Detroit, símbolo de la industria del automóvil, se declara en quiebra


  • Detroit, símbolo de la industria del automóvil, se declara en quiebra
  • Detroit se convierte en la ciudad norteamericana más grande en declararse en bancarrota
  • Bancarrota permitirá poner fin a la decadencia de Detroit, según gobernador
  • La ciudad de Detroit suspende pagos con una deuda de 15.000 millones de euros

——————————————————————————————

Detroit, símbolo de la industria del automóvil, se declara en quiebra

Por Joe Szczesny (AFP)

DETROIT, Estados Unidos — La quiebra de ciudad estadounidense de Detroit, símbolo del auge de la industria del automóvil en el siglo XX, es una oportunidad para remontar, dijo este viernes el gobernador de Michigan, en un momento en el cual muchos jubilados temen ver recortadas sus pensiones.

Detroit se declaró el jueves en quiebra, en el último capítulo de una lenta agonía de más de medio siglo y de pésimas gestiones financieras, convirtiéndose así en la ciudad más grande de Estados Unidos en haberse declarado en quiebra.

La ciudad, en el noreste de Estados Unidos, tiene una deuda récord de 18.500 millones de dólares y las autoridades municipales ya habían advertido el mes pasado que no podrían pagar parte de este monto.

En una conferencia de prensa, el gobernador Rick Snyder defendió la decisión de declarar la ciudad en quiebra e intentó calmar a los ciudadanos.

“Queremos tranquilizar a los ciudadanos: todo va a seguir funcionando con normalidad”, expresó. “Llegó el momento de encaminar a Detroit”.

“Ahora es la oportunidad de frenar 60 años de decadencia”, dijo Snyder, quien insistió que la ciudad va a salir fortalecida de este proceso.

La población de Detroit ha disminuido a menos de la mitad desde 1950, pasando de 1,8 millones de personas a 685.000 habitantes actualmente

“Llegamos al punto donde no podemos seguir aplazando eternamente el problema”, declaró por su parte Kevyn Orr, experto encargado de gestionar la crisis.

–Casas abandonadas y récords de criminalidad

El lento declive económico y financiero de Detroit ha ido en paralelo al éxodo de sus habitantes y la ciudad ha perdido la mitad de su población en los últimos 60 años.

La ciudad ofrece un aspecto desolador, con 78.000 edificios abandonados y problemas graves en los servicios públicos. Por falta de presupuesto sólo están en actividad un tercio de las ambulancias y el 40% del alumbrado público no funciona, lo que deja a muchos barrios sin luz.

Los índices de criminalidad son los más altos de los últimos 40 años y la policía tarda 58 minutos en llegar al lugar de un crimen, frente a 11 minutos de promedio en Estados Unidos.

Se espera que esta quiebra dificulte el acceso al crédito para los ayuntamientos de Michigan y de otras ciudades, mermando la confianza sobre bonos que hasta ahora eran considerados como los más fiables.

Este proceso es seguido con atención por los trabajadores de todo el país, que temen que sus pensiones se vean disminuidas.

Los fondos de pensiones, a los que Detroit debe 9.000 millones de dólares, han lanzado un proceso judicial para evitar el recorte de las pensiones de sus suscriptores, aunque la quiebra detendrá temporalmente el proceso.

Según el encargado de gestionar el proceso de quiebra, la ciudad tiene cerca de 2.000 millones de dólares para pagar el total de 12.000 millones de la deuda que no está asegurada, lo que incluye a los fondos de pensión.

“El mayor desafío que tenemos es que no ha habido muchas quiebras de ciudades a lo largo de la historia […], por eso tenemos poca experiencia en este campo”, dijo a la AFP Douglas Bernstein, un abogado especializado en quiebras.

Más allá de los aspectos jurídicos y financieros, la quiebra de Detroit es el reflejo de la caída de la industria del automóvil en Estados Unidos, que vivió su edad de oro a principios del siglo XX.

Detroit vio nacer a los pesos pesados de la industria, los “Big Three” (Ford, Chrysler, General Motors). La ciudad estuvo marcada durante décadas por la cultura del automóvil, con grupos de rock como MC5 (“Motor City 5”) o la legendaria discográfica Motown (abreviación de “Motor Town”).

Ahora un juez tendrá que dictaminar si Detroit puede acogerse a la ley de quiebras, lo que le permitiría renegociar su deuda.

————————————————————————————————————————————————

Detroit se convierte en la ciudad norteamericana más grande en declararse en bancarrota

La ciudad llegó a ser la cuarta mayor del país, pero perdió la mitad de su población desde 1950. Hoy es sede de los tres mayores fabricantes de automóviles del país: GM, Ford y Chrysler.

por AFP y La Tercera – 18/07/2013 –

Detroit, cuna de la industria automotriz de Estados Unidos, se convirtió este jueves en la ciudad más grande en la historia del país norteamericano en declararse en quiebra y pedir amparo legal ante esta  situación, según documentos judiciales.

La ciudad, que llegó a ser la cuarta mayor del país, perdió la mitad de su  población desde 1950, expulsada por el crimen, la partida hacia los suburbios y  los problemas de la industria automotriz, que socavaron sus cimientos económicos.

“Los habitantes de Detroit (…) merecen un plan que les permita salir de  la espiral que los arrastra hacia servicios públicos cada vez peores”,  argumentó el gobernador del estado de Michigan, Rick Snyder, en una carta que  acompaña el expediente presentado ante la Justicia. “La quiebra es la única solución que permitirá a Detroit volver a ser estable y viable”, señaló Snyder.

El mes pasado la ciudad había anunciado que entraría en moratoria sobre una parte de los US$18.500 millones que debe. La quiebra o bancarrota le permitirá, de ser refrendada por la Justicia, buscar acuerdos con sus acreedores.

El gobernador Snyder nombró a un administrador de emergencia con experiencia en bancarrota este año, para reestructurar las finanzas de la ciudad. Snyder indicó que habría “deseado mucho” que esa medida ayudara a la ciudad a evitar la bancarrota. Pero ahora es tiempo de “enfrentar el hecho de que la ciudad no puede y no está pagando sus deudas cuando debe y es insolvente”. 

El gobernador enumeró una serie de problemas que muestran que Detroit ya no  puede cumplir con sus obligaciones con sus ciudadanos.

La tasa de homicidios es la mayor en casi 40 años y, por más de dos  décadas, Detroit estuvo en la lista de ciudades más peligrosas de Estados Unidos. Las personas deben esperar una media de 58 minutos para que la policía responda a sus llamados, comparado con un promedio de 11 minutos en el resto del país.

La falta de fondos para mantenimiento y reparaciones significa que solo un tercio de las ambulancias de la ciudad funcionan y los autos de policía y  carros de bomberos también están en mal estado. Hay 78.000 edificios abandonados en la ciudad, y 40% de los servicios de iluminación no funcionan.

La ciudad también alcanzó su máximo límite legal de impuestos a los ciudadanos, e incluso considerando que podría aumentarlos todavía más, los  residentes no podrían pagar un volumen mayor de tributos, remarcó Snyder

————————————————————————————————————————————————-

Viernes 19 de julio de 2013

Bancarrota permitirá poner fin a la decadencia de Detroit, según gobernador

Diario Financiero

La bancarrota de Detroit (EE.UU.) puede ser la ocasión para “terminar con sesenta años de decadencia”.

EFE

Bancarrota permitirá poner fin a la decadencia de Detroit, según gobernador

La bancarrota de Detroit (EE.UU.) puede ser la ocasión para “terminar con sesenta años de decadencia”, según declaró hoy el gobernador de Michigan, Rick Snyder, quien advirtió, no obstante, de que es posible que los acreedores nunca reciban sus pagos.

“Desde 2000 la ciudad ha perdido el 28% de su población, y el 38% de su presupuesto se gasta pagando obligaciones del pasado como las pensiones”, dijo hoy el administrador de emergencia de Detroit, Kevyn Orr.

Ambos comparecieron ante los medios para explicar la declaración de bancarrota, la más importante de una municipalidad en la historia estadounidense, que fue recomendada por Orr y autorizada ayer por Snyder.

Según el gobernador, “ésta es la oportunidad para terminar con sesenta años de decadencia”.

Snyder había declarado la emergencia financiera de Detroit en marzo pasado y había designando a Orr como administrador.

“Tratamos de superar esta situación durante los últimos cuatro años”, recordó el alcalde Dave Bing. “Pero ha sido muy, muy difícil”, admitió.

Tras la declaración de bancarrota, se abre un período de treinta a noventa días durante el cual un juez federal determinará si la ciudad puede ampararse en el Capítulo 9, Sección 11 del Código de EE.UU.

Esta disposición legal se aplica exclusivamente a los municipios, y su propósito es permitirle que reestructuren sus deudas, esto es, que pongan en orden de prioridad a sus acreedores, algunos de los cuales recuperarán parte de sus dineros y otros nada.

Los más preocupados son los sindicatos que representan a los empleados municipales cuyos fondos de pensión tienen prioridad dudosa entre los acreedores, y cuyos afiliados encaran más cortes de sus sueldos y beneficios.

Las bancarrota municipal mayor, hasta ahora, había sido la del Condado Jefferson, en Alabama, que en 2011 pidió la protección de sus acreedores con deudas por US$ 4.200 millones de los cuales 3.140 millones correspondían a obras sanitarias.

Detroit, cuyo nombre fuera símbolo de urbe industrial en EE.UU., llega ahora a su 312 cumpleaños en quiebra, con población disminuida, deudas por 15.000 millones de dólares y un futuro incierto que amenaza también a otras ciudades estadounidenses.

———————————————————————————————————————————————–

Tras negarse el Gobierno de Obama a rescatarla

La ciudad de Detroit suspende pagos con una deuda de 15.000 millones de euros

Vivienda abandonada en Detroit. | ReutersVivienda abandonada en Detroit. | Reuters

  • El declive de la industria del motor ha tumbado la ciudad
  • El 36% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza

Pablo Pardo | Washington – El Mundo.es

viernes 19/07/2013 

Sepultada por una crisis interminable, la ciudad de Detroit, en la que llegaron a venderse casas por un dólar (75 céntimos de euro) en 2008, acaba de suspender pagos en lo que constituye la mayor reestructuración de la deuda de una ciudad estadounidense de la Historia.

En total, la ‘ciudad del motor’ cancela el pago de intereses y principal de una deuda estimada en 20.000 millones de dólares (15.200 millones), después de que el Gobierno de Barack Obama haya rechazado rescatarla. Los pasivos de Detroit son casi siete veces los del condado de Jefferson, en Alabama, que suspendió el pago de sus 3.100 millones de euros (3.900 millones de dólares) en 2007, en lo que hasta ahora era la mayor crisis municipal de EEUU.

La suspensión de pagos se ha producido después de que el administrador especial de la ciudad, Kevyn Orr, no haya logrado un acuerdo con los acreedores. En Estados Unidos, sin embargo, las suspensiones de pagos son mucho menos dramáticas que en Europa. Simplemente se trata de procesos en los que el deudor se reestructura y los acreedores se resignan a ver cómo pierden una parte de su inversión. La petrolera Texaco (en la actualidad, parte de Chevron) o el condado de Orange (uno de los más ricos del país, en California) están entre las entidades que han suspendido pagos en el pasado sin mayores problemas.

Aún así, la situación financiera de Detroit es un ejemplo de la crisis de muchos centros urbanos estadounidenses, cuyos ingresos fiscales fueron pulverizados por la recesión de 2007 a 2009, combinada con el cambio estructural de su economía. Detroit fue en los años 40 ‘el Arsenal de la Democracia’, por los vehículos blindados y armas que se hacían en sus fábricas. Después pasó a transformarse en ‘la ciudad del motor’, en la que la gente era ‘fan’ de un fabricante de coches u otro como en otros sitios se puede serlo de un equipo deportivo.

El declive de la industria del motor estadounidense, que lleva, con altibajos, desde los 70, ha sido lo que ha tumbado a Detroit. Hoy, el municipio tiene 700.000 habitantes, apenas el 35% de su máximo en los años 50. La población de clase media y media-alta se ha trasladado a los suburbios, donde vive en las clásicas viviendas unifamiliares estadounidenses, huyendo del centro, que ha sido tomado por vagabundos y tres casinos en los que ancianos funden sus pensiones en máquinas tragaperras a la sombra de las monumentales torres del cuartel general de General Motors.

El 36% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, y Detroit es la ciudad de más de 200.000 habitantes con una tasa de delincuencia más alta de todo EEUU. Más de 40.000 solares y viviendas vacíos han hecho que el Ayuntamiento haya lanzado un plan para derruir edificios abandonados. Todo ello en la ciudad en la que está la sede de tres empresas que han construido la tercera parte de los coches que circulan en todo el mundo.

A eso se ha sumado la corrupción, que llegó al extremo con el ex alcalde de la ciudad, Kwame Kilpatrick, que está en la cárcel por una lista considerable de delitos entre los que figura haber tratado de pegar una paliza al policía que fue a arrestarle a su casa.

La situación, así, se ha agravado. Al irse a los suburbios (que en EEUU no tienen el sentido derogatorio de España, sino al contrario), los residentes más ricos han dejado de pagar impuestos a Detroit, que es donde se concentran los pobres. Ahora, la suspensión de pagos obligará a la ciudad a recortar todavía más los programas de asistencia social.

————————————————————————————————————————————————-

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: