Elecciones en Zimbabue


————————————————————————————————————————-

Zimbabue reelige a Mugabe y oposicion denuncia fraude

Sábado, 3 de agosto de 2013
Robert Mugabe, presidente de ZimbabweMugabe controla el poder en Zimbabue desde hace más de tres décadas.

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, ganó la relección y gobernará un nuevo periodo de cinco años, informó la Comisión Electoral de Zimbabwe en una conferencia de prensa para anunciar los resultados de los comicios del pasado miércoles que la oposición ha denunciado como fraudulentas.

La Comisión también anunció que el partido de Mugabe obtuvo dos tercios de los escaños en el parlamento, con lo que el gobernante Zanu-PF podrá cambiar la constitución sin negociar con otras fuerzas políticas.

El líder de la oposición, Morgan Tsvangirai, el actual primer ministro, anunció que presentará ante la justicia documentación con la que respalda su denuncia de “fraude masivo”, al tiempo que pidió que organizaciones regionales investiguen el proceso.

Dos grupos de observadores africanos certificaron la limpieza de las elecciones, aunque señalaron su preocupación por algunas irregularidades, como la producción de dos millones de boletas de votación extras y el que a algunos votantes se les haya impedido sufragar en algunos centros electorales.

Aunque no contó con observadores en el proceso, la Unión Europea expresó preocupación por las irregularidades que se han denunciado e informó que hará seguimiento a la situación en la nación africana.

Mugabe, de 89 años, detenta el poder desde 1980 como primer ministro y desde 1987 como presidente del país.

————————————————————————————————————————————————————————————-

EEUU afirma que reelección de Mugabe en Zimbabwe no representa la “voluntad” popular

El anuncio de hoy de la reelección de Mugabe “fue la culminación de un proceso profundamente defectuoso”, declaró el secretario de Estado estadounidense.

por EFE – 03/08/2013 – Latercera
John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos.© Reuters
John Kerry, secretario de Estado de Estados Unidos.

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, afirmó hoy que la reelección de Robert Mugabe como presidente de Zimbabwe no representa la “voluntad” popularen vista de las importantes “irregularidades” reportadas por los observadores de los comicios del pasado miércoles.

El anuncio de hoy de la reelección de Mugabe “fue la culminación de un proceso profundamente defectuoso”, subrayó en un comunicado Kerry, quien instó a todas las partes a “abstenerse de la violencia”.

La oposición en Zimbabwe ha denunciado un fraude electoral y ha solicitado una “auditoría forense” de los comicios.

“En vista de las sustanciales irregularidades electorales reportadas por observadores nacionales y regionales, Estados Unidos no cree que los resultados anunciados hoy representen una expresión creíble de la voluntad del pueblo de Zimbabwe”, afirmó Kerry en un comunicado difundido por el Departamento de Estado.

De acuerdo con Kerry, hubo irregularidades en el suministro y composición del censo electoral, y los contendientes tuvieron “acceso desigual” a los medios de comunicación estatales.

Además, el Gobierno de Mugabe, quien a sus 89 años de edad lleva 33 en el poder, “no ha aplicado las reformas políticas exigidas por la nueva Constitución de Zimbabwe”, indicó el jefe de la diplomacia estadounidense.

Agregó que, para que el país sea “democrático, pacífico y próspero”, el Gobierno “debe prestar atención a las voces de los ciudadanos y poner en práctica las reformas democráticas exigidas por la nueva Constitución”.

Kerry también instó a la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional y a la Unión Africana a abordar sus preocupaciones sobre el proceso electoral en Zimbabwe, así como las planteadas por los observadores nacionales.

————————————————————————————————————————————————————————————–

Su rival: Tsvangirai, el actual primer ministro

Zimbabue celebra hoy elecciones bajo el poder casi absoluto de Robert Mugabe

El presidente Robert Mugabe y el 'premier' Morgan Tsvangirai. | Afp

El presidente Robert Mugabe y el ‘premier’ Morgan Tsvangirai. | Afp

  • El país celebra sus primeras presidenciales en cuatro años
  • El presidente y el ‘premier’ son los dos principales candidatos
  • Mugabe promete privilegiar a la mayoría negra del país
  • Tsvangirai aboga por generar millones de puestos de trabajo

Efe | Harare

miércoles 31/07/2013 

Zimbabue afronta hoy sus primeras elecciones generales tras más de cuatro años de un Gobierno de unidad en el que el presidente,Robert Mugabe, ha conservado un poder casi absoluto que podría condicionar el resultado electoral.

Mugabe, forzado a compartir el poder durante este último mandato con su máximo rival político y primer ministro, Morgan Tsvangirai, se ha apoderado en el Gobierno de coalición de las instituciones clave para controlar el país, como las Fuerzas Armadas o la Policía. Ahora, el presidente aspira a prolongar un mandato que ostenta desde hace 33 años, siempre bajo la permanente sospecha del fraude electoral.

Gracias a esa circunstancia y a un registro electoral manipulado a su antojo -según sostienen algunos analistas locales-, el longevo mandatario, de 89 años, tiene todas las cartas para ganar las elecciones presidenciales.

Según la Red de Apoyo a las Elecciones de Zimbabue, la principal organización de la sociedad civil dedicada a los comicios, las dos campañas lanzadas para elaborar un registro electoral no fueron imparciales, sino que trataban de favorecer al partido de Mugabe, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF).

Casi el 100% de los habitantes en las zonas rurales, las áreas donde se concentran la mayoría de los seguidores de la ZANU-PF, acudieron a registrarse, de acuerdo con el censo electoral.

Sin embargo, en las zonas urbanas, donde residen gran parte de los seguidores del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC) de Tsvangirai, en su mayoría jóvenes desempleados activos en las redes sociales, sólo un 68% aparece en el registro.

Seguidores del primer ministro, Morgan Tsvangirai. | ReutersSeguidores del primer ministro, Morgan Tsvangirai. | Reuters

Además, en los últimos meses, organizaciones de defensa de los derechos humanos, entre ellas Amnistía Internacional (AI), han venido denunciando que los servicios de seguridad apoyan abiertamente a la ZANU-PF. En un informe divulgado el pasado día 12, AI condenó la “alarmante represión” de la policía contra los defensores de los derechos humanos.

Ante los electores, Mugabe ha prometido privilegiar a la mayoría negra del país en el control de las empresas extranjeras y crear dos millones de empleos en cinco años, al tiempo que ha lanzado diatribas contra Occidente y los homosexuales.

Tsvangirai, por su parte, ha abogado por crear las condiciones para atraer inversiones locales y extranjeras, así como por generar millones de puestos de trabajo y restaurar los lazos con la comunidad internacional.

El presidente y el primer ministro son los dos principales candidatos a la Presidencia, pero también concurren a los comicios Welshman Ncube, de una facción del MDC; Dumiso Dabengwa, de la Unión del Pueblo Africano de Zimbabue; y Kisnoti Mukwazhi, del Partido para el Desarrollo de Zimbabue.

La rivalidad entre Tsvangirai y Mugabe, que se remonta a 1999, cuando el primer ministro irrumpió en el panorama político de la oposición, alcanzó su momento álgido en las pasadas elecciones celebradas en 2008.

Tsvangirai venció en la primera ronda a Mugabe, que lleva en el poder desde 1980 cuando Zimbabue se independizó del Reino Unido, pero el entonces líder de la oposición no obtuvo el 50% de los votos necesarios para evitar una segunda vuelta.

Antes de celebrarse la segunda vuelta, el líder del MDC boicoteó los comicios en protesta por el acoso que sufrían sus seguidores por parte de las fuerzas del orden, que provocó la muerte de 200 de ellos, mientras que cientos fueron torturados o atacados.

Para frenar la violencia, la comunidad internacional, liderada por la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC), presionó para crear un Gobierno de unidad con Mugabe como presidente y Tsvangirai como primer ministro, que finalmente nació en 2009.

El presidente Mugabe saluda a sus seguidores junto a su esposa Grace. | AfpEl presidente Mugabe saluda a sus seguidores junto a su esposa Grace. | Afp

La propia fecha de los comicios del 31 de julio, en los que se elige también el Parlamento, el Senado y los gobiernos locales, supuso un enfrentamiento entre Mugabe, que quería elecciones cuanto antes, y Tsvangirai, que no veía al país listo para ir a las urnas.

El pasado 13 de junio, tan sólo dos meses después de celebrarse un referéndum en el que se aprobó una nueva Carta Magna -condición indispensable para celebrar estos próximos comicios-, el presidente fijó de forma unilateral la fecha de las elecciones.

Tsvangirai acusó entonces a su rival político de actuar “contra la ley y contra la Constitución”, ya que el acuerdo del Ejecutivo de coalición de 2009 señala que Mugabe debe consultar al primer ministro antes de decidir la fecha de los comicios.

El jefe del MDC no tiene sólo en su contra unas fuerzas del orden controladas por Mugabe o un censo electoral manipulado, sino también a unos medios de comunicación que el presidente de Zimbabue utiliza para defender sus intereses y desprestigiarle.

Por otra parte, el partido de Mugabe está haciendo uso de la vida privada de Tsvangirai, que el año pasado protagonizó un escándalo al cancelar su boda poco antes de la ceremonia, para convencer a los zimbabuenses de que no sería un buen presidente.

“¿Cómo vamos a tener un líder tan libertino?”, se preguntó en un mitin de esta campaña electoral la esposa de Mugabe, Grace, apodada popularmente en su país “Disgrace” (“vergüenza”, en inglés) por su extravagante estilo de vida.

———————————————————————————————————————————————————————————–

La calma marca el transcurso de la jornada electoral en Zimbabue

(EFE)

Harare, 31 jul (EFE).- La jornada electoral transcurre hoy con calma en Zimbabue, donde sólo se han registrado pequeños retrasos en la apertura de algunos colegios y protestas de ciudadanos a quienes no se les permitió votar por no figurar en el censo.

Unos 6,4 millones de zimbabuenses están llamados a las urnas para votar en unas elecciones presidenciales, senatoriales, parlamentarias y locales, en las que está en juego la continuidad del presidente, Robert Mugabe, que acumula 33 años en el poder.

Se trata de los primeros comicios que celebra el país desde las violentas votaciones de 2008.

Mugabe, de 89 años, que se enfrenta por tercera vez al primer ministro del Gobierno de unidad nacional, Morgan Tsvangirai, líder del Movimiento por el Cambio Democrático (MDC), prometió ayer que se retiraría si sale derrotado en los comicios.

Los centros de voto abrieron en general a las 07.00 hora local (05.00 hora GMT) y cerrarán a las 19.00 hora local. La Comisión Electoral ha impreso 8 millones de papeletas.

En algunos colegios, como el del suburbio de Avondale en Harare, se formaron colas con un centenar de personas, vigiladas por la policía, que aguardaban desde una hora antes para votar.

Una de estas votantes, Yvonne, que acudía por primera vez a las urnas, admitía su emoción a Efe: “Me han dado tres papeletas y puedo poner una X donde quiera”.

Según informaron algunos testigos, los colegios de Chitungwiza, localidad al sur de Harare considerada como bastión del MCD, acumulaban colas de miles de personas.

Fuentes de este partido aseguraron que, tal y como habían previsto, se están produciendo numerosas protestas de electores inscritos por primera vez a los que no se les permitió votar por no figurar en el censo.

La embajadora británica en Zimbabue, Deborah Bronnert, dijo en su cuenta de la red social Twitter que, desde que comenzó la jornada, hay “grandes colas” y “un número significativo” de votos rechazados en algunos colegios urbanos.

Se espera que Mugabe emita su voto en el barrio de Highfield, en el sur de Harare, sobre el mediodía, mientras que Tsvangirai ejercerá su derecho al sufragio en el barrio de Mount Pleasant, en el norte de la capital.

Unos 62.000 policías vigilan hoy los cerca de 10.000 colegios electorales repartidos por las 10 provincias de Zimbabue.

La jefa del órgano electoral zimbabuense, Rita Makarau, confió en que las votaciones concluyan en un solo día y cree “improbable” que haya que ampliar el plazo de sufragio.

Asimismo, Makarau aseguró a los zimbabuenses que los resultados de las elecciones presidenciales se publicarán, como muy tarde, cinco días después de la jornada electoral.

En los últimos comicios, los resultados no se conocieron hasta pasadas cinco semanas, y mostraron una victoria de Tsvangirai, aunque sin el suficiente margen para evitar una segunda ronda.

Entonces, una ola de violencia protagonizada por seguidores de Mugabe terminó con la vida de 200 seguidores del MDC, y, en protesta, el líder opositor optó por boicotear la segunda vuelta.

La disputa se zanjó con la mediación de la Comunidad para el Desarrollo de África Meridional (SADC), que propuso un acuerdo para un Gobierno de unidad nacional, vigente desde 2009.

Estas elecciones son supervisadas por 600 observadores internacionales acreditados, en su mayoría de países africanos.

—————————————————————————————————————————————————————————————

Robert Mugabe, el hombre que no quiso ser Nelson Mandela

JAIME VELÁZQUEZ / JOHANNESBURGO
Día 31/07/2013 – ABC.es

Al igual que el líder sudafricano, el presidente de Zimbabue logró la liberación de su país tras años de cárcel y lucha contra un régimen supremacista blanco. Él, sin embargo, no ha sabido abandonar el poder y convertirse en una figura de unidad nacional

Nelson Mandela, el primer presidente negro de Sudáfrica, dejó el Gobierno a los 81 años tras cumplir un solo mandato. Robert Mugabe, primer presidente de Zimbabue tras la independencia colonial, opta hoy a su octava legislatura a la edad de 89 años. Ambos fueron en su juventud luchadores por la libertad y la emancipación del pueblo africano, pero ocuparán páginas distintas en los libros de historia. Mientras uno es venerado por todo los sudafricanos como un héroe nacional, otro ha dividido a su país hasta llevarlo a la fractura política y social.

Enquistado en el poder, incapaz de asumir su derrota en los pasados comicios de 2008, represor de las voces disidentes durante décadas, revanchista con las minorías, Robert Mugabe ha desaprovechado la oportunidad de ser recordado en Zimbabue como el padre de la patria.

Robert Mugabe nació el 21 de febrero de 1924 en Matibiri, al noreste Harare, entonces conocida como Salisbury, la capital de la antigua colonia británica Rodesia. Maestro de profesión y de formación católica,con seis títulos universitarios, comenzó la lucha política a los 36 años, cuando se unió al Partido Nacional Democrático.

En 1964, el mismo año en que Mandela fue condenado cadena perpetua, Robert Mugabe fue enviado a prisión debido a un discurso subversivo contra el Gobierno de Ian Smith. Tras diez años de prisión, el líder africano abandonó el país para dirigir desde Mozambique la guerra de guerrillas que operaban contra el régimen impuesto por la minoría blanca de Rodesia.

En 1979, Mugabe regresó a su país, recién convertido en Zimbabue, y se proclamó primer ministro en las elecciones de 1980, hasta convertirse en presidente en 1987 tras la creación del cargo.

Totalitarismo

En sus primeros años de gobierno, el nuevo presidente fue alabado como uno de los grandes líderes africanos por la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos, aunque pronto se atisbaría el carácter totalitario que lo ha acompañado toda su vida.

Mugabe emprendió una ofensiva brutal contra su oposición política, liderada por Joshua Nkomo, que se cobró más de 20.000 vidas, la mayoría de la etnia Ndebele, según la Comisión Católica de Justicia y Paz. En una campaña de represión conocida como «Gukurahundi» y dirigida por la Quinta Brigada, entrenada en Corea del Norte, el líder zimbabuense aniquiló a sus adversarios hasta forzar en 1987 su integración en su actual partido, el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico).

Desde entonces, ha ganado sistemáticamente las elecciones presidenciales, empañadas por el fraude, la intimidación y la represión de la disidencia.

Zimbabue, conocida como el «granero de África», acabó por sumirse en una de las mayores crisis económicas de la historia cuando en el año 2000 el Gobierno de Mugabe emprendió la expropiación de miles de explotaciones a los granjeros blancos.

La situación desató la escasez de alimentos, una inflación superior al 150.000 por ciento y un desempleo del 80 por ciento, que Mugabe atribuyó a una conspiración de los gobiernos occidentales para derrocarle.

Las políticas de «indigenización» han continuado con la entrega de accionariado de empresas extranjeras para su redistribución a los zimbabuenses negros, que han acabado mayoritariamente en manos de sus aliados políticos del ZANU-PF.

«Demasiado bueno»

La formación del Gobierno de unidad tras la violencia postelectoral de 2008, cuando se negó a admitir su derrota frente al candidato opositorMorgan Tsvangirai, han acabado por traer estabilidad y crecimiento económico a Zimbabue tras más de una década de debacle.

Y su reforma agraria empieza a dar sus frutos. Desde la introducción del dólar en 2009, la producción ha aumentado anualmente hasta acercarse a los niveles previos a la reforma agraria, ha dado un medio de vida a 18.000 granjeros negros y emplea a un millón de personas.

Robert Mugabe acude de nuevo a unas elecciones, negándose el retiro que podría haberse merecido tras tantos años de lucha. Como hizo Nelson Mandela. Aunque él, a fin de cuentas, no es como el exmandatario sudafricano. «Mandela ha ido un poco demasiado lejos en su buen trato a las comunidades no negras, algunas veces a costa de los negros», aseguró en una entrevista reciente. «Fue demasiado bueno, demasiado santo».

————————————————————————————————————————————————————————————

El dictador Mugabe, dispuesto a ganar las elecciones de hoy por todos los medios

JAIME VELÁZQUEZ / JOHANNESBURGO
Día 31/07/2013 – ABC.es

Zimbabue no reúne las condiciones necesarias para unos comicios libres y justos, según las organizaciones de derechos humanos

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, se prepara hoy a sus 89 años para conservar el poder tres décadas después de que alcanzara la Jefatura en 1980, en unas elecciones a su medida y con el aparato del Estado al servicio de su partido, el ZANU-PF (Unión Nacional Africana de Zimbabue – Frente Patriótico).

Pese a cinco años de un Gobierno de concentración nacional en que se debían haber aprobado reformas democráticas, el diagnóstico sigue siendo el mismo: Zimbabue no reúne las condiciones para la celebración de unos comicios libres y justos, según la gran mayoría de lasorganizaciones de derechos humanos.

La Policía y el Ejército, aliados de Mugabe, continúan reprimiendo e intimidando a las voces disidentes en su propia formación, a los partidos de la oposición, grupos de la sociedad civil y medios de comunicación independientes, asegura un informe de Human Rights Watch.

Cerca de 200 simpatizantes del MCD murieron en la ola de violencia postelectoral de 2008, cuando Robert Mugabe se negó a admitir su derrota frente al candidato opositor, Morgan Tsvangirai, y solo la formación de un Gobierno compartido en 2009 logró detener los ataques de las fuerzas de seguridad y los agentes del oficialista ZANU-PF.

El presidente Robert Mugabe y el primer ministro Morgan Tsvangirai han compartido un Ejecutivo que ha devuelto la estabilidad a Zimbabue y ha aprobado una nueva Constitución, pero la precipitada convocatoria de elecciones ha impedido la puesta en marcha de las reformas democráticas necesarias.

Sanciones

La crisis de las pasadas elecciones acarreó a Mugabe y sus aliados durassanciones por parte de la Unión Europea y Estados Unidos, con el bloqueo de sus cuentas y restricciones para viajar.

Por ello, las Presidenciales de hoy son de vital importancia para el líder zimbabuense; una victoria podría devolverle la legitimidad que perdió en el anterior proceso electoral y permitir su regreso a la comunidad internacional.

Así, los comicios han sido diseñados para asegurar su reelección. Según un informe de la Unidad de Investigación y Abogacía de la ONG de Derechos Humanos Zimbabue, más 100.000 personas registradas en el censo electoral tienen más de 100 años, en un país donde la esperanza de vida no supera los 52 años.

Cerca de dos millones de jóvenes, un tercio de los votantes, han sido apartados de las listas definitivas, que solo estarán disponibles en los colegios el mismo día de la votación. El registro de votantes se ha incentivado en las zonas rurales, afines a Mugabe, y dificultado en las áreas urbanas, más proclives al cambio.

«Los requisitos para registrase no se han aplicado con igualdad; quizá por descoordinación o por motivos políticos. En algunas circunscripciones solo se registraron siete personas al día. El ZANU-PF desconfía de los jóvenes, incluso dentro su propio partido. Saben que su voto puede beneficiar a otras opciones», explica a ABC Trevor Maisiri, investigador del Grupo Internacional de Crisis, con sede en Johannesburgo.

Sin apenas observadores

La comunidad internacional, mientras tanto, ha asumido la celebración de unas elecciones empañadas por el fraude a cambio de evitar un nuevo estallido de violencia similar al de los comicios de 2008.

Sin la presencia de observadores de las principales democracias occidentales, el control de las elecciones descansa en la Comunidad para el Desarrollo del África Meridional (SADC) y la Unión Africana (UA).

La Unión Europea, que jugó un papel determinante en la formación del Gobierno de unidad nacional auspiciado por la SADC tras los comicios de 2008, ha delegado la responsabilidad en los organismos regionales, que parecen contentarse con evitar una ola de violencia.

«Existe la percepción de que la UE quiere dejar atrás la crisis de Zimbabue y volver a la normalidad. Está cansada de todo esto, y si la SADC da las elecciones por válidas es posible que la UE retire las sanciones. Además, tras la guerra de Libia, la política es que los africanos resuelvan sus problemas a través de sus instituciones; otra cosa sería vista como una injerencia», sugiere Trevor Maisiri.

«La principal preocupación es que hemos decidido que el mejor escenario es que estas elecciones sean pacíficas, pero eso no las convierte en válidas».

Robert Mugabe y su partido, el ZANU-PF, acuden a las elecciones en mejores condiciones que en 2008, gracias a la mejoría económica registrada desde 2010, con la introducción del dólar y la recuperación de la producción agraria tras la expropiación forzosa de las explotaciones a los granjeros blancos en el año 2000.

La formación de Morgan Tsvangirai no ha sabido rentabilizar su presencia en el Gobierno de unidad, y ha pagado entre sus seguidores su incapacidad para acometer las reformas necesarias durante los cinco años de mandato.

Aún así, no existe ningún dato que demuestre a priori una victoria de Robert Mugabe, asegura Maisiri. «Incluso en el caso de unas elecciones justas, el resultado sería de un 51 – 49% o de un 55 – 45%, por lo que es muy probable que lleguemos a una segunda vuelta».

Sea como fuere, parece que ninguno de los dos candidatos está dispuesto a aceptar la derrota. Tsvangirai ha denunciado la irregularidad del proceso y ha puesto en entredicho la independencia de la comisión electoral, mientras que Robert Mugabe ha acusado a sus contrincantes del MCD de «llorones».

«Si llegamos a una segunda vuelta, esto nos llevará sin duda a la misma tensión que vivimos en 2008», alerta Maisiri.

En una rueda de prensa celebrada ayer en la Casa Presidencial, Robert Mugabe aseguró que aceptará su derrota y se retirará en caso de perder los comicios, y que no descarta un nuevo Gobierno de concentración si el resultado no se inclina abrumadoramente hacia ninguna de las partes.

La posibilidad de un cambio en Zimbabue tras 30 años de dominio del ZANU-PF «dependerá de lo que ofrezca el MCD, si asegura a los aliados de Mugabe que no habrá persecuciones y garantiza su supervivencia económica».

«Dependerá también de la SADC y la UA su capacidad de pactar una transferencia de poder», concluye Trevor Maisiri.

—————————————————————————————————————————————————————————————

El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, de 89 años, busca su reelección

Por Susan Njanji (AFP)

HARARE — Los zimbabuenses votaban este miércoles en las elecciones en las que el presidente del país, Robert Mugabe, de 89 años y que lleva 33 en el poder, busca una nueva reelección frente a su gran rival, el primer ministro Morgan Tsvangirai, en medio de denuncias de fraude.

Las mesas electorales quedaron abiertas a las 07H00 (05H00 GMT), pero desde varias horas antes lo electores formaban colas para elegir presidente pero también diputados y alcaldes.

El fin de la votación está previsto para las 19H00 (17H00 GMT), pero los resultados no se conocerán antes del próximo lunes.

La participación se anunciaba particularmente importante en los centros urbanos, tradicionalmente poco favorables al presidente Mugabe, que en 1980 lideró la independencia de Zimbabue, un país inmerso desde el año 2000 en una grave crisis económica.

“Estoy contenta de haber votado. Quiero el fin de los problemas del país”, dijo emocionada a AFP Ellen Zhakat, de 66 años, habitante de Epworth, un suburbio de Harare. “Todos mis hijos están en el extranjero debido a las dificultades económicas. Estoy muy sola, me gustaría que pudieran trabajar aquí”, agregó.

Varios millones de habitantes tuvieron que emigrar, sobre todo hacia Sudáfrica, debido a una crisis económica sin precedentes y a un régimen político que muchos consideran opresivo. Unos 6,4 millones de zimbabuenses figuran en el padrón electoral de una población total de 12,9 millones.

El partido de su rival histórico y primer ministro Morgan Tsvangirai, denunció fraudes en las listas electorales. En 2009 Tsvangirai aceptó el cargo de primer ministro bajo la presidencia de su eterno rival bajo la presión de la comunidad internacional para evitar una guerra civil en el país. El MDC denunció la manipulación del padrón publicado menos de 24 horas antes el inicio de la elección.

El ministro delegado ante el primer ministro, Jameson Timba, miembro del MDC, aportó pruebas de esas anomalías a los observadores de la Comunidad de Desarrollo del África Austral (SADC), únicos autorizados supervisar el voto. El Gobierno no autorizó la presencia de observadores occidentales. “Hemos visto muchas inscripciones duplicadas. Gente con el mismo nombre, la misma fecha de nacimiento y la misma dirección, pero con un número de identificación levemente diferente”, explicó Timba a AFP.

El padrón electoral no pudo ser verificado en su totalidad debido a su publicación tardía, indicó. En la versión anterior figuraban un gran número de electores fantasmas y ancianos de hasta 125 años, recordó la fuente.

El veterano Robert Mugabe ha sido acusado muchas veces de haber amañado los resultados de sus elecciones sucesivas. El presidente prometió el martes en un discurso televisivo que iba a respetar el resultado de la elección. En las elecciones presidenciales de 2008, Tsvangirai había ganado la primera vuelta con 47% de los votos contra 43% para Mugabe. Los partidarios del presidente lanzaron una campaña contra los opositores que causó casi 200 muertos y llevó a Tsvangirai a retirar su candidatura en la segunda vuelta para no provocar una guerra civil.

El martes, en respuesta a una pregunta de un periodista, Mugabe descartó tajantemente la posibilidad de un fraude en las elecciones. “Nunca. No hacemos ese tipo de cosas, Nunca hicimos trampa, No es la primera vez que votamos”, dijo Mugabe. Sin embargo, dos días antes, con el tono amenazante que utiliza a menudo, Mugabe amenazó con detener al primer ministro si difundía resultados antes de la proclamación oficial.

El MDC había anunciado que sus militantes iban a fotografiar los resultados en cada mesa electoral para hacer su propio recuento de votos. En 2009, presionado por la comunidad internacional, Morgan Tsvangirai aceptó cohabitar con Robert Mugabe para terminar con la violencia política y evitar un baño de sangre.

————————————————————————————————————————————————————————————-

Anuncios
Etiquetas: ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: