidad, «una media de tres al día de unas dos horas de duración», recuerda Mahmoud Gamal, electricista de 25 años que aprovechó los problemas de luz para importar linternas y llegó a vender más de cincuenta al día. Ahora los aparatos chinos se acumulan en su pequeño comercio a las puertas de la plaza de Tahrir porque a nadie la hacen falta. Para Gamal «el problema fundamental era la falta de experiencia de la Administración, ha sido llegar los militares y volver a funcionar todo. Egipto necesita un general».

Lo que los opositores llaman «fallos de gestión», los Hermanos Musulmanes lo traducen como «conspiración» y acusan a la amplia red del antiguo Partido Demócrata en la Administración de provocar el caos para aumentar la presión en las calles contra el presidente. «Todo Gaza es tan grande como un barrio de El Cairo, es imposible estar desviando allí el combustible que necesita un país como Egipto simplemente por razones de espacio físico para almacenarlo», explica Abdalá Shihada, antiguo experto del Fondo Monetario Internacional (FMI) que regresó al país tras la victoria de Mursi para asesorar al ministerio de Economía.

«Los indicadores económicos eran buenos en los últimos nueve meses y el crecimiento del país estaba en 2,4 puntos. Se habían reactivado sectores como la construcción y el turismo, había aumentado larecaudación de impuestos, las medidas contra la corrupción empezaban a funcionar… pero los grandes hombres negocios de la época de Hosni Mubarak no podían permitir quedarse fuera de juego y provocaron el caos con la colaboración de las fuerzas de seguridad», argumenta Shihada, que se ha quitado el traje y la corbata y desde hace una semana vive en la acampada que la hermandad mantiene en Rabaa Al Adawiya, al norte de la capital. Un lugar donde la formación islamista planea un primer viernes de ramadán con unamanifestación multitudinaria, algo similar a lo que pretende el liberal Frente de Salvación Nacional (FSN), pero en la plaza de Tahrir.

Seguridad en las calles

El nuevo primer ministro egipcio, Hazem al Beblaui, ha comenzado los contactos para formar gobierno, pero aseguró en una entrevista telefónica a la agencia Efe que necesitará «más tiempo» porque «el país atraviesa por un periodo muy difícil». Beblaui abrió las puertas a ministro islamistas en su nuevo gabinete ya que lo que se valorará será «la profesionalidad y la credibilidad». A diferencia de Mursi, Beblaui cuenta con el respaldo de las fuerzas de seguridad, que vuelven a ser visibles en las calles de la capital, y ya ha recibido las primeras ayudas económicas de Arabia Saudí, Kuwait y Emiratos Árabes Unidos (EAU), países que mantenían una especie de «boicot oficioso al Gobierno de la hermandad», según Abdalá Shihada.

«La crisis energética del país no es culpa de la mala gestión de Mursi, ni consecuencia de una conspiración, se trata de algo estructural. Ahora han llegado muchos millones de los países del Golfo, pero en unos meses veremos de nuevo los mismos problemas. No hay paciencia para dejar funcionar a los programas de reformas y estos necesitan tiempo», lamenta Ashraf el Sherif, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Americana de El Cairo.

———————————————————————————————————————————————–

Ni determinismo ni rendición preventiva

En ningún sitio está escrito que los árabes tengan que sucumbir ante el fanatismo islamista

Día 12/07/2013 – Hermann Tertsch / ABC.es

DÍAS después del pronunciamiento militar en Egipto, cuando muchos anunciaban como prácticamente inevitable la guerra civil, parece que el sentido común se puede ir imponiendo. Los Hermanos Musulmanes han rebajado drásticamente la virulencia de su retórica y sus protestas callejeras. El peligro de la guerra civil se mantiene. Y mantendrá en el futuro previsible. Pero la guerra, que parecía inminente antes del derrocamiento de Morsi, no ha estallado. Aunque la tensión es extrema, el número de muertos no se ha disparado. Y la vida cotidiana ha experimentado claras mejoras.

Lo que demuestra hasta qué punto gran parte de la sociedad egipcia se dedicaba a la resistencia pasiva al gobierno de Morsi. Han desaparecido las colas ante las gasolineras y la policía ha regresado a la calle lo que de inmediato ha repercutido sobre la seguridad y el tráfico. Los mecanismos del Estado egipcio han comenzado a funcionar y se ha registrado una considerable llegada de divisas en forma de ayudas de países árabes y dinero privado. Claro está que, de momento al menos, ha triunfado el Egipto institucional, el gran Estado nación con estructuras que datan de la época napoleónica y son únicas en el mundo árabe.

Con una sociedad detrás que es ese viejo y tradicional cuerpo administrativo y del comercio así como la juventud urbana de una clase media surgida bajo Mubarak. Todos ellos se han movilizado de una forma insólita para frenar el permanente golpe de Estado contra la democracia que era el Gobierno de Morsi desde que obtuvo una mayoría en las elecciones. Hoy ya, hasta en los Hermanos Musulmanes reconocen muchos el terrible error de Morsi de creer que, con los comicios ganados, tenía ya abierto el camino para implantar un régimen islámico dictatorial.

En Egipto, lo mejor del pueblo se movilizó contra la implantación de la tiranía llega por los votos. Y logró sacar al ejército a la calle. Quienes se quejan, que piensen cuánto hemos echado de menos siempre que en Alemania se produjeran hechos parecidos después de la formación de Gobierno por parte de Hitler en 1933. Lo que podrían haber evitado una parte de población valiente y una Wehrmacht a la altura de las circunstancias. Los egipcios movilizados y defensores de las libertades no se han resignado a que el islamismo los dejara de inmediato de nuevo despojados de derechos.

Y son tan musulmanes como los fanáticos. Y es que, pese a los agoreros occidentales, en ningún sitio está escrito que los árabes tengan que sucumbir ante el fanatismo islamista. Siempre que haya alguien que les haga frente. Que no se resigne. Que no crea en esos determinismos históricos. Tramposos, falaces e insanos. Todas las grandes tragedias causadas por los humanos eran evitables. Si se produjeron fue por el entusiasmo y la resolución de los peores y la resignación o cobardía de quienes podían haberlas evitado.

Ni los árabes tienen que caer en manos del islamismo, ni los rusos están condenados a vivir siempre bajo un régimen criminal. Ni los europeos tienen que ser cada vez más indolentes y acobardados, ni los españoles tienen que estar cada vez más divididos en taifas y tribus de identidades fanatizadas. Ni el islamismo en Egipto ni los nacionalismos periféricos son el futuro por decreto de la historia. Hay alternativas a semejante degradación de las conquistas de las sociedades libres desarrolladas. Hay que presentarlas, promoverlas y defenderlas. Siempre hay salidas mejores que la renuncia a las libertades. Y merecen ser defendidas. Y se puede. Pese a esa peste cultural de la resignación, la querencia por la mediocridad, el apaciguamiento o la rendición preventiva, esa vocación de nuestro tiempo.

———————————————————————————————————————————————–

Alemania pide la liberación de Morsi

Westerwelle pide el fin de las detenciones arbitrarias y de la persecución política en Egipto 

 Berlín 12 JUL 2013 – El País.com (España)
El ministro alemán Westerwelle la semana pasada en Grecia. / ORESTIS PANAGIOTOU (EFE)

El ministro de Exteriores alemán, el liberal Guido Westerwelle (FDP), ha pedido la puesta en libertad del depuesto presidente egipcio Mohamed Morsi y el fin de las detenciones arbitrarias por parte de los militares en el poder desde el golpe de Estado de la semana pasada. El islamista Morsi fue elegido hace un año en unas elecciones democráticas, después de las revueltas populares que habían terminado con tres décadas de gobierno de Hosni Mubarak. Un portavoz de Westerwelle dijo el viernes en Berlín que deben “evitarse las persecuciones políticas” y “las expresiones de justicia selectiva” en Egipto.

Alemania demanda que el depuesto Morsi obtenga libertad de movimientos y también acceso a una “institución neutral” como la Cruz Roja. A la vez, la diplomacia alemana pide a los Hermanos Musulmanes que renuncien a la violencia en sus protestas contra los militares. En una llamada a la moderación ante la escalada violenta de la última semana, Westerwelle apuntó el viernes que “el regreso de la democracia a Egipto solo se logrará si todas las fuerzas políticas pueden participar en el proceso de transición”. Desde el golpe de Estado han muerto ya más de 100 personas en los enfrentamientos.

El presidente expulsado sigue bajo custodia militar y en paradero desconocido. Sus simpatizantes y otras fuerzas islamistas están llamando a las protestas multitudinarias en diversas ciudades egipcias, pero sobre todo en Cairo. Se espera que el viernes se concentren decenas de miles de manifestantes en la capital, una vez termine el ayuno del Ramadán al caer el sol. También los opositores a Morsi han convocado manifestaciones en Cairo y otras ciudades.

Un portavoz del ministerio de Exteriores egipcio dijo el miércoles que el presidente elegido por los egipcios está “en un lugar seguro” y “en condiciones dignas”. No obstante, “lo más seguro para él y para el país es que siga vigilado”, añadió. La Fiscalía egipcia ha ordenado la detención de los jefes de los Hermanos Musulmanes.

Estados Unidos ha pedido a los militares que cesen las detenciones de miembros de la organización islamista. Estas “entran en contradicción con la meta de lograr la reconciliación nacional” declarada por el Gobierno provisional egipcio. El Departamento de Estado en Washington alertó de que “más detenciones y encarcelamientos políticos podrían dificultar una salida de esta crisis en Egipto”. No obstante, Washington continuará con el suministro de armamento al ejército egipcio. En agosto llegarán al país del Nilo cuatro cazas de combate F-16.

El secretario general de Naciones Unidas, Ban-Ki Moon, también expresó su “profunda preocupación” por la violencia y por las violaciones de los derechos humanos en Egipto.

———————————————————————————————————————————————-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: