Ariel Castro es condenado a más de 1.000 años de prisión


  • Cadena perpetua para el secuestrador de Cleveland: ‘No soy un monstruo, estoy enfermo’
  • Ariel Castro es condenado a más de 1.000 años de prisión
  • Secuestrador de Cleveland se declara culpable para no enfrentar pena de muerte
  • Secuestrador de Cleveland es sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional
  • Aumentan interrogantes sobre cómo no descubrieron antes cautiverio de mujeres en EEUU
  • Los vecinos de las secuestradas de Cleveland desvelan ahora sus sospechas
  • Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland
  • La policía encuentra ‘cadenas y cuerdas’ en la casa de Cleveland
  • FBI INVESTIGA CONEXIÓN DE UNA CUARTA DESAPARECIDA CON EL CASO DE CLEVELAND
  • Los hermanos detrás del triple secuestro en Cleveland
  • Halladas con vida tres jóvenes desaparecidas en EE UU hace 10 años
  • Los sospechosos del secuestro: tres hermanos hispanos de 50 años
  • Héroe en el día libre
  • Cronología de otros horrores
  • Una de las tres desaparecidas de Cleveland tiene una hija de 6 años

————————————————————————————————————————-

Sentencia final a Ariel Castro

Cadena perpetua para el secuestrador de Cleveland: ‘No soy un monstruo, estoy enfermo’

Ariel Castro, en la Audiencia. | Reuters

Ha sido condenado a cadena perpetua y a otros 1.000 años más de prisión

Evita la pena de muerte y no opta a libertad condicional

Castro ha mantenido en todo momento un discurso incoherente

Michelle, una de las secuestradas, ha leído un escrito

ELMUNDO.ES/Agencias |

Antes de conocer la sentencia final, cadena perpetua más otros 1.000 años, el ‘monstruo de Cleveland’, Ariel Castro, de 53 años, ha tenido la oportunidad de hablar en la audiencia. Un discurso bastante incoherente en el que ha reconocido los secuestros y los abusos pero en el que ha destacado, también, el buen ambiente familiar presente en el hogar.

Castro ha afirmado sentirse “una víctima más”, aunque no ha excusado su comportamiento. “No soy un monstruo, estoy enfermo”, y ha aludido, entre otras patologías, a sus problemas sexuales, como su “adicción al porno”.

“Cuando secuestré a mi primera víctima, no planeaba lo que hice. Cuando me levanté esa mañana no me dije ‘voy a secuestrar a una mujer”, ha señalado Castro. “Sé que lo que hice está mal pero no soy una persona violenta. Simplemente las mantuve ahí, sin dejarlas salir”.

“La vida humana tiene valor para mí. Mi hija puede decir que tiene el mejor padre del mundo, nunca vio violencia en esa casa. Así intenté criarla, para que no estuviera traumatizada”, ha afirmado. Se refiere a la niña que tuvo con Amanda, una de las mujeres que cautivó.

Castro ha negado haber torturado a las tres mujeres que secuestró. “Veo a Gina y parece estar normal, actúa normal… Y una persona que ha sido torturada no se comporta así”.

Y ha añadido: “estas chicas no eran vírgenes, habían tenido múltiples encuentros sexuales antes del mío”.

Michelle Knight, una de las secuestradas, durante su intervención.| Reuters

Las palabras de Michelle

Castro, que se ha disculpado ante las víctimas y sus familias, ha escuchado las declaraciones de distintos testigos. La principal de ellas, la de Michelle Knight, una de las mujeres secuestradas por él durante una década.

“Lloré cada noche, los años se volvieron una eternidad”, contó entre sollozos. “Nadie debería tener que pasar por lo que yo pasé”, agregó al recordar que cuando fue secuestrada en 2002 tenía un hijo de apenas dos años que se quedó “muy solo”.

“Te llevaste 11 años de vida y no los puedo recuperar… Pasé 11 años en el infierno y ahora tu infierno está sólo empezando… Sobreviviré y tú te morirás un poco cada día”, la ha dicho Michelle a Castro, que ha leído un escrito.

Michelle ha tenido palabras también para Gina, su compañera de cautiverio. “Nunca me dejó caer. Mi amistad con ella es la única cosa buena que saco de esta situación. Gina solía curarme después de los abusos”. Y ha añadido: “dijimos que un día saldríamos vivas y lo conseguimos”.

“Mereces pasar la vida en prisión. Puedo perdonar pero no olvidaré jamás. Escribir esta declaración me hace ser una mujer más fuerte”, ha recalcado.

Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight.

Familiares de las otras dos mujeres

En este último día del juicio, también han intervenido la prima de Gina DeJesus, Sylvia Colon, y la hermana de Amanda Berry, Beth Serrano.

Colon ha recalcado que Gina “no es una víctima sino una superviviente” y le ha dicho a Castro, en castellano: “Que Dios se apiade de su alma”.

Por su parte, Beth Serrano ha explicado que su hermana no quiere hablar de lo sucedido: “Tiene una hija de la que cuidar. Quiere que se le respete su privacidad… Desea proteger a su hija de las historias que han sucedido y decidir cuándo y cómo contarle esta horrible tragedia“.

Castro ya se había declarado culpable

La semana pasada Castro se declaró culpable de 937 cargos criminales durante el cautiverio de tres jóvenes, Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, durante casi una década.

La rapidez del desenlace de este juicio se debe al acuerdo al que han llegado los abogados de Castro con la Fiscalía y que determina que sea condenado a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional a cambio de evitar la pena de muerte.

De esta forma, la Fiscalía trata de evitar una larga retahíla de comparecencias de las tres víctimas en las que tendrían que hablar, y recordar, todos los detalles del cautiverio que sufrieron.

Entre los 927 cargos, Ariel Castro ha reconocido delitos como el de secuestro, de las tres jóvenes y de la pequeña de seis años que tuvo con Amanda Berry, violación y hasta asesinato por forzar Michelle Knight a abortar durante su cautiverio, sin embargo, como han asegurado los fiscales, nunca ha expresado su arrepentimiento.

Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight han aparecido muy poco en público desde que fueran puestas en libertad. Se les pudo ver en un vídeo que grabaron para expresar su gratitud por el apoyo recibido y para solicitar que se respete su privacidad. Además, Berry apareció en un concierto en Cleveland el pasado sábado y saludó a la multitud.

El oscuro pasado familiar del monstruo de Cleveland

Su hija fue condenada a 25 años de cárcel por intentar asesinar a su bebé.

Esta foto fue subida por Ariel Castro a su cuenta de Facebook / Archivo particular.

Cada día se conoce más sobre la vida de Ariel Castro, el hombre que secuestró y violó durante diez años a tres mujeres a quienes retuvo a la fuerza en su casa ubicada en Cleveland, Estados Unidos.

Aunque en el perfil de su cuenta de Facebook, el hombre aparenta ser un pariente cariñoso y un amante de la salsa, detrás de sus comentarios públicos se esconde un pasado oscuro.
Luego del esperado rescate de las tres mujeres que fueron sus víctimas durante una década, se conoció que una de sus hijas está condenada desde el 2008 a 25 años de prisión por intentar asesinar a su bebé de 11 meses.

Se trata de Emily Castro. El 4 de abril del 2007 esta joven de 19 años, en medio de una depresión que se agudizó por el abandono de su esposo, intentó matar a su hija, quien hoy tiene siete años.

Los hechos ocurrieron en la casa de Emily, ubicada en la avenida Parkhill, en Fort Wayne (Indiana). Allí la Policía llegó por una llamada de Heather Powell, una vecina, quien tras ver a una mujer con una niña ensangrentada, llamó a los servicios de emergencia.

Quien cargaba a la bebé era Grimilda Figueroa, la fallecida madre de Emily. La mujer relató a la Policía cómo sucedieron los hechos y responsabilizó a su hija de la agresión.

Al llegar a la casa, las autoridades observaron que la bebé tenía unos cuatro cortes muy profundos en la garganta y encontraron a Emily “cubierta de barro, agua y sangre”, según dice el auto judicial, además presentaba heridas autoinfligidas de arma blanca en el cuello y en ambas muñecas.

La mujer confesó que había intentado asesinar a su niña para vengarse de su novio y tenía la intención de suicidarse.

En su momento, el abogado defensor de la hija de Castro aseguró que la joven padecía graves problemas mentales. No obstante, Emily fue condenada.

“Lo que ocurrió con Janyla fue grave, impensable e irreversible. Pero lo que ocurrió con Emily no fue menos grave”, dijo Ariel ‘Anthony’ Castro, hermano de la agresora que hoy cumple su condena en el Centro Correccional de Rockville, en Indiana.

Según varios medios, el novio de Emily se llamaba Deangelo González. La relación sentimental comenzó en el 2005. Luego de que se confirmó el embarazo, la pareja decidió mudarse a Fort Wayne.

Al atroz episodio de Emily se suma el pasado de su padre, quien a través de una carta conocida por el FBI revela que contemplaba suicidarse. La misiva fue descubierta tras la captura del puertorriqueño. En la carta, el hombre asegura que fue abusado sexualmente en su infancia y describe cómo fueron las capturas de sus víctimas.

En la misiva, Castro también relata los hechos más relevantes de su vida, incluidos los supuestos abusos que sufrió a manos de sus padres, así como que uno de sus tíos le violó cuando Castro era niño.

La cadena WOIO de Cleveland, que indicó que ha tenido acceso a la carta, señaló que en la misiva Castro se identifica como “un depredador sexual” y expresa su necesidad de ayuda.

Según WOIO, Castro también escribió que “están aquí contra sus deseos porque cometieron el error de subirse a un automóvil con un desconocido”.

Medios de información de Cleveland informaron que las autoridades penitenciarias están vigilando las 24 horas del día a Castro por temor a que se suicide. El hombre, de 52 años de edad, está encarcelado en la prisión del condado de Cuyahoga, en Cleveland. Según los medios locales, un agente vigila constantemente a Castro, quien se encuentra solo en una celda y parece “abatido”.

Castro y sus dos hermanos, Onil y Pedro, comparecieron este jueves ante una juez de Cleveland que estableció una fianza de ocho millones de dólares para Ariel y dejó en libertad a los otros dos hermanos. Durante la audiencia, Ariel Castro estuvo cabizbajo y sin comunicarse con sus dos hermanos.

Con información de EFE

—————————————————————————————————————————————————————————————

Ariel Castro es condenado a más de 1.000 años de prisión

BBC Mundo

Ariel Castro, secuestrador de ClevelandCastro se disculpó con sus víctimas pero rechazó ser calificado como un depredador sexual.

Ariel Castro fue sentenciado a cadena perpetua sin posibilidad de salir en libertad condicional tras declararse culpable de mantener cautivas durante 10 años a tres mujeres en su casa en un suburbio de la ciudad de Cleveland, en EE.UU., el pasado viernes 26 de julio.

El hombre, de 53 años y origen puertorriqueño, aceptó la cadena perpetua y de esta forma evitó una posible pena de muerte por 937 delitos de homicidio, secuestro, violación y asalto que le fueron formulados.

Tras leer la letanía de cargos contra el acusado, el juez Michael Russo, especificó que, por la gravedad de los delitos, muchas de las sentencias que las cumplirá de forma consecutiva y que eso garantizará que el condenado no saldrá de la prisión bajo ninguna circunstancia.

Adicionalmente, Castro deberá pagar unos US$ 100.000 en costos relacionados con el juicio.

El 6 de mayo una de las tres secuestradas -Amanda Berry- logró escapar y alertó a las policía que logró rescató a Michelle Knight y Gina DeJesus.

Las mujeres desaparecieron entre 2002 y 2004. Fueron secuestradas de forma separada y según la parte acusadora fueron mantenidas en cautiverio y violadas repetidamente.

En declaraciones al tribunal previas al anuncio de la sentencia, Castro aseguró que “no era un monstruo”, negó ser “un depredador sexual violento” sino que “simplemente era un enfermo”, aunque sugirió que las relaciones sexuales que mantuvo con ellas fueron consensuadas.

En un tono lloroso Castro dijo que se disculpaba ante sus víctimas y les pidió perdón nombrando a cada una, aunque aseguró que en la casa había “gran armonía” y que las secuestradas, a quienes afirmó no haber torturado nunca, eran “felices”.

Pero el juez Russo dijo a Castro que siempre tuvo la posibilidad de elegir y que le quitó a sus víctimas, que eran adolescentes al momento de ser secuestradas, la posibilidad de crecer y socializar.

“Lloré cada noche”

Poco antes Michelle Knight, una de las mujeres secuestradas por Castro aseguró que el hombre le robó 11 años de su vida y aunque dijo que puede perdonarle “nunca” olvidará, y que merece pasar el resto de su vida en prisión.

“Lloré cada noche, los años se volvieron una eternidad”, contó una sollozante Knight, “nadie debería tener que pasar por lo que yo pasé”, y recordó que cuando fue secuestrada en 2002 tenía un hijo de apenas dos años que se quedó solo.

Los investigadores del caso destacaron que las características de la zona de Cleveland donde vivía Castro, un barrio pobre del este de la ciudad, facilitó que el secuestro se prolongara por tanto tiempo sin ser descubierto.

Se trata de barrios con muchas casas derruidas, deshabitadas y a veces condenadas con tablones en sus ventanas donde se ve poca gente realizando actividades en las calles.

Los cuerpos de policía destacan que este tipo de casas generalmente sirven de guaridas para delincuentes y drogadictos y por eso muchas ciudades procuran derrumbarlas para evitar la propagación de crímenes.

Es un fenómeno que se ocurre particularmente en las ciudades del llamado cinturón industrial del noreste de EE.UU., donde lo que antes eran zonas de clase media se han ido empobreciendo debido al cierre de empresas y la pérdida de fuentes de trabajo.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Secuestrador de Cleveland se declara culpable para no enfrentar pena de muerte

Viernes, 26 de julio de 2013
Ariel CastroAl declararse culpable, Castro evita la pena capital. Pasará el resto de su vida en la cárcel.

Ariel Castro, el hombre acusado de mantener cautivas durante 10 años a tres mujeres en su casa en un suburbio de la ciudad de Cleveland, en EE.UU., se declaró el viernes culpable de los cargos.

Castro aceptó la cadena perpetua y de esta forma evita una posible pena de muerte.

El sujeto, de 53 años, enfrentaba cargos de homicidio, secuestro, violación y asalto.

El 6 de junio una de las tres mujeres secuestradas -Amanda Berry- logró escapar y alertó a las autoridades. La policía llegó al lugar y rescató a Michelle Knight y Gina DeJesús.

Las tres mujeres desaparecieron entre 2002 y 2004. Fueron secuestradas de forma separada y mantenidas en cautiverio en la casa, encadenadas. Castro las violó repetidamente.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Secuestrador de Cleveland es sentenciado a cadena perpetua sin libertad condicional

El juez impuso la pena por los cargos de homicidio agravado así como por cientos de otros delitos que incluyen secuestro y violación.

por Agencias – 01/08/2013 – Latercera
Michelle Knight, da su testimonio durante la audiencia de Ariel Castro, antes de conocerse la sentencia definitiva.© Reuters
Michelle Knight, da su testimonio durante la audiencia de Ariel Castro, antes de conocerse la sentencia definitiva.

Ariel Castro, quien se ha declarado culpable de violar, maltratar y secuestrar durante una década a tres mujeres de Cleveland (Ohio, EE.UU.), fue sentenciado hoy a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

El juez Michael Russo impuso la pena por los cargos de homicidio agravado -debido a que puso fin a los embarazos de una de sus cautivas- así como por cientos de otros delitos que incluyen secuestro y violación.

Castro dijo hoy que no es “un monstruo” y que está “enfermo”, durante la audiencia horas antes de conocer su sentencia.

“Creo que yo soy también una víctima”, sostuvo Castro, de origen puertorriqueño, tras relatar que sufrió abusos sexuales cuando era joven y habló también de su adicción a la pornografía.

“No estoy tratando de poner excusas. Sé que obré mal, pero no soy una persona violenta”, indicó.

Castro relató que en la casa en la que mantuvo secuestradas a las tres mujeres había “armonía” y que las acusaciones de abusos sexuales son “falsas”, puesto que, según él, “muchas veces” ellas le pidieron tener sexo.

De origen puertorriqueño y ex conductor de un autobús escolar, Castro se declaró culpable de 937 cargos de los casi 1.000 que enfrentabadespués de que su defensa llegara a un acuerdo con la fiscalía para evitar la pena de muerte.

Las tres víctimas, Michelle Knight, Amanda Berry y Gina DeJesús, fueron secuestradas cuando aún eran menores de edad en los años 2002, 2003 y 2004, y recuperaron la libertad en mayo pasado.

El pasado 6 de mayo, en un descuido de Castro, Berry logró escapar y pedir auxilio a gritos y un vecino, Charles Ramsey, acudió en su rescate y ayudó a la joven a romper la puerta de la casa en la que estaba secuestrada.

Berry dijo a sus rescatadores que en la casa había más personas recluidas contra su voluntad: DeJesús, desaparecida en 2004 con 14 años; Knight, cuyo rastro se perdió en 2002, cuando tenía 20; y su propia hija, de seis años, fruto de los abusos de Castro.

El testimonio de una de las víctimas

Michelle Knight, una de las tres mujeres que estuvo cautiva en Cleveland durante más de una década, dijo hoy que Ariel Castro, su secuestrador, le “robó” 11 años de su vida, que le puede perdonar, pero “nunca” olvidará, y que merece pasar el resto de su vida en prisión.

“Lloré cada noche, los años se volvieron una eternidad”, contó entre sollozos Knight durante la audiencia en Cleveland antes de conocerse la sentencia de Castro.

“Nadie debería tener que pasar por lo que yo pasé”, agregó al recordar que cuando fue secuestrada en 2002 tenía un hijo de apenas dos años que se quedó “muy solo”.

Knight instó a Castro a que piense en las “atrocidades” que les hizo a ella y a las otras dos mujeres, Amanda Berry y Gina DeJesús. Los secuestros se produjeron en los años 2002, 2003 y 2004 y duraron hasta el 6 de mayo pasado.

También indicó que su amistad con DeJesús “fue lo único bueno” que puede rescatar de su traumática experiencia y le dijo a Castro que su propio “infierno” acaba de empezar.

————————————————————————————————————————————————————————————–

08 de mayo de 2013

Aumentan interrogantes sobre cómo no descubrieron antes cautiverio de mujeres en EEUU

Terra Chile

A medida que las autoridades se preparan para presentar cargos contra tres hermanos sospechosos de haber mantenido cautivas a tres jóvenes mujeres durante casi una década, la policía dijo el miércoles que encontró cadenas y sogas usadas para atar a las víctimas dentro de la casa en Cleveland donde eran retenidas.

Algunos detalles sobre el calvario de las mujeres comenzaban a conocerse a medida que la euforia por su rescate el lunes daba paso a cuestionamientos sobre cómo su cautiverio en una casa en una calle residencial de Cleveland, Ohio, no fue detectado por tanto tiempo.

Varios vecinos afirmaron haber llamado a la policía para informar sobre actividades sospechosas en la vivienda en un barrio del lado oeste de Cleveland, donde Amanda Berry, Gina DeJesus, Michelle Knight y la hija de 6 años de Berry escaparon de sus captores.

Sin embargo, la policía negó que esas llamadas telefónicas de los vecinos hayan tenido lugar.

“No tenemos registros de esas llamadas en los últimos 10 años”, declaró el jefe de la policía de Cleveland, Michael McGrath, al programa “Today” de NBC.

McGrath agregó que tenía confianza en que la policía no perdió oportunidades para encontrar a las mujeres desaparecidas.

“Absolutamente, no hay duda al respecto”, aseguró.

Agentes del FBI registraron la casa donde se cree que estuvieron cautivas las mujeres desde que desaparecieron entre el 2002 y el 2004, en el mismo barrio, comentó McGrath.

“Tenemos confirmación de que fueron atadas y había cadenas y sogas en la casa”, explicó, pero los agentes no descubrieron restos humanos en el lugar.

A las mujeres se les permitía salir de la casa “muy raramente” durante su cautiverio y “eran soltadas en el patio trasero de vez en cuando”, declaró el jefe de policía de Ohio.

Las mujeres están en buenas condiciones físicas, “considerando las circunstancias”, añadió.

McGrath dijo que se esperaba que los tres sospechosos sean acusados formalmente al final del día, que estaban siendo interrogados y que “sí, están hablando”.

Un sospechoso, Ariel Castro, de 52 años -que fue despedido de su empleo de chofer de autobús escolar en noviembre del 2012 por “falta de juicio”-, fue arrestado casi inmediatamente después del escape de las mujeres el lunes.

Sus hermanos Pedro Castro, de 54 años, y Onil Castro, de 50, fueron arrestados poco tiempo después.

VECINOS REPORTAN INCIDENTES SOSPECHOSOS

El cautiverio de las mujeres llegó a su fin abruptamente el lunes después de que un vecino, alertado por el sonido de gritos, rompió una puerta para rescatar a Berry, cuya desaparición en el 2003, cuando era una adolescente, fue ampliamente cubierta en los medios locales.

El vecino la ayudó a realizar un llamado telefónico de emergencia a las autoridades.

Amanda Berry, de 27 años, fue encontrada junto a su hija de 6 años, concebida y nacida durante su cautiverio, junto a Gina DeJesus, de 23 años -que desapareció en el 2004, con 14 años- y a Michelle Knight, de 32 años, que tenía 20 años cuando desapareció en el 2002.

El alcalde de Cleveland, Frank Johnson, dijo el martes que funcionarios de seguridad social infantil habían visitado la casa en enero del 2004 porque se había informado que Castro había dejado a una niña en un autobús escolar cuando paró para almorzar en un restaurante de comida rápida.

Sin embargo, nadie abrió la puerta y una investigación posterior no halló intenciones criminales, afirmaron funcionarios.

En tanto, han aumentado los cuestionamientos sobre por qué el cautiverio de las mujeres no fue detectado antes.

“No registramos lo suficiente. Ella estuvo bajo nuestras narices todo el tiempo”, comentó Angel Arroyo, un párroco que había distribuido panfletos sobre la desaparecida Gina DeJesus en el barrio.

Además del incidente en el autobús escolar en el 2004, funcionarios de la ciudad dijeron que una búsqueda en una base de datos no halló registros de llamados a la casa o informes sobre cualquier irregularidad durante los años en cuestión.

“No tenemos indicaciones de que vecino alguno, transeúntes, testigos o cualquier otra persona haya llamado jamás con información sobre la actividad que ocurría en esa casa en Seymour Avenue”, sostuvo el alcalde.

El vecino Israel Lugo aseguró haber llamado a la policía en noviembre del 2011 después de que su hermana vio a una muchacha en la casa con un bebé en brazos y gritando por ayuda. Agregó que la policía llegó, golpeó la puerta varias veces, pero se retiró después de que nadie respondió.

En la única visita reconocida a la casa por parte de funcionarios del Departamento de Servicios para los Niños y la Familia del Condado de Cuyahoga en enero del 2004 -más de un año tras la desaparición de Knight y ocho meses tras la desaparición de Berry-, nadie respondió a la puerta, dijo el alcalde.

———————————————————————————————————————————————-

Los vecinos de las secuestradas de Cleveland desvelan ahora sus sospechas

ABC.ESABC_ES / MADRID
Día 08/05/2013 –

Uno de ellos aseguró haber escuchado gritos dentro de la vivienda además de ver a una mujer desnuda y encadenada. El secuestrador se paseaba, además, con la hija de la secuestrada en el parque

Tras la liberación de las tres jóvenes poco a poco se van conociendo testimonios de algunos vecinos que, curiosamente, cuentan a los medios de comunicación que tenían sus sospechas acerca de lo que podía estar sucediendo en la casa donde las mujeres permanecieron secuestradas durante diez años.

Independientemente de la credibilidad que se les pueda dar a estas afirmaciones, lo que también se va sabiendo es que en hasta dos ocasiones la policía acudió a la vivienda, en los años 2000, y 2011, y uno de los detenidos como posible autor de los secuestros fue interpelado por los agentes en 2004, cuando acercaba a un niño a la parada de autobuses.

Según informa este miércoles la CNN, en el año 2011 un vecino identificado como Israel Lugo habría avisado a la Policía tras oír gritos en la vivienda, pero «cuando los agentes acudieron a la casa nadie les abrió la puerta». Este testigo dice además que en otra ocasión vio a uno de los detenidos, Ariel Castro, con una niña, y al preguntarle este le contestó que «era la hija de su novia».

Otra de las vecinas, identificada por la CNN como Nina Samoylicz, aseguraba a esta cadena que ella misma llamó a policía hace cerca de dos años después de ver una mujer desnuda en el patio trasero de la casa de Castro. Samoylicz dice ahora que cuando intentó dirigirse a la mujer un hombre le indicó que entrase en la casa.

El propio Castro habría avisado a la policía en el año 2000 porque se estaba produciendo una pelea en la puerta de su casa.

En cuando a la investigación policial, está previsto que en las próximas horas se interrogue a Ariel Castro y a sus dos hermanosPedro y Onil, con la intención de reconstruir los hechos. Se sospecha que durante el cautiverio podrían haber nacido más niños, y se habrían producido entre dos o tres abortos.

———————————————————————————————————————————————-

Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland

M.ARRIZABALAGA ARRIZABALAGA11 / MADRID – ABC.es
Día 08/05/2013 –

¿Nadie sospechó nada? ¿Hubo más jóvenes secuestradas? ¿Cómo fue la vida de Amanda Berry, Michelle Knight y Gina DeJesus en los diez años de cautiverio?

Pulse para ver el video
EFE
La casa donde permanecieron secuestradas las tres jóvenes durante una década

«La pesadilla ya ha pasado», señaló ayer el FBI tras la liberación de las tres jóvenes que permanecieron una década en cautiverio en Cleveland.Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight se encuentran ya con sus familias y los supuestos secuestradores detenidos, pero aún quedan «muchas preguntas por responder» sobre este caso que ahora se investigan, según señaló ayer el alcalde de esta ciudad de Ohio, Franck Johnson.

1. ¿Cómo pudieron pasar diez años retenidas sin que el vecindario sospechara nada?

Hasta que Charles Ramsey oyó gritar a Amanda Berry pidiendo auxilio desde la casa y junto a otro vecino rompió a golpes la puerta de la vivienda, los vecinos de la Avenida Seymour de Cleveland, en su mayoría hispanos, no sospechaban de que en esa casa habían vivido prisioneras las tres jóvenes durante una década. Angie García, cuya tía vive en la casa de enfrente, aseguró que nunca supo que allí vivieran mujeres. «Nunca las vimos y eso que siempre estábamos fuera de la casa», en el porche o en jardín. El inmueble parecía vacío y solo de vez en cuando se veía a su propietario, Ariel Castro, en el lugar, como si únicamente pasara para comprobar su estado. Por este motivo, se cree que las tres mujeres permanecieron ocultas durante todo el tiempo en el sótano de la vivienda.

Juan Pérez, un vecino de Castro durante décadas, dijo al canal WEWS, que Ariel era una persona afable, que mantenía una buena relación con los vecinos y que solía dar paseos a los niños del barrio en su todoterreno.

Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland

Algunos vecinos empiezan a desvelar ahora sus sospechas. Varios vecinos afirman haber llamado a la policía tras ver a tres jóvenes caminando a cuatro patas, desnudas y con cadenas de perro en el cuello, según informa hoy el Daily Mail, pero las autoridades no les creyeron.

2. ¿La Policía nunca sospechó?

Hasta en dos ocasiones las autoridades visitaron la vivienda en los últimos años, sin ver nada sospechoso. En 2004, cuando ya Amanda y Michele habían sido secuestradas, acudieron a la casa de Ariel Castro para aclarar por qué había dejado encerrado a un estudiante en el autobús escolar que conducía cuando aparcó el vehículo en la cochera durante la hora de la comida. Nadie respondió dentro de la vivienda ese día y la policía abandonó el lugar sin continuar las pesquisas. Antes de los secuestros, en el año 2000, el propio Castro había llamado a la Policía para denunciar una pelea callejera.

Las autoridades señalaron ayer que en los últimos años se habían recibido avisos ciudadanos con supuestas pistas para dar con las desaparecidas, pero ninguna conducía a la vivienda de los Castro.

3. ¿El resto de la familia Castro nunca supo de los secuestros?

Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland

EFE
Ariel Castro

Ariel Castro, de 52 años, y sus hermanos Onil, de 50, y Pedro, de 54, están siendo interrogados por el secuestro de las tres jóvenes. Los tres son de origen puertorriqueño. Un hijo de Ariel Castro, que tiene 31 años, aseguró ayer no saber nada sobre el asunto y consideró «más allá de toda comprensión» lo sucedido. Él mismo escribió un reportaje sobre los secuestros en la prensa local, alabando los esfuerzos hechos por los vecinos para localizar a Gina DeJesus. Un tío de los hermanos Castro, que tiene una tienda de comestibles en la misma calle aunque apenas se relacionaba con ellos, dijo que sus sobrinos y la familia de DeJesus, habían «crecido juntos».

4. ¿Por qué Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight?

La primera secuestrada, Michelle Knight, desapareció en 2002 con 20 años. Había perdido la custodia de su hijo, por lo que algunos familiares pensaron que se había ido por propia voluntad debido al enfado. Un año después era raptada Amanda Berry, cuando salía de su trabajo en un restaurante de comida rápida para volver a su casa, un día antes de su 17 cumpleaños. Gina DeJesus fue secuestrada con apenas 14 años, en el camino de su casa al colegio.

5. ¿Pidieron ayuda en alguna ocasión antes de que Charles Ramsey oyera los gritos de auxilio de Amanda?

Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland

REUTERS
La puerta, rota a golpes

«No está aquí ahora. Por eso he logrado escaparme», explicó Amanda Berry a la Policía en la dramática llamada que realizó desde el móvil de un vecino. Su valentía permitió la liberación minutos después de sus compañeras de cautiverio, Gina y Michelle. ¿Hubo antes algún intento de huida que no prosperó? El FBI ha concluido sus entrevistas con las tres jóvenes, pero aún no ha trascendido si hubo otras tentativas de fuga anteriores. Según la policía de Cleveland, los Castro mantenían encadenadas a las tres jóvenes.

6. ¿Hubo más jóvenes secuestradas en la casa de los Castro?

El rescate ha reabierto el caso de Ashley Summers, otra joven desaparecida en Cleveland en 2007. Aunque se llegó a pensar que había huido de casa, ahora se investiga la posibilidad de que hubiera sido también secuestrada. Ariel Castro tiene otras propiedades, que van a ser registradas por la Policía.

7. ¿Cómo fue su vida en los diez años de cautiverio?

La presentación formal de los cargos contra los hermanos Castro revelará si las tres jóvenes fueron violadas o sufrieron otros tipos de abusos o torturas. Los investigadores han obviado hasta el momento cualquier referencia, ni siquiera sobre quién es el padre de la hija de Amanda Berry que nació hace 6 años durante el cautiverio y que, según los vecinos que la vieron salir, tiene rasgos hispanos.

Ocho interrogantes de los secuestros de Cleveland

AFP
Amanda Berry

Según el canal de televisión local WKYC-TV de Cleveland, que citó fuentes policiales, habría habido «múltiples» embarazos y abortos de Berry, DeJesus y Knight. En algunos medios se habla de hasta cinco embarazos.

La Policía registra la casa de Ariel Castro, con la ayuda de un perro especializado en la búsqueda de cadáveres, según indicó a la cadena CNN una portavoz del FBI, Vicki Anderson. Los investigadores han revisado el patio trasero de la casa, donde se ha observado «tierra removida».

8. ¿Podrán reponerse las tres jóvenes de una experiencia tan terrible como la que han vivido?

Jaycee Dugart, que pasó 18 años secuestrada por Phillip Craig Garrido y su mujer Nancy Garrido, envió ayer un comunicado a la revista People, tendiendo la mano a las tres jóvenes liberadas. «El espíritu humano es increíblemente resistente», señala en el escrito esta joven sometida a continuas violaciones por su raptor, que dio a luz a dos hijos durante su secuestro. «Necesitan la oportunidad de curarse y conectar de nuevo con el mundo», apunta Dugart, porque «no son las personas que son ahora mismo. Ahora mismo son producto de lo que les ha ocurrido».

Natasha Kampusch, la joven austriaca que escapó de la casa donde Wolfganga Piklopil le mantuvo secuestrada durante ocho años, escribió su autobiografía en 2010 para poner fin a este capítulo de su vida. Ahora intenta vivir cada día de forma positiva. «Lo que me ayuda ahora es comunicarme con otras personas y que ellas compartan conmigo su experiencia sobre su infancia».

El agente especial del FBI encargado del caso, Stephen Anthony, señaló ayer en rueda de prensa que «estas tres chicas han mostrado la última definición de supervivencia y perseverancia. Ahora comienza el proceso de cura».

———————————————————————————————————————————————–

Vecinos vieron a chicas desnudas y con correas

La policía encuentra ‘cadenas y cuerdas’ en la casa de Cleveland

La casa donde estuvieron cautivas las tres chicas en Cleveland (Ohio). | EfeLa casa donde estuvieron cautivas las tres chicas en Cleveland (Ohio). | Efe
  • Críticas a la policía por no haber hecho caso a las alertas de los vecinos
  • En la casa han encontrado cadenas, cuerdas y otros utensilios de sometimiento

ELMUNDO.es | Madrid

miércoles 08/05/2013 

Poco a poco se van conociendo más detalles de los diez años en cautiverio que vivieron Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight. Según publica el diario británico ‘The Daily Mail’, varios vecinos alertaron a la policía hace dos años de que en la casa de los hermanos Castro había visto en el patio trasero a tres chicas a cuatro patas, desnudas y con correas. Sin embargo, las autoridades no les hicieron caso.

De hecho, la policía de Cleveland cree que las mujeres fueron encadenadas en la casa después de ser secuestradas y han confirmado que han encontrado cadenas y cuerdas que colgaban del techo. También vieron cintas y otros utensilios de sometimiento. De momento no han hallado restos humanos.

Israel Lugo, quien vive a dos casas de distancia de la casa de Ariel Castro, principal sospechoso del secuestro, explicó que, además de ver a las tres chicas en el patio, escuchó varias veces golpes en algunas de las puertas de la casa, y que había bolsas de plástico en las ventanas. Llamó a la policía, que acudió a la casa, pero los agentes, al ver que nadie abría la puerta, se marcharon.

Otra vecina, Nina Samoylicz, que vive tres puertas más abajo, también dijo haber visto a una mujer desnuda en el patio de su casa hace dos años, pero la policía no le tomó en serio cuando informó de lo que había visto.

“Al principio pensamos que era un juego, y luego pensamos que era raro, así que llamé a la policía”, dijo a la CNN . “Creyeron que estábamos bromeando y no nos dieron crédito”. Poco después de aquello, Ariel Castro cubrió el jardín con lonas para que nadie pudiera ver qué hacía adentro

Funcionarios de la policía de Cleveland aseguraron este martes que el departamento no tiene registros de las inspecciones que hizo la policía tras las llamadas de los vecinos.

Una tercera llamada fue realizada por unas mujeres que vivían en un edificio de apartamentos cercano. Las mujeres, que no han sido identificadas, han asegurado que llamaron a la policía porque vieron a tres jóvenes caminando a cuatro patas, desnudas y con cadenas de perro alrededor de su cuello. Tres hombres controlaban lo que allí estaba sucediendo. Las mujeres esperaron dos horas y después llamaron a la policía, que no respondió a sus llamadas.

Los testimonios

Elsie Cintron, la madre de Nina Samoylicz, también dijo que una vez vio a una niña mirando por la ventana de la buhardilla de la casa.

El hijo de Ariel Castro, Anthony, ha revelado que su padre tenía cerradas con candado las puertas de acceso al sótano, buhardilla y el garaje, y que nunca permitía que nadie pasara.

“La casa siempre estaba cerrada”, recordó Anthony. “Había lugares a los que nunca podíamos pasar. Había candados en el sótano. Candados en el ático. Candados en el garaje“, insiste.

En declaraciones al ‘Daily Mail’, Anthony Castro, un banquero que vive en Columbus, describió a su padre como un hombre violento y controlador que casi golpeó a su madre hasta la muerte en 1993 mientras se recuperaba de una cirugía cerebral.

Fuentes policiales han informado al canal NewsChannel5 de que durante la década de cautiverio hubo embarazos múltiples de las tres mujeres, pero que sufrieron abortos involuntarios después de haber sido golpeadas o porque estaban desnutridas. Al menos cinco bebés nacieron en la casa.

Por el momento, se desconoce qué pasó con los niños que nacieron allí, y no está claro si la niña de seis años de edad, hija de Amanda Berry, que fue encontrada con vida este lunes está entre el número citado por las fuentes policiales, y a la que los vecinos vieron varias veces con Ariel Castro paseando por el barrio.

Duras críticas a la actuación policial

Los agentes también informaron de que hay indicios de tierra removida recientemente en el patio trasero de la casa, aunque la policía sigue investigando si esa pista dará lugar a nuevas pruebas en el caso.

Según las primeras hipótesis, las chicas no vivían en el sótano como se creyó en un momento, sino que estarían el ático. Incluso se cree que podrían haberse movido con libertad por distintas partes de la casa. Para ello, Castro convirtió la casa en un auténtico búnker. Utilizó tela metálica y lona azul para hacer una valla de dos metros y medio y dejó que los árboles y arbustos la cubrieran para que nadie pudiera ver los horrores del interior.

No obstante, la actuación de los agentes está en entredicho, por no haber hecho caso de las llamadas de los vecinos alertando de situaciones anómalas en la casa. Por si fuera poco, la policía dijo que investiga cómo se gestionó la llamada de auxilio de Amanda Berry, la desaparecida que alertó a los vecino, tras las críticas de los vecinos. En la llamada al 911 de la policía, Amanda se identifica claramente como una persona desaparecida hace 10 años. Tras verificar su paradero, la persona al otro lado de la línea le dice que “enviaremos algo en cuando haya una patrulla disponible”.

———————————————————————————————————————————————

FBI INVESTIGA CONEXIÓN DE UNA CUARTA DESAPARECIDA CON EL CASO DE CLEVELAND

Ashley Summers, quien desapareció en julio de 2007 cuando tenía 14 años, pudo haber compartido cautiverio con las 3 mujeres que recuperaron la libertad tras años de estar secuestradas en la casa de Ariel Castro, quien fue detenido junto a sus 2 hermanos.

Miércoles 8 de mayo de 2013| por EFE – foto: FBI – La Nación (Chile)

FBI investiga conexión de una cuarta desaparecida con el caso de Cleveland

Los investigadores del FBI investigan si Amanda Berry, Gina DeJesus y Michelle Knight, las 3 jóvenes desaparecidas durante una década en Cleveland y rescatadas el lunes, compartieron cautiverio con Ashley Summers, de quien se perdió el rastro en julio de 2007.

Summers desapareció en 2007, cuando tenía 14 años, en la misma zona de Cleveland en las que se vio por última vez a las 3 jóvenes halladas con vida en una casa propiedad de Ariel Castro, detenido junto con 2 de sus hermanos, Pedro y Onil.

Un portavoz del FBI indicó al diario local Cleveland Plain Dealer que los investigadores están buscando conexiones con el caso de Summers, que durante mucho tiempo se consideró relacionado a los de Berry y DeJesus, dos de las desapariciones más conocidas en el estado de Ohio.

FAMILIA ABRIGA ESPERANZAS DE HALLARLA CON VIDA

En 2009, el FBI descartó la posibilidad de que Summers se hubiera escapado de su casa voluntariamente y consideró que había sido secuestrada por el mismo hombre responsable de las desapariciones de Berry y DeJesus.

Debra Summers, la tía de la desaparecida, dijo en entrevista con la CNN que la familia espera un “milagro”, y en un principio albergaron esperanzas de que su sobrina fuera hallada viva en la casa de los Castro.

La familia de Summers recibió una llamada misteriosa sin respuesta una semana después de la desaparición de la joven y la abuela incluso llegó a asegurar haberla visto una noche de noviembre de 2007 con el pelo teñido dentro de un coche.

Los cargos contra los hermanos Castro deben ser presentados formalmente este miércoles, aunque la complejidad de caso podría retrasar el proceso.

————————————————————————————————————————————————-

8 DE MAYO DE 2013

Los hermanos detrás del triple secuestro en Cleveland

Pedro, Ariel y Onil Castro, todos de origen puertorriqueño, fueron detenidos por el presunto secuestro de las tres mujeres que estuvieron desaparecidas durante una década.

por 

La llamada desesperada de auxilio de Amanda Berry, una joven estadounidense que fue secuestrada en 2003 y a la que rescataron este lunes junto a otras dos mujeres y una niña en Cleveland, Estados Unidos, puso fin a una década de preguntas, pero abrió la puerta a otras muchas aún sin responder.

Entre ellas cómo es posible que Berry, su hija nacida en cautiverio y otras dos jóvenes secuestradas en incidentes separados -Michelle Knight y Gina DeJesus- permanecieran encerradas durante diez años sin levantar sospechas.

También hay muchas dudas acerca de los detenidos: tres hermanos de origen puertorriqueño que al parecer retuvieron a las chicas en una casa de Cleveland cercana al lugar donde habían sido vistas por última vez.

Por el momento, la atención se ha centrado en Ariel Castro, un hombre de 52 años propietario de la vivienda donde estaban retenidas las mujeres, que fue arrestado junto a sus hermanos Pedro, de 54 años, y Onil, de 50, según informó la policía local.

La policía detuvo a Ariel Castro (en el centro) y a sus hermanos Onil (izquierda) y Pedro (derecha).

La policía detuvo a Ariel Castro (en el centro) y a sus hermanos Onil (izquierda) y Pedro (derecha).

“Creemos que tenemos a los responsables”, declaró el subcomisario de Cleveland Ed Tomba en la misma rueda de prensa en la que el agente especial del FBI Stephen Anthony declaró que la “pesadilla” había terminado y que “el peso de la justicia” caerá sobre los responsables de este “horrible caso”.

CONDUCTOR DE AUTOBÚS AFICIONADO A LA MÚSICA

Pese a que lo que predominan son los interrogantes, poco a poco se van conociendo detalles sobre Ariel Castro, un chofer de autobuses aficionado a la música, que en las redes sociales presumía de su familia, y al que Berry identificó en dos ocasiones en su llamada de auxilio como su secuestrador.

En una entrevista con un canal local, Julio Castro, tío de los detenidos, dijo estar sorprendido por las noticias y aseguró que la familia de una de las secuestradas, Gina DeJesus, era amiga de la suya.

“Todo el mundo lo consideraba una buena persona, un músico que tocaba el bajo, conductor de autobús (retirado), una bella persona. Es una vergüenza para la familia”, afirmó al referirse a Ariel.

Varios conocidos coinciden al describir al segundo de los hermanos Castro como muy sociable y activo en el vecindario.

Uno de ellos, Juan Pérez, que asegura conocer a Ariel Castro desde que tenía cinco años, asegura que el conductor de autobuses escolares era muy amigable con los niños pero que también creaba vínculos con los padres.

“Si alguien hacía una barbacoa, Ariel aparecía. Si alguien estaba en el porche, se presentaba y comenzaba a charlar. Es supersociable”, asegura.

“Tenía una gran máscara para esconder al monstruo”, aseguró en declaraciones a la cadena CBS. “Quién sabe cuántos años estuvo planeando esto”.

LLAMADAS A LA POLICÍA

Los vecinos pensaban que la casa en la que encontraron a las chicas estaba desocupada.

Los vecinos pensaban que la casa en la que encontraron a las chicas estaba desocupada.

Además, Pérez afirma que no sabía que la casa en la que encontraron a las chicas estaba ocupada ya que tenía las ventanas cubiertas con maderas y que pensaba que los hermanos Castro sólo iban al lugar de vez en cuando para asegurarse de que todo estaba bien.

Durante la conferencia de prensa del martes, el director de seguridad pública de Cleveland, Martin Flask, aseguró que en marzo de 2000, Castro llamó a las autoridades para informar sobre un incendio en la calle.

Cuatro años más tarde, en enero de 2004, la policía llamó a la casa de Castro pero nadie respondió. Los agentes habían sido informados que se encontró a un niño en un autobús que estaba estacionado en el garaje y que había conducido Ariel Castro.

Las autoridades cerraron el caso al considerar que no hubo ningún indicio de delito.

BARRIO CON GRAN PRESENCIA DE HISPANOS

Los vecinos del barrio —muchos de ellos hispanos— se despertaron esta mañana incrédulos al conocer la noticia.

La llamada de Amanda Berry puso fin a tres secuestros de una década.

La llamada de Amanda Berry puso fin a tres secuestros de una década.

Como Juan Pérez, muchos aseguraron en la mañana del martes que no sabían que la casa con el número 2207 de la avenida Seymour donde rescataron a las tres mujeres después de la llamada de Berry estaba habitada.

“Es difícil creer que la avenida Seymour pueda haber sido el escenario de un delito: una calle tranquila con una hilera de árboles y casas desvencijadas y en ocasiones clausuradas, una iglesia de ladrillo rojo y con tráfico fluido en los dos sentidos”, asegura Jonny Dymon, enviado especial de la BBC a Cleveland.

Pero, según Dymon, los más sorprendidos son los vecinos como Aurora Martí, una mujer de 75 años que vive desde hace 27 años frente a la casa donde encontraron a las mujeres.

Martí cuenta que Ariel Castro solía acercarse a su casa y en ocasiones se sentaba en el porche a charlar con ella. Otras veces, se llevaba a su nieta a dar un paseo con la bicicleta en un parque cercano.

De hecho, asegura que incluso cuando la policía rastreó el área para tratar de dar con el paradero de Amanda Berry, conversó con él de la desaparición de la joven.

Todo eso mientras supuestamente Castro tenía a Berry y a otras dos mujeres en la casa de enfrente.

La policía espera ahora a escuchar los testimonios de las tres mujeres y los tres hermanos para tratar de conocer los detalles del largo cautiverio.

———————————————————————————————————————————————–

Halladas con vida tres jóvenes desaparecidas en EE UU hace 10 años

Tres hermanos, de entre 50 y 54 años, han sido detenidos, uno de ellos el dueño de la casa

Las chicas tenían 14, 16 y 20 años cuando desaparecieron

Amanda Berry, en el centro, abraza a su hermana, de negro, en el hospital donde ha sido trasladada tras ser hallada / VÍDEO: ATLAS / FOTO: AFP

Tres jóvenes de Cleveland (Ohio), que estaban desaparecidas desde hace una década, fueron halladas este lunes con vida y en aparente buen estado de salud en una vivienda muy cercana a donde se las vio por última vez. La policía ha confirmado la detención de tres hermanos relacionados con el caso. Una niña de seis años, al parecer hija de una de las cautivas, también fue encontrada en la casa donde se cree que estuvieron todo este tiempo encerradas. La policía y el FBI están investigando la residencia de la que fueron rescatadas las jóvenes para buscar pruebas y desentrañar cómo pudieron vivir allí y pasar inadvertidas en el vecindario durante todo este tiempo.

Amanda Berry tenía 16 años cuando, el 16 de abril de 2003, justo un día antes de su 17 cumpleaños, avisó a su hermana de que iba a ir a comer algo después de trabajar. Fue la última noticia que su familia tuvo de ella. Un año después, Gina DeJesus, de 14 años, desapareció cuando regresaba de la escuela. Para entonces, la familia de Michelle Knight, que ahora tiene 32 años, ya llevaba dos años sin saber nada de ella. Sus padres siempre creyeron que Knight había decidido ausentarse voluntariamente, afectada tras haber perdido la custodia de un hijo.

Imágen de satélite: Getmaping / EL PAÍS

A lo largo de estos 10 años, la ausencia de pistas o de señales de vida de las jóvenes, hizo temer lo peor a sus familiares y amigos, hasta que una llamada desesperada a los servicios de emergencia de la policía este lunes por la tarde les devolvió la ilusión.

“Soy Amanda Berry. Fui secuestrada y llevo desaparecida los últimos 10 años. Estoy aquí y estoy libre”. La voz entrecortada y llena de angustia de Berry movilizó a las autoridades que, a los pocos minutos, rodearon la humilde vivienda de dos pisos en la que la policía cree que las tres jóvenes han estado encerradas y atadas todo este tiempo, de acuerdo con las declaraciones del jefe del departamento, Michael McGrath.

La casa en la que las tres chicas han permanecido estos 10 años pertenece a Ariel Castro, de 52 años. Castro era un antiguo conductor de autobuses escolares, según ha confirmado su tío, Julio Castro, propietario de una tienda de ultramarinos a menos de una manzana de donde Berry, DeJesus y Knight fueron halladas. Castro, que también fue identificado por Berry en su llamada al 911, fue detenido por la policía junto a sus dos hermanos, Pedro, de 54 años y O’Neil, de 50. Sólo Ariel residía en la vivienda en la que fueron halladas las jóvenes. Los tres se encuentran en los calabozos de la ciudad a la espera de que se les lean sus cargos, algo que podría suceder este mismo martes.

Amanda M. Berry, a la izquierda, y Georgina L. Dejesus en fotos distribuidas tras su desaparición. / REUTERS

“Ahora debemos encontrar las respuestas a este secuestro. La investigación está abierta”, ha indicado el alcalde de Cleveland, Frank Jackson, en una rueda de prensa a primera hora de la mañana del martes. Jackson ha señalado que la policía visitó la vivienda de Castro en 2000 y en 2004, aunque, al parecer, nunca en relación con la desaparición de las jóvenes. “Berry es la verdadera heroína de esta historia, sin su determinación no podríamos haber rescatado a las otras chicas”, ha reconocido el portavoz de la policía. El FBI ha pedido la ayuda ciudadana para recabar más pistas.

Berry, DeJesus y Knight fueron trasladadas el lunes por la noche a un centro médico de la localidad del que ya han sido dadas de alta. Aunque no se ha ofrecido información sobre su estado de salud, el doctor Gerald Maloney aseguró el lunes de madrugada que las tres se encontraban a salvo y que habían recibido “el tratamiento adecuado a sus condiciones”. Uno de los policías que rescató a las jóvenes reconoció a la agencia Associated Press que las jóvenes parecían “desnutridas”.

A lo largo de la pasada década ninguno de los vecinos de Castro pareció advertir la presencia de tres jóvenes o de una niña pequeña en su casa, hasta que, alrededor de las seis de la tarde del lunes, comenzaron a escuchar gritos desesperados procedentes de la vivienda. Charles Ramsey vio a Berry golpeando la puerta desde el interior de la residencia de castro y pidiendo ayuda para salir. Berry llevaba a la niña de seis años en brazos. La policía cree que se trata de su hija.

Imagen del perfil de Facebook de Ariel Castro, uno de los presuntos autores del secuestro de las tres jóvenes.

“Vi a la chica, a la que no conocía de nada, muy alterada aporreando la puerta. ‘¿Qué te pasa?. Si estás encerrada, abre la puerta”, relató Ramsey a los medios. “Me dijo que no podía porque estaba cerrada”. Ramsey, junto con otros vecinos, trataron de tirar abajo la puerta, al ver que eran incapaces consiguieron desatascar el acceso inferior por el que Berry logró escapar. Tras identificarse, otra vecina le cedió su teléfono para poder llamar a la policía. Ramsey, que a lo largo de estos 10 años había compartido barbacoas en la vivienda de Castro, aseguró que jamás pudo imaginar que tres jóvenes pudieran estar encerradas en la vivienda.

En enero de este año un recluso fue condenado a cuatro años y medio de prisión tras admitir que ofreció pruebas falsas sobre el lugar donde se habían enterrado los restos de Berry. En 2006 dos hombres, detenidos como sospechosos de la desaparición de DeJesus, fueron puestos en libertad. Ese mismo año, la policía estuvo investigando el subsuelo de un garaje a la busca de los restos del cuerpo de DeJesus.

Los familiares de las tres jóvenes se han podido reunir con ellas –excepto la madre de Berry, que falleció en 2006-. Su pesadilla ha terminado. Ahora queda por resolver las razones del cruel cautiverio al que Berry, DeJesus y Knight fueron sometidas. “Quedan muchas preguntas por responder y no vamos a especular”, han indicado las autoridades.

————————————————————————————————————————————————–

Los sospechosos del secuestro: tres hermanos hispanos de 50 años

Uno de los tres detenidos es Ariel Castro, un conductor de autobús escolar de Cleveland

Los vecinos describen a Castro como un hombre “afable” que organizaba barbacoas

Medios locales informan de que fue arrestado por violencia doméstica en 1993

La casa en la que estaban retenidas las tres chicas. / BILL PUGLIANO (AFP)

La policía ha detenido a tres hermanos en relación con la desaparición de tres jóvenes hace una década en Estados Unidos y que han aparecido ahora en un barrio residencial de Cleveland (Ohio). Los sospechosos, tres hombres hispanos de 50, 52 y 54 años, según ha confirmado la Policía de Cleveland, han sido arrestados a partir de la información que las chicas han facilitado a los investigadores tras su liberación. Uno de ellos ha sido identificado por las autoridades locales ypor una de las retenidas en su llamada a la policía como Ariel Castro, de 52 años, un conductor de autobús del servicio público escolar de Cleveland.

La policía no ha facilitado aún más información sobre los tres detenidos, ni sus fotografías. Se espera que en unas horas se conozcan los cargos de los que se les acusa.

Comunicación de la policía de Cleveland sobre los tres detenidos.

Los detalles sobre el perfil de los tres presuntos responsables de la desaparición de las chicas se van conociendo con cuentagotas, a partir de las declaraciones de los vecinos y de la familia de los tres hermanos. A Castro los vecinos le describen como un tipo “afable”, que organizaba barbacoas, aunque algunos medios locales perfilan un pasado con sombras con problemas de violencia doméstica.

El tío de los sospechosos, César Castro, dueño de una tienda de comestibles en la misma Avenida Seymur donde se encontraba la casa en la que estaban las chicas, ha revelado que su familia y la de una de las ellas, Georgina Lynn Dejesus, se conocían. “Crecimos juntos”, ha afirmado sin dar más detalles, después de mostrar su sorpresa por lo sucedido en declaraciones a la cadena CNN. “Es terrible. No quiero volver a verlos”, ha añadido en referencia a sus sobrinos.

Charles Ramsey, el vecino de la casa donde las chicas estaban retenidas y que logró liberarlas tras escuchar gritos al otro lado de la puerta, asegura que conocía a Castro, le veía todos los días y nunca habría imaginado que pudiera retener a las jóvenes en su casa. “Yo hacía barbacoas con ese tipo”, afirmó. Otro vecino, Victor Pratts, coincidió en que nunca pensaron que “un conductor de autobús pudiera hacer daño a nadie”. Según el diario Cleveland.com, el conductor de autobús Castro fue arrestado en 1993 por “violencia doméstica”, pero un jurado se negó a acusarlo.

Poco más se conoce sobre el hombre que llevaba a la escuela a los niños de Cleveland y que presuntamente escondía en su casa a tres jóvenes desaparecidas hace una década. Juan Pérez, otro de los vecino de Castro, dijo al canal local WEWS, que el propietario de la casa era una persona “afable”, que mantenía una buena relación con los vecinos y que solía dar paseos a los niños del barrio en su todoterreno.

La CNN ha difundido una imagen que supuestamente corresponde a la del sospechoso detenido Ariel Castro, tomada de un perfil en Facebook. Según ese perfil, que no ha sido verificado, el último mensaje que Castro escribió fue el pasado 2 de mayo: “Los milagros existen. Dios es bueno”.

————————————————————————————————————————————————

Héroe en el día libre

Charles Ramsey aprovechó que no trabajaba para ir a por una hamburguesa y oyó los gritos de la secuestrada

El vecino Charles Ramsey atiende a los medios cerca de su domicilio. / AP

En ningún momento imaginó Charles Ramsey que saldría de casa a por una hamburguesa y volvería siendo un héroe. Este vecino afroamericano de un barrio residencial de Cleveland (Ohio) fue uno de los responsables de la liberación de Amanda Berry, Georgina Lynn Dejesus y Michelle Knight, secuestradas durante 10 años, después de oír como una de ellas golpeaba la puerta y gritaba pidiendo su liberación.

Con cierto aspecto destartalado, pelo afro recogido, dientes mellados y camiseta blanca con mancha en el pecho, Ramsey recibía palmadas de sus vecinos en la espalda mientras atendía a numerosos medios de comunicación. “Tenía el día libre en el trabajo, así que lo más normal es que te lo pases sin hacer nada”, explicó a la cadena Fox. “Al volver de comprar una hamburguesa empecé a oír gritos de una chica volviéndose loca”. Ramsey sospechó porqué conocía al vecino (“un buen tipo”, según él) y sabía que vivía solo.

“Me acerqué con otro vecino y le preguntamos si podíamos ayudarle en algo. Nos respondió que era Amanda Berry, estaba secuestrada y que llevaba mucho tiempo encerrada en esa casa y quería escapar”. Ramsey empezó entonces a golpear la puerta hasta que pudieron romperla y permitir que saliera la chica. “Pensábamos que era la única, pero de golpe cogió a una niña pequeña y nos dijo que era su hija”, detalló. Más le sorprendió a Ramsey ver que, una vez liberada Berry y su hija, había dos chicas más secuestradas en el domicilio.

“Al principio no me creía que era Amanda Berry”, reconoció Ramsey, que conocía el caso y a la chica de cuando la secuestraron en abril de 2003. “Pero al venir la policía le tomaron las huellas dactilares y vi que era verdad”.

A pesar de que el propietario del inmueble era conocido en el barrio y no levantaba sospechas, Ramsey ha asegurado que él se olía algo raro. “Hace un año le comenté a mi vecino que en esa casa pasaba algo extraño, él me respondió que lo dejara, que era un paranoico”. Una vez llegó la policía, el vecino les dio la descripción del vehículo de Ariel Castro, un hombre hispano de 52 años y que residía en la vivienda desde 1992, en el que presuntamente huyó de su domicilio.

Amanda Berry tenía 17 años cuando fue vista por última vez abandonando su trabajo, en un Burger King de Cleveland en abril de 2003. 10 años más tarde, la visita de un vecino a otra cadena de hamburguesas (en este caso un Mac Donalds) propició su salvación.

————————————————————————————————————————————————–

Cronología de otros horrores

Amstetten, Viena, Budapest, São Paulo o Charleroi han alojado otros infiernos

Josef Fritzl, a su llegada al tribunal en Sankt Poelten donde fue juzgado. / FRANCE PRESS

Amstetten, Viena, Budapest, São Paulo o Charleroi han alojado otros horrores. En muchos de los casos, la Policía descubrió a las víctimas tras años de cautiverio. Algunas lograron escapar y denunciar a su captor; otras, no.

El monstruo de Amstetten

Josef Fritzl. / EFE

Josef Fritzl, un electricista jubilado, mantuvo a su hija Elisabeth secuestrada durante 24 años en el sótano de su casa en Amstetten (Austria), una localidad de 23.000 habitantes. Aunque ninguno de sus vecinos sospechó nunca de él. Fritzl estaba considerado por su comunidad como una persona afable. Nada que ver con el monstruo que era en realidad. Comenzó abusando de su hija cuando esta tenía 11 años. Con 18 la encerró en el sótano, que había construido años antes con esa intención, y le hizo escribir una carta a su madre diciéndole que estaba en una secta y que no la buscase. Hasta 2008 no vio la luz del sol. Como consecuencia de las violaciones, Elisabeth tuvo siete hijos de su padre, que fue condenado en 2009 a cadena perpetua por asesinato, esclavitud, violación, encarcelamiento, asalto grave e incesto. Un informe psiquiátrico aseguró entonces que Josef Fritzl no sufría ninguna enfermedad mental.

Caso Natasha

La joven Natascha Kampusch.

“Él no era mi amo. Yo era igual de fuerte”. Natascha Kampusch fue secuestrada en 1998 con 10 años por el ingeniero Wolfgang Priklopil. El raptor había construido un zulo debajo del garaje de su casa unifamiliar, cerca de Viena, donde la niña vivió ocho años. Durante ese tiempo, Priklopil abusó de ella, la maltrató y la humilló. Pese a lo cual, Kampusch nunca se consideró una víctima de su captor, que se suicidó tirándose a la vía del tren al descubrir que esta había huido. “Él fue una parte de mi vida. Por eso, de alguna manera me entristece su muerte. Naturalmente, es cierto que mi juventud es diferente a la de otros, pero en principio no tengo la sensación de haberme perdido nada. Me he ahorrado algunas cosas, no haber comenzado a fumar y a beber y no haber tenido malas amistades”, explicó entonces.

La Natasha húngara

Poco se sabe del caso de esta joven húngara de 27 años, encerrada durante 13 años por su padre, que la sometió a un infierno de malos tratos y repetidas violaciones, además de pegar a la madre, gravemente enferma. Su historia conmocionó a Hungría, en una época en que estaba muy reciente el secuestro de Natascha Kampusch. Su versión húngara fue encontrada por colaboradores del servicio de asistencia social del distrito 9 de Budapest, que fueron llamados a la casa después de que la salud de su madre empeorara. Para entonces, su padre había muerto por lo que no pudieron juzgarle. La joven húngara fue descrita como “una niña de 12 años con canas”.

María Aparecida Rosa

María Aparecida Rosa y a sus dos hijas sufrieron durante años las amenazas de Ary Hernández Castijo, un agricultor brasileño, detenido en 2008 acusado de haber mantenido encerrada durante 18 años a su esposa e hijas, de 14 y 6 años, en Pedranópolis, a 563 kilómetros de São Paulo. Durante ese tiempo, las pequeñas apenas pudieron ir a la escuela mientras que su mujer estuvo recluida todo ese tiempo.

Jaycee Lee Dugard

Jaycee Lee Dugard, secuestrada durante 18 años. / ASSOCIATED PRESS

La policía de California resolvió en 2009 la misteriosa desaparición de Jaycee Lee Dugard: una joven, de 33 años, secuestrada en 1991 en los alrededores de su casa en el lago Tahoe, al este de San Francisco. Durante el tiempo que estuvo cautiva, Lee Dugard tuvo dos hijas de su presunto secuestrador, que mantuvo a las tres escondidas en tiendas y cobertizos instalados en la parte trasera del jardín de su casa. El captor fue identificado como Phillip Craig, de 58 años, y se supo que había estado un tiempo en prisión por violación y secuestro y que se encontraba en la lista de agresores sexuales del Estado de California. Junto a él fue arrestada su esposa, Nancy Garrido.

Caso Dutroux

El pederasta Marc Dutroux. /ASSOCIATED PRESS

El pederasta belga Marc Dutroux secuestró y violó entre 1995 y 1996 a seis niñas, de las que mató a cuatro en un zulo cerca de Charleroi (Valonia, Bélgica). Durante el juicio, Dutroux descargó su culpa en el jefe de una supuesta banda mafiosa, que, según afirmó, era quien le encargó los secuestros. Al pederasta se le describió como un hombre manipulador, egocéntrico, histriónico y con afán de notoriedad que secuestraba y torturaba sin piedad a sus víctimas y que actuó con la colaboración necesaria de su exmujer, Michelle Martin, y un toxicómano, Michel Leliévre. Las dos mujeres que sobrevivieron al cautiverio lo hicieron tras sufrir 80 días de secuestro y torturas a la edad de 12 años.

————————————————————————————————————————————————-

El diálogo de una de las secuestradas con el 911: “Ayúdeme, soy Amanda Berry”

La joven llamó gracias a que un vecino la rescató desde la casa de Cleveland donde permanecía secuestrada por 10 años junto a otras dos mujeres.

por AFP – 07/05/2013 – 

“Ayúdeme, soy Amanda Berry”. La joven mujer  llamó al número de emergencias 911 gracias a un vecino, quien la rescató el  lunes de una casa en Cleveland (Ohio, norte de EEUU), junto con otras dos  mujeres que como ella habían desaparecido hace una década.

Amanda: “Ayúdeme, soy Amanda Berry”.

Respuesta del 911: “¿Necesita a la policía, bomberos, ambulancia?”

A: “Necesito a la policía”.

R: “OK, ¿qué está pasando?”

R: “Yo soy Amanda Berry. Me secuestraron y he estado desaparecida durante  diez años. Estoy libre ahora”.

R: “OK, ¿dónde vives?”

A: “En Seymour Avenue 2207”

A: “Seymour 2207. Pero es como si me llamara del 2210”.

R: “Estoy en la calle. Tengo un celular”.

A: “OK, quédese ahí con los vecinos. Hable con la policía cuando llegue”.

A: (Se pone a llorar)

R: “Vamos a ir apenas tengamos un vehículo disponible.

A: “No, los necesito antes de que él vuelva”.

R: “De acuerdo, se lo enviamos, ¿OK?”

(…)

R: “¿Quién es el hombre que salió?”

A: “Um, se llama Ariel Castro”.

R: “¿Qué edad tiene?”

A: “Unos 52 años (…) Yo soy Amanda Berry, estuve en la prensa durante los  últimos diez años…”

R: “La entendí (ininteligible) Decía, ¿cómo se llamaba?”

A: “Uh, Ariel Castro”

R: “¿Es blanco, negro, hispano?”

A: “Uh, hispano”

R: “¿Qué ropa lleva puesta?”

A: “No sé porque no está aquí en este momento. Por eso me escapé”.

R: “Cuando salió de la casa, ¿qué llevaba?”

A: “Quién sabe” (ininteligible)

R: “La policía está en camino. Hable con ellos cuando lleguen”.

A: “Uh, OK”

R: “Le dije que estaba en camino. Hable con ellos cuando lleguen”.

A: “Bueno, OK. Adiós”.

———————————————————————————————————————————————

07-05-2013 /  EFE

Una de las tres jóvenes desaparecidas hace una década en EE.UU. y que pudieron escapar de sus captores este lunes tiene una hija de 6 años, informaron hoy fuentes policiales y del FBI.

La niña encontrada en la vivienda donde las jóvenes permanecieron retenidas, situada en Cleveland, propiedad de Ariel Castro, el principal sospechoso, es hija de Amanda Berry, desaparecida desde 2003, dijo el director de seguridad pública de esa localidad, Martin Flask, en una rueda de prensa.

Ariel Castro, de 52 años, ha sido detenido junto a dos de sus hermanos, Pedro, de 54, y Oneil, de 50, aunque todavía se preparan los cargos que se presentarán contra ellos, informaron las autoridades estadounidenses.

El agente especial de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) encargado del caso, Stephen Anthony, dijo hoy en la misma rueda de prensa que “estas tres chicas han mostrado la última definición de supervivencia y perseverancia. Ahora comienza el proceso de cura”.

Amanda Berry, desaparecida en 2003; Gina DeJesus, en 2004, y Michelle Knight, en 2002, fueron rescatadas este lunes ante la incredulidad de los residentes del vecindario, de mayoría hispana.

Anthony declaró que los últimos diez años “se han seguido todas las pistas posibles” en el caso y que tanto “las familias como los agentes de la ley no perdieron nunca la esperanza” de encontrarlas.

Según Ed Tomba, subjefe de policía de Cleveland, “la verdadera héroe es Amanda, sin ella ninguno de nosotros estaríamos aquí ahora”.

El director de seguridad pública de la ciudad reveló que las autoridades llamaron a la puerta de la casa en la que se encontraban las desaparecidas en enero de 2004 por una queja contra Ariel Castro por haber abandonado a un niño cuando era conductor de un autobús escolar.

Nadie respondió dentro de la vivienda ese día y la policía abandonó el lugar sin continuar las pesquisas.

El alcalde de Cleveland, Frank Jackson, dijo que las autoridades tienen “muchas preguntas sin responder”, como las razones por las que las tres jóvenes fueron secuestradas y, sobre todo, por qué los vecinos no detectaron que había tres personas recluidas en esa casa durante tantos años.

Según las autoridades, Ariel Castro tiene otras propiedades y los agentes tienen previsto registrarlas.

Amanda Berry desapareció en abril de 2003 a la edad de 16 años; Gina DeJesus, de orígenes puertorriqueños, en 2004 y con 14 años.

La policía confirmó que Michelle Knight, cuya desaparición no había acaparado tanta atención mediática, desapareció en 2002 cuando tenía 20 años.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: